#DiarioDeUcrania Nuevo panorama de la guerra en Ucrania, por Tony Bianchi - Runrun
#DiarioDeUcrania Nuevo panorama de la guerra en Ucrania, por Tony Bianchi
El nuevo panorama de la guerra en Ucrania contempla reactivar viejas fábricas en Bulgaria, Eslovaquia y República Checa para que Kiev pueda recibir proyectiles de artillería de calibres 152 y 122, compatibles con los viejos cañones soviéticos

 

Antes de la invasión, los expertos militares occidentales sugirieron a los ucranianos transformar el río Dnieper en una línea defensiva sin preocuparse del resto del país para evitar ser aplastados por el poderío militar ruso.

En realidad, pasó todo lo contrario. Han sido los rusos quienes tuvieron que retroceder y utilizar el río como línea defensiva para limitar los daños infligidos en el campo por la valiente resistencia ucraniana.

Mientras tanto, el Instituto Americano para el Estudio de la Guerra revela que los ucranianos han construido barreras, trincheras y puestos de control en varias áreas de la orilla este, causando daños inesperados a los rusos.

Esto es en parte porque los rusos se han venido retirando de Jersón, la importante ciudad del sur del país, para atrincherarse en la ribera este del río. Crearon así hasta tres líneas de defensa y un centro de acopio más protegido para almacenar sus armamentos y comestibles.

Las estructuras erigidas por el ejército ucraniano incluyen los famosos dientes de dragón (bloques de hormigón utilizados para prevenir la infiltración de carros blindados, tanques y camiones llenos de tropas frescas a través de las rutas hacia el este y el sur).

El Instituto para el Estudio de la Guerra especula que el ejército del presidente Volodímir Zelenski está ahora en una posición de poder inclusive cruzar el Dnieper para ganar nuevas posiciones si las condiciones meteorológicas (heladas, nieve, acumulación de barro) lo permiten.

El nuevo panorama de la guerra

Mientras tanto, el nuevo escenario contempla la idea de reactivar viejas fábricas en Bulgaria, Eslovaquia y República Checa para que Kiev pueda recibir proyectiles de artillería de calibres 152 y 122, compatibles con los viejos cañones de concepción «soviética» que Ucrania ha podido salvar.

Todo armamento disponible es vital para Ucrania porque se está agotando mucho del material bélico del fondo de 3.000 millones de euros asignado por la UE, mientras que las fábricas americanas pueden solo garantizar 15.000 proyectiles al mes.

Entre otros problemas, el ejército de Kiev está sufriendo la usura de por lo menos un tercio de los cañones de largo alcance y ha tenido que retirarlo del campo de batalla para ser reparado.

En un esfuerzo para ayudar a Ucrania, la importante empresa de aviación norteamericana Boeing propuso empezar, en la primavera 2023, con la entrega de cohetes portadores de bombas conocidas como Glsdb que son más pequeñas, pero más precisas y además tienen un alcance de unos 150 kilómetros.

¿Ayuda de China?

El acuerdo para que Ucrania siga recibiendo material militar de los Estados Unidos, sin embargo, no es del todo fluido. Washington se han negado a suministrar las municiones que utilizan los cañones Himars para no provocar una reacción negativa del Kremlin, quitando a los ucranianos la posibilidad de atacar las líneas de retaguardia rusas y las postaciones de suministros de armas y comestibles concentradas en la orilla este del Dniéper.

Información que se origina en Washington revela que hay círculos políticos que insisten promover una negociación de paz. Entre otras razones, para poner fin a lo que ellos consideran se haya convertido en “suministros ilimitados” a Kiev. 

Entre las informaciones extraoficiales que circulan dentro del teatro de la guerra de Ucrania hay indiscreciones que reportan que Kiev va a recibir un gran avión de carga repleto de cascos, uniformes de invierno y chalecos antibalas proveniente de China.

Esta hipótesis es algo dudosa, porque proyectaría a Pekín casi como aliado de Kiev. La utilización de envíos militares por triangulación, es decir a través de terceros países, no se ha descartado.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es