Alianza Rebelde Investiga (ARI), autor en Runrun

Alianza Rebelde Investiga (ARI)

Las caras del “protector” de Maduro en la frontera
Freddy Bernal es uno de los pocos hombres de Hugo Chávez que aún goza del apoyo de Nicolás Maduro y, a quien lo impuso en un cargo para mantener el control político en Táchira. De participar en un golpe militar pasó a convertirse en funcionario público y ser sancionado por violación a los derechos humanos. Una investigación de la Alianza Rebelde Investiga (ARI) junto a Connectas devela los mecanismos que se usan desde el “protectorado” para permitir el paso irregular de mercancía por este estado fronterizo

 

Hace seis años Venezuela cerró la frontera con Colombia después de que dos militares venezolanos resultaron heridos en enfrentamientos con grupos delictivos. Los puentes que comunican ambos países desde el estado Táchira siguen trancados, afectando la vida de los ciudadanos quienes se vieron obligados a pasar por caminos improvisados y alternos al paso oficial entre ambos países. Sin embargo, lo que sí sigue abierto es un negocio millonario producto del contrabando que se ha aprovechado de esos pasos irregulares.

Unas 52 rutas informales que van desde pasos por ríos a puentes con tablas improvisadas, conocidas como “trochas”, siguen activas en la frontera. Pero dos de ellas fueron elegidas para el tránsito de la mercancía autorizada por el “protectorado” del Táchira, según informaron varios empresarios y funcionarios regionales consultados por este reportaje de investigación publicado por la Alianza Rebelde Investiga (ARI) integrada por El Pitazo, Runrunes y TalCual junto a la organización periodística Connectas.  

Desde 2017, Freddy Bernal actúa como “protector” de este estado fronterizo, una suerte de mandatario regional paralelo a la gobernadora legítimamente electa, integrante del partido Acción Democrática. El rol de “protector” es una estructura que no está contemplada en las leyes y es una figura alterna a los gobernadores y alcaldes, para imponerse sobre los opositores que ganaron la elección popular.

En los cuatro años que lleva en el cargo, Bernal se autopromociona en jornadas de dotación de materiales, reuniones con militares para “afinar estrategias para la defensa” de la frontera, mesas de trabajo para atender a las familias afectadas por las lluvias, entregas de alimento y gas doméstico, para inaugurar nuevos alumbrados públicos, así como encuentros con sectores productivos; actividades que corresponden al gobernador del estado.

Los nuevos códigos

El intento del paso de ayuda humanitaria desde Colombia en 2019, se tomó como argumento para cerrar por completo el puente internacional Simón Bolívar en la frontera. A partir de esta fecha se intensificó el tráfico de mercancía en la zona con la creación de los llamados “códigos” emitidos por el protectorado de Bernal o por organismos militares, popularmente conocidos como Código del Protectorado, Código Zodi (Zona Operativa de Defensa Integral) o Código Redi (Región Estratégica de Defensa Integral), estos dos últimos manejados por militares. “Los códigos representan una autorización para cruzar productos de manera ilícita a través de las trochas y son otorgados a los amigos del régimen”, aseguraron fuentes consultadas para este reportaje. 

Con documentos en mano (código y planilla de liquidación de impuestos) “se dirigen a una trocha específica y utilizada para tal fin, donde esperan las mercancías en los vehículos de carga colombianos para hacer trasbordo a camiones de matrículas venezolanas y luego ser cruzadas a territorio venezolano”, explicó un de las fuentes que pidió mantener su nombre en reserva. 

Según la gobernadora Laidy Gómez, el contrabando por las trochas le deja al protectorado del Táchira 3 millones de dólares semanales. También recalcó la fuerte pérdida económica para el estado fronterizo, al señalar que en los últimos dos años se han dejado de percibir más de 288 millones de dólares en recaudación aduanera, los cuales se habría podido invertir en obras públicas para la región.

“Para nadie es un secreto esta situación. Los mismos comerciantes y productores agropecuarios vienen a mi despacho a manifestarme la preocupación por pagos sin ningún sustento tributario ni aduanero que se deben hacer al llamado protectorado, para traer mercancía o materia primas desde Colombia”, apuntó Gómez.

Trochas V.I.P

Una de las formas que han surgido para traspasar la frontera es “Trochas V.I.P.”, un servicio “más cómodo y seguro que un servicio puerta a puerta”, que se ofrece a los venezolanos que requieren viajar a cualquier ciudad colombiana y especialmente a Cúcuta, que se salta las limitaciones oficiales a la movilización como medida preventiva por la pandemia. Para ello, el pago para pasar de la capital tachirense San Cristóbal hasta la zona de Juan Frío en Colombia, ronda los 108 dólares o 400.000 pesos colombianos, según el tipo de cambio del día.

Un recorrido realizado por ARI en la zona logró verificar el tránsito de mercancía por estos caminos improvisados, la forma en que militares custodian las cargas y ayudan en su transbordo de un camión con identificación colombiana a otro de placa venezolana. En el lugar afirmaron que gran parte de esa mercancía pertenecía a alguien que ostentaba el “código del protectorado”.

También se pudo evidenciar la presencia de vigilancia por parte de grupos irregulares en todo el camino, que mostraban sus armas sin pudor.   

Policía revolucionario

Bernal era policía cuando participó en el golpe militar liderado por Hugo Chávez en 1992 y fue escolta de Violeta Barrios de Chamorro, siendo presidenta de Nicaragua; con el pasar de los años, constituyente, diputado, alcalde de Caracas y ministro de la mano del chavismo. Su nombre ingresó en la Lista Clinton de Estados Unidos por supuestas conexiones con el narcotráfico junto a las FARC, y está en todas las listas de funcionarios chavistas sancionados por violaciones a los derechos humanos en Venezuela.  

Esta es la trayectoria de Bernal, el “protector” de Maduro en la frontera y, a quien escogió como candidato en las elecciones regionales del próximo 21 de noviembre para ser gobernador de Táchira, complicada región que sigue en manos de la oposición, pese a la hegemonía del chavismo en el resto del país. 

Puede leer este reportaje completo en el siguiente link:

https://alianza.shorthandstories.com/Las-caras-del-protector-de-Maduro-en-la-frontera/index.html

Vacunómetro: Casi 60% de la población tiene al menos una dosis anticovid en 20 semanas del plan de vacunación
A partir del próximo lunes 25 de octubre se retomarán las clases presenciales por primera vez después de año y medio de pandemia, según anunció Nicolás Maduro. La Alianza Rebelde Investiga (ARI) recopiló datos de las autoridades regionales que dan constancia de la inmunización del 58,15% de la población

“¡Pendiente! Maestras, maestros, profesores, profesoras, madres, padres, representantes, niños, niñas y jóvenes, recuerden que el lunes 25 de octubre regresan a clases; escuelas, liceos y universidades abren sus puertas a los estudiantes”. Estas fueron las palabras del mandatario Nicolás Maduro para anunciar el regreso a las actividades escolares de manera presencial. 

Este anuncio se hizo cuando se contabilizaban 1.349 nuevos contagios de covid-19, con proliferación en los estados centrales, liderando la lista Caracas con 203 nuevos casos, La Guaira con 156, Aragua con 149 y Miranda con 145. En estas zonas del país se comienza a vivir una tercera ola de contagios, así lo han advertido profesionales de la salud y se ha constatado con los reportes diarios ofrecidos desde el Gobierno. 

Datos recopilados por el Vacunómetro, una herramienta diseñada por la Alianza Rebelde Investiga (ARI), revela que el proceso de vacunación ha ido presentado un alza moderada, a la par de la llegada de más dosis de fármacos al país.  En la semana número 20 de vacunación el ritmo de dosis aplicadas subió 9,62% con respecto a la semana del 12 al 19 de octubre, cuando fue de 8,24%.

Esta alza moderada se puede deber a la poca capacidad de almacenamiento de vacunas con la que cuenta el país. En un reportaje publicado por ARI sobre la cadena de frío, se indicó que al menos 12 estados no tienen plantas eléctricas ni suficientes neveras y congeladores para conservar las dosis del programa nacional de inmunización. Una evaluación reciente Unicef constató que Venezuela cuenta con una capacidad de conservación para 31.040.750 vacunas, sin embargo, Huniades Uribina, secretario de la Academía Nacional de Medicina, asegura que esta capacidad se ha reducido por las carencias en el sector.

El llamado a clases no será segmentado ni de forma paulatina. El próximo lunes 25 de octubre, desde nivel preescolar hasta las universidades deberán retornar a las aulas. “Hemos logrado la vacunación del 84% del personal educativo del país”, aseguró Maduro durante una reunión del martes 19 de octubre con los jefes de las zonas educativas. 

Pero el hermetismo en torno a la vacunación pone en tela de juicio estos números, además, variantes más transmisibles y que atacan con mayor fuerza a los niños como la delta, circulan ya en el país. 

Griselda Sánchez, docente y presidenta de la Asociación Civil para la Formación de la Dirigencia Sindical (Fordisi), sostuvo que no es el momento para volver a las clases presenciales. 

“La pandemia se encuentra en un pico alto y las instituciones no cuentan con los servicios básicos” señaló Sánchez al explicar que servicios como el agua, esenciales para la higiene y bioseguridad escasean con frecuencia en los centros de educación pública. 

 

Además, tampoco el personal cuenta con productos como cloro, jabón, “muchos menos habrá tapabocas o alcohol”, factores que ponen en un riesgo mayor al personal que antes de la pandemia ya trabaja en condiciones precarias, de acuerdo a datos suministrados por la presidenta de Fordisi.

A pesar de este escenario, Maduro insistió en que la meta es vacunar para finales de año, es decir, en solo dos meses, al 100% del personal educativo.

 

Y, aunque no es primera vez Nicolás Maduro habla del tema, refirió que el “consejo científico de Venezuela, en la comisión presidencial contra el covid-19, estamos haciendo estudios de algunas vacunas en el mundo para comenzar, es lo que aspiramos antes que termine el año, la vacunación de niños y niñas mayores de tres años en adelante hasta jóvenes de 18 años”. 

Muchos países han avanzado en el proceso de vacunar a su población infantil. Naciones vecinas como Colombia, han comenzado a proteger a sus infantes con dosis de fármacos anticovid-19. Hasta ahora dosis de Sinovac, Sinopharm y Pfizer/BioNTech han sido usadas por diversos organismos de salud para vacunar a menores de edad. 

 

¿53,5% de Venezuela vacunada?

El domingo 17 de octubre Maduro afirmó que “53,5% de toda la población venezolana ya había sido vacunada contra la covid-19”. Además, aseguró que el país contaba con dosis suficientes para inmunizar al 80% de la población. “Tenemos una meta muy importante, llegar el 31 de octubre al 70%”. 

 

Los datos ofrecidos por las autoridades gubernamentales dan constancia de que, en lo que va de año Venezuela, ha recibido 30.991.056 dosis de vacunas contra el covid-19. El más reciente cargamento, 430 mil dosis de la vacuna Sputnik V llegó el lunes 18 de octubre proveniente de Moscú.

Hasta el 19 de octubre las cifras recogidas por el Vacunómetro dadas por las autoridades de salud indican que, durante este tiempo, se habrían aplicado 12.794.896 dosis de vacunas contra el covid-19, lo que significa que 58,15% de la población cuenta con al menos una dosis.

La Organización Panamericana de Salud, detalló que en Venezuela han sido aplicadas 16.127.242 dosis de vacunas contra el covid-19. Es decir, 9.926.613 primeras dosis y 6.190.629 personas ya recibieron la segunda dosis.

La opacidad y el poco interés en las autoridades de hablar con detenimiento de la pandemia así como del proceso de vacunación hace que varíen los datos suministrados sobre las dosis que han llegado a los 23 estados y el Distrito Capital versus las dosis aplicadas.

La información suministrada por las autoridades locales y sanitarias dan registro de la distribución de 9.938.773 dosis de vacunas, pero han aplicado 12.794.896, lo que significa 28,73% más de las dosis distribuidas en los estados.

 

Vacunómetro: En el semáforo anticovid la luz amarilla no es para frenar
Apenas 9,14% de los 22 millones de venezolanos que el Gobierno promete vacunar para este año  cuenta con el esquema completo de vacunación contra el COVID-19.
Especialistas señalan que el mecanismo de control propuesto por Maduro es inviable porque no todas las personas tienen los recursos para hacerse pruebas PCR y las probabilidades de falsificación de certificados de vacunación son altas

ARI/Foto: Karen Torres

El viernes 8 de octubre, Nicolás Maduro informó que su Gobierno se encuentra diseñando una nueva medida que ayudará a controlar los contagios de COVID-19. Se trata de una especie de semáforo que, según el color que muestre, le dará acceso a las personas a algunos lugares públicos como restaurantes,  en un principio. Este sistema comenzaría a ser implementado a partir de la tercera semana del mes de octubre.

El semáforo se regirá con el sistema patria, detalló Delcy Rodríguez, vicepresidenta del gobierno de Maduro, quien detalló el significado de cada color que formará parte de este método: la luz verde permite la entrada al establecimiento, significará que la persona está vacunada; la luz amarilla indicará que está sana, pero no se ha vacunado; la luz roja no permitirá la entrada al lugar, y querrá decir  que la persona está contagiada. 

¿Pero es viable la implementación de este sistema en Venezuela? El presidente de la Academia Nacional de Medicina, Enrique López Loyo, en una entrevista ofrecida a Onda la Superestación el 11 de octubre, indicó que la propuesta presentada por el gobierno de Maduro es inviable en la actuales condiciones del país. Su argumento se basó en los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi). El médico señaló que en Venezuela existe 94% de pobreza, y teniendo en cuenta este dato solo 6% de la población podría ir a comer en restaurantes. 

Para lograr ese tipo de medidas, se tiene que utilizar la data del Ministerio de Salud y hacerse pública, puesto que las personas pueden ser víctimas de ‘alcabalas’ y del uso indebido de la autoridad, como ha ocurrido en ciertas áreas del país”, afirmó López Loyo. Agregó que esta nueva medida depende de las pruebas PCR y un gran porcentaje de los ciudadanos no tiene acceso a ellas. 

Lorenzo Araujo, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, en entrevista para El Pitazo, señaló que la medida anunciada por Maduro no es un instrumento que permitirá contener el virus en el país. “No olvidemos que las personas, para llegar a un comercio, pasaron por un transporte público en el cual no hay control de la aglomeración. Han pasado por una serie de lugares donde no ha habido chequeo previo antes de ingresar al local”.

Asimismo, enfatizó que entre más controles haya, más probabilidades existen de hacer trampa y de falsificar los certificados de vacunación.

Por otra parte, Iván Puerta, presidente de la Cámara Nacional de Restaurantes (Canared), informó el 12 de octubre a través de un video en Instagram que el lunes 11 de octubre se comenzó a aplicar un plan piloto del semáforo de acceso con 40 locales. Detalló además que el plan se extenderá a locales de Distrito Capital y Miranda, entidades donde se registran la mayor cantidad de casos diarios.

También, precisó que las personas que estén vacunadas pero que no estén registradas en el Sistema Patria, al momento de ir a un restaurante, tendrán un color amarillo en lugar de verde. “Si no estás en la plataforma, tendrás que hacerlo para no tener problemas”.

Además de anunciar el nuevo sistema de control, Maduro aseguró que 50% de la población ya está vacunada. No obstante, según los datos recogidos en la semana del 5 al 12 de octubre por el Vacunómetro, herramienta periodística que registra el proceso de vacunación en el país, realizado por la Alianza Rebelde Investiga (ARI), solo 9,14% de las personas tienen el esquema de vacunación completo y 50,04% de la población cuenta con al menos la primera dosis.

Los datos recogidos por el Vacunómetro muestran que se han aplicado un total de 11.670.986 dosis, de las cuales  solo 2.012.562 personas han completado el esquema de vacunación y 3.713.546 tienen la primera dosis.

Según cifras de la Oficina Panamericana de la Salud (OPS), hasta el 10 de agosto, en el país 6.190.629 personas tenían el esquema de vacunación completo y  9.926.613  habían recibido la primera dosis.

Es oportuno precisar que el Vacunómetro se alimenta de las declaraciones de voceros regionales y que solo las autoridades de 16 estados han discriminado entre primeras y segundas dosis. Además, no todos los estados actualizan sus cifras cada semana. Para el 12 de octubre solo las autoridades de Amazonas, Delta Amacuro y Nueva Esparta informaron  sobre segundas dosis aplicadas. 

Otro dato contradictorio que se evidencia en el seguimiento del Vacunómetro es la cantidad de dosis distribuidas. Desde finales de mayo hasta el 12 de octubre han llegado al país 30.561.056 vacunas. No obstante, se han distribuido a lo largo del territorio 8.919.395 dosis, y se han aplicado 11.670.986 inoculaciones, es decir, se han suministrado 30,08% más de las dosis distribuidas en los estados. La diferencia en los números deja ver que no en todos los estados los voceros han reportado las vacunas que han recibido.

 

Medidas en otros países

Siguiendo las medidas restrictivas en otros países, se observó que en Italia, por ejemplo, el pasaporte COVID-19 entró en vigor cuando en el país el 50% de la población ya estaba completamente vacunada. Mientras que en Colombia decidieron aplazar la medida por no tener aún un alto porcentaje de personas vacunadas.

Según una nota del diario colombiano El Tiempo, para el 31 de agosto del presente año, el gobierno de Colombia anunció que tendría listo el diseño e implementación de un pasaporte digital que certifique que las personas han recibido el esquema completo de la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, la idea no se ha aplicado aún porque solo 14 millones de personas de los 50 millones de colombianos había completado el esquema vacunación.

“Hemos contemplado el pasaporte COVID, pero solamente se aplicaría una vez se hayan cumplido todos los ciclos etarios. Asumiendo que esto es voluntario, es gratuito y es un deber de todos. Cumplida esa etapa, tendremos también el mecanismo del  pasaporte digital”, indicó el presidente Iván Duque.

Hasta el 7 de octubre, Colombia registraba  18 millones de personas con el esquema completo de vacunación, quienes tienen un carnet de papel escrito a mano que indica las fechas de las dosis y la posibilidad de descargar el certificado de manera digital. No obstante, no hay restricciones fundamentadas en la vacuna.

Otro panorama se vio en Italia, país en donde el 6 de agosto entró en vigencia el pasaporte verde digital. En ese momento, según Our World in Data, el 55,9% de la población estaba completamente vacunada. Este documento es imprescindible para poder entrar a bares, restaurantes, piscinas, cines, gimnasios, museos, teatros, ferias. Cualquier persona mayor a 12 años deberá presentar la documentación para poder disfrutar de estas instalaciones. 

Asimismo, el 16 de septiembre se aprobó un decreto que entrará en vigor el 15 de octubre y que convertirá a Italia en el primer país europeo que exige pasaporte sanitario a todos sus trabajadores. El decreto obliga a todos los trabajadores italianos a tener un pase verde que certifique que por lo menos tienen la primera dosis de la vacuna o que ya han tenido la enfermedad. De no querer vacunarse, el empleado  tendrá que realizarse cada dos días una prueba diagnóstica. 

Con vacunas también se contagia

De acuerdo a la información ofrecida por el gobierno de Maduro con respecto al semáforo de acceso, las personas que estén vacunadas podrán entrar sin ningún problema a los establecimientos. ¿Pero estar vacunados garantiza que las personas no se puedan contagiar de COVID-19?

El 7 de octubre, la agencia de noticias EFE, reseñó que especialistas señalaron que ninguna vacuna puede evitar 100% el contagio. Margaret Harris, portavoz de la OMS, indicó que las vacunas ayudan a prevenir que la enfermedad evolucione a un estado de gravedad o la muerte en caso de infección.

Extensos ensayos clínicos hallaron que dos dosis de las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech prevenían el 95% de las enfermedades causadas por el coronavirus. Si bien estos resultados son impresionantes, una de cada 20 personas queda desprotegida”, explicó el médico Tom Frieden, exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Por su parte, Preeti Malani, directora de Salud de la Universidad de Michigan apuntó que ninguna vacuna brinda protección inmediata apenas la persona se vacuna.

Vacunómetro: Gobierno reporta que casi la mitad de la población tiene una dosis de la vacuna e insiste en aplicar Abdala
Según los datos de voceros oficiales, el ritmo de vacunación aumentó 20,07% respecto a la semana pasada. La administración de Maduro reportó la llegada de 900.000 dosis del candidato a vacuna cubano, aunque la Academia Nacional de Medicina ha advertido que no está aprobada ni por la OMS, ni por ningún ente de regulación internacional

ARI

En la décima octava semana de vacunación contra el COVID-19 en Venezuela, y de acuerdo con las cifras oficiales, 49,01% (10.782.417) de los 22 millones de personas que el gobierno se plantea vacunar este año han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus pandémico.  

Los registros oficiales dan cuenta de un aumento en 20,07% de las vacunas aplicadas entre el 28 de septiembre hasta el 5 de octubre. Esto representa un incremento en el ritmo de vacunación respecto a la semana previa analizada (del 21 al 28 de septiembre), cuando se evidenció un alza de 17,21%. 

El Vacunómetro, herramienta periodística que realiza semanalmente la Alianza Rebelde Investiga (ARI) conformada por El Pitazo, Runrunes y TalCual, también contabiliza que al país han llegado, desde el 13 de febrero hasta el 5 de octubre, 27.172.356 dosis según los reportes de voceros oficiales. 

De este lote, se han distribuido 8.196.397 dosis en los 23 estados del país más el Distrito Capital. El número de dosis aplicadas es de 10.782.417. Hasta los momentos, no hay evidencia de dónde se encuentran 18.975.959 de las vacunas que han llegado al país. 

 

 

 

Esta semana se repite una situación que ha sido denominador común al analizar los reportes de los voceros regionales oficiales: se han aplicado 31,55% más de las dosis que se han notificado como distribuidas a los estados, lo que comprueba la opacidad oficial en cuanto a la gestión del plan de vacunación. 

Al analizar las cifras por región encontramos que solo 14 estados diferenciaron el número de personas a las que se les inyectó la segunda dosis de vacuna contra el COVID-19.  Otras entidades como Bolívar, Carabobo, Delta Amacuro, Distrito Capital, Guárico, Nueva Esparta, Sucre, Trujillo y Zulia solo reportan dosis generales distribuidas, pero no discriminan cuántas primeras y segundas dosis han sido aplicadas. 

El estado Zulia es el que reporta mayor cantidad de dosis generales, con 1.749.643. Mientras que, de acuerdo con los datos de voceros regionales, Miranda es la entidad con más personas completamente vacunadas contra el COVID-19: 448.500 personas habrían recibido la segunda dosis en esa entidad.

 

Uso de Abdala de espaldas a la ciencia

El gobierno anunció el pasado 3 de octubre la llegada de 900.000 dosis del candidato cubano a vacuna Abdala, que se aplica en tres dosis.  

 

En esa misma alocución, Maduro dijo que el plan es importar no menos de 15.000.000 del producto cubano, que aún no cuenta con la aprobación de la Organización Mundial de la Salud ni de ninguna otra agencia regulatoria internacional para su uso en la prevención del COVID-19.  

Comentó además que la Abdala estaba en período de prueba en niñas y niños en la isla caribeña, y que en China se está también investigando la efectividad de un fármaco inmunizador contra el coronavirus  en menores. 

“Evaluamos protocolos para vacunar a niños de 2 años de edad en adelante”, añadió Maduro. A finales de agosto, había adelantado que tenía como meta vacunar desde el mes de octubre a la población de 3 a 18 años de edad y que lo haría con “vacunas probadas”.

En declaraciones a la agencia EFE el pasado 16 de septiembre, el pediatra venezolano Alejandro Rísquez recomendó que la decisión de vacunar a menores de 12 años se tome a partir de un «cuidadoso proceso de revisión» que incluya a la sociedad científica venezolana.

Mientras que el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico (SAGE) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) solo ha avalado hasta los momentos la aplicación de la vacuna Pfizer/BioNTech en menores de 12 años, pero este fármaco no está disponible en Venezuela. 

Por su parte, la Academia Nacional de Medicina (ANM) expresó en un documento hecho público el pasado 27 de septiembre su “profunda preocupación” por la aplicación en Venezuela de un producto “del cual no se tiene información científica sobre su seguridad y eficacia«. 

 

En el mismo escrito, cuestionaron que el gobierno hubiese aplicado unas 10.000 dosis de Abdala, una inyección en fase experimental desarrollada por Cuba, “sin que tengamos conocimiento de que se siguieron las normas éticas y legales que se requieren para ese tipo de experimentación”.

Desde el pasado 31 de junio, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha exigido al gobierno venezolano que informe sobre el tipo de evaluación que hizo para aprobar el uso de Abdala en Venezuela.

El subdirector de la organización, Jarbas Barbosa, destacaba entonces que los productores de la vacuna cubana no habían compartido resultados de estudios en fase 1, 2 y 3 y que, aunque todo país tiene la “decisión soberana de utilizar todo lo que quiera”, siempre recomendaban que las autoridades regulares comunicaran de forma transparente a la población cómo fue el proceso de evaluación de cada vacuna autorizada. 

Contraste con la cifra de estudios privados y la PAHO

Otros datos sobre vacunación contra el coronavirus en el país contrastan con los números de voceros oficiales.

Una encuesta sobre cobertura reportada de autovacunación contra COVID-19 en Venezuela que se desarrolló del 15 al 25 de septiembre y que condujo la Universidad Simón Bolívar junto a la encuestadora Delphos, encontró que 66,6% de los consultados aún no había recibido dosis de la vacuna. Solo 16,8% reportó haber sido vacunado con una dosis y 16,6% afirmaba que le habían inyectado dos dosis.

 

La encuesta fue aplicada a 1.200 personas mayores de 18 años en centros poblados de más de 1.000 habitantes. Según estos datos, el grupo de edad con mayor cobertura completa de vacunación (dos dosis) es el de mayores de 50 años (39,5%).

 

Delphos y la USB destacan en su reporte que las cifras ubican a Venezuela en el lugar 16 entre 20 países de América Latina en lo que respecta a la población totalmente vacunada, datos que pueden ser consultados en Our World in Data.  

Hasta el 27 de septiembre, esta publicación de estadísticas en línea editada por expertos de la Universidad de Oxford registraba que Venezuela solo había vacunado a 34% de su población y que otro 66% de los ciudadanos no tenían ninguna protección vía vacuna contra el coronavirus. 

 

Por zonas geográficas, la investigación halló que el Distrito Metropolitano de Caracas es el área del país con más ciudadanos vacunados con dos dosis (22,8%). En las llamadas “ciudades principales” (que no especifican cuáles son) este porcentaje de doblemente vacunados es de 15,7%, mientras que en el resto del país es de 15,8%.

El estudio de la USB y Delphos indicó además que la cobertura completa de vacunación es mayor en el nivel socioeconómico A/B/C (19,7%).

Llamó también la atención como dato que 18,20%  manifiestó que no se ha vacunado contra el COVID-19 y tampoco quiere hacerlo. Al comparar este número con los datos de agosto de 2021, se observa una disminución de 6,8% entre los no vacunados y reacios a vacunarse.

“La frecuencia de no querer vacunarse se registra más en mujeres que en hombres, más en el grupo entre 18-24 años de edad que en los otros grupos de edad, más en las personas del nivel socioeconómico D+ y más en la población del Distrito Metropolitano de Caracas”, se detalló en el reporte de la encuesta.

Por otra parte, hasta el 1° de octubre de 2021, la Organización Panamericana de la Salud registró -de acuerdo con los datos que le suministra el Gobierno- que en Venezuela se habían aplicado 15.714.857 vacunas. 9.731.808 personas habían recibido la primera dosis y 5.983.049 dos dosis.  Sobre la base de una población de 28.704.497, la PAHO reporta que 33,9% ha recibido una primera dosis de la vacuna y solo 20,8% de los venezolanos han completado su esquema de dos dosis.

 

 

 

“Mulas”: Una red nigeriana recluta a venezolanos para llevar droga a Europa
La Alianza Rebelde Investiga (ARI) identificó una red de tráfico de drogas que opera en más de cinco países y tres continentes. Un equipo de periodistas en Francia, Brasil y Venezuela conectó las piezas que muestran el patrón de una estructura criminal que utiliza a venezolanos para llevar cocaína a Europa 
La organización está liderada por nigerianos, opera desde Brasil y capta a venezolanos pobres y vulnerables, entre ellos mujeres migrantes
Esta investigación cuenta las historias de tres venezolanos que sucumbieron ante el grupo delictivo, y recurre a distintas narrativas: cómic, reportaje, video y crónica 

 

Alianza Rebelde Investiga (ARI)

 

“La comida, la comida es la razón por la estoy aquí. Por la comida decidí hacer el viaje. Estaba pasando por una situación muy difícil”, dijo Marvin*, un caraqueño con tres hijos pequeños, a quien le ofrecieron US$5.000 por llevar la droga a Francia. 

La detención de dos venezolanos en París a comienzos de 2020, por llevar casi 200 dediles con cocaína, puso en la mira la existencia de una red de “mulas” de la droga que conecta a Venezuela, Brasil, Guyana Francesa, Europa y África. 

Marvin reveló ―en una entrevista con periodistas de ARI en París― que la operación que lo llevó a ese país europeo está liderada por nigerianos. Su historia se cuenta en este cómic.

Su caso es una muestra de cómo la emergencia humanitaria compleja de Venezuela, que tiene en la pobreza extrema a 80 % de la población, se ha convertido en un atractivo para las organizaciones de crimen organizado transnacional. 

Se ha hecho común que los venezolanos sean reclutados por grupos guerrilleros colombianos, bandas de narcotraficantes brasileños o redes mexicanas de trata de personas. Pero la presencia de una mafia nigeriana en este ecosistema de “pirañas” criminales, que rondan a los venezolanos vulnerables, es sin duda un hallazgo llamativo. 

Un equipo de ARI en Brasil identificó algunas conexiones de la red de narcotraficantes con Venezuela. El nigeriano cabecilla de la organización en Boa Vista, Kevin Muroof Ezequiel Salami vivió en Venezuela. Es dueño del hotel Acceso Rápido, el establecimiento usado para albergar y preparar a los pasantes de droga. En ese lugar trabajan varios venezolanos. Este hombre además es pastor y presidente de una iglesia evangélica conectada con el hotel.  

Otro nigeriano que controla la operación en Suriname, de nombre Mike, vivió en la parroquia La Pastora, en Caracas.

El equipo de ARI supo que hay al menos, 3 iglesias evangélicas nigerianas en Caracas. Una de las más activas está en la avenida Lecuna y recibe decenas de venezolanos. Los domingos después del servicio dan comida, y los martes el acto religioso es solo para mujeres. No se encontró ninguna relación entre esta iglesia y el grupo criminal que opera en el exterior. 

Por otra parte, reportes de la Comunidad de Policías de América (Ameripol) registran que distintas bandas delictivas de África Occidental, generalmente lideradas por nigerianos, se han establecido en el tráfico de cocaína en muchos países de Europa Occidental. Algunos grupos también se han asentado en Brasil para exportar la droga a África y Europa. 

Un informe de FLACSO publicado en la Revista Latinoamericana de Estudios de Seguridad en 2019, señala que los grupos nigerianos exportan cerca de 90% de los envíos de cocaína por “mulas” o correos de Brasil hacia África. 

Aunque el tráfico de drogas de forma intraorgánica es una práctica  casi olvidada por los grandes carteles ―que ahora utilizan embarcaciones, narcosubmarinos y aviones―, esta modalidad sigue siendo empleada por estructuras criminales pequeñas, pero muy poderosas, que aprovechan la vulnerabilidad de los potenciales “pasantes de droga”. 

Esta situación de precariedad convierte también a los migrantes venezolanos en presas apetecibles para estas redes de narcotraficantes, más aún si se trata de mujeres. Es el caso de Alba*, quien llegó a Boa Vista con sus tres hijos buscando mejores condiciones de vida. 10 días después no tenía dinero para pagar la renta, el dueño del hotel donde se hospedaba, un nigeriano, le propuso un viaje ―similar al que realizó Marvin― para solventar su situación económica. 

La preparación de la mujer, de 42 años, debía comenzar en el hotel Acceso Rápido, propiedad del nigeriano que es pastor y estuvo en Venezuela. Por allí también pasaron Marvin y Joe, los dos venezolanos arrestados en París.

Los tres venezolanos protagonistas de esta historia no se conocen. Es probable que por las fechas de sus viajes hayan coincidido en algún punto del recorrido en Brasil, Surinam, Guayana Francesa o París. El equipo de ARI ubicó a cada uno en el proceso de esta investigación y cambió sus nombres para no ponerlos en peligro, pues la estructura criminal sigue activa.

*Puede leer el especial completo en este link

Vacunómetro: Las cifras de vacunas del gobierno central discrepan de las notificadas por voceros regionales
Datos publicados por el ministro Freddy Ñañez señalan que se han aplicado 15.714.857 dosis en todo el país, lo que representa 59,81% de todas las vacunas recibidas. No obstante, los voceros regionales han informado que solo se han suministrado 8.929.665 dosis desde que se inició el plan de vacunación

ARI

Por primera vez desde que Venezuela comenzó el plan de vacunación, la administración de Nicolás Maduro publicó cifras sobre el total de vacunas contra el covid-19 que han llegado al país, así como el número de ciudadanos por estados que han recibido la primera y segunda dosis. Sin embargo, aún la información aportada por los voceros regionales y autoridades únicas de Salud estatales se caracteriza por la opacidad, especialmente en lo referente al número de vacunas que han recibido y sobre la aplicación de segundas dosis. 

Según los datos dados a conocer el pasado 27 de septiembre por el vicepresidente de Comunicación, Cultura y Turismo, Freddy Ñañez, han llegado al país un total de 26.272.356 dosis, divididas de la siguiente manera: 22.333.756 dosis de las vacunas chinas Sinopharm y Sinovac, 3.060.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, 180.000 dosis de la candidata a vacuna cubana Abdala y 693.600 dosis de vacunas Sinovac que arribaron a través del mecanismo Covax.

Estas cifras, no obstante, discrepan de las aportadas por los voceros regionales sobre el número de vacunas que han llegado a los estados, que hasta ahora habían informado de 7.839.701 dosis distribuidas entre las 23 entidades y el Distrito Capital.

De acuerdo a los datos publicados por Ñañez, se han aplicado 15.714.857 vacunas en todo el país, lo que representa 59,81% de todas las dosis recibidas, es decir, faltan por aplicar 10.557.499 dosis (40,19%) de fármaco anti covid-19. No obstante, los datos obtenidos de los voceros regionales y a los que ha tenido acceso el Vacunómetro, proyecto de la Alianza Rebelde Investiga (ARI), integrada por Runrunes, El Pitazo y TalCual, señalan que solo han sido suministradas 8.929.665 dosis, 19,23% menos que lo dicho por el gobierno nacional.

Un ejemplo de la opacidad en la información es Zulia. De acuerdo a los datos de Ñañez, este estado tiene la mayor cantidad de dosis aplicadas, donde 1.106.508 personas recibieron la primera dosis y 1.016.100 ya están inmunizadas en su totalidad. Mientras, los voceros de esta entidad no han aportado datos de cuántas primeras y segundas dosis han suministrado y, solo se han limitado a informar la cantidad general de dosis aplicadas que apenas alcanzaba 1.400.000 dosis al 25 de septiembre. 

La Academia Nacional de Medicina emitió recientemente un informe, en el cual refuta las cifras de la administración de Maduro sobre el número de personas inmunizadas. De acuerdo a la institución, solo 14,88% de los venezolanos está completamente vacunado, haciendo referencia a datos publicados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).  

En lo que sería la 17 semana de vacunación que culminó el martes 28 de septiembre, el proceso se habría agilizado, y es que por este lapso aumentó en 17,21% las vacunas aplicadas. Lo que refleja un incremento del ritmo de vacunación con respecto a la semana anterior. 

La meta es difícil al ritmo actual

Alejandro Crespo, presidente de la Sociedad Venezolana de Pediatría y Puericultura (SVPP) filial Aragua, aseguró que lograr la meta de inmunizar al 70% de la población de cara al mes de diciembre se ve bastante alejada.

“Es prácticamente imposible sobre todo al ritmo actual, con la cantidad de puestos de vacunación que hay en este momento y sin ayuda de los expertos científicos”, dijo.

La meta del Estado venezolano es vacunar para diciembre de este año a 22.158.844 personas, lo que se traduce en 70% de la población. Según los datos oficiales, aún se requieren 17.727.644 dosis. 

A su juicio, es necesario que, para lograr el objetivo, se ponga en marcha un plan de vacunación que involucre a la academia, a los gremios de salud, a la sociedad científica y sobre todo al sector privado, lo que daría la oportunidad de ampliar la capacidad, esto advirtiendo que “la capacidad del Estado para administrar vacunas es muy limitado”.

Para Crespo, tratar de vacunar al 70% de la población con una vacuna de dos dosis, nueva y en menos de un año es un plan “bastante complicado”, y no solo en el caso del covid-19 sino en general.

“La última experiencia que tiene Venezuela con una vacuna nueva es el neumococo, que se introdujo en Venezuela en 2014. El objetivo era vacunar a más del 70% de los menores de cinco años con tres dosis antes, pero lograr el esquema completo costó mucho”.

El médico pediatra refirió que en esa oportunidad solo se alcanzó en el primer año vacunar a 27% de la población seleccionada, luego cayó el índice de vacunación y desde el 2017 esta no se aplica de manera gratuita. Infiere que si no se logró vacunar a la población menor a cinco años en un período de 12 meses, es aún más cuesta arriba a toda la población mayor a 18 años. 

17 acuerdos entre China y Venezuela quedaron en grandes promesas
La investigación realizada por la Alianza Rebelde Investiga (ARI) y Connectas pudo determinar que 29% de los proyectos suscritos entre Venezuela y China, para mejorar la calidad de vida de los venezolanos, no fueron culminados y el resto no cumple con los objetivos planificados

ARI y Connectas

Venezuela acordó con China la ejecución de 17 proyectos para generar electricidad, construir viviendas, conectar al país con trenes, llevar un satélite al espacio, procesar arroz, fabricar electrodomésticos, llevar agua a miles de hogares en el estado Falcón y movilizar a los venezolanos en autobuses modernos. La inversión para estos proyectos alcanzó los 22 mil millones de dólares.

No obstante, la investigación de la Alianza Rebelde Investiga (ARI), constituida por los medios El Pitazo, Runrunes y TalCual, y Connectas, una plataforma periodística que apoya proyectos de investigación sobre temas de interés público y relevancia para América Latina, reveló que 29% de los proyectos no se culminaron y el resto no cumple con los objetivos proyectado para agosto de 2021.

En el año 2020, Transparencia Venezuela publicó un informe que analizaba los 20 años de convenios entre ambas naciones. Entre los hallazgos enumeraban 15 proyectos fallidos que supusieron una inversión de 19.600 millones de dólares. Sin embargo, ARI identificó dos proyectos más ejecutados en el marco de estos convenios que tampoco cumplen con los objetivos proyectados. Para ello, el equipo revisó artículos de prensa e informes filtrados por Corpoelec, y consultó voces expertas. Además, a través del equipo de corresponsales de El Pitazo, ARI verificó con reportería en el campo el estatus de cada uno de los proyectos para agosto de 2021.

Para brindar 40% de soporte al sistema eléctrico nacional se instalaron 5 plantas termoeléctricas; sin embargo, ninguna de las plantas genera electricidad actualmente. ¿La principal razón? La falta de mantenimiento y de combustible.

La investigación también reveló que cuatro proyectos que servirían para interconectar al país y mejorar la movilidad de los ciudadanos no funcionan a plenitud. Uno de los sistemas de trenes está paralizado por retrasos en las obras y solo está operativo un tramo de la ruta. El otro sistema ferroviario está siendo desmantelado para ser vendido como chatarra. Asimismo, parte de la flota de autobuses Yutong que el gobierno importó se encuentra inoperativa en estacionamientos alrededor del país.

Otros proyectos que tenían como objetivo procesar grandes cantidades de arroz y ensamblar miles de electrodomésticos, hoy trabajan a media máquina y no han producido ni un solo electrodoméstico por falta de recursos. Un acueducto que beneficiaría a 600 mil habitantes de ocho municipios del estado Falcón solo surten de agua a tres de estos municipios y el suministro es irregular.

La ejecución de los proyectos fue otorgada a 14 empresas chinas. Tres de las compañías han sido señaladas por irregularidades en las contrataciones con el Estado venezolano: Sinohydro Corporation y China Camc Engineering se vincularon con al menos con tres proyectos cada una y, junto a la empresa Machinery Engineering Corporation, han sido denunciadas por pagar sobornos a funcionarios del gobierno chavista y por sobreprecio en la construcción de las obras.

Especialistas consultados para la investigación explicaron que el fracaso de los acuerdos con China se debió principalmente a la poca transparencia que marcó la pauta en los convenios, y al nulo control de los proyectos por parte de la Asamblea Nacional y La Contraloría General de la República.

Además, resaltan que la Ley de Contrataciones Públicas no es aplicada a empresas que son propiedad del Estado o cuando son obras que se dan en el marco de acuerdos internacionales como ocurrió con los proyectos con China. Esta situación permitió que los contratos se ejecutaran de manera irregular.

Visita el especial Chanchullos costosos para conocer los detalles de esta investigación.

#GuachimánElectoral | Guía para sortear los baches del tarjetón en las elecciones regionales
Al menos nueve organizaciones políticas que figuran en el tarjetón para las elecciones del 21 de noviembre se encuentran intervenidas por el Tribunal Supremo de Justicia y otras tienen nombres y colores similares que podrían prestarse para confusiones en los votantes

Jhonattan González

 

El pasado 9 de septiembre, representantes de las 37 organizaciones nacionales con fines políticos escogieron su posición en la boleta electoral que se usará el 21 de noviembre.

La ubicación de la imagen de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), coalición opositora que agrupa al G4 o los principales partidos de oposición, quedó ubicada entre el partido Tupamaros y el Partido Comunista de Venezuela (PCV). El lugar que había ocupado tradicionalmente hasta 2017: abajo, a la izquierda, en la esquina, fue ocupado por la Acción Democrática, intervenida por el Tribunal Supremo de Justicia y en manos de Bernabé Gutiérrez, quien para las postulaciones montó tienda aparte con la Alianza Democrática.

A poco tiempo de la contienda, el #GuachimánElectoral explica a los ciudadanos cuál es la actualidad y tendencia política de los partidos por dos razones: muchos se encuentran intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia y han sido designadas autoridades diferentes a las que puede estar familiarizada la población y porque hay toldas con colores y nomenclaturas similares entre ellas.

Por ejemplo, la tarjeta de la MUD fue habilitada nuevamente por el CNE luego de tres años. De hecho, la alianza ya había sido disuelta y se creó una nueva coalición denominada Plataforma Unitaria de Venezuela que agrupa al G4 y otras toldas de oposición, pero que no tiene ficha ni organización ante el ente electoral.

Tras la habilitación de la tarjeta, la oposición decidió participar nuevamente con la MUD y su famoso símbolo de “la manito”. El partido tuvo que reubicar dos veces su posición en el tarjetón, puesto que otras organizaciones como Min Unidad o Venezuela Unida, que nada tienen que ver con la oposición tradicional, estaban cerca y se prestaban a confusión.

Pero la MUD no solo deberá sortear esta posible confusión con otras tarjetas, sino que debe informar claramente a sus electores cuáles son los abanderados que verdaderamente los representan. Esta tarea de minimizar las confusiones es más sencilla en los cargos a gobernadores que se elegirán porque, además de la tarjeta del partido, estará el nombre y la cara del candidato. Esta referencia en el tarjetón no aplica para los otros cargos que están en disputa: alcaldes, concejales y diputados de los Consejos Legislativos.

Por ejemplo, en el estado Táchira, el aspirante de la coalición es Fernando Andrade, pero la actual gobernadora y candidata a la reelección, Laidy Gómez ha estado utilizando la palabra “unidad” para promover su oferta cuando ha sido postulada por la Alianza Democrática, que agrupa a los partidos minoritarios de la extinta mesa de negociación y que tiene en sus filas a la Acción Democrática intervenida.

La tarjeta de Acción Democrática fue ubicada abajo y a la izquierda, justo donde la MUD triunfó en los comicios legislativos de 2015. Por lo tanto, los ciudadanos deben conocer que esa cartilla no pertenece a la facción que encabeza el expresidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup.

Además de AD, también se encuentran intervenidas otras tarjetas de oposición y del chavismo que se desmarcó de la administración de Nicolás Maduro: Copei, Bandera Roja, Voluntad Popular, Tupamaro y Patria Para Todos (PPT) son las otras organizaciones tradicionales que están en manos de sectores cuestionados por quienes adversan al régimen de Nicolás Maduro y, en muchos casos, son calificados de cómplices del oficialismo para dividir y confundir al elector.

El chavismo disidente, agrupado en la Alternativa Popular Revolucionaria (APR), tiene un arduo trabajo por realizar, ya que debe guiar a sus electores para que diferencien las opciones al momento de estar frente al tarjetón. Los simpatizantes de este grupo solo tienen la tarjeta del PCV.

Los partidos de la Alianza Democrática, uno de los sectores de oposición que no responde al G4, se ubicaron en la última fila. Estos son Acción Democrática ad hoc, Avanzada Progresista, Primero Venezuela, el Copei intervenido, Cambiemos, Venezuela Unida y El Cambio.

Y si se trata del chavismo, el Partido Socialista Unidos de Venezuela (Psuv) y sus aliados: Alianza Para el Cambio, Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), PPT, Tupamaro, Somos Venezuela, Organización Renovadora Auténtica (ORA), Unión Popular Venezolana (UPV), Podemos, Unidad Popular Venezolana (UPV), Organización Renovadora Auténtica (ORA) y Somos Venezuela están en la parte superior, en bloque, solo interrumpidos en la segunda fila por Fuerza Vecinal, la tarjeta de alcaldes opositores, fuera de la MUD, que buscan la reelección en su mayoría.

Según cifras del CNE, 70.244 candidatos participarán en los comicios regionales y municipales del 21 de noviembre. 86 % de las organizaciones con fines políticos postularon aspirantes.

Guachimán Electoral