Orlando Viera Blanco, autor en Runrun

Orlando Viera-Blanco

Creernos capaces, por Orlando Viera-Blanco*
Venezuela es energía, petróleo, oro, agua, ubicación. Pero nada es rentable como Estado forajido

 

@ovierablanco

En entrevista reciente que le hice al periodista Rafael Poleo, a la pregunta de cómo avizora un desenlace político en Venezuela, respondió con determinación: será mediante una negociación con el impulso de la comunidad internacional.

Nuestra experiencia como embajador confirma esa tesis. No son tiempos de resoluciones forzosas. Un mundo global viabiliza presiones políticas eficaces. El problema es que nos lo creamos…

Era un mundo unipolar

Cuba fue para EE. UU. una rémora. Épica, error e inocencia. Desde el hundimiento del acorazado Maine [1898], el protectorado -como respuesta al colonialismo peninsular- el advenimiento de la Guerra del Azúcar apadrinó una luna de miel entre el norte y la isla. Luego vino la ida, regreso y caída de Batista [y otros], hasta la llegada del Granma procedente del río Tuxpan/México con 82 imberbes de oliva [1956], entre ellos Fidel, Raúl, Camilo, Valdés y el Che. Fidel con 30 años, logra resistir en la Sierra Maestra y toma Santiago y luego la Habana.

La esperanza de una Cuba libre llega personificada en un joven barbudo revolucionario, a quien Eisenhower se niega recibir en Washington por ir a jugar golf, y en su nombre le atiende el joven Richard Nixon, futuro presidente de EE. UU. El resto es historia bizarra. Pasando por el pareo de Kennedy entre ignorar aquella caterva de jóvenes de formación cruzada entre jesuita, marxista, los siete sabios de Grecia, Maquiavelo o Rene Descartes o apoyar el exilio cubano hasta bahía de Cochinos.

La historia de Cuba y USA ha sido desfigurada en una guerra de David contra Goliat, en un mundo unipolar.

Hasta la crisis de los misiles de octubre [1962] donde un granjero de Kiev, Nikita Khrushchev, [URSS] de la mano de otro segador primario, pusieron al mundo al filo de la III guerra mundial. Una caja de pandora cuyos vaticinios aún pagamos de Tijuana a la Patagonia. 

Desde la entrevista que Fidel concedió al periodista Herbert Matthews del NY Times en Sierra Maestra (1957) donde apenas sobrevivieron 20 combatientes tras el desembarco del Granma, hasta las guerras civiles en Centroamérica o la alianza de la revolución cubana [1975] con el movimiento de liberación de Angola en el sureste africano, pocos atizaron el tendón de los tabacaleros del Caribe.

Desde México hasta la Chile de Allende [1973], pasando por el Bogotazo [1948], el asesinato de Eliecer Gaitán, seis décadas de violencia colombiana hasta nuestros días con el Foro de São Paulo o de Puebla, la revolución cubana ha sido el epicentro de sacudidas políticas que han fascinado a estadistas, dictadores, mentes y pueblos inocentes. El idealismo y la utopía comunista convertida en sinfonía de una copiosa y dura realidad… USA asumió un rol de vigilancia que no puso sus bardas en remojo aun viendo arder las de sus vecinos. Un mundo reducido a la guerra fría de persuasión agazapada.

Panamá fue otro tema unilateral. Un caudillo con peinilla en mano [Manuel Noriega] jugando a ser servidumbre de paso de armas, mercaderías y otras cosas más, “validó” la causa justa de Bush padre.  Los Balcanes [Guerra de Kosovo/1998] fue la respuesta de la OTAN a un hervidero de enfrentamientos sangrientos con rostro religioso, que amenazaba un quiebre europeo. El genocidio de Ruanda [1994] no fue detenido por los cascos azules, por sugerir “un elevado costo diplomático”, y lo ocurrido en Irak [2003], fue una respuesta única a las ignominias difusas que pedían la cabeza Sadam Huseín. Un mundo de un solo polo donde no existía el smartphone. Hoy somos billones de voces conectadas con la tecnología G5. El planeta impulsa la tercera ola con Venezuela, Cuba o Ucrania en el medio.

La realidad hoy es multipolar y viral. Venezuela no es Cuba. No por sus diferencias grupales, continentales, culturales, históricas o políticas. Venezuela es la puerta de entrada al hemisferio sur de la globalización del terrorismo, la violencia y la criminalidad. En un mundo más estrecho no puede ir por libre la somalización del continente. Bolivia, Argentina, Brasil y Chile saborean esos hilvanes. Venezuela no es la vieja Yugoslavia, ni Libia, Zimbabue, Ucrania o el Medio Oriente. En un sentido geopolítico, religioso y étnico, representamos otro interés colectivo, otro clima, interno y externo. Nuestra historia es otra. Nuestro mestizaje y referente eurocentrista/judeocristiano apela a una identidad más homogénea, más integrada.

Delegar es perder

Venezuela es energía, petróleo, oro, agua, ubicación. Pero nada es rentable como Estado forajido. Al decir de Samuel Huntington la “tercera ola de desestabilización”, pasará por la mediación de otras potencias como Brasil, Rusia, China o India. Venezuela no es un interés reservado a un país. Rusia tanto no puede apropiarse de Ucrania como Cuba o US no pueden hacerlo de Venezuela. Toca negociar.

Venezuela fue ejemplo republicano por décadas que contuvo en su momento la avanzada de Castro. Mientras la Escuela de las Américas fundada en Panamá sirvió de academia a militares como Videla, Banzer, Noriega o Roberto D´Aubuisson, en Venezuela tuvimos a Villalba, Betancourt, Gallegos, Leoni, Caldera, Ruiz Pineda o CAP, padres de la democracia. El rescate de la normalidad no será atípicamente gendarme. El tema es creer que somos capaces de participar en una dinámica civilista más allá de la cortina de las redes sociales. Lo contrario es delegar. Y delegar es perder. La negociación vendrá de afuera hacia adentro. Pero si adentro no nos creemos capaces de mover la aguja, pues el viento tampoco soplará…

* Embajador de Venezuela en Canadá.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

No podemos ser amigos, por Orlando Viera-Blanco*
La fuerza de las investigaciones y hechos incriminatorios del Departamento de Estado, Reserva Federal y departamento de justicia de US, más CPI, FFM, CDH, ACDHNU, HRW, Amnistía Internacional, OEA  y ONG´s, no es un depósito de folios que se pueda engavetar

 

@ovierablanco

La comunidad internacional tiene plenamente documentado el estado de criminalidad, corrupción, devastación humanitaria y alianzas de facto del régimen. La normalización entendida como habituación es su agenda [del régimen], pero la contundencia de los hechos impide tratar las cosas como “normales”.

Muchos dirán de qué vale contar con un acumulado de pruebas contra aquellos que han llevado a un pueblo inocente e indefenso a la más severa miseria. La respuesta es que en un mundo globalizado donde el respeto de los DD. HH. y la lucha contra las mafias internacionales se han convertido en valores tutelados más exigentes, hacer expedientes contra estos crímenes cumple con un objetivo de la justicia penal internacional y humanitaria, detonante de oro de la transición política.

Naciones Unidas, OEA y otros

En el caso de Venezuela, al menos seis despachos de Naciones Unidas han evidenciado lo que hace u omite el régimen de Maduro contra sus ciudadanos. La Corte Penal Internacional de Justicia [CPI/Fiscal Fatou Bensouda] en el marco del Estatuto de Roma, ACDHNU [Michelle Bachelet], el Consejo los DDHH [CDH], la Misión Independiente para la Determinación de Hechos [Fact Finding Mission/FFM]; Comisiones de alto nivel para la Defensa de los Derechos y los Niños y las Mujeres [mortalidad materno-infantil, hidrocefalia crónica, malnutrición]; la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para el Derecho de Refugio [ACNUR], la Oficina del Alto Comisionado para la Salud y Alimentación, son algunos de los organismos que han recibido relatorías y sustanciado expedientes sobre la crueldad humanitaria y criminal crítica que encara el país desde hace años.

Crímenes de tortura contra la humanidad, desaparición forzosa, detención arbitraria, persecución política, asesinatos, encarcelamiento, ajusticiamientos, trata de personas, desnutrición crónica, desplazamiento forzoso, lavado de dinero, tráfico de drogas y derivados de combustible, comida y de todo orden; crímenes ambientales como el oro de sangre y el ecocidio cometido en nuestra amazonia; medidas confiscatorias y expropiatorias; ocupación territorial, ideológica y social de Venezuela mediante tratados que violan nuestra soberanía e identidad nacional. Y, en fin, el levantamiento de un entramado de facto que ha esquilmado el erario público y llevado al pueblo a la más grave y humillante situación grupal que haya vivido sociedad alguna en el continente.

Hoy los archivos y expedientes que han nutrido y levantado cientos de testimonios, paneles de expertos [OEA 2017], ONG, grupos académicos y el cuerpo diplomático del gobierno interino están en manos de funcionarios muy calificados y profesionales, activistas de DD. HH., diplomáticos, escribanos, jueces e investigadores que impulsan el rigor del orden público internacional y la justicia, soslayando la ideologización del conflicto.

La fuerza de las investigaciones y hechos incriminatorios del Departamento de Estado, Reserva Federal y Departamento de Justicia de US, más CPI, FFM, CDH, ACDHNU, HRW, Amnistía Internacional, OEA y otras ONG, no es un depósito de folios que se pueda engavetar. Son evidencias históricas y determinantes.

Un dossier inocultable que impide, a cualquier gobierno y democracia seria, desviar la mirada de crueles atrocidades, por atender simpatías políticas o diplomáticas.

Los crímenes de lesa humanidad, los delitos penales internacionales, el terrorismo y el narcotráfico no son temas de relajación caprichosa. No los ha podido desconocer y poner de lado Europa, aun siguiendo el afán ideológico del gobierno peninsular…

Tampoco lo ha hecho ni lo hará los EE. UU. [por demócrata o republicano], Canadá [por conservador o liberal], UK por [laboral o conservador]; Alemania, Francia, Italia, los exmiembros del telón de acero o el eurocentrismo, siguiendo influjos cristianos, socialistas o vanguardistas. Porque mal se puede ser amigo de la anomia y la tiranía. Si en algo coincide la política seria y erudita -que abre los ojos vendados del fanatismo y credo al autoritarismo- es la justicia y la protección de la soberanía/seguridad de cada nación. Los Estados atienden sus intereses. Y esos intereses están sensiblemente afectados por la devastación geopolítica de Caracas…

Nota al pie. La carrera presidencial

Ninguna democracia sólida y sensata del planeta se exhibe como amiga de un dictador. Lamentablemente algunos jefes de Estado encandilados de revolución lo hicieron con los Castro. Eso quedó atrás. El mundo gira en otra dirección humanista.

“Maduro, no puedo ser tu pana porque andar contigo me raya”, le dirían desde Petare a La Pastora, de Washington a París o de Canadá a la Patagonia.

Sin embargo, debemos estar alertas a un escenario. La comunidad internacional impulsa una elección presidencial en Venezuela, creíble, verificable, justa y transparente. La normalización -que es aceptar vivir así- podría conducir a una perestroika a la criolla [tipo Rusia 1992] que le dé pulmón al régimen. La dolarización lo hace. Ante un repunte -aún leve- de la popularidad de Maduro, el primero en buscar unas elecciones presidenciales sería él […] obviamente mal-acompañado de una división funcional/complaciente de una oposición utilitaria. No desdigo asumir el reto de una ruta comicial creíble. Pero es bueno alertar sobre la necesidad de mantener un frente unido sólido, porque divididos viviremos la historia repetida de una derrota por rotura.

Una cosa es tener amigos serios del mundo de nuestro lado. Otra es ver cómo a lo interno algunos mantienen su afán de poder divisor. Como dice el viejo apotegma “Por sus ropas [flaquitas, comidas y perforadas de polillas] los reconoceréis…”.

* Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Aprender a vivir en común, por Orlando Viera-Blanco*
Después del 5 de enero del 2021 o aprendemos a “vivir en común” sin pugnacidad y resistencia, o parafraseando a Castro Leiva, “la democracia nunca habremos podido tenerla”.

 

@ovierablanco

Lo que ocurra después del 5 de enero de 2021 no es un hecho que dependa de la clase política. Las embestidas del régimen no es un asalto reservado contra la AN sino contra todos los ciudadanos. También le toca al pueblo, los intelectuales, a cada uno de nosotros resistir, hacer causa común para vivir en paz.

La resistencia civil es un fenómeno que se ha presentado en diversos ámbitos a lo largo de la historia. Adam Roberts y Timothy Garton Ash en su libro Resistencia civil y política del poder dicen: “La experiencia de las acciones no violentas, desde Gandhi hasta la actualidad, incluyen relatos de numerosos ejemplos históricos. Casos de estudio que comprenden el rol de Mohandas K. Gandhi en el movimiento independentista de la India (1917-47), la lucha por los derechos civiles en EE. UU. en la década de 1960, liderada por Martin Luther King, el movimiento por los derechos civiles en Irlanda del Norte (1967-72), la Revolución de los Claveles en Portugal (1974-75); la Revolución iraní (1977, antes de la llegada al poder de Khomeini en febrero de 1979); People Power Revolution en Filipinas (1980) que derrocaron al presidente Marcos; las campañas contra el apartheid en Sudáfrica, especialmente (1983-94) o las movilizaciones masivas contra el gobierno autoritario de Pinochet en Chile, 1983–88… La caída del muro de Berlín lo lograron los alemanes y la disolución de la Unión Soviética (1991) el pueblo ruso que impulsó una apertura impostergable”.

En Venezuela la revolución del 45 fue nuestro primer pacto hacia la democracia. Su éxito: unidad y hartazgo ante la dominación. Su fracaso: fragmentación y negación grupal. 

23 de enero…preludio de libertad

Cuando el presidente Juan Guaidó Márquez en enero 2019 se dirigía a un cabildo abierto en Caraballeda, pocos les esperaban. Funcionarios del régimen (SEBIN) lo interceptaron en plena autopista. Guaidó se resistió a ser esposado. Con determinación, hizo gala de humildad y valentía. “Vas a esposar al presidente de la República, que lucha también es por Uds., por tus hijos, por nuestro país”. Medios como CNN, BBC, France24 o Infobae divulgaron el episodio. Guaidó fue liberado y lo que era un encuentro de pocos en La Guaira se convirtió en euforia de miles que se extendió por toda Venezuela.

Guaidó celebro-debutó. Un líder desconocido saltaba a la arena pública con las marcas de las esposas en sus muñecas: “Aquí están los símbolos de la tiranía. Si querían enviar un mensaje para que nos encontráramos, aquí está la respuesta del pueblo, aquí estamos, ¡aquí está la verdadera resistencia del glorioso pueblo de La Guaira!”. El resto es historia viva.

El 23 de enero de 2019, Guaidó se juramentaba como presidente interino de Venezuela en la plaza Juan Pablo II de Chacao. Su proclamación tomaba notoriedad y aceptación urbi et orbi. Maduro rompió relaciones con USA. El NY Times destacó el comunicado de la Casa Blanca suscrito por el presidente Trump: “La gente de Venezuela se ha pronunciado valientemente contra Maduro y su régimen, y ha demandado libertad y un Estado de derecho”.

Una luz que nos empeñamos en sofocar echando por tierra -al decir de Luis Castro Leiva- “la idea y la práctica de vivir en común”, que es vivir en paz.

En (su) Discurso de Orden del 23/01/1998, Luis Castro Leiva abogó por la unidad de los partidos políticos, “intentando hacer en una república una democracia. Citando las palabras del discurso del senador Miguel Otero Silva del 23/01/1958, alertaba de nuestra vocación fragmentaria. Sentenció Otero Silva: “La unidad de los partidos hecha presencia real y no consigna verbal en el seno de la Junta Patriótica [1958], trajo consigo como consecuencia lógica la unidad de los sindicatos obreros, la unidad de los intelectuales, la unidad de la nación entera a la luz de la decisión enfurecida de echar de esta tierra al tirano y a su cortejo de rufianes y verdugos”.

Sin esa unidad no había república posible. Unidad con la que Otero pregonaba “ningún golpe de estado acabará con este ni con cualquier gobierno constitucional en Venezuela”. Pero los miedos de Castro Leiva y Otero afloraron: desapareció la unidad y desapareció la democracia en tierra de gracia.

Castro Leiva, a propósito del golpe contra Medina Angarita de 1945, mencionó una de las frases más contundentes de nuestra historia política: “sin el ’45 no habría habido democracia verdadera; a causa del ’45 nunca hemos podido tenerla”. O nos hacemos una sociedad unida en búsqueda de una democracia verdadera o una caemos en una sociedad coja, capona de “echar de esta tierra al tirano y al cortejo de sus rufianes y verdugos…”

Del cese de la pugnacidad, depende…

En su último discurso como presidente de la república el 20/05/1993, CAP dijo: “Es como la rebelión de los náufragos políticos de las últimas cinco décadas. Los rezagos de la subversión de los años 60. Con nuevos reclutas. Los derrotados en las intentonas subversivas del 4F y el 27N de 1992, se incorporan a la abigarrada legión de causahabientes. Todos los matices, todas las ambiciones y todas las frustraciones juntas de repente. Me resisto a imaginarme a Venezuela… en medio de una pugna imaginable, esta sí, por sus cuotas de poder”.

Después del 5 de enero del 2021 o aprendemos a “vivir en común” sin pugnacidad y resistencia, o parafraseando a Castro Leiva, “la democracia nunca habremos podido tenerla”. La rebelión de los náufragos no ha cesado… De su cese, depende…

* Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Una nueva era está por comenzar, por Orlando Viera-Blanco*
Venezuela en el siglo XX –más entre 1948 y 1998– vivió el periodo de mayor crecimiento económico e inversión de la historia de Latinoamérica. El presidente Carlos Andrés Pérez fue la personalidad de mayor figuración junto con Mandela en el Foro económico Mundial de 1992  

 

 @ovierablanco

Cien años de era positivista y democrática venezolana (1908-1998), de Gómez (inclusive) a Chávez (exclusive)], no las borra el que quiere. Reconociendo tránsitos gendarmes, restrictivos de libertades civiles y políticas, el siglo XX fue el período de mayor desarrollo social, económico, industrial y cultural del país. La denominada IV república fue fascinantemente pujante, siendo falsa la narrativa de lucha de clases. Un clúster de profanación, antihistórico… 

Entre charreteras y corbatas

Desde la llegada de Rómulo Betancourt hasta la injusta defenestración de Carlos Andrés Pérez de su presidencia, Venezuela vivió el periodo de mayor riqueza y progreso de su historia. Desmerecerlo obedece a una estrategia orwelliana de desintegración social, que apunta meter las ovejas en el corral. Y esquilmarlas…

El puente Rafael Urdaneta –mejor conocido como el puente sobre el Lago de Maracaibo– fue encargado por Pérez Jiménez al notorio ingeniero civil italiano Riccardo Morandi. El consorcio lo integraron Precomprimido C.A., Wayss & Freytag A.G; Julius Berger y Phillip Holtzman A.G. Fue construido en hormigón armado y pretensado, con una longitud de 8678 m y 134 pilares. La concepción de esta megaobra, al igual que las Torres de El Silencio, el Hotel Humboldt o la Ciudad Universitaria de Carlos Raúl Villanueva, seguían una visión-país modernista, espléndida, robusta, estilizada. Propia de un pensamiento rector, ilustrado y estadista, desprendido de dogmas y reflujos pobrecitistas.

Guri es otro ejemplo de magnanimidad. La ejecución y planificación de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, embalse de Guri, comenzó en 1947 cuando Rómulo Betancourt era presidente de la Junta Revolucionaria de Gobierno, y se culmina durante el gobierno de Rómulo Gallegos. En agosto de 1963 arranca la excavación y termina en 1978. Un embalse a una cota máxima de 215 metros sobre el nivel del mar, veinte turbinas y una inversión total de 5800 millones de dólares, que llegó a una capacidad instalada 10.000 MW (45 k gigavatios), tercero en potencia del planeta. La energía extra llegaba a Boa Vista, Cúcuta y la Guajira colombiana.

Visionarios como Leopoldo Sucre Figarella (Tumeremo/1922), hicieron de Guayana un complejo industrial irrepetible. El complejo de empresas básicas de Bolívar solo era comparable con la instalada en naciones caucásicas. Un emporio de energía y urbanismo devastado en los últimos cuatro lustros. “Científicos y ambientalistas señalan que la deforestación en las cuencas hidrológicas ha sido provocada por la minería aluvial de oro y diamantes de mafias desde 2011 (Chávez nacionaliza concesiones mineras) causa de la sequía del embalse de Guri”.

La represa de Macagua es otra obra monumental del “Plan Nacional de Electrificación” de 1956 para fomentar el ahorro de petróleo como combustible de las termoeléctricas, resultado de la “Comisión de Estudios para la Electrificación del Caroní” (1953) por la Corporacion Venezolana de Fomento (CVP), bajo la dirección de Rafael Alfonzo Ravard. Un venezolano, militar e ingeniero íntegro cuya retina no la empañó la ideología. Fue el primer presidente de PDVSA.

No podemos dejar de mencionar el complejo hidroeléctrico Uribante Caparo “Leonardo Ruiz Pineda”, que se apoya en un sistema de cuatro presas construidas entre 1980 y 1986 con una superficie de 2000 ha (…). Obras concebidas y ejecutadas por los gobiernos de Betancourt, Leoni, Caldera, CAP, Herrera Campíns y Jaime Lusinchi, presidentes que aportaron al país todo un movimiento cultural, agroindustrial, siderúrgico, universitario, petrolero y urbano, entre charreteras y corbatas… de buena cepa.

PDVSA, la Apple de Latinoamérica y torres a granel

El primer gobierno de Pérez condujo a la nacionalización del petróleo y lanzamiento de PDVSA, segunda empresa de mayor capitalización del mundo. Solo hoy Apple, Amazon, Exxon o Microsoft podrían compararse en patrimonio. Se proyectan las torres gemelas del Parque Central de Caracas (255 m de altura), que fueron los rascacielos más altos de Latinoamérica. Luego llegaron la torre Mercantil, la torre Provincial; en 1969 el Caracas Hilton en el corazón de Bellas Artes, próximo al Teatro Teresa Carreño, al parque Los Caobos y Museos de Arte Moderno, Cine y Museo de Los Niños; la torre City Bank y la torre Movilnet (125 m) más la torre Polar I y II, el Cubo Negro, CCCT y Parque Cristal. Edificios a la altura y dimensión de una democracia liberal, vanguardista y ejemplar.

Mención aparte merece la torre del BCV, proyecto arquitectónico del arquitecto Tomás José Sanabria (1965) concedido por el presidente Raúl Leoni que ganó Premio Nacional de Arquitectura. Es el primer edificio inteligente del mundo. Tiene 27.000 metros cuadrados de construcción, mide 117 metros de altura y tiene 26 pisos para uso financiero. Fue inaugurado en 1973 por el presidente Rafael Caldera.

Venezuela en el siglo XX –más entre 1948 y 1998– vivió el periodo de mayor crecimiento económico e inversión de la historia de Latinoamérica. El presidente Carlos Andrés Pérez (personalidad de mayor figuración junto con Mandela en el Foro Económico Mundial de 1992) enfrentó, a su regreso de Suiza, el golpe de Estado del 4F-1992, que convirtió el gran viaje en un zarpazo histórico de abyectas consecuencias para las nuevas generaciones. Pero esa herida sanará. La Venezuela pujante regresará. Está en nuestras túnicas, en nuestras venas, en nuestras memorias.

Esta historia (la buena) continuará… Una nueva era está por comenzar. ¡Feliz año!

* Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Morir o morir, por Orlando Viera-Blanco*

Güiria en vigilia por sus muertos. Foto archivo de El Nacional

Es morir de indignación por no alzar mi voz. O de mengua. Es usar lo que me queda de fuerza para descargarla contra la injusticia y la burla a un pueblo indefenso

 

@ovierablanco

El rechazo de un pueblo manso, enfurecido de indignación en Güiria, es la representación súbita de la humillación, del despojo, la burla y la miseria. Sangre tanto gallarda como noble que llevamos en nuestras venas y que estalla como lo hizo “con mis hijos no te metas” y miles de protestas más en 4 lustros, que le han dicho al mundo de nuestra fatiga, nuestra voluntad de seguir de pie y de qué madera está hecho el talante venezolano.

Güiria es expresión de vergüenza. Es el preludio de un estallido mayor que, como la historia de nuestros pueblos, acaba con las carlancas y refunda la República

Mis Recuerdos

Cuando un grupo de connacionales de la costa oriente del país decidió marchar de la ciudad, al decir de Platón, habrían tomado la decisión más dolorosa que puede tomar un lugareño, abatido por la indolencia y por sus miedos más profundos: marchar de su ciudad. En una noche oscura como la desesperanza y la profundidad del mar, un grupo de venezolanos embriagados de tristeza y rabia, decidieron partir en un pequeño bote llamado Mis Recuerdos. En esa embarcación, atestada de mujeres y niños, decidieron encarar las aguas más intranquilas y feroces que se encuentran en la desembocadura del Delta del Orinoco, el Atlántico y el mar Caribe. Un desafío peligroso en una frágil chalupa, creada para llevar no más de cuatro personas y que embarcó 10 veces más de lo tolerado. En momentos de desesperación no existe sentido de riesgo y vulnerabilidad. Es morir o morir…

Es salir de la hambruna, la violencia y la incertidumbre. Zarpan en una chalana dejando sus recuerdos, cebados del legítimo deseo de lograr otro destino. Es dejar atrás nuestras memorias y nuestros sueños. Es el desarraigo involuntario por escapar de la peor desgracia humana que puede enfrentar un ciudadano: la anomia que es desintegración social. Es retar el mar de fondo y el brutal choque de olas contra malecones invencibles, por derrotar realidades más barbáricas, como el mal ejemplo de los verdugos del pueblo, quienes pistolean la condición ciudadana y la confianza en la polis. Un Estado secuestrado por la criminalidad, la impostura, la indolencia y la injusticia, que acaba con el sentido de la vida. Y naufragamos todos. No solo los peregrinos de Mis Recuerdos, sino cada caminante en la miseria y 22 años de soledad (que parecen un siglo).

Pensionados de la muerte

Retumba en mi cabeza la respuesta de un maestro de escuela a las puertas del magisterio, quien desde la madrugada esperaba espartanamente si acaso, mansamente, cobrar su pensión de dos dólares -sic-. Un periodista le preguntó por qué aceptaba vivir así. Nuestro pensionado le respondió: “no he aceptado vivir así. No quiero vivir en esta miseria. Nunca pensamos que nuestra vida -después de dedicarla al más noble de los oficios como lo es educar- terminaría así. Somos un pueblo decente y como maestro he promovido esa decencia. Formación social, moral y cívica ha sido el norte hacia mis estudiantes. A ese modo de vivir le he sido fiel. Pero nos han llevado al límite de lo impensable. Es vivir muriendo cada día para alcanzar una cesta básica que cuesta 300 dólares. Ud. tiene razón. Prefiero morir por alzarme contra el abuso porque igual perderé la vida por el hambre, la corrupción y la miseria. Es morir de indignación por no alzar mi voz o morir de represión o de mengua. Es usar lo que me queda de fuerza para descargarla contra la injusticia y la burla a un pueblo indefenso”.

El pueblo de Güiria decidió morir o morir a 7 millas náuticas de sus costas. Ahora honran a sus deudos y deciden levantarse, morir o morir contra el régimen. Güiria desobedece, se agita, protesta y expulsa a funcionarios de Maduro, manteniendo su frente en alto antes de aceptar el chantaje de las cajas CLAP, curitas u ordenadores Canaima.

Güiria lanzó al régimen y al mundo su arenga: “primero muertos que bañados en sangre”. Es morir o morir como no lo decidieron en su momento Brito, Acosta Arévalo, Oscar Pérez, pero se la jugaron por una Venezuela en paz.

Es morir o morir como no lo quiso Pernalete y muchos estudiantes que han caído protestando contra la barbarie y la opresión, pero que encaran la muerte por otra vida. Es morir o morir como lo hicieron muchos de nuestros antepasados. Es morir o morir en la inocencia y la buena fe, convirtiendo esa buena voluntad en un retorno de legítima defensa y ejemplo a los jóvenes de la ciudad (Platón).

Güiria alerta al mundo: ¡Fuera, fuera!

La delegación del régimen intentó distribuir colchonetas, alimentos, ordenadores y medicamentos, pero enfrentaron las críticas de la población local. La gente de Güiria corrió a representantes del gobierno que querían acallar a la población. Güiria le dice al mundo basta de impunidad. Güiria le dice a la Corte Penal Internacional de La Haya ¡que haya justicia! Güiria alerta sobre cómo la defensa a los DD. HH. no es quimera y sus agresiones no van en sintonía a acciones eficaces para evitarlas. Güiria clama por una diplomacia capaz de prevenir la tragedia de morir o morir sobre la misma tierra o ahogados en el mar. Güiria pide a gritos ¡Fuera, fuera! la indiferencia, la crueldad, el abuso contra un pueblo bueno y llano. ¡Fuera, fuera! al olvido y las atrocidades. ¡Fuera, fuera! la barbarie en una pelea muy desigual, que solo la justicia penal internacional, la voluntad política franca y determinada del mundo o una intervención humanitaria, puede derrotar. ¡Fuera, fuera! Morir o morir en mis recuerdos…

No queda más que decir, seguid el ejemplo que Güiria dio…

* Embajador de Venezuela en Canadá.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

La cerbatana, por Orlando Viera-Blanco*
La consulta popular vinculante fue un éxito político y ciudadano. Produjo el retorno de la motivación, de la esperanza, pero también un portazo a las cerbatanas que han servido de alambrada a la lucha por la libertad

 

@ovierablanco

Los cuentos grotescos de José Rafael Pocaterra, resumidos en 44 relatos de su obra costumbrista Memorias de un venezolano en la decadencia (1922), asemejan los relatos Tales of the grotesque and arabesque (Cuentos grotescos y arabescos), de Edgar Allan Poe. Una manera de desfigurar y descomponer la naturaleza humana que por no lograrlo con el verbo filoso, lo alcanza con la narrativa sobre lo natural. Es convertir la decadencia propia del hombre en la cosa, bicho animal o vegetal que nos rodea. “Pocaterra busca lo grotesco en la expresión ridícula y cómica de lo lamentable, la deformación de los rasgos físicos y la inversión de las cualidades de la realidad, lo cual está unido con una ternura y vena poética muy peculiar”

Algunas de esas historietas entre ternura y horror son De cómo Panchito Mandefuá cenó con el Niño Jesús, Bastón y puño de oro, La llave, El chubasco, La I latina, Las Linares, Mefistófeles, Redención, Claustrofobia o Rosa sabanera, esta, por cierto, unas de mis preferidas para ilustrar las carencias y desprecios de la Venezuela rural y militar, y de cómo redimir el dolor de nuestros miserables sabaneros llevándoles una rockola, un libro o un teléfono como gesto de que para el mundo tú importas. En esa narrativa reposa el drama, la crueldad y la poesía.

¿Cómo describir lo fachoso de algunos políticos venezolanos? ¿Qué animal tropical calca las actitudes soterradas que han minado la moral y el gentilicio de un pueblo bueno y confiado?

Uno de los cuentos de Pocaterra que me atraparon por la severidad de su paralelismo es La cerbatana

La rezadora

Pocaterra recurre a una genial calleja para abrir paso al comparable de la cerbatana con su elegida: “Enfrente, el rumor del mar. Un vasto hemiciclo negro que rompía de tres en tres grandes olas a todo lo largo de la orilla (…) hacia la cercana sombra del malecón oscuro en cierta zona, y en otras bajo el foco el cítrico saltar de pequeños cristales, una especie de vapor luminoso de plata, de oro, de color naranja (…). De repente, di un manotazo tirando sobre el mantel algo que me andaba por el cuello. Un insecto verde, desairado, extravagante. Era un bicho verdísimo, ridículo, que traté de aplastar con un servilletazo (…). Oh, no lo mate Ud. -suplicó el viejo castizo- deteniéndome el brazo. En España la llamamos la rezadora. Ustedes le dicen cerbatana y no sé por qué no encuentro nada de común entre la antigua culebrina o el cañuto indígena de arrojar objetos y este insecto del género de los mentises o mantis, coleóptero de la familia de los cárbicos, originarios del África meridional”. Fin de la cita

Más tarde el ortóptero era comparado en el cuento con una devoradora de hombres “de alas bien desplegadas y movimientos sensuales, suaves y ondulares” llamada Felicia. Considerando una cadena de episodios de nuestra política mantis, viene a mi mente el bicho político venezolano. Estirado, de patas o botas anchas. Como la rezadora. Verdes, píos, de apariencia inofensiva, quienes en la quietud del mar o de la tierra, entre gallos y medianoche, emprenden su vuelo sangro. Parafraseando al viejo, “bichos agresivos que se codician guapos y reverendos, para ocultar su maldad típica de sabandijas tan peligrosas como el escorpión o el ciempiés…” 

Porque de aspecto ligero, delicioso e inofensivo fue aquel “por ahora” o “no podemos pedir al pueblo demócrata cuando no tiene nada en el estómago”. De pequeñas fuerzas imponderables, de triviales peligros, lanzaron a Carlos Andrés Pérez a las fieras del coliseo y a la cárcel. Después pasaron factura a toda la banca privada y la quemaron, preludio de negros fatales como la noche en el mar. Tampoco acabo de asimilar aquel sobreseimiento. La magnanimidad la merecen los palmarios defensores de una causa. No los vandálicos. Y llegó la conspiración de líneas puras alumbradas de ojos impuros, oscuros, de vientre más abultados y sedientos de venganza. Como una cerbatana de mordida fatal.

Vientres ridículos pero voraces

En la oscuridad seguimos después de que amaneció de golpe, del discurso de mar de fondo, del chiripero de aquella soflama del alcalde de aspecto candoroso, que predicó “son un Congreso chimbo” desde el púlpito. Como vapor rojizo de sangre y desgracia, se instaló en el país la cultura antillana. Y con la patas verdosas, largas y filosas permutaron de los libros de primaria la historia de Bolívar a Betancourt, por la de Fidel a Hugo…

Por estos días una cerbatana flaquita, temeraria, que no para de aletear a pesar de derrotas, arrugues y servilletazos, intenta exhibir una sensualidad muy grotesca. Porque grotesco es pedir a los cuatro vientos la cabeza del jefe del gobierno interino donde su compañero de partido es canciller.

La consulta popular vinculante fue un gran éxito político y ciudadano. Produjo, entre otras consecuencias, el retorno de la motivación, de la esperanza, pero también un portazo a las cerbatanas que han servido de alambrado a la lucha por la libertad.

Venezuela se rebela tanto al régimen como a los apóstatas mantis. Una victoria social y política que aglutina la unidad en torno al liderazgo bueno, civilista, originario y gentil.

Fue emocionante ver a los venezolanos levantarse, a pesar de los obstáculos y la maledicencia, a participar por nuestro país. Nobleza de la que deben tomar nota los impuros de vientres insaciables para comprender que, al final de la historia, pueblo mata rezadoras, a los cárbicos a servilletazos. No estamos en tiempos de miedos. !Arriba Venezuela! Los detractores de la unidad quedaron aplastados, como Felicia…

* Embajador de Venezuela en Canadá.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Concierto en la llanura, por Orlando Viera-Blanco*
Nuestra lucha no se reduce a la restauración de la democracia, sino de nuestra cultura. Es la recuperación de nuestra identidad nacional 

 

@ovierablanco

Al tiempo de escribir estas líneas en Venezuela se dejó al desnudo el mayor fraude político que ha conocido la república, respondido por el pueblo con la mayor abstención de nuestra historia. Lo que se propone el régimen es liquidar el último rastro republicano que queda en el país, la Asamblea Nacional electa en diciembre 2015. La primera acción ciudadana para rechazar el fraude y respaldar la continuidad de la AN, es la consulta popular vinculante del 7 al 12 de diciembre.

Una generación virtuosa

La generación del 28 no solo fue pionera de la lucha por la democracia, soportando la dictadura gomecista, los grilletes de la rotunda, muerte y exilio. Introdujo en nuestros genes el compromiso irrebatible por la libertad. Nuestros padres nacieron con los primeros partidos políticos.

En la UCV germinaban los primeros movimientos estudiantiles por la autonomía, la democracia y la pluralidad. Poco después de su cierre en 1957, el pueblo se une a sus líderes políticos y militares republicanos, y salen a la calle a derrocar la dictadura de Pérez Jiménez. La generación del 28 se reedita cada década hasta el 2007, y el contador en marcha. De Jóvito Villalba, Rómulo Betancourt, Rómulo Gallegos y Luis Beltrán Prieto Figueroa a Andrés Eloy Blanco, Juan Oropeza y Miguel Otero Silva. De Raúl Leoni, Humberto Tejera, German Suárez Flamerich a Miguel Acosta Saignes a Kotepa Delgado. Más de 250 estudiantes integraron la generación del 28, quienes desde la concentración estudiantil de La Pastora, no detuvieron su lucha por la libertad que es dignidad.

La revolución del 7 de abril produjo el alzamiento militar del capitán Rafael Alvarado y de los subtenientes Barrios, Fernández y Leffman (de la Academia Militar). Los militares contaron con el inmediato y amplio respaldo de los estudiantes y de otros sectores de la sociedad caraqueña. Era el preludio del nacimiento de la transición hacia la democracia del 36 al 58.

Vino la desruralización del país. Crecíamos en una nación de talante demócrata y emprendedor, calcado del ejemplo de aquellos próceres paridores de un nuevo ideal de país pujante y en desarrollo, cuya democracia fue la envidia de Latinoamérica.

Desde enero de 1958 fuimos una sociedad beneficiada por un pacto de gobernanza, que a pesar de sus naturales imperfecciones, alumbró un país movilizado, urbano y educado; complejos hidroeléctricos del primer mundo [capaces de iluminar a medio continente]; la segunda empresa más rica del planeta [PDVSA]; empresas básicas de hierro, acero, bauxita y aluminio fueron líderes mundiales; redes eléctricas, gasíferas; de autopistas, vialidad, universidades, hospitales y escuelas desde Guayana a la cordillera andina. Nadie puede negar que fuimos por más de medio siglo la joya entre Yukón y el Perito Moreno, principal destino de europeos y latinos.

Ese linaje democrático, urbano, liberal, barnizado de becarios Gran Mariscal de Ayacucho, fue quedando atrapado en los atavíos de una sociedad que no tuvo tiempo de corregir su embriaguez petrolera. Y llega Chávez que no tuvo la nobleza ni la visión de redimir nuestras carencias y desencuentros, abriendo heridas en vez de sanarlas. Mala cosa…

Eres tú…

Nuestra lucha no se reduce a la restauración de la democracia sino de nuestra cultura. Es la recuperación de nuestra identidad nacional. Es el rescate de nuestro genuino acervo hambriento de la misma sed de oportunidades, paz, libertad y justicia que la de nuestros ancestros. Es restablecer la emoción ciudadana de nuestros padres y abuelos, quienes asistían a cada emplazamiento de papeletas, fuese presidencial, gremial, patronal, magisterial, sindical, municipal o estatal a depositar su voto real.

Es darle continuidad tanto al último eslabón democrático del país que lo es nuestra AN como a nuestras huellas históricas. Después de la generación del 28 vinieron otros demócratas cómo Carlos Andrés Pérez, Rafael Alfonzo Ravard, Leopoldo Sucre, Pérez Alfonso, Luis Herrera Campíns, Luis Piñerúa Ordaz, Gonzalo Barrios, Jaime Lusinchi, Eduardo Fernández, Argelia Laya, Teodoro Petkoff, Gumersindo Rodríguez, Moisés Moleiro, Alfredo Maneiro, Pompeyo Márquez o Américo Martin. Líderes con desencuentros o errores pero con cabeza y capacidad de enmienda y consenso. Ejemplos a las nuevas generaciones propias y de 2007, que no cedemos frente al abuso y el autoritarismo. Ejemplo como el de Brito, Acosta Arévalo, Paola Ramírez Gómez o el violinista Armando Cañizales Carrillo, que cayeron por un ideal. Son ellos que eres tú…

La redención del bravo pueblo

Los venezolanos tenemos una deuda con nosotros mismos. Redimirnos. Al decir del poeta “a veces el alma dice más de lo que hay en la cabeza”.  Es hora de sacudirnos el odio sembrado por una era antihistórica de violencia. Es momento de reaccionar a una sola voz y empuñadura contra el control antillano. Como sentenció Rafael Pocaterra, es librarnos de los cretinos, los generalotes y poetazos indulgentes para darle de baja a la anomia, la infamia y la acritud.

La consulta popular no culmina el 12 de diciembre. Termina cuando los venezolanos decidamos que termine. Porque a aquellas generaciones no las pararon ni las carlancas del castillo de Puerto Cabello ni el que no vota no come. EL 7D-20 arrancó una nueva ola libertaria. Como dijo Santos Luzardo en la obra maestra de don Rómulo Gallegos: “Algún día será verdad. El progreso penetrará en la llanura y la barbarie retrocederá vencida”. Hagamos verdad ese concierto en la llanura…

*Embajador de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Escenarios, por Orlando Viera-Blanco
No participar en la consulta es callar y el que calla otorga. Tal eventualidad colocaría en riesgo a la clase política y al resto de la población que aún queda de pie luchando en Venezuela, padeciendo las ráfagas de la miseria

 

@ovierablanco

Uno de los factores que dificulta la transición política es la no visualización de escenarios plausibles basados en antecedentes históricos, incidentales y política comparada. Algunas transiciones de poder han dependido de hechos fortuitos pero jamás no-antecedidos de organización partidista, social, militante y ciudadana. 

Cuando no se alcanzan procesos transicionales se fatiga la acción de poder. Los grupos humanos se fragmentan y se pliegan a causas ganadoras por sólidas o a lo menos resolutorias en lo orgánico y provisorio. No hay forma de retomar rutas asertivas sino revisando el pasado, la historia, y visualizando escenarios. Veamos las incidencias a la vista 2020 y que nos trae el 2021.

 Maduro, su 6D y el desalojo de la AN

El régimen es predecible. En 2018 convocó una constituyente írrita y en un poliedrazo proclamó a Maduro presidente. Esto provocó el vacío de poder en 2019. Estuvimos preparados… La dosis pretende repetirse el próximo 6D-2020. Tomar la fecha de elecciones parlamentarias y ajustarla prêt à porter [lista para despachar] asistida de represión, persecución, encarcelamiento y propaganda, será el menú. Un escenario electoralista de facha masiva es necesario desconocerlo de manera igualmente masiva.

En este terreno la consulta popular vinculante juega un papel central de deslegitimación de la mentira y justificación masiva de la continuación de la AN y del interinato.

Es conceder piso ciudadano a la restauración del orden republicano y defender la última empuñadura democrática que queda en Venezuela. La consulta popular también valida la narrativa internacional de desconocimiento de la dictadura y la inmunización de los diputados de la AN. La ampliación del Estatuto de la Transición política es un acto de preparación necesaria que da contenido al artículo 333-C; respuesta a la usurpación de poder, violación del artículo 138-C, cumpliendo con el itinerario del 350-C de democratización y reinstitucionalización del país.

 La consulta popular es desatendida

La inmovilización de la sociedad -dentro y fuera de Venezuela-demostrando inacción a la convocatoria del próximo 7 al 12 de diciembre es un salto peligroso al vacío. No participar es callar y el que calla otorga. Tal eventualidad colocaría en riesgo a la clase política y al resto de la población que aún queda de pie luchando en Venezuela padeciendo las ráfagas de la miseria.

Es abrir las puertas al desmantelamiento sistemático de la última traza de institucionalidad en Venezuela. Es la instalación del Estado comunal, la consolidación del Estado ausente y la intensificación de la inevitable alternativa humana ante la tiranía: huir.

 El 6D es derrotado y la consulta popular bien atendida

Sería un escenario ideal. Es el relevantamiento de la protesta ciudadana de base popular y civilista. Un claro mensaje al mundo del hartazgo y arrebato del pueblo venezolano. Pero también una cascada de dignidad donde a pesar de las penurias y las amenazas, el pueblo, la sociedad ni se rinde ni la intimidan.

Ante esta demostración de vocación democrática, las alianzas internacionales responden con la ratificación de sus apoyos lanzando una narrativa de desconocimiento del fraude electoral, llamado a elecciones generales libres, creíbles y justas, validación de la continuación de la AN, lo cual es un baño de inmunidad a sus diputados y al interinato; más presión internacional que puede traducirse en justicia universal, nuevas coaliciones y aislamiento del régimen.

En línea a esta realidad Venezuela relanza su lucha por la democracia donde es clave reorganizarse y reagruparse.

 Ni 6D ni consulta popular

En este escenario donde nadie gana obtiene ventaja quien controla el poder. Chávez aún derrotado en 2007 [reelección] reactivó y reagrupó sus filas. Dos años más tarde aseguró la reforma-C y su reelección. Es previsible que el régimen aplicará la misma receta somalizando al Estado sentado en una nueva Constitución.

Ante una situación de pasividad, vacío de poder e inmovilización social, el desafío del liderazgo opositor es relanzar el gobierno interino, asegurar sus aliados, abrir las puertas de la unidad a la sociedad civil y militar disidente; acercarse a la Iglesia, al Frente Unido, sindicatos y gremios. Divulgar con eficiencia las razones políticas, jurídicas, diplomáticas y estratégicas de la continuidad constitucional de la AN [lo cual debe reforzarse desde ya] y jugársela en la calle.

En el marco internacional se impone relanzar puentes con el gobierno demócrata de US, ser más coherentes, determinantes y disciplinados en nuestras peticiones; continuar nuestro trabajo ante la justicia penal internacional, órganos de DD. HH., foros parlamentarios y grupos de interés como Grupo de Lima y grupo de contactos.

Las alianzas internacionales tendrán vigencia en la medida que demostremos capacidad orgánica, disciplina interna, más coherencia política y diplomática. Y muy importante, cohesión y unidad tanto con los miembros del gobierno interino como el frente político y ciudadano de Venezuela. La desunión -sin duda- sigue haciendo estragos. 

* Embajador de Venezuela en Canadá.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es