Opinión - Runrun

OPINIÓN

La dieta del barbijo, por Juan Eduardo Fernández

Ilustración de Alexander Almarza, @almarzaale

@SoyJuanette 

Hola mi querido lector ¿Cómo estás? Espero que muy bien, yo en esta oportunidad además de tratar de hacerte reír, estoy aquí para brindarte un servicio público que sé me sabrás agradecer. Hoy quiero contarte mi secreto más preciado: cómo estoy haciendo para mantenerme en forma durante esta centena o lo que es lo mismo, qué estoy haciendo para mantener mi peso ideal.

Ya te he contado hasta el cansancio la relación difícil que tengo con el ejercicio y todo eso del mundo fitness. Pero la verdad esta semana, que me puse más viejo (por cierto, cumplí 41 años la semana pasada, así que si no me felicitaste puedes hacerlo en mi Instagram @soyjuanette), he decidido tomar algunas acciones para mejorar mi estado físico.

Si estás pensando que voy a ponerme a hacer ejercicio lamento desilusionarte. Pero no te preocupes, pues el método del que te voy a hablar es aun más infalible que cualquier entrenamiento. Incluso es más seguro que saltar la cuerda. Estoy hablando de la mundialmente conocida dieta del barbijo.

Tengo que confesar que cuando la OMS dijo que había que usar barbijo para salir a la calle, andar en transporte público y hasta para las reuniones con distancia social, mi corazón hizo ¡Pum!, porque, ajá, mi única arma para seducir a una chica es la cara de gordito tierno que ostento, y con el tapaboca solo soy un ninja pasado de peso. Pero como fiel seguidor de las leyes y además odio las multas, me tocó usarlo. Y no saben lo positivo que ha sido para mi vida.

Les cuento que, desde que lo uso, solo estoy consumiendo dieta líquida, pues es supercomplicado comerse un buen asado, una arepita, o incluso una sopa de lentejas con el tapabocas puesto. Más que nada porque ninguno de estos alimentos puede traspasar la tela. Si un científico logra que los alimentos pasen de estado físico a gaseoso se ganará el nobel… Si ya sé que eso ocurre naturalmente en algunas oportunidades cuando los alimentos dejan el organismo, pero yo estoy hablando de la hora de ingerirlos.  

No les voy a mentir, al principio es muy dura la dieta del barbijo. Pero solo hasta que encuentres el alimento que se adapte a tu tipo de tapaboca.

Hay algunos que son muy funcionales porque tienen como una especie de orificio lateral con una tapita. Por allí puedes introducir algún pitillo (popote, o sorbete), la bombilla para el mate, un cigarrillo, e incluso te permite comer fideos, pero al estilo de La dama y el vagabundo, es decir, metiendo un extremo del espagueti y succionándolo. Eso sí, olvídate de las albóndigas. Yo lo intenté y no pasan.

La verdad que esta dieta es muy emocionante porque, cuando finalmente un alimento hace “match” con tu tipo de barbijo, llegas al nirvana. Yo en mi caso descubrí el Malbec, que es una manera muy elegante de consumir un fruto tan generoso como la uva.

Bueno querido lector, ya tengo que dejarte, pero antes te tiro algunos tips más para hacer esta dieta más segura:

No corras con el barbijo puesto o mejor no corras. Y, por último: cuando te bañes, no pongas tu cara de frente a la ducha con el tapaboca puesto, porque terminarás descubriendo un método de tortura que se llama “ahogamiento simulado”.

¡Hasta la próxima semana!

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

El nocaut de la covid-19 al empleo global, por Froilán Barrios Nieves*

@froilanbarriosf 

Como debe ser, las cifras del impacto del virus más letal que azota a la humanidad en el siglo XXI se concentran, en primer lugar, en la cantidad de fallecidos, contagiados y recuperados. También es lógico priorizar las cifras del personal sanitario que ha ofrendado sus vidas para salvar a centenares de miles de seres humanos en todo el planeta. Un sacrificio que compromete a los gobiernos e instituciones sociales a reconocer y rendir homenaje ante esta generosa entrega.

Catástrofe laboral planetaria

Ahora bien, hay otro escenario tan letal como el primero y que amenaza con la condición de vida de miles de millones de seres humanos en el mundo. Y es que, según la OIT, el 50 % de la población activa del planeta con trabajos informales está amenazada de perder su única fuente de sustento. Tómese en cuenta que la población universal de 7300 millones de personas contiene una población económica activa de 3500 millones de trabajadores, de los cuales 1600 millones se ubican en la población informal. 

Si a esto añadimos las proyecciones de pérdidas de empleos formales, que oscilan según las consultoras entre 400 y 665 millones, estamos ante una catástrofe universal que amenazaría incluso el mantenimiento del orden global y la existencia de la humanidad.

Estas cifras observan una concreción hasta junio de 2020, como son los casos de los EE. UU., donde se han perdido 35 millones de empleos; en América del Sur, 47 millones; en América Central, 12 millones. En el caso específico de los migrantes venezolanos ubicados en la región andina (Colombia, Ecuador, Perú, y más allá en Chile), el 42 % ha perdido sus empleos. Y ya sabemos que el 90 % de ellos se localiza en la economía informal.

Esta debacle del empleo global ha tenido respuesta gubernamental eficaz dependiendo de sus capacidades. En el caso de Europa, la UE con Alemania y Ángela Merkel a la cabeza, ha promovido planes de reconstrucción de la economía a nivel continental que ya comienzan a dar sus frutos. Aun así la economía caerá en 8 % para 2020. Pero ello no impedirá que millones de trabajadores reciban puntualmente su cheque semanal de subsidio, igualmente las empresas donde estos laboran.

En EE. UU. Donald Trump igualmente ha subsidiado el desempleo y al empresariado, como también ha anunciado, esta primera semana de julio, el rescate de 5 millones de empleos formales. Mientras implementa al mismo tiempo severas restricciones de entrada y deportación a la inmigración laboral, que contribuye notablemente a la producción nacional.

Perspectivas sombrías en Latinoamérica

El panorama es sombrío para América Latina, la región de menor crecimiento económico en el planeta antes de la pandemia. 

Los gobernantes de LATAM vieron con estupor el desarrollo de la COVID-19 en otros continentes. Sin embargo, no se prepararon adecuadamente para el chaparrón que hoy amenaza, incluso, con superar el impacto letal observado en Europa.

Aun así, los gobiernos de Chile, Perú, Brasil, Argentina, México, que registran las cifras más agudas en contagios y fallecidos, presentan a pesar del tiempo perdido políticas económicas de recuperación del trabajo formal e informal.

El régimen politiza la pandemia

Otro rumbo es el que percibimos en Venezuela, cuyos gobernantes dan mayor importancia a la politización de la pandemia. Tratan la tragedia en un escenario de confrontación permanente con “el imperio” y con la oposición política. Incluso culpan a la comunidad internacional de los impactos crecientes de la COVID-19 en el país.

Todo ello, en lugar de promover políticas de reactivación económica que oxigenen el alicaído empleo formal e informal, que genera la hambruna generalizada de la población.

Muchos preguntan por cifras cuando en realidad no hay datos certeros por la opacidad informativa del régimen. Lo que se puede identificar es una población activa impactada por la diáspora y reducida en aproximadamente a 10 millones de personas. Ello, en un contexto de cierre de industrias que a inicios de 2020 se ubicaba en 3500 empresas sobrevivientes, las cuales producen a un 20 % de su capacidad.

Esa relación se observa igualmente en los diferentes sectores de la economía: transporte, comercio, servicios, empresas básicas, lo que presume que pudieran perderse este año alrededor de 2 millones de puestos de empleo formales y una disminución mayor al 50 % de la población informal.

Ante la incertidumbre y el colapso de la economía, observamos cómo las fronteras entre el empleo formal y el informal se difuminan. Una realidad dramática donde el trabajador formal debe operar en la informalidad para subsistir y percibir un ingreso que le permita alimentar a su grupo familiar. Ese que padece una pesadilla sin luz, sin comida, sin dinero, sin medios de comunicación y entretenimiento, sin internet. En definitiva, sin futuro.

En resumen, estamos en el ojo del huracán ante un régimen cruel e insensato, que no reconoce el drama que fulmina a millones de venezolanos. Y que solo le ofrece como alternativa unas elecciones parlamentarias controladas desde su origen por el aparato policial y militar del Estado, promovidas con mucho dinero gubernamental que debiera realmente dedicarse a atender la población amenazada por la pandemia.

* Movimiento Laborista

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Barbarie en las cárceles venezolanas

Una típica cárcel venezolana. Foto del pódcast Voces del desamparo, episodio Murió de hambre y olvido, documentado y narrado por Johanna Osorio.

@cnietopalma 

Sin lugar a dudas las cárceles venezolanas, esas que la ministra Iris Varela llama “las mejores del mundo”, se han convertido en uno de los actos de barbarie más inhumanos y repulsivos que existen en nuestro país.

Ni el peor delincuente del mundo mereciera estar en una de ellas, convertidas en vulgares depósitos de seres humanos. Son esas mismas cárceles que, según Varela –en sus delirios nocturnos–, sirven de ejemplo al mundo. Y por las cuales las autoridades penitenciarias del resto de los países del orbe la llaman para pedirle recomendaciones.

Mi maestro Gómez Grillo las llamaría infrazoofílicas, con todo y que no vivió todo esto que se vive ahora. Aunque presumía lo que venía y siempre me lo decía.

Presos desnutridos porque no les dan comida. Otros que se mueren de enfermedades como tuberculosis y VIH/SIDA sin que ningún médico les preste atención, ni se les dé los tratamientos para ayudarlos con su recuperación. Otros con enfermedades de la piel como la escabiosis o sarna, como la llamaban mis abuelos, o enfermedades de la vista como conjuntivitis. Y muchas infecciones intestinales. Esto debido a las terribles condiciones de higiene y salud que hay en estos sitios. Así es una cárcel venezolana.

En mayo de 2020 la organización que dirijo, Una Ventana a la Libertad, levantó un informe sobre la situación de los Centros de Detención Preventiva en los estados Distrito Capital, Vargas y Miranda. Monitoreamos 57, con 4589 reclusos, de los cuales 327 eran mujeres. Se determinó lo siguiente:

* 941 padecen desnutrición grave

* 188 presentaban tuberculosis

* 10 tenían VIH/SIDA.

Esto nos da una idea de la grave situación que estamos viviendo. Lo terrible es que se trata de un tema que a nadie le interesa. Nunca los presos le han importado a nadie. Las encuestas globales hablan de que debemos aumentar las penas e imponer la pena de muerte, esto haría que todo el mundo se encuentre mejor. Como decía Galeano “Los presos eran los nadie”.

Pocas veces he oído a soñadores y organizaciones en el mundo, como la nuestra, decir que podemos recuperar a los presos y hacerlos hombres y mujeres de bien. De eso puedo contar varias historias.

Tal vez los narcotraficantes y los corruptos tienen un gran valor dentro del mundo de la delincuencia porque de ellos se nutren muchos políticos y gente con poder. Pero del delincuente común nadie.

Del hijo de Petra o María, el que está en El Rodeo, Yare, la zona de Boleíta de la Policía Nacional, de ellos nadie habla.

Son esos cuyas madres o parejas se levantan a las 5 de la mañana para ver si logran que, al mediodía y tras pagar la poca plata que tienen, un guardia piadoso -que aún los hay-, o un policía malandro -que los hay también y en multitud-, les hagan llegar a sus hijos o esposos la comida que logran prepararles para evitar que mueran de desnutrición.

Para completar la fiesta (una ironía mía), ya la señora Iris Varela anunció esta semana que tiene 40.000 presos listos para que la defiendan a ella y su revolución, por si alguien intentaba tumbarlos.

Ya hace unos meses había pedido los fusiles, supongo que se los dieron. Y ahora, violando toda norma jurídica nacional e internacional, amenaza con sacar a los presos a la calle a matar gente, su misma gente.

Es repugnante que individuos de esta calaña lleven las riendas del país en materia penitenciaria. Siento una profunda vergüenza cada vez que escucho a la ministra Valera, como si fuera dueña de los presos.

Ella nunca se enteró de que las cárceles son para reeducar reclusos y no para hacerlos peores. Además de que la función de la cárcel no es la que ella, en su ignorancia, pretende darle.

Por último Sra. Varela, ni las cárceles son cuarteles, ni los presos son soldados. Estudie que le falta mucho por aprender. También es corrupción tomar un cargo para el que no sabe nada, el mal se paga y esté segura que su día, no muy lejano está cerca. Y no sabe lo felices que estaremos.

[email protected]

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Ante revelaciones de Bolton, Trump exacerba campaña antichina, por Víctor Álvarez R. & Davgla Rodríguez A.

@victoralvarezr / @davroalvarez 

En su libro La habitación donde ocurrió, John Bolton revela información considerada como clasificada por EE. UU. Por tal razón, el Departamento de Justicia demandó al exasesor de seguridad nacional. La demanda “Estados Unidos de América contra John Bolton” fue presentada ante un Tribunal Federal en Washington por violación de los acuerdos de confidencialidad.

 ¿Cuáles son los secretos que revela Bolton?

Bolton narra el encuentro que se realizó entre Trump y Xi Jinping durante la cumbre del G20 en Japón, en junio de 2019. Y revela que, cuando los dos líderes estaban conversando, Trump “sorprendentemente dirigió la conversación hacia las próximas elecciones presidenciales en EE. UU., aludiendo a la capacidad económica de China y rogándole a Xi que le ayudase a ganar”.

Bolton escribe que Trump “puso énfasis en la importancia de los granjeros y en el impacto electoral que tendría un aumento de las compras de soja y trigo por parte de China“.

Durante ese encuentro, Trump respondió a la defensa que Xi hizo de los campamentos de reeducación de Xinjiang diciéndole que era “exactamente lo que había que hacer”. Trump negó esta información en una entrevista con The Wall Street Journal luego de firmar la Ley de política de derechos humanos Uigur, dirigida a “defender” los derechos humanos de las minorías étnicas uigures (musulmanas) en la región de Xinjiang, al noroeste de China. La ley ordena la identificación de los responsables de los supuestos abusos para su posible sanción bajo los términos de la Ley Global sobre Responsabilidad de Derechos Humanos.

El Ministerio de Exteriores cuestionó dicha la ley como difamatoria e injerencista y advirtió que si EE. UU. no rectifica responderá con “represalias contundentes”. Se trata de una injerencia flagrante en los asuntos internos de China: “Los problemas en Xinjiang no tienen nada que ver con los derechos humanos, el origen étnico o la religión, sino con la lucha contra la violencia, el terrorismo y el separatismo”

¿Qué pasa en Xinjiang?

A principios del siglo XX, los uigures (musulmanes) declararon su independencia. China recuperó el control de la zona en 1949. Oficialmente, China considera a Xinjiang como una región autónoma, una situación muy parecida a la de Tíbet.

En 2009 ocurrieron en la capital de la provincia, Urumqi, una serie de manifestaciones que se tornaron violentas y terminaron con fuertes enfrentamientos con la policía local. Las autoridades acusaron a los separatistas en el extranjero de patrocinar los disturbios. Mientras que estos acusaron a las fuerzas policiales de la represión y aseguran que Beijing ha exagerado la amenaza de los separatistas para justificar su estrategia de diluir la influencia uigur promoviendo la migración masiva hacia la región de chinos Han, el mayor grupo étnico del país.

Hoy en día el 40 % de la población de Xinjiang está compuesta por personas de la etnia Han, mientras que el 45 % son uigures.

El gobierno chino denuncia que separatistas uigures atizan una campaña violenta por un estado independiente a través de la colocación de bombas y acciones de sabotaje, creando terror y malestar cívico.

Tras el atentado de las torres Gemelas, el gobierno chino acusó a separatistas uigures de colaborar con al-Qaeda. Según China, activistas uigures reciben entrenamiento y adoctrinamiento en Afganistán. Más de 20 uigures fueron capturados por militares estadounidenses tras la invasión de Afganistán. Pasaron seis años prisioneros en la cárcel de Guantánamo, y luego fueron puestos en libertad. ¿Qué hacen ahora?

Xinjiang sufrió los estragos del terrorismo separatista. Esta situación que obligó a tomar medidas drásticas, en el marco de la Estrategia global de las Naciones Unidas contra el terrorismo y el Plan de acción para prevenir el extremismo violento. Ocasionalmente se registran ataques a objetivos chinos, lo que revela que las fuerzas separatistas uigures continúan siendo una fuerza. Pero las medidas aplicadas en la región han frenado las acciones terroristas y han protegido la integridad física y derechos de los grupos étnicos. En los últimos tres años no ha habido un solo caso de terrorismo violento en Xinjiang, cuyo PIB se ha duplicado, la tasa de pobreza se redujo a 6 % y la matrícula en la escuela primaria llegó al 99 %. 

El terrorismo y el extremismo son enemigos comunes de la sociedad humana y la lucha de los países contra esta amenaza no debe ser distorsionada para encubrir intereses subalternos.

A raíz de las revelaciones de Bolton en su libro, Trump ha intensificado la campaña antichina para revertir su declive en las encuestas electorales.

En una encuesta realizada por Reuters-Ipsos, el 58 % de los estadounidenses desea que John Bolton declare sobre el apoyo que Trump pidió a China para ganar las elecciones. Por eso Trump contraataca responsabilizando a China de la propagación de la covid-19, la acusa de prácticas desleales de comercio, robo de tecnología y destrucción de empleos. Y ahora arremete con esta ley que exacerba los sentimientos contra China en el electorado estadounidense.

La llamada Ley de política de derechos humanos Uigur promulgada por Trump ignora los hechos y distorsiona la verdad. Busca estigmatizar las medidas del gobierno chino contra el terrorismo, el separatismo y la radicalización, y aplica dobles estándares en la lucha contra el extremismo violento. La ley deja clara la mala intención de Trump de socavar la soberanía y seguridad de China, sembrar la discordia entre los grupos étnicos en China y perturbar la prosperidad y estabilidad de la Nación.

Aunque el discurso antichina de Trump logre sembrar en sus seguidores una visión negativa en contra del gigante asiático, esta retórica no le garantiza a Trump que podrá remontar la creciente ventaja que le está sacando Joe Biden en las encuestas.

Sin embargo, un daño muy grave le está causando Trump a las relaciones de amistad y cooperación entre ambos países. Ojalá el racismo y la xenofobia puedan atajarse a tiempo y no expongan a los ciudadanos chinos y con rasgos asiáticos a los acosos y actos violentos de los que ya han sido víctimas en varias ciudades del mundo.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Tutorial para escribir humor en pleno siglo 21, por Reuben Morales

@ReubenMoralesYa 

Lo primero que debe hacer, es escoger un tema. Digamos que su tema es el Facebook. Ahora debe hacer un descubrimiento absurdo dentro de ese tema como, por ejemplo: “Si Cristóbal Colón hubiese tenido Facebook, jamás hubiese llegado a América”.

Ya teniendo tema y descubrimiento, debe pasar a sustentar el porqué de su loca teoría. Sin embargo, le recomiendo no entrar de golpe en la materia. Siempre es bueno hacer una muy breve introducción que le sirva de preámbulo. Si se tratase de un artículo humorístico, por ejemplo, y me tocase escribirlo a mí, el mismo arrancaría así:

“Antes de entrar en materia, quiero excusarme con la comunidad de las personas que tienen alto contenido de melanina, cabello ensortijado y antepasados venidos del continente que está ubicado debajo de Europa y a la izquierda de Asia. Una comunidad que lamentablemente se vio involucrada en extendidos episodios de trabajos forzados y maltratos físicos. Me refiero a esa comunidad que se caracteriza por ser muy buena en los deportes, el baile y el canto. Me disculpo con dicha comunidad, pues quien escribe esto no los representa por carecer de melanina y por, probablemente, tener algún antepasado que los maltrató. A pesar de todo ello, me solidarizo con su lucha”.

“Así mismo, quiero excusarme con la comunidad de las personas que sienten deseos lujuriosos hacia seres que vinieron configurados igualitos que ellos. La misma comunidad de las personas que nacieron regidas por la testosterona (pero sienten que por sus venas corren los estrógenos y, en consecuencia, se realizan un trueque de aparato reproductor). Esa misma comunidad de las personas que se inyectan testosterona porque no toleran el reguero que les producen los estrógenos cada 28 días. A todos ellos, mis más sinceras disculpas. Quien escribe esto, es una persona que involuntariamente expulsa feromonas cuando siente la presencia de personas que ovulan a su alrededor. Sé que no les represento. Sin embargo, me solidarizo con su lucha”.

“De la misma manera, quiero disculparme con la comunidad que tiene discapacidad del nervio óptico, la retina, el humor vítreo, los coroides, el cristalino, la pupila, los conos, los bastones, suelen usar lentes de sol a toda hora, llevan un bastón en la mano cuando van por la calle y, a veces, están acompañados por un perro. A todos ustedes, mis más sinceras disculpas pues esto lo escribe alguien que no sabe utilizar el sistema de lectura inventado por Louis Braille. A pesar de ello, me solidarizo con ustedes”.

“Tampoco quiero dejar de disculparme con la comunidad de personas cuyos cuerpos están compuestos por órganos como matriz, útero, trompas de Falopio, vulva, mamas y cabellos que, por lo general, sobrepasan el cuello. A todas estas personas, mi más sincero perdón. El artículo en cuestión está escrito por un ser humano que carece de todos esos órganos y, además, es parte de una comunidad que históricamente se tardó en darles el derecho al voto y, para colmo, les hace devengar un salario estadísticamente más bajo. A ustedes, mis más sinceras excusas y reciban toda mi solidaridad.”

¡Listo!… Ya hecho el sucinto, minúsculo y reducido preámbulo, puede pasar a escribir sobre el Facebook de Cristóbal Colón.

Claro, solo le quedará espacio como para una línea, pero no se preocupe. ¡Es la extensión perfecta para no meterse en problemas! Una vez la escriba, proceda a despedirse de su lector y listo. Ya usted estará en total capacidad para escribir humor en pleno siglo 21.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

¿Elecciones? ¡Que vaina!, tronco de enredo, por Armando Martini Pietri

@ArmandoMartini  

Mientras Venezuela sufre miseria, crisis económica, social, ética, moral y política; la contraparte discute trivialidades. No sabe qué hacer frente al castrismo ni cómo calibrarlo. El chavismo socialista no logra aclararse a sí mismo y cabecea como borracho; el mundo empequeñece entre sandeces, alardes necios y estulticia. Mientras, el régimen comunista cubano continúa disfrutando del poder, aunque precario, enfermo y frágil.

Es en los ciudadanos donde se encuentra el meollo del asunto. Pero de ellos no se acuerdan excepto para hacerles creer que vamos bien, y que la solución está a la vuelta de la esquina.

Mientras la revolución bolivariana grita promesas engañosas, reparte bonos inservibles y distribuye CLAP constreñidos que no llenan estómagos, la oposición beneficiaria del establishment se debate convenientemente en defensas filosóficas, zancadillas, acechanzas, buenos propósitos para quien sabe cuándo. Y leyes ignoradas.

El interinato se agota, pierde luminosidad. Malogra la confianza ciudadana a pesar de sus esfuerzos de apoyo. Su base de sustentación se resquebraja y es socavada por denuncias de corrupción.

El futuro luce borrascoso y poco sostenible. Son demasiados los embustes, contradicciones, falta de transparencia, negativa obcecada a rendir cuentas y pubertades que perjudican.

No pocos consideran inevitable su remplazo. La desilusión es vasta y la frustración extensa; el fracaso ha sido rotundo por la chiquillería inexperta y gastadora. Por si fuera poco, comete la infantilidad de asumir por adelantado que Donald Trump no será reelecto. Así que se instalan, babeados, a los pies del demócrata Joe Biden, simpatizante abierto del castrismo invasor. Con ello demuestran su lactancia política.

Precisamente las incongruencias, falta de seriedad, negociaciones desmentidas, ausencia de estrategia, destreza y táctica, complicidad de algunos, cohabitación de otros, obliga al mundo formal, responsable y a su diplomacia sensata a reflexionar con detenimiento sobre la capacidad cierta de los adolescentes. Afloran dudas fundamentadas que comienzan a cambiar percepciones y pareceres. Lo que es muy grave. Gravísimo.

La usurpación moribunda, débil y enclenque, en control institucional y del territorio, prepara con orientación castro-cubana, y planificación iraní, la continuidad atornillada en el único sitio en que puede permanecer: la estructura de Estado. Desde ella, a falta de la popularidad y credibilidad, solo puede reprimir para silenciar.

Desesperados buscan la legalidad infringida, el reconocimiento ya mortecino. Y, como maniobra sociopolítica para conservar el poder, ejecutan un plan electoral. Solo que para llevarlo a cabo, según sus intereses, deben contravenir leyes, abusar y profanar.

Crearon una oposición que vislumbraron atractiva. Recogieron, agruparon y financiaron a olvidados retazos de la política. Fracasados habituales que conquistarán curules solo por acuerdos perversos con una Asamblea Nacional Constituyente ilegal, circense y repulsiva.

Prepararon una estafa continuada para recuperar a su favor la Asamblea Nacional, resultando en una payasada imposible de creer.

Los diputados representantes de los ciudadanos, buenos o malos, lo son por sufragios de sus comunidades. No por alianzas pagadas y negociaciones clandestinas. Deben juran defender la Constitución y leyes de la República. Hacer lo contrario, los convierte en protagonistas de perjuros. Veremos cuantos sacrílegos se postulan para repetir.

Lo importante no es si quienes se oponen están en desacuerdo o simplemente desesperanzados y, hartos del régimen, irán a votar en la pantomima de las elecciones confeccionadas por el régimen. Para todos es obvio que no es más que un montaje con elementos de Astracán (género teatral cómico). Depositar un voto en estas condiciones es hacerlo -marque a quien marque- por la fuerza y permanencia del régimen que reprime, encarcela, tortura, amordaza.

Aunque es un derecho y nadie debe ser criticado por ejercerlo o no, cada voto le da un arma a la ignominia oficialista para el desfalco político; al proceso que atiborrará de congresistas una Asamblea Nacional descaradamente inflada y distorsionada a conveniencia.

Se incurre en una falta embarazosa al creer que Guaidó es dueño de la oposición. Significa no entender que es solo un símbolo. Lo que cuenta es la actitud y no la persona, una cosa es la canción y otra el cantante.

Lo trascendente, es lo que piensan del régimen los ciudadanos venezolanos y casi todo el resto del mundo democrático y libre. No piensan bien. Y en eso es lo que han fracasado, y seguirán fracasando, en conquistar.

Así, el régimen se deja guiar por la Cuba castrista, comunista, tiranizada, hambrienta, violadora de los derechos humanos. También por la República Islámica de Irán, la fanática que se inmoviliza varias veces al día para rezar y es adversada por sus propios hermanos de religión. Esto es como que alguien con gripe y fiebre consulte a brujos con tuberculosis…

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Gobierno criminal, por Sebastián de la Nuez

@sdelanuez 

No hay estudio más completo y confiable en Venezuela sobre los indicadores de pauperización del país que Encovi, la encuesta que lidera la Universidad Católica Andrés Bello a través de uno de sus institutos. Acaba de dar a conocer su último estudio, que podría resumirse en cinco palabras: Venezuela padece un gobierno criminal.

Ya lo han publicado los principales portales, entre ellos, por supuesto, Runrun.es, donde se hizo un excelente resumen de Encovi 2019-2020.

Pero estos datos y lo que significan hay que remacharlos hasta el hartazgo: deben conocerse y reconocerse en el Parlamento Europeo y en cada organismo internacional que tenga relación con Derechos Humanos. Las entidades regionales y hemisféricas deben estudiarlo y discutirlo.

¿No hay responsabilidades compartidas ante el destino trágico de este país?

La Encovi revela, con datos fehacientes, que los pobres nunca han dependido más del Estado que ahora; por lo tanto, el gobierno espurio los tiene acogotados y, mediante ese acogotamiento, chantajeados (con ese chantaje en el bolsillo, el chavismo-madurismo se dirige hacia su próxima pantomima electoral).

Las clases sociales mayormente desposeídas dependen cada vez más de la dádiva gubernamental: los pagos hechos por programas del Estado representan 25,3 % del ingreso familiar total. Según la Encovi, a partir de 2018 se duplicó el peso de ese tipo de aportes respecto del total del ingreso de las familias.

Venezuela no hace más que retroceder, se empobrece a niveles de Haití y de algunos países africanos: 96 % de los hogares encuestados presenta pobreza de ingreso, 54 % califica en el renglón de pobreza reciente y 41 % en pobreza crónica.

La pobreza multidimensional (relacionada con indicadores como educación, estándar de vida, empleo, servicios públicos y vivienda) afecta a 64,8 % de los hogares y creció 13,8 % entre 2018 y 2019. Entre otros datos alarmantes, 166.000 niños menores de cinco años califican como desnutridos. Esos niños están condenados desde ya.

Claro que el estudio tiene sus limitaciones, pero da una idea cabal de lo que sucede. Fue hecho entre noviembre de 2019 y marzo de 2020, con una cobertura ampliada de la muestra a 16.920 hogares a  nivel nacional. No obstante, la consulta sobre trece temas solo pudo completarse en 9932 casos, porque el trabajo de campo debió suspenderse a mediados de marzo a causa de la cuarentena.

Pero allí queda la realidad indiscutible: Venezuela es el país más pobre y el segundo más desigual de América Latina (coeficiente Gini 51,0) detrás de Brasil; y cuando se juntan las variables inestabilidad política, PIB y pobreza extrema, aparece en el segundo lugar de una lista de doce países –que encabeza Nigeria y termina con Irán– seguida de Chad, Congo y Zimbabue.

La Encovi también ha determinado que envejece la población, se reduce el número de habitantes y cae la esperanza de vida. En materia demográfica, los hallazgos principales incluyen el aumento del envejecimiento de la población (pasó de 10 % a 12 % el porcentaje de habitantes mayores de 60 años) y la feminización de la jefatura de los hogares (72,7 %), además de la reducción de casi 4 millones del número total de habitantes del país –un millón de personas menos por año entre 2017 y 2019–, producto de la migración, la disminución de la natalidad y el aumento de la mortalidad en todas las edades.

En el caso de la mortalidad infantil, el INE estimó una tasa para esta fecha de 12 por cada mil habitantes. Sin embargo, la Encovi registró una cifra de 26 por mil, diferencia de 14 puntos que ubica el registro en niveles similares a los de 1985-1990. 

«Los nacidos entre 2015 y 2020 vivirán 3,7 años menos a lo previsto en las proyecciones oficiales», dice el informe.

De modo que el INE miente, porque sus trabajos están desenfocados o porque tienen órdenes expresas de ocultar la tragedia nacional.

En fin, hay sitios web donde se ha consignado el informe muy exhaustivamente. Quiero destacar aquí tres nombres, los que arrean en primer lugar con este estudio, de perseverancia encomiable: el rector de la UCAB, Francisco J. Virtuoso, y los excelentes profesionales Anitza Freitez y Pedro Luis España. Los sigue un equipo digno de reconocimiento, incluyendo a los encuestadores.

Este es un estudio que antes hacía el Estado venezolano, cuando era Estado y no una manga de delincuentes. Lo ha asumido una universidad privada porque allí siguen vigentes unos valores que no son ni adorno ni mera consigna en actos de graduación. Entre ellos se habla de espiritualidad y de fomentar el discernimiento para optar por el bien más universal, el servicio al otro con una actitud positiva, dinámica y abierta.

¿Suena a misa? No. Suena a lo que Venezuela necesita en cada hogar, en cada escuela, en cada barrio. Lo otro, es decir, la alternativa, es un millón de muertos antes de que el madurismo caiga, si es que cae.

Virtuoso, el rector, habla de un plan lógico, factible, abierto, democrático, para hacerle frente a la tragedia. Pero lo que no dice, porque no está en él decirlo en esta ocasión al menos, es que a él mismo, a esa universidad y a otras privadas y públicas, los mueve esa determinación del espíritu que siembra esperanza y que algún día habrá de extenderse por cada rincón.

Muchos venezolanos sabrán, entenderán, asimilarán luego de tanto sufrimiento y desengaño ante la basura militarista, ante la utopía castrista, ante el populismo corrupto, que la razón fundamental de ser y de estar en el mundo es servir al otro, que es tu hermano. ¿Suena a prédica vacía? Bueno, en algún momento se llenará de sentido. Del sentido que le dé cada venezolano escarmentado.

Al presentar el estudio de este año, Virtuoso hizo un llamado concreto a la sociedad venezolana: «Hay que convertir este drama en exigencia de cambio con propuestas serias y realistas; no podemos conformarnos con sobrevivir, con ver partir a nuestros jóvenes».

La Encovi es otro llamado de alerta, el más grave que se haya producido hasta ahora. Y si este gobierno ilegítimo sigue el año próximo, la encuesta Encovi del año próximo será la más grave que se haya producido hasta entonces.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Crímenes sin Castigo | Dos mitos en seguridad ciudadana, por Javier Ignacio Mayorca
Existen concepciones erróneas en materia de seguridad en las que parecieran coincidir oficialistas, opositores e independientes.

@javiermayorca 

La Real Academia de la Lengua Española nos dice que los mitos son historias ficticias que, por la fuerza de las repeticiones, son aceptadas como verdades escritas sobre piedra por amplios conglomerados.

En los mitos, igualmente, se habla de cosas o personas a las que les atribuyen cualidades que en la realidad no poseen.

En el ámbito de la seguridad los hay tan fuertes que casi constituyen puntos de encuentro entre integrantes de todos los sectores políticos y niveles socioeconómicos.

En esta entrega, se analizan dos de los mitos más difundidos en el país.

 El verdadero poder de las armas

Una noción que pareciera estar imbuida en la cultura policial consiste en que los agentes deberían gozar de cierta paridad, en cuanto al poder de fuego, con respecto a sus contrapartes del mundo de la delincuencia.

A pesar de esto, la impresión generalizada es que desde el propio Gobierno se ha pretendido desarmar a las policías, con propósitos inconfesables. Es cierto que durante el régimen de Maduro han ocurrido varias rondas de desarme a cuerpos de seguridad. Pero estas acciones parecieran ser selectivas, es decir, van más encaminadas a mermar los recursos de instituciones bajo el mando de alcaldes o gobernadores opositores, que por una concepción general de los medios que deben estar a la disposición de esos funcionarios, en cumplimiento del modelo trazado hace una década.

En otras palabras, los llamados “estándares” en cuanto al armamento han sido aplicados con rigor a las instancias de gobierno que no son afines al régimen.

En cambio, se ha permitido que los cuerpos preventivos de estados y municipios gobernados por oficialistas se apertrechen con armamento de guerra, e incluso se hagan llamar “fuerzas armadas policiales”. Sus funcionarios, retratados con fusiles terciados en el pecho, como sucede en Lara, sugieren el acatamiento de modelos militaristas, dispuestos a aplicar “mano dura” contra los delincuentes.

Del otro lado, en sectores de la oposición también hay la convicción de que se debe incrementar el poder de fuego de los cuerpos preventivos. La reforma a la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional, sancionada por el Parlamento (regido por opositores) en octubre de 2016, tiene una disposición transitoria según la cual “todas las armas y municiones que fueron retiradas de las policías estadales y municipales por alguna medida administrativa o por la aplicación de la resolución número 17.350, del 13 de febrero de 2011 (…) u otro instrumento jurídico de contenido similar, deberán  ser devueltas por el Ejecutivo Nacional a los organismos de los cuales fueron sustraídas”.

Esta es una lógica que el criminólogo Keymer Ávila ha descrito como de “guerra fría”: si el hampón tiene fusiles, todo policía también debe tenerlos, y de ser posible mejores.

“Si seguimos esa lógica, tarde o temprano tendremos a policías municipales con bazucas”, advirtió.

Pero esa convicción generalizada pareciera carecer de sustento científico o estadístico. En 2014, Ávila llevó a cabo una investigación sobre la victimización policial. En esa época, sorprendían las cifras de agentes ultimados. Luego de revisar y sistematizar la información consignada en los expedientes penales, concluyó que el uso de armas largas en contra de los funcionarios “es excepcional”.

Los fusiles, como los exhibidos recientemente por miembros de bandas en Petare y la Cota 905, tienen según Ávila una utilidad más simbólica que instrumental. A partir del miedo que inspiran, se facilita el control en determinados territorios. Wilexis y Coqui los saben.

Lo cierto es que las policías preventivas usualmente se abstienen de intervenir cuando perciben que del otro lado hay hampones con FAL o AR-15. Desde luego, los impactos por los proyectiles de estas armas pueden ocasionar daños considerables. Pero la sola posesión en manos de antisociales no es argumento suficiente para no actuar, aun si se dispone solo de las armas reglamentarias.

Según el comisario jubilado de la policía judicial e instructor de tiro, John Tovar, tan importante como el armamento es el conocimiento táctico sobre su utilización y el permanente entrenamiento. Esto puede marcar una diferencia clave en situaciones comprometidas como las que día a día enfrentan los uniformados.

El exfuncionario indicó que la mayoría de los delincuentes no equipara el nivel de preparación que deben poseer los policías. Además, creen que el arma por sí sola es suficiente, pero “no tienen tácticas”.

Aun así, es raro ver que gendarmes con la dotación reglamentaria enfrenten a bandas que poseen armas de guerra. Para encontrar un ejemplo hay que remontarse a diciembre de 2012, cuando comisiones de las policías de Chacao y Sucre protagonizaron una larga refriega contra los integrantes de una renombrada banda de secuestradores, liderada por José Ricardo Suárez, alias Penco. Estos sujetos llevaban fusiles Colt AR-15, mientras que los uniformados tenían sus pistolas y escopetas reglamentarias. Luego de un intenso intercambio, en una calle ciega de Los Palos Grandes, murieron cuatro delincuentes, incluido el líder de los plagiarios. Ningún policía resultó herido.

 ¿Cómo se traslada el hampa?

Sobre las motos – y sus conductores- pareciera caer un estigma. Los usuarios de estos vehículos son permanentemente detenidos y verificados por los agentes de todas las policías, simplemente porque circulan sobre dos ruedas.

Esta opinión negativa hacia los llamados “motorizados” no se forjó exclusivamente durante los mandatos de Chávez y Maduro. En los ochentas del siglo pasado, por ejemplo, se llegó a prohibir mediante decreto presidencial que estos vehículos transitaran por las autopistas de Caracas.

Recientemente, sin embargo, gobernadores y alcaldes han implantado restricciones en sus territorios exclusivamente para los usuarios de motocicletas, también guiados por la noción de que son los medios de transporte predilectos de los delincuentes. El último de ellos ha sido el mandatario regional de Zulia, quien prohibió la circulación de estos vehículos durante las noches. Esta medida ha posibilitado la confiscación de facto de numerosas motos, sin mayor basamento que un decreto de alcance regional.

En el libro Revolución de la muerte (Caracas, 2020) los autores Fermín Mármol y Luis Izquiel también se muestran proclives a la imposición de restricciones al uso de motos, bajo la noción de que son los medios mayoritariamente utilizados por los asaltantes en las vías públicas.

Como se ve, tanto oficialistas como opositores parecieran coincidir en que los cuerpos de seguridad deben tener una actitud más rigurosa hacia quienes utilizan este medio de transporte. Pero, ¿qué dicen al respecto las estadísticas manejadas por las propias policías?

Según cifras conocidas extraoficialmente, en 2019 fueron reportados 15 097 robos genéricos y robos de vehículos. Estos son delitos contra la propiedad caracterizados por un accionar violento, en los que las víctimas pueden tener una idea de cuáles fueron los medios utilizados por sus contrapartes. En los hurtos es más complicado determinarlo, puesto que por definición prevalecen la agilidad y la destreza para llevar a cabo los despojos de los bienes y del dinero.

De todos estos robos denunciados ante las policías, y presumiblemente investigados, se constató el uso de motocicletas por los victimarios solamente en 1006 casos.

Esto equivale al 6,6 %. En otros 898 (5,9 %) casos las víctimas afirmaron que los asaltantes usaron autos, camionetas o camiones.

Como se ve, la diferencia entre el uso de motos y de otros vehículos en los robos de todo tipo fue muy pequeña. Pero las decisiones han sido contra los motorizados. Pareciera que el criterio estadístico no fue tomado en cuenta por gobernadores y alcaldes, a la hora de aplicar medidas que ponen cortapisas a un derecho constitucional, como el de la libre circulación.

Lo cierto es que, en la Venezuela actual, con parques automotores extremadamente reducidos y poco acceso a los repuestos, la gran mayoría de los ladrones se traslada a pie, o con medios de transporte que no han sido determinados por los cuerpos policiales. Estas dos alternativas abarcan el 87 % de los robos conocidos durante el año pasado. Son razones suficientes para abstenerse de tomar decisiones de gobierno que van directamente en contra de un grueso sector de la población.

Otra cosa distinta es obligar a los conductores de motos, y de todo tipo de vehículos, a acatar las normas del tránsito terrestre, y aplicar los correctivos previstos en ellas cuando se detectan infracciones. De esa forma se podría contrarrestar el ambiente de profunda anomia que se percibe en las calles y avenidas del país.

En próximas entregas, serán analizados otros mitos de la seguridad ciudadana en Venezuela.

Breves

* El 18 de junio, el Grupo de Trabajo sobre las Detenciones Arbitrarias de la Organización de Naciones Unidas dictaminó que el gobierno venezolano debería poner en libertad “sin dilación” al general de brigada (GN) Héctor Hernández da Costa, uno de los oficiales detenidos como consecuencia del estallido de dos drones en el centro de Caracas, durante la celebración de un acto aniversario de la Guardia Nacional.

El dictamen, identificado con el número 20/2020, indicó además que este oficial debería “obtener una indemnización y otros tipos de reparación, de conformidad con el derecho internacional”. Hernández fue apresado el 13 de agosto de 2018 durante una incursión de Contrainteligencia Militar en su vivienda, ubicada en Los Palos Grandes, llevada a cabo sin orden judicial ni presencia de representantes de la Fiscalía. “En días posteriores, se realizaron tres allanamientos más, durante los cuales se sembraron pruebas en su contra”, indica el documento. El oficial fue desaparecido durante cinco días, hasta su presentación en un tribunal, el 18 de agosto. Igualmente, “fue torturado por los miembros de la Dgcim para obligarlo a prestar una falsa declaración que inculpara a los dirigentes políticos de la oposición, implicándolos en el supuesto intento de magnicidio”.

En esos días, le ofrecieron que si declaraba contra los políticos pasaría de ser imputado a testigo. En este caso, el Gobierno respondió ante la ONU a los señalamientos formulados por los representantes del general. Informó que Hernández da Costa fue aprehendido debido a una orden judicial expedida el 16 de agosto, es decir, tres días después de la incursión policial en su vivienda. Además de implicarlo en el caso de los drones, el régimen cree que él participó en los asaltos a la 41 brigada blindada del Ejército, y al puesto de la GN en Laguneta de la Montaña. Estas acciones fueron encabezadas, respectivamente, por grupos en los que participaban el capitán Juan Carlos Caguaripano y el inspector jefe de Cicpc Oscar Pérez. El alegato gubernamental no especifica cómo habría sido la participación de este general en ambos casos. Indicó, además, que los defensores de Hernández no denunciaron ante la juez de control “los supuestos actos de tortura, amenazas contra sus familiares y la colocación de evidencias falsas en su domicilio”. En su dictamen, el grupo de la ONU concluyó que las alegaciones del régimen en su descargo fueron “aisladas y no sustentadas”, y que por ende no desvirtúan las denuncias.

* El 5 de julio, mientras en el país celebraban los ascensos militares, aterrizaba en una carretera del municipio mexicano Chunhuhub (Quintana Roo) un jet Gulfstream siglas XB-RCM cargado con aproximadamente 700 kilos de cocaína. Aunque las trazas de vuelo indicaban un punto de despegue desde Maracaibo, lo más probable es que el jet haya salido desde alguna pista del sur del lago o del Catatumbo. Según fuentes policiales, estos son los lugares donde se está produciendo con más frecuencia el embarque de drogas ilegales con destino en países centroamericanos como Honduras o Guatemala, y también México, como sucedió el domingo.

El jet despegó poco después de las 6 am, y luego de aterrizar fue quemado por sus ocupantes. Una de las dos camionetas en las que fue colocado el alijo fue incautada por las autoridades mexicanas, mientras que la otra fue hallada después, ya sin carga. Este envío presumiblemente pertenecería al Cartel Jalisco Nueva Generación. La ONU ha advertido que debido a la pandemia los traslados de drogas ilegales desde Suramérica han perdido frecuencia. En el caso venezolano, estarían saliendo desde marzo un promedio de tres vuelos semanales, sospechosos de llevar sustancias ilícitas. En cuanto a la ruta marítima, preferida para el transporte de alijos a Europa y países de África Occidental, los participantes en la operación aeronaval encabezada por EEUU frente a las costas venezolanas, llamada Orión V, han reportado el decomiso de 50,3 toneladas de cocaína y otras 7,3 toneladas de marihuana hasta junio.  

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es