Opinión - Runrun

OPINIÓN

Estado feminicida, por Dhayana Fernández-Matos

@dhayanamatos

La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (conocida como Convención de Belém Do Pará por la ciudad brasileña donde se firmó) ratificada por el Estado venezolano y, por tanto, ley en nuestro país, expresa que todas las mujeres tienen derecho a una vida libre de violencia tanto en el espacio público como en el privado. Además, este texto establece como obligación de los Estados adoptar “por todos los medios apropiados, y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar” este tipo de violencia. Así las cosas, estamos hablando de un derecho humano que acarrea un conjunto de obligaciones para los entes estatales.

Ante los femicidios, el Estado está obligado a investigar los hechos, establecer la responsabilidad penal de los culpables y reparar a las víctimas. A lo que se debe agregar su responsabilidad en el desarrollo de medidas y políticas públicas dirigidas a prevenir estos delitos y erradicar la violencia contra las mujeres.

La violencia basada en el género es permanente en la vida de las mujeres; se establece un continuum que tiene como hecho extremo al femicidio, el asesinato de una mujer por el hecho de serlo, pero que se va configurando por agresiones cotidianas, constantes, recurrentes y que, en no pocas ocasiones, se naturalizan.

El femicidio, el último lugar de ese continuum, se caracteriza por un desprecio absoluto hacia las mujeres, por eso las matan.

Ante quienes señalan que mueren más hombres víctimas de la delincuencia común que mujeres por femicidios, es importante recordarles las particularidades de este último:

1. En primer lugar, como señalamos, responde al desprecio hacia las mujeres.

2. En segundo lugar, su naturalización, su aceptación como hecho cotidiano, normal.

3. En tercer lugar, que un porcentaje importante de estos crímenes lo comete un hombre cercano o familiar de la víctima; hay que tener presente que el hogar es el lugar más peligroso para las mujeres. Y que los principales agresores son el cónyuge, excónyuge, pareja, padrastro y otros miembros de la familia.

4. En cuarto lugar, el alto índice de impunidad presente en este delito envía un mensaje a la ciudadanía que legitima las muertes violentas de las mujeres. Esto implica que, aunque el femicidio es individual, el mensaje es colectivo. Es para todas las mujeres: que sus vidas son desechables, lo que profundiza la desigualdad y la exclusión.

Es importante destacar que no todo asesinato de una mujer es un femicidio. Por ejemplo, si hay un secuestro con rehenes en un banco y matan a varios de ellos, entre los que se encuentran mujeres, en principio eso no es un femicidio. Para que este se configure se precisa que el hecho de ser mujer sea un elemento central de la acción.

El femicidio en la legislación venezolana. Lo que muestran las cifras.

El 25 de noviembre de 2014 se aprobó una reforma de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de Venezuela; en la misma se estableció el femicidio como tipo penal. Se reconoció que comete este delito quien mate a una mujer por odio o desprecio por el hecho de serlo. Además, se establece la sanción.

Hasta este punto, es lo que hacen las normas en materia penal: tipifican un delito y establecen una pena. Pero hay más.

La ley venezolana forma parte de la tercera ola de leyes en materia de violencia contra las mujeres que son reconocidas como leyes de protección integral. Estas no se limitan a señalar un conjunto de normas penales, sino que reconocen la necesidad de un abordaje integral del problema. Esto implica adoptar medidas de distintos tipos: educativas, sanitarias, de difusión, sensibilización, capacitación, entre otras, que aseguren a las mujeres una vida libre de violencia.

La gran pregunta es si el Estado venezolano está cumpliendo con sus obligaciones y si está tomando medidas, incluidas políticas públicas con enfoque de derechos humanos y de género, encaminadas a hacerle frente a este terrible flagelo, principalmente en el caso de femicidios.

La respuesta parece ser clara si tomamos en cuenta las noticias de mujeres asesinadas, víctimas de femicidios en el país.

Según la plataforma comunicacional Utopix, entidad que rigurosamente ha venido monitoreando los femicidios en el país registrados en medios digitales, en el año 2020 ocurrieron en total 256 femicidios de mujeres y niñas en Venezuela; esto supone 1 femicidio cada 34 horas. Además, implicó un incremento de este tipo de delito en comparación con lo que ocurría en 2016 que era 1 femicidio cada 72 horas. En los dos primeros meses de 2021, se produjeron 43 femicidios en el país, esto quiere decir 1 cada 33 horas.  También el Centro de Justicia y Paz (Cepaz) lleva un registro de este delito en Venezuela.

Es importante tener presente que se tiene una aproximación estadística no porque el Estado venezolano esté cumpliendo con su obligación de tener esa información –desde el año 2016 no presenta cifras–, que constituye una herramienta fundamental en la elaboración de políticas públicas, sino porque organizaciones de la sociedad civil, esas mismas ONG denostadas por el Estado, están cubriendo con su trabajo las falencias de las instituciones públicas.

Pero no es solo la falta de estadísticas. Es en general la falta de respuesta del Estado venezolano ante estos delitos, los altos índices de impunidad, su complicidad ante este tipo de agresiones. Todavía está muy presente en la memoria el asesinato de Jennifer Vieira por parte de su esposo Edwin “Inca” Valero y la falta de debida diligencia; incluso, el claro incumplimiento de los órganos del sistema de justicia en garantizarle sus derechos. Esto no es sino uno, entre muchos casos, que permiten señalar al Estado venezolano como un Estado feminicida.

Diferencias entre femicidio y feminicidio

En algunos países estos términos se usan indistintamente. No obstante, en este caso, haremos la diferencia entre el tipo penal establecido en la ley y el término feminicidio, desarrollado por la antropóloga mexicana Marcela Lagarde y que tiene como protagonista al Estado.

Para Lagarde el feminicidio se configura cuando el Estado incumple su obligación de garantizarles a las mujeres una vida libre de violencias y no crea las condiciones de seguridad ni en los espacios públicos ni en los espacios privados.

Dicho lo anterior, cuando el Estado no desarrolla políticas públicas para hacerle frente a este delito; cuando no se toman en cuenta las denuncias de las mujeres; cuando los funcionarios de los cuerpos policiales, los fiscales, los jueces y las juezas no están debidamente capacitados sobre los derechos de las mujeres; cuando los nombramientos y designaciones de fiscales, jueces y juezas con competencia en materia de violencia de género se hacen por lealtades partidistas y no por competencias;  cuando los índices de impunidad de los femicidios son muy altos, todo ello configura el feminicidio.

El Estado venezolano claramente está incumpliendo con sus compromisos en asegurarle a las venezolanas una vida libre de violencia, lo que favorece la comisión de femicidios y la impunidad de estos delitos. Por eso es un Estado feminicida.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La comedia hace milagros, por Juan E. Fernández “Juanette”

Ilustración de Alexander Almarza, @almarzaale

@SoyJuanette

El otro día, mientras esperaba en la fila para pagar un servicio, una persona invidente me tropezó con su bastón y me hizo recordar a Juan, un señor que asistió a un show de stand up que hice en San Telmo.

Aquello ocurrió hace unos tres años, cuando desde una parrilla en el barrio porteño de San Telmo contrataron un show de comedia. La idea era armar un espectáculo para entretener a los comensales que iban al establecimiento a degustar una tira de asado, chinchulines, morcillas y obviamente los chorizos.

En aquel show me acompañaron dos grandes amigos y comediantes Sury y Garufa. En el caso de Sury es el argentino más venezolano que conozco (creo que podría darle pelea a Domingo Mondongo), y Garufa, quien es un enfermo del fútbol, que adora al Club Huracán con todas sus fuerzas.

Cuando llegamos los tres al local nos recibió el dueño, un tipo muy buena onda quien estaba con su familia. Y cuando digo su familia es que estaba acompañado por sus hijos pequeños, la esposa, la mamá y hasta la abuela.

El propietario del lugar nos dio algunos lineamientos, por no decir que “nos bajó línea”. Aquel hombre nos pidió que no habláramos de drogas, licor, fútbol, política, rock, violencia, nada de chistes contra quienes comen carne, y tampoco de veganos, vegetarianos ni de religión; pero de resto podríamos decir “lo que se nos cantara” (se ve que el hombre no había leído el libro Disparen al humorista, de Darío Adanti).

Pero eso no fue todo. En el lugar no había escenario sino unos pallets bastantes desprolijos y el micrófono se mezclaba con la música de fondo y con el celular de quien tomaba los pedidos. Así que no era raro que mientras decías un chiste, por la misma corneta que te escuchaban, se oyera también “sale media porción de vacío”. Sin duda era un quilombo hermoso, pero aun así hicimos el show.

Y por si no era suficiente, Boca Juniors había ganado esa noche un partido importante, por lo que su hinchada estaba por doquier festejando. De hecho, mientras estábamos haciendo nuestra rutina, más de una vez fuimos interrumpidos por el sonido de cornetas, vuvuzelas y otros artilugios futboleros.

Finalmente, y para ponerle la guinda a la torta, mientras yo estaba haciendo mi parte, entró al local una persona muy borracha, con lentes oscuros gritando “viva Boca” y pidiendo que le dejáramos cantar una canción. Yo paré lo que estaba haciendo y le pregunté al hombre: Hola, ¿cómo te llamas?

Y el hombre me contestó

– Soy Juan y quiero cantar una canción.

Así que arreglé con él lo siguiente:

– Juan hagamos algo, yo termino mi parte y tú te subes a cantar una canción, ¿dale?

– Trato hecho, me contestó Juan.

Acto seguido, le pedí al público un aplauso para Juan. Y fue ahí cuando dije la frase más desafortunada que he dicho en mi carrera:

– Demos un aplauso a Juan que nos vino a ver…

Me pareció raro que la gente no aplaudiera y que mis compañeros Sury y Garufa casi se desmayaran… Resulta que Juan era ciego, y no me había dado cuenta, ergo, no podía pedir un aplauso “porque nos vino a ver”…

Sin embargo, Juan aplaudió, se rio y después del show se acercó y me dijo:

– Te felicito, te vi muy cómodo en el escenario y me reí mucho.

Fue así como a través del humor logré que un ciego me viera… Si eso no es un milagro, entonces no sé lo que fue.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

WandaVision: Las claves del episodio final, por Gonzalo Jiménez
[Cuidado: Spoilers] La serie de Disney Plus concluyó su temporada con un capítulo que ofrece pistas sobre el futuro del Universo Marvel

 

@gonzalomjimenez

La mayoría de las teorías sobre el final de temporada de la serie WandaVision resultaron ser equivocadas. La serie de Disney Plus emitió su noveno y último capítulo el viernes 5 de marzo y aquí en Runrunes hemos listado las claves y aspectos más resaltantes del episodio, pues tendrá consecuencias en el futuro del llamado Universo Cinematográfico Marvel.

Por supuesto, hay ‘spoilers’ sobre el final de temporada, por lo que si no has visto el episodio, mejor espera a verlo y luego regresa para leerlo y así reconocerás algunas de las referencias a los cómics y a otras películas (en el capítulo hay guiños a El mago de Oz, Fight Club y Blade Runner, entre otros).

Un dato importante: el episodio tiene dos escenas post créditos, así que vale la pena esperar hasta el final.

¿Habrá una segunda temporada?

Es poco probable. Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, afirmó el 24 de febrero de 2021 en un evento de la Television Critics Association de Estados Unidos, que WandaVision es una serie limitada y que su historia continuará en el cine, en la película Doctor Strange and the Multiverse of Madness, prevista a estrenarse (por ahora) el 25 de marzo de 2022.

Tiene sentido, pues el episodio final cierre todas las historias planteadas en la serie y deja algunos finales abiertos que sugieren que el destino de personajes como Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen) y Mónica Rambeau (Teyonah Parris) tienen nuevas aventuras esperándolas en otras películas del Universo Cinematográfico Marvel.

El paradero de Scarlet Witch

Ya en el octavo episodio Agatha Harkness (Kathryn Hahn) había revelado que Wanda era la llamada Scarlet Witch (Bruja Escarlata), un personaje que se creía mitológico, pues es capaz de crear mundos con la llamada magia del caos. Wanda admite que ella no sabe de conjuros, sino que puede manipular la energía debido a que la malvada organización Hydra la sometió a experimentos con la llamada Gema de la Mente.

En el episodio final, el enfrentamiento entre Agatha y Wanda provoca que Wanda aumente su poder y decida liberar al pueblo de Westview del encantamiento al que lo tenía sometido. Es a través de su pelea con Agatha que Wanda acepta quién es, asume la identidad de la Bruja Escarlata e incluso cambia su aspecto, que ahora semeja al de los cómics.

¿Es una hechicera o una mutante? El episodio final no parece despejar esta duda del todo. Pero todo apunta a que los superpoderes de Scarlet Witch se ampliarán en la última escena post créditos del capítulo, vemos a Wanda en una cabaña de madera, decorada con motivos eslavos, lo que sugiere que el personaje regresó a su país de origen, la ficticia república de Sokovia, en Europa del Este. Aunque el lugar se parece mucho al lago Alkali, que aparece en la película X-Men 2  (2003).

Allí se ve a Wanda sentada en el portal de la cabaña pero, al mismo tiempo, en una habitación de la casa puede apreciarse a la propia Wanda, con el atuendo de Scarlet Witch y como si fuera una proyección astral del personaje, hojeando un libro llamado Darkhole, popular en los cómics de Marvel, y que también es conocido como El libro de los pecados y El libro de los hechizos. Esto confirma que Wanda está aprendiendo magia para controlar mejor su energía. Y en ese momento se escuchan las voces de los hijos de Wanda, Tommy y Billy, pidiendo ayuda. Scarlet Witch se alarma y desaparece. ¿Indicios de lo que ocurrirá en Doctor Strange and the Multiverse of Madness?

¿Cómo se conecta con Doctor Strange 2?

Hubo muchos rumores de que Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) aparecería en el final de WandaVision, pues era oficial que la serie daría pie al argumento de la película. Pero no ocurrió así; ni siquiera fue mencionado el hechicero mayor de Marvel.

La única pista es una frase de Agatha Harkness, en la que le dice a Wanda que ese universo artificial que creó en Westview –en el que recreó escenarios de viejas sitcoms televisivas– “desatará” todo tipo de consecuencias en el mundo.

Si Tommy y Billy, los hijos creados por Wanda en ese universo alternativo, lograron sobrevivir de alguna manera, cabría imaginar que Scarlet Witch emprenderá su búsqueda en ese multiverso, por lo que tendría sentido la aparición de Doctor Strange y el título de la secuela. En WandaVision, así como en los cómics, Tommy y Billy tienen superpoderes: Tommy es Speed y corre a máxima velocidad; y Billy se hace llamar Wiccan y heredó los poderes de su madre (lanzar conjuros, volar y leer las mentes).

El libro de hechizos que Scarlet Witch consulta en la escena post créditos del episodio final es Darkhold, como supimos gracias a Agatha Harkness. Es posible que este libro haya sido el que ocupara el espacio vacío en la biblioteca vista en Doctor Strange (2016). Si esto se confirmara, esta podría ser otra razón para que Doctor Strange busque a Scarlet Witch en la película Doctor Strange and the Multiverse of Madness (2022).

El futuro de White Vision

En el final de temporada, Vision (Paul Bettany) se enfrenta al White Vision enviado por el Director de S.W.O.R.D., Tayler Hayward (Josh Stamberg). Ya que Vision solo existe dentro del campo energético creado por Wanda, está claro que su destino es desaparecer. La despedida de Wanda y Vision es de los momentos más conmovedores de la serie.

Pero el personaje no desaparecerá totalmente del Universo Cinematográfico Marvel, pues White Vision –el cuerpo sintético original de Vision pero sin su personalidad– recibe los recuerdos y memorias del personaje antes de decidir que no destruirá a Wanda, como Hayward le había ordenado.

Personaje extraído de los cómics, White Vision tendrá cabida en el Universo Cinematográfico Marvel aunque sin el lado humano y la personalidad con que lo conocimos en varias películas y en la serie de Disney Plus.

La gran villana, Agatha Harkness

Cantidad de canales en YouTube y páginas web aseguraban que el gran villano de WandaVision sería Mephisto, pues en los cómics Wanda usó el alma de este demonio para dar a luz a sus hijos mellizos, Tommy y Billy. Así que muchos asociaron que el personaje de Agnes (Kathryn Hahn) sería en realidad la hechicera Agatha Harkness –¡en lo que los fanáticos acertaron!–, quien estaba al servicio de Mephisto.

Pero la gran villana de la serie fue Agatha, quien no tenía a ningún amo detrás, pues era ella quien manipuló a Wanda para conocerla mejor y así identificar el origen de su magia. Agatha no quiso otra cosa que adueñarse de los superpoderes de Wanda para usarlos en su provecho, creando universos alternativos a su antojo. Al final, Scarlet Witch borró su memoria y la condenó a ser “la vecina ruidosa” de Westview, confinada a vivir el resto de sus días en el pueblo.

Nace una superhéroe: Mónica Rambeau

La serie WandaVision también sirvió como historia de una nueva superhéroe del Universo Cinematográfico Marvel. Es el caso de Mónica Rambeau, cuyo ADN fue alterado al cruzar en dos oportunidad el campo energético creado por Wanda alrededor de Westview.

En las historietas Mónica Rambeau ha sido conocida como Photon, Pulsar y Spectrum, pues, tras ser expuesta a una energía extradimensional, ella adquiere el poder de convertir su cuerpo en energía. De hecho, durante un tiempo también asumió la identidad de la Capitana Marvel.

En el episodio final, el director Hayward dispara a los hijos de Wanda y Mónica se interpone; con sus poderes, las balas atraviesan su cuerpo y se detienen. En la primera escena post crédito del capítulo, una agente del FBI le dice a Mónica que su presencia es requerida en la sala de teatro del pueblo.

Allí, la agente revela que, en realidad, es una Skrull, una extraterrestre capaz de cambiar su aspecto. Esta civilización alienígena fue vista por primera vez en la película Captain Marvel (2019), en la que Mónica, cuando era niña, tuvo trato con ellos. Esta agente Skrull le dice a Mónica que una “vieja amiga de su madre” quiere verla. Cuando Mónica pregunta sobre dónde sería el encuento, la Skrull señala con el dedo hacia arriba, aludiendo al espacio exterior.

Así que la expresión “le esperan en el teatro” dicha por la agente puede interpretarse también como una alusión a que el futuro de Mónica Rambeau está en las salas de cine, pues se sabe que el personaje aparecerá en Captain Marvel 2, prevista a estrenarse en cines en 2022.

Una decepción: Pietro Maximoff

Quizás la mayor decepción de WandaVision fue la revelación de que “Pietro Maximoff” (Evan Peters) no era el superhéroe Quicksilver del Universo X-Men sino un actor llamado Ralph Bonner, a quien Agatha Harkness hechizó para que simulara ser el hermano de Wanda.

Los poderes de supervelocidad de Pietro en la serie eran producto de un collar embrujado que el personaje llevaba en el cuello. Hay la posibilidad de que este haya sido el personaje con identidad oculta que el agente del FBI Jimmy Woo (Randall Park) buscaba en el primer episodio de WandaVision.

Podría ser que Peter Maximoff (Evan Peters), el Quicksilver del Universo X-Men, llegó al Universo Marvel y era protegido por el FBI bajo la identidad falsa de Ralph Bonner. Esto nunca aclarado en la serie y podría dejar abierta la posibilidad para el arribo de los mutantes X-Men a las películas de Marvel Studios. Pero, por ahora, todo queda en una teoría.

#10ConversasDeEconomía ¿Un cambio económico sin cambio político?, por Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

El nuevo gobierno que resulte de unas elecciones limpias y transparentes recibirá un país en ruinas y tendrá que aplicar drásticas medidas para corregir los desequilibrios macroeconómicos que causan la escasez e hiperinflación.

Para aliviar el déficit fiscal, y erradicar el financiamiento con emisiones de dinero inflacionario, tendrá que sincerar las tarifas de los servicios públicos de electricidad, agua, gas y telecomunicaciones; ello no sería bien recibido en un país exhausto, castigado por una prolongada escasez y voraz hiperinflación. Por eso, a las medidas de ajuste macroeconómico suele atribuírseles un impacto social y costo político que desemboca en el fracaso de los gobiernos que las aplican.

¿Cómo explicarle al ciudadano de a pie, al pequeño y mediano empresario, a una ONG el impacto que tienen los desequilibrios macroeconómicos sobre el empleo, el poder adquisitivo de los presupuestos de hogares, empresas e instituciones y, en general, sobre la calidad de vida y la prosperidad de una nación? ¿Cómo explicarles qué es la macroeconomía, de qué se enferma y cómo nos contagia?

Si le hiciéramos un examen de sangre a la macroeconomía venezolana para ver cómo tiene la hemoglobina, el colesterol, los triglicéridos… ¿cuáles serían esos indicadores clave que tenemos que aprender a leer e interpretar?

¿Cuáles son los valores actuales y qué tan lejos estamos de los valores normales?

En el debate político se suele escuchar una y otra vez que “sin cambio político no habrá cambio económico”. Sin embargo, el gobierno autoriza la apertura del mercado interno a toda clase de importaciones, levantó los controles de cambio y de precios, desregula y libera la economía, bendice la dolarización y, por si fuera poco, anuncia un proceso de apertura a la inversión extranjera y privatización de empresas públicas. ¿Se puede decir que ese conjunto de medidas conforma un programa de reformas económicas?

¿Cuáles deberían ser las medidas en materia fiscal, monetaria, cambiaria, de precios, etc. que no deberían faltar en un verdadero programa de estabilización macroeconómica? ¿Cuáles serían las medidas correctas, en qué orden lógico deberían ser aplicadas y cuál sería la velocidad de ejecución más adecuada para las condiciones en las que se encuentra el país?

¿Cuáles indicadores macroeconómicos tendrían que comenzar a dar rápidas y significativas señales de mejoría para darle al ciudadano de a pie la certeza de que el programa de reformas va por el camino correcto y debe ser apoyado?

¿Cuáles serían las victorias tempranas que se deben alcanzar en materia fiscal, monetaria, cambiaria, precios, PIB, etc.?

¿Con qué frecuencia se deberían evaluar los avances hacia los objetivos y metas planteados para estar seguros de que el programa de reformas fue bien diseñado y está siendo bien ejecutado?

Estas preguntas las responde por Leonardo Vera, individuo de número de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, en la conversación que sostuvimos con él en el marco del ciclo Diez conversaciones estelares con diez de los mejores economistas de Venezuela.

Ver video Diez conversaciones estelares con diez de los mejores economistas de Venezuela. Temporada 1. Capítulo 1. Canal Pedagogía Económica con Víctor Álvarez R

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Secuelas de la covid que nadie te revelará, por Reuben Morales

@ReubenMoralesYa

Aquí le dejo unas secuelas que la OMS no ha querido revelar al público. Lea con atención. Usted quizás las tenga, así no haya sufrido de COVID:

 DARTHVADERISMO

Fenómeno que ocurre cuando tienes puesto un tapabocas y te toca subir escaleras, correr para agarrar un autobús o tener relaciones sexuales con un match de Tinder. Se reconoce porque la persona comienza a respirar copiosamente como Darth Vader. Eso sí: jamás le diga a un hijo no reconocido “Yo soy tu padre”. Será difícil encontrarles parecido si no se quitan el tapabocas.

 AMNESIA

Esta afección ha ido creciendo con la evolución del ser humano. Comenzó con el “¿Dónde dejé las llaves?”. Pasó al “¿Dónde dejé las llaves y la cartera?”. Luego siguió con el “Tengo las llaves, la cartera, los cigarros, ¿y el celular?”. Finalmente, a esta búsqueda se le añadió: “¿Alguien ha visto mi tapabocas?” (le sugerimos internarse si llega a preguntar por su tapabocas y resulta que lo tiene puesto).

 HIPOPAPADISMO

Sucede cuando la papada comienza a reducirse tras usar el tapabocas como hamaca para la mandíbula. De hecho, los grandes diseñadores ya se han percatado de que este uso convierte al vulgar tapabocas en un seductor brasier de papadas.    

 VITILIGO

¿Recuerda esos sensuales bronceados de taxista en donde se les quema un brazo sí y el otro no? Esto mismo sucede luego de usar tapabocas todos los días en la calle. Ahora hay gente cuyos bozos y barbillas están pááááálidos, mientras el resto de la cara está achicharrada. Un aspecto que le deja como un ser inclusivo, pues su cara termina con dos tonos raciales que coexisten entre ellos (perdón, elles).

 INTOLERANCIA

La pandemia ha aumentado los niveles de una hormona conocida como Notesoportina; la cual hace que no soporte a nadie de su familia luego de convivir con ellos haciendo un año de teletrabajo y teleeducación. Esto lleva a pensar que el autor de la frase “Familia que reza unida, permanece unida”, jamás vivió una pandemia.

 BIGOTISMO

Respaldarse en el constante uso del tapabocas ha hecho que muchas mujeres ya no se depilen el bozo y solo se maquillen los ojos. Incluso, hay algunas que no se lo depilan desde el comienzo de la pandemia. Todo lo cual lleva a pensar que el cantante Camilo en verdad es una mujer.

 CALLOS EN LAS OREJAS

En condiciones normales, la piel más dura del cuerpo es la de la planta de los pies. Actualmente, esta ha sido desplazada por la piel de la zona donde el pabellón de la oreja se une a la cabeza. Lugar conocido como el “Aguanta-tapabocas”. Por ello, algunos diseñadores de modas ya están considerando el reemplazo de los bolsos de piel de cocodrilo, por los bolsos de piel de pabellón de oreja.

 HIDRATACIÓN FACIAL

La secuela más llamativa de esta pandemia es la de seres humanos con un cutis más hidratado. El secreto está en tener el tapabocas puesto cuando haya algo que nos dé alergia en el aire. Así pasaremos a efectuar el majestuoso acto de estornudar con la mascarilla puesta. Todo lo cual genera un microcosmos que ya están estudiando marcas como Avon o Ponds para hacer cremas antiedad de “extracto de estornudo”. ¡Le harán tener un cutis como colita de bebe!… (de puercoespín).   

¿Está preocupado? ¿Cree que presenta algunas de estas secuelas? ¡Tranquilo! De ser así, acuda inmediatamente a la OOOOOOOOMS. No, no es un error de tipeo. Es que, con esta pandemia, lo que toca es meditar.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La traumática experiencia de pagar impuestos en Baruta, o ¿cómo caímos del cielo a la tierra?, por Francisco Wolfermann

@fw265

“Lo bueno, si breve, dos veces bueno”, así reza un refrán castellano que siempre me ha gustado citar porque refleja, en lenguaje simple, la importante noción de eficiencia. A este refrán solía acudir cada vez que compartía mi experiencia con relación al pago de impuestos en el municipio Baruta. El proceso era rápido –menos de 10 minutos-, y cómodo -se realizaba desde casa vía internet-. La alcaldía recibía los impuestos de los contribuyentes para trabajar en sus proyectos a comienzo del año, y los contribuyentes obteníamos un importante descuento al hacerlo. Todos ganábamos.

Tuve la oportunidad de vivir en otros municipios de Venezuela y, en cada caso, pude comparar sus procesos de pago de impuestos con la gestión del municipio Baruta, poniéndolos siempre como ejemplo a seguir.

Creo recordar que la experiencia de Baruta en materia de recaudación de impuestos fue compartida con otros municipios del país, en una interesante experiencia de crecimiento general, interdependencia y progreso.

Como ciudadano, entiendo que las alcaldías son las instituciones constitucionalmente más cercanas al individuo; y que las mismas dependen para su funcionamiento exclusivamente del pago de los impuestos de los contribuyentes, por lo que este importantísimo procedimiento debe simplificarse al máximo para estimular y fomentar su cumplimiento. Al menos eso creía.

Esto ocurrió así hasta el 2018. Ese año, el pago por internet no pudo realizarse porque la plataforma de la alcaldía no terminaba de procesar el pago vía tarjeta de débito. Lo mismo ocurrió los siguientes dos años. Luego de intentarlo en vano varias veces a comienzos de 2021, decidí acercarme a la alcaldía para ponerme al día.

Mi triste experiencia

Averigüé que el pago de los impuestos municipales no se podía hacer directamente en las oficinas de la alcaldía de Baruta, donde pagué en el año 2018. Para el pago de los impuestos de 2021 debía ir a las oficinas de Parque Humboldt. Al llegar allí, me llamó la atención la larga cola de personas esperando para pagar, que eran controladas en la entrada por un individuo muy amable pero sin identificación de la alcaldía.

Me explicaron que en esa oficina solo podían ser cancelados los impuestos si traía las planillas con los estados de cuenta, que no se estaban dando en esa oficina porque no había ese sistema. Para obtener los estados de cuenta debía acudir a las oficinas de la alcaldía de Baruta. Medio día perdido, más el pago del estacionamiento.

Al día siguiente fui a las oficinas de la alcaldía de Baruta. Tuve que hacerlo a pie debido a la dificultad para estacionar en la zona. Ignoro si la alcaldía habilitó un estacionamiento propio para facilitar el acceso a los contribuyentes. Hice una cola para ingresar al edificio. Hice otra cola dentro de la alcaldía mientras esperaba ser atendido. Luego de un rato me di cuenta de que estaba sentado en la cola equivocada: no había señalización.

Mientras estuve en ambas colas, la equivocada y la real, debí anotarme en una lista. ¿Para qué, si ya estaba en la cola? y, cuál fue mi sorpresa cuando me dijeron que para ser atendido debía llevar dos hojas blancas tamaño carta por cada estado de cuenta que solicitase, so pena de no poder realizar la impresión de los mismos. Podía comprarlas a un señor que las vendía en la entrada de la alcaldía. Resuelta esa situación, finalmente fui atendido, más o menos. 

Me imprimieron uno de los estados de cuenta solicitados. Para el otro, no había información disponible en ese sistema (otra vez el sistema), por lo que debía subir a las oficinas de catastro de la alcaldía para solicitarla, y luego volver para imprimir el estado de cuenta que faltaba. En ningún caso podría pagar los impuestos en las oficinas de la alcaldía de Baruta porque no había punto de pago, el cual se había dañado.

En la oficina de catastro, el funcionario que me atendió fue a los archivos extrajo unas carpetas y me dio, amablemente, la información requerida.

Al preguntarle el porqué de ese proceso tan arcaico en una alcaldía como Baruta, me explicó que el sistema había sido “hackeado” hace dos años y que las gestiones de los alcaldes posteriores al Sr. Capriles no habían resuelto esta situación.

Fue la misma explicación recibida por el personal que imprimió los estados de cuenta.

Al recibir los estados de cuenta me informaron que no me trasladara a Parque Humboldt a pagar porque ellos no tenían sistema ese día. Otro medio día perdido. Por cierto, el monto total de los impuestos a pagar es de: 30.000 Bs. Mucho menos de lo que cuesta un caramelo. Nada más la tarifa del estacionamiento de Parque Humboldt, en la primera visita, fue de 200.000 Bs.

Ya en 2018 había hecho la observación sobre el pequeño monto de los impuestos municipales y no recibí explicaciones al respecto. Este año hice la misma observación y me explicaron que los montos no podían ser ajustados debido a “cierta ley” que, entendí, prescribe en el 2021.

Luego de la semana de cuarentena radical volví a las oficinas de Parque Humboldt para, al fin, pagar mis impuestos.

1. La primera sorpresa del día: la tarifa del estacionamiento: 1.000.000 Bs. En dos semanas subió de 200.000 a 1.000.000 (5 veces). Bueno, me dije, seguramente les aumentaron el sueldo a los empleados del estacionamiento. Pues no, siguen ganando su mísero salario.

2. Segunda sorpresa: dos colas larguísimas para pagar.

3. Tercera sorpresa: personal de la alcaldía, nuevamente sin identificación, atendiendo al público en la entrada de la oficina, explicando a todos los contribuyentes que serían atendidos oportunamente al “tener sistema”. Otro mediodía perdido, y por 30.000 Bs. Me fui.

Estimo necesario, luego de haber compartido mis desventuras al procurar cumplir con mi deber, hacer unas consideraciones sobre lo vivido:

Siento una gran tristeza al ver cómo un proceso vital para cualquier alcaldía, como el cobro de los impuestos municipales, pasó en Baruta de ser algo sumamente eficiente, a convertirse en una vergüenza para cualquier gestión.

Siento una gran tristeza por el personal que, siendo tan atento, educado, con vocación de servicio y en todo momento dispuesto a ayudar, no reciba el apoyo de las autoridades en cuanto a facilitar los procedimientos, materiales y, seguramente, compensar con sueldos adecuados sus importantes esfuerzos y amable atención.

Siento una gran impotencia al considerar la ineptitud de la gestión municipal por no dar una respuesta informática adecuada a un sistema dañado desde hace dos años.

Siento una gran tristeza al ver que los semáforos de la alcaldía no funcionan, los botes de aguas blancas y servidas son abundantes en la zona, la señalización vial y el asfaltado en el municipio son deficientes, ni siquiera los pasos peatonales están pintados en las calles, servicios todos que pueden ser mejorados con los recursos provenientes del pago de impuestos municipales, que están limitados por un proceso tan ineficiente y mal abordado.

Siento que todo este tiempo y dinero perdido, además de las molestias vividas por querer cumplir con mi deber, realmente no valen la pena el esfuerzo.

Siento indignación al considerar que, en el caso de las elecciones municipales este año, esta gente considere que tiene los méritos para seguir dirigiendo los destinos de esta otrora gran alcaldía.

Espero que esta experiencia, que estoy seguro es la misma de todos los vecinos que vi en las distintas colas que hice, llegue a los oídos de quienes tienen la responsabilidad, aunque sea por vergüenza, de dar respuestas efectivas.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Yy no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Crímenes sin Castigo | Expansión criminal (II/II), por Javier Ignacio Mayorca
Los operadores del régimen venezolano han adoptado nuevas estrategias para continuar los negocios y eludir la persecución internacional

 

@javiermayorca

Venezuela figura en el primer lugar entre los países con mayor percepción de corrupción en todas las américas, y entre los cinco peor evaluados en el mundo entero, de acuerdo con el índice presentado el 28 de enero por la organización Transparencia Internacional.

Este examen anual, fundamentado en un sondeo a empresarios e investigadores de cada país, reveló además que desde la llegada de Nicolás Maduro al poder Venezuela ha empeorado sus indicadores de percepción de corrupción, al punto de que solo Siria, Somalia y Sudán del Sur obtuvieron calificaciones más magras.

El informe presentado por TI indica que la corrupción generalizada en Venezuela no comenzó con Maduro, sino que se remonta a la época en la que gobernaba Hugo Chávez. Este sería “uno de los principales motivos de la crisis humanitaria actual”.

“La pandemia de covid-19 no solo ha profundizado la escasez de medicinas, suministros sanitarios y material esencial, sino que ha deteriorado la infraestructura hospitalaria. En las dos últimas décadas el país perdió más de 5000 millones de dólares por corrupción solamente en el sector sanitario. Este mal amenaza la vida y la salud de millones de venezolanos”, indica el documento.

Este es un punto clave, puesto que coloca el germen de la crisis sanitaria, y en general de la emergencia humanitaria compleja, en una etapa previa a la imposición masiva de sanciones desde el Departamento de Estado, la Unión Europea y algunos países como Canadá y Suiza.

De acuerdo con la directora del capítulo venezolano de TI, Mercedes de Freitas, con la agudización de las dificultades en lo económico y humanitario, el régimen venezolano ha expandido las prácticas corruptas hacia otros países, en la medida en que intenta eludir la persecución penal y las medidas restrictivas impuestas desde la comunidad internacional.

Una de esas naciones es México. Su presidente Andrés López Obrador mantiene relaciones fluidas con el gobierno venezolano, y se ha negado a reconocer la presidencia interina de Juan Guaidó, tal y como lo hicieron EE. UU. y otros 60 países.

Esta situación fue aprovechada para instalar una red encabezada por el empresario colombiano Alex Saab (designado embajador por Maduro) para eludir las restricciones a la comercialización de crudo venezolano y la compra de bienes para el sostenimiento del régimen.

En junio de 2020, el Departamento del Tesoro sancionó a la compañía Libre Abordo, perteneciente a Saab y a su socio Álvaro Pulido, registrada en México DF. Pero, de acuerdo con De Freitas, el Gobierno continúa importando desde ese país “alimentos con sobreprecios y de baja calidad”, utilizando para ello otras corporaciones.

Según la organización Global Financial Integrity, Venezuela fue el segundo mayor exportador de capitales ilícitos de todo el hemisferio occidental durante los primeros doce años del siglo. Solo era superado por México.

Esas prácticas continúan en la actualidad, aunque afectadas por la decadencia de la industria petrolera y las sanciones internacionales. Según la directora de TI Venezuela, el principal vehículo de estas transacciones ilegales sería el Fonden, una entidad usada para manejar el 62% de los recursos del Estado en 2019, sin controles ni supervisión.

Efecto expansivo

La salida de capitales ilegales venezolanos salpicó a numerosos países de las américas, Europa y Asia.

En la etapa incipiente, Venezuela continuaba generando suficientes recursos para alimentar su corrupción endógena, esencialmente a través de la renta petrolera. Los recursos salían en maletines con la bendición de sectores del oficialismo. Así quedó en evidencia cuando una policía bonaerense y modelo, que no participaba en la “ruta del dinero”, detectó la famosa valija con casi 800.000 dólares en poder del empresario Guido Antonini Wilson.

En la esfera internacional, los cazadores de capitales pronto se dieron cuenta de que Venezuela representaba una oportunidad para la obtención de jugosas ganancias. El régimen de cambio no era diferencial sino diferenciado en su aplicación: a la población en general, si acaso un cupo que servía a los propósitos de control de cierta clase media. Un trato radicalmente distinto tuvo el funcionariado, en especial el ligado a las adquisiciones.

Un caso emblemático fue el de la Banca Privada de Andorra, en sus dos capítulos. El primero, modesto en sus dimensiones económicas, involucró a dos oscuros asesores del ministerio de Finanzas, un exjefe policial y un hombre ligado a los intereses de una exmagistrada del Tribunal Supremo. El segundo capítulo, que se desarrollaba en forma simultánea al primero, tenía personajes de alta relevancia para el momento: Rafael Ramírez y su entorno, así como los primeros “bolichicos” enriquecidos con las adquisiciones para el fallido sistema eléctrico nacional.

Estos individuos, los de la segunda parte, se sabían amparados por el poder venezolano. Por esto vivían una vida dispendiosa en París, Roma y otras capitales europeas, donde las autoridades parecían dispuestas a voltear la mirada. Hasta que en 2015 el Departamento del Tesoro estadounidense alertó que la BPA servía como una especie de mezcladora de los capitales corruptos venezolanos con los de las mafias de Rusia y China. Estos casos (Andorra I y II) tienen repercusiones hasta el presente.

Recordemos que el gobierno venezolano ha solicitado a Italia la extradición de Rafael Ramírez y de otros elementos que se encuentran diseminados en ese país y en España. A esto se le llama “control de daños”.

Pero el expediente del principado europeo no ha sido el único.

En República Dominicana, por ejemplo, un grupo de inversionistas encabezado por José Luis Santoro y Gabriel Jiménez adquirió la mayoría accionaria del Banco Peravia en 2012. Dos años después, las autoridades de esa isla intervinieron a la entidad, y posteriormente, en 2015, ordenaron el arresto de su junta directiva al constatarse un fraude masivo y lavado de dinero.

“Esos directivos llegaron a Dominicana con dinero robado en Venezuela, y fueron recibidos con alfombra roja”, explicó el acusador privado de este caso, abogado César Amadeo Peralta.

Según el litigante, ese banco tenía el propósito de atraer capitales oscuros, y por eso su cartera crediticia era muy pequeña. En el juicio por el fraude participaron 32 víctimas de una lista mucho más grande de personas, cuyos depósitos se esfumaron.

Peralta indicó que la actitud del régimen venezolano ha sido de “protección total” hacia Santoro y sus cómplices. Uno de los solicitados, Gabriel Jiménez, se entregó en EE. UU., donde también lo requerían por conspiración para lavar dinero de Pdvsa. En esta actividad habría participado con el empresario Raúl Gorrín, de acuerdo con documentos del Departamento de Justicia. En noviembre de 2018 fue sentenciado a tres años de prisión. Pena leve, en virtud de su cooperación.

“Con ese dinero de Pdvsa, compraron el Peravia. Ahora esperamos que él termine de cumplir su sentencia en EE. UU., para que lo envíen a Dominicana”, afirmó el abogado.

Otro país impactado por el flujo de capitales ilícitos venezolanos ha sido España. Según el expresidente de la Comisión Nacional contra el Uso Ilícito de Drogas, Carlos Tablante, los dineros de la corrupción venezolana “han entrado en el mercado inmobiliario y en el sector financiero de forma muy agresiva”.

Tablante permanece en ese país europeo en calidad de refugiado. Dijo que desde allí los dineros de la corrupción venezolana han sido distribuidos a bancos en Italia, Malta, Portugal, Andorra y Suiza, donde la agencia Bloomberg reportó el hallazgo de cuentas con fondos irregulares por diez millardos de dólares.

Observó que la persecución internacional a los viejos operadores del régimen ha propiciado el surgimiento de otros más jóvenes, muy cercanos al poder actual. El los llama los “nuevos bolichicos”.

Este grupo tiene una nueva área de expansión en el estado brasileño de Roraima, fronterizo con Bolívar, al sur del país. En ese territorio estarían coordinando operaciones de venta de oro del Arco Minero a cambio de reales brasileños, con los que posteriormente son adquiridos alimentos, medicinas y otros bienes para justificar aparentes operaciones de importación, con sobreprecios.

Esta criminalidad, organizada en torno a la exportación de capitales y distintas formas de enriquecimiento ilegal, es tan vasta que hace palidecer a la de los delincuentes comunes.

Pero estos últimos llaman mucho más la atención debido a sus comportamientos violentos. Cuando los detienen, suelen confesar en cámara. A los primeros, en cambio, solo se les extrae la información a cuentagotas. Por eso, esta es una historia de la que solo conocemos fracciones. José Ugaz escribió en el prólogo de Super red de corrupción en Venezuela (2021) que hasta el momento los ilícitos con el dinero nacional han suscitado 85 procesos en distintas jurisdicciones del mundo. Allí están los Papeles de Panamá, HSBC, Luxemburgo, Andrade, Ramírez, Villalobos, Salazar y cientos más.

Al margen de lo que eso significa para la búsqueda de justicia, es en esos expedientes donde se encuentra buena parte de la verdad que requiere el país para comprender, por ejemplo, por qué el 40 % de la población está pasando hambre.

Breves

* El artículo 92 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia confiere a los jueces de la materia ocho alternativas para la imposición de medidas cautelares a las personas señaladas de agresoras en un caso específico. En líneas generales, el sentido de estas medidas es resguardar la integridad física de la víctima, por una parte, y por la otra prevenir que la persona bajo investigación agreda a otras personas. El numeral séptimo de ese artículo, por ejemplo, prevé que se le imponga al presunto victimario “la obligación de asistir a un centro especializado en materia de violencia de género”. Pero una cosa es la letra, y otra la realidad.

Según reporta El Pitazo, el hombre detenido por las muertes de Eliannys Andreína Martínez (17 años) y Eduarlys Falcón (20 años), Nelson Antonio Torrealba Saavedra (38 años) tenía antecedentes por un delito sexual.

Sin embargo, se movilizaba sin restricción alguna en Turén. De acuerdo con el director de la policía judicial, comisario Douglas Rico, este hombre actuó contra sus víctimas sin tener un conocimiento previo de ellas, simplemente llevado por ataques de ira. Torrealba era entonces un individuo que, bajo determinadas circunstancias, podía ser peligroso para la sociedad. Ese riesgo ya había sido constatado en un caso previo, y nada se hizo. Esta ausencia de actuación por parte de las instituciones debe ser revisada en profundidad.

* 3520 personas fueron detenidas en 2020 por delitos de tráfico, posesión y consumo de drogas. Esta cifra, conocida de manera extraoficial, representa una disminución con respecto a los años anteriores. Aun así, implica una carga importante para los ya saturados centros de detención del país. Los presos por delitos de drogas, en especial los señalados de tráfico o transporte de estas sustancias, son presas permanentes de la extorsión desde todos los flancos: jueces, fiscales, custodios, abogados. Tienen que pagar hasta por el agua que van a consumir y el suelo donde van a dormir. Estos casos generalmente no trascienden al conocimiento público.

Sin embargo, uno ha sido motivo de debate en el Parlamento de Curazao.

La historia comenzó en marzo del año pasado cuando efectivos de Guardacostas aprehendieron a cuatro isleños y a un venezolano que iba con ellos a comprar un cargamento de pescado en Aves de Sotavento. Primero, les elaboraron un expediente por “tráfico de materiales estratégicos”, puesto que llevaban bidones de diésel para poder hacer el viaje. Pero posteriormente añadieron cargos por tráfico de drogas, en virtud de una supuesta prueba de orientación (narcotest) aplicada a las lanchas. Los detenidos se habían adaptado a la vida en una estación de la PNB en Falcon, pues tenían la esperanza de una rápida solución, hasta que se les terminó el dinero en medio de una pandemia que mantiene paralizados a los tribunales. Entonces, comenzó en Curazao una colecta para pagar la manutención de los cinco detenidos por este caso. El asunto llegó incluso a oídos de la embajada del Reino de los Países Bajos, y en febrero enviaron a unos diplomáticos para constatar el estado de salud de los pescadores.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La descomposición castro-venezolana, por Armando Martini Pietri

@ArmandoMartini

De las prohibiciones para los ciudadanos de a pie y actividades privilegiadas reservadas al infame Estado castrista, solo quedan torpes y delincuentes manos oficiales. La dictadura cubana, tras meterse en mundo ajeno, naufraga en patio propio. Hoy, sin el discurso tedioso e interminable de Fidel, se encuentra dependiendo económicamente de lo que envían sus discípulos venezolanos, cuya industria petrolera demolieron.

Agotado por la ancianidad, la malhadada economía se mantenía por la pura y simple opresión política, policial y militar. El octogenario charlatán y sus longevos camaradas de confianza, incondicionales e integrantes del Partido Comunista Cubano, se resquebrajan por sequedad y desecación para jamás ser recordados por agradecimiento, bienestar, buenos sentimientos y el dolor de la ausencia.

No fueron las payasadas de Obama, la devoción servil e ignorante de Chávez, ni el petróleo y dólares puestos a disposición sin rendición de cuentas, preguntas o reclamos; tampoco la cara amarrada de Trump ni las expectativas de Biden anciano y compasivo, que terminará por negociar con chinos y rusos, como si La Habana no existiera.

Son excompañeros y examigos los que denuncian andanzas y trapos sucios oficialistas, críticos de la actitud y comportamiento que tienen con la ciudadanía, ya que, parece, pretenden acabar con ella. Lo único que importa es seguir instalado como sea y al costo que sea en el gobierno.

El verdadero problema ha sido el mismo. Las organizaciones mafiosas y sus socios políticos no se apoyan, se vigilan y espían con sigilo arcano; cuando alguno se descarrila, intenta abandonar o quiere imponerse, lo consideran traición y se paga caro. La sociedad nociva, perniciosa lleva tiempo haciendo alianzas -Foro de Sao Paulo, Grupo Puebla- para acabar con colectividades libres, sanas e independientes. Y muchas lamentablemente terminan doblegadas a su capricho delictivo.

De allí, la injustificada prepotencia de los Castro y delirios demenciales fidelistas para convertirse en líder mundial; ambición transmitida y estimulada con maldad al bananero venezolano. Obviando la incapacidad comunista en dar de comer a sus ciudadanos, y el destino castrista de ser un chulo de oficio con sucursales internacionales.

La humanidad avanza con alzas y bajas, choques y acuerdos, pero siempre hacia adelante; sin embargo, la mafia transita -casi a placer- adquiriendo conciencias políticas que retroceden el progreso y desconocen el significado de principio moral, ética y dignidad; unos cuantos dólares son suficientes para venderse, sin importar las consecuencias. El mundo hoy no espera autorizaciones sino pasos diarios de desarrollo, con tan avanzado y potente poderío militar que la isla caribeña y sus colonias son más que un escollo para dejar de lado.

Chinos y estadounidenses compiten por la supremacía económica y comercial del mundo. Rusos gruñen como osos solitarios, porque conscientes saben es lo único que pueden hacer como potencia petrolera de mediana economía, demasiado lejana y escasa de dinero como para seguir proporcionando a Cuba.

Los castro-cubanos, contra la pared, deciden empezar a hacer lo que debieron hace sesenta años: que los ciudadanos se las ingenien y crezcan por sí mismos. El régimen castro-venezolano, que se balancea hacendoso y camaleónico, se adapta, hace metamorfosis según el entorno.

Muy similar a sectores opositores que mutan de acuerdo a conveniencia y beneficio. La diversidad de provechos en los absolutismos dificulta cualquier salida negociada. No hay nadie que pueda librar por todos.

Cuba empieza a transformarse de feroz tiranía represora, comunista y chulos de pendejos, en un país de cuentapropistas. Porque estos, con apenas un pequeño espacio que el Partido Comunista y Raúl Castro les dejaron después de que finalmente sepultaron a Fidel, marcaron un cambio importante en la economía y destino de la isla.

La Cuba castrista no ha tenido más remedio que seguir avanzando. Mientras en su colonia Venezuela la voracidad fiscal de la administración pública, una producción petrolera devastada y veinte años de fracaso, indican que, guste o no, hay que permitir la libre circulación de la moneda imperialista.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es