En unidad y con la unidad, por Julio Castillo Sagarzazu - Runrun
En unidad y con la unidad, por Julio Castillo Sagarzazu
Los líderes locales que con la  unidad postulan sus nombres para las regionales son los mismos que han pateado las calles tantas veces para recuperar la democracia en el país

 

@juliocasagar

Como lo habían venido diciendo, las organizaciones políticas integradas en la Plataforma Unitaria han tomado la decisión de participar en el proceso electoral regional, “en unidad y con la unidad”.

Quienes estamos familiarizados con el devenir político del país, sabemos que no ha sido una decisión fácil. La lucha de la oposición venezolana, desde hace varios meses, se ha concentrado en lograr una salida política a través de unas elecciones libres, justas y verificables para todos los mandatos elegibles; desde presidente hasta autoridades locales. La comunidad internacional democrática nos ha acompañado en esa lucha de manera consecuente y muy clara.

En notas anteriores, hemos comentado que los tiempos de la negociación en México, en cuyo Memorándum de Entendimiento fueron colocadas estas peticiones, no darían para que esas condiciones fueran obtenidas como producto de dicha negociación.

De manera entonces que la oposición debía afrontar el debate de su participación o no, teniendo en sus manos solamente los modestos logros de un nuevo CNE; el levantamiento de las inhabilitaciones y regreso al país de unos cuantos dirigentes opositores importantes y con lo que consideramos más relevante, el otorgamiento de la tarjeta de la unidad que fue con la que logramos el maravilloso éxito electoral del 2015.

Ya, in extremis, se ha producido una importante declaración de la Unión Europea, indicando, en un nuevo gesto de solidaridad con las fuerzas democráticas del país, que estaría dispuesta a enviar una misión de observación a las elecciones regionales si la oposición democrática decidía participar.

Finalmente, y en ese marco, se produjo la declaración en la que los factores agrupados en torno al G4 y otras organizaciones representadas en la AN del 2015 han manifestado su decisión de participar en el proceso regional. Así mismo, como es del dominio público, han manifestado su desacuerdo con la decisión VENTE, La Causa R, PV y ABP. Estas tres últimas organizaciones, no obstante, continúan respaldando la lucha por el Acuerdo de Salvación Nacional suscrito meses atrás y que es el eje de esa alianza política por la reconquista de la democracia en Venezuela.

Hasta ahora, hemos dado cuenta en esta nota de lo que podríamos llamar las condiciones objetivas y políticas, en medio de las cuales se ha producido la decisión de la plataforma opositora.

En las líneas que siguen, hablaremos de lo que pudiéramos llamar las condiciones subjetivas. Estas se han venido formando a partir de los cuadros políticos regionales y locales que comenzaron a avanzar en el proceso de postular sus liderazgos para las diferentes posiciones que estarán en juego el próximo 21 de noviembre.

Será inevitable que el análisis que sigue no esté salpicado de la visión particular de alguien cuyo nombre ha sido postulado para competir por uno de esos cargos. Aun así, haremos un esfuerzo por acercarnos lo más posible a la realidad para comunicar lo que hemos visto en estas últimas semanas.

En primer lugar, se ha producido una notable revitalización de las estructuras de los partidos democráticos. Hemos notado cómo cientos de sus dirigentes, muchos de los cuales ponen su nombre para optar por el liderazgo de su comunidad, están haciendo febrilmente lo mejor que saben hacer: recorrer sus barrios y urbanizaciones, organizar a su vecinos, difundir el mensaje de la unidad, resembrar la esperanza entre los venezolanos de que es posible cambiar, plantear con claridad el objetivo estratégico contenido en el Acuerdo de Salvación Nacional y, lo que es más importante: organizar, organizar y organizar a la gente.

Ninguno de esos hombres y mujeres que se han activado están picados de alacrán. Son los mismos que han pateado las calles tantas veces para recuperar la democracia y la libertad en el país. Son los mismos que han estado presos, perseguidos y asediados por la represión. Todos padecen en sus carnes, sus casas y sus comunidades la pesadilla que nos ha tocado vivir. Todos tienen las familias desmembradas y con ganas de reunirlas de nuevo. A todos les cuesta movilizarse por la pandemia, por la falta de gasolina y de transporte. Y, sin embargo, allí están trabajando en lo que les gusta y con la fe de carbonero en que vamos a cambiar la cosas y trabajando sin mezquindades para conformar la mejor unidad posible.

Esa es una condición que no está en el Memorándum de Entendimiento, pero es una condición que se ha construido en la realidad y en la lucha.

Todos los debates son siempre bienvenidos. Todas las dudas deben ser respetadas y aclaradas. Al fin y al cabo, la duda es un maravilloso regalo de la providencia para que reflexionemos y tomemos decisiones. Aquí está esta nota para comunicar lo que hemos hecho hasta hora “en unidad y con la unidad”.

Todavía falta mucho por hacer. Todavía hay tiempo para hacer crecer la unidad.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es