Inicio - Runrun

INICIO

[ENTREVISTA] Juan Guaidó: El 6 de enero espero estar en Miraflores
El presidente afirmó que tiene comunicación con todos los dirigentes políticos del país
También expresó que se están dando discusiones para presentar una ruta política ante la convocatoria electoral 

El presidente encargado y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó reconoce que el solo rechazo de la convocatoria a elecciones parlamentarias por parte del Consejo Nacional Electoral, no es suficiente y que se debe ejercer presión interna a través de la movilización.

En entrevista para Runrunes, Guaidó asegura que en los “próximos días” se le presentará al país un pacto de unidad nacional, con partidos políticos y sectores de la sociedad civil, aunque reconoce que no sabe cuál podría ser el detonante para empezar una transición política en el país.

El presidente no se niega a las elecciones, pero indica que se deben cumplir con condiciones mínimas para que sean unos comicios transparentes, libres y competitivos.

-En la sesión del 4 de agosto señaló que no solo basta con rechazar la convocatoria del CNE, ¿cuál sería la ruta política hacia el 6 de diciembre y el 5 de enero? 

Sí, creo que es evidente, rechazar la farsa que pretende la dictadura no es suficiente, hay que ejercer la mayoría, que implica movilizar. Afortunadamente unificamos los factores en torno a la no participación, a la defensa de la democracia, de la Constitución. 

En los próximos días estaremos haciendo una convocatoria al Gran Pacto Unitario, no solamente para incorporar a los partidos políticos, que ya suscribieron un acuerdo de no participación de manera unánime, sino también  a los sectores de la sociedad civil para poder canalizar el descontento, ejercer una opción de cambio y lograr la transición.

Para los venezolanos, el año que viene es un larguísimo plazo. El enfocarnos en el hoy y el ahora es lo correcto en este momento. Debemos entonces articular de esa manera.

¿Qué opciones tenemos? Hay muchas, la verdad. No solamente es la protesta, la movilización, demostrar descontento, sino por ejemplo, ejemplificar lo que es el gobierno de emergencia nacional. Poder resaltar las bondades de una transición real, del levantamiento de sanciones que presentara el Departamento de Estado y fuera respaldado por países Europa, en respaldo inicialmente a lo que fue el intento de mediación del reino de Noruega.

Hay discusiones en construcción y por eso también esa convocatoria al Pacto unitario, a la movilización, a la consulta al pueblo de Venezuela. La posibilidad de representar la mayoría. Es parte de las discusiones en proceso.

Lo que sí queda claro es que la ofensiva política en defensa de los venezolanos, también tiene que venir acompañada de presión ciudadana.

-¿Cómo se puede movilizar a la gente en medio de una pandemia?

Hemos visto protestas en Estados Unidos, en el Líbano, Bielorrusia, con la peculiaridad que hoy en Venezuela no hay ni siquiera 300 respiradores.

Tenemos que cuidarnos el triple que en cualquier otro país, porque el único mecanismo que tenemos es la prevención. Habrá que tomar en cuenta esto para el distanciamiento social. Pero no podemos nosotros debatirnos entre morir por COVID-19 o morir a causa de la dictadura, que es la principal fuente de todo lo males en Venezuela en este momento. 

Entendiendo ese contexto y por ese esfuerzo tan complejo para los venezolanos, vamos también a innovar. Toca reinventarse con los mecanismos que existen, porque tampoco vamos a inventar mecanismos de ejercicio de mayorías, de protesta. El hecho es ejercerlos en este contexto, bien adverso.

-Sobre la propuesta del exprocurador José Ignacio Hernández de extender o prorrogar el mandato de la actual Asamblea Nacional. ¿Usted estaría de acuerdo? ¿Es viable esa opción?

Lo que no va a existir es vacío de poder, es lo que le puedo garantizar al pueblo de Venezuela. Mecanismos hay varios y tenemos a disposición el ejercicio de la Constitución. Hay jurisprudencia de eso en el pasado en algunos otros  cargos, de gobernadores, de concejales. Además tenemos legitimidad interna y a nivel internacional.

Hoy no está planteado un proceso electoral en Venezuela, sino un fraude. Está secuestrado el Consejo Nacional Electoral, el TSJ y el Ejecutivo Nacional. Estamos luchando contra una dictadura brutal y estúpida, haciendo referencia, a un artículo de la revista Forbes, que creo que caracterizaba muy bien a Maduro. 

Brutal porque mantiene más de 400 presos políticos, ha generado la crisis humanitaria más grande en el continente. La segunda crisis de refugiados más grande del planeta, pero a la vez destruyó el campo petrolero que era su fuente principal de financiamiento.

Tenemos mecanismos constitucionales para ejercer nuestro mandato , que es lograr una transición, como dice el artículo 233 y tener elecciones presidenciales realmente libres. 

Tenemos mecanismos constitucionales para ejercer nuestro mandato , que es lograr una transición, como dice el artículo 233 y tener elecciones presidenciales realmente libres. 

-La tarjeta de UNT está habilitada para votar y no ha sido intervenida por el TSJ, ¿dentro de sus conversaciones no consideraron la posibilidad de participar con ese partido? 

Condiciones electorales transparentes, democráticas, libres e independientes, vamos a tener en democracia, hoy estamos en una dictadura y para convertir un hecho electoral en una posible solución política en Venezuela hacen falta unos elementos mínimos.

Aun si tuviéramos una tarjeta, no teníamos cómo inscribir candidatos. Es decir, los principales líderes de todos los partidos a nivel nacional están inhabilitados, presos o en el exilio.

Leopoldo López, María Corina Machado, Henrique Capriles, Julio Borges, Tomás Guanipa, José Manuel Olivares, Carlos Paparoni, Miguel Pizarro, Freddy Guevara, Juan Andrés Mejía, Juan Requesens, Juan Guaidó, etcétera.

Es decir, si bien hay muchos otros liderazgos en Venezuela, creo que es evidente que muchos de los que te acabo de mencionar, son legítimos líderes en sus estados, a nivel nacional o en sus partidos. 

El tema de poder elegir y ser elegido es importante, porque hay cinco millones de personas en el exterior que de cara a una elección presidencial quisieran participar y tienen el derecho a hacerlo, eso es un elemento central.

Lo segundo, no es un partido político, es libertad de participación. Lo tercero tiene que ver con un cronograma electoral. No es la elección que le dé la gana la dictadura, es que hay unas presidenciales pendientes y deben ser elecciones presidenciales y parlamentarias. 

Lo que resuelve el problema en Venezuela es la salida de Maduro, es una elección presidencial. El Parlamento lo ganamos en buena lid en el 2015 y lo que hicieron fue destruirlo. Eso no representa en sí mismo la posibilidad potencial de cambio. Debemos salir de Maduro. Debe cesar la usurpación, debemos tener una elección libre, con un árbitro independiente, que es el cuarto elemento. 

Un árbitro que tenga la mínima legitimidad para que todos digamos bueno, esto puede contar los votos. Y ojo, en el 2015 le arrebatamos el Parlamento a la dictadura. No tenemos miedo a participar en una elección. Sabemos ganar elecciones con condiciones mínimas competitivas. Te lo dice alguien que ganó por un circuito que era imposible, en el estado más chavista de Venezuela, en Vargas. Yo gané ese circuito, yo construí mayoría junto con muchos otros venezolanos en ese estado, trabajando muy duro.

Hay otro factor que es la observación internacional, que solamente está dispuesta a participar en Venezuela, si todos los sectores están dispuestos a participar de cara a un proceso de medición real que conduzca a una solución, a la crisis humanitaria. 

-Sobre el árbitro electoral, el diputado Ángel Medina indicó que el Comité de Postulaciones seguirá activo, aunque esperan el mandato de la plenaria de la AN. ¿Se procederá a nombrar nuevos rectores o se dejará ese espacio abierto para una posible negociación con el chavismo?

Eso es una puerta de salida, es una puerta de solución a la crisis.Tienen el mandato de designar rectores. Lo que designó el TSJ es un teatro, porque es simplemente una imposición que nadie reconoce. 

Hay que derrotarlo construyendo una salida real al conflicto que vive Venezuela, que va a requerir del concierto de la Fuerza Armada, que va a requerir de la comunidad internacional, que va a necesitar de la presión y la movilización interna, que va a necesitar de unos acuerdos mínimos para construir una salida real.

Cinco condiciones sencillas que estamos exigiendo, derecho a elegir y ser elegido, partidos con sus legítimos dueños, sin presos políticos, observación internacional y cronograma electoral. Muy sencillo. Eso tiene apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea, la Organización de Estados Unidos y el Grupo de Lima. 

La dictadura quiere hablar de levantamiento de sanciones, bueno cómo no, ahí hay un framework presentado. Maduro se tiene que ir, tenemos que nombrar el CNE y ahí están las herramientas. Ahora no nos chupamos el dedo. Estamos ante una dictadura, lo cual lo hace peligroso, porque responden de la manera que están respondiendo con la toma de la casa de AD, una cosa sin sentido.

Responden con la detención de Nicmer Evans, con el asesinato del Capitán Acosta Arévalo, con la persecución de los militares. Ya la dictadura no tiene respuesta  en ninguno de los elementos de la vida pública de los venezolanos, ni siquiera para poder levantar o mantener la producción petrolera, que no solo es el sustento de los venezolanos, sino el sustento mismo de la dictadura.

Comunicación abierta

-¿El gobierno interino tiene conexión con miembros de la Fuerza Armada en este momento?

Siempre ha habido comunicación, eso puedo decirlo con absoluta tranquilidad. Se vio de la manera más dura con Cristopher Figuera cuando se puso, digamos, del lado de la Constitución, que por cierto, se le levantaron sus sanciones y hoy vive en Estados Unidos. A diferencia de otros que están esperando justicia y va a haber justicia.

Cuando hablamos de garantías, lo decimos de verdad, que podemos construir las garantías para todos los sectores, para construir una transición.

Maduro de nuevo está derrotado. Lamentablemente ha arrastrado a Venezuela a una crisis sin precedentes en nuestra historia republicana. Es labor de todos los venezolanos, del gobierno encargado, de la Asamblea Nacional, de la dirigencia de la alternativa democrática, incluso de los que hacen oposición a un lado y otro, construir una opción de salida urgente en este momento de la crisis en Venezuela.

Es labor de todos los venezolanos, del gobierno encargado, de la Asamblea Nacional, de la dirigencia de la alternativa democrática, incluso de los que hacen oposición a un lado y otro, construir una opción de salida urgente en este momento de la crisis en Venezuela.

-¿Ha tenido acercamiento real con otros dirigentes como Capriles, María Corina, Ledezma o incluso con miembros de la mesa de diálogo? 

Hay que diferenciar primero, creo que colaborar con ese proceso fraudulento de diciembre, más allá de que sea necesario un proceso electoral en Venezuela, es colaborar con la dictadura, eso hay que decirlo muy claramente.

No hay forma de colaborar con la dictadura sin ser parte de ella. Lo veíamos con lo sucedido en Acción Democrática. Creo que aliarse con colectivos, con las FAES, utilizar las mismas técnicas, por la cual incluso han asesinado a nuestros jóvenes, protestando años anteriores, es un sin sentido. 

Distinto el esfuerzo que tenemos que hacer por unificar a todas las personalidades del país. Aquí hago una salvedad, todos los partidos están absolutamente alineados y la mayoría del Parlamento.

Creo que hay muy buenas intenciones de muchas personalidades, pero es menester, sin duda, agruparnos en torno a una idea que compartimos, que es la transición, el cambio político. Que se produzcan elecciones libres: presidenciales y  parlamentarias.

El gran debate existe y la pregunta es cómo llegar allá, No es una situación que se decreta y no se trata  de implementar un artículo o simplemente de buena fe. 

Tenemos las mejores intenciones en Venezuela. Pero solamente lo vamos a lograr unificados y movilizados. Todas las ideas que tengan todos los dirigentes, las vamos a escuchar y las vamos a discutir. Mantengo comunicación con todos los líderes del país y todos los partidos también.

-¿Y qué les diría a aquellos que sostienen que este es el peor momento de la oposición en muchos años?

Bueno, no es el peor momento de la oposición, es el peor momento del país en 200 años, pero si lo reducimos a un sector, es el peor momento de la dictadura. Están aislados, solos, sin capacidad operativa.

No pueden mantener ni siquiera la burocracia de la dictadura. Están sancionados, es decir, creo que sería reducir y tratar de menoscabar un proceso, que es el único que tiene legitimidad, representatividad, que sigue manteniendo el respaldo popular mayoritario con respecto a cualquier otro liderazgo en el país e internacionalmente.

La verdad es que estamos atravesando la situación más trágica, palmo a palmo, indicador a indicador en 200 años de historia republicana.  Migración forzosa, presos políticos, emergencia humanitaria compleja, destrucción de la economía en 65-70% en los últimos seis años. Estamos produciendo la misma cantidad de petróleo que hace 100 años. Estamos cocinando con leña como hace 100 años.

Por supuesto que hay un desgaste del proceso político que estamos llevando, económico, personal, de todo lo que estamos aquí. Eso es evidente.

A pesar de los ataques de la dictadura constante, esas 27 organizaciones, logramos aglutinarlas y articularlas para que no convalidaran un fraude. Vamos a presentar en los próximos días el pacto unitario,  vamos a hacer grandes convocatorias a nivel nacional, vamos a ver respuesta a nivel internacional del acompañamiento, este viernes precisamente, y en los próximos días de acciones que vamos a tomar. 

Puedo entender perfectamente la frustración que sentimos, la ansiedad que tenemos por el futuro y que tenemos que generar certezas en el presente. Estamos trabajando muy duro en eso.

-También hay dirigentes que señalan a Leopoldo López como una piedra de tranca de muchos movimientos estratégicos del Gobierno interino. ¿Cuánto influye López en sus acciones y en sus decisiones?

Perdón por la metáfora que voy a utilizar, pero es como cuando sale mal algo y buscamos culpables en todos lados. En este caso hay algunos señalados de costumbre. Leopoldo López tiene seis años preso, sería difícil señalar de los errores de la oposición, del gobierno encargado, incluso míos a una persona que tiene seis años preso  

Uno de mis grandes esfuerzos e incluso un logro ha sido mantener la mayor unión posible de todos los factores, no solamente políticos, gremiales, sindicales, empresariales, de las distintas iglesias que hacen vida en Venezuela, además de la comunidad internacional. 

Tenemos el respaldo y la coalición de partidos de países más grandes en respaldo a una causa.

Señalar a una persona, sea quién sea, Leopoldo López, Henrique, Capriles, María Corina Machado, Julio Borges, Manuel Rosales, Henry Ramos o todos a la vez, creo que sería evadir la responsabilidad que tenemos todos los venezolanos, que tengo yo en primera persona en conducir este proceso como presidente del Parlamento, el presidente encargado de Venezuela. 

Yo no soy de repartir culpa, soy de asumir responsabilidades y por eso creo que hoy estoy en el rol que estoy, donde me toca la principal responsabilidad. 

Uno de mis grandes esfuerzos e incluso un logro ha sido mantener la mayor unión posible de todos los factores, no solamente políticos, gremiales, sindicales, empresariales, de las distintas iglesias que hacen vida en Venezuela, además de la comunidad internacional. 

El presente y futuro del gobierno interino

-Le pido un balance sobre el Gobierno interino y los objetivos que se trazó a inicios de 2019. ¿Cómo siente que se han manejado las expectativas de cambio y los plazos?

Hay dos formas de verlo. La propuesta de cambio es una: que se vaya Maduro. Eso no solamente es del Gobierno interino, sino desde el 5 de enero de 2016, cuando tomamos posesión del Parlamento de manera mayoritaria. Ahora, de manera más específica de cara a lo que ha sido este proceso de este año y medio, lo primero es que el mundo rechazó y aisló a Maduro.

Eso fue una construcción. Hasta hace poco no era de esa manera. Hemos impedido que utilicen o se sigan robando los recursos de Venezuela y los activos para trabajar en la reconstrucción del país. Hemos logrado coalisionar a todos los partidos y a los países en torno a la presión a la dictadura. 

Hemos logrado además, a pesar de que no es suficiente, el ingreso y respaldo en materia humanitaria a Venezuela y a los venezolanos, tanto dentro como fuera del país. 

A nivel diplomático, hemos recibido reconocimiento absoluto de la OEA, el haber activado el proceso del TIAR en junio del 2019. Si bien tienen sus tiempos y no son tan rápidos como quisiéramos, ha venido acompañado de la denuncia sistemática a todos los corruptos que han saqueado la nación. 

Está el caso de Alejandro Andrade, hoy preso; Roberto Rincón, hoy preso. Algunos otros que están en el proceso de extradición, que esperamos se haga justicia.

La misma denuncia a Maduro por narcotráfico y terrorismo. El operativo antinarcóticos en el Mar Caribe y contra el narcotráfico como fuente financiadora de Maduro y su entorno. También lograr caracterizar el oro ilegal como oro de sangre.

Ahora estamos en deuda y estoy, en primera persona, con Venezuela, porque lo único que nos va a salvar, nos va a hacer recuperar nuestro país, es salir de la dictadura. Eso es tarea pendiente, porque es un proceso.

La transición no se decreta, hemos estado construyendo capacidades y hoy a nivel de poder relativo, digo relativo porque si bien hoy Maduro sigue secuestrando a los organismos represivos de la dictadura, no tiene ningún tipo de respaldo popular, no tiene ningún tipo de reconocimiento internacional.

Pero las variables claves siguen siendo poder unificarnos y movilizar. ¿Cuál va a ser el detonante o la acción que termine de lograr la transición? Esa respuesta no la puedo precisar en este momento. Pero estamos trabajando en todas esas variables.

-A principios de abril hizo el anuncio del bono Héroes de la Salud. Luego, el equipo encargado de gestionar el plan indicó que esperaban que a principios de junio se hiciera el primer pago. Sin embargo, estamos ya casi en la primera quincena de agosto y ese primer pago no se ha ejecutado. ¿Hay alguna fecha prevista?

En cualquier momento, ya estamos esperando el último proceso, digamos, administrativo, que es la aprobación de una licencia de la Oficina de Control de Activos de los Estados (OFAC) que debe autorizar, producto de la situación y la vulnerabilidad institucional de Venezuela.

Vale acotar dos cosas con esto: logramos una primera licencia que fue la transferencia directa a la Organización Panamericana de la Salud y la Cruz Roja Internacional. Es la primera vez en la historia que logramos recursos protegidos o recuperados de la corrupción, para poder invertirlos en el país mientras está todavía la dictadura. Para esto tuvimos que superar muchos obstáculos.

La aprobación del aumento del presupuesto, la creación de la Administración ad hoc del Banco Central, el Contralor, la Junta Administradora. Entre otras cosas. Luego con nuestra contraparte en Estados Unidos, poder validar todos estos pasos y que fuera de inmediata aplicación. 

Lo mismo estamos haciendo con el caso de bonos de la salud, con una complejidad mayor, porque para la OPS y la Cruz Roja Internacional, eran dos transferencias y a pesar de que fue un tema burocrático, esta vez son 70 mil.

Ese dinero no puede caer en manos de la dictadura, entonces no puede pasar por el sistema bancario. Es parte de los bloqueos que hemos superado y esperamos que en cualquier momento cada uno de los beneficiarios pueda registrar su Wallet, que es el mecanismo de pago, que va a ser a través de moneda virtual y puedan recibir su beneficio directamente. 

Estamos angustiados porque sabemos lo urgente y necesario que es este dinero para cada uno de estos héroes de la salud, que hoy están llevando la peor parte, sin duda alguna por la pandemia. En Venezuela tenemos la tasa de mortalidad más alta del mundo en el sector salud, lo cual en sí mismo ya es una tragedia.

 -¿Cómo se ve usted el 6 de enero de 2021?

Nosotros esperamos que en Miraflores, en una transición y logrando pronto una elección presidencial y parlamentaria.

Aquí la lucha es esa. Yo lo he dicho varias veces e incluso he puesto a disposición mi cargo para poder lograr la transición. Lo dije cuando cuando hicimos la propuesta del gobierno de emergencia nacional. Yo no estoy aquí para ocupar una silla, estoy aquí para hacer mi tarea, para vivir con dignidad, para que los venezolanos recuperemos nuestra libertad y nuestra democracia.

Lo que sí puedo decir es que en mis roles anteriores siempre he cumplido con mi tarea. Por eso hoy soy el presidente encargado, como jefe de fracción, como presidente de la Comisión de Contraloría, como parlamentario, como jefe de organización de un partido.  

Esta vez no será diferente, vamos a cumplir con la tarea y lo haremos bien. Desde el movimiento estudiantil, no hemos parado de trabajar un día por nuestro país y no será distinto ahora.

Los que no se rinden / Fundación de DDHH de Anzoátegui: Al lado de nuestra sede pusieron un módulo de las Faes
Desde 1992 defienden a familiares de víctimas de ejecuciones extrajudiciales y a detenidos arbitrariamente 

@franzambranor

Corría el año de 1992, segundo mandato del presidente Carlos Andrés Pérez. Un fallido golpe de Estado comandado por el a la postre mandatario Hugo Chávez hizo tambalear la democracia en febrero. De acuerdo a un informe de Amnistía Internacional de la época los derechos humanos estaban amenazados. El oriente del país no era la excepción y denuncias sobre ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias provocaron la aparición de la Fundación de Derechos Humanos del estado Anzoátegui. 

El director institucional de la Fundación, Alcides Magallanes, dijo que recurrieron a ayuda internacional para iniciar el proyecto.

“Entre los fundadores de este grupo había gente que estaba privada de libertad, a quienes se les estaban violando sus derechos humanos. Con la ayuda del gobierno de Dinamarca se creó la Fundación”, dijo Magallanes. 

Según la ONG Provea, los derechos humanos en Venezuela sufrieron un colapso con la llegada del chavismo al poder. Durante los 14 años de mandato de Chávez se produjeron 11.101 casos de violaciones a la integridad personal, allanamientos ilegales, detenciones arbitrarias, tratos crueles y torturas.

Maduro en sus primeros seis años contabilizó 32.362 casos de atropellos a los derechos humanos, un 291% más que su predecesor.  

.¿Cuál ha sido el resultado de las gestiones de la Fundación para defender los derechos humanos en Anzoátegui? 

Alcides Magallanes: En la actualidad la fundación ha logrado que funcionarios policiales hayan sido sentenciados por ejecuciones extrajudiciales. Nos interesa ayudar a las personas que sufren privaciones ilegítimas de libertad y familiares de quienes han sido víctimas de ejecuciones extrajudiciales.

¿La Fundación tiene ramificaciones? 

AM: Abarcamos todo lo que tiene que ver con ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias en Anzoátegui, Sucre, Monagas y Nueva Esparta. Tenemos un equipo profesional entre periodistas e investigadores en las zonas norte y oeste de Venezuela.  

¿Qué otros servicios ofrecen?

AM: Cursos sobre justicia y paz. También dictamos charlas a los cuerpos policiales sobre derechos humanos y tratados internacionales del Código Orgánico Internacional. Asesoramos a todo el que esté interesado en los derechos civiles y políticos.  

¿Con quién tienen alianzas estratégicas?

AM: Con Cofavic, Provea y agencias internacionales. 

¿Cuáles son los mayores retos de la organización? 

AM: El mayor reto es lograr que se haga justicia y denunciar a los fiscales y jueces del Ministerio Público que hayan cometido delitos.  

¿Han recibido amenazas?

AM: No hemos recibido amenazas como tal, pero al lado de nuestra sede en Barcelona instalaron un módulo de la FAES para intimidarnos.  

¿Un caso emblemático en el que hayan trabajado?

AM: En mayo de 2018, tres funcionarios policiales y un civil fueron asesinados por uniformados del CICPC. El cuarteto estaba comprando una caja de cerveza cuando los detuvieron y se los llevaron vía autopista hacia Caracas, los metieron en una finca y los ajusticiaron. Dos de los fallecidos pertenecían a la policía del estado Anzoátegui y otro era de Poliguanta. La fundación investigó y documentó el caso y en la actualidad lo tiene la Fiscalía General de la República.

¿Un testimonio?

AM: El de Luis Vásquez, quien asegura que su hermano Jorge Luis Vásquez Rojas fue ajusticiado por funcionarios de la Policía Municipal de Bolívar en el sector Maisanta del barrio El Viñedo en Barcelona el pasado jueves 21 de febrero de 2019. Los agentes argumentan que Jorge Vásquez murió en un enfrentamiento, mientras que su hermano asegura que cuando lo detuvieron estaba con vida. 

Gobierno reporta 1.150 casos y 9 muertes por COVID-19 este #12Ago
Con estas cifras, en Venezuela el total de muertes por coronavirus asciende a 247 y el de contagios a 29.088

Delcy Rodríguez, ministro de Comunicación e Información del gobierno de Nicolás Maduro, informó vía Twitter la noche del 12 de agosto que en las últimas 24 horas se reportaron en el país 9 fallecimientos por COVID-19 y 1.150 nuevos casos (1.119 de transmisión comunitaria y 31 “importados”). Con estas cifras, el total de muertes asciende a 247 y el de contagios a 29.088.

Sobre las muertes, detalló que se trata de dos hombres (uno de 81 años y otro de 32 años) de Apure, una mujer (53 años) y un hombre (39 años) de Mérida, dos hombres (61 y 61 años) de Carabobo, un hombre de 74 años de Miranda, un hombre de 70 años de Sucre y un hombre de 54 años del Zulia.

Respecto a los casos comunitarios, especificó que se detectaron 249 en Distrito Capital, 219 en Miranda, 100 en Vargas, 91 en Trujillo, 68 en Monagas, 60 en Portuguesa, 53 en Anzoátegui, 44 en Mérida, 38 en Sucre, 33 en Barinas y en Delta Amacuro, 27 en Aragua, 24 en Apure, 22 en Nueva Esparta, 17 en Falcón, 15 en Amazonas, 13 en Bolívar, 4 en Zulia, Carabobo y Lara y 1 en Cojedes.

Sobre los 249 casos del Distrito Capital, detalló: 44 en El Valle, 22 en Catia, 19 en Altagracia, 17 en La Vega, 14 en La Pastora, 12 en San Juan y El Recreo, 10 en El Junquito y Antímano, 8 en El Paraíso y El Recreo, 7 en San Agustín, San Pedro y Caricuao, 6 en Coche y Catedral, 5 en San Bernardino, 4 en Santa Teresa y Candelaria y 3 en Santa Rosalía, San José y Macarao.

En relación con los contagios “importados”, indicó que 23 ingresaron al país desde Colombia, 6 desde Ecuador, 1 desde Perú y 1 desde Brasil

Asimismo, Rodríguez precisó que en el país se han han realizado 1.611.225 pruebas para la detección temprana del COVID-19, lo que se traduce en 53.707 pruebas por millón de habitantes.

Científicos reaccionan con cautela ante la vacuna rusa contra el COVID-19
Los resultados de ensayos clínicos en fase I y II aún no han sido liberados. Y la crucial fase III apenas comienza
La Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos criticó al gobierno ruso y considera que las reglas para este tipo de estudios están “escritas en sangre” y no se pueden violar

 

@mrs_yaky

 

El gobierno ruso anunció este 11 de agosto que había registrado la primera vacuna contra el COVID-19, enfermedad pandémica que, a la fecha, le ha arrebatado 736.000 vidas al mundo. 

La vacuna fue bautizada como “Sputnik V” en homenaje al satélite soviético que marcó un hito en la Guerra Fría, y se le añadió  una “V” que para ellos representa la “victoria” en esta nueva carrera, ahora científica, pero siempre matizada por los intereses políticos del Kremlin. 

De hecho fue el propio Vladimir Putin, presidente ruso, el encargado de comunicar la noticia al mundo, durante una videoconferencia con miembros del gobierno que fue retransmitida por la televisión.

“Esta mañana, por primera vez en el mundo, se ha registrado una vacuna contra el nuevo coronavirus. Sé que es bastante eficaz, que otorga una inmunidad duradera”, aseguró Putin en la conferencia en la que le colgó a Rusia simbólicamente una medalla como la “primera nación” en registrar una vacuna contra el coronavirus. 

Putin incluso reveló que su propia hija fue inoculada con la vacuna y que solo tuvo como reacción secundaria “un poco de fiebre y nada más”.

El anuncio vino seguido del estreno del sitio oficial de la vacuna en el que se indica que más de 20 países han expresado su interés en adquirirla, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Indonesia, Filipinas, Brasil, México e India.  Al parecer, estas naciones ya han encargado 1.000 millones de dosis de la vacuna que comenzará a producirse en septiembre.

La vacuna rusa es de tipo vectorial. Los componentes de vacunas ensayados (dos)  fueron realizados con vectores de adenovirus humanos -causantes del resfriado común- que fueron atenuados o debilitados para que no se repliquen en el organismo de la persona sana. Contienen el gen de una proteína del nuevo coronavirus (SARS-CoV-). La intención es estimular la respuesta inmune del individuo sano y la vacuna sería aplicada en dos dosis, la segunda sería administrada tres semanas después de la primera. 

Previsión en la comunidad científica

En un texto publicado el 5 de agosto pasado, Runrunes anticipó que había escepticismo e inquietud en el mundo científico por el anuncio ruso de que en cuestión de días registraría la primera vacuna contra el coronavirus. Y esto porque el prototipo no ha cumplido aún con todos los pasos científicos para garantizar que sea seguro, que genere la inmunidad esperada y que sea eficaz. 

En su última actualización del 10 de agosto sobre el panorama de las vacunas candidatas contra el COVID-19 (disponible en este enlace), la Organización Mundial de la Salud registra el prospecto ruso entre las 28 candidatas a vacunas que están en fase de evaluación clínica (prueba en humanos). En Fase I, la potencial candidata a vacuna es probada de forma limitada en humanos (entre 20 a 100 personas). Se evalúa si es segura, sus efectos biológicos y secundarios y las dosis adecuadas.

Pero la OMS solo tiene reportes de los ensayos en Fase I de la vacuna rusa. Se necesitan al menos tres fases para aprobar una vacuna con todos los rigores científicos necesarios. La tercera es especialmente importante, porque es la “prueba de fuego” de la vacuna, el estudio más amplio en el que es probada en miles de personas en distintas regiones para comprobar que efectivamente previene la enfermedad.

Los resultados de los ensayos en fase I y II de las seis vacunas que la OMS registra en fase III y producidas en EEUU, Reino Unido, Alemania y China han sido abiertamente compartidos. Por lo pronto, la seguridad, eficacia e inmunogenicidad de la vacuna rusa sigue siendo una incógnita pues, más allá de los comentarios de voceros del gobierno ruso y de científicos del Instituto Gamaleya, no han sido liberados los resultados escrutables sobre las pruebas en fase I y II .

Tras conocer el sonado anuncio ruso del registro de la vacuna rusa, un vocero de la OMS afirmó el propio 11 de agosto que este fármaco deberá seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo para todas las candidatas. 

“Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad“, señaló en rueda de prensa el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic. El experto también añadió que están en contacto con las autoridades rusas y de otros países para analizar los progresos de las distintas investigaciones porque esperan que las vacunas “se muestren seguras y eficientes”.

En redes sociales, varios expertos comentaron que esperan más datos sobre la vacuna que Rusia registró y comenzará a producir. 

“Una vacuna sin fase 3, sin rigor ni revisión de pares, no sólo tiene una eficacia incierta, sino también incierta es su seguridad. Pondría en riesgo además la aceptabilidad de otras vacunas. En Ciencia y en Salud Pública no se valen atajos”, escribió en su cuenta en Twitter Julián Fernández Niño, doctor en Epidemiología y director nacional (E) de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social en Colombia. 

El comentario fue secundado por el médico infectólogo venezolano Julio Castro, quien agregó: “Solo agregaría: no importa quién la produzca, la ciencia es igual en todas partes”.

Otro experto, pero en el área de Farmacia, el profesor e investigador español Gorka Orive advirtió sobre los riesgos de usar vacunas de forma masiva sin haber cumplido todas las fases.

“NUNCA me vacunaría con una vacuna (por la rusa) que no haya sido evaluada en fase III. Sin datos científicos no es posible saber si funciona. El riesgo: la seguridad de los vacunados y la desacreditación de las vacunas (que es lo último que necesitamos)”, opinó también en Twitter

Añadió que su crítica a la vacuna no es porque sea rusa: Es un tema de reglas científicas en el desarrollo de medicamentos. Hay una fases clínicas que aseguran eficacia y seguridad. Son indispensables. No se puede acabar una maratón corriendo 15 km”.

Un día antes del anuncio, la Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos (OTCA, por sus siglas en inglés) con sede en Moscú y que representa a las principales compañías farmacéuticas del mundo en Rusia,  había instado al ministerio de salud ruso a posponer el registro de la vacuna hasta después de concluidos los ensayos de fase tres.

Esto porque, hasta principios de agosto, menos de 100 personas habían recibido oficialmente la vacuna contra la coronavirus (en los ensayos) y su uso generalizado podría ser peligroso, denunciaron en una carta enviada al ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko.

“¿Por qué todas las corporaciones siguen las reglas, pero las rusas no? Las normativas para hacer ensayos clínicos están escritas con sangre. No se pueden violar”, manifestó vía telefónica a Bloomberg la directora ejecutiva de la organización, Svetlana Zavidova.

Agregó: “Esta es una caja de Pandora y no sabemos qué les ocurrirá a las personas que hayan recibido una vacuna no probada”.

El prestigioso virólogo venezolano, José Esparza, comentó que el proceso de desarrollo de vacunas como la de Estados Unidos ha sido transparente, no así el adelantado por Rusia:  “En Estados Unidos sabemos lo que se está haciendo, se publica, tenemos información sobre eficacia y seguridad, pero esa información no existe en China, menos en Rusia”, dijo en una entrevista el pasado 7 de agosto, aunque añadió que el jefe de Inmunología del laboratorio que desarrolla la vacuna rusa es su amigo y un “científico extraordinario”.

Explicó que la importancia de la fase III es porque en esta instancia se  cambia “el creer por el saber” y se obtiene la respuesta final sobre si la vacuna funciona o no. 

El alegato científico de Rusia

En el sitio web oficial de la vacuna rusa https://sputnikvaccine.com/ se asegura que, antes de su registro, la vacuna pasó por todas las etapas de los ensayos preclínicos de eficacia y seguridad. 

“Estos incluyeron experimentos con varios tipos de animales de laboratorio, incluidas 2 especies de primates”, aseguran. Precisan además que los ensayos clínicos de fase 1 y 2 de la vacuna se completaron el 1 de agosto de 2020. 

“Todos los voluntarios toleraron bien las pruebas, no se registraron efectos adversos graves o inesperados. La vacuna indujo la formación de una alta respuesta inmune celular y de anticuerpos. Ningún participante en el ensayo clínico actual ha contraído el coronavirus después de la administración de la vacuna. La alta eficacia de la vacuna se confirmó mediante pruebas de alta precisión para anticuerpos en el suero sanguíneo de voluntarios (incluido un análisis de anticuerpos que neutralizan el coronavirus), así como la capacidad de las células inmunes de los voluntarios para activarse en respuesta a la proteína S de la ‘espina” del coronavirus, lo que indica la formación de una reacción inmune, tanto de anticuerpos como celular, en respuesta a la vacunación”, se lee en un apartado del sitio web en el que detallan los ensayos clínicos adelantados hasta la fecha.

Los dos enlaces para libre revisión que comparten en el sitio oficial de la vacuna remiten a la plataforma ClinicalTrials, la mayor base de datos de ensayos clínicos administrada por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Los documentos fueron publicados el 18 de junio de 2020 y su última actualización fue el 7 de julio. Allí explicaban que los estudios eran abiertos, no aleatorizados, prospectivos y que se dividían en dos etapas: una en la que trabajarían con 18 voluntarios sanos y otra con 20. La intención era evaluar la “seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad” del fármaco.

La fecha estimada de finalización de los estudios era el 15 de agosto de 2020, por lo que los resultados concretos de estos ensayos clínicos no están disponibles todavía para revisión científica abierta. Y esto es lo que causa preocupación en científicos de todo el mundo.

Rusia asegura que su vacuna es única en el mundo puesto que, con el objetivo de asegurar una inmunidad duradera, los científicos desarrollaron la “idea novedosa” de usar dos tipos diferentes de vectores adenovirales (rAd26 y rAd5) para la primera y segunda dosis de la vacuna, reforzando así su efecto inmunizador.

“El uso de adenovirus humanos como vectores es seguro porque estos virus, que causan el resfriado común, no son nuevos y existen desde hace miles de años”, alegan en el portal oficial de SputnikV.

La tercera fase de las pruebas clínicas, según refieren, comenzará el 12 de agosto con más de 2.000 participantes en Rusia y varios países de Oriente Medio, incluidos los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, y de América Latina, como Brasil y México. Aún sin pasar por esta etapa tan importante, anunciaron con bombos y platillos que ya tenían lista su vacuna. 

Las seis vacunas que están en fase III de prueba y que son reconocidas por la OMS en esa instancia no serán registradas hasta que haya un resultado confiable sobre su eficacia en esta última etapa de investigación clínica. Rusia se colgó a sí misma una medalla en una carrera de largo aliento en la que aún resta kilometraje. 

#GuachimánElectoral: Parlamentarias 2015 versus parlamentarias 2020: a fuerza de diferencias y semejanzas
Unas instituciones alineadas para crear un ecosistema electoral a la medida y una crisis a toda escala son fenómenos que se repiten de cara a la elección de nuevos diputados, mientras que “la novedad” consiste en menos derechos a los indígenas y una pandemia

Los últimos procesos electorales en Venezuela han estado signados por las irregularidades y violaciones a la Constitución y a la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre) por parte de las dos instituciones que debían garantizar, precisamente, la transparencia electoral: el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Las elecciones de 2015, donde se eligió la actual legislatura de la Asamblea Nacional, fueron, quizás, las últimas en ser medianamente competitivas, pero no exentas de irregularidades. Desde el #GuachimánElectoral presentamos algunas de las semejanzas y diferencias de aquel proceso con respecto al que se dará el próximo 6 de diciembre:

El espejo

– Fecha: la más obvia de las semejanzas entre el proceso electoral del 2015 y el de 2020 es la fecha: 6 de diciembre. En ambos casos, el día fue elegido y anunciado de manera tardía. El día de las elecciones coincide con la semana en que corresponde la semana de flexibilización de la cuarentena, bajo el esquema 7+7 que ha implementado el chavismo.

– Situación país: otra de las coincidencias es que en 2015 Venezuela presentaba una crisis económica importante. El proceso que se dará el 6 de diciembre viene acompañado de la profundización de la crisis económica y política y con un elemento extra: la pandemia por coronavirus.

– Instituciones alineadas: el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha jugado un rol importante en el camino electoral venezolano y en la consecuente desconfianza de los venezolanos para transitarlo. En 2015, el informe del Observatorio Electoral Venezolano (OEV) denunciaba que se vencía el periodo de tres rectores del CNE. El TSJ decidió ratificar a dos rectoras y nombrar a un nuevo rector. En 2020, luego de un intento de acuerdo político entre oposición y gobierno para designar un nuevo CNE, fue nuevamente el TSJ el que designó a los nuevos rectores del Poder Electoral e impuso, contrariando las leyes, a la presidenta y el vicepresidente del ente comicial.

– Configuración a la medida: hace cinco años, como ahora, el TSJ afectó con sus decisiones a algunos partidos políticos. En 2015, el máximo tribunal decidió intervenir y desconocer la legitimidad de las direcciones nacionales de Copei, el MIN y el MEP. Para el proceso de 2020, tres de los principales partidos opositores están intervenidos con una dirección también impuesta por el TSJ: Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP). A estos les arrebataron siglas y colores para dárselas a dirigentes que adversan la gestión del actual presidente del Parlamento y que están siendo investigados por vínculos con la corrupción.

La otra acera:

– Nuevo sistema de adjudicación: el CNE, con aval del TSJ, creó un nuevo ecosistema electoral que aumenta el número de diputados, de los 167 que se eligieron en 2015, a 277.

– Pandemia: a diferencia de otros procesos electorales, incluido el del 6 de diciembre de 2015, en 2020 se pretende ir a unas elecciones complejas en medio de una pandemia, sin que el CNE haya explicado cuáles serán las garantías de bioseguridad para todos los involucrados en el proceso y particularmente para quienes participarán como electores.

– Vulneración a los indígenas: tras el resultado de las elecciones de 2015, los diputados indígenas fueron la manzana de la discordia. Una sentencia de la Sala Electoral del TSJ, presidida entonces por la Magistrada Indira Alfonzo, hoy presidenta del CNE, dejó sin representación indígena al estado Amazonas durante los cinco años de legislatura. Ahora, la transgresión es la forma en cómo los indígenas elegirán a sus diputados: sin voto directo, universal y secreto y tres días después de las elecciones generales.

– Sin saber cómo se votará: en marzo de este año, la entonces presidenta del CNE, Tibisay Lucena, informaba que 40.000 máquinas de votación habían resultado afectadas tras un incendio en los galpones del ente electoral. A la fecha, no hay información de cómo se garantizará que el sistema de votación sea automatizado, tal como lo establece la Constitución.

Menos es menos: el actual cronograma electoral establece 15 días de campaña electoral, pese a que ese proceso implica promoción de candidatos en un contexto con pocos medios de comunicación, variaciones del sistema de asignación de escaños y movilidad restringida por el COVID-19. En 2015 la campaña duró 21 días.

– Más recortes: El cronograma para este 6 de diciembre tiene, además, 12 actividades menos que en 2015. Estas son tareas que fueron eliminadas o fusionadas sin justificación técnica. En cuanto a las auditorías, en 2015 se efectuaron 20, mientras que para este 2020 se anunciaron 15.

3×3 | La oposición tiene opciones ante las elecciones legislativas
Benigno Alarcón considera que las 27 organizaciones no deben participar en los comicios y que deben prepararse para una etapa post electoral
Marisela Betancourt expresó que la oposición debe aterrizar su discurso a la realidad de la gente para lograr una movilización

@saracosco

27 organizaciones políticas de la oposición decidieron rechazar y no participar en las elecciones legislativas convocadas para el próximo 6 de diciembre. Mediante un comunicado publicado el 2 de agosto, aseguraron que la decisión responde a la falta de garantías para que el voto sea respetado.

Al día siguiente, la diputada Delsa Solórzano (Encuentro Ciudadano-Miranda) aseguró que “en los próximos días” se daría a conocer la ruta alternativa para poder generar un cambio político. Agregó que todas las organizaciones están planteando sus opciones para poder llegar a un consenso y presentarle el plan al país. 

La analista y experta en marketing político Carmen Beatriz Fernández, el director del Centro de Estudios Políticos de la UCAB, Benigno Alarcón y la politólogo Marisela Betancourt nos dan su visión sobre la decisión de la oposición de no participar en los comicios, las posibles estrategias que podrían o deberían aplicar y  las oportunidades reales de promover la movilización ciudadana. 

Teniendo en cuenta los estudios que hablan de la disposición a votar de una buena cantidad de personas ¿Debe el G4 reconsiderar su posición?

Carmen Beatriz Fernández

No lo creo, no. El G4 más las otras 23 organizaciones llegaron a esa decisión por alguna razón, que tiene que ver con que no se pudo avanzar en los intentos que venía haciendo Noruega y Europa de que hubiese una mejora de las condiciones y una postergación electoral. 

Llegan a esa armonización por una razón determinada que creo que es una razón potente. No es una locura. Además, al final el liderazgo no debe dejarse guiar por las encuestas. Las encuestas son súper importantes, pero el liderazgo debe estar allí por alguna razón. 

Benigno Alarcón

No, honestamente no creo. Es alta (la disposición a votar) si la oposición participa y está por debajo un 50%, si no participan. El problema que está teniendo es que la mayoría de los que sí participan en cualquiera de los escenarios, es el Gobierno y la gran cantidad de gente que no participa, es oposición.

Básicamente es por cuestionamientos a las condiciones. Es decir, porque con este CNE no confío, porque mi voto no elige. Pero nuevamente el problema básico, no tiene que ver con el hecho de que yo participo si gano y si no gano, no participo.

El problema es que ha habido una arremetida brutal del Tribunal Supremo de Justicia y del Consejo Nacional Electoral contra la oposición y la han dejado incluso sin sus partidos. 

Honestamente no veo ningún indicador en el estudio (de Delphos) que me diga que la oposición debió haber participado. Creo que esta va a ser una elección con muchísima abstención, que va a votar bastante menos del 50% de la gente. Las condiciones dificultan mucho la participación.

Marisela Betancourt

Primero hay que establecer una diferencia entre abstenciones. Es decir, no es lo mismo la abstención de 2018  que la abstención que se pretende convocar en el 2020. 

La abstención del 2018 tuvo otro contexto, veníamos de una mesa de diálogo y las elecciones presidenciales eran uno de los puntos más álgidos que se negociaba. La abstención del 2018 permite posicionar a Venezuela en la agenda internacional. Se logra con esa abstención, un lobby muy importante en materia internacional.

Pero hoy el escenario es otro. Tenemos una oposición desgastada, fragmentada, que no cumplió con lo que prometió. Y hay unas elecciones legislativas que están previstas constitucionalmente, es decir, no hay escapatoria. Son elecciones que están previstas constitucionalmente, tienen que hacerse. 

La encuesta de Delphos me parece que fue lapidaria porque hay un marco de referencia de que la política venezolana se circunscribe a algunas vocerías y algunas redes sociales. Y resulta que eso no es así. Según las encuestas hay un 25% de abstención, de gente que no irá bajo ninguna circunstancia y un 60% de personas que está dispuesto a votar. 

El venezolano siempre ha preferido votar que abstenerse, es decir, en 2018 la cifra de de las encuestadoras sobre los venezolanos dispuestos a votar tampoco fue muy diferente a la cifra que están presentando en la actualidad. Sin embargo, la abstención, acompañada de una estrategia, logró conquistar espacios políticos, especialmente en un escenario internacional. 

Más allá de votar o no, ¿Qué estrategia podría implementar la oposición?

Carmen Beatriz Fernández

Mucho más importante que mandar a votar o no, es que la decisión fue tomada en unidad y en amplio consenso, porque eso al final en el estado calamitoso de la república en Venezuela, tiene gran importancia el que la oposición se mantenga unida. 

Ahora bien, decidir no participar sin que tengas una estrategia, tampoco sirve de mucho. Entonces, ¿cuál es la estrategia? Es una pregunta nada fácil, porque como hemos venido viendo, ninguna de las opciones que tenía la oposición eran buenas.  

Hay que pensar un poco fuera de la caja y ver qué cosas pueden hacer que permitan incidir en la agenda pública sin reaccionar a las trampas que está poniendo el gobierno. No está fácil, pero, una muy importante tiene que ver con trabajar el músculo político y hacer avance democrático. 

Primero hay que construir padrón electoral, no tanto dentro como fuera del país. El padrón de afuera es muy importante. Alcanza esos cinco millones de electores que viene a ser un 15% del registro nacional, sino que más allá de eso, tiene una visibilidad y un valor simbólico importantísimo.

Otra cosa que tienen que resaltar es explicar por qué este proceso no tiene las condiciones y no es formalmente una elección. Una de ellas sería sobre el despojo del voto a las comunidades indígenas, una cosa gravísima, desconociendo los usos y costumbres de la población indígena venezolana.

Otra importante creo que es la grosería del crecimiento del número de escaños, que fue una cosa que se sacaron debajo la manga para complacer el reparto de curules, donde le estás dando más peso a las poblaciones rurales, ergo, a las poblaciones más chavistas del electorado. 

También hay que alcanzar, en estos meses pre electorales, compromisos de acuerdo bipartisano -de dos partidos políticos- en contra del régimen de Maduro, en estos meses preelectorales en Estados Unidos. Luego sería bueno un trabajo diplomático para tratar de que no se te escape nadie de esa coalición de 60 países.

Benigno Alarcón

Hay que mirar más allá de una decisión táctica, por decirlo así, entre votar y no votar. Y hay que plantearse más bien una decisión estratégica. Es decir, si voto cuáles son los pasos que vienen posteriormente para lograr un cambio político y si no voto, igual.

Se debe tener claro que si bien la oposición nunca debe renunciar a la vía electoral, porque es una de las vía más importante para generar un cambio político. Yo diría que la más importante, eso no implica que tienes que ir a cuanta elección te ponen por delante, porque hay elecciones que pueden jugar completamente en tu contra. 

Porque te quitan el partido político, porque te inhabilitan los candidatos, porque te ponen condiciones que son inaceptables, porque no hay ningún elemento que te permita generar cierto nivel de competitividad, porque no tienes testigos que certifiquen el resultado de esa elección, como la observación internacional.

Esto que están ofreciendo ahora, no es observación, porque sería que vengan unas personas que entran inclusive desde antes de convocar a la elección y ven cómo se arma el tema con las máquinas y ven cuáles son las reglas de juego y cómo es el acceso a los medios. Eso es observación internacional y eso justamente es lo que el gobierno no quiere. 

Entonces bajo esas condiciones, ir a unas elecciones, desde mi punto de vista no tiene mucho sentido y es garantizar una derrota a tu gente y hacer que tu gente el día de mañana te respete menos, esté menos dispuesta a seguirte porque lo llevaste a una derrota. Entonces eso creo que hay que tomarlo en cuenta.

Marisela Betancourt

Hay que ver cuál es la estrategia que va a acompañar esa abstención en un país cada día más despolitizado. Hasta ahora no se ha planteado ninguna. Se comentó sobre la continuidad administrativa que es un sin sentido. 

Si la oposición pierde la Asamblea Nacional, ya no serán representantes de un poder del Estado, pierden el terreno que ganaron en 2015, ¿cuál es el objetivo de perder ese espacio? Porque si ya no eres presidente de la Asamblea Nacional, pero a la vez te proclamas Gobierno, básicamente, lo único que queda es el exilio, porque se convierte en sedición. 

Más allá de reconsiderar ir o no ir a elecciones, el G4 tiene que reconsiderar la arrogancia con la que se ha manejado, porque no está ofreciendo nada más allá de lo meramente declamativo y de un diagnóstico descriptivo que eso lo puede hacer cualquiera.

La dirigencia está allí no sólo para describir un escenario catastrófico que estamos viviendo, sino para para guiar ese sentimiento de rechazo al gobierno hacia un camino que se materialice.  

Es decir, el gobierno tiene como meta dividir a la oposición, eso está más que claro. Pero que la oposición excluya a otro sector que también quiere derrotar al gobierno en vez de establecer alianzas en las diferencias, me parece que es un poco arrogante. 

Siempre he pensado que la oposición, para ser efectiva ante lo avasallante que es el poder político de este gobierno, tiene que empezar a sorprender. Hasta ahora la oposición ha sido muy previsible y el gobierno eso lo sabe también.

Creo que un llamado sorpresivo a votar masivamente y darle a esta elección una connotación, a lo mejor más plebiscitaria, podría reactivar la movilización.

¿Cómo pudiese la oposición aprovechar esta convocatoria electoral para intentar movilizar a la base opositora?

Carmen Beatriz Fernández

Esto no es una elección, ni siquiera por el hecho de que es una elección írrita, sino que es una elección muy particular, porque la pandemia que tenemos encima es tan grave y tan omnipresente que cualquier estrategia política debe incluirlo como parte del mensaje.

Lo que debe resaltar la oposición, es que no se pueden hacer elecciones en medio de esta pandemia, y si lo hacen es porque son unos irresponsables y no les está importando en lo absoluto el desenlace y los perjuicios que le está causando a la población.

En este sentido, la COVID-19 es una oportunidad, porque la pandemia, está generando cambios importantísimos en el electorado a nivel global. La gente está buscando nuevos referentes que sean más responsables, más apegados a la verdad y más científicos. 

Benigno Alarcón

Estamos en momentos muy difíciles para poder movilizar a la gente, porque primero estás en una pandemia y es una realidad, no es un mito. Obviamente, en condiciones de esta naturaleza, que le digan a la gente que manifieste, que se movilice, es cuesta arriba. 

Lo que sí creo es que a la oposición le toca prepararse para un escenario post electoral. Lo que sí puede lograr la oposición desde un punto de vista realista, es que no se reconozca la validez de esta elección. Tengo la impresión de que una parte muy importante del país y de la comunidad internacional, no van a reconocer el resultado. 

Eso sirve para mucho, porque el no haber reconocido la elección presidencial generó grandes problemas a Maduro, empezando por congelación de cuentas en el exterior que no ha podido mover.

También hay países que tendrán que pensarlo más para hacer negocios acá, porque si países como Estados Unidos o la misma Unión Europea o buena parte América Latina dicen que no reconocen a esa Asamblea Nacional, yo me lo pensaría para firmar un contrato, aunque tenga la aprobación legislativa de esa Asamblea, porque puede pasar que si este gobierno el día de mañana no está, el nuevo gobierno, se niegue a reconocer los contratos y lo que se invirtió. 

Se ponen en una posición de riesgo tremenda al final del día. Entonces sí tiene un efecto en el hecho de que hacer negocios en Venezuela, aliarse con el régimen, terminen siendo operaciones de muy alto riesgo para cualquier país. 

Lo que la oposición puede conseguir, es que no se reconozca la elección. Otro tema como la continuidad administrativa, tengo dudas de que eso sea posible. 

Marisela Betancourt

Una elección siempre es una oportunidad de oro para la movilización. y más ahora que que hay una especie de letargo político en la sociedad. Pero para empezar a movilizar a las bases hay comenzar a hablar con la verdad, a dejarse un poco de relatos orientados hacia soluciones inmediatas e ir  más a lo real.

Creo que en la medida en que el discurso se acerque más a la realidad que vive la gente se va lograr la confianza necesaria para la movilización.

Hubiese sido tal vez interesante ver una propuesta de la oposición, de llamar a votar masivamente, de darle una connotación más plebiscitaria a esta elección. Es decir, una connotación más de vamos a votar en contra de este gobierno, más allá de la naturaleza de la elección, que es legislativa. Que pueda de alguna manera ir preparando el terreno hacia un futuro referéndum revocatorio. 

Hay que ver si estamos a tiempo o no. Hay que ver cuales son los dilemas internos dentro de la oposición. No puede haber una movilización aislada. Primero hay que legitimar el discurso ante la sociedad. Por eso digo que en la medida en que el discurso se corresponda más a la realidad, se va allanar el camino para movilizar a la gente.

11 lineamientos de la Academia de Ciencias para manejar la COVID-19 en Venezuela
La Academia de Ciencias estableció una serie de lineamientos para manejar la COVID-19 en Venezuela

Foto: Rayner Peña/EFE

La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales advirtió a inicios de mayo sobre un pico de contagios de COVID-19, que llegaría entre junio y septiembre.

De acuerdo con el informe, la Academia de Ciencias proyectó que en ese período de tiempo los casos diarios podrían ir de 1000 a 4000.

Este primer pico se alcanzó por primera vez este martes 11 de agosto, cuando Jorge Rodríguez reportó 1.138 nuevos casos de COVID-19.

La Academia de Ciencias, que ha seguido de cerca el comportamiento de la pandemia, estableció una serie de lineamientos para manejar la COVID-19 en Venezuela.

Para hacerlo, el organismo desarrolló los puntos en conjunto con la Academia Nacional de Medicina, Instituto de Medicina Tropical de la UCV, Alianza Venezolana y la Sociedad Venezolana de Infectología.

Lineamientos

1.- Política comunicacional de prevención

La Academia considera necesario alertar sobre los riesgos de este virus a toda la población, incluyendo grupos especiales como personas con hipoacusia, invidentes, etnias indígenas, entre otros.

A juicio de la organización, esta política debe ser transparente y orientar sobre cómo minimizar el contagio, además de generar confianza para garantizar la respuesta a los ciudadanos.

Por otra parte, la Academia cree que si los ciudadanos comprenden los riesgos del virus, podrán emplear medidas preventivas como el buen uso de mascarillas y mantener el distanciamiento social.

Capacidad diagnóstica

Disponer de una capacidad diagnóstica suficiente, descentralizada y eficiente es de suma importancia para la Academia de Ciencias, tomando en cuenta que esto ayudaría a ubicar rápidamente focos de contagio.

Según el texto, esta capacidad no debe ser menor de 8.000 a 10.000 pruebas PCR-RT diarias, y que las mismas no tarden más de tres días en dar los resultados.

Equipos de rastreadores sanitarios

Se deben encargar de la detección y seguimiento de casos de COVID-19. Son equipos clave en la fase de transmisión comunitaria, así como para mantener el control.

De acuerdo con criterios internacionales, Venezuela debería tener al menos 6.000 rastreadores sanitarios, quienes deben fungir como orientadores y no podrán llevarse de sus casas a personas con diagnósticos positivos.

Aislamiento y protocolos

Para el caso de las personas que fueron aisladas en sus casas o en centros de atención primaria, se deben cumplir los protocolos para el tratamiento de síntomas y cumplimiento efectivo de la cuarentena.

Además, el aislamiento en los centros debe ser facultativa y a juicio del paciente, enfatizando en que el mismo nunca debe ser obligatorio, pues la Academia de Ciencias considera que el aislamiento forzoso “es una violación flagrante” de los derechos fundamentales y promueve la evasión al diagnóstico y subregistro.

Nivel de sistema hospitalario

El sistema hospitalario nacional deben contar con el nivel adecuado de funcionamiento, así como estar dotado de recursos para dar atención a los pacientes. También debe contar con recurso humano preparado, es decir, personal médico calificado.

Según la Academia de Ciencias, para el número de la población venezolana, el número de camas de cuidados intensivos con soporte ventilatorio, no debe ser menor a 1.300 y su uso debe hacerse bajo criterios médicos claros.

Protocolos ajustables

Para la atención a los pacientes contagiados se deben aplicar protocolos de tratamiento ajustables, los cuales deben comprender el empleo de medicamentos en fase de ensayo o “modo compasivo”.

Vale destacar que, la administración de los medicamentos debe ser evaluada por la Comisión Bioética y estar aprobada por el representante legal del contagiado o él mismo, mediante un documento escrito.

Equipo multidisciplinario

Médicos, virólogos, epidemiólogos, matemáticos, profesionales de la salud, sociólogos, economistas y antropólogos deben conformar el equipo que se encargue de diseñar políticas públicas, con el objetivo formular estrategias y protocolos fundamentados en evidencias científicas, para minimizar el impacto de la pandemia de COVID-19 sobre los sectores económicos de la población.

Disponibilidad de información epidemiológica

La información debe incluir el número de casos sospechosos, infecciones confirmadas, día del inicio de síntomas, día del diagnóstica, cantidad de pruebas PCR negativas y positivas por día, número de muertes por COVID-19 con la prueba PCR que lo respalde, número de muertes de pacientes con cuadros clínicos compatibles con el virus, entre otros.

También, la Academia de Ciencias considera necesario informar sobre infectados y fallecidos por edad, trabajadores de la salud infectados y fallecidos, ubicación del paciente y el trabajador en estado, municipio y parroquia.

Una propuesta importante de estos lineamientos, es retomar el Boletín Epidemiológico semanal, tomando en cuenta que la transparencia al comunicar la situación epidemiológica, aumenta la confianza de la comunidad médica y la población.

Medidas de restricción y flexibilización

Sobre este punto, la Academia enfatiza en que ambas medidas deben basarse en “criterios transparentes que incluyan metas objetivas”, clasificación de los sectores de la economía, evaluaciones continuas de la tasa de contagio, casos nuevos, capacidad hospitalaria y proyecciones a mediano y corto plazo de modelos matemáticos.

Además, el texto recuerda que la OMS estableció que para tomar medidas de flexibilización, deben existir criterios como la verificación de una transmisión controlada, así como implementar un sistema de vigilancia epidemiológica y medidas preventivas.

Medidas sociales y económicas

Ante la paralización de tantos sectores de la economía por la cuarentena, se requiere implementar medidas que permitan el sostén de la misma, así como de los ciudadanos. Para esto, es necesario “establecer un compromiso entre el impacto de la pandemia y los efectos socioeconómicos de las medidas implementadas”.

Al respecto, la Academia de Ciencias establece que el compromiso debe estar concertado con todos los sectores del país “y no de manera unilateral”. Urgen además a implementar un programa de protección del ingreso de las familias, por lo menos entre agosto y septiembre, para ciudadanos sin empleo o que se dedican al comercio informal.

México, Nicaragua y Venezuela son los únicos países de América Latina que hasta ahora no tienen programas para proteger el ingreso de familias, según detalla el comunicado.

Comunidades

Las comunidades deben participar en el combate a la pandemia, a través de un proceso de educación sanitaria, de manera que induzca y comprometa a los ciudadanos desde la pedagogía, a acatar las indicaciones sobre conductas a observar en su propia salud. 

#GuachimánElectoral: Para hacer elecciones en pandemia el Estado venezolano debe cumplir unas 50 recomendaciones
Las organizaciones Voto Joven y Súmate denunciaron que la actualización del registro electoral, que fue el primer acto de contacto directo, tuvo deficiencias en los protocolos de bioseguridad para evitar la propagación del COVID-19

 

@Dayidayi

 

Mientras que más de 60 países en todo el mundo han decidido suspender elecciones de todo tipo por la pandemia y el riesgo sanitario que implica, Venezuela es uno de los que sí las hará. Mientras que el Consejo Nacional Electoral (CNE) afirma que está cumpliendo con todos los protocolos necesarios, la International Foundation For Electoral Systems y la Organización de Estados Americanos (OEA) publicaron las normativas internacionales que deberían regir las elecciones en una situación atípica como la que atraviesa el mundo.

La comisión que nombró el CNE y los poderes del Estado para hacer seguimiento a los protocolos y desarrollo de la pandemia en el país no ha sido lo suficientemente clara sobre cuáles son las normas que están previendo ni el incremento en los costos para incorporar la bioseguridad en todos los pasos del cronograma. En la actualización del Registro Electoral, que además fue el primer acto que involucraba contacto directo, fue deficiente el protocolo de desinfección, el distanciamiento social, faltaron implementos de bioseguridad, como guantes y máscaras completas, y en algunos estados hasta el alcohol y gel antibacterial, según consignación y denuncia de las organizaciones Voto Joven y Súmate al cierre de la jornada de registro.

Desde el #GuachimánElectoral hicimos un compilado de cuáles son las normas internacionales que debe cumplir el Estado venezolano para garantizar no solo el cumplimiento político, sino que quienes participen en él no sean un número más en las estadísticas del COVID-19.

 

Sobre los materiales electorales: se debe revisar el diseño de los materiales electorales a fin de encontrar soluciones para aquellos objetos que, en condiciones normales, implican contacto físico o traspaso de objetos. Por ejemplo: prescindir de la tinta indeleble; confección de mamparas de acrílico para distanciar a los ciudadanos de los miembros de mesa; disponer de suficientes bolígrafos para que puedan ser desinfectados regularmente; kits sanitarios con máscaras, alcohol en gel, desinfectantes con alcohol, jabón, toallas y bolsas para residuos.

Rediseñar las actividades electorales y adaptarlas con un enfoque que preserve la salud de los ciudadanos: evitar ambientes cerrados o que cuenten con poca ventilación; instalar señalizaciones para que los votantes mantengan el distanciamiento social; hacer infografías y dar suficiente difusión a través de los medios de comunicación a las medidas sanitarias; capacitación adicional para que se atiendan las medidas sanitarias; establecer jornadas fraccionadas para el personal que estará en las mesas de votación e incluso incorporar una franja horaria para que voten las personas consideradas población de riesgo: ancianos, personas con enfermedades crónicas y embarazadas; incluir disposiciones sanitarias en la capacitación de todos los involucrados; aumentar los centros de votación que cuenten con los requerimientos de ventilación y espacio y, principalmente, evaluar el riesgo en todo el ámbito nacional.

Definir perfiles de personas habilitadas para el proceso; básicamente no deben exponer a otros: esto implica que quienes tienen responsabilidades en todo el proceso (antes de las elecciones, el día de las elecciones y en el repliegue del personal) no padezcan COVID-19, no hayan tenido contacto con personas infectadas por el virus, no presenten síntomas afines al coronavirus y no sean población vulnerable; aplicar los protocolos de desinfección en todos los ámbitos, considerando que hay personas involucradas en todos los procesos, y por tanto, riesgo de contagio.

Para el día “D”: tanto la International Foundation For Electoral Systems y la Organización de Estados Americanos sugieren que se definan bloques horarios para la votación; evitar la circulación innecesaria de la población en las calles (operaciones a la caza del voto); alertar a la población a que no acuda en masas ni en grandes grupos a los centros de votación; desinfección constante de los espacios y superficies; reducir la representación de partidos dentro de las instalaciones; señalar y organizar el desplazamiento dentro de las instalaciones de los centros electorales; exigir el uso de tapabocas para todos los electores; procurar y proveer la higiene de manos a la salida y la entrada al centro electoral; definir una capacidad máxima de asistentes al acto de votación; definir protocolos que cumplan con requerimientos sanitarios para el voto asistido; asignar un responsable de que se cumplan los protocolos epidemiológicos por cada mesa electoral; y en la medida de lo posible, diferenciar accesos de ingreso y de salida de los votantes.

El asterisco en el voto automatizado: parte de las recomendaciones, sugerencias y propuestas de los organismos internacionales es que los países, como Venezuela, que tienen un sistema de votación automatizado consideren que tocar una pantalla o identificar a la gente con un sistema biométrico implica un riesgo importante de contagio. Por ello sugieren: usar películas adhesivas por cada votante, desinfección de cada una de las pantallas luego de que cada ciudadano vote o el uso de guantes desechables para tocar las máquinas.