.
LO MAS RECIENTE

Guaidó sobre apertura de frontera: Debe reducir el contrabando y la trata

Noticias Hace 6 horas

#27Sep | Gobierno anuncia 89 nuevos contagios por covid-19

Noticias Hace 13 horas

Perlas de Maduro: «Venezuela rompe récord mundial de crecimiento económico»

Noticias Hace 16 horas

Ruta Verde: Queremos que se abra el debate público nacional sobre el aborto

Noticias Hace 17 horas

Maduro recurrirá fallo sobre oro venezolano que favoreció a Guaidó

Noticias Hace 19 horas

Alertan que fármacos que se importan de Irán y la India no cumplen con normas de revisión de calidad

Noticias Hace 23 horas

Cuatro escenarios que se proyectan para la educación superior en lo que resta de 2022

Noticias Hace 23 horas

La caída de la República de Weimar, por Orlando Viera-Blanco*

Opinión Hace 1 día

Capriles sobre primarias: “No afirmo ni niego si participaré”

Noticias Hace 1 día

Ucrania, de nuevo Ucrania…, por Julio Castillo Sagarzazu

Opinión Hace 1 día

El desastre penitenciario de Venezuela, por Carlos Nieto Palma

Nunca en la historia los presos venezolanos se habían muerto por desnutrición y enfermedades no atendidas como la tuberculosis. Tampoco había pranes

 

@cnietopalma

Venezuela vive actualmente el peor desastre en materia penitenciaria de toda su historia. Nunca la situación había sido tan grave como la de ahora, lo cual es mucho decir, porque nuestro sistema penitenciario siempre ha sido muy malo.

En la llamada cuarta república nuestras cárceles funcionaban muy mal. Recordaremos grandes masacres de esos tiempos, como la del Retén de Catia en 1992, la de la cárcel de Sabaneta en el estado Zulia en el año 1994, o la ocurrida en la cárcel La Planta en Caracas en 1996, donde un grupo de reclusos murió calcinado de manos de funcionarios de la Guardia Nacional. Sin olvidar la implosión del Retén de Catia el 16 de marzo de 1997, cuando el para entonces presidente de la república, Dr. Rafael Caldera, pretendió que con esa especie de exorcismo medieval acababa con los males que aquejaban a nuestro sistema penitenciario.

Con la llegada de la revolución chavista, algunos imaginamos que la situación penitenciaria mejoraría. Sobre todo porque se promulgó una nueva Constitución Nacional donde por primera vez se incluía un artículo, el 272, donde se establecía cómo debía ser el sistema penitenciario venezolano y se daban los lineamientos generales de su funcionamiento.

Lamentablemente esta norma constitucional es letra muerta. Y a pesar de que han transcurrido casi 22 años desde su aprobación, ninguno de los puntos en ella establecidos se ha implementado. El régimen revolucionario se niega a cumplir con ese mandato, a pesar de haberse aprobado por unanimidad en la Asamblea Nacional Constituyente. Entonces hubo ovaciones de pie e intervenciones de algunos de sus miembros anunciando un nuevo sistema penitenciario más justo y humano.

Esta renuencia a cumplir con el artículo 272 de la carta magna marca el inicio de lo que, no tengo dudas, es el peor desastre penitenciario que los venezolanos hayamos vivido.

Durante esta revolución bolivariana surgieron los “pranes” de las prisiones, una figura desconocida hasta los momentos y que se han convertido en los nuevos regentes del sistema penitenciario venezolano. Ellos están acompañados de sus “luceros”, una especie de ejército pretoriano que los acompaña, y a los cuales el Estado les ha cedido el control del sistema penitenciario venezolano.

También en tiempos de revolución la corrupción carcelaria ha ido en incremento. Recuerdo que mi maestro Elio Gómez Grillo siempre decía que “las cárceles eran un negocio tan productivo como PDVSA”. Las “mafias carcelarias” formadas por funcionarios penitenciarios, guardias nacionales y presos han tomado el control absoluto del sistema penitenciario venezolano y diversificado sus áreas de acción y negocios ilícitos dentro del sistema carcelario.

Por último, la creación del Ministerio para el Servicio Penitenciario, el 26 de julio de 2011, fue la guinda que le faltaba a la torta para terminar de destruir el sistema penitenciario del país. Este ministerio, en vez de una solución, fue el detonante del caos que viven miles de presos y sus familiares.

No podemos olvidar que la responsable de que los centros de detención preventiva o calabozos policiales se hayan convertido en las nuevas cárceles venezolanas es la que por muchos años dirigió este ministerio, Iris Valera. Con la prohibición de recibir a nuevos reclusos en las cárceles que ella dirigía, traspasó el problema penitenciario a los organismos policiales, abarrotando sus calabozos. Centros destinados por ley a retener presos por lapsos no mayores de 48 horas.

Finalizo diciendo que nunca en la historia los presos venezolanos se habían muerto por desnutrición y enfermedades no atendidas como la tuberculosis; ni que estas hayan suplantado a los enfrentamientos entre reclusos como principal causa de muerte en nuestras cárceles, como ocurre hoy en día.

cnietopalma@gmail.com | Instagram: @carlos_nieto_palma

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Esta web usa cookies.