Eddie A. Ramírez S., autor en Runrun

Eddie A. Ramírez S.

Elección de gobernadores: otra vez el dilema, por Eddie A. Ramírez S.

Este año habrá elección de gobernadores y nuevamente se desatará la polémica. ¿Debemos abstenernos o es preferible votar? Tema complejo. Hay argumentos válidos para apoyar cualquiera de las dos opciones. La posición válida de no votar en las presidenciales del 2018 y en las parlamentarias de pasado 6 de diciembre pareciera inclinar la balanza hacia la abstención. Hay que ser consistentes, dirán unos. Las circunstancias son diferentes, dirán otros.

Quienes prediquen que hay que votar serán tildados de colaboracionistas con el régimen. Quienes sostengan que no votar es la mejor opción serán señalados de no entender la situación política. Las redes echarán chispas. Cabe preguntar si es el momento oportuno.

 Presidenciales de 2013

En las presidenciales del 2013 acudimos a votar, a pesar de que era el mismo CNE que había cambiado anteriores resultados electorales. Ese organismo decidió que Maduro había ganado y, ante la protesta de Capriles, negó el derecho a revisar los cuadernos electorales. Lamentablemente, Capriles no pudo presentar todas las actas, punto importante que la oposición casi nunca ha cumplido por no contar con una buena organización. Ante esta situación, los partidarios del gobierno dirán que ganó Maduro y los opositores sostendremos que fue Capriles.

 Parlamentarias de 2015

En las parlamentarias del 2015, los opositores votamos y obtuvimos las dos terceras partes de los diputados, con el mismo CNE. Como era de esperar, el régimen desconoció a tres diputados e inventó una Asamblea Nacional Constituyente para anular la Asamblea legítima. A esa elección de la Constituyente la oposición se negó a participar con sobradas razones y la comunidad democrática internacional no la reconoció. La Asamblea Nacional tuvo el apoyo internacional y su presidente Guaidó fue reconocido como presidente (e) de la república.

 Elección de gobernadores, 2017

En octubre del 2017 hubo elección de gobernadores. La oposición participó, el régimen desconoció el triunfo de Andrés Velásquez, avalado con las actas, y solo ganamos cinco gobernaciones en medio de acusaciones de ventajismo. 

Violando la Constitución, el régimen los obligó a juramentarse ante la espuria Asamblea Constituyente. Juan Pablo Guanipa,  gobernador electo del Zulia, se negó y fue destituido arbitrariamente. A los otros cuatro gobernadores les impusieron un “Protector del Pueblo”.   

 2018 y 2020, el TSJ blinda la usurpación

El régimen adelantó la elección presidencial para mayo del 2018. Inhabilitó a los principales candidatos presidenciales y partidos políticos. Para la elección parlamentaria del pasado 6 de diciembre, el régimen usurpador compró a unos dirigentes de los principales partidos y el sumiso Tribunal Supremo de Justicia les otorgó manu militari las riendas de los mismos. La oposición no participó en ninguna de las dos farsas citadas. Y logró que la comunidad democrática internacional las desconociera.

La situación internacional ha enviado mensajes de que la solución a nuestra situación debe resolverse a través de negociaciones. Hay que agradecerle al presidente Trump el apoyo que dio a nuestra democracia; pero es evidente que en sus cuatro años en el poder nunca se planteó enviar una fuerza para sacar a Maduro. Biden, el nuevo presidente a partir de este miércoles, tampoco lo hará, y muy probablemente intentará que se materialice una buena negociación.

Ojalá se acepte esta realidad, lo cual sería un paso importante para que se concrete la unión de la oposición y se atenúen las descalificaciones por las redes sociales, que no suman para salir cuanto antes de la usurpación.

La próxima elección de gobernadores es una oportunidad para solicitar a la comunidad internacional que presione al régimen para que no impida la participación de nuestros candidatos, que permita abrir todas las cajas, contar las papeletas, proteger a nuestros testigos; y que vengan al país, con suficiente antelación, observadores internacionales idóneos. Esta es nuestra mejor carta para continuar teniendo apoyo internacional, debilitar al régimen y tener más probabilidades de ganar la mayoría de las gobernaciones. Después vendrá  la lucha para que a nuestros gobernadores no les cercenen atribuciones.

No será fácil y, desde luego, habrá que presentar un solo candidato para cada gobernación, que sea idóneo y cuente con el respaldo de todos los partidos y de la sociedad civil. En anteriores ocasiones hemos tenido logros con la abstención y también acudiendo a votar. Parafraseando a Neil Armstrong, podríamos decir que este es un pequeño paso para ganar espacios, pero un gran paso para recuperar la democracia. Si alguien tiene una opción mejor, ojalá la presente. Asumimos esta posición con derecho a retirarla.

Como (había) en botica

Merecido el reconocimiento de Copei al distinguido amigo Oswaldo Álvarez Paz, gran luchador por la democracia y quien es acosado por el régimen.

Valientemente la joven Marianna Romero denuncia que en el 2020 hubo 303 situaciones que comprometen el trabajo de las ONG y la integridad y seguridad de defensores de derechos humanos.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

El parapeto y los parapeteadores, por Eddie A. Ramírez S.

Un parapeto es una pared o baranda para evitar caídas. Parapetear es un venezolanismo usado para indicar el arreglo de algo a medias, es decir poco profesional. Una piratería, como dicen los jóvenes. Los dirigentes del Totalitarismo del siglo XXI se caracterizan por parapetear la infraestructura del país y los servicios públicos. Parapetean las refinerías de petróleo y por eso son frecuentes los accidentes que obligan a importar gasolina, mientras que antes la exportábamos. Ante la crisis política que se desencadenó con el no reconocimiento de Maduro por parte de la Unión Europea, la OEA y Japón, el régimen montó el parapeto del 6 de diciembre.  

Los rojos pensaron que el mundo democrático aceptaría la designación írrita de unos representantes del régimen como si fuesen diputados de una Asamblea Nacional. Perdieron el tiempo. Los principales países democráticos no se tragaron el cuento. Ese parapeto no aguantó ni una leve brisa.

Como figuras visibles de ese parapeto, Maduro designó a Jorge Rodríguez Gómez como presidente y a Iris Varela y a Didalco Bolívar como vicepresidentes. Ni siquiera disimularon un poco nombrando    vicepresidente a un representante de la comparsa que participó en la patraña como “oposición”. Para mayor desprecio a sus “compañeros de ruta”, la primera vez que intentó hablar Luis Augusto Romero, del micropartido Avanzada Progresista, lo mandaron a callar.

 Jorge Rodríguez

Jorge Rodríguez es psiquiatra, fue presidente del Consejo Nacional Electoral que realizó los fraudes en varias elecciones, y durante un año fue vicepresidente de la república designado por Chávez. Es hijo de Jorge Rodríguez, activista en la época de la guerrilla castro comunista y supuestamente cómplice en el secuestro en 1976 del estadounidense Niehous, a quien tuvieron más de tres años en cautiverio. En un hecho repudiable, Rodríguez padre fue torturado para sacarle información y como consecuencia falleció.

Esta acción bárbara marcó al hijo, quien no puede ocultar su resentimiento, que lo hace incondicional de Chávez -Maduro.

Esa horrible experiencia lo debería convertir en defensor de los derechos humanos; sin embargo, avala las violaciones que a diario practica el régimen. Esa es la doble moral de la extrema izquierda. 

 Iris Varela

Iris Varela es abogada. Chávez la llamaba la diputada Fosforito. No solo es agresiva, sino grosera en sus intervenciones públicas. Fue designada ministra de Asuntos Penitenciarios, destacándose por su relación amistosa con los pranes que mandan en las cárceles. No resolvió el hacinamiento, la mala alimentación, ni los asesinatos que se cometen en las ergástulas. Descaradamente reconoce que ha adiestrado a los presos comunes para defender al régimen.

Ahora, como vicepresidenta del parapeto de Asamblea ha informado que hay que confiscar los bienes y revocar la nacionalidad de los venezolanos que están fuera del país y que los bienes incautados serán asignados a personas que deberán responder por su productividad.

Cabe preguntarle si algún chavista-madurista ha respondido por la quiebra de las numerosas empresas incautadas, sin compensación, como Agroisleña, las empresas de prestación de servicios a Pdvsa, las cementeras, Sidor, agroindustrias del café, caña de azúcar, aceiteras y otras. ¿Acaso ahora funciona mejor la compañía de teléfonos y la de electricidad?   

 Didalco Bolívar

El segundo vicepresidente del parapeto es Didalco Bolívar, tránsfugo de los partidos MAS, Podemos y hoy en el Psuv, después de haber pedido asilo en Perú por supuesta persecución política de Chávez. Un caso con cierta similitud con los de Arias Cárdenas y de Lucas Rincón, quienes se le voltearon a Chávez, después le pidieron perdón y regresaron bajo su cobija.

Con este parapeto y con los parapeteadores reseñados el régimen intenta ganar credibilidad internacional.

 Donald Trump

Aunque ya es pasado, no podemos eludir referirnos al caso Trump, ya que el mismo lo asumieron algunos venezolanos con gran vehemencia. Trump montó un parapeto para intentar evitar su salida del poder. Menos mal que  allá funciona la división de poderes, por lo que el sistema judicial y el Congreso rechazaron su parapeto. Las abundantes banderas de la Confederación, franelas antisemitas y de QAnon evidencian la mentalidad de muchos de los bárbaros que asaltaron el Capitolio, instigados por un  ególatra que niega fue derrotado.

Por otra parte, consideramos un abuso de Twiter y de Facebook silenciar al ya casi expresidente. La censura es inadmisible. Para cualquier delito existe la justicia en ese país.

Como (había) en botica

Rechazamos la incautación de equipos de VPI Tv y de Radio Fe y Alegría en Monagas. Otro atropello a la libertad de expresión.

El Observatorio Venezolano de la Violencia denunció que en el 2020 hubo 11 891 muertes violentas, 45,9 por cada cien mil habitantes, de las cuales 4231 fueron muertes por resistirse a la autoridad, es decir ajusticiamientos extrajudiciales. La semana pasada fueron abatidos 22 supuestos criminales en La Vega.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados! 

eddiearamirez@hotmail.com

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Vendedores de ilusiones vs. sembradores de esperanza, por Eddie A. Ramírez S.

Simón Bolívar fue nuestro primer vendedor de ilusiones cuando nos vendió la idea de la Gran Colombia, sin considerar que era inviable juntar a Colombia, Ecuador y Venezuela. Sin embargo, sembró la esperanza de la independencia, a la cual dedicó esfuerzo y talento. Así mismo, la mayoría de nuestros presidentes nos vendieron ilusiones, pero unos cuantos sembraron esperanzas, que permitieron construir un país, con sus virtudes y defectos.

En el siglo XX, el presidente Medina y sus seguidores vendieron la ilusión de que la democracia seguiría evolucionando, pero no consideraron que el general López Contreras aspiraba otra vez a la presidencia. Para ello contaba con la aprobación del Congreso Nacional, que era el gran elector, lo cual representaba un retroceso. El dictador Pérez Jiménez vendió la ilusión de que el cemento equivalía a progreso, por lo que descuidó la educación y se estancó el desarrollo humano. 

En el período democrático 1958- 1999 hubo presidentes que vendieron ilusiones y otros que sembraron esperanza. Quizá Betancourt, Leoni y Caldera, con sus más y sus menos, sembraron esperanza. Carlos Andrés Pérez I vendió ilusiones al emprender planes faraónicos y endeudar el país, sin considerar la limitante de recursos humanos. Luis Herrera, Lusinchi, Carlos Andrés II y Caldera II gobernaron con más penas que gloria.

Hugo Chávez fue un gran vendedor de ilusiones, sin duda el mejor mercader que hemos tenido. Nos vendió que eliminaría la pobreza y la corrupción, y que convertiría a Venezuela en una potencia petrolera, agrícola, minera y turística.

Sin embargo, era imposible materializar esas ilusiones expropiando empresas, despreciando la meritocracia, favoreciendo la corrupción, la inseguridad personal y jurídica. Y regalando nuestros recursos a otros países para comprar voluntades.

Su pupilo Nicolás Maduro no es capaz ni de vender un vaso de agua en el desierto, solo repite como loro lo que dijo su mentor. Además, por su descaro en el manejo de las elecciones, no pudo vender la ilusión de democracia, por lo que tiene en contra a la mayoría de los países democráticos del mundo.

La Mesa de Unidad Democrática sembró esperanzas en las parlamentarias de diciembre del 2015, pero no supo o no pudo regar esa esperanza para poder cosechar. María Corina Machado, Leopoldo López y Antonio Ledezma vendieron ilusiones con “La Salida”, en el 2014. Demostraron coraje, pero no evaluaron que el régimen tiene las armas y el control del sistema judicial.

La Consulta popular del 16 de julio 2017 sembró esperanzas; era necesaria y contribuyó a la deslegitimación del régimen y a su aislamiento internacional. La acción en el Fuerte Paramacay, en el 2017, fue un gesto valiente, pero solo una ilusión.

El presidente (e) Guaidó sembró esperanzas cuando se juramentó en enero 2019. Algunos dirán que vendió ilusiones al ofrecer el fin de la usurpación, pero olvidan que él y otros han trabajado con ese objetivo.

Guaidó vendió ilusiones con el intento de introducir ayuda humanitaria por Cúcuta en febrero del 2019, aunque ese hecho también representó, a nivel internacional, una derrota política para el régimen y sin duda había que intentarlo. También vendió ilusiones en el evento de La Carlota en abril 2019, al no considerar que Mikel Moreno y Padrino López tienen compromisos con el régimen. Sin embargo, fue valiente al intentarlo.

La Operación Gedeón, en mayo 2020, fue una venta de ilusiones por parte de un grupo de jóvenes valientes y románticos, pero mal asesorados, ya que la misma no tenía posibilidades de éxito

María Corina Machado y Antonio Ledezma venden ilusiones al insistir en que la solución es el 187-11 de la Constitución y en una intervención militar extranjera que ningún país ha manifestado apoyar, lo cual ha hecho daño.

La Consulta Popular del pasado diciembre sembró esperanzas. Es inexplicable que un luchador como Ledezma declare que “lamenta que haya creado expectativas que terminan de desinflarse”.

Los venezolanos necesitamos sembradores de esperanza, ya que la misma moviliza. La venta de ilusiones por lo general produce frustraciones al no materializarse. Por ello hay que ser prudentes. Si trabajamos unidos es posible sembrar la esperanza de que el régimen saldrá este año.  

Como(había) en botica

Carmen Meléndez, sobre la cual pesan sanciones del Departamento del Tesoro de USA, acusó de terroristas a los esposos y capitanes de navío Zorany Salazar y Ronald Rodríguez, así como al civil Argen Ugueto.

El sindicalista petrolero Iván Freites, tenaz denunciador de los accidentes y de la corrupción en Pdvsa, tuvo que asilarse en Colombia.

El ciudadano pemón Salvador Franco, preso político, falleció en la cárcel.  

Recientemente fue asesinada en su hogar la señora Nélida Paniccia de Mejías, esposa del ingeniero Rafael Mejías, y resultaron heridos nuestro compañero y su hija.

Lamentamos el fallecimiento de Augusto Rojas, de Guillermo Guerrero y de Ismael Ramos B., de Gente del Petróleo y de Unapetrol.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Lo que anhelamos para el 2021, por Eddie A. Ramírez S.

1. Anhelamos que el próximo año recuperemos la libertad en un marco de paz y tolerancia.

2. Anhelamos que todos los venezolanos puedan tener empleo, acceso a las necesidades básicas, seguridad personal y jurídica.

3. Anhelamos que pronto puedan abrirse las rejas de las ergástulas que encierran a civiles y militares por manifestar su oposición a la dictadura, y que puedan regresar al país los millones de compatriotas que tuvieron que emigrar.

4. Anhelamos que nuestra dirigencia opositora al régimen entienda que para salir de la dictadura, es necesaria la unidad de propósito, que se construye con desprendimiento, humildad y sin poner zancadillas.

5. Anhelamos se comprenda que poner fin a la usurpación requiere mucho más que buenos deseos y que no es conveniente ofrecer opciones inviables. En todo caso, cualquiera puede llevar a cabo sus propias actividades, sin necesidad descalificar otras. Dentro del Acuerdo de Responsabilidad de Proteger se podría lograr que la comunidad internacional ejerza presión política y económica sobre el régimen y algunos de sus personeros para forzarlos a realizar elecciones presidenciales y parlamentarias transparentes. Lo que es poco probable es una intervención militar extranjera. 

6. Anhelamos que se concientice la dificultad de coincidir cien por ciento en las actividades que hay que emprender contra el régimen, pero que es necesario apoyar las que decidan la mayoría de los partidos políticos ¡Basta ya de exteriorizar diferencias por asuntos de menor importancia o para descalificar a determinado dirigente!

7. Anhelamos que los partidos políticos y el resto de la sociedad civil puedan conseguir una mejor integración.

8. Anhelamos que nuestra Fuerza Armada, como institución, decida seguir el ejemplo de los oficiales que hoy están presos, exiliados o retirados por manifestar su respaldo a la Constitución.

9. Anhelamos se acepte que hay chavistas-maduristas que no son corruptos, sino que creen en una oferta engañosa.

10. Anhelamos se recuerde que en el pasado cometimos muchos errores por acción u omisión y no fuimos capaces de eliminar la pobreza, ni las desigualdades, lo cual creó resentimientos comprensibles.

11. Anhelamos se abra la mente para aceptar que a veces se requiere negociar con quienes han atropellado la Constitución, siempre y cuando esa negociación permita salir del régimen para que cesen las penurias que pasan los ciudadanos en Venezuela y en el exterior.

12. Anhelamos se entienda que, en este momento, el presidente (e) Guaidó es quien tiene mayor aceptación en el país y el único que es reconocido en el exterior

13. Anhelamos que el año entrante las vacunas hayan podido evitar contagios y muertes por la covid-19.

14. Anhelamos un Feliz Año para todos. Como decía el pueblo judío­: el año que viene en Jerusalén. El año que viene en una Venezuela libre.

Como (había) en botica

Lo mejor del 2020 fue la Consulta popular. Felicitaciones a sus promotores y voluntariado. Tarjeta amarilla para quienes no la apoyaron y roja para los saboteadores.

Por irresponsabilidad de Chávez-Maduro está peligrando nuestro derecho sobre el Esequibo.

La dictadura sigue atropellando a los docentes. Ahora les tocó el turno a los profesores Mario Bellorín y Robert Franco, de Carúpano. El primero recuperó la libertad, pero se desconoce el paradero de Franco.

Lamentamos el fallecimiento de Robiro Terán, director del Foro Penal Venezolano, gran luchador por los derechos humanos.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Reflexiones en Navidad, por Eddie A. Ramírez S.

En tiempos en que la situación económica afecta a los ciudadanos honestos, que los ánimos se exacerban por la escasez de empleo, de gasolina, de gas y de electricidad, que la salud está amenazada por la covid-19 y que el régimen aplasta los derechos políticos y civiles, lo procedente es que todos cerremos filas. Es decir, que nos apoyemos mutuamente, seamos más comprensivos y tolerantes con quienes de buena fe piensan diferente.

En las redes sociales es frecuente leer mensajes insultantes en contra de nuestro liderazgo político por no haber sido capaz de diseñar una estrategia para salir de la dictadura. Cabe preguntar si alguno de los críticos tiene la solución o si son maledicentes que utilizan el teclado para desahogarse, pero sin arriesgar.

No imitemos a personajes vulgares, sin escrúpulos y que destilan odio como Maduro, Diosdado, Mario Silva o Iris Varela.

Hay otros que sí arriesgan y utilizan un lenguaje de altura, pero que predican ideas que no son compartidas por la mayoría. Ojalá que en esta Navidad dediquen un tiempo a reflexionar y entiendan que solo unidos podremos crear un frente que tenga probabilidad de lograr el fin de la usurpación.

Esto no es un llamado a callar ante posiciones que no se comparten, pero sí una sugerencia para que critiquemos con altura, sin descalificar, sin sentirnos dueños de la verdad, consciente de que nadie tiene suficiente arrastre para aglutinar al pueblo. Aportemos ideas que sumen y no resten.  

Ante tanta angustia, algunos se desahogan con el primero que se topan o aprovechan el anonimato para destilar veneno en los tuits. Esta mala conducta se presenta en los diferentes estratos sociales, independientemente del nivel de educación. La virulencia que se observa en las redes sociales es señal de que parte de nuestra sociedad está enferma.

Si queremos avanzar, el entenderse tiene que ser no solo entre quienes adversamos al régimen, sino también con nuestros adversarios no corruptos. Entendemos que no es fácil, pero debe haber interlocutores de cierto nivel que entiendan que la posición de Maduro es insostenible. Los países que nos apoyan insisten en una negociación que permita desembocar en elecciones transparentes. Negar esa posibilidad es alejar la solución y nuestra población seguiría padeciendo, tanto en Venezuela como en el exterior.

Lo referido también es cierto en países desarrollados. Recientemente, un alcalde de una ciudad estadounidense tuvo que renunciar ante las amenazas por declarar que era conveniente el uso de máscaras para protegerse del coronavirus. También es inaudito que en ese país algunos delegados electos por el partido de Biden hayan tenido que buscar protección. Mas inaudito  es que muchos venezolanos se rasguen las vestiduras y crean todas las mentiras de Trump, un ciudadano muy parecido en su conducta a los que adversamos aquí. Esto evidencia que el fanatismo abunda tanto entre los extremistas de izquierda, como en los de derecha.

Nuestro cordial saludo navideño a todos los amigos en Venezuela y en el exterior, y nuestra solidaridad con los compatriotas de la diáspora, particularmente con quienes tuvieron que emigrar a pie por los caminos que una vez recorrió Bolívar para libertar pueblos hermanos, que hoy apoyan a quienes huyen en busca de fuentes de trabajo, de alimentos, medicinas y de seguridad personal que les niega la dictadura. Vendrán tiempos mejores. Feliz Navidad y a vacunarse, no valen las excusas.

Como (había) en botica

El régimen persigue a quienes desinteresadamente ayudan a los más necesitados. Tal es el caso de la Fundación Convite y de su director Luis Francisco Cabeza.

Esta Navidad nos trajo la alegría de un video del conjunto navideño de la familia Marcano, con la que tenemos lazos de amistad desde que tuve el honor de trabajar bajo la guía del Dr. Luis Marcano Coello, fundador de Fusagri, Fundárbol y Fundacea. El conjunto lo dirige el colega ingeniero agrónomo Luis Marcano González y lo integran los miembros de la familia desperdigados por trece países. Nos complace el éxito de compatriotas músicos que con gran esfuerzo se destacan en el exterior. Unos ya consagrados, otros jóvenes promesas.

Nuestra excelsa pianista y buena ciudadana Gabriela Montero sigue brillando, también el destacado director Gustavo Dudamel. Las violinistas Daniela Padrón y Carmen Zambrano, el tenor Aquiles Machado, los guitarristas Luis Zea y Aquiles Báez y las jóvenes directoras  Glass Marcano y Gladysmarli Vadel, entre otros. De lejos es grato escuchar frecuentemente la bella voz de María Teresa Chacín.

Lamentamos el fallecimiento de German Urribarri, compañero de Gente del Petróleo y de Unapetrol.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Éxito de los demócratas y derrota de la dictadura totalitaria, por Eddie A. Ramírez S.

Los resultados de la consulta ciudadana y de la farsa del 6D deben motivar reflexiones a la oposición, al régimen de Maduro, a la comunidad internacional y a quienes buscan pescar en cualquier lado. La consulta montada por la sociedad civil y los partidos políticos de la oposición fue exitosa. Enrique Colmenares, vocero del Comité Organizador, anunció que acudieron 6.466.791 ciudadanos.

Como siempre, algunos dirán que han debido ser más y otros pondrán en dudas esa cifra. Es absurdo comparar con otros eventos realizados en diferentes circunstancias. Lo fundamental no son los números, sino que los venezolanos no nos rendimos. Millones se movilizaron para rechazar la usurpación de Maduro y la farsa electoral del 6D; solicitar elecciones presidenciales y parlamentarias transparentes libres. Así como gestionar ante la comunidad internacional la cooperación, acompañamiento y asistencia que permitan recuperar nuestra democracia, atender la crisis humanitaria y proteger al pueblo de los crímenes de lesa humanidad.

La consulta se llevó a cabo contra viento y marea. Tuvo muchos factores en contra, tales como las limitaciones para garantizar el secreto de la identidad de los participantes, las cuales recuerdan las represalias por las llamadas listas Tascón y Maisanta; también las restricciones por la pandemia, por lo cual hubo que recurrir a contestar las preguntas vía internet, que no solo falla constantemente, sino que muchos no tienen acceso o conocimiento para ingresar. Además, la hegemonía comunicacional del régimen impidió la divulgación de esa herramienta constitucional y la compañía estatal de teléfonos bloqueó una de las plataformas. Por si fuera poco, los voluntarios fueron objeto de agresiones de los paramilitares rojos armados y de organismos del Estado en once entidades, que en algunos casos se robaron el material de la consulta.

Sin embargo se impuso la voluntad del pueblo, la valentía y trabajo del voluntariado y el empeño de los organizadores.

Como quien esto escribe tiene por norma hacer público lo que comenta en privado, no puedo obviar la crítica a gente valiosa y valiente en su lucha contra la dictadura, como María Corina Machado y Antonio Ledezma. Esta vez no sumaron. Curiosamente, las preguntas de la consulta estaban en línea con lo que ellos predican. Ojalá lo reconozcan y rectifiquen.  

La farsa electoral montada por la dictadura con todas las ventajas de contar con un CNE sumiso, un sistema judicial genuflexo y con el chantaje de que “quien no vota, no come”, fue un fracaso. Según el opaco CNE, solo  acudieron a la farsa un 31 por ciento del registro electoral. Pero de acuerdo a encuestas, fotos y videos en los centros de votación vacíos, la concurrencia quizá dé un 24 por ciento.

Esta bajísima asistencia el 6D y el éxito de la consulta es un claro mensaje a los directivos del PSUV de que Maduro tiene que irse y que les conviene permitir la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias transparentes, realizadas preferentemente por un gobierno de transición. Por su parte, la comunidad internacional dispone hoy de más argumentos para seguir reconociendo a la Asamblea Nacional presidida por Guaidó y a este como presidente interino.

Los dirigentes de la nanomesa que predican ser de oposición y que decidieron apoyar la farsa salieron con las tablas en la cabeza. El pueblo los rechazó. Mientras el amo les concedió las curules que le dio la gana.

Desde luego que hubo quienes acudieron a votar de buena fe, engañados con el argumento de que se podía ganar, que no hay que dejar espacios vacíos y que acudir a la farsa era una manera de protestar. Obviaron que la dictadura aniquiló el valor del voto. Además que el mundo democrático anunció que no reconocería esa pantomima.  

Falcón, Romero, Timoteo, Claudio, Mujica, Leocenis, Bertucci y Enrique Ochoa evidenciaron que solo tienen partidos políticos de maletín.

Quienes aceptaron que el TSJ les adjudicara indebidamente los nombres y símbolos de AD,  Primero Justicia, Voluntad Popular y Copei, tales como Bernabé, José Brito, Luis Parra y Mercedes Malavé hicieron un papel vergonzoso. 

Por otra parte, no se puede evitar comentar que extraña que, en medio de la consulta, Leopoldo López descalificara la opción de la Responsabilidad de Proteger. Sus declaraciones fueron extemporáneas, por decir lo menos. ¿Y qué decir de las declaraciones de Enrique Capriles? A él lo hemos defendido de las descalificaciones injustas que le han hecho, pero su reciente intervención fue infeliz. Pareciera que para tomar un segundo aire su estrategia es descalificar al presidente (e) Guaidó, quien tiene el mayor porcentaje de aceptación entre los dirigentes de la oposición y el reconocimiento de los países democráticos.

El régimen está cada vez más débil. Quizá es el momento de explorar una buena negociación.  

Como (había) en botica

Las organizaciones de derechos humanos deben investigar el caso de los venezolanos ahogados provenientes de Trinidad.

Lamentamos el fallecimiento de César Rojas, miembro de Gente del Petróleo y de Unapetrol , quien trabajó en la Pequiven meritocrática.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Consulta para debilitar al régimen, por Eddie A. Ramírez S.

Para actuar en cualquier evento es necesario tener un plan realista y que el mismo pueda ser flexible para no estrellarnos frente a un obstáculo. Las batallas en contra de un enemigo que dispone de mayor poder de fuego solo  pueden ganarse con acciones de desgaste. La historia abunda en ejemplos. Cuando no se puede aplicar una blitzkrieg, o guerra relámpago, se corre el riesgo de que cunda el desaliento en las propias filas, lo cual hay que contrarrestar para evitar una debacle.

Las primeras medidas para impedir que decaigan los ánimos consisten en:

1. Identificar y expulsar a los infiltrados,

2. marginar a los pesimistas que siembran dudas sobre la factibilidad de alcanzar el éxito y

3. persuadir a los ciudadanos de a pie de no prestar atención a ofertas atractivas que ofrecen soluciones rápidas pero que solo están soportadas en el papel.

Algunos pueden alegar que es necesario actuar y que ya basta de consultas. Cabe recordar que tenemos muchos años luchando, sin lograr la salida de esta dictadura siglo XXI. Millones de venezolanos hemos batallado, unos más, otros menos, en contra de este régimen. Muchos han caído por balas o por enfermedades psicogénicas, otros están presos y más de cinco millones han sido expulsados del país por la represión policial y judicial o por el acoso del hambre. Evidentemente la indoblegable sociedad venezolana ha actuado y obtenido muchos logros.

Los rojos siguen con las riendas del poder porque inicialmente algunos dirigentes democráticos actuaron con mano de seda, prefiriendo el apaciguamiento a la confrontación. Hoy la tiranía tiene las armas y la deshonestidad del sistema judicial. Además, ha comprado a personas sin liderazgo, que por ello aceptaron usurpar el nombre y símbolos de los principales partidos de oposición; también cuenta con políticos fracasados que crearon partidos solo para negociar, ya que solo suman un puñado de militantes.

Lamentablemente, debemos señalar que hay dirigentes opositores que luchan valientemente desde hace veinte años y que han participado en muchos eventos unitarios exitosos, como en las parlamentarias del 2015; sin embargo, últimamente han marcado distancia de la mayoría. Es dolorosa esa terquedad de insistir en que se abandonó el compromiso del cese de la usurpación y del mandato del 16J, que les sirve de excusa para descalificar la Consulta ciudadana iniciada ayer, que durará hasta el día 12 por internet  y será presencial en Venezuela este 12 de diciembre.

¿Que ya se realizó una consulta relativamente parecida, aunque con otros objetivos? Cierto, pero ¿acaso se debe abandonar la calle porque ya hemos marchado infinidad de veces?

¿Acaso debemos dejar de hacer denuncias sobre las violaciones a la Constitución porque algunos minimizan los logros alcanzados? ¿Que debemos cesar las exigencias de libertad para los presos políticos porque ya lo hemos solicitado y el régimen no cede? ¿Acaso suspender los foros y dejar de escribir artículos contra el régimen porque este los ignora? 

Esta consulta es importante y estamos conscientes del riesgo que se corrió al convocarla, no solo por las amenazas y trabas del oficialismo, sino porque los ciudadanos están preocupados en conseguir el sustento diario y, si lo consiguen, tienen que resolver el problema de adquirir los alimentos, las medicinas, gasolina y las bombonas de gas, con el consiguiente desánimo que esto ocasiona. Entendemos el escepticismo de algunos, pero ojalá que quienes están reacios a participar y apoyarla se percaten de que esa posición solo beneficia a Maduro. Los demócratas tenemos que desear que sea contundente ya que, entre otros puntos, permitiría reforzar el apoyo internacional a nuestra causa y la condena al régimen.  

Como (había) en botica

√ El régimen se ha podido ahorrar los millones que gastó en la farsa electoral del domingo. Esa repartición de cambures con votos inventados la ha podido hacer sin tanta alharaca. Los nuevos usurpadores tendrán el beneficio de cobrar quincenalmente y recibir uno que otro bono. Pero ni ellos ni esa asamblea tendrán el reconocimiento de los demócratas del mundo. En enero debe continuar la Asamblea Nacional legítima, presidida por Guaidó. Este es el único que tiene reconocimiento internacional y mayor aceptación nacional como presidente encargado.

√ Excelente el nombramiento por la Asamblea Nacional del ingeniero petrolero Horacio Medina como presidente ad hoc de la Pdvsa digna. Además de su solidez y méritos profesionales, Medina tiene la cualidad de unir a los propios y tender puentes con quienes piensan diferente. Todos debemos agradecer a Luis Pacheco, por su labor al frente de la misma, principalmente orientada a proteger los activos de la nación que los rojos otorgaron irresponsablemente como garantía de préstamos para cubrir su déficit de caja.

 ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Dieciocho años de lucha y próximas  tareas, por Eddie A. Ramírez S.

Dieciocho años de lucha llevan los demócratas contra el régimen chavista. En la gráfica, protesta estudiantil de 2014. Foto Cristian Garrido Páez en Wikimedia Commons.

Desde hace dieciocho años Venezuela vive una confrontación entre quienes creemos en la democracia y quienes detentan el poder sin tener la aprobación de la mayoría y pisotean la Constitución y las leyes. En este lapso, los demócratas hemos acudido a todas los medios para intentar que cese la barbarie. Participamos en tres paros cívicos, acudimos quince veces a depositar nuestros votos que fueron irrespetados, nos negamos a avalar el fraude electoral en tres oportunidades, además nos sumamos a infinidad de marchas de protesta, denunciado atropellos ante la Fiscalía, la Contraloría, Defensoría del Pueblo y tribunales. También grupos pequeños intentaron románticamente sacar a los rojos  por la fuerza.

En el camino han sido abatidos numerosos compatriotas por las balas de guardias nacionales, policías y paramilitares rojos; otros han sido torturados, encarcelados o exiliados.

No hemos tenido éxito porque la dictadura totalitaria cuenta con las armas y con jueces deshonestos, pero seguimos comprometidos hasta lograr éxito.

Tenemos cuatro tareas por realizar. Dos son importantes y urgentes y otras dos también importantes pero un poco menos urgentes. 

Cabe recordar que el 4 de abril 2002, los trabajadores petroleros iniciamos un paro en defensa de la meritocracia en PDVSA, al que se sumaron la CTV y Fedecámaras, que culminó con la renuncia del presidente Hugo Chávez a solicitud de los militares, quienes pocas horas después cometieron el error de regresarlo al poder. Pidió perdón y prometió enmendarse. 

No cumplió, por lo que continuó el malestar y el 2 de diciembre estalló otro paro cívico, esta vez convocado por la Coordinadora Democrática, donde estaban representados todos los partidos democráticos, la CTV, Fedecámaras y otras organizaciones de la sociedad civil. Los trabajadores petroleros nos sumamos por iniciativa individual. Sin embargo, esta vez el gobierno se había preparado y, además, la purga en el sector militar le permitió contar con un grupo de oficiales incondicionales.

La crisis se prolongó, lo cual obligó a actuar a la OEA y a un grupo de países amigos, constituyéndose una Mesa de Negociación y Acuerdos. El gobierno tuvo que ceder y se comprometió a realizar elecciones libres, justas y transparentes, separar y dar independencia a los poderes públicos; respetar los derechos humanos, la libertad de expresión, de información y también a limitar el uso de la fuerza por parte del Estado. Evidentemente no cumplió y no se pudo, o no se quiso, obligarlo a respetar lo acordado. Algunos que  exigían  a los petroleros sumarse a ese paro, posteriormente los criticaron por “dejar espacios vacíos”. No entendieron que para quienes tienen principios y valores no cabe trabajar con rojos mediocres y que había que hacer lo posible por sacar del poder a quienes violaban la Constitución.

Hoy tenemos por delante dos tareas. Este 6 de diciembre el régimen realizará una farsa electoral Aceptarque no es reconocida por los países que integran la Unión Europea, por Canadá, Estados Unidos, ni por los principales países democráticos de Hispanoamérica.

Nuestra tarea consiste en no votar y convencer a los ingenuos o despistados de que es una operación de la dictadura para perpetuarse. La otra tarea importante y urgente para los demócratas es participar activamente en la consulta vinculante de acuerdo a la Constitución. Cuyos objetivos son:

1. Exigir elecciones parlamentarias y presidenciales libres y transparentes.

2. Rechazar la farsa del 6D de Maduro y

3. pedir apoyo a la comunidad internacional para resolver la crisis en Venezuela.

La misma se realizará por internet entre el 7 y 12 de diciembre en Venezuela y el mundo, y el día 12 para quienes puedan asistir a los centros a depositar su opinión. La información está disponible en la página www.consultaporvzla.com. Esta consulta tiene que ser exitosa para debilitar al régimen. Los opositores no deben esgrimir excusas, ni ponerle peros.

Una de las tareas restantes es convencer a dirigentes, articulistas y tuiteros que luchan por la democracia, que este no es el momento de descalificar injustamente al presidente (e) Guaidó y a nuestros diputados. La unidad es un requisito necesario, pero no suficiente, para lograr desalojar a la dictadura. La otra tarea es atraer a gente bien intencionada del chavismo, no cerrarnos a negociaciones bien llevadas, ni a la posibilidad de una transición incluyente. Las tres primeras tareas son sencillas. La última es más complicada, pero no imposible.

Como (había) en botica

Los estadounidenses también tienen tareas pendientes. Los del Partido Demócrata deben mantener a raya a los dirigentes que se exceden en su posición izquierdista. Los republicanos deben marcar distancia de Trump, de su ego e intolerancia que  debilita la democracia y no es la vía apropiada para convencer a los que tienen tendencias alejadas de los principios de nuestra civilización.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es