Opinión - Runrun

OPINIÓN

Cuestionario 2.0 | Karina, por Nelson Eduardo Bocaranda
El perfil tecnológico de la cantante #Karina en 11 preguntas de nuestro #Cuestionario2Punto0

 

@bocaranda20

Su nombre completo es Cynthia Karina Moreno Elías, pero todos la conocemos como Karina. Nació en Lima, Perú, un 19 de noviembre, pero al año de nacida su familia decidió emigrar a Venezuela por un futuro mejor.

Ingresó como estudiante de la Escuela de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello, pero muy pronto dejó los estudios para dedicarse a su verdadera vocación: el canto.

Inició su carrera cuando participó en el disco: El taller del orfebre, donde interpretó los temas Zapatos de tacón alto, Lo que es el amor, Recuerdos y Canción de la boda, a dúo con Guillermo Dávila.

Grabó su primera producción discográfica en 1985 titulada Amor a millón. Luego publicó su álbum Sé cómo duele con el sello Sono-Rodven (1987) de la cual se desprendieron múltiples singles que la hicieron ser una de las voces más reconocidas tanto por el público venezolano como por el de toda Latinoamérica.

Video: KARINA: Sé cómo duele | Yo Soy Karina La Voz

La cantante venezolana también ha sido ejemplo de madre al apoyar y defender los derechos de la comunidad LGBTQ+, para acompañar y guiar a su hijo transgénero, Xander, en el difícil camino del cambio de sexo.

Hoy conoceremos en nuestro Cuestionario 2.0 la relación con la tecnología de la, por todos querida, cantante Karina.

−¿Qué es lo mejor que te ha dado la tecnología?

−Creo que la tecnología me ha dado el acceso a diferentes generaciones e, incluso, a la mía misma, pero a nivel global. Lo segundo que me da la tecnología es la facilidad de hacer cosas y hacerlas llegar desde casa o desde cualquier lugar.

Y, en cuanto a mi carrera, me ha dado la facilidad de grabar de manera más cómoda. Hay muchas cosas de la tecnología que hoy por hoy son muy útiles para todos. Pero, sobre todo, el acceso global.

−¿Cuál dispositivo es indispensable para tu día a día, y por qué?

Creo que el mismo que a todo el mundo le es indispensable: el celular. Primero porque lo uso para manejar mis redes y para mantenerme en contacto con mi hijo, creo que eso es lo esencial para mí.

−¿Cuál fue el primer celular que tuviste y cuál es el primer recuerdo que tienes de una computadora?

−El primer teléfono que tuve fue uno de esos bloquecitos pequeños, no recuerdo cual era la marca. Pero sí, tenía una tapita, era negro y grueso, de mil novecientos, de cataplúm, yo creo jajaja. De los primeros que salieron. Yo tengo muy mala memoria para las cosas tecnológicas.

Y el primer recuerdo que tengo de una computadora fue unos años después que me casé. Mi esposo, que siempre ha sido altísimamente tecnológico, me obligó prácticamente a utilizar una Mac. Yo siempre fui una chica Mac jaja. Entonces me regaló una naranja, no recuerdo qué número era.

−¿Qué es lo peor que te da la tecnología?

−Creo que lo peor podría ser la cantidad de tiempo que lo inhabilita a uno. Porque uno se hace un poco adicto a leer noticias, a estar presente todo el tiempo. Y a veces, por estar conectados, nos olvidamos de estar en el presente, aquí y ahora. Yo me ocupo de dejar la tecnología de lado porque yo no soy de esa generación, pero aun así uno se va contagiando inevitablemente.

−¿Cómo ha impactado la tecnología el trabajo que haces y cómo crees que lo impactará en el futuro?

−Bueno, creo que eso del acceso es importantísimo, que todos lleguemos por avenidas globales a todo el mundo y de manera libre es maravilloso. Los mismos lanzamientos… tú puedes hacer un lanzamiento mundial en un segundo. Antes tenías que ir país por país para que las personas pudieran escuchar tu material, ahora lo puede hacer cualquiera desde cualquier parte.

Todos los avances tecnológicos que llegan están para quedarse, por ejemplo, los streaming. En fin, yo creo que todos estos formatos nuevos están para quedarse, ya sea por una pandemia como la que estamos viviendo o simplemente porque el artista no pueda o quiera viajar a ciertos países en ciertos momentos. O incluso como una herramienta de promoción.

La música ahorita está en el aire. Tenemos acceso a ella a través de múltiples plataformas y eso nos da una amplitud y una dimensión que nunca tuvimos. Antes tenías que ir al periódico y a la radio personalmente, ahora con un botón puedes compartir videos, fotos, música, todo lo que tú quieras, en un segundo.

−¿Cuál es la peor pena que has pasado en WhatsApp?

−Me ha pasado tanto que no puedo decir exactamente una situación, pero las penas más grandes que he pasado han sido cuando yo estoy hablando con una persona y con otra, y a esa segunda yo le estoy comentando sobre la persona anterior, la insultas o dices cualquier cosa y se lo mandas a la primera persona y ya después ajá… ¿cómo borras eso? Jajaja. No puedes hacer delete. Esos triángulos son muy peligrosos jajaja, me ha pasado infinitas veces. Incluso, me ha pasado en persona también jajaja.

−Si tuvieses que recomendar un pódcast, ¿cuál sería?

−No escucho podcast, lo siento.

−Si solo pudieras seguir una sola cuenta de Instagram, ¿cuál sería?

@exitodemente, es una cuenta que tiene mensajes superalentadores, de resiliencia, de no vencerse, a mí me gusta eso. Creo que es chévere, es positivo.

−¿Cuál es tu app favorita?

−Me gusta Instagram y Spotify, que son las dos que uso con más frecuencia.

−¿Estás viendo alguna serie o película vía streaming? ¿Cuál?

−Sería más fácil decir cuál no he visto jajaja. Ahorita estoy viendo Versalles en Netflix.

−Cuéntanos de alguna vez que recuerdes que un avance tecnológico te haga sorprendido.  

−Indudablemente, los primeros CD me sorprendieron porque eso determinó el primer cambio importante en el mundo del disco. Además, mucha gente ya empezaba a adquirir los CD, pero no todo el mundo tenía los aparatos; luego vinieron los aparatos en el carro, fue como la primera evolución de lo que yo ya conocía de toda mi vida. Fue el primer cambio de formato impresionante para mí.

Venezuela, ¿hacia dónde vas?, por Antonio José Monagas
Venezuela cayó en la trampa funcional que le tendió el elaborado y fantasioso discurso político de izquierda

 

@ajmonagas

Desde hace tiempo, la humanidad vive sofocada por gruesos y serios problemas que vienen reduciendo los valores que, en otrora, lo encumbraron. La vida humana está allanada de angustia, violencia y desorden, particularmente. Y para colmo de males, se encuentra impávida ante un panorama de anarquía, de descomposición social y de desesperanza que hacen ver los medios de información que actualmente dispone.

De manera que lejos de escapar de los temores y amenazas sembradas a su alrededor, la dinámica política, social y económica acerca al individuo cada vez más al horror de verse atrapado por la turbulencia; la misma que puede arrastrarlo y hundirlo en el tremedal de la desesperación o la confusión.

Es lo que está sucediendo. No solo en Venezuela. Sino también en muchos de aquellos países que alardearon de sistemas socialistas como la fundamentación política que exaltaría ámbitos de libertades integrados bajo el concepto de democracia “socialista”.

Sin embargo, Venezuela cayó en la trampa funcional que le tendió el elaborado y fantasioso discurso político. Una narrativa plagada de elementos teoréticos que exaltaban el pensamiento revolucionario universal. Discurso este que se hizo acompañar de razones abstraídas del marxismo clásico para manipular las esperanzas ciudadanas. Y que, en efecto, lo logró.

Todo concurrió a insensibilizar aquella población que contaba con alguna conciencia política. Asimismo, ello llevó a conducirla hacia parajes de riesgo donde la autodestrucción caracteriza de modo abierto las formas por las que se rige la civilización en su sector dominante.

Lo específico de la situación (en crisis)

No obstante, las realidades poco dejaron ver las lesiones que comenzaban a deformar sus capacidades. En consecuencia, se alteraron proyectos de vida, modelos políticos, criterios económicos, hábitos y prácticas sociales y tendencias culturales.

En el caso Venezuela, las informaciones tendenciosas, aprovechándose de las coyunturas tecnológicas, alimentarias y sanitarias que sorprendieron al mundo en toda su magnitud, sirvieron para estropear al país que ya venía desmejorado. Hasta dicho momento, el país no pudo resistir más el diluvio de desgracias que lo inundó por entero. Además, produciéndole la supresión de importantes derechos y libertades fundamentales para su desarrollo.

Hoy, luego de tantas décadas de continuas atrofias, y de haber experimentado anomias por distintas causas, Venezuela potenció sus crisis. Y aunque hayan podido adelantarse algunos esfuerzos, los mismos se han hecho en direcciones no solo incompatibles con la esencia de los conflictos que intenta aplacar, sino que también se han aplicado sin orden alguno esparciéndolos equivocadamente.

Y es todo lo contrario como tales esfuerzos -ciertamente- pudieran alcanzar algún resultado capaz de reducir el desarreglo que, en todos los grados y jerarquías, sobrelleva Venezuela. Pues de ser así, no habría ninguna razón para preguntar Venezuela, ¿hacia dónde vas?

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Reuben Morales May 27, 2022 | Actualizado hace 16 horas
Escuela para maridos, por Reuben Morales
Aquí les dejo el plan de estudios que me dictaron para su nueva Escuela para Maridos

 

@ReubenMoralesYa

Escritoras invitadas: Eris Portillo y Aimée Quintero

El otro día estábamos en un reencuentro familiar cuando, de repente, mi esposa Eris y mi prima Aimée llegaron emocionadas y nos dijeron: “¡Ya lo tenemos! Vamos a hacer una escuela para maridos”. Todos nos reímos y, al escuchar sus geniales propuestas de materias, les dije: “Tenemos que hacer un artículo de esto”. Por eso aquí les dejo el plan de estudios que me dictaron para su nueva Escuela para Maridos:

Módulo de ropa

Aquí encontrará las siguientes materias:

  1. Cómo combinarse para salir (y más importante aun: cómo combinar a su hijo).
  2. La ropa sucia no llega solita a la cesta.
  3. La ropa de colores no se lava con la blanca.
  4. No ordenes la ropa de tu esposa en el clóset. No lo sabes hacer.
  5. Las Crocs se utilizan SIN medias.
  6. Cuando la ropa tiene un huequito, ya es tarde. Va a la basura.

Módulo de relaciones interpersonales de pareja

Con asignaturas como:

  1. Jamás le digas a tu esposa cosas como “Relájate”, “cálmate”, “no es para tanto” ni “bájale dos”.
  2. No preguntes cosas como “¿Estás lista?” o “¿Cuánto te falta?”. Las esposas nunca están listas y siempre pueden demorar más.
  3. Cómo quedar bien con frases como: “Sí, amor, tienes la razón” y “Claro, amor, ya lo hago”.
  4. Técnicas de memorización para no echar el mismo cuento oootra vez.
  5. Cómo dar buenos regalos.
  6. Cómo tomar buenas fotos con el celular.
  7. Técnicas de meditación para acompañar a tu esposa al centro comercial y disfrutarlo.
  8. Cómo tener visión de futuro. La vida no es solo el aquí y el ahora.
  9. Cómo leer el lenguaje no verbal de tu esposa. Incluye apartado para aprender a leer el “sí” y el “no” de una mujer, basado en cuatro principios fundamentales:
  1. El sí, no siempre es sí.
  2. El no, no siempre es no.
  3. El sí no siempre es no.
  4. Y el no, no siempre es sí.

Módulo de cocina

Donde encontrará estos cursos:

  1. Las bolsas de té usadas no van en el lavaplatos.
  2. Los residuos de comida tampoco van en el lavaplatos. Van en la basura.
  3. La zanahoria, la papa y la cebolla se pelan antes de cocinarlas.
  4. Hacer parrilla es hacerlo todo, no solo hacer la carne y dejarle toda la preparación de los contornos a tu esposa.
  5. Los paños decorativos de la cocina son DE-CO-RA-TI-VOS. No se usan para secar nada.
  6. El cilantro y el perejil no son la misma cosa.
  7. Hacer mercado no es comprar tres meses de pasta y atún. Tampoco es comprar cereal, refresco, un tomate y una cebolla.
  8. Sigue buscando. Lo que no consigues en la cocina, aparecerá sin mi ayuda.

Módulo del baño

Con las siguientes lecciones interesantísimas:

  1. Cómo afeitarse sin dejar pelos en el lavamanos.
  2. Un baño recién lavado no se toca hasta el día siguiente.
  3. Cómo lavarse las manos sin salpicar el espejo.
  4. Cómo echarle pega al aro de la poceta para que siempre esté abajo.
  5. Cómo hacer del número dos en menos de 45 minutos.
  6. Tipos de jabón, champú, acondicionadores, baños de crema y cremas corporales, porque no todo se resuelve con jabón azul.

Módulo del cuarto

Donde hallará estas mentorías:

  1. Las películas buenas no son las que tienen tiroteos, carros destrozados, chistes tontos y sexo.
  2. Despertarse en medio de la noche para atender la emergencia de un hijo no es una utopía.
  3. Las sábanas se comparten, no son para ti solo.
  4. El buen porno femenino: ver a un hombre limpiando la casa.

Y si está interesado, ¡inscríbase ya! La Escuela para Maridos tiene pregrado, posgrado y doctorado (y para los más jóvenes, ya están diseñando el propedéutico). Yo mismo les garantizo que la escuela es buenísima. Tanto así, que el primer módulo ya lo he repetido tres veces.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#DiarioDeUcrania | La ruta del trigo, por Tony Bianchi
Con la guerra en Ucrania y el bloqueo del mar Negro, hay 47 millones más de personas en riesgo de inseguridad alimentaria

 

La guerra de Ucrania no es solamente un enfrentamiento bélico. También amenaza el aprovisionamiento alimenticio de muchos países. Según el ministro de Agricultura de Ucrania, Mykola Solskiy, la población en riesgo constituye un universo de por lo menos 400 millones de personas en el mundo, desde África hasta Asia pasando por Oriente Medio.

El ministro ha señalado que mientras antes de la invasión Kiev exportaba 5 millones de toneladas de trigo por mes, en abril Ucrania pudo despachar al exterior solamente cerca de un millón de toneladas. La invasión rusa interrumpió el gran flujo básico que es conocido como la ruta del trigo.

En el 2021, el 98 % de los cereales ucranianos, equivalentes a 106 millones de toneladas (que constituyó un récord histórico), fueron recogidos en 1200 supersilos de acero de 30 metros de altura repartidos por todo el país. Estos fueron enviados a la gran terminal del puerto de Odesa en el mar Negro, de donde se embarcan para su exportación.

Con el bloqueo del puerto debido a la guerra, este tráfico se ha paralizado causando una grave crisis global cuyo alcance está recién empezando a descubrirse.

Video: Ucrania pierde sus cosechas de trigo por la guerra | DW Español

 

David Beasley, quien dirige el Programa Mundial de Alimentos (PMA), revela que esta crisis empezó debido a una cadena de factores previos a la guerra. La misma incluye la pandemia de COVID-19, los costos de la energía y varios desastres vinculados a cambios climáticos.

“Lo único que faltaba era la falta de conciencia y la ceguedad de Vladimir Putin con la invasión de Ucrania”, lamenta Beasley.

El alto funcionario revela que ya a principios de 2022 el número de personas en el abismo del hambre había casi duplicado (de 108 a 193 millones) en los últimos 5 años.

Con la India (segundo productor mundial de trigo después de Rusia) enfrentando una gran ola de calor y sequía que ha llevado en los últimos días al gobierno de Nueva Delhi a detener las exportaciones, millones y millones de personas no podrán contar con la base de la alimentación diaria que es el pan, afirma Beasley.

Mientras tanto, Beasley advierte que, con la guerra y el bloqueo del mar Negro, hay 47 millones más de personas en riesgo de inseguridad alimentaria. Un desequilibrio que afecta mayoritariamente a los más pobres. Y cita que en los países avanzados se gasta en promedio el 20 % de los ingresos en alimentación, el 25 % en los países en vías de desarrollo y en África Subsahariana alcanza el 40 %.

Moscú culpa casi exclusivamente a las sanciones occidentales. Y, para variar, no admite que la agricultura rusa lo está haciendo muy mal. Mientras tanto, los invasores prohibieron la siembra de girasoles para los agricultores ucranianos, especialmente en el área ocupada de Kerson, argumentando que en esa región los cultivos son tan altos que «dan cobijo a la resistencia».

Según Kiev, el envío que Rusia está a punto de hacer a Egipto, Irán, Turquía y Siria desde Crimea incluye 500.000 toneladas de grano de los silos “robados” de los territorios recién ocupados. A mediano plazo, Putin va a tener que volver a gastar, como lo hizo hace dos años, unos 870 millones euros en pesticidas y 410 millones en semillas (las mayores sumas de toda la Unión Europea).

Los agricultores ucranianos advierten que, en todo caso, el trigo que enviará Rusia no podrá compensar la falta de envíos a través del territorio ucraniano; ello, debido a problemas de logísticas que incluyen el uso de viejos vagones de ferrocarril del sistema soviético y de sus rieles estrechos que no coinciden con los rieles europeos.

Kiev señala que el transporte del grano es sumamente complicado porque los rusos bombardean los puentes por donde pasan armas y cereales. Granos que luego necesitan ser descargados y cargados nuevamente en la frontera, en vista de que Rusia no puede contar con el uso de los puertos, principalmente Odesa, que han quedado bajo control ucraniano.

Durante los últimos diez años Ucrania ha contado con su tierra increíblemente fértil, alta tecnología (drones en lugar de espantapájaros) y mano de obra barata (300 euros mensuales de salario en el campo). Y triplicó la producción agrícola, convirtiéndose en un granero para muchos países del mundo, incluyendo a Sudáfrica y Arabia Saudita

Kiev piensa que los países que se han beneficiado de sus granos, incluyendo China, la cual ha hecho muchas inversiones en Ucrania, tales como la de la empresa COFCO (que ha alcanzado importar 800.000 toneladas de granos) no van a tardar en plantear serias objeciones a la guerra de Putin.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Alejandro Armas May 27, 2022 | Actualizado hace 2 días
La mala apuesta, por Alejandro Armas
En este juego, las probabilidades de que la ciudadanía venezolana gane la fortuna de una vida digna son mínimas. No estaríamos jugando ruleta convencional, sino ruleta… rusa

 

@AAAD25

Siempre he padecido de lo opuesto a la acrofobia: acrofilia, o gusto por las alturas. Me encantan las montañas y los rascacielos, y siempre he querido vivir en un edificio muy alto. Miren nomás. Se me hizo realidad ese sueño. Me mudé hace poco a un piso 23, con vista a toda la ciudad. A este apartamento lo he bautizado El Panóptico, como tributo a Foucault y a su interesantísima teoría del poder. En verdad puedo ver Caracas de punta a punta. Por las noches, con las luces apagadas, si no cierro la cortina, aun así queda una visibilidad no despreciable, debido a las miles de luces que alcanzan la ventana. Entre ellas, las de colores en varios edificios de Las Mercedes y publicidades de neón en la fachada del CCCT y sus alrededores.

Ese rincón del valle capitalino es la meca de la recreación y el entretenimiento nocturnos en el contexto de opulencia exclusiva de la perestroika bananera. Restaurantes lujosos, discotecas y conciertos, para quien pueda pagarlos. Es como una versión a escala y tropical de Las Vegas. Las luces que puedo ver desde mi cuarto ciertamente transmiten esa aura, lo cual casualmente coincide con el regreso de los casinos a Venezuela, varios de los cuales están en esa área.

Pero suficiente preámbulo. Como todos sus avatares anteriores, la columna de hoy tiene tono crítico. Pero esta no será una diatriba contra los juegos de azar (en todo caso me da risa recordar los argumentos del chavismo para proscribir los casinos). Sí lo será contra una apuesta en específico. La apuesta conformista de un desarrollo económico estratosférico bajo la égida del chavismo, sin importar que se mantenga la falta de democracia y Estado de derecho.

Bastante se ha hablado ya de la putrefacción moral que supondría semejante quid pro quo. No hace falta hoy repetirlo. Existe otro diminuto, ínfimo y microscópico problema. Y es que, por razones técnicas, la apuesta en cuestión es pésima.

Venezuela perdió cuatro quintos de su producto interno bruto entre 2014 y 2021. En otras palabras, la destrucción de la economía fue casi total. Es por eso que las muy restringidas mejoras que vemos recientemente nos parecen deslumbrantes. No es que sean algo espectacular, sino que cualquier comparación con los horrores de la hiperinflación, el desabastecimiento y las colas hace que el presente luzca bien. Es como cuando a alguien lo pasan del confinamiento solitario, en una mazmorra insalubre, a una celda relativamente limpia y que permite el contacto con otras personas.

Llegan en ese contexto los mercachifles de la mediocridad a exagerar el impacto de los pasos, ciertamente positivos, que el régimen ha tomado hacia una liberalización parcial de la economía. A sugerir que son el principio de un camino que nos llevará hacia la recuperación plena y que, apelando a un nacionalismo falaz, no importa que las medidas vengan de los mismos responsables de la ruina, así como del desmontaje de la democracia y el Estado de derecho en Venezuela, por no hablar del sinfín de violaciones de DD. HH. “Venezuela es lo primero. ¿Por qué reparar en diatribas partidistas si lo que importa es la gente?”, dicen.

Pudiera darles el beneficio de la duda sobre su buena fe si no fuera por su prédica de que los adversarios del chavismo no pueden hacer otra cosa que votar y rogar porque Miraflores reconozca y respete el resultado. Postura que defienden con soberbia y agresividad ante los cuestionamientos. Como obviamente el resultado es la perpetuación ad infinitum de la hegemonía chavista, pues repiten que no importa porque en Miraflores ahora dizque le prenden velas a Hayek y a Friedman. Solo hay que esperar a que la perestroika bananera termine de surtir efecto. En cuestión de unos años, seremos como Singapur.

Pero resulta que, según cálculos especializados, la economía venezolana tendría que promediar un crecimiento anual de 10 % por dos décadas para alcanzar las dimensiones que tenía en 2012 (las cuales no eran precisamente estupendas, dicho sea de paso). Es decir, Venezuela necesita un verdadero milagro. Pero la magnitud del prodigio no impide que algunos pretendan que la esperemos tranquilamente de los mismos que ejecutaron una especie de “antimilagro”.

Nos piden que tengamos fe no solo en su inexistente preocupación por el bienestar público, sino además en sus destrezas prácticas para alcanzarlo.

¿Que vamos a ser como China o Vietnam, con economías de alto crecimiento pese a estar bajo un régimen autoritario? Risible. En el mejor de los casos, podemos aspirar a ser como Rusia antes de la invasión a Ucrania: una economía mediocre pero estable. Es por eso que prefiero hablar de perestroika bananera y no de nuestro Gato Negro, el de Catia, aprendiendo a cazar ratones, en guiño a Deng Xiaoping.

Esa es la apuesta, de expectativas menos que subóptimas, que los croupiers en el casino rojo rojito nos invitan a hacer. Yo no frecuento casinos y por ello no puedo confirmar eso de que “la casa siempre gana”. Lo que sí sé es que en este juego las probabilidades de que la ciudadanía venezolana gane la fortuna de una vida digna son mínimas. No estaríamos jugando ruleta convencional, sino ruleta… rusa, por supuesto. Los países no mueren y por lo tanto no pueden suicidarse. Pero estoy cansado de que como nación nos sigamos haciendo daño con pasos en falso.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#PedagogíaEconómica | La industria petrolera con y sin sanciones (V), por Víctor Álvarez R.
Para profundizar en el análisis de la industria petrolera con y sin sanciones, conversamos con Reinaldo Quintero, presidente de la Cámara Petrolera Venezolana

 

@victoralvarezr

Si no cambia el escenario de sanciones, Venezuela tendrá que seguir concediendo grandes descuentos para vender sus crudos y pagando sobreprecios en los fletes de transporte. La Cámara Petrolera de Venezuela ha calculado estas pérdidas en US$ 18 millones $/diarios. Ecoanalítica las calcula en 4000 millones $/año.

En el actual contexto bélico, el descuento puede ser aun mayor. Al ser sancionada, Rusia −que exporta más petróleo que Venezuela− pasó a ser un competidor; este país tiene que colocar su crudo en alguna parte y el mercado asiático le queda al lado. El 60 % de los ingresos que generan las exportaciones de petróleo venezolano pasa por el sistema financiero ruso que ha sido sancionado, y eso complica el sistema de pagos. Por eso, parte del crudo venezolano se vende en efectivo y con un descuento adicional.

Aunque tiene la capacidad operativa para hacerlo, debido a las sanciones Venezuela no ha podido estabilizar la producción en torno a 1 millón de barriles de petróleo diarios (MMBPD). Y si no quiere agotar su capacidad de almacenamiento y recortar la producción, tiene que seguir ofreciendo descuentos para poder colocar su crudo y bajar el nivel de inventarios.

Venezuela puede contribuir a moderar el alza de los precios del petróleo, los combustibles y la energía causada por la guerra de Rusia en Ucrania. Si EE. UU. comienza a comprar de nuevo el petróleo venezolano, los demás países podrán hacer lo mismo, sin temor a ser sancionados. Así, el petróleo que se vende con ruinosos descuentos puede ser colocado a precios de mercado. En ese escenario, el descuento se reduce a cero.

Con el regreso de las empresas estadounidenses y europeas, la producción de petróleo venezolano puede aumentar hasta 1,2 MMBPD. En un escenario sin sanciones, los ingresos de Pdvsa podrían superar los 25.000 millones de dólares, en dos etapas:

En la primera, la reactivación de la capacidad instalada ociosa puede agregar 200 000 barriles y llevar la producción a un millón 200 000 barriles, diarios sin tener que hacer grandes inversiones.

En la segunda, aumentar la capacidad instalada a 2 MMBDP requiere nuevas inversiones que Pdvsa no está en condiciones de aportar; por eso necesita modificar el marco legal, regulatorio y tributario que incentive a los inversionistas extranjeros.

Las sanciones financieras y comerciales impactan las actividades a lo largo de toda la cadena de valor, y limitan especialmente tres aspectos clave en el desempeño de la industria petrolera:

  • Procura de bienes y servicios: impide el acceso a equipamientos, repuestos, químicos, diluyentes, tecnologías y servicios de operadores e ingeniería. El sobreprecio puede llegar a ser siete veces los costos originales.
  • Fuentes financieras: restringe el acceso a la banca internacional y a los recursos propios de la industria para realizar operaciones de mantenimiento y nuevos proyectos. El incremento es de hasta 30 % en tasas de interés regulares.
  • Mercados internacionales: el petróleo venezolano no se puede vender ni en EE. UU. ni en Europa. Encontrar nuevos mercados impone descuentos de hasta 17 $/barril sobre el precio de referencia Brent, más el sobreprecio que aplican las navieras para transportarlo.

Para profundizar en el análisis del desempeño de la industria petrolera con y sin sanciones, en este nuevo episodio de la serie Diez conversaciones estelares con diez líderes empresariales hemos invitado a Reinaldo Quintero, presidente de la Cámara Petrolera Venezolana. Le invitamos a ver la conversación completa en el nuevo video de #PedagogíaEconómica.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

#DiarioDeUcrania | Las 3 alternativas en la guerra de Rusia contra Ucrania, por Tony Bianchi
La OTAN admite que Vladimir Putin nunca se sentará a la mesa de negociación si los países democráticos no dejan de entregar armas a Ucrania

 

A los 3 meses del inicio de la invasión y guerra en Ucrania el enfrentamiento está estancado porque ni Rusia ni Ucrania pueden salir triunfadores. Ambos registran fuertes perdidas militares y económicas, así como también importantes e innecesarias pérdidas humanas.

Los países de la OTAN han llegado a la conclusión de que Vladimir Putin nunca se sentará a la mesa de negociación si los países democráticos no dejan de entregar armas a Ucrania. Pero al mismo tiempo, consideran necesario imponerle un castigo no tanto para humillarlo, sino para que salga derrotado a largo plazo.

En el Occidente existen tres enfoques y tres alternativas diferentes:

Alternativa 1: a Putin, ni agua

Los llamados “superhalcones» consideran que a Putin no se le debe conceder «nada» y que Ucrania y sus aliados deben infligir una derrota total al agresor.

La línea inicial de Washington, trazada por el secretario de Defensa Lloyd Austin, ha sido la de «debilitar» a Rusia dentro del escenario militar. Pero al recibir instrucciones del presidente Joe Biden de ofrecer a Rusia una oportunidad de acuerdo, ha surgido la…

Alternativa 2: negociar con Moscú

Pero esta alternativa no cae bien a los británicos cuyo exlíder conservador y exministro de Relaciones Exteriores, William Hague, insiste en una línea de “no concesión”, advirtiendo que el próximo paso de Putin sería el de “orquestar una tregua que divida al Occidente».

Los políticos europeos que han dejado de creer en las buenas intenciones de Putin creen que, en las próximas semanas, cuando las fuerzas restantes de Rusia estén casi agotadas, Putin ofrecerá una tregua y declarará una victoria pírrica. Y que luego propondrá conversaciones que «podrían prolongarse durante años» que le dé el tiempo necesario para que Rusia construya un mejor ejército.

Estos observadores políticos consideran que Putin declarará a su país el logro de ganancias territoriales reales, que incluye la “liberación» del Donbás y que controla el mar de Azov; mientras trata de sofocar la actividad económica de Ucrania al trancar a Volodímir Zelenski el acceso al mar Negro.

Otros observadores políticos temen que Occidente «presione a Zelenski para que haga concesiones». Y están de acuerdo con una buena cantidad de los que son identificados como “euroescépticos”, que no deben tomar en serio a Putin; nunca decirles a los ucranianos lo que pueden o no pueden otorgar, mantener todas las sanciones, apoyar todos los levantamientos en las áreas ocupadas y que sigan solicitando el financiamiento del Congreso estadounidense. En resumen: continuar la guerra indefinidamente. El Occidente tiene que continuar sin señalar objetivos realistas, o al menos concretos, con la excusa de que solo corresponde a los ucranianos decidirlos.

Alternativa 3: beber vodka con Putin

«Es hora de volver a beber vodka con el viejo camarada Vladimir”. Para entender a quién le interesa este tercer escenario, que tiende al apaciguamiento, o sea solo una pacificación temporal obtenida a través de concesiones muy fuertes, hay que recordar la entrevista de Sylvie Kauffmann del Financial Times tres días antes de la invasión en que el expresidente Dmitry Medvedev, gran compañero y aliado político de Putin aseguró al líder que la reacción occidental no sería un problema: “Sabemos lo que va a pasar. Habrá presión y sanciones. Pero después de un tiempo, la tensión disminuirá. Tarde o temprano se cansarán y nos pedirán que retomemos nuestras posiciones tradicionales.”.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Crímenes sin Castigo | Aportes al debate sobre el crimen organizado (I/II), por Javier Ignacio Mayorca
El accionar de las organizaciones criminales será tema a discutir en la novena Cumbre de las Américas. Aquí algunas reflexiones sobre un asunto que impacta directamente en la calidad de vida del venezolano

 

@javiermayorca

Uno de los puntos que será debatido en la novena Cumbre de las Américas, a celebrarse el mes que viene en Los Ángeles (EE. UU.), es el impacto de la delincuencia organizada sobre las democracias de la región.

El tema tiene más vigencia que nunca. La delincuencia organizada pareciera haber encontrado nuevos nichos de acción a partir de la emergencia humanitaria compleja venezolana, que se proyecta de distintas formas, ya sea incrementando el flujo de migrantes que caminan por toda Centroamérica hacia la frontera estadounidense, o degradando de forma casi irreversible los ecosistemas amazónicos, si atendemos a las denuncias de la organización SOS Orinoco. Y estos son solo algunos aspectos de una larga lista.

Desde este espacio, se intentará una contribución al debate que se llevará a cabo en la referida reunión. En esta entrega, se mencionarán solo algunos aspectos generales.

No es un “fenómeno”

Según la Real Academia de la Lengua Española, los fenómenos son cosas extraordinarias y sorprendentes. Esa es la primera acepción del término. Desde el Leviatán de Hobbes sabemos que el delito es consustancial a toda sociedad estructurada mediante normas, aunque no estén escritas. En la medida en que las sociedades van evolucionando, lo mismo ocurre con las formas en las que se lleva a cabo el delito. La tendencia a la organización es casi natural, especialmente cuando el delito es practicado de forma repetida y con éxito. En los tiempos de la Colonia, una de las prácticas que más preocupaba al Imperio era el contrabando, que era y es una manifestación del delito organizado, aunque muchos contrabandistas no se vean a sí mismos como delincuentes sino como dignos hombres de empresa. Esto no quiere decir que el concepto de “delincuencia organizada” exista desde los tiempos de la monarquía. De hecho, se trata de algo relativamente novedoso.

De la predatorios a la pax mafiosa

Según el último reporte de la Organización de Naciones Unidas sobre Drogas y Delito (2020), los países centroamericanos y de la cuenca del Caribe, donde se encuentra Venezuela, tienen en conjunto las tasas más elevadas de homicidios de todo el mundo (21,2 por cada 100.000 habitantes). De hecho, cuadruplican la media del planeta. No se trata de algo nuevo. Este conglomerado de naciones ocupa el primer puesto de este ranking desde hace más de un lustro, y supera a regiones caracterizadas por prolongados conflictos armados, como el norte de África o el África Subsahariana. El propio estudio atribuye semejante violencia al accionar de organizaciones criminales, como las maras que abarcan a Honduras, El Salvador y Guatemala, los carteles mexicanos o los grupos dedicados a la producción de drogas en los países andinos.

En el caso venezolano, donde las estadísticas sobre seguridad ciudadana son manejadas como si fuesen secretos de Estado, resulta muy difícil distinguir cuántos de estos homicidios son consecuencia de las operaciones de estructuras organizadas. Al respecto, un primer avance fue logrado por Tablante y Tarre (2013) cuando hicieron una discriminación entre las muertes ocasionadas por motivos pasionales, robos aislados, riñas, linchamientos, etc., y aquellas producidas por “ajustes de cuentas”, lo que según ellos sugiere la existencia de por lo menos un actor estructurado en conflicto con otro que no necesariamente debe tener las mismas características.

Los autores, sin embargo, omitieron otros móviles que también sugieren la existencia de actividades organizadas, como son el sicariato y el robo de vehículos. De hecho, en la legislación venezolana, ambos son considerados como campos propios de organizaciones criminales.

Gracias a informaciones conocidas extraoficialmente, se puede determinar que por lo menos el 52,8 % de los homicidios perpetrados en Venezuela por civiles en el bienio 2020-2021 pudieron ser la consecuencia del accionar de organizaciones criminales, ya fuese en el contexto de ajustes de cuentas, robos de vehículos o sicariatos, es decir, asesinatos por encargo. Fueron en total 4350 vidas perdidas directamente debido a estos grupos. La cifra cobra más relevancia si se toma en cuenta que este fue un lapso en el que la población generalmente estuvo inmovilizada debido a la cuarentena implantada a propósito de la covid-19.

Pero esto no queda así. En ese mismo lapso murieron 6513 personas en supuestos enfrentamientos con cuerpos policiales o militares. Esta cifra supera en 43 % al saldo fatal de los grupos organizados. Aunque algunas de estas muertes pueden ser justificables por tratarse de situaciones en las que presumiblemente hubo actos en defensa propia o de terceros, el propio Gobierno ha implantado un discurso que incorpora a estos individuos ultimados como integrantes de “grupos estructurados de delincuencia organizada”, o GEDOs, y más recientemente de grupos TANCOL, o “terroristas armados narcotraficantes colombianos”. Sin entrar en una valoración sobre la recurrente actuación ilegal de los cuerpos uniformados, ampliamente denunciada, se puede afirmar entonces que el delito organizado ocasionó más de diez mil muertes en el país durante los dos años anteriores.

Nada hace pensar que esta violencia disminuirá en el año en curso. Por el contrario, tenderá a crecer en la medida en que se acelere la actividad económica, y posiblemente los actores sin uniforme cobren mayor relevancia.

Se debe aclarar que la violencia criminal no tiene la misma intensidad en toda la geografía nacional. Esto sucede porque en algunos sitios las redes han logrado mayor evolución que en otros.

Edwin Stier y Peter Richards (1997) sostuvieron que los grupos de delincuentes atraviesan varias fases en su evolución: predatoria, parasitaria y simbiótica. En Venezuela se ven ejemplos de las tres. Las zonas con mayor violencia serían, por decirlo así, el campo de batalla de los grupos en fase predatoria. Son los de Tumeremo y El Callao, donde las tasas de homicidios son las más elevadas del país. En el otro extremo, lo que ocurre con el Tren de Aragua en Tocorón sugiere la existencia de un grupo en etapa simbiótica. Allí se impuso la pax mafiosa. Esa simbiosis, desde luego, es con el Estado. No podría ser de otra forma en un internado judicial.

La corrupción, eje transversal

Si lo que define la evolución de la delincuencia organizada es su relacionamiento con el Estado, será imposible que perdure sin que una parte del producto de sus actividades tribute cierto beneficio a los operadores de ese Estado. Desde los grupos en fase predatoria hasta los que han logrado plena simbiosis. Ninguno escapa. Este vínculo no siempre es directamente con quienes ejercen el poder en las grandes capitales. A veces, resulta más natural, efectivo y menos costoso el relacionamiento con los poderes locales.

En oportunidades, incluso, estas estructuras pueden tercerizar el ejercicio de la violencia como un negocio más, acudiendo a cuerpos policiales o militares. Esta práctica se ve con claridad en el caso mexicano, donde el cartel de Sinaloa desplazó a sus competidores con el concurso de la Policía Federal y del Ejército (Hernández, 2014). Pero también en Venezuela. Desde julio de 2015, cuerpos policiales y militares llevaron a cabo cinco grandes redadas en la Cota 905, algunas con el formato de la OLP. Y el gran beneficiario de estas acciones no fue el ciudadano común de esa zona, sino el grupo de Carlos Revette, que logró enseñorearse allí hasta 2021, cuando diversos factores se juntaron para que perdiera el control de su estructura, y se convirtiera en un interlocutor poco fiable.

En Venezuela, la corrupción es sistémica. No porque lo digan los informes del Departamento de Estado de EE. UU. o el listado anual de Transparencia Internacional que coloca al país entre los cuatro más corruptos del mundo. Es así porque prácticamente ninguna actividad puede llevarse a cabo sin que exista un encuentro cercano entre el ciudadano y estructuras de delito organizado. Desde sacar la cédula de identidad hasta intentar la obtención de una patente de industria y comercio. Aquí estamos ante un régimen que a menudo ha funcionado como factor criminógeno, pues con sus decisiones y omisiones genera nuevas áreas de acción para grupos estructurados. La “guerra económica”, en realidad, fue una especie de alfombra roja para estas organizaciones, que se lucraron incluso con la distribución de agua mediante cisternas. Y el gran afectado por esta situación ha sido el ciudadano, a quien solo le resta sobrevivir mediante estrategias de adaptación o incorporándose a la diáspora. Pero esto tampoco es garantía de que no será víctima de las redes criminales.

Breves

  • Esta semana, una corte de Florida impuso una sentencia de cuatro años de prisión (48 meses) al empresario de origen venezolano Jorge Luis Nobrega Rodríguez. Este hombre de 57 años de edad fue detenido en agosto de 2021, como consecuencia de una investigación adelantada por agentes del Departamento de Seguridad Interior, que lo señaló de suministrar partes y servicios para reparaciones y el mantenimiento de los cazas Sukhoi 30 vendidos por la Federación Rusa a Venezuela. Ante el peso de las evidencias, Nobrega se declaró culpable, y eso contribuyó a aminorar su tiempo en prisión. En este caso actuó el fiscal Kurt Lunkenheimer, el mismo que participa en la causa contra el empresario barranquillero Alex Saab. El acusador solicitó 57 meses de cárcel. Pero el juez Paul Huck se fue por lo bajo. Una ganga, si se toma en cuenta que inicialmente la perspectiva era de unos 45 años tras las rejas, al sumar las penas por los tres delitos por los que fue acusado. Lo poco que se conoce de este expediente contiene aspectos reveladores. En primer lugar, que el gobierno de Maduro utilizó para sus compras militares el mismo mecanismo puesto en práctica para la comercialización del crudo nacional, utilizando a la empresa tailandesa Tipco, que tiene una subsidiaria en Malasia. En este caso, los fondos para Nobrega iban a una cuenta de su empresa Achabal Technologies en Portugal. Y eventualmente este dinero, más de $3,7 millones, fue a parar en una cuenta de la banca estadounidense. En contraprestación, Nobrega suministraría un compuesto de poliuretano para recubrir las paredes internas de los tanques de combustible que están en el interior de las alas de los cazas, e igualmente aportaría el conocimiento (know how) para llevar a cabo ese revestimiento, un proceso que él mismo denominó “diálisis”. El otro punto de interés −poco destacado hasta el momento− es que en esta averiguación se indica que Nobrega habría “conspirado con oficiales venezolanos para proveer servicios de defensa a la Fuerza Aérea Venezolana en la forma de reparaciones para los SU-30 sin obtener una licencia”. Algunos de los militares mencionados en una denuncia criminal formulada por el agente especial de Homeland Security Michael Simpson son el actual ministro de la Defensa Vladimir Padrino; el general en jefe Pedro Juliac Lartíguez y el almirante Clemente Díaz, quienes para el lapso investigado eran respectivamente comandante general de la Aviación y viceministro para Servicios, Personal y Logística de MinDefensa. Al declararse culpable, Nobrega también se compromete a aportar toda la información requerida en torno a estos funcionarios.
  • Varios datos de interés arroja el secuestro y la posterior liberación de Franyeli Carolina Guerrero Guillén en Barinas. En primer lugar, aunque el asunto era conocido en el estado llanero, no figuró en los registros oficiales. Esto obedece a una práctica que se ha ido imponiendo en la policía de investigación y otros cuerpos, según la cual los casos son reportados a Relaciones Interiores para efectos estadísticos solo cuando son resueltos, o cuando el escándalo hace imposible su ocultamiento. Esta es la percepción del comisario jubilado Sergio González, exjefe de Antiextorsión y Secuestros de la policía judicial. En segundo lugar, de acuerdo con el exfuncionario, el verdadero objetivo del plagio no era la mujer de 37 años de edad, sino su papá, un productor agropecuario de cierta solvencia en el estado. Este plagio, además, tuvo un notable grado de planificación, que permitió al grupo tener a la víctima cautiva durante 140 días en una habitación construida especialmente para tal finalidad. “Estaba a buen resguardo”, dijo González. Esto hace suponer, además, que la estructura criminal de la que supuestamente hace parte el abogado Ernesto Sierra es mucho más grande, y que ha participado en otros golpes. Sierra, reveló González, formó parte de la base Antisecuestros de Cicpc en Táchira. Pero solo llegó al grado de detective. Se casó con una mujer en cuyo rescate él mismo participó. En Barinas, la gente observaba con cierta sorpresa cómo Sierra acumulaba riquezas con rapidez. Vistos en conjunto, estos factores hacen pensar a González que el delito de secuestro tiene unas dimensiones mucho más preocupantes que las que el Gobierno está dispuesto a admitir, en especial en los estados occidentales del país.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es