Finalizó la pasantía en Monómeros, por Armando Martini - Runrun
Finalizó la pasantía en Monómeros, por Armando Martini
Monómeros retorna a las garras maduristas, por decisión del gobierno dirigido por un exguerrillero

 

@ArmandoMartini

Iniciando el principio del fin, que ambos bandos pretenden desviar con tergiversaciones, mentiras y murmuraciones sobre Monómeros. Gestionan barricadas propagandísticas contra las denuncias de favores y patrocinios, corrupción, mala gestión y oportunismo político partidista. Estas servirán a rivalidades internas y externas, propias y ajenas, para intimidar, exigir y extorsionar.

Hablen lo que hablen, lleven réplica a las réplicas, que, con descarada desfachatez, evidencian, sin rubor ni pudor, el desprecio que tienen a los ciudadanos. Corean mantras y falsedades, pero que, como la gota malaya, van quedando como si fueran verdades. Mil mentiras no hacen una sola verdad, pero en la percepción de la ciudadanía que no suele contrastar, y escucha más con el corazón que con la cabeza, esos embustes van calando y grabándose como ciertos.

Monómeros retorna a las garras maduristas, por decisión del gobierno dirigido por un exguerrillero. La empresa colombo-venezolana, entregada por su predecesor a la gerencia interina inventada, en vez de ser fuente de recursos y ejemplo de pulcritud antichavista, terminó siendo otro fiasco en manos de una inmoral agrupación de oposición, conocida como G4, que demostró, al menos en administración del Estado, tenía las mismas malas mañas y vicios criticados del chavismo.

La cortina de humo política, que tuvo la desvergüenza en malinterpretar la entrega de Monómeros y Citgo, al igual que de manera incorrecta interpretaron la presidencia encargada. Pensaron que la gloria interina sería corta, que el intento de golpe por el jefe de gabinete era una aventura decisiva, y que la Casa Blanca respaldaría siempre.

A la vista del horror que supuso, se vino abajo el prestigio. Y sin autoridad ni mando continúa pronunciando malos discursos, ofreciendo un gobierno mejor para algún día, mientras quienes una vez lo respaldaron, se desentienden. Trata infructuosos de convencer que son alternativa, aunque deban reconocer a un régimen negado por ellos mismos y a un poder electoral del cual dependen para sus propios sufragios.

La propuesta colaboracionista de transitar hacia elecciones primarias, cuyos resultados nadie creerá, para escoger entre partidos que ahora son solo grupos parroquiales con dirigentes infiltrados, vendidos y acorralados. Sabiéndose derrotados se resisten testarudos a una verdadera y auténtica legitimación de la dirección política opositora.

La política irá a quien tenga certificación autenticada para decidir. Que pueda firmar acuerdos con perspectiva de cumplimiento, honre y enaltezca la palabra empeñada, rinda cuentas, garantice autoridad para desempeñar y disfrute del respaldo ciudadano. Y guste o no, debe ser refrendada, genuina, no usurpada ni prolongada en una cosa efímera interina.

Para empezar a intuir lo que allí pasaba y la pésima actuación del mando ejercido, que al escucharlo recordaron, con escalofrío, el alcaloide rojo y sus sedaciones. La oposición sueña y hasta hay quien jure que actúa de acuerdo al Gobierno. Los hechos lo demuestran, como realidad, salvo honrosas excepciones, no hay dirigencia “opositora” que tenga prestigio e influencia suficiente para enfrentarse al oficialismo y ganarle con un Consejo Nacional Electoral, que simula autonomía constitucional. Pero que obedece sumiso, servil al régimen, y no irá en su contra. Porque con miedo, soporta y existe con chantaje voluntario.

El aprendizaje acumulado en la pasantía culminó con excelencia y honores, exponiendo servilismo político que hiede y, por ello, se acusan mutuamente y evitan responder cuestiones oscuras ocultadas celosamente, tanto el nombre de intermediarios, como quienes son los presuntos expertos para evitar presiones en sus providencias, evidenciando arbitrariedad y amiguismo en el caso de comisionistas y comisiones, además, de la politización profesional. Son como aquel célebre Charlie al que nadie ha visto, sin embargo, nos dejaban deleitar y seducir la vista con sus ángeles.

Todo eso, sin tomar en cuenta lo que piensen los países dominantes. Que, en apariencia, continúan apoyando al interino. Ojalá la ciudadanía no se distraiga de lo esencial, por mucha argucia que se emita en los regados medios con inversión en la manipulada propaganda. El prestigio y la autoridad se ganan día a día con trabajo honesto y esfuerzo constante, coherente. No obstante, se pierde irremediable con servilismos, complicidades, ocultaciones partidistas como esta y otras muchas.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es