Abstencionistas vs electoralistas, por Froilán Barrios Nieves* - Runrun
Abstencionistas vs electoralistas, por Froilán Barrios Nieves*
Quienes señalan con aires superiores «se demostró el 21N que el voto es el arma ciudadana», cabalgan sobre una nube de pajaritos preñados

 

@froilanbarriosf

Luego del 21-N las redes sociales se han estremecido con las posiciones de la gradería y de sesudos analistas sobre la salida a la crisis política nacional, centrada en quienes definen al voto como la chispa que encenderá la pradera; y quienes desde la abstención propugnan a esta como la ganadora de ese domingo y por tanto deslegitimadora del régimen. 

Unos y otros abonan al agua de su molino todo género de argumentos, aun cuando el sufrido ciudadano tras 22 años de desdichas e infortunios, agravados por una dirección política sin brújula, no logra siquiera imaginarse algún desenlace positivo. Tanta ruina y frustración ha disparado el éxodo más notorio del siglo XXI a nivel planetario.

Y es el que el resultado del 21N da para todo. Para quienes de lado y lado digan “te dije que eso iba a pasar”, pretendiendo con ello exhibir una salida genial que demuestre la insensatez, la capitulación, o simplemente el señalamiento de servirle de tonto útil a la dictadura que agobia in extremis al pueblo venezolano. 

Para quienes vociferan “la abstención ganó el domingo entre un 60 y 80 %”, no dejan de tener razón, ya que fue evidente la ausencia notoria del electorado. Valdría la pena preguntarles ¿cómo se organiza esa manifestación individual sin liderazgo alguno que la conduzca a algo? Desde 2005, con el masivo retiro opositor a las legislativas, hasta el presente 2021 ha habido abstenciones descomunales. Y ello no ha hecho mella en la esencia del régimen criminal. 

Por otra parte, quienes se alborotan y señalan con aires superiores “se demostró el 21N que el voto es el arma ciudadana”, calificando de estúpidos a quienes se abstienen, cabalgan sobre una nube de pajaritos preñados, ante un régimen que solo “aceptó” el triunfo en 3 gobernaciones, como lo ha demostrado con su brutal respuesta ante el resultado del estado Barinas, donde Contraloría, TSJ y Poder Ejecutivo al unísono, con la anuencia del CNE, sorprendidos por la liebre que saltó en esa región.

En este escenario de tribulaciones se debe reconocer que el peso de Nueva Esparta y Cojedes en nuestra historia no trascendió más allá de nuestra guerra de independencia en el siglo XIX. Por tanto, quienes sueñan que desde el Zulia por ser el estado más importante de nuestra geografía se desatará una nueva Campaña Admirable, deben recordar que la cuestionada trayectoria del nuevo inquilino del Palacio de las Águilas no da para ilusionarse, por su reconocido perfil de doblarse para no partirse ante los cambios profundos que reclama el país. A tal extremo que acepta con gusto le entreguen una gobernación descafeinada.

Cualquiera pudiera pensar ¿entonces que nos coma el tigre? Se debe comenzar por reconocer la naturaleza de la bestia gobernante.

Cuestión no resuelta jamás por la falencia opositora; algunos han preferido entregarse, como los actuales alacranes, y otros han preferido cohabitar a lo largo de este periplo.

La esencia de la tiranía proviene de sus aliados. Una escuela del terror cuyos especímenes actuales no dan señales de ceder el poder: Aleksandr Lukashenko, en Bielorrusia; Wladimir Putin, en Rusia; Xi Jinping, en China; Kim Jong-un, en Corea del Norte; Bashar Al Asad, en Siria; Ali Jamenei en Irán. Y, por supuesto, los latinos Diaz-Canel en Cuba y Daniel Ortega en Nicaragua. Cada uno de ellos ha demostrado recientemente su odio a la democracia y a su propio pueblo que reclama libertad, al encarcelar, envenenar y asesinar a sus opositores sin que les tiemble el pulso. Pues bien, el espécimen venezolano forma parte de esta saga global de tiranos.

Esta cruenta realidad determina para los venezolanos políticas de contexto internacional, que profundicen el apoyo demostrado por la comunidad internacional. Como lo planteado recientemente por el opositor cubano Yúnior García, integrante del grupo Archipiélago y hoy exilado en España. García ha propuesto una alianza de los opositores de Nicaragua, Cuba y Venezuela, ya que sufrimos una dictadura del mismo origen.

En el contexto nacional determina la definición de una zona de distensión que anime a reunir a todos los sectores de la vida civil, económica, social, académica, religiosa y política, a fin de promover políticas de reconstrucción nacional que incluyan la procura de elecciones libres y justas y la liberación de nuestro país. 

Embarcar al pueblo venezolano en una nueva distracción planteada con el revocatorio presidencial en 2022, olvidando lo sucedido en 2004 y 2016; y sin definir estrategias políticas, significará una nueva frustración y facilitarle a la tiranía su estadía en el poder hasta 2024. 

En resumen, las dictaduras pocas veces salen con elecciones si antes internamente no se organizan los sectores anunciados, y efectivamente se erija una verdadera oposición que no cohabite con la dictadura.

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es