Versión Final, autor en Runrun

VersionFinal.com

Codhez: Salario mínimo solo alcanza para un rollo de pabilo en Navidad
Una familia en Maracaibo necesita casi 30 millones de bolívares para comprar 21 alimentos básicos

La Comisión para los Derechos Humanos del estado Zulia (Codhez) efectuó el monitoreo de precios de alimentos en Maracaibo correspondiente a la primera quincena de noviembre. En este reporte se evidencia un desproporcionado y preocupante aumento de los productos de la cesta básica de alimentos.

Una familia en Maracaibo necesita, en promedio, Bs. 29.152.334,34 para comprar 21 alimentos básicos, que incluyen productos como la carne de res, pollo, granos, huevos, cebolla, tomate, yuca, queso, harina de maíz, arroz, pasta, margarina, y aceite vegetal. Así pues, en comparación con la segunda quincena de octubre, la cifra es +33% más alta, y equivale a 7.288,08% del salario mínimo mensual.

Igualmente, si se considera ese monto en atención a la tasa de cambio promedio para el 20 de noviembre de Bs/USD 666.491,91, reflejaría un total de USD 43,74, todo esto en contraste con los Bs. 400.000,00 de salario mínimo mensual, equivalentes a USD 0,60.

Precios anclados a la hiperinflación

El alimento que experimentó mayor incremento de precio fue el huevo por unidad. Para adquirirlo es necesario contar con Bs. 79.166,67, esto significa un alza de +62% de una quincena a otra.

Por su parte, el rubro de las carnes rojas elevó sus precios entre +28% y +31%. El corte de primera, por ejemplo, subió +28%, para un precio promedio de Bs. 2.697.091,75.

El pollo y sus distintas presentaciones tuvieron el mismo efecto. Un pollo entero, cuyo precio está regulado por el gobierno nacional en Bs. 292.793,20, tiene un valor en el mercado de Bs. 1.323.405,24, es decir, +352% por encima de la regulación. Además, el precio promedio de los muslos de pollo se incrementó +39%, con un precio en el mercado de Bs. 1.628.688,15.

Sin embargo, no solo los proteicos cárnicos experimentaron una subida considerable en sus costos. Todos los granos también presentaron un aumento promedio de 35% en sus precios.

El precio de las caraotas (+37% más caro) se fijó en Bs. 1.498.202,94. El costo del kilogramo de frijoles (+36%) se ubicó en Bs. 1.289.171,43, y el de las arvejas (+34%) en Bs. 1.816.503,91.

Sueldo mínimo cada vez más inalcanzable

Ante la proximidad del período decembrino, Codhez realizó el monitoreo de algunos de los productos necesarios para la preparación de los platos típicos de esa época, que usualmente se comienzan a comercializar con anticipación.

En principio, el kilo de bijao tiene un precio promedio de Bs.1.675.136,50, que. en comparación con su precio en diciembre de 2019, supone un aumento de +2.907,57%.

En el caso del pabilo, este presenta un precio de Bs. 227.331,33, con un aumento de 735,23% en contraste con su precio de hace un año; monto que además representa más de la mitad de un salario mínimo mensual (57%).

Asimismo, las aceitunas están marcadas en Bs. 3.346.571,22 por kilogramo, destacando un aumento considerable de +895,90%. Por último, las uvas pasas, con un valor en el mercado de Bs. 4.279.810,50, se posicionaron en +1.365,56% más que el año pasado, equivalentes a 1.070% del salario mínimo mensual.

Ante los resultados de este monitoreo, realizado del 12 al 15 de noviembre en establecimientos de Maracaibo, Codhez insiste que el Estado venezolano incumple con su obligación de establecer un salario suficiente que permita vivir con dignidad y cubrir las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales (artículo 91 de la Constitución), así como el mandato de diseñar e implementar medidas que garanticen a todas las personas el acceso a alimentos nutricionales de manera suficiente y estable (artículo 305 constitucional).

Para la organización de derechos humanos, el panorama del acceso a la alimentación ha empeorado con las condiciones experimentadas a partir de marzo de 2020. “El temor al contagio de Covid-19, así como los constatados obstáculos para la movilidad, han impactado de forma grave en la calidad de vida, generando una sensación de desesperanza en la población”, destaca Codhez en su reporte.

Privan de libertad a tres hombres por protestas en la Guajira
Manifestaban por falta de agua, electricidad y gas

Tres ciudadanos fueron privados de libertad por el Tribunal Decimotercero de Control del estado Zulia, tras ser señalados de participar en las protestas que a principios de semana se realizaron en Paraguaipoa, municipio Guajira, en demanda de agua potable, energía eléctrica y gas doméstico.

Yohendri Hernández González, Yhon Franco Valbuena y Juan Palmar fueron los hombres a quienes, según sus familiares, les imputaron incitación al odio, obstaculización de la vía pública y violación al decreto presidencial, refirió la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez).

Hernández estaba frente a su residencia cuando fue interceptado por funcionarios motorizados de la Guardia Nacional, cerca de las 5:00 de la mañana del miércoles 7 de octubre, indicó Codhez.

“Están implicando a Yohendri como si él hubiese sido parte, cuando no fue así. Dicen que es parte de un partido político, cuando él no milita en ningún partido político. Lo único que hace es atender su negocio de perrocalientes”, dijeron sus angustiados consanguíneos.

Desde el pasado lunes, la comunidad de Paraguaipoa protestaba por falta de agua, electricidad y gas, trancando la Troncal del Caribe. Exigían la presencia de la alcaldesa de Guajira, Indira Fernández, para plantearle la problemática.

Sin embargo, el miércoles en la madrugada, una comisión de 200 efectivos de la GNB reprimió la protesta con gases lacrimógenos y perdigones. Luego detuvieron a los tres hombres.

Una Ventana a la Libertad exige cumplir medidas de la CIDH al retén de Cabimas
También insta a que se inicie inmediatamente un plan para el desarme de los reclusos, la atención médica, el despistaje de tuberculosis y otras enfermedades infectocontagiosas

 

Tras la solicitud interpuesta por Una Ventana a La Libertad (UVAL), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) decidió otorgar medidas cautelares a favor de los privados de libertad del Centro de Arresto y Detenciones Preventivas de Cabimas, en el Zulia; así como de sus familiares y de quienes trabajan en el retén, por considerar que se encuentran en una situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos.

En la resolución 15-20, la CIDH le exige al Estado venezolano que adopte de forma inmediata las medidas necesarias para proteger la vida e integridad personal de los beneficiarias, aplicar las normas internacionales para el tratamiento de privados de libertad; concierte las medidas a adoptarse con la representación de la medida cautelar e informe sobre las medidas adoptadas tendentes a la investigación de los hechos alegados que dieron origen a la presente resolución, para así evitar su repetición.

UVAL solicita al Estado venezolano, representado por la Gobernación del estado Zulia y la Secretaria de Seguridad y Orden Público, que se cumpla la medidas cautelares otorgadas por la CIDH e inicien las adecuaciones necesarias para que mejoren las condiciones tanto de quienes conviven dentro del centro de detención preventiva como de las comunidades que rodean al penal.

Insta también a que se inicie inmediatamente un plan para el desarme de los reclusos y la atención médica y despistaje de tuberculosis y otras enfermedades infectocontagiosas tanto de los detenidos como de los custodios y funcionarios policiales.

Se exige, además, que se reconsidere la clausura definitiva del penal mientras no se le garantice a los presos la culminación de su proceso judicial en los términos planteados por las leyes venezolanas y el traslado a penales que cumplan con las condiciones de infraestructura, salud, alimentación, vestimenta y servicios básicos. De esa manera no seguir menoscabando sus derechos.

Codhez: Inseguridad alimentaria agudiza vulnerabilidad de las madres en Maracaibo
El estudio reveló que 70% de las madres en situación de inseguridad alimentaria tiene más de un hijo.

 

La Comisión para los Derechos Humanos del estado Zulia (Codhez) presentó la segunda parte de su estudio sobre la situación de las madres con hijos en desnutrición y bajo peso que asisten al servicio de nutrición del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (Sahum).

La investigación sobre las características psicosociales de madres zulianas en el contexto de la emergencia humanitaria compleja documenta la vulnerabilidad de las madres marabinas en su entorno y modos de vida, centrándose en las necesidades de la población femenina.

Entre los hallazgos del estudio se reveló que 70% de las madres en situación de inseguridad alimentaria tiene más de un hijo. Solo el 30% de las madres encuestadas tiene un solo hijo, 23,3% dos hijos, 23.3% tres hijos, un 20% cuatro hijos, y un 3.3%, cinco hijos.

En cuanto a las características socioeconómicas de este grupo de madres, si bien la mayoría tiene formación para conseguir un empleo, solo 30% de ellas tiene un trabajo remunerado, siendo el 70% restante amas de casa dedicadas exclusivamente al cuidado de sus hijos y de su pareja. En el caso de las madres que tienen un trabajo remunerado se observa que estas labores se relacionan con el comercio informal, reparación de textiles y peluquería.

Por su parte, en formación académica, 36,7% de las madres tiene formación técnica o universitaria, 33,3% educación media, 23,3% educación primaria y 6,7% no se escolarizó. En estos hogares, la figura masculina no es reconocida con el rol tradicional de padre sino como proveedor económico.

A propósito de ello, en la encuesta aplicada en esta investigación se reportó que 32,3% de las madres son solteras, y 45.2% vive en concubinato. Solo 22.6% de las madres está casada, aunque manifestando que ellas son las responsables principales de los cuidados de sus hijos. La línea de apoyo se extiende luego a la abuela materna de sus hijos, en segundo lugar, al abuelo materno, mientras que apenas en tercer lugar aparece el padre.

Los resultados de esta investigación evidencian que los esquemas sociales impuestos a la mujer, tales como la maternidad a temprana edad y de madre cuidadora, fortalecen esquemas de vulnerabilidad para las mujeres marabinas, un sometimiento más asentado en madres de bajos estratos y que no participan en actividades económicas que generen ingresos en beneficio de ellas.

Ante este contexto, Codhez recomienda que las demandas sociales sobre la mujer marabina en situación de inseguridad alimentaria deben ser incluidas en la agenda pública. El Estado debe generar políticas que permitan el desarrollo pleno de la mujer en áreas sociales, laborales y formativas.

Codhez: Paraguaipoa tiene más de 60 horas sin electricidad

LA POBLACIÓN DE PARAGUAIPOA no tiene electricidad desde hace más de 60 horas, desde las 2:00 a. m. del sábado. Así lo informó la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), a través de su Twitter.

Afirma el organismo no gubernamental que Corpoelec argumenta la caída de varios postes como causa de la falta del fluido eléctrico en la localidad perteneciente al municipio Guajira, en el norte del Zulia.

Detalló que actualmente esos postes no han sido sustituidos en su totalidad y las localidades de la Guajira permanecen sin energía eléctrica.

En un boletín de Codhez correspondiente a agosto, las fallas eléctricas en la zona son aún más recurrentes y prolongadas en comparación con el resto del Zulia. Añade que ante esas fallas se complica el acceso a servicios como el agua potable, las telecomunicaciones, la educación y la salud.

Recordó que para el 9 de enero, según denuncias, en la Guajira llevaban dos semanas sin energía eléctrica, a diferencia de otros municipios del Zulia.

Tras el apagón nacional del 7 de marzo, que sumó cerca de 100 horas, reportan que en poblaciones como El Cañito, La Punta, Los Filúos, Paraguaipoa y Sinamaica retornó el fluido eléctrico luego de 177 horas.

 

 

Codhez: Salario mínimo solo compra 1,72 kilos de harina de maíz

LA COMISIÓN PARA LOS DERECHOS HUMANOS del Estado Zulia (Codhez) publicó el monitoreo de precios de alimentos en mercados de Maracaibo correspondientes a la primera quincena de septiembre.

En este monitoreo destaca el incremento del precio del cartón de 12 huevos que asciende al 57%. A finales del mes de agosto, su precio se ubicaba en Bs. 22.139,00, y pasó a costar Bs. 34.714,00.

La carne de res de primera se consigue en Bs 67.368,18, registrando un aumento del 42% con respecto a la quincena anterior. Por su parte, el precio del corte de carne de segunda se ubica en Bs.42.423,53 contabilizando un incremento de 37%. Mientras tanto, el pollo entero se consigue en Bs. 50.646,77, registrando un incremento de 37%.

El consumo de proteínas se hace cada vez más cuesta arriba para los marabinos. Alimentos como los huevos, que antes eran la opción de las familias para sustituir la carne y el pollo, se están volviendo inaccesibles debido a su alto costo.

Cabe destacar que este estudio de precios se realiza en abastos, supermercados, carnicerías, y todos los mercados populares de la ciudad, y en promedio, el precio de la mayoría de los rubros monitoreados sobrepasan el salario mínimo. Los cortes de primera y segunda de carne de res; todos los cortes de pollo (entero, pechuga, muslos, alitas); todos los granos (caraotas, arvejas, lentejas, frijoles); el cartón de 30 huevos, el queso blanco semiduro, la margarina y el aceite vegetal están por encima de los 40 mil bolívares.

Con el salario mínimo que recibe una persona por todo un mes de trabajo, apenas se podrían comprar 6,140 kilos de yuca, o 2,101 kilos de cebolla, o 1,72 kilos de harina precocida de maíz.

Por otra parte, otros de los alimentos que más aumentaron fueron las arvejas (+79%), los frijoles (+59%), el aceite vegetal (+51%), la costilla de res (+48%), las alitas (+46%) y la yuca (+42%). En esta quincena, la organización también hizo un monitoreo de los precios de cuatro frutas: cambúr, lechosa, guayaba y mandarina. El precio promedio del cambúr (Bs. 7.474,21) representa el 19% del salario mínimo vigente, mientras que el de la mandarina (Bs. 22.205,27) equivale a 55% del ingreso mensual de los venezolanos.

Codhez: La Guajira es el municipio más afectado por la crisis de servicios en el Zulia

EN SU BOLETÍN sobre la Situación General de los Derechos Humanos en el Zulia, de agosto de 2019, la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez), documentó las transgresiones a los derechos humanos de los pueblos indígenas en el actual contexto de emergencia humanitaria que atraviesa Venezuela.

Codhez en conjunto del Comité de Derechos Humanos de la Guajira, observó que de 21 municipios que integran el estado Zulia, La Guajira es el más afectado por la crisis de servicios públicos en la región.

Según el boletín, las fallas eléctricas en la Guajira son aún más recurrentes y prolongadas en comparación con el resto del Zulia, esto complica el acceso a otros servicios como el agua potable, las telecomunicaciones, la educación o la salud.

Codhez informó que, sectores de La Guajira iniciaron el año escolar sin electricidad. Para el 9 de enero de este año, se denunció que algunas zonas llevaban dos semanas sin servicio, mientras que otros municipios del Zulia comenzaron el año con normalidad.

Retraso constante 

Luego del apagón nacional del 7 de marzo, que sumó unas 105 horas sin servicio eléctrico en múltiples sectores de la región zuliana; en poblaciones como El Cañito, La Punta, Los Filúos, Paraguaipoa y Sinamaica el fluido eléctrico retornó transcurridas 177 horas. El retraso en la reconexión persistió durante los meses siguientes, según lo indicó Codhez.

El boletín expone que en abril, Paraguaipoa y Potrerito cumplieron 480 horas sin electricidad, en mayo se registró una falla en el servicio que se extendió por 96 horas. Dos meses más tarde, vecinos bloquearon el paso en la Troncal del Caribe, para protestar por la ausencia de la energía eléctrica y la precaria señal telefónica.

Servicios en emergencia

El agua potable es otro servicio vulnerado en la Guajira, Codhez informó que la zona cuenta con apenas cinco camiones cisterna, cuyo monitoreo sanitario es inexistente. Llenar un tanque de 1.000 litros puede llegar a costar 60% del salario mínimo, como último recurso los pobladores almacenan agua de lluvia o la toman de los jagüeyes; algunos contaminados.

El boletín resaltó que el acueducto «El Brillante», está fuera de servicio, a pesar de reiterados anuncios gubernamentales sobre su puesta en marcha.

Por otra parte, Codhez destacó que para los habitantes del municipio indígena contar con el servicio del gas solo es posible a través del surtido de bombonas y llenar los cilindros de gas es prácticamente imposible, puesto que no llegan a las plantas de distribución. Una bombona de 40 kilos, se vende en 40.000 bolívares, equivalente a un sueldo mínimo.

Las condiciones de los pueblos añú, barí, yukpa y japreria es quizás peor que la de los wayuu. En el caso de los yukpa, la falta de atención gubernamental se evidencia en la casi inexistente prestación de servicios públicos, la pobreza, la desnutrición, la inseguridad por la presencia de grupos irregulares y, en general, la falta de condiciones básicas para un nivel de vida adecuado, refiere el boletín.

El estudio advierte que la creciente contaminación del Lago de Maracaibo por la falta de mantenimiento en maquinarias y tuberías petroleras, impacta de forma más directa la costa oriental, que comprende los municipios Miranda, Santa Rita, Cabimas, Simón Bolívar, Lagunillas, Valmore Rodríguez y Baralt.

Codhez considera urgente que el Estado venezolano diseñe y ejecute de inmediato una solución óptima para atender a las poblaciones vulnerables en los territorios indígenas y solventar la situación de los servicios públicos en la región.

También exigen la creación de un plan de acción para enfocar la atención a los problemas ambientales, en especial hacia la alarmante contaminación en el Lago de Maracaibo, advertida en reiteradas oportunidades por grupos ambientalistas zulianos.

Codhez: Salario mínimo no alcanza ni para comprar un kilo de caraotas

LA COMISIÓN PARA LOS DERECHOS HUMANOS del Estado Zulia (Codhez) publicó el monitoreo de precios de alimentos que difunde cada quince días para dar a conocer las condiciones de disponibilidad y accesibilidad de alimentos en Maracaibo.

En el monitoreo correspondiente al 29 y 30 de agosto de 2019, se destaca el incremento de siete presentaciones de alimentos que ya superan el salario mínimo vigente. Para el estudio, esto representa una novedad, puesto que desde que se inició el monitoreo en octubre de 2018, la organización se enfoca en buscar los precios más económicos del mercado.

En tan solo 15 días, las caraotas registraron una variación de precio mayor a 57%. Para la primera quincena de agosto se podían adquirir en Bs. 26.430,80 y en la actualidad su precio promedio está en Bs. 41.382,80. Además de los granos, otros productos de la canasta alimentaria tuvieron una conducta similar.

El corte de primera de carne de res registró un incremento de precio del 26%, pasando de Bs. 37.629,17 a Bs. 47.581,82. El corte de segunda ahora se consigue en Bs. 42.423,53, cuando hace quince días costaba Bs. 32.895,56.

El pollo entero, por su parte, sigue siendo uno de los productos más costosos de los mercados, registrando una variación de precio mayor a 24%. Esto representa un incremento significativo con respecto a la quincena anterior, pasando de Bs. 29.724, 64 a Bs. 36, 840,09. Mientras que la pechuga pasó a costar Bs. 52.750,00.

Por otro lado, el cartón de huevos ahora se consigue en Bs. 56.603,85, y el kilo de queso blanco semiduro en Bs. 49.749,37.

Otro de los alimentos más relevantes para el consumo, como la leche en polvo, se puede conseguir a Bs. 26.000,00 en efectivo en el mercado popular Las Pulgas. Cabe destacar que la venta de esta presentación de leche en polvo es ilegal, pues es la contenida en las cajas CLAP, cuyos productos está prohibido revender. Entre tanto, el precio de la leche en polvo en otros establecimientos oscila entre Bs. 57.000,00 y Bs. 175.000,00. La leche líquida, por su parte, se vende entre Bs. 17.910,00 y Bs.51.250,00.

La situación hiperinflacionaria en Venezuela ha llegado al punto de que con el salario mínimo vigente no es posible adquirir ni siquiera un alimento de la canasta alimentaria. El alto costo impide que los hogares maracaiberos puedan acceder a una alimentación suficiente, variada y saludable.

Ante esta situación, Codhez reitera que ponerse en práctica medidas para fomentar la producción nacional de alimentos y revertir la hiperinflación, además de la aplicación de programas de alimentación que atiendan a la población más vulnerable.