Gabriela Henriquez, autor en Runrun

Gabriela Henriquez

Venezolanos en Chile viven en refugios esperando un vuelo humanitario
Mientras están a la expectativa muchos se han contagiado de COVID-19

@gchenriquez1 // Imagen: Abrahan Moncada. 

Junior Rojas, un padre de familia de 41 años, emigró de Venezuela hacia Chile en diciembre de 2019. Su objetivo era llevar a su esposa e hija de 13 años al país sudamericano, luego de conseguir trabajo. Pero con las protestas iniciadas a mediados de octubre de 2019, que se extendieron hasta febrero de 2020, y la posterior llegada de la pandemia del coronavirus al continente en marzo, sus planes se cayeron. 

No pudo tramitarle la visa a sus familiares y tampoco conseguir trabajo en medio de la golpeada economía mundial. “Decidí venirme para buscarle un mejor futuro a mi hija, una niña de 13 años. Quería darle mejor calidad de vida, mostrarle cosas diferentes ya que con la situación de Venezuela no se podían hacer muchas cosas y decidí venirme pero bueno, tuve mala suerte”, dijo Rojas en una entrevista a RunRun.es. 

Desde el 16 de mayo vivió junto a otros  600 venezolanos a las afueras de la embajada del país en Santiago, Chile. La solicitud que todos hacían al gobierno de Nicolás Maduro era la habilitación de vuelos humanitarios o del Plan Vuelta a la Patria, para así retornar a Venezuela. 

El venezolano durmió en carpas y recibió donaciones -como todos- de comida, agua, productos de higiene, ropa y abrigo. Al llegar el invierno al país y aumentar el riesgo de contraer coronavirus, fueron trasladados a refugios. 

Rojas, junto a 59 personas más, fue ubicado en el Colegio Arturo Alessandri, una instalación que sirve como albergue. A los dos días de haber llegado, las autoridades sanitarias realizaron pruebas de detección de coronavirus y 53 de 60 personas -Rojas incluido- resultaron positivos. 

Esto hizo que el venezolano de 41 años fuera desplazado, otra vez, a un hotel llamado Residencias Sanitarias para ser atendido durante una semana y cumplir la cuarentena en aislamiento. “Ahí tuvimos las tres comidas igual, una habitación y baño para cada uno y médicos que nos revisaban dos veces al día. Lo único incómodo fue el encierro, pero de resto, todo bien”, dijo. 

De vuelta en el colegio, cuenta a RunRun.es que la atención en el refugio también es muy buena. Duerme en un salón de clases con al menos dos personas más y recibe comidas a partir de donaciones que personas hacen en un centro de acopio. Sin embargo, a pesar de que ahora se encuentra más cómodo y seguro que cuando se vio obligado a vivir a la intemperie, asegura que solo quiere volver a Venezuela. 

Explica que cuando vivía en su país natal tenía un puesto de ventas de periódicos en la estación de metro Propatria. Al regresar, planea buscar algún empleo u oficio que le permita capitalizar dinero para emigrar a otro país con su familia; algo que se ha visto obligado a hacer incluso antes de haberse mudado a Chile. 

Rojas había emigrado antes a Barranquilla, Colombia, pero luego de un mes decidió devolverse a Venezuela para armar un nuevo plan de emigrar hacia Chile, un país que prometía mucho. 

Ahora, luego de ocho meses en el extranjero y en medio de un invierno con temperaturas de entre 0 y 9 grados para el que no se había preparado, Rojas explica que la Municipalidad de Providencia está tratando de coordinar un autobús que lleve a los 30 venezolanos que aún quedan en el refugio hasta Cúcuta, Colombia. 

“Unos se han ido a casa de familiares, otros se han ido a las fronteras a riesgo propio, pidiendo colas, pagando pasajes o haciendo lo que pueden. Ya algunos llegaron a la frontera y supuestamente los han devuelto porque todas las fronteras están cerradas”, dijo. 

Además de tratar de coordinar una salida por vía terrestre, los venezolanos varados han tratado de contactar a las autoridades por medio de la municipalidad para coordinar un vuelo que los traiga a casa, pero el gobierno de Venezuela no responde. A la fecha, aún quedan más de 540 venezolanos en Chile esperando regresar al país.

 

   

El bolsillo no aguanta: En promedio $70 cuesta un mercado en Venezuela
Este sería el estimado de gastos para una familia que consuma los productos con nuevos precios fijados, así como verduras, frutas y productos de higiene. 
El salario mínimo se ubica en $4 por mes. 

@gchenriquez1 // Imagen e infografía: Mayerlin Perdomo. 

En una visita realizada por RunRun.es a dos cadenas de supermercado, una charcutería y a un mercado municipal de frutas y verduras en la semana del 22 al 28 de junio se encontró que se habría fijado en los establecimientos una nueva lista de precios acordados para algunos productos de consumo. 

Si una familia de cuatro personas hiciera un mercado con los alimentos publicados en la lista y además comprara frutas y verduras, así como productos de higiene, gastaría entre $68 y $71, si se toma como referencia la tasa del Banco Central de Venezuela del viernes, 26 de junio. 

El pasado 2 de mayo, RunRun.es publicó una nota en la que se resumían los precios que habría fijado el gobierno nacional para la fecha, así como los precios encontrados en las mismas cadenas, charcutería y mercado municipal de frutas y verduras, y se estimó cuánto gastaría una familia de cuatro miembros durante un mes. En ese momento, el listado publicado por las autoridades reflejaba el precio de los productos en bolívares y en petros. 

Al hacer una comparativa con el trabajo publicado a inicios de mayo encontramos que se presentó un aumento moderado en los precios de los productos. Entre ellos, el kilo de harina pan pasó de costar Bs. 173.176,47 a Bs. 196.796,69; el kilo de pollo de Bs. 292.793,20 a Bs. 332.728,43; el kilo de queso duro para rallar de Bs. 448.116,42 a Bs. 509.236,81; el litro de aceite de soya de Bs. 274.939,96 a Bs. 312.440,11; y los 500 gramos de café molido pasaron de costar Bs. 155.323,22 a Bs. 176.508,38. 

Las variaciones en la frutas, verduras, productos de higiene y limpieza también fueron leves. Cuatro rollos de papel higiénico pasaron de costar Bs. 480.000 a 494.115,92; la pasta de dientes de Bs. 310.217 a Bs. 431.636,00; las toallas sanitarias de Bs. 189.900 a Bs. 240.120,00; el plátano de Bs. 80.000 a Bs. 150.000,00; el cambur de Bs. 80.000 a Bs. 100.000,00; y la cebolla de Bs. 100.000 a Bs. 160.000. 

Con la regulación de los precios a inicios de mayo se temía que los productos escasearan nuevamente, tal como sucedió hace un par de años cuando la fijación de precios “justos” se aplicaba de manera estricta. Sin embargo, en el recorrido en los distintos establecimientos, evidenció que los temores no se han sentido, por lo menos en la capital de Venezuela.  

También hubo temor por la toma por 180 días de las instalaciones del consorcio Coposa y por la supervisión en la venta de productos de Alimentos Polar, Plumrose y Matadero Turmero. En el recorrido se encontraron los productos de las empresas en los anaqueles.

 

Aragua publica decreto de cumplimiento de la cuarentena
La flexibilización para algunas actividades está distribuida por horarios. 

El gobernador del estado Aragua, Rodolfo Marcos Torres, publicó este domingo a través de su cuenta en la red social Twitter la Gaceta Oficial el decreto de cumplimiento de la cuarentena estricta, bajo el marco 7×7, decretado por las autoridades nacionales el pasado sábado 20 de junio. 

Supermercados, hipermercados y cadenas de supermercados, carnicerías, charcuterías y bodegones únicamente para expendio de alimentos: lunes a domingo de 8:00 am a 2:00 pm. 

Farmacias, expendios o franquicias de medicinas, cadenas de farmacias y droguerías: lunes a domingo, 24 horas. 

Fruterías, venta de hortalizas y verduras: lunes a sábado de 8:00 am a 2:00 pm. 

Expendio, transporte y distribución de gas doméstico: lunes a sábado, según cronograma de surtido hasta las 3:00 pm. 

Emergencias veterinarias: 24 horas, según turno.

Abogados del Tupamaro José Pinto califican de exagerada medida de privativa de libertad
Los cargos contra el Secretario Nacional del Movimiento Revolucionario Tupamaro fueron imputados desde el 15 de junio por el fiscal general del gobierno de Nicolás Maduro, Tarek William Saab.
Como centro de reclusión, el tribunal designó la sede de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) del Cicpc. 

El equipo equipo de abogados defensores de José Tomás Pinto Marrero aseguró que no existen elementos de convicción probatoria que inculpen a su defendido. En una nota publicada por El Pitazo, el vocero del equipo de profesionales de la defensa de Pinto, el abogado Henry Hamdan, explicó que apelará la medida, que calificó de exagerada, del Tribunal Cuarto de Control de Vargas, que dictó privativa de libertad, tras culminar la audiencia que se celebró la tarde de este sábado, 20 de junio, en la sede del Circuito Judicial Penal de Vargas.

“Estamos frente a un juicio donde se evidencia las presiones políticas para desfavorecer a José Tomás Pinto. En primer lugar asegurar que no existen elementos de convicción que evidencien la participación de Pinto en ese supuesto asesinato. Luego contamos con actas procesales amañadas, llenas de inexactitudes. Nos encontramos frente a un linchamiento político para la figura de José Tomás Pinto”, aseguró Hamdan.

Durante la audiencia Pinto fue imputado con los delitos de homicidio intencional calificado, con alevosía y motivos fútiles e innobles en grado de coautor, privación ilegítima de libertad y agavillamiento, por el homicidio del adolescente de 16 años George Soto Berroterán y las lesiones causadas al pescador Juan Alejandro Romero, de 20 años. Romero es el único testigo que ha presentado el Ministerio Público (MP) para relacionar a Pinto Marrero con los hechos se registraron en la finca La Tupareña, propiedad de Pinto, ubicada en la población de Chuspa, al este del estado Vargas.

Como centro de reclusión, el tribunal designó la sede de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). La defensa estima que el traslado se concretará este lunes, 22 de junio.

Hamdan explicó que la defensa habría solicitado al Tribunal Cuarto de Control, encabezado por la jueza Yumaira Requena, se le otorgase a Pinto Marrero una medida cautelar de detención domiciliaria, “ya que se trata de un hombre de 67 años de edad y con enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes. Sin embargo, la juez desestimó esta solicitud pero ordenó la realización de los exámenes médicos correspondientes, para determinar su estado de salud físico, lo cual fue solicitado también por la defensa”.

SNTP denuncia la detención del periodista Marco Antoima este #20Jun
El SNTP informó que la detención se realizó debido a una supuesta investigación sobre el manejo de cuentas anónimas en redes sociales

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) alertó este sábado 20 de junio de la detención del periodista, Marco Antoima, por parte de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

La información la dio a conocer por medio de su cuenta en la red social Twitter. El sindicato informó que la detención se realizó debido a una supuesta investigación sobre el manejo de cuentas anónimas en redes sociales, donde estaría involucrada la periodista y coordinadora del portal 0800Noticias, Mimi Arriaga.

El Colegio Nacional de Periodistas (CNP) advirtió la tarde del viernes 19 de junio que la periodista Mimi Arriaga, habría sido presentada a tribunales. Detalló además que a la comunicadora le estarían imputando los delitos de incitación al odio.

La agresión más reciente conocida contra el gremio periodístico fue contra la productora radial y periodista del Circuito FM Center, Carol Romero, quien fue excarcelada tras más de 24 horas de detención por grabar una protesta en el kilómetro 12 de la carretera El Junquito.

Desde el inicio de la cuarentena, el pasado 13 de marzo, con la llegada de los primeros casos de coronavirus al país, ONG como Espacio Público han venido documentando la detención arbitratia de trabajadores de la prensa. Asimismo, medios de comunicació independientes como RunRun.es han señalado detenciones en contra de presuntos implicados en operaciones militares. 

Este sábado se lleva acabo la misa de acción de gracias por la beatificación del doctor José Gregorio Hernández, celebrada en la Iglesia Nuestra Señora de La Candelaria, donde reposan los restos del “médico de los pobres”
Después de 71 años de trabajo del clero venezolano, Hernández podrá ocupar un lugar en los templos y capillas. 

“Hoy Venezuela está de fiesta y rebosa de agradecimiento”. Con estas palabras, el cardenal Baltazar Porras, administrador apostólico de Caracas y arzobispo metropolitano de Mérida, dio inicio a su homilía durante la misa de acción de gracias por la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández, proclamación oficializada el pasado viernes 19 de junio por el papa Francisco, mediante decreto divulgado desde el Vaticano.

En su discurso, el prelado recordó que, aunque a partir de la beatificación la imagen del trujillano puede oficialmente “entrar a ocupar un sitial de honor en templos y capillas”,  el Dr. Hernández tiene un lugar privilegiado en la fe de la población desde su misma muerte, ocurrida hace casi 101 años.

Ante la crisis nacional, Porras invitó a los venezolanos a mirarse en el ejemplo de integridad, responsabilidad y vocación de servicio de Hernández y no aplazar más el momento de hacer el bien ni postergarlo por otros intereses.

El cardenal Baltazar Porras también anunció que la Iglesia católica iniciará jornadas de evangelización en torno a la vida del galeno, las cuales se desarrollarán en hogares, parroquias, centros de salud, escuelas y universidades, con el fin de promover el ejemplo de Hernández como “laico y ciudadano ejemplar, excelente médico, respetado profesor y reconocido científico, austero y humanitario”.

Beatificación

La eucaristía, transmitida a las 10 am de este 20 de junio a través de radio, televisión y redes sociales, se llevó a cabo en la iglesia Nuestra Señora de La Candelaria, donde reposan los restos del Dr. Hernández desde 1975; fue concelebrada por los obispos Tulio Ramírez, vicepostulador de la causa de beatificación del galeno trujillano, y José Trinidad Fernández, secretario de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), junto a otros miembros del clero de Caracas.

*Con información de: Nota de Prensa. 

Fedecámaras: Venezuela necesita un CNE independiente y confiable
A través de un comunicado publicado en la red social Twitter, Fedecámaras hizo un llamado a respetar el estado de derecho en Venezuela. 

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) hizo un llamado este sábado 20 de junio a atender el clamor de los venezolanos que piden una salida democrática, sin riesgos de conflictividad social que puedan conducir a una mayor amenaza a la estabilidad, la paz y la viabilidad del país. 

La organización expresó su preocupación ante las más recientes decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de designar nuevas autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE), así como a las nuevas directivas de partidos políticos en el país. 

“Venezuela necesita un CNE que sea un árbitro independiente y confiable; solo así podrán celebrarse elecciones justas y creíbles que recuperen la confianza en el voto como único instrumento para dirimir las diferencias políticas”, se lee en el documento. 

Concluyeron indicando que se mantendrán trabajando para lograr espacios de entendimiento y soliciones para la crisis política del país.  

Gabriela Henriquez Jun 20, 2020 | Actualizado hace 5 días
Viviendo la cuarentena lejos de casa
Venezolanos en todo el mundo no han podido regresar a sus hogares desde el cierre del espacio aéreo el 14 de marzo. 
Todos están dispuestos a volver y cumplir con la cuarentena obligatoria

@gchenriquez1 // Imagen e infografía: Mayerlin Perdomo. 

Varados y con pocos recursos, lejos de sus familias, de sus hogares y de sus responsabilidades. Esta es la situación a la que se enfrentan al menos 4.461 venezolanos en todas partes del mundo ante el cierre del espacio aéreo en el país, desde el pasado 14 de marzo.  Están dispuestos a cumplir la cuarentena obligatoria al volver a Venezuela, también a hacerse las pruebas de coronavirus para llegar de manera segura al país. Solo piden un gesto de humanidad. 

Pero los venezolanos atrapados no solo están en toda la región; hay más de 400 residentes de otros países que no han podido salir de Venezuela, ante la negativa de las autoridades de permitir la salida de vuelos humanitarios. Algunos han logrado comunicarse con autoridades venezolanas en sus respectivos países, también con aerolíneas e instituciones de los países en los que están. Pero otros solo se han encontrado con el silencio. 

Mil en  Estados Unidos 

Son más de mil los venezolanos no residentes varados en distintas ciudades de Estados Unidos. Entre ellos hay 10 viviendo en refugios, cinco mujeres embarazadas que no han visto a un doctor en tres meses y seis menores de edad. Como no hay una Embajada de Venezuela en EE.UU, se pusieron en contacto con la embajada en México a principios de abril, con la cual lograron que 149 personas regresaran a Venezuela. 

Desde entonces se han mantenido en contacto y lo único que les han informado es que ellos pasaron la lista al gobierno de Venezuela y éste no ha tramitado ningún otro vuelo humanitario. A la Cancillería de Venezuela le propusieron hace más de un mes cuatro vuelos financiados por los varados y aún no reciben respuesta.  También se comunicaron con la embajada encabezada por Carlos Vecchio y con el gobierno de EEUU organizaron dos vuelos chárter para retornar a personas a Venezuela, pero la administración no los autorizó. 

Carlos Bouzada llegó a Nueva York el 6 de enero para estudiar en un curso. El 14 de marzo, se encontraba en el aeropuerto para volver a Venezuela, cuando le indicaron que su vuelo habría sido cancelado por el cierre del espacio aéreo. Durante las semanas más críticas de casos de COVID-19 estuvo encerrado en el campus. Incluso debió cumplir un aislamiento por 24 horas mientras esperaba el resultado de una prueba de coronavirus que le hicieron, por haber estado en contacto con un positivo. Lo describe como “el peor día de mi vida”. Ahora, se encuentra viviendo con un chileno que le da hospedaje y comida, ante las cada vez más reducidas ayudas de sus padres, quienes viven de alquileres que tienen meses sin cobrar en Venezuela.  

Atrapados 560 venezolanos en España 

En España la historia se repite. Son por lo menos 560 venezolanos varados en distintas regiones, de los cuales 500 son turistas y tenían boletos para regresar a Venezuela. Desde el sábado, 18 de marzo, a tan solo 4 días de Venezuela haber cerrado su espacio aéreo, Nelson Parra y su esposa crearon un grupo de Whatsapp con las personas cientos de venezolanos en su misma situación. Él y su esposa habrían llegado para visitar a su hijo por unas semanas y ya tienen tres meses viviendo en un piso de 30 metros cuadrados. 

En España han recibido el apoyo del embajador de Maduro, Mario Isea, quien los ha recibido en dos reuniones para evaluar escenarios de retorno. Sin embargo, esperan la orden del ejecutivo de Venezuela para autorizar la llegada de los vuelos humanitarios o de vuelos charter. Parra asegura que todos se han mantenido sanos para poder retornar responsablemente. También indicó que los más de 500 varados llegaron a España con un presupuesto determinado y ya llevan tres meses allá, con sus recursos mermando y vendiendo cosas en Venezuela para poder sobrevivir. Si bien han contado con el apoyo de la Cruz Roja, de Cáritas y de un pastor evangélico que ha dado refugio a muchos, “no es suficiente porque somos muchos”, sentenció. 

Más de 540 en Chile

Milagros, de 54 años, cuenta desde Chile que la situación se hace cada vez más crítica. Son por lo menos 540 venezolanos en el país sudamericano que buscan volver a casa. Por semanas, unos 300 estuvieron viviendo en la intemperie, a las afueras de la embajada de Venezuela, solicitando volver. A la fecha siguen atrapados, a pesar de múltiples intentos de la Cancillería de Chile por comunicarse con sus pares venezolanos. “Se logró un vuelo con el Plan Vuelta a la Patria en el que se montaron algunas personas, después de eso no ha contestado nadie en la cancillería”, dijo. 

Del total, 210 se encuentran en refugios en donde que no reciben donaciones para evitar contagio y 140 son turistas que buscan apoyo de fundaciones para conseguir alimentos. Muchos se fueron con presupuestos para estadías cortas y muchos migrantes han perdido sus empleos. Milagros había planificado su viaje para cuatro meses y su estadía se ha extendido por tres meses más, en los que además contrajo COVID-19. Confiesa que no sabe qué va a hacer este mes ya que todas las fundaciones dan ayudas a las familias y al ella no tener esposo o hijos, se encuentra desamparada. 

En Colombia son más de 400 varados

Marilyn Guanipa, ingeniero de 38 años, fue a Bogotá por tan solo 10 días para tramitar una visa y ya tiene 99 días varada en el país vecino. Se ha mudado tres veces para buscar alojamientos cada vez más económicos y solo su familia la ha podido ayudar para mantenerse en el extranjero. Como ella, al menos 400 venezolanos están varados en Colombia. Ninguno fue con planes de emigrar al país; habrían viajado por turismo, motivos de salud, compromisos laborales, o trámites legales, por lo que todos tienen boletos de regreso a Venezuela que fueron cancelados desde el 14 de marzo. 

Desde esa fecha han elaboraron oficios a Cancillerías, Presidencia de Conviasa, a la Asociación Venezolana de Agencias de Viaje y Turismo (AVAVIT), a la Asociación Venezolana de Líneas Aéreas, pero nadie les dio respuesta de cuándo podrían regresar. La Embajada de Venezuela (con representantes de Guaidó), han dirigido sus gestiones hacia los organismos internacionales ACNUR y OIM para que coordinen con los gobiernos de Venezuela y Colombia los vuelos con carácter humanitario. “Los organismos internacionales tampoco han respondido”, aseguró. Ante esto, un número cada vez mayor de venezolanos están optando por regresar por tierra, con las dificultades y los riesgos que supone el viaje de 16 horas por carretera hasta Cúcuta. 

350 en Argentina 

Nicol Meneses, de 35 años, vivió en Argentina durante cinco años, cuando decidió devolverse a Venezuela para emprender nuevos proyectos. Renunció a su trabajo a mediados de febrero y en marzo Venezuela cerró su espacio aéreo. No ha podido volver y se acerca un invierno para el que muchos no están preparados. 

Hasta la fecha se han organizado más de 350 venezolanos por Whatsapp para regresar al país. En la embajada de Venezuela no han podido hacer nada porque no hay autoridad formal desde que Alberto Fernández ingresó a la presidencia. Se han comunicado con aerolíneas, han tratado de contactar al INAC, fueron a la Cancillería de Argentina y al Ministerio de Transporte. “Todo es a través de solicitudes y no de exigencias, la solicitud nuestra es que se nos facilite la flexibilización de los vuelos para poder regresar. Solo pedimos humanidad”, dijo Meneses. Aseguró que están dispuestos a hacerse las pruebas de COVID-19 para poder viajar sin comprometer la salud de nadie. 

250 atrapados en la isla feliz 

En Aruba son 105 turistas y 145 migrantes los desesperados por volver a Venezuela. Entre ellos, personas que solo hacían escalas en Aruba para llegar a otros destinos. En el Consulado de Venezuela los anotaron en el mes de marzo en una lista y les indicaron que debían esperar. Aún lo hacen. El Primer Ministro organizó un cronograma para repatriar a las personas a su país y solo faltan los venezolanos por irse. A mediados de abril se lograron organizar 4 vuelos para sacar a todos los venezolanos. Las 250 personas asistieron a pagar sus boletos y un día antes Venezuela no dio el permiso para que los vuelos aterrizaran. 

Édgar Zea, el vocero de las 250 personas en Aruba dijo a RunRun.es que además de éstas personas hay 100 venezolanos en un centro de detención preventivo, esperando para ser repatriados por haber trabajado sin papeles. “Ellos son prioridad”. Asimismo, indicó que todos los venezolanos están conscientes de que al llegar tienen que hacer cuarentena; de hecho, aseguró que el gobierno de la isla puso a la disposición un hospital para hacer las pruebas de coronavirus a todos. Solo esperan que “Venezuela haga su parte”. 

La historia se repite en Latinoamérica 

En la pequeña isla de Sint Marteen hay 100 venezolanos preocupados porque se acerca la temporada de huracanes y no todos tienen cómo resguardarse. Una de las 100 personas, que prefirió reservar su nombre, cuenta que la cónsul de Curazao que maneja las islas del Caribe les indicó que solo falta el permiso de aterrizaje desde Venezuela.  

Argenis Zavala, desde Costa Rica, contabiliza a 110 personas junto a él varadas. Se han comunicado con la las embajadas de Venezuela en México y en Nicaragua -en Costa Rica no hay un representante de Nicolás Maduro- pero aún no logran volver. La Cancillería en Costa Rica no logra comunicarse con la venezolana. Al momento de la entrevista, aseguró que hay 70 venezolanos en situación crítica. Zavala y su familia se han mudado para buscar opciones más económicas, pero si se vuelve a extender el cierre del espacio aéreo van a tener que pedir prestado a sus familiares en el país. 

Panamá recoge a 292 venezolanos varados. Se han concentrado y han sido atendidos en la Embajada de Venezuela en el istmo; no obstante, tampoco han permitido un vuelo humanitario para repatriarlos. Todos están dispuestos a hacerse las pruebas de coronavirus antes de regresar a Venezuela. 

Vanessa Guzmán, desde México, cuenta que hay unas 400 personas varadas. Se han ido dos vuelos humanitarios en marzo y abril, pero en mayo y junio aún no ha salido ninguno. Todos los días ella se comunica con la cancillería y todos los días le dicen lo mismo: “usted está en un pre-censo. No tenemos conocimiento de un vuelo humanitario.  En lo que sepamos, nos pondremos en contacto con usted”.