En Zulia: Presos salen a la calle a protestar, por Carlos Nieto Palma - Runrun
En Zulia: Presos salen a la calle a protestar, por Carlos Nieto Palma

Desnutridos y enfermos, los presos salen a la calle a clamar por agua, comida y medicinas. Sucedió en el retén de Cabimas, Zulia. Foto captura del video de @ventanalibertad / Twitter 28/9/2020.

@cnietopalma

La situación penitenciaria de Venezuela cada día empeora más. Todos sufrimos del desastre económico que vive el país. Nunca imaginamos que viviríamos este caos colectivo del cual nadie se salva.

Hoy me voy a referir a algo que me tiene asombrado: realmente el realismo mágico con el que nos maravilló el Gabo se quedó corto frente a lo que aconteció en el Reten de Cabimas en el estado Zulia, el pasado lunes 28 de septiembre.

Un grupo, de aproximadamente 150 reclusos de este centro de detención preventiva, salió a la calle a protestar por la falta de agua, comida, medicinas y las condiciones infrahumanas que se viven allí. La mayoría de los reclusos que prorrumpieron a la calle, eran los enfermos de tuberculosis, desnutrición, VIH y otras enfermedades.

Supongo que mis lectores se preguntarán ¿cómo los presos salieron a protestar a la calle, si están presos? Realmente solo puedo decir que esto tiene que ver con el descontrol y la falta de autoridad de los encargados de su custodia. Como muchas veces lo he dicho, en las cárceles de Venezuela mandan los presos.

Para entenderlo mejor, les cito la nota que la investigadora de la organización Una Ventana a la Libertad en el estado Zulia, Jessika Ferrer, escribió en nuestro sitio web: “La situación amaneció tensa. Al mediodía, exactamente a las 12:22 p. m., y aprovechando que los funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ), responsable de la custodia externa del penal, abandonaron la garita, unos 150 internos, entre ellos cuatro reclusas, empezaron la protesta. Con pancartas, algunos con tapabocas y otros sin camisa se apostaron en la avenida Andrés Bello del sector La Misión”.

Ferrer recogió el testimonio de uno de los manifestantes: “Antes de salir se acordó con los líderes de cada patio que no habría disparos. Una detonación y nos mataban a todos. Otra cosa, es que debíamos estar en grupo para evitar que los funcionarios dispararan creyendo que había fuga”.

Segundos después, se divulgó el primer video. Para no alarmar a los vecinos, el recluso que grababa aclaró que no se trataba de una fuga masiva.

Se les estaban violando sus derechos, su posibilidad de sobrevivir y salían a exigirlos.

El primer grupo proclamó a gritos su primera petición: “Dejen pasar la comida, el agua y la medicina y nosotros nos guardamos”, recordó otro interno.

Los guardias, según recordaron los privados de libertad, accedieron a las demandas. Habilitarían una carretilla para que todos los familiares depositaran ahí sus insumos y la dejarían en la entrada del penal. “Eso iba a generar que nos matáramos unos con otros. Aquí para que no se pierda la comida ni nada, el familiar debe acercarse al portón y que su preso vea qué entrega. Por eso no se aceptó”.

Antes de la 1:00 de la tarde, salió otro grupo mayor. Sacaron en hombros a los presos en condiciones más críticas. Hacía más de 24 horas que al retén no entraba ni un litro de agua potable; del pozo artesanal en el frente del recinto emana agua salobre, por eso no se bebe, explicó un interno.

Motivados por las restricciones de movilidad por la COVID-19, muchos familiares desistieron, no esperaron más y volvieron a sus casas con sus viandas. A las 3:30 de la tarde, dejaron entregar algunos alimentos. Tal como lo prometieron quienes lideraban la protesta, todos los privados volvieron al recinto”.

Como ya contamos, los presos salieron, protestaron y volvieron a su centro de reclusión. Es algo inexplicable, pero pasa en Venezuela.

Finalizo diciendo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictó el 6 de febrero de este año medidas cautelares al Retén de Cabimas, cuyos peticionarios somos Una Ventana a la Libertad. El organismo de la OEA ordenó:

a) adopte de forma inmediata las medidas que resulten necesarias para proteger la vida e integridad personal de las personas beneficiarias. Estas medidas deben ser adoptadas por el Estado atendiendo a las condiciones diferenciadas de las personas que se encuentran privadas de su libertad, en especial, las mujeres embarazadas y aquellas que sean madres;

b) adopte las medidas pertinentes para adecuar la situación descrita a las normas internacionales aplicables en materia de tratamiento de personas privadas de libertad, las cuales pueden incluir decomisar las armas que se encuentren en poder de los internos, reducir el hacinamiento y mejorar las condiciones de detención, brindar atención médica a las personas que lo requieran, proveer personal capacitado y en número suficiente para asegurar el adecuado y efectivo control, custodia y vigilancia del centro, separar a las personas condenadas de las que aquellas que no lo están, entre otras medidas;

c) concierte las medidas a adoptarse con la representación de la presente medida cautelar;

d) informe sobre las medidas adoptadas tendentes a la investigación de los hechos alegados que dieron origen a la presente resolución, para así evitar su repetición.”

El régimen sigue indiferente a todo esto y los presos muriendo cada día más.

cnietopalma@gmail.com

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es