Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Inicio

El portazo a la observación internacional

No había camino más expreso para ofrecer una demostración con el compromiso ético con la democracia que acordar un programa razonable de observación electoral con Europa

observación internacional
Alonso Moleiro
01/06/2024
No debe olvidarse que el veto colocado a la Unión Europea viola de manera expresa el Acuerdo de Barbados que firmaron Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde

@amoleiro

El portazo dado a los representantes de la Unión Europea para ejercer la observación electoral de las elecciones presidenciales de este 28 de julio es un gesto que trae consigo una información bastante orientadora y concluyente en torno a cuál podría ser la conducta del estado revolucionario chavista durante los momentos decisivos de este proceso consultivo.

El oficialismo necesita presencia amiga en sus procesos; busca campo para poder hacer las cosas en sus términos. No había camino más expreso para ofrecer una demostración con el compromiso ético con la democracia que acordar un programa razonable de observación con Europa en unas elecciones que tenidas como cardinales para el futuro de la nación. Las estridencias retratan la verdadera voluntad de Jorge Rodríguez.

Lo que está ofreciendo Elvis Amoroso, el compañero de partido de Jorge Rodríguez, es la invitación de grupos subregionales acoplados a sus intereses, como el Alba,– integrado por países en los cuales nada se elige-; o alianzas diplomáticas extracontinentales en parajes remotos, generalmente, y por varias razones, con un compromiso democrático mucho más atenuado, como la Unión Africana.

No debe olvidarse que el veto colocado a la Unión Europea viola de manera expresa el Acuerdo de Barbados que firmaron Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde.

Los observadores europeos iban a integrar la delegación más numerosa en el trabajo de campo; estaban preparando unos 100 técnicos para participar, altamente calificados. Las delegaciones del Centro Carter y el Panel de Expertos de Naciones Unidas invitadas, que teóricamente podrían ser una alternativa en materia de credibilidad, son bastante más pequeñas. Colombia enviará algunas personalidades invitadas, pero no serán técnicos especializados.

Una vez anunciada la medida que revoca la invitación a la UE, la respuesta de la delegación europea fue bastante rápida, y el breve comunicado emitido en respuesta tiene contenidos muy incisivos.

Al solicitar al CNE “reconsiderar su decisión”, se afirma: “El pueblo venezolano debería poder elegir a su presidente en elecciones creíbles, transparentes y competitivas, respaldadas por la observación internacional, incluida la de la Unión Europea, que tiene un largo y distinguido historial de observación independiente e imparcial.”

El acuerdo de Barbados, y la decisión de invitar a los delegados europeos al proceso electoral venezolano se concretó en el marco de las sanciones que ahora descubre, de nuevo, Jorge Rodríguez, el promotor de la propuesta de vetar la presencia europea.

“El bloque de la Unión Europea es parcializado y agresivo”, afirmó a su vez Elvis Amoroso, respondiendo al comunicado europeo en el cual este fijaba posición ante el veto colocado ante el CNE. “Rechazamos el insólito comunicado de la Unión Europea en el cual se emiten consideraciones que son de exclusiva competencia de los venezolanos y venezolanas.”

Estas informaciones no han tomado por sorpresa al comando político de María Corina Machado. De acuerdo a cierta interpretación subyacente en esos predios, la verdadera diferencia la tendría que hacer acá la organización ciudadana y la concreción de una avalancha de votos.

La organización de la red de voluntarios en defensa del voto, con los famosos comanditos, es un ambicioso esfuerzo para organizar a la población que se ha adelantado con una antelación muy clara, y lleva buen paso, pero demanda un esfuerzo titánico, a la fecha aún no del todo completado.

Queda claro que la observación internacional es una condición que tiene su importancia, pero que por sí sola no es suficiente para vacunar a un proceso electoral de algún fraude. Es decir: si hablamos de hipótesis, el escamoteo de un resultado podría ejecutarse aun con observación internacional.

Son varias las pruebas cruciales que enfrentará la alianza González Urrutia-Machado antes de encararse con el día de la elección. Si tomamos en consideración el enorme impulso popular que trae esta llave, el solo hecho de que llegan a la fecha de la elección habiendo superado todos los obstáculos que les plantee el oficialismo, sería un milagro.

El de la observación internacional, en los días de la consulta, será uno de los últimos.

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES