Opinión - Runrun

OPINIÓN

El país que peor trata a los venezolanos, por Brian Fincheltub

@BrianFincheltub

Existe un país en el mundo donde desde hace mucho los venezolanos no somos bienvenidos. Ustedes dirán que me quedé corto, que perdí mi tiempo con este artículo, pues lejos de ser un solo país, la verdad es que, en la mayor parte de los países de la región, la migración venezolana hace mucho dejó de ser bienvenida. Nada nuevo bajo el sol: en las buenas se te abren las puertas, en las malas se te cierran. Pero en honor a la verdad, nuestro gentilicio tampoco es que esté libre de manchas y no por fama buscada, sino por mera lógica estadística: un país no puede descomponerse sin que una parte de su sociedad también se pudra. Con una inmigración tan masiva y desordenada como la nuestra, de Venezuela sale de todo; los que nos hacen sentir orgullosos afuera por sus logros, pero también esos que nos hacen sentir vergüenza, esos que salen a hacer lo que también hacían en Venezuela: delinquir.

Sin embargo, quiero hablarles del país donde peor tratan a los venezolanos, donde la mayoría vive sin derechos, como ciudadanos de segunda, sometidos al chantaje y a la esclavitud de unos pocos que los quieren pobres, dependientes e ignorantes.

En ese país reclamar lo que te corresponde puede ser muy peligroso, sobre todo si eres venezolano. Levantar la voz contra los opresores se paga muy caro, de allí que sean cada vez menos quienes se atreven a rebelarse. Pocos están dispuestos a lanzarse en una lucha desigual que siempre termina igual: cárcel, muerte o exilio. Incluso algunos de los vivos parecen haber muerto hace mucho tiempo y lo que vemos en las calles son simplemente sus cuerpos deambular sin rumbo, sin alma, sin porvenir.

En este país los venezolanos han sido privados de todo, hasta de lo más básico. Desde hace años, por ejemplo, millones de venezolanos no saben lo que es recibir agua por tubería, tener 24 horas de electricidad, tener servicios públicos de calidad. Algo tan simple como bañarse en una regadera se convirtió en un privilegio de pocos. A la falta de agua se le suma una larga lista de ausencias y carencias. Una lista que siempre amenaza con crecer para hacerles la vida más miserable a los venezolanos. La destrucción avanza tan rápido que quizás dentro de poco los venezolanos comiencen a extrañar los tiempos cuando cocinaban en leña.

Son millones los venezolanos a quienes también se les niega el derecho a la identidad. De los derechos más esenciales en cualquier país o pretensión de país, es ese que te hace poseedor de una identificación. Un documento que no solo te permite probar quién eres, sino también para garantizarte el derecho de salir y entrar del lugar donde vives cuando gustes. Los venezolanos no tenemos cédula, ni pasaportes y quienes logran obtenerlos deben bajarse antes de la mula con altas cifras en dólares.

El país que peor trata a los venezolanos es precisamente Venezuela, nuestro país. Y en el cual paradójicamente vivimos como extranjeros. Por eso no asombra ver cómo más de cinco millones de venezolanos han dejado Venezuela y han tenido que irse a otras naciones donde no son necesariamente bienvenidos; a sitios tan inhóspitos para la migración venezolana como Trinidad y Tobago. Recuperar el respeto de las otras naciones pasa por recuperar el país; si no lo logramos, millones más seguirán escapando a la tragedia nacional para tener que hacer frente a la tragedia de la xenofobia.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Notas de voz maleducadas, por Reuben Morales

Ilustración de Alexander Almarza, @almarzaale

@ReubenMoralesYa

Una nota de voz es como un hotel. La misma puede perder estrellas según el mal gusto y la poca consideración de quien las envíe. Y como ya todos nos hemos convertido en ese guardia de seguridad de los ’80, que hablaba por radio de onda corta todo el día; entonces ya tenemos el oído entrenado para sentar un precedente de cuáles son los tipos de notas de voz más maleducadas de la historia:

 LAS QUE DIVAGAN

Son enviadas por personas que se creen Platón o Jean Paul Sartre cuando graban la nota de voz. Comienzan a vacilar entre teorías, jurando que todos disfrutamos de sus procesos de “Eureka” para encontrar la idea que quieren decir. Estos son los mismos que, al viajar, hacen la maleta una hora antes de salir al aeropuerto y esperan que el guardia de seguridad disfrute de ver esa ensalada de ropa limpia mezclada con ropa sucia. El ejemplo más claro que tengo de este caso es el de un amigo que comenzó a grabar una nota de voz en el 2017 para contarnos la trama de la canción Los pollitos dicen y aún no la ha terminado de grabar.

 LOS QUE HABLAN CON OTRA PERSONA

Suelen ser personas que no tienen mucho trabajo, pero quieren hacerte creer que están ocupadísimos y muy demandados. Entonces te envían la nota de voz, pero tienen tan poco tiempo en su agenda, que deben compartir la misma entre hablarte a ti y hablarle al chofer del autobús que les está cobrando el pasaje (pero le hablan en inglés solo para hacerte creer que están haciendo importantes negocios con ejecutivos de Hong Kong).

 LOS QUE PASAN LA BARRERA DEL MINUTO

Estos son el equivalente a la visita que llega a tu casa sin avisar, cuando no te has duchado, tienes ganas de ir al baño, sueño, no tienes nada que ofrecer en la nevera y además te dicen que se quedarán en tu casa aprovechando el wifi mientras baja el tráfico. La mejor manera de vengarse de ellos es grabarles una nota de voz de todos los episodios de Yo soy Betty, la fea… pero la versión rusa… y sin traducción.

 LOS MANDADORES PRECOCES

Son como los anteriores, pero la nota de voz de más de un minuto la dividen en quinces notas de voz corticas. Y ojalá la señal sea buena, porque si está en una zona de poca cobertura, las notas de voz llegan desordenadas y luego toca armar ese rompecabezas sonoro. Estas son personas dignas de amar cada vez que te dicen: “Pero búscalo en la conversación, que yo te lo envié en una nota de voz”.

 LOS QUE MASTICAN

El que inventó la frase “No se habla con la boca llena”, seguro fue Nostradamus cuando tuvo una visión futurista de lo que sería el escuchar notas de voz de personas chasqueando sus labios mientras grababan un mensaje. Si un talento tienen estos seres, es el de generarnos una experiencia sensorial mucho más rica de la que podría generarnos la mejor sala de cine 4D del mundo. De hecho, la otra vez conocí a una persona que desarrolló una parálisis facial luego de escuchar una nota de voz de alguien que comía avena con leche bañada en arequipe.

Estos son los tipos de notas de voz más maleducados de la historia. Sin embargo, falta la nota de voz más maleducada de todas. Las que envían aquellas personas que tienen la dicha de mezclar todas las categorías anteriores en un solo mensaje. Si esas personas fuesen un hotel, de seguro serían un motel de una estrella, a la orilla de una carretera donde no hay mucha cobertura y te llegan notas de voz desordenadas para entretenerte con el mejor hobby de todos: armar el rompecabezas sonoro de quince notas de voz corticas de menos de cinco segundos cada una.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Crímenes sin Castigo | Pasado y futuro de la FAES, por Javier Ignacio Mayorca
Aunque Maduro asegura que la unidad élite de la Policía Nacional continuará en funciones, las presiones internacionales podrían obligar a transformarla

 

@javiermayorca

El febrero de 2016, el ministro de la Defensa Vladimir Padrino ordenó a todos los componentes de la Fuerza Armada el “completamiento” de las fuerzas de acciones especiales, como parte de un plan que permitiría afrontar el desafío (para ellos, siempre presente) de una hipotética intervención extranjera.

Según el jefe castrense, ya entonces era necesario “consolidar y fortalecer las FAES de la FANB para dar respuesta a las diferentes formas de amenaza interna y externa”.

“Según instrucciones del señor presidente de la República y comandante en jefe de la FANB, este es el año de las Fuerzas de Acciones Especiales”, sentenció.

Casi en forma simultánea, el entonces director de la Policía Nacional Bolivariana, general de división (GN) Juan Francisco Romero presentaba un plan de reorganización de ese cuerpo, que proponía la fusión de las unidades de operaciones tácticas especiales, conocidas por su acrónimo uotes, dispersas en varias partes del país, para crear una versión policial de los grupos élite que había en la FAN.

Así nació la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional (FAES).

Esta idea tenía un asidero legal. Una disposición transitoria de la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana ordenaba la progresiva supresión de todos los grupos de intervención, y la transferencia de sus tecnologías y parques de armas a la PNB, aunque sin establecer una fecha precisa para el cumplimiento de este mandato. Eventualmente el monopolio de los grupos swat quedaría en manos de la PNB. Esto también implicaba la disolución de la famosa Brigada de Acciones Especiales de la policía judicial (BAE). Pero un efectivo lobby de los jefes de esa institución hizo que ese plan fuese postergado.

La FAES de la PNB nació bajo una tutela militar. Y no solo porque su primer comandante/director fuese un oficial superior de la Guardia Nacional.

Según el proyecto que le dio origen (y que fue revisado en su oportunidad), este grupo debería caracterizarse por su versatilidad. En tiempos de paz, abordaría de forma frontal la creciente amenaza encarnada por las megabandas. También actuaría durante situaciones de rehenes y casos de secuestro.

En tiempos de conflicto, la FAES se plegaría al esquema de guerra de cuarta generación, como si fuese un componente militar, cuyas acciones serían coordinadas por el Comando Estratégico Operacional (Ceofanb). Y esto sería corroborado durante la participación de la FAES-PNB en los ejercicios cívico-militares efectuados durante los últimos cuatro años. También en desfiles del 5 de julio.

Entonces, no se trata de un pequeño grupo de policías aislados. La FAES no es un servicio más de la PNB, como podría ser el de vigilancia en el Metro o las embajadas. Tampoco es una dirección propiamente dicha, a pesar de que su máxima figura tiene el rango administrativo de director de línea, como pueden ser los de Policía Comunal o Delincuencia Organizada. Los de la FAES tienen un sentido corporativo muy particular, celebran aparte (para envidia de los demás agentes de la PNB), los asciende su propio jefe, tienen un lema distinto al del resto de la institución, y rara vez reportan al Director General.

Con ellos pasa algo similar a lo que sucede con la Dgcim o el Sebin, que parecieran estar por encima de las leyes, u obedecer solo a códigos propios.

La FAES se mostró refractaria ante los informes presentados desde julio de 2019 por la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, quien pidió la inmediata disolución de esta unidad policial, y la investigación de sus crímenes por una instancia independiente, con apoyo internacional.

De hecho ese año, gracias a la FAES, la Policía Nacional se ubicó como el cuerpo armado más letal del país, medido en términos de porcentaje de participación sobre el total de fallecidos. En 2020 se consolidó en esta posición.

Este año, el informe de la misión de determinación de hechos de la ONU atribuye 925 muertes a las FAES, que según Marino Alvarado (Provea) podrían ser calificadas de ejecuciones extrajudiciales. Esto implica que el número de homicidios atribuido al accionar de esta unidad policial es mayor, pero solo en esos 925 casos se pudo constatar la existencia de condiciones para concluir que hubo una acción letal deliberada contra personas ya sometidas, que no representaban riesgo para los funcionarios, lo que por ende permitía descartar los factores que configurarían la legítima defensa.

El auge de la FAES, en la PNB y en la Fuerza Armada, como vimos, ha sido consecuencia de la voluntad presidencial.

También la permanencia en el tiempo de estas unidades, a pesar de las incesantes denuncias de violaciones a los derechos humanos que obligan al fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab, a confesar en televisión su ignorancia en torno a lo que está sucediendo con estos funcionarios.

Maduro y el denominado “protector” del Táchira Freddy Bernal han jurado que la FAES continuará. Sin embargo, el propio régimen parece tener su plan B. Una salida decorosa, que le permita lavarse la cara. Según Williams Cancino, uno de los pocos integrantes de ese grupo que desertó a Cúcuta en febrero de 2019, la solución sería más bien cosmética:

“¿Disolver? Lo que harán es cambiar de nombre y distribuir al personal a otras unidades o estados”, afirmó.

Un plan que podría servir para este fin fue presentado en julio de 2018 por el entonces titular de Relaciones Interiores, Néstor Reverol, y Maduro le dio ejecútese. Se trata de un cuerpo antiterrorista que se manejaría como un despacho especial, distinto de la PNB. Su creación fue anunciada por el gobernante en febrero de este año.

La conversión de la FAES en este cuerpo es una posibilidad. La FAES, advierten informes de ONG como Una Ventana a la Libertad, no tendría mucho problema en erigirse en el principal látigo contra el “terrorismo”, tomando en cuenta la particular acepción que se da a este término desde el poder venezolano.

Breves

El régimen ordenó a los comandos de zonas de la Guardia Nacional una evaluación sobre el impacto de la escasez de combustible y gas doméstico en las manifestaciones callejeras. El propósito es orientar los recursos -cada vez más escasos- de ese componente, de la Policía Nacional Bolivariana y los cuerpos estatales de forma tal que estas protestas puedan ser contenidas o aisladas durante sus fases iniciales.

En 2019, la FANB y la PNB reformularon y alinearon su doctrina táctica en materia de orden público. Desde entonces, las unidades más reducidas que actúan en las manifestaciones son llamadas “escuadras ligeras de intervención” (ELI), en teoría conformadas por diez efectivos a pie, uno de ellos oficial subalterno. Le sigue el denominado “pelotón de restitución del orden público” (PROP), cuyo pie de fuerza es de treinta uniformados. Y así se va produciendo un incremento en el número de militares o policías, y el equipamiento requerido, hasta que se llega a constituir la “unidad de intervención combinada”, que tiene blindados, motos y guardias a pie con escudos. Estas las hemos visto en la Francisco Fajardo. Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, desde septiembre la carencia de combustibles y gas doméstico ha sido el principal motivador de las protestas callejeras.

Uno de los delitos que ha incrementado su frecuencia durante los lapsos de cuarentena radical ha sido la extorsión. Muchas de las víctimas son comerciantes que se han aventurado a abrir sus puertas, violentando alguna disposición de cualquier nivel de gobierno (central, estatal o municipal) y que luego son presionados para que entreguen dinero a cambio de quedar indemnes. En Bello Monte, relata el defensor de DD. HH. Rafael Uzcátegui, hay dueños de locales que deben entregar hasta un tercio de sus ganancias para que les dejen trabajar en la cuarentena. Algo similar sucede en los locales de la avenida Victoria.

“La práctica de cobrar a los restaurantes se ha generalizado durante la pandemia, pues en caso contrario aparecen personas sin tapabocas ni medidas de bioseguridad que ameritan el cierre”, explicó. Junto a esto, están las bandas criminales que mantienen asolados a los dueños de locales en estados como Lara, Mérida y Zulia, donde el lanzamiento de granadas se ha convertido en una moda. Durante los primeros nueve meses de 2020, en plena cuarentena radical, se iniciaron 274 averiguaciones por extorsión. Esto rebasa en más del 33 % el total de denuncias recibidas y procesadas durante todo 2019. Tal y como ha sucedido con otros delitos, a partir de julio comenzó una especie de repunte, que ha llevado las cifras prácticamente a los mismos niveles que existían antes de la alarma nacional decretada en marzo.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Fraude y mandamientos, por Armando Martini Pietri

@ArmandoMartini

La marcha silenciosa del fraude y violación de los mandamientos arrancó, está en camino y avanza. El régimen desespera por parecer legítimo, ambiciona reconocimiento y busca aprobación. Por eso, voten quienes voten y luego que se adjudiquen los nombres de parlamentarios, el castrismo cubano-venezolano se afianzará asignándose la mayoría de la Asamblea Nacional. Y, para que parezca decisión popular creíble, democrática, libre y cristiana, algunos curules serán obsequio y limosna de la dictadura para la “oposición” colaboradora, cada día más cómplice y encubridora.

La usurpación continuará, sin reconocimiento ni aprobación, pero siguiendo la ruta hacia el sainete estafador de los sufragios para gobernadores y alcaldes, invitando compinches del Foro de Sao Paulo como “testigos ecuánimes e imparciales”. Mientras se desarrolla la comedia bufa, quienes controlan el territorio harán cadenas con ofertas engañosas donde el papel del gracioso predomina.

Para que no queden dudas, desde el exilio, se informa estar de acuerdo, atestiguando participación con agrado y deleite de ganador. Sin importar un bledo la palabra empeñada del cese de la usurpación. Eso sí, disfrutando de un gobierno asociado y compartido con voraces devastadores. Los otros socios no han dicho mucho, aunque se presume su complacencia y felicidad.

Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump y la Europa guabina han dejado claro que no aceptan un proceso electoral con el castrismo en el poder. Se sospecha que con Joe Biden y Obama cambiaría esta política. Los participantes en los negociados sufragios aplicarán impunidad total, amnistía general. Ese es el arreglo que se busca acordar. Quien resultare presidente y su gobierno no tendrán el fastidio de lidiar con sanciones estadounidenses o europeas. Ni contener denuncias y aguantar juicios que serán cerrados, desestimados.

Robaste, quédatelo; torturaste olvídalo; duerme tranquilo y que repose la conciencia. Censurable, vergonzoso, absurdo, inmoral e inaceptable. ¿Buenos muchachos, no importa cuánto hayan robado, malogrado, mortificado, perseguido? Washington y Bruselas romperán sanciones. Todos felices y a comer perdices. Con dólares y carteras abultadas la vida no es progreso, sino satisfacción.

Esta parece la propuesta para vergüenza de los ciudadanos venezolanos decentes, de principios éticos y morales, la inmensa mayoría sacrificada; mientras que de los supuestos antagonistas lo único que se ha escuchado es beneplácito y participación. Cualquier elección con el usurpador, es dolo, simulación, bribonada. Y en Venezuela, salvo honrosas excepciones, aturde la vergüenza del silencio.

Se puede ser ateo y dejar de lado un par de ellos, pero los mandamientos llamados “la Ley de Dios” entregados en una tabla de piedra a Moisés, no son caprichos religiosos, sino auténticas normas de conducta del ser humano en sociedad.

La traición a los mandamientos

Amarás a Dios sobre todas las cosas; No tomará el nombre del Señor tu Dios en vano; Santificarás las fiestas; Honrarás a tu padre y madre; No matarás; No cometerás actos impuros; No robarás; No darás falso testimonio ni mentirás; No consentirás pensamientos ni deseos impuros; No codiciarás los bienes ajenos. Son pautas que se han convertido en fundamentos. Y que han originado las leyes, deberes, derechos de las mujeres y hombres solos o en familia que conviven en las distintas sociedades.

Por la exigencia de esos derechos, y el cumplimiento de esos deberes, la humanidad ha venido creciendo, ajustándose hasta los tiempos actuales. Cuando incluso viejas injusticias como la esclavitud, discriminación por motivos raciales y la desigualdad de la mujer -con excepciones que han identificado sus antiguas religiones con la política- han sido superadas.

Hasta no hace demasiado tiempo las mujeres estaban en segundo plano, independiente de su talento y formación; hasta no hace muchos años en Estados Unidos había puestos para negros diferentes al de los blancos en el transporte público y uso de sanitarios. Hoy, afortunadamente gracias a Dios, todo ha cambiado; especialmente por el empeño de la misma humanidad.

Sin embargo, hay sociedades obstinadas en vivir con hábitos, privilegios y discriminaciones del pasado; han hecho de religiones duras y exigentes su propio entramado de leyes y costumbres.

En el mundo actual conviven sociedades prósperas que defienden la plena libertad religiosa junto con las libertades constitucionales. Por algo no es casualidad que sean las más adelantadas. Hay otras que, teológicas o no, son sometidas por el poder político a la represión y miseria.

Son estos los regímenes que violan mandamientos como no mentirás, no robarás, no levantarás falso testimonio, no matarás. Gobiernos que, como violadores de las leyes, se fundamentan en la mutua complicidad. Se alcahuetean unos a otros los delitos y solo dan a sus pueblos desgracia, indigencia, reprimenda. Sabemos bien cuáles son y cómo reprimen para permanecer más tiempo como dueños de pueblos sojuzgados.

en-claves-informe-de-la-mision-internacional-de-la-onu-que-responsabiliza-de-crimenes-a-maduro-y-a-los-ministros-del-interior-y-defensa

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Black Friday, por Laureano Márquez P.

@laureanomar

Eso de que el término “black friday” tiene su origen en el día que destinaban para la venta de los esclavos en Estados Unidos es una mentira del tamaño de la Constitución venezolana. La realidad es que la venta de esclavos, en los tiempos de tan inhumana práctica en la potencia del norte, se producía de lunes a lunes; bueno, quizá se interrumpía el domingo para acudir a la iglesia.

Realmente se trata de un invento capitalista para vender más, como resulta lógico, dentro de la lógica del capital. Claro que produce un efecto perverso que es la exacerbación del consumismo. La gente se lanza a la cacería de algunas cosas que necesita, pero sobre todo de aquello que no le hace falta. Los noticieros nos muestran imágenes de multitudes abalanzándose sobre las tiendas que, sin la explicación debida, podrían hacernos creer que se trata de saqueos.

Aunque la práctica en estos tiempos ya es global, no encuentra mayor eco en nuestro país, donde toda costumbre del norte tiene su asiento.

Seguramente porque nosotros asociamos la expresión “Viernes Negro” al lamentable día (viernes 18 de febrero de 1983) en que el bolívar entró en un proceso de devaluación que no solo no concluye, sino que no ha hecho sino acelerar a fondo en los últimos tiempos, sin pararle mucho a la escasez de gasolina.

Antes de la fecha mencionada, para nosotros todos los días eran viernes negro de ofertas; de allí sale, por ejemplo, aquel personaje que con tanto éxito recreó la Radio Rochela y que protagonizaba Martha Olivo (Malula) junto con Jorge Tuero, representando a esa clase media venezolana para la cual comprar en Miami era una ganga y la respuesta más común cuando los dependientes eran inquiridos por algún criollo sobre los precios de los productos, era la de: “¡Ta’barato, dame dos!”.

El bolívar llegó a ser, en ese tiempo pasado del que el chavismo se asume a sí mismo como superación, una de las monedas más estables del mundo. Algunos norteamericanos, en vez de gastarlo todo en el “black friday” solían ahorrar en bolívares por la confianza que el signo monetario despertaba. Durante el régimen que nos agobia, con los ocho ceros que le han arrebatado al bolívar, nuestra devaluación entre 1999 y el 2020 es de tal magnitud que publicar la cifra resultaría demasiado grosero y aquí nos regimos por las normas de la decencia (la verdad es que la cifra nos llevaría media página y demasiadas operaciones con muchos ceros).

Desde hace demasiados años, cada día es para los venezolanos un viernes negro en el sentido ruinoso del término. Un anuncio de que el dinero tampoco hoy alcanzará para el mercado, de que el precio de los productos cabalga mientras la gente lo persigue a pie, de que es imposible vivir así. Sin embargo, somos un país de contradicciones: en medio de tanto dolor y sufrimiento, muchos continúan celebrando cada día un multimillonario “black friday” en el remate sin fin del destino nacional.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#Top10Humor | Formas de incentivar la producción de leche en Venezuela, por Víctor J. Ochoa S.
El reciente aumento en el precio de la leche pasteurizada es insuficiente para cubrir los costos de producción de leche en Venezuela.

 

@Victor_8a

10. Pedir a los enchufados que despeguen de la teta del Estado.

9. Decomisar todo el arequipe que venga de Colombia.

8. Crear el Plan “Merengada Segura”.

7. Misión “Cencerro Adentro”.

6. Nuevo compañero para ”Cheverito”… “Becerrito”.

5. Nuevo programa de concursos de Tves: “Aprieta y mama”

4. Diosa Canales y su campaña “tetero seguro”.

3. Nombre código de Andrés Velásquez: “Cuartico e ‘leche”.

2. Publicación de la Revista “Ubre-Bikini”.

1. Nuevo secretario de la MUUUUUUUD… “Le-Chúo” Torrealba.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#10PensadoresIneludibles | Rómulo Betancourt, por Elías Pino Iturrieta

@eliaspino

Puede parecer extravagante la inclusión de Rómulo Betancourt, un hombre de acción, en el repertorio de los pensadores ineludibles de Venezuela. Sin embargo, realiza la actividad de hombre público partiendo de una profunda reflexión sobre su sociedad, que aconseja incorporarlo en la nómina de quienes han hecho diagnósticos fundamentales para el entendimiento de la marcha del país.

Familiarizado con la investigación del pasado, con los ensayos de autores de su tiempo y con quienes escribieron sobre el bien común desde el siglo XVIII en Europa, América Latina y Estados Unidos, deja una obra escrita de gran importancia para nuestra contemporaneidad.

En su juventud se aproxima sin suerte a la literatura, para llamar la atención después como activista de la Federación de Estudiantes de Venezuela en 1928. Entonces conoce la cárcel por una conferencia que ofrece sobre temas de actualidad, y debe abandonar el país por sus relaciones con un fracasado golpe de Estado contra el régimen de Gómez. Incansable en el ostracismo, participa en México en la fundación del PRV, una bandería de izquierda opuesta a la dictadura.

En Costa Rica figura entre los líderes más activos del Partido Comunista. A partir de 1931, establecido en Colombia, funda ARDI y participa en la redacción de un documento de interés sobre las posibilidades políticas de entonces, conocido como Plan de Barranquilla. Desparecido el tirano, vuelve para fundar dos organizaciones pioneras del partidarismo apenas incipiente: ORVE y PDN. De nuevo a la fuerza, marcha hacia el extranjero y se relaciona con los socialistas de Chile. 

Al regreso logra su creación esencial, Acción Democrática, el partido político fundamental del siglo XX venezolano. Y promueve la candidatura simbólica de Rómulo Gallegos a la presidencia de la república. La nominación del célebre escritor y la participación en los contados procesos electorales que entonces se realizan fortalecen el arraigo de la organización recién fundada, motivo que lo convierte en parte de un exitoso golpe contra el gobierno del presidente Medina Angarita.

Entre  1945 y 1947 es presidente de la Junta Cívico Militar, que inicia la renovación de la sociedad en un ambiente de controversia y participación popular. En noviembre de 1948 triunfa una militarada contra Gallegos, recientemente escogido como presidente constitucional en elección clamorosa; y debe marchar a otro exilio que se prolonga hasta 1958. A partir de tal año y hasta 1963, es presidente de la república en un período convulso que puede superar. En 1960 sufre un atentado con explosivos que quema de gravedad una parte de su cuerpo, pero sobrevive.

Editorialista de El País, periódico de su partido, ofrece textos diarios a los lectores entre 1944 y 1945. Venezuela, política y petróleo es su libro fundamental, cuya primera edición es de 1956 y más tarde circula con  reformas de contenido. También destacan entre sus obras: Con quién estamos y contra quién estamos, Una república en venta, Posición y doctrina, La segunda independencia de Venezuela y América Latina, democracia e integración. La fundación que lleva su nombre ha publicado una copiosa colección de su epistolario, con las anotaciones de rigor.

De todas las creaciones de Betancourt debe destacarse la fundación de un partido político de masas, partiendo de lo que existía desde el siglo XIX en la administración del bien común.

Desecha la idea marxista de una organización sin vínculos con la realidad, o dispuesta a imponer una receta que la cubra y modifique, para pensar en un proceso de aglutinación que desemboque en un domicilio capaz de incluir a obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales, comerciantes, propietarios e industriales medianos y pequeños.

Si se considera que no existe experiencia en la arquitectura de banderías como la que planea, es un portento que no desestime la heterogeneidad de la sociedad cuya reforma procura y desemboque en la puesta en marcha de un movimiento capaz de iniciar un proceso de renovación que logra influencia duradera. Se puede hablar de la existencia de un abismo en el entendimiento de la colectividad y en la valoración del papel de las masas, debido a la idea que impone a partir de los años treinta del siglo XX de lo que debe ser un partido político y de cuál será su propósito. Tal idea conduce a una percepción distinta del papel de las élites, de la virtud en el trabajo de los líderes políticos y de la evolución de las masas en sus posibilidades de control de las decisiones dentro y fuera de los partidos establecidos después del gomecismo.

Si estamos ante la concreción de un pensamiento que hasta entonces ha brillado por su ausencia, o ha sido intermitente, su trascendencia se agiganta debido a que lo piensa una figura del poder, o con aspiraciones  de controlarlo, como camino para la modernización de la sociedad, en términos generales. Pero también en el entendimiento particular de la riqueza petrolera y de su renta como palanca de trasformación en áreas como la educación, la salud pública, la alimentación, la propiedad agraria, la libertad de expresión y las comunicaciones.

Un conjunto de consideraciones tan ambicioso apenas se había abocetado en las tres primeras décadas de la centuria, lo cual permite afirmar que, debido a su impacto, suceden cambios profundos en la sociedad cuando toman el mando el dirigente y su partido.

El hecho de que el vecindario latinoamericano formara parte de las preocupaciones le da mayor proyección, especialmente en el empeño de crear frentes comunes en defensa de la democracia representativa y en la liquidación de los regímenes autoritarios de derecha e izquierda.

Como escribimos sobre un gigante de la política, el esbozo que se ha presentado de su pensamiento está sujeto a controversia. Más todavía en la actualidad, cuando se han sometido a crítica demoledora las ejecutorias de la democracia de la cual fue promotor. Si nos alejamos de los campos de batalla y hacemos un alto en las bibliotecas, manarán evidencias de sobra en torno a la magnitud de su legado intelectual.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Acción de gracias, por Orlando Viera-Blanco*
Doy gracias a Dios por tener la rendija de abogar y defender los DD. HH. de los venezolanos. Doy gracias a Dios por haber tenido el honor de representar a mi país en los momentos más difíciles de su historia”.

 

@ovierablanco

A pesar de la tragedia de Venezuela, amén de los infortunios de los pueblos, la humanidad es resiliente y tiene la oportunidad cada año de elevar una plegaria, una acción de gracias por la vida, la familia, la salud y por aquellas cosas buenas que aun en medio de las dificultades nos acompañan.

Seguimos en este mundo

Me gusta la justicia, lo que arroja y conduce. La justicia es el derecho de cada cual a realizarse conforme a su esfuerzo propio usando la inteligencia y alea a favor. Justicia no solo es derecho, también son deberes y respeto por las mínimas condiciones de convivencia de una sociedad. Justicia es educación que es urbana, cultural y normativa. Pero justicia también es libertad, que es felicidad, que es amor. En días de Acción de Gracias elevo una oración por los justos que se han marchado, por los que han redimido la injusticia y por aquellos que hemos tenido la honorable oportunidad de luchar porque se haga justicia.

Doy gracias a Dios por tener la rendija de libertad para abogar y defender los DD. HH. de los venezolanos. Doy gracias a Dios por haber tenido el honor de representar a mi país en los momentos más difíciles de su historia y contar con el apoyo de naciones hermanas que nos han tendido su mano amiga. Doy gracias a mis amigos y familiares por su fraternal y noble espaldarazo. Doy gracias a Dios por poner en mi camino a gente maravillosa, honesta y leal, mantener la frente en alto y levantarnos de la anomia. Doy gracias al Señor por avivar nuestra voluntad ante cada caída y retomar el andar. Doy gracias a dios por nutrirnos de cordura frente la intemperancia, paciencia ante la banalidad, carácter ante el abuso y perdón frente la ignominia.

Doy gracias a Dios porque un año minado de peste, hambre, dolor y muerte, seguimos favorecidos con la dicha de la vida; acompañados de nuestros hijos, nuestra familia, nuestros amigos, elevando además una acción de gracias al Señor por recibir en su remanso y gloria a todos los que han partido, entre ellos mi padre…

Por lo que viene

Doy gracias a mi madre por haber sembrado en mí el sentido prístino y monolítico del Espíritu Santo. Y a ambos por enseñarme que la libertad, el respeto, la familia y la amistad no se mendigan ni se privan a nadie. Gracias a esa crianza propia de la mayoría de los venezolanos, lo que viene es libertad pura y dura. Venezuela no es ni será un país sirviente. Venezuela no es una nación corrompida de odios insuperables. Venezuela no es un país celestino ni de tierras inagotables. Nuestra mezcla no lo tolera porque somos amasijo de todos los talantes.

Desde la Colonia a nuestros días, hechos y personajes han intentado insuflarnos de rencores y maledicencia. Gracias a la Santísima Trinidad ha prevalecido el espíritu gallardo de nuestros próceres, la sabiduría de Andrés Bello, Vargas o Andueza Palacios, la gloria de José Gregorio Hernández, la erudición de Rómulo Gallegos, Andrés Eloy o el padre Luis María Olaso; la dignidad de Franklin Brito, Oscar Pérez o Rafael Acosta Arévalo o la fuerza y lucidez política de Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba o Carlos Andrés Pérez. Esa reserva moral, democrática y ciudadana está en nuestra sangre. Doy gracias a Dios por haber nacido con ese linaje…

Venezuela hoy escribe su propia historia sobre la misma tierra. Y lo que viene es felicidad porque habrá justicia. Al decir de Schopenhauer, la representación de nuestra voluntad es romper cadenas. Doy gracias a Dios por portar dixit Herrera Luque, huella perenne de irreverencia indómita que no se deja de nadie, así sean urogallos cubanos, chinos, rusos o islámicos.

Doy gracias a Dios por lo que viene que es el reencuentro. Pero también recuento de los buenos y los malos. Volverán lo que tienen que estar y se irán los que jamás han debido llegar. Doy gracias a Dios por ser más quienes anteponemos la patria al interés individual… Doy gracias a Dios por pertenecer a un distinguido y ejemplar cuerpo diplomático, conformado por un grupo de embajadores venezolanos en un momento crucial de nuestra historia.

Pido a Dios que los soberbios y los arrogantes queden atrapados como cerdos en un pequeño corral. Pido a Dios que reine la comprensión y el perdón cuando venga la liberación. Pido a Dios que aprendamos la lección devenida nuestros rechazos e indiferencias. Y doy gracias porque toda la experiencia -aun siendo dura y dolorosa- repose en nuestra conciencia.

Doy gracias a Dios por abrazar las miradas de llanto y alegría, de tristeza y gratitud, de nuestros hermanos venezolanos que, aun en medio del sufrimiento, nos han dado amor, aliento y consuelo. Doy gracias a Dios por la dicha de representarlos e iluminar mi camino, mi razón y mi corazón. Sin ellos nada pasa ni nada pasará. Doy gracias a Dios por lo que viene que es la Venezuela que viví, que soñé. Doy gracias a Dios por ser cada día el niño que he sido porque es expresión de gratitud de la Venezuela que me cebó y me dio todo lo que soy.

Doy gracias a Dios por haber tenido los padres, hermanos y amigos que nos bendicen con sus plegarias, admiración y su cariño. Nadie hubiese sido sin ser nativo de la tierra que he nacido, y que estoy seguro con la misma sangre, alegría, sudor y valentía que fue fundada, la volveremos a construir.

Gracias a Dios por el orgullo, la grandeza y la belleza de ser venezolano y de seguir estando a vuestro lado… Feliz Día de Acción de Gracias y que Dios los bendiga.

* Embajador de Venezuela en Canadá.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es