La Pizarra del DT, autor en Runrun

La Pizarra del DT

La Pizarra del DT Dic 05, 2022 | Actualizado hace 17 horas
El COVID-19 llega al Mundial

 

Hasta el momento, nadie se ha pronunciado (ni lo harán) hasta que se acabe el Mundial. El millón y medio de personas volverán a sus países de origen haciendo que, nuevamente, pueda haber una oleada grande en el ámbito mundial, esta vez con el fútbol como protagonista

 

A finales de noviembre, China reportó 250 mil casos de COVID-19 en 3 semanas, una cifra récord. Comenzaron a instaurar múltiples medidas dentro de su territorio que finalizaron en revueltas de la población. Brasil o Argentina se han sumado a las alertas y aumento de casos, situación que ha resultado en cierta molestia general de los habitantes de esos países, por miedo a la instauración de nuevas reglas referentes a la enfermedad. Sin embargo, ¿por qué en un país como Catar que ha recibido 1,5 millones de turistas no se reportan casos de Covid? 

Personas de todo el mundo han estado aterrizando en Doha desde el pasado 20 de noviembre. Múltiples nacionalidades que convergen en los mismos espacios cerrados: estadios, autobuses, metros o aglomeraciones en centros turísticos de la ciudad. Desde la llegada, el común denominador ha sido la tos y resfriado. 

Se está en un constante cambio de temperatura. Frío, calor, frío, calor. Los lugares interiores muestran un aire acondicionado a máxima capacidad, mientras que en los exteriores hace el calor normal de la ciudad, que si bien es bastante agradable, no deja de resultar un cambio fuerte de grados centígrados para el cuerpo. 

Claro está que la mayoría de los asistentes así lo reportan: resfriado común y listo. Sin embargo, hay personas que han tenido fiebre y otros síntomas más similares al COVID-19. Luego del partido Argentina Vs. Polonia, un joven de unos 30 años venía sentado en el autobús rumbo a uno de los sitios de hospedaje de la FIFA con suéter, cabeza baja y brazos cruzados. Se sentía mal y comentó que había pasado todo el día con fiebre. Eso no le impidió asistir al partido. 

El tema es que hay casos reportados de COVID-19 en Qatar. Como pasó con “Paul al Chile” un trabajador de la cadena ESPN que hizo el comentario al público a través de sus redes sociales: “Venía con más de 350 personas en el avión (proveniente de Doha), todos tosiendo y estornudando, y conozco a una sola persona que también se hizo prueba llegando”, comentó. Una vez llegó a Ciudad de México, salió positivo.

Otro caso es el de Omar, un mexicano que comentó que llevaba una semana en cama en Doha porque el COVID-19 le ha afectado notoriamente. Esto lo comentó a través de un grupo de fanáticos en el Mundial. Otras dos personas reaccionaron que también tienen conocidos con síntomas de la enfermedad. 

Hasta el momento, nadie se ha pronunciado (ni lo harán) hasta que se acabe el Mundial. El millón y medio de personas volverán a sus países de origen haciendo que, nuevamente, pueda haber una oleada grande en el ámbito mundial, esta vez con el fútbol como protagonista. 

 

La Pizarra del DT Dic 02, 2022 | Actualizado hace 4 días
Al Bayt, el estadio en el desierto
Al Bayt, el denominado «estadio en el desierto», queda a unos 30 kilómetros del centro de Doha. Está sobre una estructura y la carpa se eleva alrededor de toda la planicie catarí
Las tormentas de arenas ralentizan el kilometraje de los autobuses que trasladan desde y hasta Al Bayt

 

En Doha no todo es cerca. Si bien el Mundial parece unos juegos Juegos Olímpicos, por disputarse todo en una misma ciudad, los estadios no tienen tanta cercanía. Al Bayt, el sitio que acogió el Costa Rica-Alemania, es el claro ejemplo.

A unos 30 kilómetros del centro de Doha se encuentra un estadio recién inaugurado para casi 70.000 personas. Es una carpa en el desierto, literalmente hablando. El recinto queda al norte, en una zona muy próxima al clima más caluroso de Catar. Al Khor, mismo municipio que lo acoge, también tiene un interesante fenómeno: las dunas de arena caen al mar. Esto da una pequeña idea de la ubicación que puede tener el lugar.

Para llegar al estadio no hay conexión con transporte público. La FIFA habilitó una serie de autobuses que conectan con el metro para que los fanáticos puedan acceder al recinto. Sin embargo, en condiciones normales fuera de Mundial, el único acceso sería en vehículo particular.

Una vez se llega y, como en todos los estadios, hay que caminar. El promedio son unos 15 minutos desde donde deja el bus hasta llegar al recinto. Al Bayt es imponente. Está sobre una estructura y se eleva la carpa alrededor de toda la planicie catarí.

Las personas van caminando entre vallas que guían hacia dentro del estadio. Se pasa la entrada y se accede. Ya dentro, hay múltiples atracciones, como en todos los recintos. Todas vinculadas a tema mundial y fútbol, en activaciones con marcas importantes y de renombre.

Cercano a la hora del partido, cada aficionado busca su puerta e ingresa. Por dentro, Al Bayt mantiene su esencia: una carpa, pero esta vez en su interior. Los 68.000 aficionados hacen ruido y comienza a rodar la pelota.

Para el tema del resultado final y acciones del partido, se pueden consultar diferentes fuentes. Partidazo, pero esto no es una crónica periodística del encuentro. Una vez sonado el pitido final, arranca la pesadilla.

Dos horas cincuenta y cinco minutos, iniciando recorrido a la 12: 50 a.m., es lo que nos separa del destino de alojamiento a Al Bayt. Una verdadera locura. Autobús, caminar, metro y otro autobús para llegar.

Hay cientos de autobuses a las afueras del estadio esperando a los aficionados. Además, en otro estacionamiento hay más vehículos para empleados. El autobús deja en el metro, a una hora del estadio.

En el medio y por las condiciones geográficas, inició una pequeña tormenta de arena que ralentizaría el kilometraje de los autobuses. A unos 50-60 kilómetros por hora vía el sur. A todas estas, sin aire acondicionado en el vehículo.

El viaje se haría eterno si las personas no fuesen sumamente sociables. Todo el mundo habla. Del partido, incidencias, anécdotas y demás. Una vez desembarcados, tocan unas 14 paradas de metro, desde Lusail hasta Al Wakra, lo que representa casi una hora más de trayecto. Allí ya nadie habla. Reina el silencio y el sueño entre los asistentes.

Una vez llegado a la última estación al sur, otro autobús. 50 minutos más para completar las dos horas 50 minutos. 4.00 a.m,,  la hora de llegada al lugar de alojamiento.

Objetivamente, el trayecto es sumamente agotador y, apartando lo lujoso del estadio, quizás hubiese resultado mejor que los partidos de última hora (22h local) no fuesen jugados en el lugar más lejano de Doha.

Se llega a casa, toca redactar para contarles la travesía al estadio del desierto: Al Bayt

10 extrañas cosas del Mundial de Catar para los aficionados
La mayoría de los turistas están resfriados. Sí se puede tomar cerveza, pero cuestan, como mínimo, $12 en los bares. No se ve gente usando shorts en las calles aunque las temperaturas son altas
En el metro, la cantidad de asistentes de tránsito es importante. Pasa lo mismo en cada esquina y cruce de calle
 En el metro, centros comerciales y hasta en estadios hay salas de rezo. Los musulmanes rezan seis veces al día

 

Tras 11 días de torneo, los aficionados se van acostumbrando a sus recorridos. Bus, metro, estadio, centro, bus, taxi, metro. Sí, se repite el bus y el metro porque son el tipo de transporte más utilizado. 

Dentro de la movilidad, recorridos y trayectos, hay cosas extrañas que han marcado a los turistas que pisan Catar y que son interesantes para remarcar. A continuación, una lista de ellas

 

  1. Los shorts no se utilizan: es un tema quizás poco común en un país con temperaturas altas. Las personas provenientes de India, pakistaníes o bangladesí van en blue jeans o pantalones de tela fina por la calle. Los cataríes van con sus Thoub, unas túnicas blancas que cubren todo su cuerpo. 
  2. Los autobuses o congelan o te mueres de calor: no hay punto medio. La FIFA proveyó una red gigante de transporte. Va desde muy al sur, hasta muy al norte. El tema es que o vas muerto de calor porque no prenden el aire, o vas congelado porque bajan demasiado las temperaturas.
  3. La mayoría de los turistas están resfriados: parece una exageración, pero no es tan así. En los autobuses se escucha un recital de tos y estornudos. La razón estrechamente ligada con el punto 2. Los cambios de temperatura constante hacen que se tenga el cuerpo desbalanceado. En la calle, calor. En espacios cerrados, frio.
  4. Hay muchos gatos callejeros: en zonas ricas, zonas pobres, en el centro o en los suburbios. Siempre hay gatos. Además, son cariñosos. Se acercan y no se van si los buscas acariciar. 
  5. Pocas personas calvas: esta razón es difícil de especificar por qué se da así. Las personas de India o Bangladesh dejan sus cabelleras mal cortadas, sin importar mostrar su falta de pelo. Por su parte, los árabes, con su vestimenta, parecen tener siempre pelo visible a los costados. Sí se aprecia algún keniata sin pelo. 
  6. Infinita cantidad de asistentes de tránsito: la cantidad de personas que existen para dirigir el tránsito en Catar por el mundial  no tiene lógica. En el metro, por cada dos puertas del vagón, hay una persona que te dice que entres rápido o con calma al metro. En cada esquina, para atravesar la calle, también están estos individuos que pausan el tráfico o los carros en cada esquina. No es exagerado. Es en cada esquina que hay uno. 
  7. El costo del alcohol: sí se puede beber en Catar, pero el costo es elevado. Eso sí, los bares de los hoteles están full siempre a la hora de los partidos. No hay tantos lugares para ver los encuentros, por lo que los fanáticos se van a bares a verlos. Consumen alcohol a un precio aproximado de 12 dólares la cerveza.
  8. Fuertes olores: acá no se busca crear controversia, pero el olor de ciertas personas es bastante fuerte. En transporte público, en general, el olor no es muy agradable.
  9. Salas de rezo: en el metro, centros comerciales y hasta en estadios hay salas de rezo. Los musulmanes rezan seis veces al día por lo que, en muchos momentos, los baños están a reventar y, posteriormente, las salas de rezo. Los baños porque deben lavarse diferentes partes del cuerpo antes de entrar a la sala y quitarse los zapatos. 
  10. Los baños públicos: esto va estrechamente ligado con el punto anterior y es que los baños públicos están siempre con el piso encharcado. Esto es porque tienen una especie de mangueras dispuestas en el área de las pocetas para, como se mencionó, lavarse diferentes partes del cuerpo. 
Los asientos vacíos y la reventa de entradas en Catar 2022
Los estadios en Catar quedan relativamente cerca, pero el transporte y los accesos se complican un poco. Muchos fanáticos compraron entradas para ver juegos el mismo día y luego no pueden acudir a todos 
Los locales tuvieron preferencia a la hora de comprar entradas, lo que se prestó para la reventa. Un trabajador de Sri Lanka contó que compró diez entradas y las ha revendido en redes sociales, con buenos dividendos

 

Hemos visto de forma frecuente espacios vacíos en los estadios. Posiblemente no sea que no se haya vendido la totalidad de las entradas, sino que la gente no ha asistido a los recintos por alguna razón en particular. Quizás suene absurdo que alguien con un ticket de 250 dólares no vaya al partido… ¿O no? 

Entremos en materia de una vez. Primero, explicaremos las razones de las inasistencias a los estadios y, después, iremos a la parte de la reventa de tickets. 

A diferencia de otros mundiales, la cercanía entre estadios en este mundial es notoria. 57 kilómetros separan a Al Bayt de Al Janoub, estadios más lejanos entre sí. Esto hace que las personas puedan ir a más de un estadio el mismo día y, en algunos casos, personas que buscan ir a los cuatro recintos el mismo día. 

A partir de acá se forma el primer vacío. He conocido al menos cuatro personas con partidos para el mismo día y que se dan cuenta que no pueden llegar a ambos. El primero, un mexicano con tickets para el México Vs. Polonia que era a las 7PM, hora local, y con entradas para el Dinamarca Vs. Túnez, ese mismo día a las 4PM. Me ofreció regalármelas, pero sinceramente no me interesaba porque tenía entradas también al México – Polonia.

El caso es que él quería estar en la previa del partido con sus compatriotas y dejó de asistir al partido de primera hora. No revendió, ni las cedió. Simplemente las perdió. Él pensó que podía llegar a ambos “por lo cercano que eran”, pero en la práctica, no es tan así. 

Si bien puede existir cercanía entre estadios, el proceso para salir de uno y llegar al otro es complejo. Cercan el perímetro, no puedes agarrar taxi en las cercanías y la movilización tiene que ser por transporte público, o alejarte lo suficiente para poder agarrar transporte privado. La otra opción sería ir en vehículo propio, pero pasa algo similar. Los parkings quedan a unos 15-20 minutos caminando, lo que impide o dificulta ver varios partidos el mismo día.

Las reventas, un problema común

Ahora bien, la otra posible razón coincide con el primer punto sobre reventas: los cataríes. Los locales han tenido preferencia a la hora de compra de boletos. Incluso, tickets en unos 10 dólares en la peor categoría han logrado sacar. Acá entra en juego el tema de la reventa. Conocimos a una persona oriunda de Sri Lanka y trabajador de Uber que compró 10 entradas. No le gusta el fútbol, sino el cricket, deporte nacional de su país. Compró el pack porque lo vio barato y pensó en la reventa. Lo hace a través de grupos de Facebook y saca un extra para su bolsillo. Dice que ha vendido 9 de las 10 que tenía. 

Le pregunté sobre la que le quedaba, qué pasaba si no la vendía y dijo: “No importa, ya gané buen dinero”. Pero insistí en saber si iría al estadio y respondió: “No, no sé nada de fútbol”.

Y es que es algo realmente común que suceda. Otro hindú que conocimos dijo solamente conocer a Cristiano Ronaldo y a Messi, pero no saber nada, absolutamente nada de fútbol, reglamento o jugadores. 

Existe una forma legal de comprar entradas: la página de reventas de la FIFA. Literalmente, es un portal donde puedes poner tus entradas en venta o comprar de otras personas que tengan. Conocí un venezolano que vendió par de entradas categoría 2 por la web para el Catar – Holanda y recuperó casi todo su dinero, menos comisiones. Es como comprar entradas para un concierto. Entras a un portal en “fila de espera” hasta que es tu turno. Demoras unos 15-20 minutos en ingresar. Una vez lo haces, tienes 5 minutos para comprar los boletos. El tema es que por la demanda que hay, muchas veces aparecen tickets disponibles que realmente no están disponibles. Este servidor compró dos tickets en reventa por la web y fue un éxito. 

También, puedes ir al DECC (Doha Exhibition & Convention Center). Temprano, entre 10 y 11 a.m.,  se hacen colas a las afueras de este edificio para e comprar boletos en físico. Todos los días va gente a comprar entradas revendidas y de forma oficial por la FIFA. 

La otra práctica es a través de redes sociales. Twitter y Facebook están plagados de personas ofreciendo entradas. La modalidad es sencilla, pero desconozco si es efectiva o estafa. Les escribes a estos revendedores y tienes dos opciones: encontrarte en persona en Doha para entrega de entradas o pagarles y que te las envíen online.

Además, a través del sistema FIFA, puedes ceder tus entradas a través de la misma plataforma. Esta segunda práctica es quizás un poco menos viable por un tema de que pudieses hacer el pago y, automáticamente, perder tu dinero. 

Por último, y quizás la práctica más común a nivel internacional, es la reventa de entradas a las afueras del estadio. Acá incluso figuran personas con carteles solicitando entradas en partidos específicos. Según rumores, en el México Vs. Argentina, llegaron a pagar 800 dólares por entradas con valor de 72 dólares. Una locura. 

Ya estamos próximos a las fases finales y posiblemente se comiencen a ver estadios más llenos ¿Crees que los espacios visibles en partidos de fases de grupo se mantendrán?

Imágenes | El <i>fan zone </i>de los trabajadores que construyeron el Mundial
El Fan Fest  de Asia Town fue construido en un estadio de cricket para que los locales tuviesen un poco de esparcimiento. Se encuentra al lado del centro comercial más barato de la ciudad y a pocos metros de un dormitorio tipo hostal para trabajadores de la zona
Un trabajador de Sri Lanka contratado para construcción de obras del mundial comentó a los corresponsales en Catar que le va a Portugal, por Cristiano. Junto a Messi, son los dos únicos jugadores de fútbol que conoce
Este fan zone es un recinto notoriamente diferente a lo que se ve en las historias de turistas o lo que proyecta la FIFA. Esto es el otro lado de Catar, el de los locales

 

Lejos de la zona turística por excelencia y sin acceso a bocas de metro se encuentra el Fan Fest  o Fan Zone de Asia Town, un estadio de cricket que fue dispuesto para que los locales tuviesen un espacio de esparcimiento.

No se permiten bolsos, solo a periodistas. Tampoco fotos en determinadas zonas, principalmente, donde aparezcan guardias de seguridad, a menos que tengas credenciales de la FIFA.

A diferencia de las zonas habilitadas para turistas, acá los guardias hablan poco inglés. Tan solo el coordinador se podía expresar en un anglosajón básico.

Antes de entrar en la experiencia, hay que detallar un poco más la ubicación del espacio. Se encuentra al lado del que denominan el centro comercial más barato de la ciudad y a pocos metros de un dormitorio tipo hostal para trabajadores de la zona.

El tema acá es que la mayoría de los trabajadores son de construcción, uno de los rubros que más está creciendo Catar, pero también uno de los peor pagados. Según lo conversado, un trabajador en construcción puede ganar 3000-4000 reales cataríes (900-1000 USD) mensuales; sin embargo, un apartamento de par de habitaciones en una zona «mala» cuesta justamente eso mismo: “Unos 3000 reales cataríes”.

La mayoría de las personas que asisten a este fan fest son trabajadores de clase media-baja, clase baja. Las personas tienen un interesante espacio de esparcimiento y libre de vicios para ver el Mundial.

fan zone

Muchos de ellos no saben de fútbol. Uno de los trabajadores de un local de comida dentro del estadio de cricket, oriundo de Sri Lanka, comentó que previo al mundial no sabía nada del fútbol “ni cómo se hacían los goles”. En Sri Lanka el deporte más común es el cricket.

Este mismo trabajador fue contratado por dos meses por una empresa (suponemos ligado a la FIFA) para trabajar 15 días previos, durante el mes y 15 días post para luego volver a su tierra. Le va a Portugal, por Cristiano Ronaldo, que junto con Messi, es uno de los dos únicos jugadores que supo nombrar. También, le gusta Inglaterra “porque juegan bien”.

fanzone

El partido en pantalla era Corea del Sur – Ghana. Unas 1500 personas estaban sentadas en la grama. Las gradas del recinto tienen una capacidad para 13.000 personas. Eran las 4.30 de la tarde y a medida que anochecía, más se llenaba el estadio. Es debido aclarar que sobre las 7:00PM hora local estaría jugando Brasil.

Solamente asisten hombres y la gran mayoría (por no decir que todos) lo hacen en pantalón largo. Se sientan sobre sus zapatos / cholas / sandalias y dejan sus pies descubiertos sobre el pasto. Ven atentamente el partido. En el entretiempo hay un show, según un keniata con el que se habló, “siempre es el mismo, no se cambian ni la ropa”.

fan zone

Dentro de todo el recinto hay cinco mujeres: la animadora y cuatro bailarinas. Los miles de hombres en el estadio se emocionan al verlas bailar, aunque algunos con un poco de descontento: “Siempre ponen canciones hindúes o locales, nunca algo comercial”, exclamaba molesto el keniata.

En del espacio hay lugares para rematar un balón y poder medir tu precisión, espacios para fotos y sitios de comida. Estos últimos son significativamente más baratos que el Fan Fest principal. Estamos hablando que puede ser incluso la mitad del precio.

Es un recinto notoriamente diferente a lo que se ve en las historias de turistas o lo que proyecta la FIFA. Esto es el otro lado de Catar, el de los locales.

fan zone

Cinco récords que se rompieron en Catar 2022
Cristiano Ronaldo se convirtió en el único jugador en anotar gol en cinco mundiales. Lo ha hecho consecutivamente desde Alemania 2006
Messi igualó a Maradona en cantidad de partidos de mundiales jugados con su selección, con 21. Está a cuatro partidos de igualar al alemán Lothar Matthäus en mayor número de partidos disputados en mundiales

 

Cada mundial tiene su historia y, a medida que avanza, deja números que son difíciles de igualar. Catar ya batió algunos récords con apenas unos partidos disputados. A continuación, los enumeramos

– Cristiano Ronaldo se convirtió en el único jugador en marcar goles en cinco mundiales. Luego de su tanto ante Ghana, obtuvo este número histórico. Había anotado en las ediciones de Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018.

Lionel Messi tras el partido ante México, llegó a 21 partidos disputados en Copas del Mundo. Con dicho número igualó a Diego Maradona en cantidad de partidos jugados en mundiales con Argentina. Ambos tienen el récord en este rubro con la Selección Argentina. El récord absoluto lo tiene Lothar Matthäus, con 25 encuentros disputados, cantidad que Messi podrá superar si llega a semifinales, ya que sumaría el partido final o el tercer puesto y quedaría con 26.

Andrés Guardado, con su presencia ante Argentina, igualó a Cristiano, Messi, José Carabajal y Rafa Márquez en cantidad de mundiales disputados. Esta selecta lista ostenta el récord de cinco Copas del Mundo jugadas.

Atiba Hutchinson se convirtió en el jugador más longevo en debutar en una Copa del Mundo. Con 39 años y 288 días, el canadiense superó al argentino Ángel Labruna, quien lo había logrado en Suecia 1958 con 39 años y 256 días.

Catar fue el primer seleccionado local en ser derrotado en su debut. Por primera vez en la historia, un equipo local que abre la Copa del Mundo, cayó en su primera presentación. En este caso, Ecuador se llevó el triunfo por dos a cero.

Estos son algunos récords hque se batieron en Catar con tan solo algunos partidos disputados. Quedarán varios por romperse a medida que avance la competencia.

Mundial de Qatar 2022: La pasión argentina que contagia
La albiceleste sigue con vida y le toca enfrentar a Polonia en la tercera ronda 

 

Argentina perdió el primer partido del Mundial de Fútbol de Qatar 2022 de forma sorpresiva contra la que parecía la selección más accesible del grupo: Arabia Saudita. Luego del traspié, la albiceleste no tenía otra opción más que ganar. Y su hinchada lo sabía.

El tema es que el rival de turno era México, una selección con la que históricamente ha habido mucha rivalidad por eliminaciones en instancias importantes en mundiales. 

La rivalidad se hizo más fuerte todavía al momento de que las hinchadas entrasen en acción. Hubo golpes en la ciudad catarí de Doha entre personas de ambas nacionalidades, cánticos xenófobos de parte y parte, haciendo mención a las Malvinas argentinas o a los carteles de drogas en México. 

En redes sociales, incluso, la conflictividad se puso aún más candente. Se convirtió en Trending topic con múltiples insultos entre tuiteros y con un clima que resultaba cada vez más ferviente. 

 

La otra parte del mundial: los contactos

 

Este sábado, 27 de noviembre, se verían las caras en el Estadio Lusail, al norte de la capital catarí. Los argentinos sabían la importancia de este partido: una derrota los devolvería a su país, mientras que México tenía la posibilidad de perder y seguir con vida. Eso sí, con chances complejas de pasar en caso de una derrota, ya que Polonia había vencido a Arabia Saudita.

Una guerra a muerte en Qatar

El clima hostil que se vivía hacía que los cánticos y fervor de los aficionados se notase aún más. Los argentinos cantando y colmando de gritos los estrechos pasillos del metro de Qatar eran dignos de fotografiar. 

Los argentinos cantaban sin parar: «Esta es la barra de la Argentina, está bailando de la cabeza”.

Niños, adolescentes, adultos, tercera edad, mujeres, todos cantaban. Y no es que sean letras súper sencillas de aprender, son cánticos elaborados. Fue un ambiente impresionante y acogedor.

Del otro lado, el nivel de preparación de cánticos de la afición mexicana era mucho menor. Significativamente menor. Estamos hablando de una afición que puede cantar “Cielito Lindo” en unísono, pero no es una canción creada por ellos, sino que es de Quirino Mendoza y Cortés, histórico cantautor mexicano del siglo XX.

El partido fuera de las canchas, o al menos en las calles de Doha, fue ganado abismalmente por la albiceleste; quienes además se impusieron en el partido 2-0 con goles de Lionel Messi y de Enzo Fernández.

Ahora, la tabla tomó otro color: Argentina está de segunda y México última. A la espera de la última ronda donde los sudamericanos estarán enfrentando a Polonia y los del norte a Arabia Saudita.

La otra parte del mundial: los contactos
El Mundial de Catar también es una oportunidad para conocer personas de otras nacionalidades y crear vínculos 
La mayoría de visitantes en Catar son de clase media-alta o alta: pilotos de avión, dueños de restaurantes, médicos, jefe de una empresa de arquitectura, ingenieros civiles, gerente de una transnacional, entre otros

El mundo del fútbol (y no fútbol) se moviliza a Catar desde todas partes del mundo. Tienes a la mano cientos de nacionalidades en un solo sitio, lo que es difícil que suceda nuevamente. Entrenadores reconocidos, caso Néstor Pékerman o Rafael Dudamel, presidentes de clubes, dueños de empresas, periodistas o, incluso, fanáticos con perfiles profesionales interesantes viajan al mundial.

Es bueno recalcar que el perfil de persona que viaja a las copas del mundo es de clase media-alta, alta. La razón es obvia: los gastos en los que hay que incurrir para estar. Sí es verdad que muchos lo logran de formas diferentes. No es lo mismo, en el caso de un periodista, viajar con el apoyo de varias empresas donde cada una pone un pequeño cantidad para movilizarte que sacarlo de tu bolsillo. O, en su defecto, viajar desde Arabia Saudita (país colindante) a hacerlo desde Argentina.

Luego de casi una semana en Medio Oriente, el perfil de personas con las que me he topado es bastante variado, pero interesante. Pilotos de avión, dueños de restaurantes, médicos, jefe de una empresa de arquitectura, ingenieros civiles, gerente de una transnacional y más. La red de contactos que se va creando, de forma natural, es espectacular. Y es que realmente, sin esfuerzo, se generan vínculos.

No tienes que tener la camiseta de un país, ni ser una persona demasiado extrovertida para entablar conversaciones. En el avión conversé siempre con las personas a mi lado, en el autobús he hecho amigos, en el metro, en el estadio. Todo inicia con un “Where are you from?”, comentario genérico del país en cuestión y comienza la charla. Siempre diferentes. Para hablar de fútbol, de geografía, conocer cultura, dónde te hospedas y más.

Es muy fácil iniciar conversaciones, pero más fácil aún, seguirlas. Terminan siendo conversas de 10-15 minutos, intercambio de teléfono y continuación de conversación.

Esta dinámica hace que se pueda crear un vínculo con la persona, con un lazo fuerte en común: el fútbol. A partir de allí, ya queda de parte de cada quien su objetivo. Si quiere un nuevo amigo, un simple conocido o, incluso, una persona con la cual hacer negocios. No exagero. De reuniones en mundiales han salido cosas muy, pero muy productivas. Por experiencia propia.

Quizás todo se genere de forma tan natural debido al estado anímico de las personas. Todos están felices o con ganas de conocer cosas, aprender y disfrutar. Eso hace que cualquier pregunta resulte abierta y positiva para el que la reciba, dispuesto a conversar y contar lo acontece en su vida.

De momento, y tras casi una semana, he conocido ticos, venezolanos, mexicanos, españoles, argentinos, colombianos, marroquíes, iraníes, franceses y canadienses. Todo esto en tan solo 6 días.