Cronología | El lobby con alfajores a favor de Maduro - Runrun
Cronología | El lobby con alfajores a favor de Maduro
El presidente Alberto Fernández, su portavoz y su canciller han insistido ante distintos foros que es hora de normalizar las relaciones con Maduro y han relativizado los problemas que aún persisten en Venezuela
El mandatario argentino parece comprar la idea de que «Venezuela se está arreglando» y asume que su país puede beneficiarse de ello: «Podría haber intereses económicos, en el sector energético y de  fertilizantes»,  advierte la internacionalista Elsa Cardozo
A juicio de la experta, las razones del lobby argentino a favor de Maduro serían de «política interior, conflictos internos y necesidades que, piensan, Venezuela puede ayudar a resolver»
¿Los países del hemisferio comprarán la idea de Fernández de reinsertar a Maduro en la comunidad internacional?: Paraguay lo descartó, el presidente de Chile podría evitarlo por la polarizada situación de su país y en Colombia y Brasil habrá que ver luego de sus presidenciales

 

El gobierno de Argentina, a través de distintos voceros liderados por el presidente Alberto Fernández, ha intensificado en las últimas semanas su lobby para promover en el continente una normalización de relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro.

Afirmar que los problemas «se han disipado», como lo hizo el mandatario argentino, recoger un poco el agua y reconocer que las dificultades siguen allí, pero que no se solucionarán «aislando o criticando» -palabras posteriores de la portavoz presidencial- y llegar hasta a relativizar las denuncias sobre violación sistemática de derechos humanos en Venezuela bajo el argumento de que «ocurren en otros países y no hay que obsesionarse con uno solo» (expresiones del canciller argentino). 

Estas son algunas de las expresiones sobre la situación en Venezuela que se han emitido desde la Casa Rosada, el Senado argentino y otras instancias, y que no han estado exentas de  polémicas y reacciones posteriores.

A continuación, una cronología sobre el «lobby con alfajores»  a favor de Maduro que ha dominado la escena mediática en las últimas semanas

Alberto Fernández: Los problemas se han ido disipando

El pasado 18 de abril, y en una conferencia ante la prensa junto al presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso -de visita en Buenos Aires-, el mandatario argentino comentó que muchos de los problemas de Venezuela «se han ido disipando con el tiempo», gracias, en parte, al trabajo de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y a los acuerdos alcanzados en el marco del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela.

“Venezuela ha pasado tiempos difíciles. La comisionada Michelle Bachelet tomó cartas en el asunto, muchos de esos problemas se han ido disipando, estamos viendo los acuerdos del Grupo de Contacto y que han avanzado en su proceso electoral”, deslizó el presidente en su polémica alocución. 

En su carácter de presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Fernández pidió además que los países latinoamericanos «revisen» sus relaciones diplomáticas con el régimen de Maduro. 

«Creemos que es momento de ayudar a Venezuela a que, en el diálogo, recupere plenamente su normal funcionamiento como país y como sociedad. No lo vamos a lograr si la dejamos sola, sin embajadores y sin nuestra atención», manifestó el mandatario argentino.

 

Las declaraciones generaron rechazo tanto en sectores de oposición argentinos como en Venezuela, así como preocupación por parte de organismos humanitarios.

Tamara Taraciuk, directora en funciones para Latinoamérica de  Human Rigths Watch tildó de «preocupantes» las declaraciones de Fernández y enumeró  una serie de situaciones que evidencian que las violaciones a Derechos Humanos, emergencia humanitaria, éxodo de ciudadanos y faltas de garantías electorales persisten en Venezuela.

 

Por su parte, el mandatario reconocido como presidente interino en Venezuela por más de 50 países, Juan Guaidó, le envió un mensaje a Fernández tras estas afirmaciones.

«Ningún problema de Venezuela se puede banalizar. Para ayudar a Venezuela es claro lo que estamos exigiendo: elecciones libres y justas, para que el venezolano pueda buscar justicia denegada en nuestro país (…) Para ayudar a Venezuela el camino no es sencillo, pero es pedir elecciones libres y justas para que los venezolanos se expresen y reinsertarnos en el concierto de la comunidad internacional «, sostuvo Guaidó.

Mientras que Amnistía Internacional también cuestionó las afirmaciones de Fernández, y le envió una misiva en la que expresaba su preocupación  y denunciaban lo grave que era afirmar que los problemas en Venezuela están mermando.

«Es un grave diagnóstico para los derechos humanos», señaló entonces Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

Para aclararle el panorama a Fernández, Amnistía recordó sus reiteradas denuncias de «sistemáticas y generalizadas» violaciones a los derechos humanos en Venezuela, incluidas las detenciones arbitrarias por motivos políticos, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y el uso excesivo de la fuerza.

De igual forma, insistió en visibilizar la emergencia humanitaria «compleja» y la falta de acceso a derechos económicos y sociales para la gran mayoría de la población, que ha hecho que  al menos 6 millones de personas hayan huido de Venezuela.

«Amnistía Internacional llama a investigar los crímenes de lesa humanidad, a evitar que queden impunes y refuerza el llamado a la Argentina de defender los derechos humanos en Venezuela y en la región», añade el comunicado.

 

«Problemas de Venezuela no se arreglan aislando»

«No es sencillamente criticando, denunciando o aislando a los países como se puede llegar a soluciones», señaló en su rueda de prensa semanal el pasado 28 de abril  la portavoz de la presidencia argentina, Gabriela Cerruti.

Ese mismo día, una  veintena de organizaciones humanitarias enviaron una carta a Fernández en la que lo instan a pedir al Gobierno de Venezuela la liberación de los «presos políticos» en ese país, en particular, la del activista por los derechos humanos Javier Tarazona.

La misiva fue firmada por organizaciones como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, la Comisión Internacional de Juristas y The Washington Office on Latin America, entre otras.

Canciller de Argentina: En todas partes hay violaciones de Derechos Humanos

El canciller de Argentina, Santiago Cafiero, defendió este martes 03 de mayo la decisión del Gobierno de Alberto Fernández de «recomponer» la relación diplomática con Venezuela y dijo que en Venezuela hay violaciones a los derechos humanos como en otras naciones de la región.

«Teníamos un encargado de negocios y ahora vamos a tener un embajador. (…) Lo que queremos es avanzar en recomponer la relación diplomática con ese país», dijo Cafiero al comparecer ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado argentino.

La embajada de Argentina en Venezuela está en manos de un encargado de negocios desde 2015, cuando el entonces Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) rebajó las relaciones con Caracas.

El Gobierno de Alberto Fernández ha propuesto a Oscar Laborde para asumir el cargo de embajador en Venezuela.

Cafiero afirmó que fue algo «muy nocivo perder esa relación» con Venezuela durante el Gobierno de Macri porque «Argentina se privó de tener información de primera mano y de tener un vínculo con argentinos que están viviendo en Venezuela y con empresarios argentinos que desarrollan negocios allí».

En las declaraciones, reproducidas por la agencia EFE, Cafiero defendió la posición expresada el pasado 18 de abril por Alberto Fernández sobre la situación en Venezuela.

«Lo que toma el presidente es lo que ha dicho la alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet. Bachelet planteó que ha habido avances con respecto a Venezuela», dijo este martes Cafiero.

El canciller sostuvo que, aunque «efectivamente todavía falta mucho camino por recorrer», en Venezuela «ha habido avances desde el punto de vista electoral».

En otro tramo de su comparecencia en el Senado y ante la pregunta específica por parte de un parlamentario sobre la posición de Argentina, Cafiero sostuvo que sí hay violaciones a los derechos humanos en Venezuela, aunque dijo que también las hay en otros países de la región.

«En Venezuela hay violaciones de derechos humanos. También hay violación de derechos humanos en Colombia. En Chile hubo violación de derechos humanos. En nuestro país tenemos violación de derechos humanos», afirmó.

«No nos debemos obsesionar solamente con uno, porque sino lo único que hacemos es repetir un encuadre de la prensa dominante donde solamente acusamos a dos o tres países», añadió.

Cafiero recordó que Argentina ha hecho en febrero pasado «recomendaciones», en el marco del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, «sobre la necesidad de avanzar con mejorar la política de derechos humanos» en Venezuela.

Protesta por exclusión de la Cumbre de las Américas

El gobierno de Argentina, través de la Presidencia Pro Témpore de la CELAC, también instó a que países como Venezuela, Cuba y Nicaragua no fuesen excluidos de la Cumbre de las Américas, la cual se llevará a cabo en Estados Unidos. 

«Como Presidencia Pro Témpore de la CELAC, exhortamos a los organizadores de la Cumbre a evitar exclusiones que impidan que todas las voces del hemisferio dialoguen y sean escuchadas. Unidos somos más fuertes», se lee en un comunicado subido en la cuenta oficial de la Comunidad.

En dicho texto, también llaman a «superar las divisiones ideológicas» y a enfocarse en la «búsqueda de coincidencias».

Montarse en el bus del «arreglo venezolano»

La internacionalista Elsa Cardozo considera que no debería sorprender esta actitud del gobierno de Fernández que, si bien en el pasado llegó a votar apoyando los informes de la Misión Internacional Independiente de Hechos sobre Venezuela -presidida por Michelle Bachelet-, también de entrada llegó a marcar distancia con la gestión del expresidente Mauricio Macri y a evitar condenas al gobierno venezolano,  aunque «con algunas contradicciones». 

«Debemos recordar que Alberto Fernández gobierna con lo que él llama una coalición, pero en realidad, es el conjunto de distintas ramas del peronismo y, en particular, con peso fuerte de Cristina Fernández de Kirchner (…) El peronismo es un conjunto muy complejo y diverso, con distintos grupos en movimientos sociales y  sectores sindicales. Hay una parte del peronismo que es más de izquierda, radicalizada, muy crítica con el gobierno de Fernández. Estos sectores más radicales son defensores de la  autonomía, no intervención y son antiimperialistas, y tienen una tremenda confusión sobre lo que es la no intervención y los DDHH», afirma Cardozo.

 

Esto le permite deducir que hay un factor interno muy importante que se refleja en la política exterior argentina y se expresa en su posición sobre el tema Venezuela.

Por otra parte, la doctora en Ciencias Políticas de la UCV recuerda que Fernández tiene rato cultivando ese espacio regionalmente, con acciones como el acercamiento al presidente de México y adoptando  varias declaraciones en común en situaciones como las de Venezuela, en las que «México se abstiene por la bien conocida a estas alturas, reactivación del principio de no intervención como una máxima muy importante».

Además, recalca que Manuel López Obrador pasó a Fernández la presidencia pro tempore de la Celac, lo que implica que el presidente argentino  buscará proyección regional de su país desde ese frente y, también, estará buscando otros apoyos regionales.

«El caso venezolano es un caso complejo y crítico, porque Fernández ve oportunidad en esa propuesta suya. En el pasado , hubo relaciones muy favorables del kirchnerismo con Chávez y, hasta cierto punto, con Maduro. Si asumen seriamente que las cosas en Venezuela se están arreglando, pudieran también ‘arreglarse’ en favor de la situación de Argentina. Allí, puede haber también -y se han mencionado- intereses económicos, en el sector energético y de  fertilizantes», apunta.

En conclusión, las razones para insistir en este lobby a favor de Maduro serían de «política interior, conflictos internos, necesidades de Argentina, que pudiera apostar a que eventualmente pudiera Venezuela contribuir a resolverlas, y proyección a través del reflote de la Celac».

¿El continente se animará a probar esos alfajores?

Algunos indicios apuntan a que varios países dejarán pasar de largo la bandeja que ofrece el argentina, al menos en el corto plazo. 

Cardozo advierte que Alberto Fernández buscará ganar apoyos para la idea de normalizar las relaciones con el gobierno de Maduro: «Quizá su cuenta es que las cosas pueden cambiar en sus dos años al frente de la Celac», opina.

Al respecto, menciona que ya hubo acercamientos con México sobre el tema, y que también utilizó la reciente reunión con el presidente ecuatoriano Guillermo Lasso para sugerirle entrar en esa «posición u órbita de cambiar las cosas en la relación con Venezuela»:  «Pero no ha resultado, difícilmente eso va a ganar espacio en Ecuador, aunque probablemente la intención era mover al correísmo en Ecuador con esa idea».

Recuerda Cardozo que Paraguay recientemente descartó reiniciar relaciones diplomáticas mientras Nicolás Maduro esté al frente del gobierno de Venezuela, aunque el Senado de ese país recibió a parlamentarios de la AN oficialista para explorar posibilidad de relaciones económicas

«También, difícilmente en este momento Uruguay , Panamá, Colombia o Brasil van a moverse en ese sentido. Pero quizá la percepción de Fernández es que el ambiente va a cambiar después de las elecciones en Colombia y las de  Brasil. Habría que ver qué cuentas están haciendo no solo Alberto Fernández, sino los miembros del Grupo de Puebla, del cual es parte», abunda la internacionalista.

 

Sobre la adherencia de Gabriel Boric a la idea de acercarse al gobierno de Maduro, Cardozo enfatiza que el mandatario se sintió incómodo cuando le preguntaron en una visita a Argentina sobre la situación de derechos humanos en Venezuela.

«El problema que existe en algunos sectores de izquierda respecto a un doble estándar en materia de derechos humanos también lo tiene la derecha, cuando hablan solo de la tríada Venezuela, Cuba y Nicaragua. Y el periodismo lo reproduce permanentemente. ¿Por qué los medios solo me preguntan por la violación de derechos humanos en esos tres países, y no me preguntan sobre el mismo tema en Chile, o los asesinatos de dirigentes sociales en Colombia? Los derechos humanos se deben proteger de manera íntegra en todos los lugares del mundo, independiente del color político del gobierno que los vulnere. Nosotros como Estado no vamos a hacer distinciones  (…) no utilicemos el sufrimiento de pueblos en Ucrania, Yemen, Chile, Venezuela, o donde sea, para tratar de sacar beneficios de política interna «, recalcó un molesto Boric.

No obstante, la situación interna de Chile obligaría a Boric a evitarse más problemas y a no meterse en aguas profundas sobre el tema Venezuela.

«No sé si Boric está en situación de buscarse más líos adentros, tiene una situación en la que pierde popularidad, está en el trance de aprobación de la nueva constitución y es un país que sigue estando bastante polarizado (…) No creo que Boric esté inclinado a moverse con una agenda al estilo del Grupo de Puebla y no creo que esté dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva a las cosas que ya dijo en algún momento sobre la situación de Derechos Humanos en Venezuela», concluyó la profesora universitaria Elsa Cardozo.