Anggy Polanco, autor en Runrun

Anggy Polanco

#MonitorDeVíctimasTáchira | Dos mujeres fueron asesinadas en diferentes hechos el #29Oct en Táchira
Las víctimas, de 19 y 25 años, fueron atacadas a bala. En uno de los sucesos otra mujer quedó herida

 

@anggyp

Dos mujeres fueron asesinadas en el estado Táchira en diferentes hechos, ocurridos el pasado viernes 29 de octubre.

Uno de los casos fue un feminicidio. La víctima fue Andry Lorena Contreras Cordevez, de 19 años de edad, quien murió tras ser baleada en la cabeza. Según allegados a la mujer, el responsable sería su pareja sentimental, un supuesto miembro del Ejército de Liberación Nacional (ELN), grupo guerrillero que está presente en el municipio García de Hevia, zona norte del Táchira.

El suceso ocurrió a eso de las 11:00 de la noche en Orope, vía a Castellón, cuando Andry Lorena se encontraba en la cocina de la vivienda de su suegra, donde residía. Se hallaba secando platos y conversando con un amigo, cuando fue sorprendida supuestamente por su pareja, cuyo nombre se corresponde con las siglas Y.A.P., de 19 años.

Según esta versión, el hombre, tras llamarla por su nombre, le disparó desde aproximadamente un metro de distancia, sin que ella tuviera tiempo de reaccionar.

La bala que recibió la mujer le entró por la frente y le salió por la parte posterior de la cabeza. Luego se incrustó en la pared.

Mientras que, agonizante, la joven se desplomaba, el señalado victimario intentó quitarse la vida, pero uno de los amigos presentes lo evitó, quitándole el arma, aseveró un allegado.

Sucedido el hecho, al lugar se apersonaron miembros de la guerrilla ELN que tiene pleno dominio de la zona y a la que pertenecería el señalado victimario. Los irregulares desalojaron a las personas de la vivienda y se llevaron atado de manos supuesto homicida, para «aplicarle su propia justicia».

Andry Lorena tenía cerca de un año y medio viviendo con el individuo en cuestión, en casa de su suegra. La mujer le había manifestado a sus seres queridos que quería irse a Bogotá, Colombia, por lo que sospechan que su pareja habría descubierto los planes de la chica y eso habría llevado al hombre a tomar la decisión de asesinarla.

Otra versión que habría aportado uno de los amigos de la joven, y que el día del crimen se encontraba afuera de la vivienda, es que el señalado victimario, habría llegado jugando con el arma de fuego y que accidentalmente se le disparó. Familiares de la víctima no consideran probable esta opción y exigen a las autoridades que investiguen el hecho y se haga justicia.

Andry Lorena cumpliría 20 años este 1 de noviembre, el mismo día que su padre, con quien ya estaba comunicándose para planear la celebración.

Los padres de la mujer supieron de su muerte varias horas después, el sábado 30 de octubre a las 9:00 de la mañana.

El cadáver de la joven permaneció tapado con una sábana por varias horas, con la puerta abierta de la vivienda. La casa estuvo sola hasta que llegó el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), relató el padre de Andry Lorena.

Asesinan a cambista de dinero

La víctima del otro hecho de violencia resultó ser una mujer de 25 años de edad, quien murió tras ser herida de bala. Una amiga de ella quedó herida. El hecho ocurrió cuando se encontraban frente a una bodega del sector La Invasión de Sabaneta, en San Cristóbal.

El crimen se registró a las 7:00 de la noche del 29 de octubre, cuando Wendy Mayerlin Benítez Sanguino, la víctima mortal, y Anyely Sulgey Herrera Rodríguez, de 23 años, fueron interceptadas por una pareja de motorizados, que, portando arma de fuego, las despojaron de sus carteras, teléfonos y otras pertenencias. Luego les dispararon.

Durante el suceso, una de las víctimas, que habían llegado al lugar en moto, lanzó las llaves del automotor hacía la parte interna del abasto frente al cual estaban, en su afán por evitar que se robaran la motocicleta. Sin embargo, los delincuentes las despojaron de sus pertenencias, les dispararon y huyeron.

Ambas fueron trasladadas al Hospital Central de San Cristóbal, adonde Wendy Mayerlin llegó en muy mal estado. Falleció a los pocos minutos. Una bala le ingresó por el lado derecho del tórax y le perforó un pulmón.

Las dos mujeres laboraban a las afueras del Terminal de San Cristóbal como cambistas de dinero, y residían en el sector La Invasión de Sabaneta, en San Cristóbal.

Richard Benitez, padre de Wendy Mayerlin, contó que fue asesinada luego de que la robaran. «Pero fue como un ensañamiento contra ella, una venganza», relató.

El hombre contó que su hija no tenía enemigos y era una muchacha trabajadora. Reveló que Wendy Mayerlin ya había sido atacada hace algunas semanas. En esa ocasión le propinaron dos golpes en la cabeza con la cacha de un arma. Estaba cerca de su vivienda.

Los amigos de Mayerlin comentaron que era una chica soñadora, talentosa, alegre y divertida. El padre recordó que la muchacha tenía metas por cumplir y todo se lo arrancaron «de un solo tiro».

«Exijo que investiguen el caso y que el asesinato de mi hija no quede impune, porque ella fue vilmente asesinada. Pido a las autoridades que el caso de mi hija se esclarezca y que capturen a los asesinos», agregó Benítez.

Se conoció que Anyely Sulgey, la joven herida, se encuentra bajo observación tras recibir un balazo en la región abdominal.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Hombre asesinado en Táchira era mototaxista y fotógrafo

La víctima, Carlos Arturo Chinchilla Velandía, tenía 54 años de edad. Su cadáver fue hallado en la curva El Descanso, vía a San Antonio, municipio Bolívar, en el estado Táchira.

 

@anggyp

 

Como Carlos Arturo Chinchilla Velandia fue identificado el hombre al que hallaron sin vida en la curva El Descanso, vía a San Antonio, municipio Bolívar, en el estado Táchira.

La víctima, de 54 años de edad, se ganaba la vida como mototaxista y fotógrafo. Residía en la población de Capacho Viejo, municipio Libertad, sector La Ventizca, en la mencionada entidad.

El cuerpo de Chinchilla Velandia fue localizado la mañana del 29 de septiembre, pero la moto en la que se desplazaba no había sido localizada. El cadáver presentaba quemaduras y fracturas craneoencefálicas.

Se supo que los familiares del mototaxista alertaron en sus redes sociales sobre su desaparición el pasado 2 de octubre. El hombre había perdido contacto con sus allegados el mismo 29 de septiembre, luego de que realizara una carrera. Se desconoce la identidad de la persona a la que transportó.

Se conoció que el caso ya se encuentra en el estatus de “esclarecido” por parte del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y criminalísticas (Cicpc). Trascendió que ya tendrían a dos personas detenidas bajo el presunto móvil de venganza, al parecer por celos.

#MonitorDeVíctimasTáchira | Un mecánico murió siete días después de haber sido herido en una discusión

La víctima fue identificada como Pedro Alejandro Sánchez Colmenares, de 41 años

 

Al hombre lo atacaron con un cuchillo de cocina y un destornillador. En otro caso ocurrido en Táchira, un cadáver con quemaduras fue hallado en la vía a San Antonio

 

@anggyp

 

Un mecánico de 41 años de edad murió en su casa el pasado 26 de septiembre, siete días después de que fuera fuertemente golpeado y herido con arma blanca en medio de una discusión.

La víctima, identificada como Pedro Alejandro Sánchez Colmenares, resultó con heridas en la espalda, el cuello y la cabeza.

Según el relato de la hija de la víctima, el hombre sostuvo una discusión con una mujer a la que supuestamente frecuentaba. El hecho ocurrió la madrugada del 19 de septiembre en plena vía pública del Barrio El Milagro de Colón, municipio Ayacucho del estado Táchira.

En la pelea participaron tres hombres que al parecer eran conocidos de la mujer, quienes atacaron a Sánchez Colmenares con un arma blanca y un destornillador.

Se supo que una mujer que transitaba por la zona lo vio tirado en el suelo y buscó a los bomberos, quienes le brindaron primeros auxilios y lo llevaron al Hospital de Colón, de donde fue dado de alta posteriormente. Ya en su casa, el hombre sufrió un paro respiratorio y murió, relató su hija.

La versión policial indica que el mecánico se encontraba bajo los efectos del alcohol cuando ocurrió la riña y al parecer se habría tornado violento. Uno de los otros hombres lo atacó con un cuchillo de cocina.

Allegados al fallecido explicaron que solía ser una persona agresiva cuando consumía bebidas alcohólicas y que tenía episodios de nervios.

Con quemaduras localizan cuerpo de un hombre en la vía a San Antonio

Un segundo homicidio se registró en la última semana de septiembre en la entidad. La víctima fue un hombre que hasta el momento no había sido identificado. El cadáver permanecía en la morgue del Hospital Central de San Cristóbal.

El cuerpo fue localizado en la curva El Descanso, en la vía a la población de San Antonio. El hombre, de aproximadamente 45 años, presentaba algunas quemaduras, también tenía heridas contundentes en el rostro y a nivel craneoencefálico.

#MonitordeVíctimas |  Familiares de albañil denunciaron que funcionarios del Conas lo encerraron y asesinaron dentro de su vivienda
El hecho ocurrió en el estado Táchira el pasado 1° de septiembre. El hombre tenía 4 meses de haber llegado de Colombia

@anggyp

José Manuel Rodríguez Pacheco, de 37 años de edad, estaba dentro de su vivienda en compañía de su familia cuando arribaron 15 funcionarios del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), entre hombres y mujeres, quienes  rodearon la casa, situada en el barrio Caño e´Guerra, municipio Ayacucho, en Táchira. El hombre resultó muerto.

Así lo indicaron parientes de la víctima, que aseguraron que el hecho, que ocurrió a las 3:15  de la tarde del pasado miércoles 1° de septiembre, se presentó 15 minutos después de que se registrara el allanamiento a una  vivienda ubicada en la población de Colón, municipio Ayacucho, de la mencionada entidad, por parte de funcionarios del Conas.

«Lo encañonaron (a Rodrígez Pacheco) y lo mantuvieron encerrado en una pieza; es una casa con una sola puerta de entrada, ahí duraron 15 minutos con él encerrado. A nosotros no nos dejaban acercarnos y nos mantenían a 20 metros. De pronto, salieron 10 guardias y empezaron a disparar al aire y gritaban: ¡se voló, se voló, un enfrentamiento! Así fue como lo mataron adentro «, describió José Rodríguez,  padre.

 

«Lo tirotearon y tardaron como 15 minutos para sacarlo. Dijeron que lo traían para el hospital Ernesto Segundo Paolini. Lo sacaron entre cuatro hombres, sostenido de pies y brazos, como un perro, lo montaron en una camioneta Cherokee color azul y a los 200 metros de distancia de la casa, los vecinos escucharon otra detonación más. Mi hijo fue asesinado, le metieron dos tiros, como a un metro de distancia», relató el hombre.

Parientes del occiso presumen que Rodríguez Pacheco iba con signos vitales y que por eso lo remataron. De acuerdo con estas versiones, los funcionarios disparaban algunas armas cortas y los que portaban fusil sólo cuidaban que los vecinos y los familiares no se acercaran a la casa. 

Se supo que los familiares de la víctima salieron detrás de la camioneta  en la que llevaban al joven hacia el hospital, pero que no los dejaban acercarse. Aseguran que incluso un funcionario del Conas amenazó al padre del hombre con darles golpes. 

«¿Cómo pueden decir que es un enfrentamiento si ellos sacaron a la mujer con los niños de la casa?«, se preguntó el padre de Rodríguez Pacheco. 

 

Había llegado hace 4 meses de Colombia

En la vivienda en la que ocurrió el hecho, que se encuentra en obra negra, quedaron los huecos de los impactos de bala que recibió el hombre.

Sus allegados denunciaron que le sembraron un arma con tres balas percutidas y una sin percutir. Aseguraron que, además, los funcionarios del Conas se llevaron la moto de la víctima, de la cuál su familia tiene los documentos. El hombre tenía 4 meses de haber arribado desde Colombia.

Romer Rodríguez, hermano del fallecido, dijo que a su hermano nunca lo llamaron por el apodo de Loco, como indicó la versión del Conas publicada en medios regionales. 

La víctima había estado detenida a mediados de 2017 por porte ilícito de un arma y en 2018 tuvo problemas legales cuando le localizaron varios metros de cable de televisión, que según sus familiares, había recogido porque le cortaron el servicio.

Por este hecho, que fue considerado como tenencia de material estratégico, estuvo pocos días privado de libertad y cumplió su pena bajo medida de presentación, explicaron sus allegados. 

«Nosotros exigimos justicia porque fue una muerte injusta, porque si él hizo lo que ellos dicen, él es un ser humano igual que nosotros, que debería tener una oportunidad y para ello son organismos que se supone deben dar seguridad a la gente, no matarlos así, para eso existe la cárcel», manifestó el hermano del fallecido.   

 

Detuvieron a algunos de sus familiares

Parientes de Rodríguez Pacheco indicaron que a su esposa, a sus dos hijos -de 6 y 10 años- y su hermano se los llevaron detenidos a un comando en Colón, argumentando que estaban grabando lo que ocurría con sus teléfonos.

Allegados a la víctima aseguraron que a estos otros parientes los tuvieron detenidos  durante tres horas, en medio de palabras obscenas.

Rodríguez Pacheco se dedicaba a la albañilería. Su papá recordó que el hombre y su familia algunas veces se acostaban sin comer. Argumentó que de estar cometiendo fechorías, al menos se le hubiese visto comida.

Ya había ocurrido con otro miembro de la familia 

En la familia aseguraron que este es el segundo caso de presunta ejecución extrajudicial. Contaron que la noche del 6 de enero de este año, a las 9:30 pm, también funcionarios del Conas arribaron a la casa del padre de Rodríguez Pacheco y se llevaron a uno de los nietos del señor: Jesús Maikel Granados Rodríguez.

Testigos de aquel hecho aseguraron que los funcionarios que lo llevarían a interrogarlo. Al día siguiente apareció muerto, con impactos de bala en la trocha de La Virgen, en Guarumito, al lado del cuerpo de otro hombre.

 

 

#MonitorDeVíctimas | Por la muerte de un agricultor señalan a quien era su inquilino dentro de la misma casa
El hecho ocurrió en el municipio de Jáuregui, estado Táchira. El señalado victimario aseguró que el occiso había sido atropellado. Luego se supo que murió a machetazos

@anggyp

Un agricultor de la aldea Llano Largo, en el municipio Jáuregui, estado Táchira, fue asesinado el pasado 2 de agosto supuestamente por un hombre con el cual compartía vivienda. De acuerdo con esta versión, el señalado homicida se dio a la fuga.

La víctima fue identificada como Jorge Hernando Vera, de 51 años de edad.

Su hermano, Herson Mogollón, relató que el crimen ocurrió en horas de la madrugada del referido día. Indicó que bajaba en su vehículo a las 6:00 am por la carretera principal de la aldea, cuando vecinos de la zona lo hicieron detener para avisarle que su familiar había sido asesinado.

Mogollón contó que cuando se acercó a la vivienda donde residía su hermano, observó el cuerpo tendido frente al inmueble y que también estaba el compañero de vivienda de su familiar, cuyo nombre se corresponde con las siglas D.S.B. Se encontraba agachado, con las manos en la cabeza, bajo los efectos del alcohol, repitiendo que el hombre había muerto arrollado por un vehículo.

«Decía: “no le puedo dar sardinita ni pagarle la plata que le debía”. El hombre duró dos horas ahí», señaló e hermano de la víctima.

Sin embargo, funcionarios policías que llegaron al lugar revisaron la escena y descartaron que Vera hubiera sido arrollado. De acuerdo con los primeros hallazgos, el hombre había sido asesinado y presentaba heridas en la cabeza y el resto del cuerpo.

Vera tenía parálisis del lado izquierdo de su cuerpo. Los fines de semana se dedicaba a vender gasolina.

Una riña

La versión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas indica que el móvil de la muerte, fue por una riña.

Ya en la morgue del Hospital Central de San Cristóbal los familiares de Vera fueron informados de que el hombre había sido asesinado a machetazos.

Los parientes de la víctima insisten en que el presunto responsable sería el inquilino del occiso. De acuerdo con la versión de la familia, el señalado victimario vivía con su esposa en una habitación de la casa que estaba bajo el cuido del agricultor, desde hace 3 años.

Aseguraron que en el patio de la casa había rastros de sangre, por lo que presumen que el cadáver de Vera fue trasladado hasta la calle, donde supuestamente había sido arrollado. Vecinos comentaron que ambos hombres habían estado ingiriendo licor desde el día anterior.

#MonitorDeVíctimas | El asesinato de Katiuska Tatiana y otros 8 homicidios marcaron al Táchira en junio
El homicidio de una menor de edad, tres personas asesinadas por cuerpos policiales y dos personas torturadas forman parte de esta lista de muertos

 

Nueve homicidios fueron perpetrados en Táchira durante el mes de junio. Esto representa un 50 % de incremento en la tasa de asesinatos en dicho mes, en comparación con las cifras de mayo.

En junio la entidad se vio marcada por el asesinato de la adolescente  Katiuska Tatiana Baltazar Gómez, ocurrido la primera semana del mes pasado. Este hecho causó conmoción y repudio. 

El cadáver de la menor, en avanzado estado de descomposición y con evidentes signos de violencia sexual, fue localizado seis días después de que la muchacha desapareciera, sin dejar rastro alguno.

Tras el hallazgo del cuerpo, el viernes 4 de junio, y tomada declaración a los acompañantes de la víctima, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) estableció que la última persona con la que se vio a Katiuska fue un vecino de 18 años, que siempre estuvo enamorado de ella. Éste se habría ofrecido a acompañarla hasta la casa.

Destacan también muertes por resistencia a la autoridad

Tres personas fueron ultimadas a manos de cuerpos policiales, en supuestos enfrentamientos en Táchira durante el mes pasado. En dos hechos policiales se vieron reflejadas la actuación de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes), ahora conocidas como  DIE y en los tres  homicidios tuvo participación el Cicpc.

Miembros de la fuerza pública asesinó a dos amigos residentes del municipio Torbes, cuando, en lugares diferentes y con pocos minutos de diferencia, fallecieron luego de que supuestamente se enfrentaron a tiros con las comisiones mixtas  de las Faes y el Cicpc. Estas muertes ocurrieron entre las 7:30 y 7:40 a.m. del 4 de junio.

La primera de estas víctimas fue identificada como Kevin Didier Santiago Pernía, de 22 años, quien trabajaba con su padre, criando cerdos. El segundo fue Kennedy Jeanpierre Jaimes Gutiérrez, de 30 años, de quien dijeron, era obrero y residía en el sector Walter Márquez.

Dos hombres localizados con signos de tortura

En la segunda semana de junio también se registró un doble crimen. Las víctimas fueron halladas con las manos atadas con mecate, los ojos vendados con tela y con heridas ocasionadas por arma cortante y quemaduras. El hecho ocurrió la tarde del domingo 13 de junio, en el sector La Llovizna, en la vía al sector El Socorro, municipio García de Hevia.

Como David José Bello Ortega, de 26 años de edad fue identificado uno de los cuerpos. Se conoció que se desempeñaba como comerciante e iniciaba un emprendimiento de fábrica de pantalones. El cadáver de la otra persona asesinada no ha sido reclamada por sus familiares.

Seis municipios manchados de sangre

Las nueve muertes registradas el mes pasado en la entidad ocurrieron en seis municipios del Táchira: Samuel Darío Maldonado, García de Hevia, Torbes, Independencia, San Cristóbal.

#MonitorDeVíctimas | Con signos de tortura y quemaduras hallan cuerpos de dos hombres en La Fría
Cuatro personas fueron asesinadas en el Táchira durante la segunda semana de junio. Dos de ellas en un doble crimen en el que las víctimas fueron localizadas con signos de tortura

@anggyp

Los cuerpos de dos hombres que presentaba signos de tortura fueron localizados en una zona boscosa del municipio García de Hevia, estado Táchira. Tenían las manos atadas con mecate, los ojos vendados con tela, quemaduras y heridas ocasionadas por arma cortante.

Las fallecidos fueron encontrados por habitantes de la zona en horas de la tarde del pasado domingo 13 de junio, en el sector La Llovizna, en la vía al sector El Socorro.

Una de las víctimas fue identificada como David José Bello Ortega, de 26 años de edad. El hombre se desempeñaba como comerciante y acababa de iniciar un emprendimiento de una fábrica de pantalones.

La información la dio a conocer un pariente de Bello a las afueras de la morgue del Hospital Central de San Cristóbal. Se supo que tanto él como su esposa habían bajado desde Colón, donde residían, a la localidad vecina de La Fría. Ella se quedó en casa de una persona cercana, pero su esposo se fue con un amigo a hacer una diligencia, en su vehículo, un Festiva color verde.

Pasaron las horas y el hombre no llegó. Fue al siguiente día, cuando al ver las noticias en las redes sociales del hallazgo de dos cuerpos cerca de la urbanización donde ella se encontraba, la mujer acudió a las autoridades para reconocer el cuerpo. El vehículo en el que Bello se desplazaba no ha sido localizado.

Familiares del comerciante aseguraron que no tenía problemas con nadie, que no había sufrido amenazas ni tenía deudas pendientes. Bello tenía un mes de haber salido de prisión bajo medida de presentación. Sus allegados contaron que estuvo preso por porte ilícito de arma y que hace más de un año había renunciado al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, organismo al que ingresó luego de graduarse  en la UNES. Indicaron que tenía intenciones de irse del país.

Piden justicia

El padre de Bello, en medio de la tribulación, expresó que desea que se llegue hasta el final de las averiguaciones y las autoridades determinen quiénes asesinaron a su hijo y al otro hombre.

«¿Qué cuentas le darán a Dios quienes le hicieron eso a mi hijo?», expresó, al tiempo que indicó que duda del hecho de que con la ocurrencia de tantos crímenes sí investiguen la muerte de su único hijo.

Sin identificar

Sobre la otra víctima, aún por identificar, se conoció que tenía entre 25 y 30 años de edad, era de piel blanca y contextura regular. El cuerpo tenía restos de tela color azul oscuro y parte de una bota deportiva, color negro.

Los allegados del comerciante asesinado indicaron que podría tratarse de un conocido del que solo saben que se llamaba Javier, quien sería de nacionalidad colombiana y había salido recientemente de la prisión, al igual que Bello.

Lo hallaron bajo un puente

Daniel Enrique Montilla, de 29 años, fue encontrado sin vida en horas de la mañana del 11 de junio. Presentaba una herida por arma de fuego en la región occipital derecha. El cadáver fue localizado en el sector Boconó, población de La Tendida,  municipio Samuel Darío Maldonado. Estaba a la orilla de un afluente, debajo de un puente.

La esposa de Montilla acudió a la morgue del Hospital Central de San Cristóbal para reconocer su cuerpo y detalló que el hombre era oriundo de Trujillo y se dedicaba a labores del campo.

La mujer desconocía que hacía su pareja en La Tendida. Indicó que su esposo tenía varios días sin comunicarse con ella. Ignoraba si tenía algún problema  o si lo habían amenazado.

Sin identificar

El cuerpo de otro joven fue hallado en horas de la mañana del 10 de junio en el sector Piscurí,  municipio Fernández Feo, vía a San Joaquín de Navay. La víctima no poseía documentos de identidad. El cadáver no había sido reclamado.

Fuentes policiales indicaron que el hombre vestía una franela gris y un pantalón negro. Tenía cerca de 22 años, era de piel trigueña y cabello negro. El cadáver fue encontrado por moradores de la zona. Presentaba heridas a nivel del rostro, producidas por arma de fuego.

#MonitorDeVíctimas | En Táchira acribillan a funcionario del Ministerio de Las Comunas cuando compraba perros calientes
La víctima fue identificada como Tony Rafael Rojas. Lo mataron frente a su esposa. Fue el primero de los cuatro hombres asesinados entre el 10 y el 16 de mayo en la entidad

@anggyp

Cuatro hombres fueron asesinados en el estado Táchira durante la tercera semana de mayo. La primera víctima mortal fue un ingeniero en informática que se desempeñaba como funcionario del Ministerio de Las Comunas, en la población de Rubio. El hombre fue identificado como Tony Rafael Rojas de 40 años.

Este individuo fue acribillado a tiros en horas de la noche del pasado lunes 10 de mayo. Rojas se convierte en la segunda persona asesinada en la entidad que hacía parte de los actores gubernamentales en la zona de frontera.

Nubia Castro, esposa del fallecido, fue testigo del hecho. Relató que ambos se habían detenido en el sector de El Cañaveral, de la zona El Cafetal, municipio Junín, para comprar perros calientes. Fue justo en el momento que Rojas se bajó de la moto y saludaba a un conocido, cuando llegaron pistoleros en un vehículo Ford Runner, de color oscuro. 

La mujer narró que tres hombres empezaron a disparar. En medio del tiroteo, Nubia logró esconderse debajo de un vehículo. Desde allí pudo ver que a su esposo, quien tras caer con múltiples heridas al suelo, se le acercó un sicario y le volvió a disparar hasta asegurarse de dejarlo sin vida. Le dieron doce tiros. Los asesinos tenían parte del rostro cubierto con tapabocas grandes, de color negro.

«Él cayó herido al piso y ellos (los sicarios) se vinieron y lo remataron. Pensé en el momento que si me metía me mataban», narró evidentemente consternada la esposa del occiso. 

¿Ajuste de cuentas?

Según fuentes policiales, los responsables de este crimen fueron cuatro hombres que iban en una Fortuner de color negro. Usaron armas cortas. Se maneja como móvil el ajuste de cuentas. 

Allegados de la víctima comentaron que desconocían que tuviera enemigos, que era una persona humilde, que no tenía problemas con nadie, por lo que su pareja no entiende por qué se ensañaron de esa forma contra él.

La esposa de Rojas dijo que dejaba lo sucedido en manos de Dios porque no cree que ocurra justicia. Ante la difícil situación económica, rojas también se ganaba la vida como mototaxista. El hombre deja dos hijos menores de edad.

Las otras víctimas

Los otros asesinados en esta racha de violencia fueron Arturo Monsalve Carrero de 30 años. Era vendedor de urnas. Lo mataron a tiros el pasado jueves 13 de mayo en la población de Colón, municipio Ayacucho, mientras compraba perros calientes.

Luis Alberto Lizacano Gelves, de 34 años, fue otro de los occisos. Fue localizado sin vida en el sector Caño e Tigre, del municipio Fernández Feo, en el sur del Táchira. Lo habían reportado como desaparecido cuatro días antes del hallazgo, ocurrido el 16 de mayo. Lo asesinaron a bala.

El último fallecido no ha sido identificado. El cadáver fue localizado también el 16 de mayo, cuatro kilómetros antes de la población de Orope, municipio García de Hevia. Era un hombre que presenta labio leporino, de aproximadamente 28 años de edad.