A 6 meses de la invasión a Ucrania, por Froilán Barrios Nieves* - Runrun
A 6 meses de la invasión a Ucrania, por Froilán Barrios Nieves*
A 6 meses de la invasión a Ucrania, las bajas del ejército ruso superan las sufridas por la URSS durante 10 años de guerra en Afganistán

 

@froilanbarriosf

Desde inicios del siglo XX el espectro de la guerra no abandona al Viejo Continente. Y es que Europa, cuna de la civilización occidental, fue el epicentro de las dos guerras más devastadoras de la historia, que propiciaron el exterminio de casi un centenar de millones de seres humanos.

Estos conflictos bélicos tuvieron efectos tan demoledores, que las naciones del mundo entero juraron no volver a cometer semejantes atrocidades. Entre ellas destaca el Holocausto del pueblo judío, el mayor crimen cometido contra el género humano, lo que conllevó a constituir en 1945 la Organización de Naciones Unidas bajo el manto de la paz y la concordia mundial.

De allí en adelante se creyó que la convivencia entre naciones sería más duradera y que las divergencias territoriales, no solo en Europa sino en el mundo entero, podrían solventarse en instancias internacionales para evitar guerras intestinas y de exterminio.

En el Viejo Continente hubo progresos con la unificación de Alemania. La separación de las repúblicas de la extinta Unión Soviética se efectuó con rebeliones locales en procura de constituir las nuevas repúblicas independientes, hasta que surgió el conflicto de mayor envergadura como lo fue el de Los Balcanes, que atrajo la atención mundial.

Los delirios de Putin

Con los acuerdos alcanzados en torno a la ex Yugoeslavia se creyó alcanzar la paz definitiva para el siglo XXI en Europa, sin sospecharse que en las entrañas de la antigua URSS se gestaba un espécimen de bestia, que hoy cree ser el heredero de Pedro El Grande, de la dinastía de los Romanov y del imperialismo soviético, predestinado a reconstruir la Gran Rusia.

Semejante alucinación personificada en Vladimir Putin lo ha llevado a concentrar los delirios de grandeza rusos y las prácticas nazis de Hitler, para atreverse a iniciar el exterminio de Ucrania, por considerarla parte de Rusia. Le niega el derecho a existir como nación independiente, a partir de la manipulada “operación especial” para maquillar la invasión.

Hace 6 meses inició su aventura. Mediante la blitzkrieg, guerra relámpago del ejercito hitleriano, asumió que sería un paseo y en tan solo 5 días llegaría a Kiev donde sería recibido como un césar romano entre vítores de los ucranianos, por haberlos “liberado” del “gobierno nazi” de Volodímir Zelenski.

Por el contrario, el segundo ejército más poderoso del mundo fue expulsado del centro-norte de Ucrania, debiendo reducir sus objetivos al este del país. A tal extremo, que luego de 180 días de invasión controla un 20 % de su territorio, pagando un alto precio en bajas militares. Según expertos las bajas se sitúan alrededor de las 60.000, más del doble de efectivos militares caídos en la guerra de Afganistán dirigida por la URSS durante 10 años. 

Los intereses de Putin y Xi Jin Ping

Es de hacer notar que la feroz resistencia de Ucrania al invasor ha sido posible por el apoyo incondicional político, militar y económico de la UE, la OTAN y en particular los EE. UU., quienes han aportado armas a Kiev y sancionado con múltiples medidas al régimen ruso hasta su retirada del territorio ucraniano.

Como consecuencia de los caprichos del orate dictador, el pueblo ucraniano ha pagado con decenas de miles de vidas, la destrucción de la infraestructura, viviendas, escuelas, el fallecimiento de cientos de niños, cuyo único delito ha sido nacer en suelo ucraniano. La devastación de Ucrania es de tal magnitud que se requieren máooos de 700.000 millones de dólares para su reconstrucción por los efectos de la invasión rusa.

La desproporcionada agresión a Ucrania permitió ver los árboles detrás del bosque, al desenmascarar las verdaderas intenciones de Putin y Xi Jin Ping, de confrontar la primacía de las instituciones democráticas en el planeta, pretendiendo estos tiranos constituir un nuevo orden mundial bajo el imperio de las dictaduras, donde no existan poderes públicos autónomos, ni ningún género de libertades, solo la voluntad del mandatario autócrata.

La humanidad vive una hora crucial. La derrota del eje Putin-Jin Ping es un objetivo del mundo democrático para preservar el modo de vida liberal, sin chantajes ni controles autoritarios. 

Esta lucha implica confrontar a los satélites del eje del mal en América Latina, en el caso concreto al régimen madurista. Este no ha vacilado en apoyar la invasión rusa y las tropelías cometidas contra el pueblo ucraniano, conducta que permite reconocer el talante dictatorial que somete al pueblo venezolano.

Ucrania plantó cara a la invasión de Putin y al mismo tiempo demostró al mundo cómo se deben defender los valores democráticos de una civilización hoy amenazada por esta oleada de especímenes dictatoriales del siglo XXI.  

*Movimiento Laborista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es