Opinión - Runrun

OPINIÓN

La primera vez, por Juan Eduardo Fernández “Juanette”
Hablar con Reuben Morales me tranquilizó, sobre todo cuando me dijo que “hiciera lo que hiciera, el miedo se iría cuando me presentara ante el público… Ahí me desmayé

 

@SoyJuanette

El domingo pasado regresé al escenario después de tres meses, y cuando estás tanto tiempo alejado sientes como que empezaras de nuevo en el stand up. Es por eso que les quiero compartir el artículo que escribí en el año 2015 cuando me presenté por primera vez en mi vida:

Pocas veces había tenido tanto miedo como aquel martes en el que por primera vez presentaría una rutina humorística ante un público que pagó.

Aunque nos dijeron que llegáramos dos horas antes del show, yo llegué tres, con la esperanza de que si llegaba más temprano saldría de eso rápido y se iría el miedo. Pero eso no fue lo que ocurrió. De hecho, un trabajador del teatro que de verdad fue superamable me preguntó:

–Buenas tardes Sr., ¿en qué le podemos ayudar?

– Es que me presento hoy en el show de stand up

– Pero pase directo a su camerino, por aquí por favor.

Fue allí cuando caí en cuenta de lo que estaba por hacer. Recuerdo que pensé “este es el momento de correr, total nadie ha llegado aún”. Pero el empleado del teatro prácticamente me empujó a “mi camerino” (que no era solo mío sino también de mis otros 24 compañeros) y una vez dentro me encontré con nuestro profesor y ahora sin duda un buen amigo: Reuben Morales.

Hablar con Reuben me tranquilizó, sobre todo cuando me dijo que hiciera lo que hiciera, el miedo no se iría sino cuando me presentara ante el público… Allí fue cuando me desmayé.

Cuando volví en mí, nadie me ayudó a levantarme. Todos estaban demasiado asustados para darse cuenta de que yo estaba en el piso. Nos encontrábamos en una especie de lobby que hay en el área de camerinos mientras Reuben, en privado, redactaba la lista con el orden de los comediantes que nos presentaríamos esa noche… obviamente para ayudarnos a no estar tan nerviosos, se tardó un mundo. Finalmente salió del camerino y pegó la lista en la pared sin mediar palabra. Todos nos acercamos para descubrir el orden que el azar (más bien Reuben) había decidido.

La suerte quiso que, antes de mí, se presentaran 10 personas, lo que avivó mucho más mi temor. Aunado a eso, el productor del show entró a avisarnos que no podíamos iniciar a la hora prevista pues todavía había varias personas comprando boletos.

Pasada media hora llegó el momento y por fin debutaríamos ante el público. Esa noche descubrí una energía mágica y poderosa que nos envolvió a todos y que nos dio la fuerza para salir al escenario: la fuerza del humor.

Cuando llegó mi turno y comenzó a sonar la música, salí bailando, lo que hizo reír a todos. Pero lo más cumbre del relato es que no estaba bailando en plan cómico, sino que bailo tan mal que doy risa.

Mi premisa para el show era “un hombre no puede confiar en su mejor amiga”, allí argumenté que los hombres que confían en su mejor amiga están condenados (sí, leyó usted bien) a casarse con ella; y también ofrecí algunos trucos para sortear todos esos obstáculos que te ponen esas mujeres que conocen todos tus puntos débiles (las esposas y las hijas). Pero no les digo más, porque si no cuando me presente no van a querer ir a verme.

En resumen, les debo contar que la presentación de todos fue un éxito; de hecho, la noche siguiente nos presentamos y también gustó.

Quiero despedir mi crónica con algo que decía mi amigo el Negro Adrián: “Aunque la cosa vaya mal, y se vea todo cuesta arriba, siempre, siempre hay que sonreír… porque es muy chévere estar alegre, y porque es una de las pocas cosas que todavía es gratis”.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#MúsicaParaPensar | Los inicios del rock progresivo, por Alberto Tobio Martel
El rock progresivo intenta equipararse a la música académica, por lo cual tanto su música como las letras adquieren un mayor nivel de sofisticación y profundidad

 

@albertotobio

Algunas referencias y conceptos

El rock progresivo (RP en adelante) es un subgénero de la música rock que se desprende del rock clásico o tradicional, pero con influencias de otros géneros como el jazz y la música clásica. Intenta equipararse a la música académica, por lo cual tanto su música como las letras adquieren un mayor nivel de sofisticación y profundidad.

Para ampliar la información general sobre el RP, sus orígenes, historia, principales bandas, músicos, etc., pueden consultar, además de Wikipedia, el portal AllMusic.

El grupo Génesis, uno de los más fieles exponentes del RP. Aquí visto en un concierto en los años setenta con Peter Gabriel como uno de los más grandes frontman de la historia.

Vídeo: Genesis I Know What I Like (Live 1973 Shepperton Reworked) | Canal en Youtube de Oxygene 80

La mayor parte de las primeras bandas de RP provinieron de Europa, especialmente de Inglaterra, precisamente porque los músicos tenían una mayor influencia de la música clásica. En EE. UU., por el contrario, se crearon mucho menos bandas debido a que la influencias venían de otras tendencias musicales como el blues.

Los comienzos del rock progresivo, por Carlos Tobbio
Pink Floyd, aquí en concierto interpretando el disco The dark side of the moon en el año 1973. El álbum más vendido de todo el período del rock progresivo.

Se trata de una música bastante más compleja que el rock clásico, representada por grupos y artistas como The Beatles, Elvis Presley o The Rolling Stones. Se buscaba darle mayor peso y credibilidad a la música rock a través de una búsqueda artística que iba más allá de lo comercial.

En definitiva, los aspectos resaltantes se pueden resumir en: ritmos más complejos con compases que varían continuamente, melodías y armonías más sofisticadas, letras con mayor contenido (humano, social, referido a la ciencia o a la naturaleza), experimentación en el estudio en cuanto a nuevas técnicas de grabación, virtuosismo de los músicos y, en general, música más planificada con antelación al proceso de grabación.

Una anécdota que puede ilustrar muy bien este salto cualitativo del rock clásico al rock progresivo: Paul Mc Cartney dijo en varias oportunidades que ellos (The Beatles) se aburrían de hacer música solamente utilizando 12 compases. Por esta razón, los propios Beatles experimentaron con el RP en discos como Revolver, del año 1966, agregando elementos sicodélicos, barrocos y con mucha influencia clásica.

Un aspecto común: la mayor parte de los grupos de RP produjeron “discos conceptuales”, es decir, con historias o temas que integran las letras y las melodías. Algunos ejemplos emblemáticos: The Wall y The Dark Side of The Moon (Pink Floyd), Nude (Camel) y The Lamb Lies Down on Broadway (Genesis).

Vídeo: Pink Floyd – The Dark Side of the Moon (Full Album HQ) | Canal en Youtube de Pink Floyd

Grupos emblemáticos y discos clave

No resulta fácil seleccionar, en primera instancia, los grupos más relevantes de este período y, mucho menos, escoger los discos más representativos de cada uno de ellos. La decisión de estas escogencias siempre tendrá un componente personal y hasta subjetivo.

Dos grupos pioneros en este subgénero son, sin duda alguna, Renaissance y Procol Harum (ambos ingleses). El primero, formado a finales de la década de los 60, desarrolló un sonido único, el cual combinaba el amplio rango vocal de Annie Haslam, con la preminencia del piano y los arreglos orquestales. Una fusión de influencias clásicas con folk, rock y jazz. Por otro lado, Procol Harum, con influencias también clásicas y del barroco, tuvo un gran éxito comercial con la canción A Whiter Shade of Pale, contenida en su primer disco de 1967.

A los grupos pioneros le siguen grandes nombres como Genesis, Yes, Pink Floyd, Camel, Emerson, Lake & Palmer y Rush, entre otros. Todos ellos dentro del RP, pero con ingredientes del jazz (Camel y EL&P), de la música sinfónica (Pink Floyd, Genesis y Yes) y del hard rock (Rush).

Yes presentándose en vivo en Indianápolis, en 1977.

Hemos seleccionado 6 discos clave para entender esta primera etapa de arranque del RP; tres de ellos conceptuales y tres con estructuras tradicionales de canciones independientes.

Y, aunque nos parezca extraño, uno de ellos pertenece al grupo venezolano Témpano, que antes de finalizar la década de los años setenta ya había grabado un disco de RP que se puede considerar pionero en Latinoamérica. Tan es así que se trató de una producción independiente dado lo novedoso del subgénero, al menos en nuestro país.

 Fragile (Yes)

Fragile (Yes). Publicación: 1971 | Grabación: 1971 | Género(s): rock progresivo | Duración: 40:38 min | Discográfica: Atlántico | Productor(es): Eddy Offord | Estudio de grabación: Advision (Londres).

Es el segundo disco en estudio de la banda y el primero con Rick Wakeman en los teclados. Es considerado uno de los seis mejores discos de batería de todos los tiempos (dentro del rock en general). Tuvo, además, gran éxito comercial en el Reino Unido y en EE. UU.

Se caracteriza por la complejidad de sus ritmos y melodías que “suben y bajan”, “aceleran y desaceleran” continuamente; por la presencia de acordes sofisticados de pianos y sintetizadores, y por un gran trabajo en la batería y percusión por parte de Bill Bruford.

Video: Roundabout, live at Rock & Roll Hall of Fame 2017 (induction ceremony) | Canal en Youtube de SonicAxiom

Es el primer álbum del grupo en el cual participa el artista inglés Roger Dean en el diseño de la caratula, pero también en el diseño del logo y de los escenarios en los conciertos en vivo. La pista de partida Roundabout se convirtió en una canción muy popular e icónica.

 The Lamb lies down on Broadway (Genesis)

The Lamb lies down on Broadway (Genesis). Publicación: 1974 | Grabación: 1974 | Género(s): rock progresivo | Duración: 94:15 min | Discográfica: Carisma | Productor(es): Jonh Burns y Genesis | Estudio de grabación: Glaspant Manor, Carmarthenshire (Gales).

Es un disco pionero, muy diferente a todo lo que se hizo en esa época. Un álbum totalmente conceptual, con un peso significativo de la historia y de las letras de las canciones.

La historia, concebida casi en su totalidad por Peter Gabriel, habla de un personaje llamado Rael, un joven puertorriqueño de la ciudad de Nueva York que de repente se embarca en un viaje de autodescubrimiento y encuentra incidentes y personajes extraños en el camino.

Video: The Carpet Crawlers (Disco: The Lamb Lies Down on Broadway (1974) | Canal en Youtube de moonlitknight009

La grabación del disco marca, además, la partida de Peter Gabriel y el inicio de su carrera en solitario. Phil Collins asume la función de voz principal y de frontman, y se inicia una nueva etapa del grupo como ya comentaremos en una próxima entrega.

 Hemispheres (Rush)

Hemispheres (Rush) | Publicación: 1978 | Grabación: 1978 | Género(s): rock progresivo | Duración: 3:08 min | Discográfica: Himno | Productor(es): Terry Brown | Estudio de grabación: Rockfield (Gales) y Advision (Londres).

Empiezo por un comentario personal. La primera vez que escuché Hemispheres, quedé en shock. No me podía creer lo que estaba oyendo: solo tres músicos (bajo, guitarra y batería, con partes muy bien estudiadas de sintetizadores), el virtuosismo de los músicos, la articulación interna de las canciones y lo maravilloso de las letras. Rush es, definitivamente, una banda de RP, pero influenciada su música por el hard rock. Aparte de eso, un equilibrio casi perfecto entre los ritmos y las melodías.

Es, además, un disco mixto: la Parte I es conceptual, mientras que la Parte II contiene canciones muy bien hechas pero aisladas, tales como The Trees (4:42) o La Villa Strangiato (con una duración de 9:34 min).

Video: The Trees (Disco: Hemispheres, 1978) | Canal en Youtube de Rush

Un aspecto importante de Rush (grupo canadiense): todas las letras pertenecen al recientemente fallecido baterista Neil Peart. La música en su totalidad es compuesta conjuntamente por Geddy Lee (cantante, bajista y tecladista) y Alex Lifeson (guitarras).

Otro detalle que da una idea del virtuosismo de los músicos: Geddy Lee, en los conciertos en vivo, puede, simultáneamente, cantar, tocar los teclados y los bass pedals. Este nivel de coordinación es un estándar muy difícil de superar por cualquier músico en cualquier tipo de música.

 The Wall (Pink Floyd)

The wall (Pink Floyd) | Publicación: 1979 | Grabación: 1979 | Género(s): rock progresivo | Duración: 81,08 min | Discográfica: Harvest y Columbia | Productor(es): Bob Ezrin, David Gilmour, James Guthrie y Roger Waters | Estudio de grabación: Brittania Road (Londres).

Es un disco doble imprescindible en la colección de todo fanático del RP. En la idea central, las letras y buena parte de la música están presentes el genio de Roger Waters. El disco, a pesar de lo complejo que es, tuvo un gran éxito comercial en EE. UU., encabezando las listas de preferencias durante unas 15 semanas.

Igualmente, la gira de conciertos fue muy exitosa, en donde la banda tocaba el disco completo en vivo, con enormes recursos visuales y de sonido.

Video: Another Brick in the Wall (Part 2) – Pink Floyd (disco: The Wall, 1979) | Canal en Youtube de TheJimiHendrixExp67

La historia se refiere a un personaje llamado Pink, el cual es una estrella de rock que se encuentra harta del mundo que le rodea y plantea una especie de “muro virtual” para aislarse del mismo. Esta estrella de rock deprimida (que encarna tanto al exguitarrista del grupo Syd Barrett como al mismo Roger Waters) entra en conflicto con temas clave como la familia, las guerras y la educación.

 Atabal-Yemal (Témpano)

Los comienzos del rock progresivo, por Carlos Tobbio
Atabal – Yemal (Témpano) | Publicación original: 1980 | Reedición: 1998 | Grabación original: 1979 | Género(s): rock progresivo | Duración: 41:30 min (el disco original de 1980) | Discográfica: Producción Independiente | Productor(es): Juan Ramírez, Alberto Barnola y Tempano | Estudio de grabación: Odisea (Caracas).

Es, sin duda alguna, uno de los grandes discos de RP de nuestro continente, con claras influencias de bandas como Camel y Génesis. Es bastante instrumental, con muy pocas letras, donde hay un alto predominio de los sintetizadores, guitarras con sonidos innovadores (estilo Steve Hackett); y la percusión elaborada y virtuosa del gran baterista Gerardo Ubieda.

El disco tiene canciones largas como Atabal-Yemal (10:09) y Presencias y ausencias (9:31); y una canción comercial pero muy bella como Anhelos (3:32).

Vídeo: Presencias y Ausencias (disco: Atabal-Yemal, reedición 1998) | Canal en Youtube de Témpano – Tema

En el año 1998 la productora francesa Musea Records hizo una reedición del disco con tres canciones nuevas: KTR, Un nuevo encuentro y Árbol de la vida.

 Nude (Camel)

Nude (Camel) | Publicación: 1981 | Grabación: 1981 | Género(s): rock progresivo | Duración: 44:45 min | Discográfica: Gama Records | Productor(es): Camel, Tony Clark y Haydn Bendall | Estudio de grabación: Abbey Road (Londres).

Es también un disco conceptual, basado en la historia real de un soldado japonés (Hiroo Onoda) abandonado en una isla durante la Segunda Guerra Mundial y que no se enteró de que la guerra había terminado. Nude deriva de su apellido “Onoda”. Finalmente, cuando es rescatado y recibido con premios y condecoraciones, al poco tiempo colapsa dadas las secuelas de su aislamiento y la imposibilidad de adaptarse nuevamente a la sociedad.

Nude es un disco muy bien grabado, con ritmos y melodías que varían constantemente, mayormente instrumental; y en donde la influencia de lo clásico y el jazz se aprecia en varias canciones. Recomiendo ampliamente el inicio del disco con tres canciones en las cuales no se aprecia la transición entre una y otra: City Life (4:41), Nude (0:22) y Drafted (4:20). Por cierto, esta última es una canción muy hermosa y con un final del gran guitarrista Andy Latimer usando el slide.

Vídeo: Drafted – live. (Disco: Never let go, 1993) | Canal en Youtube de Caio Dias

Un comentario final. La mayor parte de estos grupos, especialmente en una primera etapa, buscaron sitios aislados (granjas o fincas) para pensar en los conceptos, las melodías y las letras; al igual que utilizarlos como estudios de grabación. Esto quizás da una idea de la seriedad y el profesionalismo con el cual se tomaron el trabajo intelectual y de composición.

Gran parte del disco The Lamb Lies Down on Broadway, de Genesis, fue concebido y compuesto en la Headley Grange, un antiguo hospicio de East Hampshire (Reino Unido), célebre en la década de los 70 al ser utilizado como estudio de grabación y lugar de inspiración por bandas de rock como Led Zeppelin, Bad Company, Fleetwood Mac, Genesis, Peter Frampton, The Pretty Things, Ian Dury o Clover.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Cuestionario 2.0 | Alejandra Otero, por Nelson Eduardo Bocaranda
Alejandra Otero, quien saltó del periodismo a la comedia, nos cuenta cómo se la lleva con la tecnología

 

@bocaranda20

Alejandra Otero es una periodista y comediante venezolana, quien luego de graduarse de Comunicación Social, ejerció como periodista en medios como Globovisión y El Nacional, y realizó una maestría en Relaciones Internacionales en The New School.

Tiempo más tarde se destacó como locutora del espacio Echando carro, transmitido por la radio del Ateneo de Caracas. Y en el 2005 ingresó a Aló ciudadano. Sin embargo, a pasar del tiempo, Alejandra Otero decidió retirarse para enfocarse en una de sus pasiones: la comedia. Luego de estar en distintas agrupaciones humorísticas como Improvisto y realizar funciones de stand up comedy por cuenta propia, ahora Alejandra ha tenido que combinar dos de sus grandes amores: su familia y sus ganas por sacarles una sonrisa a todos.

Vídeo: Ale Otero – Cuéntame La Vaina T2 Ep08 | Canal en Youtube de Emilio Lovera

Es un placer para mí tener el día de hoy a Alejandra Otero en este Cuestionario 2.0.

–¿Qué es lo mejor que te ha dado la tecnología?

–Creo que lo mejor que me ha dado la tecnología ha sido que yo pueda trabajar independiente, que no dependa de nadie y pueda hacer todo lo que yo quiera. Genero mi contenido, con pocos límites en ese sentido, y eso me hace muy feliz.

–¿Cuál dispositivo es indispensable para tu día a día, y por qué?

–Yo lo que más uso es mi teléfono, esa es como mi vida. Tengo otros dispositivos, pero el que realmente uso para todo es mi teléfono, hasta el punto en que ya he leído libros por mi celular. Soy totalmente dependiente de él.

–¿Cuál fue el primer celular que tuviste y cuál es el primer recuerdo que tienes de una computadora?

–El primer celular que tuve fue un StarTAC, de Motorola, y la verdad es que mi mamá me lo dio como para controlarme de la vida, porque yo era adolescente. Pero era superdivertido tenerlo, a pesar de que solo servía para llamar y recibir llamadas.

Cuestionario 2.0 con Alejandra Otero
«Mi primer celular fue un StarTAC, de Motorola; mi mamá me lo dio como para controlarme de la vida», cuenta Alejandra Otero.

–¿Qué es lo peor que te da la tecnología?

–La dependencia. Todos en mi casa y en mi familia somos superdependientes de los celulares, o las pantallas en general. Y eso hace que, por un lado, sea bueno que tengamos ese mundo de posibilidades y todo lo que podemos lograr por ella, pero a la vez estamos todo el día pegados a la pantalla. Entonces hay que buscar obligarnos a desconectarnos en varios momentos del día porque si no, no nos relacionamos entre nosotros y creo esto es una realidad de muchas personas en el mundo.

–¿Cómo ha impactado la tecnología el trabajo que haces y cómo crees que lo impactará en el futuro?

–Ha sido fundamental, yo creo que yo como humorista, comediante y como generadora de contenido, es esencial para mí el hecho de tener todas esas posibilidades a través de la tecnología, las redes, distintas plataformas… En mi caso, me ha hecho ser completamente independiente, como lo comenté hace un rato, y creo que eso impactará no solo en mi carrera, sino en todas las profesiones.

La tecnología ya es parte de nuestras vidas y será clave en cualquier carrera que nos desempeñemos.

–¿Cuál es la peor pena que has pasado en WhatsApp?

–Creo que no he pasado tantas penas en WhatsApp… ¡Ahhh! Sí, me pasó una vez que le mandé una invitación al cumpleaños de mi hija a la persona que no era, además fue una persona que también tiene hijos. Fue superincómodo… fue como “¡Ay!, perdón. No eras tú”, jajaja. Pero bueno, he escuchado cosas peores.

–Si tuvieses que recomendar un pódcast, ¿cuál sería?

–No tengo mucho tiempo de escuchar pódcast. He escuchado todos los de mis amigos, pero solo un episodio entonces no me atrevo a recomendar ninguno.

–Si solo pudieras seguir una sola cuenta de Instagram, ¿cuál sería?

–¡Wow! Qué difícil. Creo que, en este momento, seguiría la de Sascha Fitness porque me da demasiado material jajaja. Entonces, si no la puedo seguir a ella sería superdifícil buscar todo ese contenido que me da para crear su personaje.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sascha Barboza (@saschafitness)

–Todos tenemos una app favorita, ¿cuál es esa app que abres varias veces al día?

Creo que WhatsApp. Es con la que más trabajo y con la que me comunico con mi familia, además. Pero Instagram es también la que más uso para trabajar y para perder el tiempo.

–¿Estás viendo alguna serie o película vía streaming? ¿Cuál?

–En este momento estoy viendo The Crown, siempre intento ver alguna serie y la verdad es que estoy bastante enganchada con esta. Es superbuena, interesante y está demasiado bien hecha. Siento que llegué un poco tarde, pero me encanta jaja. Ahora estoy todo el día hablando con acento inglés, estoy todos los días como “Oh, darling… I need some water”.

Vídeo: The Crown | Official Trailer | Netflix | Canal en Youtube de Netflix

–Cuéntanos de alguna vez que recuerdes que un avance tecnológico te haga sorprendido. 

–Ahorita en la pandemia me sorprendió gratamente el avance que dio el servicio de delivery en Venezuela, y todas las apps que hay y todo lo que se puede lograr ahora con el delivery. Creo que ese ha sido un avance tecnológico en nuestro país que muchos agradecemos.

Los juegos de la dictadura, por Antonio José Monagas
Los juegos de la dictadura son en extremo arriesgados, toda vez que son puestos en práctica a medida que el régimen comienza a advertir signos de ingobernabilidad

 

@ajmonagas

Indiscutiblemente, la realidad supera la teoría. Particularmente, si la realidad en cuestión se desarrolla a la sombra de un sistema político despótico. De un régimen que solo atiende y entiende lo que sus ideólogos consideran conveniente. O propio de sus intereses. No hay duda que los problemas que de estas situaciones se depara, tienen dos explicaciones.

La que se fundamenta en el poder, “consistente en los medios para obtener determinada ventaja futura” según Hobbes (Leviatán). Y la que se cimienta en la política. Desde donde se posibilita articular desaciertos al voleo. Sobre todo, con la intención de problematizar cualquier solución que presuma dar con algún posible acuerdo entre encontradas equivocaciones.

En el terreno de lo fáctico son calificados como problemas por la cúpula política que detenta el poder. Con ello busca erigirse un estado de crisis. Además, señalados como razones de alguna oscura estrategia política que resulta de precisa conveniencia al desorden político engendrado.

Es acá donde finalmente se confabulan causas con situaciones para luego convertirse en elementos de un juego político en particular. El mismo, dependiendo de la coyuntura en la que mejor calcen sus causales, es visto como plataforma de operaciones capaz de alterar, desvirtuar o modificar realidades en aras de causar la problemática necesaria que concuerde con las intenciones políticas que se tienen, previamente calculadas.

El régimen causa problemas que puedan desplazar o disfrazar otros. De este modo, su aplicación permite adecuar tiempos y espacios en función de los planes que requiere la conjugación entre el poder y la política para así alcanzar los objetivos tramados.

¿Qué es un juego en la dictadura?

Aquellos que requieren de quienes actúan como “avizores” de los juegos y que obran para su propio interés. Razón que se presta a que la persona se sirva de la “represión” o de otro ardid como soporte de su práctica. O sea, la combinación idónea para provocar un juego caracterizado por actitudes egocéntricas, intolerantes, seguras, arrogantes y dictatoriales.

Estos juegos de la dictadura, sin el componente que por otro lado define el egoísmo, poco o nada funcionarían. Así, cualquier necesidad de manipular, culpar, acusar e imponer, concuerda con los momentos que siguen los juegos de la dictadura.

El caso es que no hay realidad despótica en que la gestión política no acuda a regirse por axiomas que determinan ciertos procesos de gobierno asociados a juegos específicos, como criterios básicos para sustentar los discursos que, a su vez, soportan tramadas perversiones. Y desde luego, oscuras intenciones gubernamentales.

Lo que bien o mal representa un juego político, o de poder, es la oportunidad que se construye un gobernante con el fin de imponer su ideario.

El problema está en que no siempre lo que construye es expresión de lo que supone una continuidad político-histórica. Y es cuando la ambición de poder supera cualquier postulado trazado sobre líneas políticas apegadas a edificantes objetivos.

Es ciertamente el conflicto que se establece entre “verdad y poder”. Relación esta que según Michel Foucault, filósofo francés, evidencia las fracturas que generalmente esconde una gestión rociada de populismo, demagogia y revanchismo.

¿Cómo la dictadura estructura un juego?

Los juegos en todo régimen político autoritario hegemónico o totalitario fundamentalista, resultan en una relación entre un propósito calculado y los recursos necesarios para alcanzarlo. Habida cuenta que se realiza a manera de control político, social o económico. Pero al fin de cuentas es un control basado en el abusivo poder que se detenta y en el ejercicio de la política de solapada violencia.

Los juegos de la dictadura son en extremo arriesgados, toda vez que son puestos en práctica a medida que el régimen político comienza a advertir signos de ingobernabilidad bajo una gestión pública que muestra inconsistencias. Es entonces cuando se recurre a tales juegos de poder que, en dictadura, son demostraciones del escaso talante y talento de los gobernantes. Tanto como para ajustar condiciones políticas a rigurosos requisitos de poder.

El ejercicio del poder en dictadura impone una “verdad supuesta y mampuesta”. Una verdad construida a la sombra de una ideología diseñada para conciliarse con eventos desligados de libertades, garantías políticas y derechos humanos. Por eso, el poder en dictadura necesita de la fuerza necesaria que pueda contener cualquier resistencia que se oponga a las imposiciones dictatoriales.

La imposición de poder en un régimen dictatorial, obedece a la necesidad de hacer valer  “verdades” que busca reivindicar. Ello, a través de prácticas de represión, mandatos de opresión investidos del resentimiento desde donde vierte la inmoralidad propia de su disposición. Es así como refuta las ideas ajenas alegando que son falsas o que desvirtúan sus verdades.

En la lógica de la gestión gubernamental, existen cautelas en las actitudes de funcionarios de alto rango, resultantes del temor propio que induce cualquier intento de defenestración organizado por conspiraciones políticas. El efecto de las mismas gravita sobre sus actuaciones y modos de ejercer la política. Estos gobernantes se valen de estrategias que tiendan a asegurar la pertenencia y permanencia en el poder.

¿Qué implicaciones tiene un juego tramado en dictadura?

De ahí surgen los contubernios, maniobras, argucias y malicias, todas plagadas de desconfianza y nerviosismo, que inspiran la formulación de dramas, engañifas, calumnias o juegos preparados con la intención de confundir al adversario o antagonista político para entonces separarlo del camino. Es acá donde la dictadura se vale de la perversidad que le imprimen a estos juegos creados a objeto de anular al opositor. De minimizarlo al extremo como contendiente.

En dictadura, dichos juegos, muchas veces, alcanzan niveles inconcebibles de violencia. Juegos que no estiman su poder de disuasión, exclusión o anulación. Es ahí cuando se habla de juegos basados en: la escasez provocada, la intimidación forjada, la falsedad teñida de veracidad, la indiferencia fraguada, la necesidad clamada. Juegos de resignación, exclusión y humillación.

Y pensar que estos son algunas clases de juegos de poder pues son incontables los que acostumbra accionar una dictadura. O sea, una autocracia cuyos opresores, pretendiendo actuar desde la usurpación, vulneran tantas leyes como valores, principios, libertades y derechos puedan. Es así como las realidades subyugan cualquier teoría. Así, los regímenes despóticos buscan hacer de las suyas con el auxilio de lo que la teoría política denomina los juegos de la dictadura.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La capitulación mexicana de Occidente, por Asdrúbal Aguiar
Las negociaciones con el régimen de Nicolás trastocan abiertamente las realidades geopolíticas de Occidente y sus valoraciones éticas

 

@asdrubalaguiar

Más allá de la llamada Plataforma Unitaria de Venezuela, enviada por la Asamblea Nacional de Juan Guaidó a México, que tácitamente le omite como cabeza del gobierno interino al suscribir el memorándum que guía las negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro, lo relevante son las variables y sus condiciones. Desbalanceadas desde sus inicios, en esencia trastocan abiertamente las realidades geopolíticas de Occidente y sus valoraciones éticas.

Rusia ejerce una influencia abierta, de modo permeable dentro del bloque americano –inadmisible ello durante la Guerra Fría– y es socia principal del régimen dictatorial venezolano. Es observadora de peso estratégico en la mesa de diálogo; sin que su contraparte, la citada plataforma, cuente, al menos visualmente, con un acompañamiento equivalente. A pesar de lo declarado por el mismo Guaidó: “contamos con el respaldo del mundo democrático”.

Sin que reaccione en momento alguno, sin esperarse que lo haga de modo proporcional dada su debilidad, la Plataforma Unitaria acepta negociar –así se lo impone la comunidad internacional– con los responsables de la comisión de crímenes de lesa humanidad denunciados ante la Corte Penal Internacional y ampliamente sustanciados en los informes del Consejo de Derechos Humanos.

¿Cómo explicar la normalización de lo atroz que procura esta trama mexicana?

La cuestión planteada es, a primera vista, rupturista en términos epistemológicos de los cánones jurídicos y ético–políticos que rigen en Occidente desde la Segunda Gran Guerra del siglo XX. Se relajan al punto de hacerle perder todo sentido, incluso, a la proscripción de las leyes de punto final; léase, al castigo ejemplarizante de los crímenes de lesa humanidad que auspician los jueces durante segunda mitad del siglo XX latinoamericano. ¿Se le abren generosas compuertas a otra «justicia transicional» como la implementada en Colombia?     

La inflexión global de la COVID-19 antes que disponer de un tiempo nuevo como se cree, descubre en lo venezolano la compleja realidad que emergiera hace treinta años atrás, en 1989, luego del derrumbe comunista: sus herederos, sobrevivientes, se hacen discípulos de la Escuela de Frankfort y la de Antonio Gramsci, a la vez que forjan yunta con los enemigos culturales de Occidente –en especial China y el integrismo musulmán– a fin de avanzar hacia la destrucción de los sólidos culturales judeocristianos en el mundo. Las Torres Gemelas de Nueva York o las estatuas de Cristóbal Colón, derribadas desde 2001, son apenas meros símbolos o aldabones de lo señalado.

Desde entonces se horadan las nociones imperantes de la tríada que forman la democracia, el Estado de derecho y la especificidad de los derechos humanos, deconstruyéndolas y vaciándolas de todo contenido.

Y en el instante de la pandemia, se arguye para ello, por si fuese poco, la idea de salvar a las poblaciones; se asume que las primeras –la democracia y la fuerza normativa de la ley– son prescindibles y conceptualmente relativas, incluso en las democracias que restan en pie.

Hacen ver y hasta demuestran, además, que a través de la inmediatez digital se logra una gobernanza eficaz sin mediaciones; y en el debate que se transa al respecto, no se detiene el otro asunto que también se acelera a fin de imponer la relativización de los fundamentos morales del poder y de su ejercicio, para transformarlo en un absoluto.

Al pluralismo democrático, esencia de la democracia, en efecto, se le exige ponerse de lado y se le sobrepone un régimen de diversidades unilaterales y al detal; susceptibles de acreditarse, como átomos, unos derechos humanos personalísimos e incluso extenderlos, discrecionalmente, hacia el mundo de lo objetivo: los derechos del Estado, como los de sus gobernantes a conservar el poder; los derechos de la Naturaleza para conservar la vida de las especies, mientras se tolera la disposición personal de la vida humana. Y por vía de consecuencias, hasta se rinden ante el arbitraje imperativo de la gobernanza digital y sus inmunidades, más allá de las leyes y los mismos jueces.

Avanza, pues, la deconstrucción de los valores éticos de Occidente, cuyas tesis encuentran como punto de ignición histórica al Foro de São Paulo en 1990 y a su declaración de México de 1991, apenas tamizadas por su causahabiente, el progresista Grupo de Puebla.

Lo preocupante y a considerar es que tal ensayo de relativismo, negador de la dignidad inmanente de la persona, lo realiza por vez primera el Perú neoliberal y antimarxista de Alberto Fujimori. Es una enfermedad que, por lo visto, hace metástasis –cubre por igual a las izquierdas y las derechas– y se reduce a la proscripción de cualquier forma de discernimiento entre el bien y la maldad a propósito del poder y su conquista. 

No por azar, en 2009, el juez interamericano Sergio García Ramírez, fallecido, declara que “otras formas de autoritarismo, más de esta hora, invocan la seguridad pública, la lucha contra la delincuencia, para imponer restricciones a los derechos y justificar el menoscabo de la libertad. Con un discurso sesgado, atribuyen la inseguridad a las garantías constitucionales y, en suma, al propio Estado de derecho, a la democracia y a la libertad”.

Solo así se entiende que surjan, sin escándalo, gobiernos de la criminalidad organizada trasnacional, apalancados por el mundo de las redes y en alianza entre narcotraficantes y terroristas, agentes de la corrupción y del lavado de dineros de sangre.

Nada que ver con la ingenua preocupación de finales del siglo XX: el choque, luego el diálogo, y al término la alianza de civilizaciones.

Occidente, desde ayer y en paralelo a la experiencia venezolana de México, por ende, se sienta ahora en otra mesa con el terrorismo internacional deslocalizado, en Afganistán, para ayudarle a formar gobierno. Es lo propio del orden naciente, que se avergüenza del orden liberal parteado por el mundo tras el Holocausto, obra este de una igual banalización del mal absoluto.

correoaustral@gmail.com

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Alejandro Armas Oct 22, 2021 | Actualizado hace 2 días
El fondo, por Alejandro Armas
Los autores de la #Encovi no creen que la pobreza siga aumentando. Luis Pedro España dijo específicamente que habíamos alcanzado un ‘techo’, es decir, llegamos al fondo. No podemos seguir cayendo

 

@AAAD25

Entre las ofensas más recurrentes que he recibido en Twitter, la red social en la que me mantengo más activo, están algunas relacionadas a mi condición de egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. Para los chavistas, eso me hace un “sifrinito burgués”. Para la extrema derecha criolla, un «adoctrinado por jesuitas progres financiados por George Soros”. No soy de esos exalumnos intolerantes a la crítica a su alma mater, pero sí me enorgullece mi vínculo con la UCAB. Me enorgullece lo que la universidad representa y hace.

Apenas una entre tantas labores de la UCAB que me llenan de satisfacción es la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) que hace cada año. Creo que esta es la investigación más exhaustiva y minuciosa sobre las condiciones de vida en Venezuela. Eso es algo más que encomiable, considerando la desaparición de cifras oficiales del Estado en la materia, un intento del chavismo por ocultar la magnitud del daño hecho a la nación.

La Encovi 2021 fue publicada a finales del mes pasado. De inmediato quise escribir algo al respecto en esta columna, pero otros compromisos me impidieron hacerlo antes. Los resultados de la encuesta, al igual que los de años anteriores, son espeluznantes. Pero nos permiten extraer conclusiones valiosas sobre nuestra situación actual y futura.

Hay dos que a mi juicio son las más relevantes. Examinémoslas.

En primer lugar, vemos el reflejo social de una hecatombe económica acumulada en siete años de desplome del producto interno bruto. Nuestra economía es un cuarto de lo que era hacia 2013 y, ergo, 94,5 % de la población es pobre de ingresos, según la Encovi. Esta es la confirmación en cifras de la cuasi extinción de la otrora pujante clase media venezolana. Solo un porcentaje ínfimo de conciudadanos gana lo suficiente como para vivir en relativa comodidad.

Si creen que la gran mayoría de estos nouvelles pauvres es “gente pelando en quintas de urbanización venidas a menos”, se equivocan. La “pobreza multidimensional”, como se denomina en el estudio a aquella que tiene en cuenta variables como vivienda, servicios y educación, es de 65,2 %. La pobreza extrema es de 76,6 %.

Los números son cónsonos con investigaciones de psicología social que han hallado un cóctel de sentimientos negativos como elemento dominante entre venezolanos: tristeza, rabia, miedo, frustración, etc.

Llevamos entre dos y tres años de perestroika bananera y sin embargo los indicadores sociales siguen siendo terribles. Por supuesto, subir aunque sea un poco luego de semejante caída es difícil. Agreguen a eso el detallito de la covid-19 y sus efectos económicos. Sea cual sea la causa, no hay una recuperación incluyente en marcha. Las masas empobrecidas tendrán uno que otro alivio, pero el grueso de los beneficios los percibe solo la minoría cuyos negocios sobrevivieron el tsunami rojo rojito.

Pero he aquí la segunda conclusión. Los autores de la Encovi no creen que la pobreza siga aumentando. Luis Pedro España, encargado de la sección sobre el empobrecimiento, dijo específicamente que habíamos alcanzado un “techo”.

Eso, por supuesto, no es señal del inicio de un milagro económico como el de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. Simplemente llegamos al fondo. No podemos seguir cayendo. Hasta las peores tragedias socioeconómicas son parte de ciclos. Llega un momento cuando la tendencia hacia abajo se agota. Queda muy poco de actividad, pero queda al fin, con todo lo que ello supone para los pocos afortunados que la realizan.

Ese «techo de pobreza» es el correlato social del «lo peor ya pasó» del que hablan los economistas. No estamos bien. Estamos relativamente estables, pero en el subsuelo.

Tal vez no mejoremos, pero tampoco veremos escenarios aun más apocalípticos que los de 2017-2018. Hay implicaciones no solo macro y microeconómicas, sino también psicológicas. No es lo mismo estar en caída libre, con la ansiedad de desconocer cuán profundo se puede caer, que estar ya en el fondo, herido por el impacto, pero con pies en la tierra y algo de perspectiva para el futuro.

Entender todo esto es importante para trazar una estrategia con miras al cambio político. Porque, sí, buscar ese cambio sigue siendo un deber moral. Sin él, la posibilidad de una recuperación para todos es muy poca. Hay unos pocos privilegiados que limpiamente evitaron caer en la pobreza. No me opongo a que gocen de su suerte, pero creo que no deben olvidarse de ese más de 90 % que la está pasando mal y que la seguirá pasando mal.

Claro, al final la responsabilidad definitiva recae en la dirigencia opositora. Si ella no tiene un plan, no puede esperarse que terceros se activen. Solo pido que nadie se duerma en una burbuja. Que todos estemos prestos para cuando llegue un nuevo esfuerzo grande por el cambio. No quiero llegar a viejo con mi país así. Como el personaje de Dostoyevsky, no quiero escribir mis memorias desde el subsuelo. Merecemos algo mejor.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Sanciones causan subvaluación de activos empresariales venezolanos, por Víctor Álvarez R.
Inversionistas rusos, chinos, iraníes y turcos están reconfigurando las cadenas de suministro de Venezuela. Las sanciones están generando consecuencias geopolíticas que los sancionadores no calcularon

 

@victoralvarezr

Debido a la prolongada contracción de la economía, la hiperinflación, el default de la deuda externa, el riesgo país y las sanciones económicas, los activos empresariales venezolanos son castigados con una mayor tasa de descuento, en comparación con activos semejantes ubicados en otros países. Pero las sanciones que se extienden a terceros que tengan negocios con el gobierno venezolano inhiben a inversionistas convencionales que no se quieren exponer a que congelen sus activos en territorio estadounidense por hacer negocios en Venezuela.

Aun así, hay inversionistas que tienen una alta tolerancia al riesgo, desafían las sanciones y se arriesgan a comprar activos empresariales que están subvaluados por la crisis política y económica, los cuales serán altamente rentabilizados una vez superada la crisis. Esto fondos de alto riesgo buscan oportunidades en los llamados Mercados Frontera –una subcategoría más riesgosa dentro de los mercados emergentes–, y suelen tener en su portafolio una porción de inversiones de alto riesgo. Entre estos se destacan los fondos buitre que están siempre atentos al remate de activos públicos. La venta de empresas privadas y la privatización de empresas públicas están en la mira de estos fondos especializados en convertir en oportunidades de negocio las crisis que azota a un país.

Con el argumento de evitar que los inversionistas privados que hagan negocios con el gobierno venezolano sean sancionados por el gobierno estadounidense, se aprobó la Ley Antibloqueo que permite la cesión a privados de la gestión de activos públicos en la más absoluta confidencialidad. La ley antibloqueo otorga poderes extraordinarios al gobierno para “estimular la inversión nacional y extranjera”, incluyendo la participación o compra de activos que se encuentren bajo administración del Estado.

En el artículo 34 “se crea un régimen transitorio en materia de confidencialidad y reserva de información para proteger las decisiones tomadas por el Poder Público”; en el Artículo 35 “se prohíbe el acceso a documentación que haya sido calificada como confidencial o reservada”, y en el Artículo 36 “se declaran secretos y reservados los procedimientos, actos y registros efectuados con ocasión de la implementación de las medidas establecidas en esta ley que supongan la desaplicación de normas de rango legal”.

Al “desaplicar” el marco legal y regulatorio vigente se abre paso a la discrecionalidad del gobierno que queda facultado para dejar sin efecto cualquier norma que impida estas operaciones.

De allí que la venta de empresas privadas, la privatización de empresas públicas y la ocupación de los espacios vacíos que dejan clientes y proveedores internacionales que ya no quieren hacer negocios con Venezuela están en la mira de estos fondos de alto riesgo, muchos de los cuales son originarios de países también sancionados que han desarrollado eficaces estrategias para burlar las sanciones y convertirlas en oportunidades para concretar riesgosos negocios de alto rendimiento.

Para evadir las sanciones, el gobierno recurre a triangulaciones y transacciones secretas con aliados a los cuales concede grandes descuentos para que se arriesguen a colocar en los mercados internacionales la producción de Pdvsa. También les acepta elevados sobreprecios para que sean intermediarios en la compra de los alimentos, medicinas, insumos y equipos que el país necesita.

La retirada de proveedores estadounidenses y europeos deja espacios vacíos ocupados por nuevos inversionistas y proveedores rusos, chinos, iraníes y turcos que están reconfigurando las cadenas de suministro y el mapa de integración de Venezuela en las cadenas de valor internacional. Por esta razón, las sanciones económicas están generando consecuencias geopolíticas que los sancionadores no calcularon.

Escuche el análisis completo en el nuevo pódcast de #PedagogíaEconómica: https://t1p.de/z6qr

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Zapatero y la mina de oro, por Laureano Márquez P.
Nunca imaginé que con Zapatero se estaba hablando en sentido literal, de una mina mina, de pepitas de oro, pues, con mercurio y destrucción medioambiental

 

@laureanomar

Tengo tiempo escuchando el comentario de que Zapatero tiene una mina de oro en Venezuela. Siempre pensé que la afirmación se hacía en sentido metafórico, es decir, que la situación venezolana y la consiguiente viajadera al país de Bolívar constituía una mina de oro para el susodicho porque sacaba de ello provecho colateral, pero nunca imaginé que se estaba hablando en sentido literal, de una mina mina, de pepitas de oro, pues, con mercurio y destrucción medioambiental. Esta información se desprende (o despluma) de las acusaciones del Pollo (no Brito, sino el otro) y también de unas declaraciones de esa señora que nunca ha tenido Piedad con nosotros.

Particularmente creo que no se debe desprestigiar a nadie, por muy mal que esa persona le caiga a uno, máxime si la persona tiene una extraordinaria capacidad para desprestigiarse a sí misma. Así que hasta no verle la pepita en la mano, no doy por cierta la información. Me parece que los que tenemos alguna responsabilidad comunicacional, debemos manejar las informaciones con cuidado. Sin embargo (todo tiene un sin embargo), como en el humor la creatividad vuela, es inevitable imaginar toda la “explotación” que la minería del humorismo podría hacer de una noticia así.

Sería un contrasentido que un régimen que le exige una disculpa al rey Felipe VI por la conquista de América, el genocidio de la población aborigen y la expoliación del oro, regalase a un expresidente español –justamente– una mina en la que se roba el oro, se destruye el medio ambiente y se asesina a la población aborigen por la que, por lo visto, se siente mucho menos respeto del que les tenía Isabel la Católica cuando le escribió al almirante Colón reprehendiéndole: “¿quién le ha dicho a usted, señor Colón que mis vasallos son sus esclavos?”. Quizá la leyenda de El Dorado a estas alturas algunos todavía están en capacidad de creérsela.

Uno podría imaginarse al personaje  en el sótano de su casa en Madrid (caracterizado por el excelente humorista español José Mota) con una bata de cuero en una fragua fundiendo lingotes justo en el momento en que le llama su compañero Pedro Sánchez para sostener un diálogo como el que sigue:

–Hola, ¿Está José Luis Rodríguez Zapatero? Que se ponga… José Luis, que parece que el Pollo ha hablado.

–Joder, tío, en España cada vez se ven cosas más raras.

–¡El Pollo de Venezuela!, quiero decir.

–Imposible, yo he viajado muchas veces y allí pollo, no hay.

–Por Dios, que no existe, José Luis, el tío este, Carvajal. Ha dicho que tienes una mina de oro allí en América. ¿Qué tienes que decir?

–Oro reluce, plata no es, el que se lo crea muy bobo es. Mira Pedro, esto tenemos que hablarlo, pero hoy no, ¿eh?, ¡Mañana! Es que hoy estoy fundido…

–Solo quiero que me digas la verdad.

–Yacimiento…

–¿Cómo?

–Digo que ya, si miento, él dice la verdad, pero no miento. Todo esto es una aleación de la oposición venezolana. Encima, Mercurio está retrógrado, así que no es un buen momento. Te tengo que colgar, ya sabes que el tiempo es oro. Adiós, hasta luego, Lucas.

Al cierre de esta emisión, hemos conocido que al Pollo se lo llevan también extraditado para los Estados Unidos, al parecer a toda prisa. No sabemos si esto tiene algo que ver con la supuesta mina. Sin embargo, lo que sí es cierto es que cada vez que abre la boca, alguien del oficialismo de allá se hunde. Quiera Dios que no le toque compartir celda con el otro extraditado y que todo esto termine en riña colectiva en los patios de la prisión.

En todo caso, volviendo a lo de la mina: si es cierto o no, seguramente con tanta gente de braga anaranjada tan bien informada y dispuesta a hablar, se terminará sabiendo. Porque al final, la verdad, como el oro, brilla.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es