Informe Otálvora | Confirmado desconocimiento internacional a votaciones de Maduro, por Edgar C. Otálvora - Runrun
Informe Otálvora | Confirmado desconocimiento internacional a votaciones de Maduro, por Edgar C. Otálvora

Evo Morales, (izq) Andrónico Rodríguez (cen) y Piedad Córdoba (der) actuando como acompañantes de las votaciones del 06DIC20. Foto: CNE

 

@ecotalvora

Ecuador va a elecciones el 07FEB21 y el castrochavismo está jugando fuerte para fortalecer al candidato de Rafael Correa. El 05DIC20 cuando casi todos miraban hacia los eventos en Caracas, en Buenos Aires se producía encuentros del candidato ecuatoriano Andrés Araúz con el alto gobierno argentino incluyendo reuniones con Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Fernández autorizó a Araúz para utilizar en su campaña electoral la oferta de vacunación masiva contra la covid-19 con vacunas que serían enviadas a Ecuador por el gobierno argentino splo en caso de triunfar el candidato de Correa.

Fernández, Araúz y Correa forman parte del llamado Grupo de Puebla, la estructura que coordina acciones regionales en función de la recuperación del poder para la alianza castrochavista. El regreso del partido de Evo Morales al poder en Bolivia, un eventual triunfo de Araúz en Ecuador, sumado a la apuesta castrochavista en las elecciones peruanas del 11ABR21 hacen que los altos jerarcas chavistas estén previendo un supuesto “cambio en la correlación de fuerzas” en Suramérica con impacto en todo el continente. Forzar la renuncia de Luis Almagro de su cargo en la OEA y reactivar Unasur son parte de los pasos que el castrochavismo intenta seguir.

Por cierto, el destino de los archivos de Unasur se ha convertido en un misterio del cual las cancillerías suramericanas prefieren guardar silencio. El edificio que sirvió de sede de Unasur, situado en las afueras de Quito, fue reclamado por el gobierno de Ecuador en 2019. La administración del organismo permaneció en manos de funcionarios controlados por el exsecretario Ernesto Samper hasta el cierre del edificio. Según algunas fuentes, los archivos del organismo habrían sido llevados a un tercer país, probablemente Argentina, aunque ningún gobierno de la región confirma o niega esta versión.

*****

La propaganda del régimen chavista suele oscilar entre la victimización y la jactancia.

Pese a que la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, dijo en clave jactanciosa el 26NOV20 que no les “importaba el reconocimiento internacional”, el 06DIC20 congregaron en Caracas a decenas de activistas extranjeros de izquierda. El desconocimiento internacional al proceso de votaciones legislativas intentaban compensarlo con la presencia de aliados políticos que se convirtieran en “testigos” de las votaciones convocadas por el régimen para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional.

*****

A Caracas llegaron desde luminarias de la izquierda iberoamericana hasta oscuros militares de partidos aliados como el PT de Brasil, el Frente Farabundo Martí de El Salvador, el Partido Revolucionario Democrático de Panamá, el Partido Comunista de Suráfrica, el grupo proiraní estadounidense Codepink o el Izquierda Unida de España. En la lista de los VIP se encontraban el español José Rodríguez Zapatero, quien pronunció una proclama a favor del régimen en la mañana del domingo pidiendo que la Unión Europea reconociera a la “nueva” Asamblea Nacional.

Además estaban Evo Morales escoltado por el presidente del Senado de Bolivia y vicepresidente de las Federaciones cocaleras del Trópico de Cochabamba Andrónico Rodíguez, el paraguayo Fernando Lugo, el ecuatoriano Rafael Correa acompañado de su excanciller Ricardo Patiño, el hondureño Manuel Zelaya, la colombiana Piedad Córdoba. El gobierno ruso envió una numerosa delegación de funcionarios y parlamentarios que desplegó por diversas zonas de la país, encabezada por un “embajador en Misión Especial para asuntos de observación en elecciones de órganos públicos de los países extranjeros” llamado Vladímir Churov.

Turquía, Cuba, China e Irán igualmente enviaron “delegaciones oficiales”. En contraste, ningún organismo internacional envió misiones formales de observación internacional por lo cual el proceso electoral no contó con la participación y supervisión de técnicos independientes especialistas en procesos electorales.

*****

Dado que la oposición venezolana no participó en el proceso, las votaciones realizadas por el régimen no fueron auditadas. En las pantallas de las máquinas de votación, recién adquiridas y nunca auditadas, entre la oferta electoral aparecían partidos opositores cuyos símbolos y directivas habían sido usurpadas y entregadas a aliados del régimen. Varias de las alianzas electorales que compitieron bajo el ropaje de “oposición” en realidad estaban compuestas por siglas que habiendo sido arrebatadas a los legítimos jefes de los partidos eran ahora controladas por militantes que pactaron con el régimen su participación en las elecciones rechazadas por la oposición.

*****

Los resultados iniciales fueron emitidos en las primeras horas de la madrugada del 07DIC20 por la directiva del Consejo Nacional Electoral designada por el Tribunal Supremo de Justicia. Con solo un 31 % de participación el frente oficialista se adjudicaba el 69 % de los votos. El restante sería reconocido a la variopinta colección de partidos de la “oposición” tolerada, permitida o incluso creada por el propio régimen.

Incluso, por los menos dos candidatos de la oposición pro oficialista, quienes no resultaron electos, habrían recibido la respectiva designación como diputados mediante manipulaciones de los registros de candidaturas documentadas por periodistas que cubrieron los eventos. Esas maniobras fueron ejecutadas por el CNE controlado por el chavismo en recompensa a sus aliados.

La baja votación no fue motivo de malestar para el oficialismo porque su objetivo con el evento del 06DIC20 se había cumplido: crear la sensación de unas elecciones libres con las cuales otorgaría la condición de diputados a una abierta mayoría chavista que reemplazaría a los diputados de la Asamblea Nacional electa en diciembre de 2015 encabezada por Juan Guaidó.

El gobierno ruso emitió un largo comunicado en la tarde moscovita del 07DIC20 en el cual dejaba claramente expuesto el objetivo de sus socios en Venezuela. El texto firmado por la vocera María Zajárova afirmaba que los “observadores internacionales, incluidos los de la Federación de Rusia, que participaron en el acompañamiento del proceso electoral, elogiaron los esfuerzos de las autoridades venezolanas para organizar la votación de acuerdo con los más altos estándares de transparencia, democracia y seguridad sanitaria y epidemiológica”.

El texto comenzaba con una falsedad en tanto que el rol de “observador” es expresamente rechazado por el propio régimen chavista quien solo acepta la figura de “acompañantes”. Según el gobierno ruso “aquellos que boicotearon las elecciones claramente no están preparados para la competencia abierta a través de la participación en procedimientos democráticos y prefieren luchas de poder inconstitucionales”, reiterando el usual ataque de la señora Zajárova contra la oposición venezolana. Y finalmente la cancillería rusa afirmó que la “Asamblea Nacional renovada se convertirá en una plataforma representativa para un diálogo constructivo de todas las fuerzas políticas”.

*****

El gobierno de Rusia, convertido en padrino internacional del gobierno Maduro, de esta manera convalidaba el proceso de votaciones del 06DIC20 en Venezuela. En una reunión sostenida el 07FEB20 en Caracas entre Serguéi Lavrov y las caras visibles de la “oposición” oficial, en presencia del canciller del régimen Jorge Arreaza, el ministro ruso se había mostrado satisfecho por los acuerdos alcanzados para participar en unas elecciones bajo el control del chavismo.

El 05DIC20 la delegación rusa sostuvo una nueva reunión con los voceros de la “oposición” oficial que asumió a Rusia como suerte de garante de los resultados electorales. Entre los asistentes a estas reuniones resaltaban el exsocialdemócrata Timoteo Zambrano y el exchavista Henry Falcón quienes lideraban una de las alianzas partidistas que participaron en las votaciones del 06DIC20. Por cierto, Zambrano fue al menos desde principios del año 2016, cuando ejercía como virtual canciller de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática, el principal articulador dentro de la oposición para introducir a Rodríguez Zapatero y a Ernesto Samper Pizano como supuestos intermediarios para un acuerdo político con el chavismo.

Por cierto. En el libro Luis Almagro no pide perdón, de los periodistas Martín Natalevich y Gonzalo Ferreira, publicado el pasado mes de noviembre, se narra un episodio ocurrido en la residencia del venezolano Pedro Burelli en Washington, durante una cena ofrecida a Almagro y al entonces subsecretario de Estado Thomas Shannon el 16SEP16. Shannon, quien ejercía como segundo del Departamento de Estado desde el 12FEB16, operaba un plan hacia Venezuela e intencionalmente se mantenía sin abrir contactos con Almagro quien desde la OEA impulsaba actos de presión contra el régimen chavista. Aquella cena de tres lejos de bajar las tensiones hizo que se incrementaran. La conversación confirmó que el plan de Shannon era justamente respaldar a Zapatero usando a Unasur como excusa o mampara, mientras obviaba las acciones de Almagro y presionaba al Vaticano para que respaldara las gestiones del español en Caracas.

*****

El anunciado rechazo internacional al proceso electoral del 06DIC20 se confirmó en pocas horas. El gobierno del ecuatoriano Lenín Moreno emitió el 05DIC20 un comunicado en el cual adelantaba que no reconocería los resultados del proceso que “viola la Constitución y está viciado de toda legalidad”. Rápidamente se produjo una secuela de declaraciones oficiales de gobiernos que ratificaban su desconocimiento a los resultados anunciados en Caracas.

La cancillería colombiana mediante un comunicado oficial, el canciller chileno Andrés Allamand  mediante un tuiteo, el canciller brasileño Ernesto Araújo con un hilo de tuiteos, un tuiteo del ministro de asuntos exteriores de Canadá François-Philippe Champagne, un tuiteo de la ministra panameña Erika Mouynes y un comunicado de su despacho, un comunicado de Ministerio de Exteriores de Uruguay y un pronunciamiento del secretario para exteriores del Reino Unido, Dominic Raab. Todos ellos desconocían los resultados del proceso electoral en Venezuela y en el caso del Raab ratificaba sin duda la continuidad del reconocimiento a Guaidó como “Presidente interino constitucional de Venezuela”.

*****

En la mañana del 07DIC20 se realizaba en Bruselas una reunión ordinaria del Consejo de Asuntos Exteriores. Los ministros escucharon un informe del Alto Representante Josep Borrell sobre el proceso acontecido en Venezuela y sobre sus gestiones previas, intentando provocar una suspensión de las votaciones para abrir un compás de espera y propiciar nuevas negociaciones entre el régimen y la oposición.

Los ministros ratificaron la posición de la Unión Europea en cuanto a que las votaciones no fueron “libres, justas ni democráticas” y encomendaron a Borrell la redacción de un comunicado el cual fue distribuido a las pocas horas.

“Lamentablemente las elecciones (…) se llevaron a cabo sin un acuerdo nacional sobre las condiciones electorales y no cumplieron con los estándares internacionales mínimos para un proceso creíble y para movilizar al pueblo venezolano a participar. Esta falta de respeto al pluralismo político y la descalificación y enjuiciamiento de los líderes de la oposición no permiten que la UE reconozca este proceso electoral como creíble, inclusivo o transparente, y sus resultados como representativos de la voluntad del pueblo venezolano”.

Casi simultáneamente se dio a conocer un comunicado promovido por el Grupo de Lima que incluyó a Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía. El gobierno de Argentina se negó a suscribir el documento. “Reiteramos que los comicios carecen de legalidad y legitimidad porque fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad y transparencia, ni de integridad de los votos, ni la participación de todas las fuerzas políticas, ni de observación internacional”.

En otro párrafo el Grupo de Lima ampliado hizo un llamado a los venezolanos “de todas las tendencias ideológicas y afiliaciones partidarias para que pongan los intereses de Venezuela por encima y se comprometan de manera urgente a un proceso de transición, definido e impulsado por los venezolanos, para encontrar una salida pacífica y constitucional que lleve al país a unas elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y creíbles, lo más pronto posible”. El comunicado no hizo expresa referencia a Guaidó, procurando contar con la firma de países caribeños.

*****

En paralelo, el representante del gobierno de Brasil en la OEA, en nombre propio y de sus colegas de Canadá, Colombia, EE. UU., Guatemala, Perú y Venezuela (el representante del gobierno Guaidó), solicitó la convocatoria a una reunión extraordinaria del Consejo Permanente del organismo “con la finalidad de considerar la situación política en la República Bolivariana de Venezuela, en el contexto de la realización de las elecciones parlamentarias por parte del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro”.

La reunión celebrada vía web se cumplió el 09DIC20 y en la misma se aprobó una resolución que contó con el voto favorable de 21 de los miembros. México y Bolivia votaron en contra. Seis gobiernos optaron por no asistir a la sesión, incluyendo a Nicaragua y San Vicente y las Granadinas que son aliados de Maduro. Cinco gobiernos se abstuvieron, entre ellos Argentina.

En la resolución, la OEA decidió “rechazar las elecciones fraudulentas celebradas en Venezuela el 6 de diciembre de 2020 y no reconocer sus resultados, por no haber sido libres ni justas de conformidad con las condiciones establecidas en el derecho internacional; por carecer de imparcialidad y transparencia; por no haber contado con la participación de todos los actores políticos y de la ciudadanía; por no haber sido liberados los presos políticos; por la falta de independencia de la autoridad electoral; y por no haber contado con observación electoral internacional independiente y creíble”.

*****

El Departamento de Estado de EE. UU. emitió en la tarde del 07DIC20 un comunicado sobre el tema venezolano. “El régimen ilegítimo de Maduro en Venezuela organizó una farsa política que pretendía parecer elecciones legislativas. Afortunadamente, pocos fueron engañados. EE. UU., junto con muchas otras democracias de todo el mundo, condena esta farsa que no cumplió con ningún estándar mínimo de credibilidad”. Y aclara que “EE. UU. seguirá reconociendo al presidente interino Guaidó y a la legítima Asamblea Nacional. La comunidad internacional no puede permitir que Maduro, que está en el poder de manera ilegítima porque robó las elecciones de 2018, se beneficie de robar una segunda elección”.

*****

El día 07DIC20 arrancó, vía Internet, la consulta que la oposición venezolana se había propuesto en procura de una ratificación del mandato y el liderazgo de Juan Guaidó. EE. UU., Reino Unido, Colombia y Brasil ya han anunciado que mantienen su reconocimiento a Guaidó más allá del 05ENE21 cuando se instalaría la asamblea electa por el chavismo el 06DIC20.

Pero en medios diplomáticos de América y Europa está creciendo un silencioso debate sobre la continuidad de ese reconocimiento. Durante la sesión de la OEA del 09DIC20, la canciller peruana intervino para “precisar que el señalamiento de esta resolución sobre las elecciones celebradas el 6 de diciembre de 2020 y la falta de condiciones para que el proceso electoral contara con toda la participación de los actores políticos y la ciudadanía, no supone el reconocimiento a la continuidad del mandato constitucional del órgano legislativo o de sus integrantes”.

Por su parte, el representante jamaiquino, quien votó favorablemente la resolución, pidió incluir un pie de página en el cual afirma que “Jamaica considera que es necesario que la OEA evalúe cuidadosamente, desde un punto de vista jurídico, lo que ha ocurrido tras las elecciones celebradas el 6 de diciembre de 2020, incluidas las implicaciones jurídicas, en el contexto de la OEA”.

Leopoldo López, jefe político del partido en el cual milita Juan Guaidó, llegó a Bogotá el 09DIC20. Uno de los temas que llevaba en agenda para tratar con Iván Duque fue justamente la necesidad de una acción sobre la “comunidad internacional” para mantener el respaldo a Guaidó como presidente encargado. El asunto aún se debate en muchos palacios de gobierno y cancillerías a ambos lados del Atlántico.

*****

En Amazon ya está disponible el libro Venezuela juego trancado de Edgar C. Otálvora.

Artículo publicado inicialmente en Diario Las Américas

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es