Opinión - Runrun

OPINIÓN

El imperio venezolano, por Juan Eduardo Fernández “Juanette”
Los venezolanos en estos años hemos invadido a otros pueblos no a través de la violencia, sino conquistando su corazón

 

@SoyJuanette

La semana pasada vi en The History Channel un documental llamado La caída del Imperio romano, donde explicaban cómo una de las civilizaciones más poderosas de la historia sucumbió por estar con la peleadera todo el tiempo. Esto me hizo pensar que, por el contrario, los venezolanos en estos años hemos invadido a otros pueblos no a través de la violencia, sino conquistando su corazón. Imagínense lo que podemos lograr los venezolanos con nuestro carisma: ¡seremos invencibles! Jajajaja (leer con voz demoniaca y risa de maldad).

Quiero aclarar que lo que escribí en el párrafo anterior no es una expresión de deseo, sino un hecho científico-histórico-cultural-social-lúdico. A continuación, me permitiré ofrecerles una cronología donde explico cómo inició la expansión de nuestro vasto imperio. Por lo pronto me circunscribiré a tres vectores de colonización:

La telenovela

En la década del 80 las telenovelas venezolanas se vendían a distintas partes del mundo y con mucho éxito, pero en realidad estas producciones eran una fachada para que, cuando sus protagonistas fueran a promocionar los dramáticos, se quedaran viviendo en el país.

De hecho, si tomamos de ejemplo países como Argentina, España y Estados Unidos, podemos demostrarlo. A continuación, las pruebas:

  • Año: 1980. Vector de entrada: telenovela Topacio; agente colonizador: Grecia Colmenares.
  • Año: 1985. Vector de entrada: telenovela Cristal; agente colonizador: Carlos Mata. (Acá quiero reconocer varios logros del agente apellidado Mata: una calle lleva su nombre, y en la ciudad de Hialeah (Miami), se celebra el 3 de septiembre el “Día de Carlos Mata”. 
  • Año: 1988. Vector de entrada: telenovela Abigail; agente colonizador: Catherine Fulop.

Y ustedes se preguntarán ¿Los servicios secretos argentinos, españoles e incluso la CIA no notaron el plan de invasión que se estaba fraguando? La respuesta es sí. De hecho, Argentina nos envió a Ricardo Montaner para activar la misión antiimperialista. La idea era que Ricardo conquistara Venezuela y nos volviera argentinos, pero falló en la misión. ¿Por qué? No estaba preparado para resistirse a la simpatía venezolana y a la gastronomía maracucha, por lo que finalmente terminó del lado venezolano.

Y ahora una reflexión final en este punto: ¿por qué las telenovelas venezolanas ya no son exitosas? Porque ya no se hacen telenovelas en Venezuela.

La música

Pero con el fin de las telenovelas los venezolanos no nos rendimos, así que buscamos una nueva manera de propagar nuestra venezolanidad por el mundo: la música. ¿Cómo? A través de los talentos formados en El Sistema de Orquestas y Coros de Venezuela. No es casualidad que nuestros músicos hoy en día estén derrochando talento en plazas, estaciones de subtes, teatros y orquestas de todo el mundo.

Este plan de colonización casi llega a tener éxito. El tema fue que a Gustavo Dudamel le afectó la inflación y tuvo que conseguirse tres trabajos en las orquestas de Los Ángeles, París y Berlín, por lo que no le quedó tiempo para “dirigir” la invasión (dirigir ¿entendieron?  porque Dudamel es director de orquesta ¡qué chistazo metí!).

La gastronomía

Y ahora la tercera fase de nuestro plan para expandir el imperio venezolano a los confines del mundo es a través de la gastronomía. Estoy seguro de que esta será la estocada final para que todos los habitantes del planeta sean parte de nuestro imperio. ¿En qué me baso para afirmarlo? En la cantidad de extranjeros que sucumbieron al sabor del tequeño, las cachapas y las arepas, entre otros manjares de nuestra cocina.

De hecho, es normal ver gente comiéndose una pelúa o una reina pepiada en Praga, Oslo, Moscú y hasta Nueva Caledonia. Es más, las arepas que se están comiendo las personas nacidas en esas ciudades fueron hechas por ellos mismos, porque no solo comen nuestra comida ¡Ya saben hacerlas!

Definitivamente el plan de colonización es imparable ¿Hasta dónde podemos llegar? Yo solo les quiero decir que ya hay científicos venezolanos trabajando en la Nasa. Así que como dice Buzz Lightyear “Llegaremos al infinito y más allá”.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La banalización de los crímenes internacionales, por Asdrúbal Aguiar
El mal absoluto nazi ha renacido, expandiéndose como un cáncer que hace metástasis, nutrido de intereses coludidos con el crimen organizado transnacional

 

@asdrubalaguiar

La expedición de un nuevo informe, el tercero de los elaborados en 2020 y 2021 por las misiones independientes designadas por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sobre la comisión de violaciones graves de derechos humanos en Venezuela mediante una política de Estado diseñada al efecto y que, en su conjunto, tipifican verdaderos crímenes de lesa humanidad, de suyo significa que las víctimas están siendo acompañadas. Lo hace solo una parte, la técnica, de la comunidad internacional, que no ha dejado a estas en el abandono, a la suerte de sus tragedias como lo han hecho los gobiernos.

La investigación es precisa en cuanto a la determinación de los hechos, la identificación de las estructuras orgánicas del poder policial y militar dispuestas para la ejecución de las señaladas violaciones generalizadas y sistemáticas, las cadenas de mando involucradas, y la precisión de las presuntas responsabilidades individuales que anclan en lo más alto de la pirámide del gobierno venezolano. Pero solo hasta aquí todo está en orden y con destino preciso.

Si el ecosistema mundial estuviese o fuese próximo, más allá de lo nominal o convencional, a los compromisos de justicia internacional que se derivaron del Holocausto y la Segunda Gran Guerra del siglo XX y que encontró como delta a la regla de la competencia universal para el juzgamiento de los criminales, en paralelo al funcionamiento del Tribunal Internacional de Nuremberg, sería ello de celebrarse. Mas la lucha entre los Estados y sus gobiernos, entre la lógica del poder soberano y la lógica del respeto a la dignidad inviolable de la persona humana ha sido una constante que no cesa todavía, salvo por breves intersticios.

El mismo debate dentro de la ONU para concretar la responsabilidad internacional del Estado –no digamos la de los gobernantes– por violaciones de derechos humanos se tragó largas décadas (1949-2001), hasta que se formaliza un texto normativo no vinculante que al paso eliminó de su articulado a los crímenes contra la humanidad. Llegado el momento se crea la Corte Penal Internacional en vísperas de iniciarse el siglo corriente. Sin embargo, la inefectividad de sus investigaciones y procesamientos es palmaria, sobre todo en el caso venezolano.

Lo grave es que los mismos gobiernos que forman el Consejo de Derechos Humanos, ante informes como el que ocupa estas líneas y es demostrativo de que el mal absoluto nazi ha renacido, expandiéndose como un cáncer que hace metástasis, nutrido ya no de dislocaciones ideológicas o nacionalsocialistas sino de intereses coludidos con el crimen organizado transnacional, reducen la cuestión a un problema político, de votos.

En suma, informes e instrucciones que habrían de servir, sin más consideración, a los aparatos de la justicia doméstica de los Estados o a la inmediata actuación de la justicia internacional penal, se les trata y despacha por estos como “papeles diplomáticos”, no pocas veces trasladados a la Asamblea General de la ONU para que duerman el sueño de los justos.

El caso de Rusia, luego de sus crímenes ejecutados en Ucrania, es igualmente ilustrativo.

Ante la parálisis del Consejo de Seguridad y la disposición del veto ruso, hubo de actuar la Asamblea de Naciones Unidas para revisitar un problema que venía desde atrás, desde 2014. Y al momento de declarar esta que sí hubo una agresión rusa, no dudaron un instante las mayorías de los Estados miembros para confirmarlo. Empero, cuando de seguidas se debatió sobre la aporía de la presencia del gobierno de Vladimir Putin en el Consejo de Derechos Humanos, por sus atentados a la vida e integridad personal de los ucranianos, aquella se dividió casi de por mitad. Una aprobó la resolución y la otra, no lejana de vencer, se dividió entre quienes callaban o quienes negaban, al cabo igualmente responsables por indiferentes ante la maldad.

Salva esta gravosa circunstancia, mientras no sean acaso eliminados los obstáculos que se le oponen a la impunidad mundial, la circunstancia que, al tratarse de crímenes de lesa humanidad ejecutados por el gobierno de Nicolás Maduro y su cadena de mando, son constitucional y convencionalmente imprescriptibles. Son susceptibles de persecución universal por parte de cualquier Estado y no solo por la Corte del Estatuto de Roma que tiene en sus manos el expediente. Habrá que esperar, entonces.

En su informe, la misión independiente de la ONU habla de las “fuertes palizas con bates y objetos punzantes; descargas eléctricas en partes sensibles del cuerpo… cortes y mutilaciones, incluso en las plantas de los pies y debajo de las uñas… descargas eléctricas en los genitales… alimentación forzada con heces y vómitos” padecidas por quienes son llevados, como enemigos del régimen totalitario y represor venezolano a sus mazmorras. Ello causa escalofrío, pero el nuevo gobierno de la guerrilla y del narcotráfico en Colombia lo celebra, designando al presidente venezolano como su mediador de la paz. Y como ya ocurriese con el expresidente Juan Manuel Santos, no deberá desestimarse que al inquilino de Miraflores, validado por el régimen cubano, se lo declarase Premio Nobel.

No creo, obviamente, que tanto desatino e irracionalidad ética y práctica alcance como para darle un cierre magistral a esta obra bufa en el teatro de la impudicia y del relativismo, a menos que Rusia y China ganen la guerra contra Ucrania. Es decir que, incluso perdiéndola Putin, la narrativa pactada por estas a inicios del año, en Pekín, se imponga. Dice lo que ya practican el propio Maduro, Alberto Fernández, Pedro Castillo, Gabriel Boric, Ortega-Murillo, Diaz Canel y López Obrador, como la esposa de Zelaya: “Solo corresponde al pueblo del país decidir si su Estado es democrático”.

Las señaladas potencias, que mal deben ser subestimadas, concluyen para la Era Nueva y en tiempos de globalización que le saldrán al paso “al abuso de los valores democráticos y a la injerencia en los asuntos internos de los Estados soberanos con el pretexto de proteger la democracia y los derechos humanos”. Esas tenemos.

correoaustral@gmail.com

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | Impacto de la ley de armonización tributaria, por Víctor Álvarez R.
La ley de armonización tributaria intenta evitar la doble tributación, la sobreimposición y la sobrecarga fiscal que afectan la recuperación económica

 

@victoralvarezr

Para 2022 y 2023, las expectativas de crecimiento económico son positivas. Las empresas apenas utilizan 25 % de su capacidad instalada y con un buen programa de reactivación pueden aumentar su producción sin tener que realizar nuevas inversiones en maquinarias, equipos o infraestructura.

Sin embargo, se presentan factores que frenan la reactivación productiva, como la creciente presión tributaria por parte de los gobiernos locales. A raíz de la caída de la renta petrolera, los ingresos de las gobernaciones y alcaldías sufrieron una drástica reducción y ya no reciben la misma cantidad de situado constitucional, que es el monto de los ingresos fiscales ordinarios que el gobierno central debe transferir a los estados y municipios. Esto ha forzado a gobernadores y alcaldes a incrementar considerablemente los impuestos y tasas por el uso de bienes y servicios, papel sellado, timbres fiscales, impuestos municipales sobre las actividades económicas, inmuebles urbanos, circulación de vehículos, espectáculos públicos, juegos, loterías, propaganda y publicidad comercial.

Los gremios empresariales advierten una mayor presión tributaria sobre un aparato productivo que viene de sufrir una prolongada contracción y apenas comienza a recuperarse.

En la Encuesta de Coyuntura Industrial del Segundo Trimestre de 2022, el 74 % de las empresas afirmó que los excesivos tributos fiscales son un factor que frena la recuperación de la producción. Consecomercio expone que en los municipios las tasas impositivas pasaron del 0,05 % hasta 5 %, un incremento de 9900 %.

La voracidad fiscal de las gobernaciones y alcaldías ha generado una situación desordenada y caótica. Los estados invaden competencias de los municipios y viceversa, se solapan con la República encubriendo impuestos bajo la figura de timbres fiscales, se aplican cobros anticipados de IVA e ISLR que dejan a las empresas sin flujo de caja. Y todo esto frena la reactivación económica.

En atención al llamado empresarial, el gobierno central se ha planteado limitar los cobros exorbitantes de tributos estatales y municipales, y alinearlos con la política fiscal y tributaria nacional. Con ese fin, impulsa Ley Orgánica de Coordinación y Armonización de las Potestades Tributarias de los Estados y Municipios, en función de evitar la doble tributación, la sobreimposición y la sobrecarga fiscal que afectan la recuperación económica.

Esta ley establecerá parámetros y limitaciones a las potestades tributarias de los estados y municipios, lo cual no ha sido bien recibido por los gobernadores y alcaldes que perderán margen de maniobra para generar ingresos propios que compensen la reducción de las transferencias que reciben del gobierno central.

En adelante, los gobiernos regionales deberán consultar al Consejo Superior de Armonización Tributaria cualquier cambio en los impuestos que cobran, así como el recálculo de tasas o alícuotas. No podrán cobrar impuestos que no estén previstos en leyes estadales u ordenanzas municipales y se declara nulo e ineficaz cualquier cobro bajo otros conceptos, tales como aportes, aranceles, contraprestación o sus equivalentes.

La ley ha sido considerada por gobernadores y alcaldes como un proyecto centralista que –al limitar las competencias de los estados y municipios en materia de impuestos, tasas y contribuciones que son de su competencia–, puede llevar al quiebre técnico y desaparición de los gobiernos locales, toda vez que el presupuesto dependerá cada vez más del situado constitucional que se ha reducido a menos de la mitad y no es transferido oportunamente por el gobierno central.

La ley de armonización tributaria, ni tan calvo…

Para evitar que estas tensiones entre gobierno central y gobiernos locales sirva de pretexto para calentar la calle y regresar a una situación de conflictividad social y violencia política que en nada contribuye a la recuperación del país, es necesario concertar en los tres niveles de gobierno un nuevo marco legal tributario que delimite claramente qué le corresponde a los estados y municipios. Ni tan calvo ni con dos pelucas: es necesario construir un acuerdo ganar-ganar que ofrezca incentivos fiscales a la reactivación económica, pero sin comprometer los ingresos fiscales que necesitan los gobiernos locales para realizar una buena gestión en favor de sus habitantes.

Asimismo, los ciudadanos estamos llamados a analizar y entender que lo regalado sale caro. Las gratuidades indebidas y los subsidios a la gasolina y servicios públicos de electricidad, agua, gas, telecomunicaciones, autopistas, etc. terminaron financiándose con desmesuradas emisiones de dinero sin respaldo y causaron una prolongada espiral hiperinflacionaria que destruyó el poder adquisitivo de las familias y empobreció a los hogares.

Si queremos buenos servicios públicos, habrá que comenzar a pagar por ellos. Pero el ajuste de las tarifas de servicios públicos es inviable social y políticamente en un país donde el salario mínimo no llega a 30 $/mes. Esto solo será posible si se incentiva la reactivación de la economía para que se generen abundantes puestos de trabajo cada vez mejor remunerados. Y el ingreso de las familias permita cubrir sus necesidades básicas y esenciales. 

Escuche el análisis completo en el nuevo pÓdcast de #PedagogíaEconómica

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Ni comunistas ni fascistas, por Armando Martini
El chavismo es un eufemismo del castrocomunismo atracador y ruinoso; tan irresponsable, que nada es su culpa 

 

@ArmandoMartini

Nadie conoce por qué se han establecido en el mundo dictaduras vergonzantes o aparatosas imitaciones de cesarismo (sistema de gobierno centrado en la autoridad suprema de un jefe). Afortunadamente sus periodos son transitorios, pero a veces demasiado largos. La conciencia colectiva e ideales democráticos repugnan a los “indispensables” o supremos dispensadores de bienes, que dicen ser los comunistas.

La mayoría civilizada amalgama ideales libertarios que sirven de modelo y enseñan el camino al mejoramiento, de acuerdo con realidades del entorno y manera de ser. El materialismo histórico, la lucha de clases, la socialización de los medios de trabajo y producción deben ser motivo de minuciosa meditación. El marxismo es criminal, basura comprobada y fracasada.

Comunismo y fascismo son movimientos totalitarios, antidemocráticos. Pelear con difuntos enterrados y olvidados, es una tontería.

El chavismo es un eufemismo del castrocomunismo atracador y ruinoso; tan irresponsable, que nada es su culpa.

El castrismo sin Castro no pasa de ser comunismo sin embrujo, asesino y miserable. El chavismo ha muerto. Sucumbió tras inventar y nada establecer, lo arrasó un cáncer que no pudo apaciguar la echonería sanitaria. Al otro, una vejez que la medicina fanfarrona de tanta propaganda no logró prolongar. No pasaron de ser extensos habladores de pendejadas. Y sus revoluciones se diluyeron entre faltriqueras explotadas y envíos interesados del tesoro soviético, esquilmando lo que producían países sojuzgados.

Crearon fuerzas represoras, no escuelas a ser seguidas. Hoy, extintos, dejaron herederos sin principios ni gracia. El hermano no fue más que un represor natural que sobrevivió, sin pena ni gloria, a quien vivió en aroma de mentiras. Su mejor obra después de 60 años es un burócrata, poco original de apellido largo e ideas cortas.

El comunismo por estos lares

En Venezuela el embaucador supremo ungió convenientemente a su heredero, de habla profusa y fastidiosa. Al igual que su padre político, promete sin honrar la palabra empeñada. Viste un chaquetón para dar cierto aire vago de apoyo, que han aprendido a tener los que exhiben poder y fortuna en cargos públicos. Y acusa a chavistas que solo por desaparecidos se autocalifican de originarios.

Subestimado, ha resultado astuto y perspicaz; estará en el poder mientras la ciudadanía de principios éticos, valores morales y buenas costumbres no elija directamente sus verdaderos representantes, para que ejerzan representación con legitimidad, honor y dignidad. De lo contrario, la recuperación de la libertad y democracia no parece próxima. Porque la dirigencia vendida y traicionera, que sumisa se entregó e infiltró, pactaría ficticias elecciones para un refrescamiento del  castromadurismo. Así se mueve ese mundo politiquero, más sucio que el río Guaire.

El porvenir no es de los fascistas

¿Cómo derrota la América mestiza a regímenes comunistas y fascistas? Con justicia imparcial, libertad ciudadana, independencia de poderes, democracia, igualdad de oportunidades, respeto a los derechos humanos y acato a la dignidad. Ser republica liberal es el camino al porvenir.

El mestizo e indio de América representan una ecuación compleja que no se puede asimilar de manera total a la mentalidad de Occidente, tampoco a la eslava o mongólica; aunque algo pudiera tener de semejanza con alguna de esas culturas, le queda sin embargo un sedimento propio irreconciliable con ideas y hábitos particulares.

Esto podrá explicar lo complicado y evasivo de nuestros problemas, algo tan difícil que ha hecho enloquecer en algunos casos a los cerebros mejor equilibrados. Reducir preocupaciones y anhelos del continente al simplismo de clasificar a los americanos contrarios a las libertades, resulta absurdo y al mismo tiempo peligroso. Habrá que ser previsores, si se sigue permitiendo la administración, en grandes o pequeñas dosis, de venenos y toxinas del comunismo. Se puede caer profundo en la demencia ideológica o en la locura estulta que en estos momentos obscurecen el horizonte.

El comunismo como sistema, doctrina filosófica e interpretación económica es un fiasco, una decepción probada. Y en el momento que se quiere establecer en regla infalible, postula dictaduras individuales o colectivas, se convierte en amenaza a la democracia y libertad, único camino hacia la felicidad y buen disfrute de la humanidad.

Un cambio de verdad será bienvenido cuando los comunistas y fascistas se hundan cortejados. Y sus cómplices e infiltrados desaparezcan como lo hace la pesadilla. Para eso hacen falta dos pueblos enfurecidos.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#EnPocasPalabras | Ucrania, Rusia y China, por Tony Bianchi
Mientras que el poderío armado ruso supera al de Ucrania, la habilidad bélica de los defensores y su dignidad hacen la gran diferencia

 

La determinación de Ucrania de no entregarse a Rusia y de ceder el menor territorio posible a los invasores empieza a tener un sorpresivo resultado. Por demás, Moscú nunca dio una buena razón por iniciar su invasión.

Putin está recurriendo a un referéndum en dos regiones de Ucrania del Este, controladas por Rusia y en su mayoría rusohablantes, para presentar un panorama político algo aceptable democráticamente y anotarse una victoria pírrica que salve algo de su reputación y la de Rusia.

Al darse el referéndum que se está programando, es dado por seguro que el Donbás vote a favor de Putin y la automática y definitiva ocupación rusa.

La situación del resto del país es bien diferente. Mientras que el poderío armado ruso es definitivamente superior al de Ucrania, la habilidad bélica de los defensores y la determinación de no ser conquistados y humillados está haciendo la gran diferencia en contra de un enemigo mucho menos motivado.

A esta altura del conflicto se diluye el gran éxito inicial de los rusos, que fácilmente consolidaron su control de las regiones del Donbás y la región del sur, aniquilando al puerto de Mariupol sobre el Mar Negro y conquistando la región que se extiende hasta la ciudad de Kherson.

Con el pasar del tiempo, y al recibir grandes lotes de armamento adicional de Occidente e importante soporte estratégico, Ucrania recuperado el control de las rutas de abastecimiento ruso y ha infligido pequeñas pero sistemáticas derrotas al ejército ruso. Tanto, que reconquistó a Kherkiv, la segunda ciudad más importante de Ucrania en el norte; y amenaza con hacer lo mismo en Kherson, considerada la ciudad más importante del sur de Ucrania.

Por lo tanto, el gran proyecto de Putin de una conquista total de Ucrania está casi totalmente descartado. A menos que el zar ruso quiera desatar una acción bélica de mayor envergadura y arriesgar un gran enfrentamiento con Occidente.

China se distancia de Moscú

Las relaciones de Rusia con China tampoco ofrecen muchas garantías a Moscú. El recién encuentro entre Putin y Xi Jinping en Uzbekistán demuestra que mientras se trate de un frente unido contra Occidente, la alianza entre China y Rusia se mantiene firme.

Sin embargo, el equilibrio está cambiando y aumentan los signos de tensión debido a crecientes diferencia entre las dos partes sobre la guerra de Ucrania. Fuentes estadounidenses confirman que hasta el momento Xi ha negado suministros militares al ejército ruso en Ucrania, con el fin de proteger a las grandes empresas chinas de las sanciones occidentales.

Xi mantiene la narrativa de que la guerra en Ucrania es culpa de la OTAN, que considera una organización internacional dominada por Estados Unidos. El líder chino tacha a Occidente de una civilización en decadencia irreversible.

Pero al mismo tiempo el distanciamiento de la Unión Europea de China es uno de los muchos problemas que Xi tiene que enfrentar junto al alto costo de su obstinada rigidez relacionada con la pandemia de covid-19 en su país.

China, al igual que la India, considera que Rusia debería haber evitado la crisis de gas y petróleo con los países europeos causada por la invasión de Ucrania. Y que debió aumentar, en cambio, la cantidad de productos energéticos enviados a Pekín.

Por eso que Xi quiere mantener cierta distancia con Moscú. Solo celebra las compras de hidrocarburos a precios sumamente reducidos que las empresas rusas están obligadas a vender debido a la actual crisis.

La conclusión de un grupo de ejecutivos petroleros europeos es que la guerra de Ucrania, lejos de haber satisfecho los deseos expansionistas de Putin, ha traído solamente malas noticias económicas para todo el mundo. Y que todos los actores involucrados deberían ponerle fin lo más pronto posible.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

El padre José Urquijo SJ: una institución del movimiento obrero venezolano, por Froilán Barrios Nieves*
El legado del padre José Urquijo JS es un aporte fundamental para la reconstrucción del movimiento de los trabajadores

 

@froilanbarriosf

El pasado 14 de septiembre 2022 recibimos la triste nota del fallecimiento del sacerdote José Urquijo. El reconocido jesuita formó a miles de profesionales en Relaciones Industriales en pregrado y postgrado en la UCAB y UCV. Además, fue un connotado investigador y asesor de relaciones laborales de innumerables proyectos en empresas del sector privado y público. 

Sus aportes abundaron en el campo de las ciencias sociales. Pero resalto su relación permanente con los trabajadores y el movimiento sindical venezolano, del que fue asesor en diversas etapas de su historia. Esta vocación se originó en sus vivencias juveniles como obrero, surgidas de las experiencias de los curas obreros de la Europa de mediados del siglo XX.

Sus aportes en los congresos de la CTV fueron notables. Estos se consideraron en el Consejo Consultivo para la reforma de la CTV (1992), del cual derivó un documento que contenía propuestas y recomendaciones para una profunda reforma del movimiento obrero de Venezuela. También integró el Consejo Intersectorial del Trabajo entre los años 1993 y 1994.

Promotor de la unidad sindical

Le conocí en el año 2000, cuando participamos en la Junta de Conducción Sindical Nacional de la CTV presidida por Jesús Urbieta. Allí el padre Urquijo asumió el rol de “observador imparcial” o “de buena fe” (amicus curiae). Eran momentos en que Gobierno de Hugo Chávez pretendía disolver el movimiento sindical con el referendo sindical de diciembre de ese mismo año.

En ese año publica su libro El movimiento obrero de Venezuela, auspiciado por la UCAB, la OIT y el INAESIN. La obra resume la historia del sindicalismo venezolano y las razones de su crisis, señalando las perspectivas de su reconstrucción como sindicalismo independiente de gobiernos y partidos políticos.

Fue un consecuente promotor de la unidad del sindicalismo venezolano. A tal efecto, y bajo los auspicios del equipo técnico multidisciplinario de la OIT en 2001, modera las actividades del Comité de Unidad Intersindical (Junta de Conducción Sindical de la CTV, CODESA, CUTV, FBT, CGT, Nuevo Sindicalismo) para la unificación, democratización y desarrollo del movimiento obrero venezolano.

Un seminario clave

La concreción de esta búsqueda fue el seminario realizado en la sede del Colegio de Ingenieros de Venezuela, del 1 al 10 de marzo de 2001, dirigido y organizado por el padre Urquijo. Allí destaca la labor del equipo integrado por Josué Bonilla, actualmente profesor universitario en España, y del profesor Gustavo García, hoy vicerrector administrativo UCAB, con estudiantes de la escuela de RRII-UCAB.

A pesar de no lograrse la ansiada unidad, el intercambio entre el sindicalismo oficialista y el opositor allanó el camino para las elecciones sindicales generales en octubre 2001, donde Urquijo se desempeñó como observador imparcial, amicus curiae. Este proceso electoral se realizó bajo la inspección del CNE, con apoyo de INAESIN y la Junta de Conducción Sindical Nacional de la CTV. Sus resultados y evolución posterior todos conocemos a lo largo del siglo XXI.

Labor docente

Posteriormente el padre Urquijo continuó con sus labores como docente e investigador. En el campo sindical se fue a las catacumbas del siglo XIX, conocida como la fase del obrerismo donde se ubican las primeras expresiones gremiales de los trabajadores venezolanos.

La muerte del padre José Urquijo es una irreparable pérdida para el sindicalismo venezolano. Su legado es un aporte fundamental para la reconstrucción del movimiento de los trabajadores, bajo los principios de autonomía e independencia de partidos políticos, empleadores privados y el Estado.

El padre Urquijo siempre estará presente entre nosotros por su legado, pero también por su amabilidad y humildad, su fino aguijón humorístico y su temple de pueblo vasco. Después de dar tanto, demostró la modestia de los sabios en esta respuesta a Josué Bonilla: “me considero una persona de talento promedio, nada brillante, nada excepcional, pero bien administrado”.

#EspañaEnAméricaSinLeyendas | Los oidores, como si el rey estuviera presente, por Elías Pino Iturrieta
Los oidores hacían las veces del rey. Y la permanencia del cetro se demostraba a través de su presencia

 

@eliaspino

De acuerdo con la doctrina de san Isidoro de Sevilla y con las Partidas del rey Alfonso, como vicario de Cristo el monarca de España debía impartir justicia en sus dominios sin que ni siquiera la autoridad del Sacro Imperio pudiera interferir en tal ejercicio. Tenía empleados que podían hacer de jueces o de fiscales o procuradores en su nombre, y quienes debían responder solo ante su autoridad sobre las decisiones que tomaran. Eran una delegación directa de la soberanía del príncipe y la representaban a plenitud. Si así sucedía en España, debía ocurrir con exactitud en las colonias de ultramar. Sin embargo, debido a la lejanía de los territorios que ahora formaban parte de la jurisdicción española, debía remacharse la presencia del soberano a través de señales y ceremonias relacionadas con la judicatura, a las cuales se aludirá en el presente boceto.

Estamos ante un deber que cumplía el rey castellano desde el medioevo, asentado en las costumbres y reclamado por las cortes en sus actos rituales, que solicitaban cada cierto tiempo que el soberano atendiera personalmente las querellas presentadas por los súbditos en procura de justicia. La extensión cada vez mayor de los territorios y la imposibilidad material de atender las querellas, hicieron que el rey delegara las funciones en un equipo de letrados en quienes siempre veían los interesados la presencia y la decisión inapelables de un vocero de la divinidad. En el caso de las Indias, debido a la novedad que el ejercicio implicaba y, especialmente, a que se debía efectuar en territorios remotos, se debió remachar el nexo para que no cupieran dudas sobre la legitimidad de su procedencia.

Tal remache consistió en la divulgación, desde el comienzo del poblamiento de las colonias, de la inamovilidad de los funcionarios de justicia. Solo dependían del rey y, por consiguiente, solo la real voluntad podía removerlos. Además, siempre que las circunstancias lo permitieran, debían ejercer sus funciones con autonomía, sin interferencia de los virreyes o de los gobernadores y capitanes generales. Se llamaban Oidores y debían ejercer sus funciones en una casa de Real Audiencia encabezada por un presidente, especialmente cuando las poblaciones crecían y se podían multiplicar los pleitos de sus habitantes. Los oidores y el presidente de la Audiencia debían responder directamente ante el trono, pero podían recibir visitas que examinaran sus actos, dispuestas desde Madrid por el Consejo de Indias, o desde la cabecera de la correspondiente jurisdicción en casos excepcionales. Se debía tener particular cuidado en las querellas contra los magistrados de justicia, debido al antiguo y sacrosanto origen de su poder.

En el caso hispanoamericano, en la Política Indiana escrita por una autoridad de la época, Juan de Solórzano y Pereira, se afirmó lo siguiente sobre los oidores indianos:

Convenientísimo que sean favorecidos y honrados por Su Majestad y su Real Consejo de ellas, no solo tanto, sino aun más que los Oidores de España, y reverenciados, y respetados también en el mismo grado por los vecinos y moradores de las ciudades y provincias donde residen, y administran justicia. Porque esto lo pide y requiere la gran distancia que hay de ellas a la Real Persona, cuya suprema autoridad, en aquellas partes, se suple y representa por estos Ministros, y si comenzase a disminuirse, o menospreciarse, iría todo muy de caída».

Ellos hacían las veces del rey, en suma, y la permanencia del cetro se demostraba a través de su presencia. Por consiguiente, tenían precedencia en las ceremonias públicas para que la gente, y también las otras autoridades civiles, militares y religiosas, se postraran ante el supremo poder que encarnaban. Eran o debían ser testimonio próximo e incontestable de la autoridad del monarca. En ocasiones la precedencia causaba problemas, conflictos de investidura importantes en la época, porque autoridades como el virrey, el capitán general y el obispo no querían ocupar lugares o asientos “de segunda”, y escribían manifiestos para que se les diera el honroso espacio que merecían ante los ojos de vulgo.

Todos los miembros de las audiencias vestían llamativas togas en las funciones públicas y en los tribunales, llamadas garnachas, y portaban varas de justicia del grosor de una lanza para que la gente reconociera en tales objetos la presencia del monarca. También se estableció que, si alguien topaba con ellos cuando iba a caballo, debía desmontar para reverencia pública de la figura que representaban. Fueron fórmulas habituales, a través de las cuales se mostraba a todo trance la presencia del rey. Estaba lejos, en Madrid, pero lo podían ver en las calles de las ciudades hispanoamericanas cuando manifestaban respeto escrupuloso hacia los administradores de su justicia, y cuando acataban sus veredictos.

De lo contrario podían caer en el pecado de la indiferencia, había escrito un doctor de la Iglesia tan célebre como san Isidoro de Sevilla. De lo contrario, como señaló Solórzano y Pereira, “iría todo muy de caída”.

A Valentina, mi primera nieta, por Orlando Viera-Blanco*
Y volví al futuro. Brota de mi cabeza una imagen como pompa de jabón. Es Valentina hecha mujer; consagrada y feliz, pisando por primera vez sobre la misma tierra, el país que a su madre vio nacer

 

@ovierablanco

Ha nacido Valentina, mi primera nieta. Escribiendo estas líneas aún no consigo descifrar lo que siento ni conciliar el llanto con la alegría. “Es reír de felicidad” me comenta mi escudero… Espero entonces con este texto -de bienvenida y augurio- saber qué es lo que invade profundamente mi alma y mi corazón.

Un salto a la eternidad…

Los abuelos -comenzando por mamá y papá- dicen que ser abuelo es otro nivel de querencia. Aún no lo dimensiono. Pero comienzo a sospecharlo. La llegada al mundo de un ser de tu misma raíz -pero con piso de por medio- es una sensación gloriosa. Es continuidad, es permanencia […] Tenía 25 años que no lo sentía, desde la venida al mundo de mis benjamines, los morochos.

Cada alumbramiento de un hijo es una renovación de votos de vida, una oda a la existencia. Pero ser abuelo es un salto a la eternidad. Es luz perpetua. Súbitamente desaparece el miedo a marcharse, por dejar a tus hijos indefensos. Ya sabes que, por ellos procrear, ampararán con gozo y tutela a sus críos, por lo que no necesitan un cid campeador. Le hemos cedido la armadura…

Vente que ya casi está aquí. Tocar el cielo…

[…] Quise tocarla y abrazarla, pero no me atrevía. Nunca he sido de cargar recién nacidos. Fragilidad tan grande y poderosa como el milagro de la existencia. Ahora pienso que la cargaré tanto como se descuiden sus padres. Ha venido al mundo una nueva chinita como Valeria, su mamá. Todo sucedió muy rápido. Desde la madrugada comenzaron las noticias sobre temas que no congenio: ‘contracciones, dilataciones, inducciones’ en fin. Por ser un cobarde de lo ‘clínico’ debí conciliar la belleza del alumbramiento con la ansiedad de la espera.

De pronto el mensaje: “vente ya a la clínica, porque Valentina casi está aquí. ¡Ya asomó su cabeza!”. Me quedé paralizado. ¿Podrá salir? ¿Tendrá fuerza para hacerlo? ¿Se resbalará? Siento que no sé nada de nada…En mis tiempos nadie reportaba lo que ocurría desde “pabellón” en vivo […] “Ya están los hombros…”

Y ¡otra llamada más…! Es mi hija mayor: “Valentina está aquí. Todo salió bien, papi. ¡Felicidades abuelito!”. En ese momento, me desplomo. Me detengo, me siento, suelto el teléfono, bajo la cabeza y la mirada. Impresionado e indefenso. Valeria acaba de traer al mundo a Valentina. Qué cosas tiene la vida. Lo hizo en tierra lejana y diferente a la que le vio nacer. Comenzó un leve suplicio, una sentida reflexión muy personal…

La primera imagen que vino a mi mente fue la de mi padre cuando salió del quirófano al nacer Constanza, mi primera hija. Con su autoridad característica, con lábaro de cirujano, escucho su taconeo venir. Lo veo y sonríe, lo cual fue un alivio: “Es una morenaza. Todo bien, sanita, buen tamaño y mejor pulmón. Llora como su padre” […]. Pero hoy papá no está para felicitarme, para disipar mis ansiedades. Para decirme, “hijo ya eres abuelo de otra hermosa chinita. Ahora sabrás lo que es tocar el cielo”.

Otra película

Como tela pasan por mi mente cada uno de mis hijos en el retén. Más inquietudes. Tendré que esperar distinguir a lo lejos -entre diez a lo menos -quién es Valentina. Pero me dicen que los recién nacidos ya no van a “vitrina”, que van directo a los brazos y al pecho de la madre. Sentado, solo en mi soledad, caigo en cuenta de que el tiempo pasó. No solo los minutos que ahora pierdo entre risas y llanto, sino la vida toda. Y vuelvo a mi niñez de mis abuelos: Alda, Pacho y Francisco. Pensaba de niño que jamás sería abuelo. Demasiado lejos, demasiado tiempo, demasiada espera.  

Pero el tiempo derrotó al tiempo. El lienzo sigue. Veo en ella mis propias canas, las marcas de un cuerpo más lento y ojos más gachos. Cuánto me parezco a papá y a mi abuelo. ¡Habrá sacado Valentina algo de ellos, algo de mí!… Me levanto. Miro al cielo, río, rezo y lloro. Doy gracias a los que se han ido, por enviar a este angelito, pedacito de cada uno de ellos a este mundo. Y ya no temo partir cuando lo decida Dios. He tocado el cielo. Ella está aquí…

Seré un buen abuelo. Lo prometo

Prometo ser con Valentina tan bueno, dulce y generoso como lo fueron mis abuelos conmigo y nuestros padres con mis hijos. Pero quizás como le sucedió a mi padre o a mi suegro, tampoco conoceré a mis bisnietos. No pasa nada… La alegría retorna cuando visualizo a Valentina adolescente, hermosa, radiante, cómica como su mamá, hablando perfectamente español, porque de eso nos ocuparemos los abuelos.

Me repongo de inmediato. No puedo perder un segundo. Debo ir a verla, bendecirla, contemplarla, intentar abrazarla, complacerla, mimarla, cantarle aún con mi desentonada voz… Al fin llegué. La vi de cerca. Es lo más hermoso que he visto en mi vida. Pero ¡es idéntica a mi yerno! No importa. Mi yerno es atleta. Veo detalladamente sus manitos, pies, ojos, boca y nariz. No encuentro parecido. Pero atención, sacó mi tipo de sangre (que solo la tenemos ella y yo), y ahora podrá también apellidarse Viera…

Al regresar a casa mi corazón latía compungido y emocionado. Comprendí mi deleite invadido de nostalgia. Valentina nació en un país bueno y generoso, pero también corre sangre por sus venas de pueblos muy nobles y maravillosos. Y me ocuparé que sienta a su tierra, para que bien la ame, la valore y la defienda.

Volver al futuro

De pronto otra imagen. He regresado del futuro, a otro universo. Quise revivir el momento en que nació una gran mujer, Valentina. Llegó a ser cosas muy importantes para el mundo por lo que el mundo la reconoce, le ha premiado y grabado su nombre en un nobel. Se convirtió en una gran luchadora por la paz y logró la felicidad para muchos, para Venezuela.

Quise regresar del futuro para volver a verle nacer y darle la bienvenida con prosa y melodía. Tenerla en mis brazos y recitarle coplas de amor viajero de Andrés Eloy. “Ansiosos se han emboscado en mis ojos, mis antojos, y tú también me has besado veinte veces con tus ojos”, al tiempo de cantarle un trozo de “mi vaca mariposa”, con sollozo.  

Y volví al futuro. Brota de mi cabeza una imagen como pompa de jabón. Es Valentina hecha mujer; consagrada y feliz, pisando por primera vez sobre la misma tierra, el país que a su madre vio nacer. Aún sin bisnieto lo que sí puede ver -emocionadamente- fue sonreír y llorar a la vez [a Valentina] como lo hice al nacer ella. Estas fueron tus palabras:

“Doy gracias a Dios y al destino por dejarme volver a la casa de mis abuelos. El hogar donde creció mi madre, de donde son mis tíos y bisabuelos, donde comenzó mi historia, mi amor, mi pasión, mi verdad, mi incansable lucha por la felicidad de Venezuela. Gracias, papá por haber domesticado a mamá como te lo pidió el abuelo, y por el amor con el que he crecido. Sin la pasión de un principito en su planeta, nunca este viaje “de antojos en mis ojos” hubiese sido realidad”

Al oírle hablar -con sus ojos achinados y vidriosos- le dije viéndole fijamente: “Dios te bendiga hija y gracias por albergar en tu alforja tu prosapia”.

Al rompe me respondió: “Pues extiende tus bendiciones abuelo, ¡porque serás bisabuelo! Tu bisnieta viene en camino…».

*Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es