Cuestionario 2.0 | Emilio Lovera, por Nelson Eduardo Bocaranda - Runrun
Cuestionario 2.0 | Emilio Lovera, por Nelson Eduardo Bocaranda
Para mí es un honor y un placer tener a Emilio Lovera, a quien he podido llamar amigo, en este Cuestionario 2.0

 

@bocaranda20

¿Cómo se le hace una introducción a Emilio Lovera con algo que no se haya dicho antes? Es casi imposible no saber quién es Emilio Lovera si uno es venezolano; si uno vivió y vio todos los sketches de Radio Rochela que, hoy en día, nos acompañan no solo en el subconsciente sino también en YouTube. Allí donde encontró un espacio para generar nuevo contenido que conecta con una enorme audiencia, la tradicional y la nueva.

Porque es tanta la relevancia que tiene Emilio dentro del imaginario colectivo del venezolano, que está ahí, generando contenido y todos lo estamos viendo y lo estamos disfrutando, bien sea caracterizando en algún momento al Chunior o teniendo unas entrevistas muy sabrosas con gente de su íntima confianza en Cuéntame la vaina, el programa donde comparte travesías y travesuras con diferentes amigos a lo largo de su carrera.

Vídeo: “¡Salté de un edif. de 4 pisos!» Elba Escobar y Emilio Lovera – Cuéntame la Vaina Ep01T5 | Canal en Youtube de Emilio Lovera

Y si hay algo que posiblemente pueda decir que nadie haya dicho antes, es que Emilio es abuelo de Diego. Tomás, su hijo, le ha dado un nieto espectacular, quien ahora nos acompaña desde Instagram y a quien vemos y hemos visto crecer. Creo que es lo único que posiblemente no se haya dicho de Emilio Lovera.

Para mí es un honor y un placer tener a Emilio Lovera, a quien he podido llamar amigo, quien me ha acompañado en algunos viajes y a quien le tengo un inmenso cariño, en este Cuestionario 2.0

−¿Qué es lo mejor que te ha dado la tecnología?

−Lo mejor que me ha dado la tecnología y no solo a mí, sino al mundo, es la nueva forma de comunicación. Es decir, el celular; por medio de él no solo podemos hablar a distancia, desde cualquier lugar donde haya cobertura obviamente, no es lo mismo un celular en Venezuela que un celular en Europa o en Estados Unidos. Pero, pienso que hasta ahora es la comunicación. Enviar documentos, fotografías, videos, hasta programas o lo que llaman “web shows” o pódcast; todo a través de la señal del celular.

−¿Cuál dispositivo es indispensable para tu día a día, y por qué?

−El celular, primero me comunico por ahí, luego grabo programas por ahí y los envío. Grabo saludos, mensajes, cualquier cosa. Tomo fotos, respondo entrevistas, cuestionarios, es absolutamente indispensable. No veo la vida sin eso, porque quienes me requieren para cualquier cosa están dependiendo también de este dispositivo.

−¿Cuál fue el primer celular que tuviste y cuál es el primer recuerdo que tienes de una computadora?

−El primer celular que tuve fue el PT500 de Motorola. Recuerdo que era el primer celular mini, porque primero fue aquel Sony Ericsson que era de maleta; supongo que Nelson tuvo uno, por su trabajo debió comunicarse con eso. Era como una maletica que tenía un aza y la bocina o, digamos, el aparato que te ponías en el oído era el auricular del teléfono normal que uno conocía con su cable, solo que el resto del teléfono estaba en aquella especie de maleta con la batería.

Luego salió el ladrillo, pero yo no tuve ninguno de esos. El primero que tuve fue el PT500 que era un bloquecito, se le cambiaban las pilas y tenía una que era muy gorda porque era de larga duración.

Cuando, más o menos en el año 80, fui a casa de Carlos Sicilia, él tenía una computadora que se llamaba Comodoro 64, y tenía una pantalla de computadora aquellas en blanco y negro donde solo se escribía; no había fotografías ni dibujos, era solo letra, esa es la primera computadora de la que yo tengo memoria.

−¿Qué es lo peor que te da la tecnología?

−Lo peor probablemente sea el estrés, es decir, al tener un celular la comunicación puede abrumarte. Puedes recibir llamadas y mensajes a horas extrañas en momentos extraños, incluso de personas que no necesitas que te llamen. De tener tu número, te tienen al alcance inmediatamente.

La gente que da tu número olímpicamente creyendo que es un beneficio que te dan, y la gente llama para cualquier cosa. De hecho, a veces es un descanso estar en una zona sin cobertura porque te sientes un poquito descansado, libre, más tranquilo.

−¿Cómo ha impactado la tecnología el trabajo que haces y cómo crees que lo impactará en el futuro?

−No sé qué depara el futuro, si van a ser modificados todos los aparatos que utilizamos hoy en día, pero mi trabajo se ha visto afectado actualmente por la tecnología de forma positiva. Porque con la facilidad que tienes ahora de hacer cualquier cosa, sobre todo con la situación del virus que tenemos, he podido seguir trabajando, enviando contenido a través de las nuevas tecnologías. Pienso que en el futuro simplemente la forma en la que se están haciendo las cosas ahora evolucionará de manera que uno ni siquiera tendrá que escribir, solamente hablar o, de repente mirar el celular y comunicarse telepáticamente, no sé jajaja.

−¿Cuál es la peor pena que has pasado en WhatsApp?

−Bueno, no recuerdo así nada de haber pasado pena por WhatsApp, tal vez escribirle un mensaje a la persona que no era. Una vez saludé a alguien efusivamente y me contestó, y resulta que tenía dos personas distintas bajo el mismo nombre; claro, yo disimulé y el tipo quedó muy sorprendido y agradecido que yo lo saludara tanto jajaja.

−Si tuvieses que recomendar un pódcast, ¿cuál sería?

−No sé por qué, pero recomendaría Cuéntame la vaina. Pienso que este pódcast, que es el que estamos haciendo, tiene mucho de varias cosas. En principio, la idea es divertir, que la gente se ría con historias y anécdotas que tenemos, no solamente los que trabajamos en la comedia, sino cantantes, actores, periodistas que puedan tener historias que no han tenido la oportunidad de ser contadas, porque digamos que la gente está más interesada en promocionar su trabajo y ese tipo de cosas, más que su vida privada. Y esto no es exactamente que les esté preguntando sobre su intimidad, sino que la gente cuente cosas graciosas que les ha podido pasar.

Entonces, no solamente la gente se lleva esto como una catarsis de reírse, sino también historias de la televisión venezolana, de la radio, del arte dramático. Por eso me gusta mucho y definitivamente lo recomiendo.

−¿Cuál es esa página web que visitas todos los días religiosamente?

−Tengo varios favoritos. Me gusta mucho la página de Prodavinci, creo que uno aprende mucho con los reportajes y las historias de ellos. También, la cuenta de Instagram de Laureano Márquez tiene muchas cosas interesantísimas que él pone, y creo que siempre estoy de acuerdo con sus opiniones. Lo sigo porque él habla por mí.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Laureano Márquez (@laureanomar)

−¿Estás viendo alguna serie o película vía streaming? ¿Cuál?

−No, no estoy viendo ni series ni películas vía streaming actualmente. De hecho, no recuerdo haber seguido ni visto ninguna vía streaming. Quizás algún evento muy puntual de una sola emisión, algún premio o algo así, pero no una serie ni película.

−Cuéntanos de algún avance tecnológico te haya sorprendido.  

−Obviamente yo viví la aparición del celular. Si algo fue realmente impactante fue eso. Todo aquello que habíamos visto en series de ficción que tú te podías comunicar desde donde estuvieras desde un dispositivo que te podías guardar en un bolsillo era algo sorprendente, realmente impactante.

Posteriormente a ese, las facultades que adquirieron los celulares de tomar fotografías y grabar videos, pero nunca como la primera. La primera de tener el dispositivo, marcar el número y llamar, eso era algo realmente impactante y sorprendente.