Tuberculosis y desnutrición, la pandemia de los presos venezolanos, por Carlos Nieto Palma - Runrun
Tuberculosis y desnutrición, la pandemia de los presos venezolanos, por Carlos Nieto Palma

La tuberculosis y la desnutrición se han convertido en la causa principal de la muerte de los presos en Venezuela. Imagen: fragmento de la obra Ríos de sangre, de Oswaldo Guayasamín

@cnietopalma

Ahora que la covid-19 azota al mundo entero, de lo cual no escapa Venezuela, quiero referirme a otra pandemia: la de tuberculosis y desnutrición que padecen los presos en el país. Sin ningún tipo de apoyo, los privados de libertad en las cárceles y centros de detención preventiva mueren víctimas de ella, ante la total indiferencia del Ministerio para el Servicio Penitenciario y demás autoridades del régimen.

La tuberculosis es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. Es curable y prevenible. La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.

La misma organización define a la desnutrición como “el retraso del crecimiento (estatura inferior a la que corresponde a la edad), la emaciación (peso inferior al que corresponde a la estatura), la insuficiencia ponderal (peso inferior al que corresponde a la edad) y las carencias o insuficiencias de micronutrientes (falta de vitaminas y minerales importantes)”.

Ambas enfermedades, la tuberculosis y la desnutrición, se han convertido en la actualidad en la causa principal de muerte de gran cantidad de presos en Venezuela.

Esta afirmación la damos en base a estudios que hemos realizado desde la organización que dirijo, Una Ventana a la Libertad (UVL), que desde hace varios años viene estudiando este tema.

Para 2017, UVL en su informe anual reportaba la muerte de 8 reclusos por tuberculosis y 9 por desnutrición, lo que representaba para esa fecha, solo en los centros monitoreados por ellos, el 26.16 % del total de presos muertos para ese año.

Para el año 2018, ya UVL, reportaba 117 muertos por tuberculosis y 17 por desnutrición; lo que ya representaba 134 reclusos de los 305 que durante ese año se reportaron como fallecidos.

Es importante destacar que estas son cifras aproximadas, ya que en UVL no monitoreamos los aproximadamente 500 centros de detención preventiva que hay en Venezuela. Así que es de suponer que son muchos más los fallecidos por estas causas; donde tampoco están incluidos los recintos carcelarios dependientes del Ministerio para el Servicio Penitenciario. Entre ambos suman un aproximado de 110.000 privados de libertad.

En el año 2019 logramos constatar la muerte de más de 50 presos, entre ambas enfermedades. Y lo que nos parece realmente alarmante es que la investigación determinó que en los centros monitoreados encontramos 224 reclusos con tuberculosis y 289 con desnutrición, lo cual nos da un total de 513 presos con estas enfermedades. De estos muy pocos han recibido atención médica o se les ha dado algún tipo de tratamiento; en su mayoría, los cuidados médicos corren a cuenta  de sus familiares, pues en los centros donde se encuentran detenidos no hay ningún tipo de medicamento.

Para el primer semestre de este año 2020, se lograron determinar 36 muertos por tuberculosis y 7 por desnutrición. A esto le debemos sumar que se logró determinar que existían 397 reclusos enfermos por tuberculosis y 517 por desnutrición en los calabozos policiales monitoreados.

Con las cifras dadas anteriormente, aunado a los altos niveles de hacinamiento, 247 % en este periodo, no hay dudas de que la tuberculosis y la desnutrición es la verdadera pandemia que viven los presos venezolanos, ante la indiferencia total de las autoridades encargadas de su custodia.

Con cifras de este tipo y ya sabiendo que la covid-19 llegó a los recintos carcelarios, no es de extrañar que, en un futuro no muy lejano, lamentablemente esta pandemia mundial cause grandes estragos y muertes en nuestras cárceles.

[email protected]

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es