EFE, autor en Runrun

EFE

Gobierno de Maduro extiende por cuarta vez y durante un mes más el estado de alarma
La decisión fue adoptada el día con más contagios hasta la fecha, 431, con lo que superó los 419 registrados el pasado domingo, día récord hasta este 10 de julio

El gobierno de Nicolás Maduro prorrogó un mes más el estado de alarma que entró en vigor el 13 de marzo para frenar la pandemia de la COVID-19 y debía terminar mañana, con lo que es la cuarta extensión dictaminada en el país, informó este viernes la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez.

De este modo, Venezuela podrá “atender este brote”, mientras el gobierno profundiza los esfuerzos “para cortar las cadenas de contagio”, explicó Rodríguez en una conexión telefónica con el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

En este sentido, aseguró que hay cerca 14.000 brigadas médicas desplegadas por el país para realizar un “despistaje masivo” y “llegar de forma temprana al virus”.

La decisión fue adoptada el día con más contagios hasta la fecha, 431, con lo que superó los 419 registrados el pasado domingo, día récord hasta hoy.

De ese modo, el país llegó a 8.803 contagiadas con SARS-CoV-2, de los que 6.049 están todavía activos, afirmó Rodríguez.

De los contagios en las últimas 24 horas, 390 son de transmisión comunitaria, mientras que 36 fueron importados por migrantes retornados y cinco más por contacto con viajeros internacionales.

El estado Zulia, el más afectado hasta el momento, fue el que más casos registró en las últimas 24 horas (132), seguido por Caracas (71), Merida (68), Miranda (49), Nueva Esparta (27), Anzoátegui (16), La Guaira (8), Trujillo (7), Lara (7) y Yaracuy (5).

Además, fallecieron tres personas, con lo cual la cifra total de muertos por la COVID-19 se elevó hasta los 83.

Un hombre de 49 años con diabetes y una médica jubilada de 76 con sobrepeso murieron en el Zulia. El tercero fallecido es un varón de 66 años del estado Bolívar (fronterizo con Brasil), que padecía cardiopatía y sobrepeso.

Finalmente, Rodríguez hizo un llamado para que los más jóvenes se cuiden y respeten la cuarentena puesto, que el 18 % de los casos registrados en Venezuela son menores de 19 años, el 61,8 % tiene de 20 a 49 años y el 20,2 % son mayores de 50.

John Bolton:
En entrevista con Efe, el exasesor de la Casa Blanca describió al mandatario estadounidense como una “anomalía” en la historia del país: “Cuando desaparezca, la gente se preguntará cómo llegó a convertirse en presidente”

John Bolton, el exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, cree que si el presidente Donald Trump gana un segundo mandato, “intentará” reunirse con Nicolás Maduro, una idea que le atrae mucho pero que ha dejado de lado hasta ahora debido a cálculos electorales en Florida.

En una entrevista con Efe, el que fuera asesor de Trump entre marzo de 2018 y septiembre de 2019, convertido ahora en uno de los más fervientes enemigos del mandatario, describió también a su exjefe como una “anomalía” en la historia del país que ha debilitado la posición de Estados Unidos en el mundo.

Pregunta: ¿Cuál cree que será el legado de Donald Trump en política exterior?

Respuesta: Creo que, como lo describo en mi libro, (su política exterior) no se basa en una filosofía clara o una gran estrategia sobre los intereses estadounidenses en el mundo. No es algo que pueda describirse en términos típicos de política. Ha sido un éxito aumentar significativamente el presupuesto de defensa respecto a los niveles de la Administración de (Barack) Obama, pero creo que a la hora de lidiar con Rusia, China, Corea del Norte e Irán, hay muy pocos éxitos que contar, y la política (exterior) de Estados Unidos, en muchos sentidos, es más débil de lo que lo era antes. Y dado que ya estábamos en declive después de ocho años de Obama, creo que es algo como para preocuparse.

P: El presidente Trump dice que no le gustan las intervenciones en el extranjero, pero ha amenazado con invadir Venezuela muchas veces, según escribe usted en su libro “The Room Where It Happened” (“La habitación donde ocurrió”). ¿Por qué cree que Venezuela es una excepción a esa regla aislacionista de Trump? ¿Es el petróleo, es el hecho de que esté en el continente americano?

R: Como indico en el libro, él creía que Venezuela era parte de Estados Unidos, y eso probablemente sea igual a pensar que Finlandia era parte de Rusia. Es decir, tenía un problema a la hora de pensar estratégicamente, por decirlo levemente. Y no creo que él creyera en el uso de la fuerza militar en ningún sentido serio. Ciertamente, ninguno de sus asesores lo creía. El problema con nuestra política en Venezuela, y nuestra oposición al régimen de Maduro, es que el presidente no conseguía mantenerse en un camino fijo, dados los altibajos de cualquier programa de oposición, como el que llevaba a cabo el pueblo de Venezuela (…). Fue una oportunidad perdida para Estados Unidos. Creo que hasta las elecciones de noviembre, cuando los votos de los venezolanos estadounidenses y cubanos estadounidenses serán muy importantes, el presidente Trump seguirá apoyando a la oposición (venezolana). La pregunta es, si gana en noviembre, ¿cómo continúa ese apoyo en un segundo mandato de Trump?

P: Usted ha defendido la Doctrina Monroe (que atribuye derechos unilaterales a EE.UU. sobre América Latina). ¿Piensa que el presidente Trump cree también en esa doctrina, o incluso que sabe lo que es?

R: No estoy seguro de que sepa lo que es, pero sí que sabe acerca de la influencia de Rusia, China e Irán en Venezuela, porque hemos hablado de ello, y él lo veía como peligroso, (porque) hasta la implicación de las fuerzas cubanas en Venezuela está subsidiada en parte por Rusia.

P: ¿Así que, cuando dijo que Venezuela era realmente parte de Estados Unidos, el presidente Trump no estaba pensando en la Doctrina Monroe?

R: No, no lo creo. Me quedé de piedra cuando le oí decir eso, pero tampoco me sorprendió, supongo, cuando también preguntó si Finlandia (era parte de Rusia). El presidente no tiene un conocimiento profundo de los asuntos internacionales, ni siquiera en este continente.

P: Usted escribe que Trump solicitaba “periódicamente” a su equipo concertar una reunión con Maduro. ¿Estuvo alguna vez cerca de programarse ese encuentro?

R: No mientras yo estuve en la Casa Blanca, eso seguro. Mucha gente recomendó que lo hiciera, republicanos a los que de alguna manera Maduro había persuadido o convencido a otra gente para que persuadiera. Y en el último mes, en una entrevista con (el portal) Axios, (Trump) volvió a decir que estaba dispuesto a reunirse con Maduro, hasta que las voces en Florida dijeron que era muy mala idea y él dio marcha atrás. Esto no es demasiado distinto de su forma de ver las cosas en otras áreas: con (el presidente ruso), Vladímir Putin, con (el chino) Xi Jinping, con (el turco, Recep Tayyip) Erdogan… (Le gusta la idea) de reunirse con una figura fuerte y autoritaria, pero en el caso de Venezuela no está en el interés de EE.UU. que eso ocurra. Enviaría una muy mala señal, alentaría a la gente a pensar que quizá no apoyamos a la oposición tan fuertemente como lo hacemos. Y por eso yo siempre solía decir sobre Maduro: lo único que merece la pena negociar con él es lo que quiere para comer en el avión que le lleve a Cuba.

P: ¿Y cree que el hecho de que no programara una reunión con Maduro, pero sí intentara hacerlo con otros líderes autoritarios, se debe únicamente a la política electoral en Florida?

R: Creo que llegó a la conclusión de que reunirse con Maduro produciría consecuencias políticas muy negativas no solo en Florida, sino realmente en muchas, muchas partes del Partido Republicano. Y este es un tema recurrente en el libro, que él tomaba decisiones que a mí me gustaban, pero no porque estuviera convencido de su sentido en cuanto a la política exterior, sino porque estaba preocupado por las consecuencias políticas. Así que para mí, una de las preocupaciones en un segundo mandato de Trump, si gana la reelección en noviembre, es que esas restricciones políticas ya no estarán, o al menos habrán disminuido enormemente. Y me preocupa lo que haga en un segundo mandato.

P: Mientras usted estuvo en la Casa Blanca, el Gobierno de Trump intentó derribar a Maduro y fracasó. ¿Cree que el presidente Trump aún puede expulsar a Maduro del poder o ha perdido su oportunidad?

R: Creo que realmente depende de las condiciones en Venezuela, y podemos influir en ellas con la fuerza de nuestras sanciones y otras medidas que EE.UU. y otros en el continente y en todo el mundo pueden tomar. No creo que entráramos en esta lucha de manera ingenua. Creo que la oposición fue muy clara con nosotros a finales de 2018 y principios de 2019, en el sentido de que veían esto como una especie de última oportunidad, de que la forma fraudulenta en la que Maduro había sido ‘elegido’ les daba una oportunidad, bajo la propia Constitución de Hugo Chávez, de declarar la presidencia vacante y hacer presidente interino a (Juan) Guaidó (…). Y creo que nuestra conclusión fue, de hecho, si no ayudamos a la oposición ahora, puede que no haya otra oportunidad. Y seamos claros: el 30 de abril de 2019, eso estuvo muy cerca de suceder. Es aún más trágico por esa razón, porque estuvo tan cerca pero falló. Sin embargo, no creo que la opinión en Venezuela haya cambiado, sigo pensando que entre el 80 y el 90 por ciento de la gente quiere que el régimen de Maduro se vaya. Las personas que quieren que se quede son las que se benefician de él, se benefician de las consecuencias financieras, se benefician del tráfico ilegal de drogas y, sinceramente, no saben qué harían en una Venezuela libre. Así que es (cuestión de) persistencia, son unas condiciones muy duras y difíciles, y sé que ha sido muy difícil para el pueblo de Venezuela, pero las consecuencias de no deshacerse de Maduro solo significan que esto empeora cada vez más, a medida que pasan los años.

P: Pero, desde que usted se fue, Trump ya no parece tan interesado en Venezuela. ¿Cree que ha metido el tema en un cajón y que solo lo sacará cuando vea que puede suponerle un beneficio político, electoral?

R: Creo que estará muy interesado en ello hasta el 3 de noviembre (la fecha de las elecciones presidenciales en EE.UU.), y que hará campaña por ello en Florida, en las comunidades venezolana y cubana. Lo que me preocupa no es lo que hará antes del 3 de noviembre, lo que me preocupa es qué hará después del 3 de noviembre, porque creo que esta idea de reunirse con Maduro volverá. Él piensa que puede negociar un acuerdo sobre cualquier tema, e intentará hacerlo con Maduro, y eso podría tener efectos muy dañinos en la oposición (venezolana).

P: Usted escribe en su libro que, el año pasado, pensó que usar la fuerza para cortar los envíos de petróleo de Venezuela a Cuba podría haber tenido un impacto “drástico”. ¿Se planteó en serio la Casa Blanca una intervención militar en ese sentido?

P: No estoy seguro de que hubiéramos necesitado una intervención en Cuba o ni siquiera en alta mar. Creo que podíamos haber anunciado una cuarentena, un corte de los envíos de petróleo a Cuba, y que podríamos haber entorpecido las cosas para las compañías comerciales que hacen eso. Pero lo de la cuarentena no se consideró demasiado en serio. Y las sanciones económicas ya han tenido mucho efecto, pero creo que ese vínculo entre Cuba y Venezuela es lo que mantiene a Maduro en el poder. Creo que si los cubanos desaparecieran mañana, Maduro caería muy poco después, y creo que podría haber consecuencias también en Cuba. Creo que estos regímenes se están sosteniendo entre sí, y por eso les llamo la ‘troika de la tiranía’, incluyendo a (Daniel) Ortega en Nicaragua. Están muy relacionados. Si uno de ellos cayera, es posible que los otros dos también lo hicieran.

P: Justo iba a preguntarle por ese término que usted ideó, el de la “troika de la tiranía”, para referirse a Cuba, Venezuela y Nicaragua. Ese concepto generó comparaciones con el famoso “eje del mal” de George W. Bush, que incluía a Irak, Irán y Corea del Norte. ¿Cree que la amenaza que presenta la “troika de la tiranía” es comparable a la que, según usted, presentaba entonces el “eje del mal”?

R: Bueno, no es tan grave porque no hay armas nucleares potencialmente implicadas, pero sí es grave en el continente americano. Maduro proporciona refugio a las (guerrillas colombianas de las) FARC y el ELN que aún usan los narcóticos para enriquecerse y lograr armas y apoyo para sus actividades terroristas. Este narcotráfico desestabiliza a todo el continente, y hay países que permiten que esa actividad continúe: Bolivia, México, otros. Realmente amenaza a las democracias de todo el continente, y creo que por eso, cuando la oposición venezolana se puso en pie, no fue solo Estados Unidos, sino muchos países en América del Sur los que quisieron hacer algo para ayudar a derrotar a Maduro, y es importante que continuemos en ello.

P: Y sobre la famosa nota de “5.000 tropas a Colombia” que usted anotó en un cuaderno el año pasado y que captaron las cámaras, en su libro dice que lo hizo para preguntar al Pentágono por el tema. ¿Llegó a hacerlo, y llegó a considerarse esa idea en serio?

R: Bueno, eso fue algo que me dijo el presidente Trump, por eso lo escribí, y sabe, en Estados Unidos siempre tenemos que considerar la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en Venezuela o en cualquier lugar del mundo donde puedan estar amenazados. No siempre podemos hacer algo al respecto, pero creo que es nuestra responsabilidad como Gobierno proteger a los diplomáticos, pero también a los ciudadanos estadounidenses.

P: También escribe que trató de mantenerse fuera del embrollo migratorio mientras estuvo en la Casa Blanca. ¿Cómo ve la política migratoria de Donald Trump hoy?

R: Bueno, no es una política, es una declaración con fines políticos. Va de que vamos a construir el muro y México lo va a pagar. Pero por cierto, México no lo ha pagado y no veo cómo eso pueda pasar jamás. El muro es un símbolo para mucha gente sobre la inmigración ilegal (…). Yo creo que en todo el continente americano nos hemos beneficiado de la inmigración (…) y no hay que creer que si alguien se opone a la inmigración ilegal, se opone a todo tipo de inmigración. No creo que Trump haya reflexionado sobre eso. Creo que lo utiliza como un silbato para algunos en su base de votantes.

P: Usted tiene muchos críticos en Latinoamérica que le ven como una figura imperialista, y otros que le consideran cómplice de los fracasos del Gobierno de Trump. ¿Cuál es su mensaje para ellos?

R: Bueno, no se trata de imperialismo de Estados Unidos en el continente americano, (verlo así) no es realista. Lo que intenté fue acercar al presidente a lo que yo creía que eran posturas coherentes con la seguridad nacional de EE.UU., y cuando sentí que ya no podía hacerlo, me fui.

P: ¿Cómo cree que recordará la historia a Donald Trump?

R: Espero que le recuerde como un presidente de un solo mandato, y creo que como una anomalía. Espero que podamos reparar el daño que se ha hecho a Estados Unidos, y realmente creo que podemos si solo hay un mandato. Y es importante para los estadounidenses que nuestros amigos en todo el mundo entiendan que esto es una anomalía. Donald Trump no es un republicano conservador. Tampoco quiero decir que sea un demócrata progresista, tampoco lo es. Simplemente, es Donald Trump, y cuando desaparezca, la gente se preguntará cómo llegó a convertirse en presidente.

La presidenta interina de Bolivia padece la COVID-19 y guardará cuarentena
Jeanine Añez explicó en un video difundido en redes sociales que seguirá trabajando, pues se siente bien y con fuerzas pese a dar positivo en una prueba del nuevo coronavirus

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, comunicó este jueves que padece la COVID-19 y guardará cuarentena.

Jeanine Añez explicó en un video difundido en redes sociales que seguirá trabajando, pues se siente bien y con fuerzas pese a dar positivo en una prueba del nuevo coronavirus.

“Junto con todo mi equipo hemos estado trabajando por las familias bolivianas durante todo este tiempo y dado que en la última semana muchos de ellos dieron positivo al coronavirus, me hice la prueba y también he dado positivo”, reveló Añez en el video.

La mandataria transitoria añadió que estará en cuarentena durante unos catorce días hasta que se haga una nueva prueba para ver cómo se encuentra entonces.

“Me siento bien, me siento fuerte, voy a seguir trabajando de manera virtual desde mi aislamiento y quiero agradecer a todos los bolivianos y bolivianas que trabajan por ayudar en esta crisis sanitaria que tenemos”, aseguró.

La presidenta interina concluyó su mensaje afirmando: “juntos vamos a salir adelante, que Dios los bendiga”.

El mensaje llega después que se conociera que Añez trabajaba desde la residencia presidencial en La Paz evitando en lo posible acudir a su oficina en el palacio de Gobierno e incluso el pasado miércoles intervino por videoconferencia en un acto en el que se había anunciado su presencia.

El positivo de Añez se suma a los de al menos tres ministros de su gabinete, mientras que otros anunciaron que cumplirían aislamiento por precaución.

La ministra interina de Salud, Eidy Roca, el de Presidencia, Yerko Núñez, y el de Minería y Metalurgia, Jorge Fernando Oropeza, dieron positivo al nuevo coronavirus.

Uno de los primeros mensajes de apoyo a la mandataria transitoria lo publicó en Twitter el expresidente boliviano Carlos Mesa, con un deseo de una “pronta y completa recuperación”.

Añez es candidata, por la alianza Juntos, para las elecciones de septiembre en Bolivia, mientras que Mesa encabeza la candidatura de la agrupación Comunidad Ciudadana.

Bolivia reporta 1.577 fallecidos y 42.984 positivos de COVID-19, en un país de unos once millones de habitantes, por lo que, según estudios como los que publica la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos, está entre los países más afectados del mundo por esta pandemia en comparación con su población y en cuanto al porcentaje de fallecidos respecto a los casos confirmados de la enfermedad.

Colaborador de Guaidó asegura que Maduro intentó llevarse de España a Rusia 25 millones de euros
En declaraciones a El Mundo, Enrique Castells señaló: “Ahora mismo el dinero está bloqueado a pesar de que la ley española es bien clara, el poder lo tiene el administrador único de la sociedad y somos nosotros”

Enrique Castells, designado por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, para dirigir los recursos minerales del país, aseguró que Nicolás Maduro intentó llevarse a Rusia en enero de este año 25 millones de euros de fondos en España de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

En declaraciones al diario español El Mundo, Castells asegura que Maduro intentó cerrar las cuentas bancarias de CVG en España y llevarse 25 millones de euros a Moscú. “Me avisaron nuestros abogados y cogí un vuelo a Madrid para evitarlo”, dijo.

“Ahora mismo el dinero está bloqueado a pesar de que la ley española es bien clara, el poder lo tiene el administrador único de la sociedad y somos nosotros”, aseguró, para añadir que interpusieron una querella contra los hombres designados por Maduro en la CVG, “que intentaron con documentación falsa del Gobierno venezolano llevarse el dinero a Rusia”.

“España tiene intereses personales con el Gobierno de Maduro que no tienen nada que ver con lo legal”, señaló Castells, quien además dijo que a las autoridades estadounidenses les sorprende la actitud de España.

Sus declaraciones se producen pocos días después del reconocimiento de la Justicia británica a Guaidó como legítimo presidente de Venezuela, permitiéndole disponer de 900 millones de euros de las reservas de oro custodiadas por el Banco de Inglaterra.

El presidente de la CVG nombrado por Guaidó, a quien cerca de 60 países reconocen como presidente interino de su país, al frente de las reservas naturales de Venezuela pleitea asesorado por el bufete español Cremades & Calvo Sotelo para que su mentor sea reconocido como máximo responsable político venezolano y poder acceder a los fondos de la CVG en el resto del mundo.

Venezolanos en Ecuador pueden pedir visa humanitaria hasta el 14 de agosto
El plazo máximo para que se puedan presentar solicitudes de la visa humanitaria en la plataforma del Consulado Virtual “será hasta la medianoche del 13 de agosto de 2020”

Los venezolanos que residen en Ecuador tienen hasta el próximo 14 de agosto para poder solicitar la visa humanitaria, un plazo que las organizaciones de emigrantes critican al considerar que, dada la coyuntura económica, pocos son los que disponen de 50 dólares para pagarla.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador indicó a Efe que el plazo máximo para que puedan presentar solicitudes de la visa humanitaria en la plataforma del Consulado Virtual “será hasta la medianoche del 13 de agosto de 2020”.

Precisó que este lapso de tramitación es conforme al decreto presidencial 1.020 relativo a la prórroga del proceso de regulación de los ciudadanos venezolanos.

Plazos y prórroga por la pandemia

Ante la situación de emergencia sanitaria, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, suscribió en marzo ese decreto ejecutivo que concedía una prórroga de 60 días a los ciudadanos venezolanos a fin de que pudieran cumplir con el registro y culminar el proceso de regularización con la obtención de la visa de residencia temporal por razones humanitarias (Verhu).

El pasado 23 de marzo, el canciller, José Valencia, y la ministra de Gobierno, María Paula Romo, suscribieron ese decreto, como encargados de su ejecución.

Y una nota de la Cancillería precisaba entonces que esa “prórroga, que se concede por las circunstancias extraordinarias que está viviendo el país, empezará a contar desde la terminación del estado de excepción”.

Sin embargo, el mandatario ecuatoriano ha renovado en dos ocasiones el estado de excepción por la pandemia, la última ocasión, el pasado 15 de junio con un decreto que lo extendía por 60 días.

En este contexto, las asociaciones de migrantes venezolanos consideran “arbitraria” la nueva fecha límite dada por las autoridades para poder tramitar una visa humanitaria, que de facto, coincidiría con el fin del actual estado de excepción.

La Cancillería especificó que para el resto de visas que los venezolanos tienen a su disposición, conforme a un acuerdo ministerial, “todos los plazos y términos de trámites de movilidad humana están suspendidos desde el 19 de marzo mientras dure la emergencia sanitaria hasta el 14 de agosto de 2020”.

Pero en ese caso, sí dispondrán de un período adicional para poder gestionarlas, ya que, “a partir de esta última fecha, tienen 30 días para optar por una de las visas que se contemplan en la Ley Orgánica de Movilidad Humana” reza un mensaje explicativo remitido por Exteriores.

Efe ha podido constatar, además, que se han iniciado formalmente las gestiones de regularización o concesión de visados a los venezolanos, que habían quedado paralizadas por la emergencia sanitaria.

Ante esta situación, Daniel Regalado, presidente de la Asociación Civil Venezuela en Ecuador, valora como “muy injusto” el plazo dado para la tramitación de la visa humanitaria, “tomando en cuenta la vulnerabilidad de esta población, porque todavía estamos en un estado de excepción y pandemia, el mismo panorama que teníamos hace unos meses atrás”.

Imposibilidad de pagar 50 dólares

Recuerda que los venezolanos han tenido serias dificultades para poder trabajar durante este tiempo, que más del 70 por ciento realiza tareas informales y que muchos han perdido sus empleos.

“Con las deudas que tienen de arriendos, luz, etc, sumado el tema de la salud, no están aptos para poder cancelar 50 dólares, que representa dos semanas de comida, comiendo una vez al día”, refiere.

Regalado, cuya asociación representa a cerca de 300.000 migrantes venezolanos, opina que existen razones económicas detrás de la decisión de no extender el plazo para la visa humanitaria.

“A unas visas sí les dan prioridad después del 14, y a otras no, no sabemos si se prorrogará el estado de excepción”, afirma, antes de quejarse de que las autoridades no “han socializado” esta cuestión con las asociaciones que representan al colectivo.

Por su parte, la Cancillería indicó que ha lanzado a través de redes sociales y otras vías mensajes y vídeos informativos sobre el proceso regulatorio para venezolanos.

Gabriela Manso, de la ciudad de Maracaibo, lleva tres años en Ecuador, aunque no podrá optar a una visa humanitaria porque viajó a Venezuela por un corto período.

Con todo, considera que “es muy corto” el plazo que dan las autoridades para formalizar ese trámite y que “por la pandemia deberían considerar un poco más de tiempo”.

Maduro estima que COVID-19 estará controlado antes de comicios de diciembre
“Dios mediante, vamos a estar muy bien, mejor, desde el punto de vista del control del coronavirus, para la campaña electoral y para las elecciones”, dijo

Nicolás Maduro estimó que el país estará en una mejor situación sobre el manejo del coronavirus para diciembre, cuando se celebrarán las elecciones parlamentarias en las que el grueso de la oposición prevé no participar.

“Dios mediante, vamos a estar muy bien, mejor, desde el punto de vista del control del coronavirus, para la campaña electoral y para las elecciones”, dijo durante una participación en un acto televisado.

Maduro se refirió a la convocatoria de comicios que había hecho minutos antes el Consejo Nacional Electoral (CNE), que fijó para el 6 de diciembre la contienda y para el 20 de noviembre el comienzo de la campaña.

“Preparémonos, el CNE ha anunciado que va a tomar todas las medidas científicas para la bioseguridad del acto electoral del 6 de diciembre (…) va a haber una campaña electoral corta, muy creativa”, prosiguió el presidente.

Desde marzo y hasta este miércoles Venezuela ha registrado 5.832 casos de COVID-19, aunque la gran mayoría se detectaron en junio cuando el país empezó a registrar una multiplicación en el número de contagiados con varios focos que dejan hasta ahora 51 fallecidos por esta pandemia.

Maduro pidió a los ciudadanos participar “masivamente” el 6 de diciembre, en una cita que ya ha sido calificada como una “farsa” por la mayoría de la oposición que lidera Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países.

Si bien el CNE y el Ejecutivo aseguran que 86 organizaciones políticas participarán en los comicios anunciados, los cuatro principales partidos opositores no tendrán derecho a postular candidatos.

El mandatario subrayó que otros países, como Rusia, han celebrado votaciones en medio de la pandemia y “Venezuela no se queda atrás” pues, dijo, la Constitución “obliga” a escoger nuevos diputados este año, cuando vence el período de los legisladores que fueron elegidos en diciembre de 2015.

“Va a ser una competencia buena (…) Venezuela necesita una nueva Asamblea Nacional (AN, Parlamento), legítima”, expresó en alusión al estatus de “desacato” en que se encuentra la Cámara desde 2016, cuando la oposición se hizo con la mayoría de los escaños, según dictamen del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El mandatario, que se dijo “feliz” por la convocatoria a las urnas, pidió a los ciudadanos difundir el anuncio del CNE y organizarse para tal contienda a través de todas las formas posibles, entre ellas con el uso de la plataforma de mensajería instantánea Whatsapp.

Bachelet denuncia violaciones a la libertad de expresión y detención de políticos en Venezuela
En su informe actualizado sobre la situación de Venezuela ante el Consejo de Derechos Humanos, denunció asimismo los arrestos de periodistas, sindicalistas, profesionales de la salud y personas que protestaron por los servicios públicos

Las violaciones a la libertad de expresión y la detención de líderes políticos y otros críticos persisten en Venezuela, destacó hoy la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, aunque también valoró avances en la cooperación entre su oficina y las autoridades de ese país.

En su informe actualizado sobre la situación de Venezuela ante el Consejo de Derechos Humanos, la expresidenta chilena denunció asimismo los arrestos de periodistas, sindicalistas, profesionales de la salud y personas que protestaron por los servicios públicos.

Además, “continuaron los ataques y la obstaculización del trabajo de parlamentarios de la Asamblea Nacional”, señaló Bachelet, quien lamentó que los actores políticos en el país no logren encontrar una solución negociada “que resuelva la profunda crisis política”.

A este respecto subrayó que recientes decisiones del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, que nombraron nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral sin el consenso de todas las fuerzas políticas, “disminuyen la posibilidad de construir condiciones para procesos electorales creíbles y democráticos”.

Por otro lado, Bachelet subrayó que el trabajo de la oficina de su alto comisionado en Venezuela se ha facilitado desde el acuerdo firmado entre ambas partes en septiembre de 2019, lo que de materializó en recientes visitas a los estados de Zulia, Bolívar y Lara, así como a once centros penitenciarios.

En ese sentido subrayó “la disminución de los niveles de violencia en los centros de detención administrados por el Ministerio para el Servicio Penitenciario, aunque persisten retos en el acceso a alimentos, salud, agua y saneamiento”.

También destacó que la crisis en Venezuela se ha exacerbado con el incremento de las “sanciones sectoriales” (en alusión a las medidas coercitivas impuestas por países como EE. UU., aunque no nombró a gobiernos concretos) y por la pandemia de la COVID-19.

La población venezolana “sigue padeciendo graves violaciones a sus derechos económicos y sociales debido a los bajos salarios, los altos precios de los alimentos o las persistentes carencias de los servicios públicos”, añadió.

El embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas en Ginebra, Jorge Valero, respondió que el informe “incorpora información de fuentes de escasa credibilidad sin haber sido debidamente contrastadas con las autoridades venezolanas”.

“Excluye los importantes progresos alcanzados en la mesa de dialogo nacional entre el Gobierno venezolano y los diversos partidos de la oposición”, añadió.

Valero también declaró que “si se condenaran la politización y los dobles raseros de este consejo hoy no se estaría hablando de Venezuela sino de las graves violaciones que se están cometiendo en países donde la discriminación racial y la violencia contra minorías y grupos vulnerables campean a sus anchas, como ocurre en Estados Unidos”.

El embajador aprovechó un nuevo turno en el Consejo para condenar la reciente decisión de la Unión Europea (UE) de sancionar a 11 diputados de la Asamblea Nacional venezolana por intentar tomar el control del órgano legislativo el pasado mes de enero, para así arrebatarle el cargo al líder opositor Juan Guaidó.

“La pretensión de imponer una suerte de supervisión al funcionamiento de las instituciones democráticas venezolanas demuestra la soberbia y la nostalgia colonialista, intervencionista y supremacista que aún pervive en la agenda corporativa de las elites dominantes del Viejo Continente”, aseveró.

“Sorprende la flagrante subordinación de la UE a la Administración de (el presidente estadounidense) Donald Trump”, concluyó.

 

Maduro apelará el dictamen que le impide acceder al oro venezolano
El despacho jurídico que confirmó la información sobre la apelación señala que, al decidir que es la Junta “ad hoc” designada por Juan Guaidó la que tiene acceso al oro, el tribunal ha ignorado “la realidad sobre el terreno” de que es el gobierno de Maduro el que “controla” las instituciones del Estado en Venezuela

La junta del Banco Central de Venezuela (BCV) nombrada por el presidente Nicolás Maduro planea recurrir el dictamen emitido este jueves por el Tribunal Superior de Londres que le impide acceder a las reservas de oro venezolano depositadas en el Banco de Inglaterra, ha confirmado el bufete de abogados Zaiwalla & Co.

En un comunicado, el despacho jurídico señala que, al decidir que es la Junta “ad hoc” designada por el líder opositor Juan Guaidó la que tiene acceso al oro, el tribunal ha ignorado “la realidad sobre el terreno” de que es el Gobierno de Maduro el que “controla” las instituciones del Estado en Venezuela.

Fuentes de Zaiwalla & Co han indicado a Efe que, una vez se presente el recurso, el juez Nigel Teare de la división Comercial y de la Propiedad del Superior decidirá si lo admite o no trámite, lo que debería hacer en un plazo relativamente corto de tiempo porque “parece consciente de la urgencia del caso”.

Los abogados de la Junta de Maduro cuestionan que un fallo de “tanta importancia legal internacional” como el anunciado hoy por el propio Teare se haya decidido en base a puntos legales, sin entrar a examinar “los hechos”, y que la Corte haya aceptado la posición del bufete rival, Arnold & Porter, de que debía pronunciarse “como le dice el Gobierno británico”.

Zawailla & Co señala que los cargos del banco emisor de Venezuela y el procurador general, José Ignacio Hernández, designados por Guaidó, residen fuera de Venezuela y es solo el Gobierno de Maduro el que puede asegurar, tal como se ha comprometido, que el oro se usará para paliar la crisis por la pandemia de COVID-19 en el país sudamericano.

El bufete también ve “insatisfactorio” que el juez haya dado por buenos los nombramientos de Guaidó sin tener en cuenta que fueron declarados nulos por el Tribunal Supremo venezolano, algo que el juez Teare juzgó como “no justiciable” (que no se puede someter a examen), como le pedían los abogados rivales.

En otro comunicado, el equipo de Arnold & Porter se congratula por su éxito y manifiesta que “el derecho de Guaidó a actuar como presidente interino de Venezuela ha sido reconocido como legítimo por unos 60 países, incluido el Reino Unido”.

Teare dictaminó hoy que la Administración “ad hoc” de Guaidó, no la del presidente Nicolás Maduro, puede acceder a las reservas de oro de Venezuela guardadas en el Banco de Inglaterra, unas 31 toneladas de lingotes con un valor total de unos 1.300 millones de dólares.

Tras escuchar a las partes, el magistrado ha concluido que el Gobierno del Reino Unido ha reconocido “inequívocamente” a Guaidó como “presidente interino constitucional” del país latinoamericano y es por tanto la junta del Banco Central de Venezuala nombrada por él la que tiene autoridad sobre las reservas.