.
LO MAS RECIENTE

Guaidó sobre apertura de frontera: Debe reducir el contrabando y la trata

Noticias Hace 6 horas

#27Sep | Gobierno anuncia 89 nuevos contagios por covid-19

Noticias Hace 13 horas

Perlas de Maduro: «Venezuela rompe récord mundial de crecimiento económico»

Noticias Hace 15 horas

Ruta Verde: Queremos que se abra el debate público nacional sobre el aborto

Noticias Hace 17 horas

Maduro recurrirá fallo sobre oro venezolano que favoreció a Guaidó

Noticias Hace 18 horas

Alertan que fármacos que se importan de Irán y la India no cumplen con normas de revisión de calidad

Noticias Hace 23 horas

Cuatro escenarios que se proyectan para la educación superior en lo que resta de 2022

Noticias Hace 23 horas

La caída de la República de Weimar, por Orlando Viera-Blanco*

Opinión Hace 1 día

Capriles sobre primarias: “No afirmo ni niego si participaré”

Noticias Hace 1 día

Ucrania, de nuevo Ucrania…, por Julio Castillo Sagarzazu

Opinión Hace 1 día

El pranato controla 89% de la población carcelaria en Venezuela, según el OVP

La periodista Ronna Rísquez describió varias formas de rentas criminales que permiten a los pranes financiarse

El 89% de las cárceles venezolanas son controladas por el pranato, mientras que solo el 11% de los centros penitenciarios del país están bajo el control del Estado.

Así lo reveló el Observatorio Venezolano de Prisiones este martes, 9 de agosto, durante un foro en el que participaron diferentes especialistas del tema carcelario.

Según la organización, la razón de que esto sea así, es la profunda falta del Estado y vacío institucional. Eso ocasionó que se crearan redes criminales dentro de las cárceles.

En consecuencia, dentro de los centros penitenciarios, individuos consolidaron y poderío hasta formar la figura de «pranes».

De acuerdo con investigaciones del OVP, se determinó de 31 centros carcelarios que analizaron, ocho están bajo el control del Estado, ocho bajo el pranato y 15 en control mixto (Estado y pranato).

Al respecto, la ONG advirtió que dicho control permite que los delincuentes se lucren de un negocio donde tienen ganancias millonarias, mediante el cobro de múltiples servicios.

Carolina Girón, directora del OVP, señaló que, en total «46% de la población carcelaria venezolana está en sitios bajo el control del pranato, 43% de control mixto y 11% en control del Estado».

«Con relación a los calabozos policiales, el primer pran que pudimos identificar estaba en el estado Zulia», añadió Girón en su intervención.

Delitos dentro de las cáceles

Carolina Girón explicó que la corrupción dentro de las cárceles ha permitido que se cometan al menos nueve tipo de delitos desde los centros penitenciarios contra el ciudadano común (secuestros, estafas, entre otros).

“Para las personas en el exterior es muy difícil entender la situación de los pranes, no porque exista el pranato per se, sino cómo las autoridades le dieron tanta autoridad a estos personajes que se auto pusieron títulos”, señaló.

Asimismo, Girón señaló que se evalúa si la figura del pranato ya está en centros de prisión preventiva, debido al éxito que tiene en cárceles grandes.

Colaboración de funcionarios

Luis Izquiel, abogado especialista en crimen organizado, señaló que el problema estructural del pranato se debe, en parte, a la participación y colaboración de funcionarios de alto y menor rango.

“Lo podemos deducir por los armamentos que ahora son utilizados dentro de las cárceles, lo que antes era un chuzo, hoy son armas de alto calibre que ingresan en complicidad de custodios y funcionarios al cuidado de estos lugares”, expresó Izquiel.

 

También, aseguró que para llevar a cabo negocios de forma exitosa se han creado una estructura de poder que parte del pran. En ella, se tienen diferentes cargos, por medio de los cuales se ejecuta el control.

Dicha estructura se conforma por un equipo de delincuentes que cumple cada uno una función, señala una nota de prensa del OVP.

Sistemas que operan en las cárceles

Ronna Rísquez, periodista, investigadora y coordinadora editorial de Monitor de Víctimas, indicó que en las cárceles donde existe la figura del pranato, también hay presencia de funcionarios de seguridad, pero no tienen ningún tipo de control.

«Aunque tienen un director, termina siendo al parecer una especie de figura decorativa», indicó Rísquez.

Durante su intervención, Rísquez describió varias formas de rentas criminales (microtráfico de drogas, extorsiones, comercialización de comida) que permiten a los pranes financiarse. En algunos casos participan funcionarios.

“Esta colaboración llega a niveles tan altos que el director negocia con el pran a cambio de un pago, quién será el nuevo plan”, afirmó la periodista.

Esta web usa cookies.