.
LO MAS RECIENTE

#NotasSobreLaIzquierdaVenezolana – II serie | Fabricio Ojeda, ¿un periodista asesino? ¿un servil del castro comunismo?, por Isaac López

Opinión Hace 6 horas

Los ñoquis del 29, por Juan Eduardo Fernández “Juanette”

Opinión Hace 8 horas

Humano Derecho #267 con Andrés Barragán del Movimiento Protect Our Planet

Opinión Hace 8 horas

La constitución íntima de Venezuela, por Asdrúbal Aguiar

Opinión Hace 14 horas

EEUU acusa a China de mentir con su globo espía: Una «violación intolerable»

Noticias Hace 19 horas

Venezuela extiende límite de vuelos de Aruba, Bonaire y Curazao

Noticias Hace 20 horas

Copa Airlines celebra 25 años conectando a Venezuela con el mundo

Noticias Hace 22 horas

The Economist: Venezuela es el país menos democrático de la región

Noticias Hace 24 horas

FAN inicia “campaña de reforestación” en los parques nacionales

Noticias Hace 1 día

Maduro: Diálogo de paz entre Colombia y el ELN va por buen camino

Noticias Hace 1 día

#NotasSobreLaIzquierdaVenezolana | Agustín Blanco Muñoz, el afán por entender la violencia, por Isaac López*

La contribución de Agustín Blanco Muñoz ha sido clave en la recopilación de testimonios de la lucha armada y en su visión por ubicar aquella guerra en el contexto de la violencia contemporánea del país

 

@YsaacLpez

Una llamada telefónica el domingo 24 de abril me trae la generosa voz de un maestro, alguien que desde hace cincuenta años se ha dedicado al estudio de la violencia en Venezuela, en particular a investigar sobre la lucha armada de los años sesenta y a recopilar testimonios de principales protagonistas a través de la Cátedra Pío Tamayo, adscrita a la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela.

Gabriel Moro firma un reportaje aparecido en la revista Momento del 25 de marzo de 1962, el cual da cuenta de «la historia de unos muchachos que no entendieron ni a Mao, ni a al Che».

Creadores de un campamento guerrillero en el páramo de El Tambor, a diez horas del pueblo de La Azulita, en el estado Mérida, los estudiantes universitarios, militantes del Partido Comunista de Venezuela, comenzaron su tarea el 22 de noviembre de 1961, cuando dos campesinos detectaron a dos jóvenes que subían a lomo de mulas y dijeron estar realizando una investigación para la Universidad.

Avisadas por los campesinos cultivadores de café de la zona, las autoridades conformaron una comisión integrada por policías municipales, guardias nacionales y voluntarios civiles para desbandar aquel grupo insurrecto que hacía prácticas de tiro, ejercicios militares y prendían fuego en las noches.

El reportaje exagera una cifra de 90 jóvenes guerrilleros, y 200 efectivos que subieron a atraparlos.

En el asalto al campamento el 30 de febrero de 1962 resultaron dos muchachos heridos. Tenían 20 y 21 años Agustín Blanco Muñoz, de Maracay, y Rafael Simón Pastrano, de Barquisimeto, estudiantes de la Universidad de Los Andes. Tres meses había durado la guerrilla de El Tambor.

Ahora tiene 83 años y aprovecho la gentileza de su llamada para preguntarle por una anécdota según la cual habría sido atendido de esas heridas en las Residencias Stalingrado en la Ciudad Universitaria por un hermano de Alí Primera, luego que al ser trasladado a Caracas sus compañeros lo habrían librado de la custodia del ejército.

Niega la especie y me cuenta que fue trasladado al Hospital Central de Mérida bajo estrictas medidas de seguridad. Al devolverse a buscar unas escopetas fue herido, y lo salvaron los campesinos a quienes había comenzado a instruir en las primeras letras.

De acuerdo a su testimonio, eran 11 estudiantes y 5 campesinos los integrantes de aquella guerrilla que se quedó esperando a un comandante que nunca llegó: Alfredo Maneiro.

De La Azulita el ejército lo trasladó a Mérida. «Era como si aquel muchacho de 20 años fuera un sujeto peligrosísimo, un Che Guevara pues.» Estaba tan mal herido que los médicos que lo recibieron lo dieron por muerto. En los primeros días de abril del mismo año serían detenidos tres jóvenes de entre 19 y 22 años en las montañas de El Encantado en el estado Lara, quienes también recibían entrenamiento guerrillero; respondían a los nombres de Eduardo Liendo, Alfredo Torellas y Antonio Río Bueno.  

En una conversación amena y grata pasamos revista al proceso de la lucha armada; al propio trabajo de investigación sobre el tema; a valoraciones políticas e historiográficas; hechos; personajes; evolución del tema en el espacio público nacional; y apreciación en la perspectiva historiográfica latinoamericana.

Yo que no ando haciendo política ni proselitismo con la lucha armada, trato de pensar más allá de los titulares, e intento que mi trabajo sea responsable, agradezco a Agustín Blanco Muñoz esa atención, ese gesto fraterno del investigador reconocido internacionalmente que ocupa dos horas de su tiempo en llamar a un novato historiador, empeñado en aprender.

Se esté de acuerdo o no con su accionar político, con sus formulaciones públicas, su perspectiva de la guerrilla, la contribución de Blanco Muñoz ha sido fundamental en la recopilación de testimonios de la lucha armada, en sus intentos de comprensión del proceso y en su visión por ubicar aquella guerra en el contexto de la violencia contemporánea del país.

El reportaje de Moro de 1962 cierra con estas palabras: «Puede que el fin lamentable de la guerrilla de ‘El Tambor’ abra por lo menos los ojos a quienes serían las víctimas directas de ese espejismo: los jóvenes liceístas y universitarios que irían −como el mesiánico Reinaldo Solar− a pagar con sus vidas entre frailejones o en algún cardonal falconiano, el pecado de no haber comprendido a Venezuela”.

Vaya esta nota como gesto agradecido a Blanco Muñoz por su nobleza al apoyar nuestro trabajo con el seminario La lucha armada en Venezuela 1960-1970. Diagnóstico de la realidad nacional y proyecto de país, que coordinamos desde 2006. Por su compromiso y el del equipo de la Cátedra Pío Tamayo de la UCV por comprender a Venezuela.

* Historiador. Profesor. Universidad de Los Andes. Mérida | 25 de abril de 2022.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Esta web usa cookies.