Ocho regalos para Maduro en su cumpleaños 58 - Runrun
Ocho regalos para Maduro en su cumpleaños 58

Nicolás Maduro está de cumpleaños. Este 23 de noviembre cumple 58 años, siete de ellos sentado en el Palacio de Miraflores. Seguidores y algunas figuras políticas le han mandado mensajes a través de Twitter con la etiqueta #FelizCumpleañosNicolás.

Para este año, el hijo político del fallecido Hugo Chávez dijo que el mejor regalo que puede recibir es que los venezolanos salgan a votar el próximo 6 de diciembre en las elecciones parlamentarias. 

Algunos de sus íntimos (no) amigos ya les hicieron los suyos este 2020, como el informe de la Misión Internacional de la ONU que lo responsabiliza por crímenes de derechos humanos y los 15 millones de dólares que Estados Unidos pidió por su cabeza.

Pero en Runrun.es pensamos en ocho regalos para el cumpleañero, sobre todo para que viva una experiencia de la Venezuela actual como cualquier ciudadano de a pie.

Aquí la lista: 

Una bolsa CLAP

En abril de 2016, Nicolás Maduro ordenó la creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) para repartir comida en todo el país a precios subsidiados para ganar la “guerra económica”. ¿Qué mejor regalo que su propia idea? Una bolsa CLAP, pero sin caraotas, sin leche en polvo, sin atún, sin aceite, ni azúcar porque hace meses que ya no acostumbran a venir en las entregas. Pero no hay problema, eso es lo que también recibe el resto de los venezolanos: una dieta de cero proteínas. Es una lástima que su amigo Alex Saab no se la pueda traer personalmente. 

Un bono

Sabemos que el Gobierno no manda bonos todo el tiempo, pero el próximo que nos caiga en el Sistema Patria se lo regalamos entero al cumpleañero. No es mucho, pero es lo que hay. Quizá le alcance para medio cartón de huevos o unas cuantas canillas. 

Gasolina

“Estamos produciendo toda la gasolina que Venezuela necesita”, aseguró Maduro en cadena hace unos días. No es por llevarle la contraria, pero hemos visto como las colas de vehículos para echar gasolina no disminuyen, ni en Caracas y mucho menos en el interior del país. Por eso cada vez que falta la gasolina, la protesta se enciende. Para que no pase su cumpleaños (y posiblemente hasta su octavita) en una cola, le vamos a regalar un bidón… pero de la gasolina iraní. 

Un viaje en transporte público

Todos sabemos que en el siglo pasado Maduro manejaba un metrobús. Pero no sabemos con exactitud el tiempo que tiene Maduro sin viajar en transporte público, pero debe ser bastante. Le daremos una promoción 2×1: viaje de ida en el Metro de Caracas y viaje de vuelta en camioneticas para que esté en contacto directo con el pueblo. ¡Eso sí! Como es complicado cumplir con las normas de bioseguridad contra la pandemia por la cantidad de gente y las pocas unidades, el tapabocas va por su cuenta. Si nos encontramos con un vendedor ambulante en el camino, le brindamos una fresipop. 

12 horas diarias sin luz

Según datos del Comité de Afectados por Apagones, nada más en septiembre se registraron 84.425 fallas eléctricas en el país. Bajones y apagones que se prolongan por varias horas, en el estado Zulia alcanzan hasta 12 horas de duración. Así que ese tiempo nos parece bastante considerable para estar sin luz: tiempo para leer un libro, hablar con la primera dama y reflexionar sobre más de 20 años de chavismo. Una especie de retiro espiritual, a ver si tiene efecto. 

Un quemaíto de salsa

Nicolás Maduro no pierde el tiempo para echar un pie al ritmo de la salsa y más si es con Cilita. Lo ha hecho mientras en las calles las fuerzas de seguridad del Estado reprimían jóvenes en las protestas de 2017, cuando culparon a los “narcosobrinos” bajo cargos de narcotráfico en Estados Unidos, en momentos de crisis política en Venezuela y mientras cientos de venezolanos no tienen qué comer. ¿Mejor bailar que asumir la realidad? Incluso tuvo un programa radial llamado “La hora de la salsa”, que no sabemos en qué fue a parar. ““Jamás nadie nos va a amargar la vida, somos un pueblo alegre”, dijo cuando estrenó la primera edición por Radio Miraflores en 2016. Así que para que siga moviendo el esqueleto, un quemaíto de salsa le viene bien. En la selección musical no debería faltar los clásicos “Fuego en el 23”, “Careta” y “La cárcel”. 

La cita del pasaporte 

Abrir el pasaporte y ver la fecha de vencimiento es un dolor de cabeza.  Desde el año 2017 se han presentado retrasos en la emisión del documento. No exageramos cuando decimos que probablemente el Saime está en la lista de pesadillas de los venezolanos, dejando a muchos sin pasaporte por fallas en el sistema y falta de personal calificado. Semanas, meses y hasta años es el tiempo que han esperado por una cita para obtener un derecho que está consagrado en la Constitución: el de la identidad. Aunque el presidente del organismo anunció que venezolanos podrán optar por un documento con 10 años de vigencia, es mejor adelantarse a los hechos. Una cita, sin pago de gestores ni años de espera, debe ser un buen regalo. El verdadero quien pudiera. 

Una VPN

Con Maduro (y al parecer con algunos de su círculo) pasa como con el comandante Chávez: que lo tienen engañao. Es por eso que quizás fue ahora que se enteró que es necesario dejar que el sector productivo haga su trabajo y que el fiscal se haya enterado que la FAES hacen lo que hacen. Entonces una cuenta VPN para que pueda tener acceso a la prensa independiente que tiene bloqueada CANTV y otros proveedores de servicio sería un regalo que apreciaría.