La Razón, autor en Runrun

Ene 11, 2021 | Actualizado hace 2 meses
Defensores de DDHH condenan masacre de La Vega
Coinciden en que las Faes no rinde cuentas de sus acciones en los sectores populares 

Defensores de derechos humanos y organizaciones venezolanas condenaron la Masacre de La Vega, un operativo policial efectuado entre jueves 7 y viernes 8 de enero de 2021, donde murieron al menos 23 personas.

“Es, hasta dónde recuerdo, el operativo de ‘seguridad ciudadana’ con mayor cantidad de víctimas”, escribió Marino Alvarado, del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (PROVEA), en su cuenta de Twitter.

“Da la impresión de que este tipo de acciones, más allá de intentar enfrentar bandas criminales, lo que busca es ejercer control sobre la comunidad mediante métodos represivo para impedirle que ejerza su derecho a reclamar”, dijo Alvarado.

Liliana Ortega, fundadora de Cofavic, rechazó las incursiones de este tipo en sectores populares en Venezuela.

“Con frecuencia nos encontramos con retrasos en la práctica de diligencias que son imprescindibles para la investigación y con negligencias en las autopsias. La inmensa mayoría de los casos nunca llegan a juicio”, concluyó.

Roberto Briceño León del Observatorio Venezolano de la Violencia indicó que “hay pocos casos de funcionarios policiales condenados en Venezuela, pero con la FAES la impunidad es total”.

Funcionarios del Ministerio Público admiten confidencialmente que las investigaciones que afectan a las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policia Nacional Bolivariana son sistemáticamente bloqueadas.

El experto cree que la reacción del gobierno ante las denuncias contra la FAES muestra que “en realidad están orgullosos por lo que se está haciendo. No creen en el sistema penitenciario, no creen en el sistema judicial, esta es su única política de seguridad”. 

“No hablamos de la actuación de elementos aislados. Se trata de una política de estado. Y es una política de exterminio”, sostuvo

 

 

Exigen a las Faes rendir cuentas de presuntas ejecuciones y abusos
Organizaciones como Provea y Control Ciudadano advirtieron de un posible cambio de nombre de la división de la Policía Nacional Bolivariana

La ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) denuncia que el gobierno nacional emprende una “operación maquillaje” por parte de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), organización adscrita a la Policía Nacional Bolivariana.

La organización explica, a través de su cuenta en la red social Twitter, que dicha operación ha comenzado en una primera fase en varias regiones del país y contempla la sustitución del nombre y disolución del FAES por la Dirección de Inteligencia y Estrategia (DIE).

“Extraoficialmente se conoció el inicio de una operación (de) maquillaje de las FAES. Ratificamos (que) deben ser disueltas. Sus altos mandos rendir cuentas por los cientos de ejecuciones y abusos principalmente contra los más pobres del país”, indicó en un tuit publicado en Twitter.

Precisó en otro tuit que en la Gran Caracas podrían continuar operando las FAES pero, en paralelo, también permanecerá el DIE. “Ya en algunas sedes de las FAES los logotipos cambiaron a DIE”, precisó la ONG.

Por su parte, la presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, Rocío San Miguel, expresa que la medida además de desatender el llamado de la ONU de disolver las FAES significa un peligroso llamado: “¿Que significa DIE? Significa morir (en inglés)”.

La Alta Comisionada por los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, pidió en septiembre de 2020 la eliminación del FAES por su responsabilidad en actos de tortura y ejecuciones extrajudiciales.

“Mi Oficina ha seguido documentando casos de posibles ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de las Fuerzas de Acción Especiales de la Policía Nacional en algunos barrios del país”, indicó en esa oportunidad.

Elecciones generales en Bolivia serán el primer domingo de mayo
La presidenta Jeanine Áñez promulgó ley que anuló las elecciones generales del 20 de octubre

 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) fijó para el primer domingo de mayo las elecciones generales, por lo que el lunes lanzará la convocatoria y el cronograma del nuevo proceso electoral, informó el vicepresidente del ente electoral, Óscar Hassenteufel.

“El primer domingo de mayo (serán las elecciones), hasta ahí les puedo adelantar. El día lunes se publicará todo”, sostuvo durante un contacto con la prensa después de participar en la ciudad de Sucre del acto de inauguración del “Año Constitucional 2020”.

Este 6 de enero fenece el plazo de 10 días, que corrieron a partir de la posesión de las autoridades electorales, para la convocatoria a las elecciones, según la ley aprobada por la Asamblea Legislativa Plurinacional para convocar al nuevo proceso de elecciones de Presidente, Vicepresidente y legisladores.

El 24 de noviembre de 2019, la presidenta Jeanine Áñez promulgó la ley que anuló las elecciones generales del 20 de octubre y abrió el camino para otras sin la presencia del expresidente Evo Morales, quien estuvo en el poder cerca de 14 años.

Víctima de la represión de Maduro: Me golpeaban en la planta de los pies para no dejar marcas

Por Lisseth Boon para La Razón, España

@boonbar

Jickson R., epiléptico y con capacidades especiales, es uno de los 120 adolescentes que fueron arrestados y maltratados por la Guardia Nacional venezolana durante las protestas de enero

“SÍ, MAMÁ, ME GOLPEARON BASTANTE”. A Romelis Guilarte le bastó escuchar esa frase a su hijo Jickson para confirmar sus peores temores desde que se lo llevaron detenido la noche anterior. Habían pasado casi 20 horas buscándolo a pie en la oscuridad por seis destacamentos de la Guardia Nacional en Ciudad Guayana, en el Estado Bolívar hasta que lo encontró en el Comando 625, ubicado en la siderúrgica estatal Sidor.

Era la 1:30 de la tarde del jueves 24 de enero cuando el custodio de turno le permitió verlo sólo unos pocos segundos, después de tanto insistir.

Estaba esposado «porque se puso agresivo» y no le dejaron recibir los medicamentos para tratar los ataques de epilepsia que el adolescente padecía por un traumatismo craneoencefálico desde que tenía 5 años de edad. Jickson Rodríguez, de 14 años y con condición especial, es el menor de cuatro hermanos que la noche del 23 de enero, día de movilización nacional contra Nicolás Maduro, estaba junto con su madre, familia y un grupo de vecinos participando en una protesta en Villa Bahía, una populosa barriada de Ciudad Guayana que sabe de carencias, hambre y desempleo.

Tocaban cacerolas y quemaban basura y escombros hasta que llegó una «lluvia de guardias» en una camioneta Toyota blanca y un auto negro lanzando bombas lacrimógenas y perdigones, por lo que todo el mundo se echó a correr, incluido Jickson. Tumbaron puertas de casas, sacaron a jóvenes a la fuerza, apuntaron a la cabeza a señoras frente al negocio de Romelia –una pequeña barbería con tres sillas– entre varios militares empujaban, golpeaban, pateaban a un joven de 16 años.

Romelia comenzó a gritar. Desesperada, se fue a buscar a su hijo. Pero solo encontró la franela rota de Jickson tirada en el suelo. Un vecino le confirmó que varios guardias lo habían atrapado, golpeado, batuqueado contra el suelo obviando la advertencia de que se trataba de un niño especial. A las 8:40 de la tarde, se lo llevaron detenido junto con otros cinco jóvenes de la vecindad.

Jickson es uno de los 120 adolescentes que fueron detenidos arbitrariamente durante las manifestaciones que tuvieron lugar del 21 al 31 de enero en todo el país, según el Foro Penal, organización que se ha dedicado a registrar y denunciar a las víctimas de abusos de derechos humanos en Venezuela. Sólo en Ciudad Guayana, 50 personas fueron apresadas por la Guardia Nacional al mismo tiempo que Maduro era desconocido por la comunidad internacional como presidente legítimo.

Tras la redada, al hijo menor de Romelis no le perdonaron que fuera el único de los adolescentes detenidos que no lloraba. Por eso las «femeninas» (como se identifican a las militares mujeres en Venezuela), lo golpeaban o le obligaban a abrir los párpados para echarle gas lacrimógeno. Si tropezaba con alguna al moverse por la molestia en los ojos, volvían a golpearlo. No hubo orden de detención como obliga el Código Procesal Penal venezolano ni otros formalismos durante el bárbaro procedimiento.

Foto: William Urdaneta

A los cinco jóvenes le pretendían imputar su participación en supuestos de saqueos en Villa Bahía a las 3 de la mañana. Jickson durmió las cinco noches que estuvo detenido en el Comando en el suelo, sin colchonetas, sábanas o almohadas. «A unos chamos sifrinos (con dinero) si le trajeron colchones, ropa y comida porque sus papás le pagaron a los guardias». Mientras, a Jickson le robaron algunas viandas que su mamá le llevó los días que permaneció en el centro de reclusión.

El 24 de enero, justo al día siguiente de conocer el lugar de detención, Romelis fue a poner la denuncia de maltratos contra Jickson ante el Ministerio Público e incluso declaró a los medios todo su estupor por el abuso a su hijo, lo que en Venezuela se ha convertido en una práctica de alto riesgo. Al día siguiente, la cincuentena de detenidos fueron trasladados a los tribunales en una jornada que se extendió hasta la noche. En el Comando, cada vez que Jickson iba al baño a hacer pipí, le daban planazos por la planta de los pies «para que no me quedarán marcas en el cuerpo. Cuando queríamos hacer pupú, nos dejaban esperando hasta sudar frío y apenas nos sentábamos en la poceta (váter), nos gritaban “párense, párense”». Cachetadas, planazos, vejación fue lo que recibió Jickson de los guardias nacionales: «Una de las femeninas me agarró y me dijo que repitiera: Padre nuestro que estás en el cielo, sube los ojos que vas para el suelo». Seguidamente, lo golpeaba en la nuca hasta desplomarlo.

La noche del domingo 27, Romelis recibió una llamada: Jickson había sido trasladado de emergencia al hospital Uyapar pues habia convulsionado dos veces. Antes habían sacado de su celda al esposo de su hermana, también encarcelado, para que tratase de estabilizarlo. El lunes 28, cinco días después de la protesta en Villa Bahía, excarcelaron a Jickson pero sin quedar libre del todo: le dictaron un régimen de presentación cada 30 días. Aparte, el tribunal le exigió la presentación de tres fiadores, cada uno de los cuales tiene que devengar tres salarios mínimos (18 mil bolívares, unos 6 dólares al cambio oficial).

Romelis tiene que trasladarse hasta los tribunales para cerrar el procedimiento, pero no le alcanza el dinero para pagar el pasaje en una ciudad donde no funciona el transporte público. Lo que produce su pequeña barbería a la semana apenas le permite comprar un kilo de harina de maíz. «No tengo miedo de denunciarlo hasta que paguen por lo que le hicieron».

Aeropostal cesó operaciones y se desconoce cuando vuelva a volar

vuelo-de-aeropostale

Según reseñó el diario La Verdad, la aerolínea Aeropostal cesó sus operaciones debido al vencimiento de las horas de vuelo del único avión que tiene operativo.

Publicó el diario que el pasado fin de semana, la empresa hizo sus últimos viajes a Porlamar y se despidió hasta nuevo aviso.

“Este lunes, todo el personal de rampa y mecánicos debemos estar en los hangares. No sabemos qué está previsto a partir del cese de las operaciones. Todos estamos en la incertidumbre”, expresó uno de los trabajadores de rampa.

Uno de los agentes de tráfico, con tres años en la empresa, manifestó que desde hace una semana no trabajan con el sistema y no se están vendiendo boletos. “No se sabe qué pasará, porque al personal aún no se le ha informado cuál será su futuro”, comentó el trabajador.

Aeropostal dispone de una nómina de más de 12 mil trabajadores, y más de 500 son de Maiquetia. Ante la incertidumbre, un grupo ha solicitado la renuncia, sobre todo los que pertenecen a estaciones que desde hace un año están cerradas, como Barquisimeto y Cumaná, entre otras.

Se conoció que la empresa dispone de tres aviones, “todos están esperando por turbinas. Al llegar los repuestos, se pondrá al menos uno operativo”, comentó uno de los mecánicos que fue consultado.

A casi tres años de su detención, Leopoldo López: no me arrepiento de haberme entregado

LeopoldoLópezCárcel

 

El líder de Voluntad Popular está a punto de cumplir tres años en la cárcel militar de Ramo Verde. Desde hace uno está aislado, pero LA RAZÓN ha conseguido entregarle mediante sus abogados y las personas que pueden visitarlo un cuestionario que ha respondido en pequeños trozos de papel, que en algunos casos fueron decomisados, y anotaciones que sus visitantes se escribieron en la piel.

Leopoldo López, «Leo» para su círculo íntimo, no pierde el espíritu combativo con el que salió la mañana del 18 de febrero de 2014 para liderar una marcha pacífica en Caracas a sabiendas de que no regresaría a casa. Maduro consiguió encerrarlo y orquestar, en palabras del fiscal Nieves, una «farsa» para condenarle por el asesinato de 43 estudiantes en las manifestaciones de 2014. Leopoldo perdió su libertad, pero su popularidad ha ido creciendo dentro y fuera del país caribeño. «El que se cansa pierde», se podía leer en su camiseta el día que fue violentamente detenido por la Guardia Nacional. Hoy ese lema sigue vigente. Por eso, el líder de Voluntad Popular (VP) ha llamado a la movilización del los venezolanos el sábado 18 de febrero.

–El 18 de febrero, usted cumple tres años encarcelado. De acuerdo con la sentencia, le quedan diez, ¿hasta cuándo le van a acompañar las fuerzas?

–Ese día les expliqué a los venezolanos en la Plaza José Martí que esta lucha era por nuestros jóvenes, por los estudiantes, por los que han sido reprimidos, por los que están encarcelados, por todo el pueblo de Venezuela que ya estaba sufriendo y que hoy ese sufrimiento es casi insoportable. No sabía cuánto nos llevaría esta lucha, meses, años, pero que si no la iniciábamos, ese cambio no llegaría jamás.

–El deterioro de Venezuela se ha acelerado en estos últimos años, ¿cómo recibe las noticias sobre la crisis humanitaria y de desabastecimiento de productos básicos que afectan a todos los venezolanos?

–La población está sufriendo en colas, está sufriendo escasez. Los jóvenes no tienen empleo, no tienen futuro por culpa de un modelo equivocado, por un modelo importado de otros países, que no se parece al bravo pueblo de Venezuela. Nos encontramos en una lucha por cambiar no sólo al Gobierno más ineficaz y corrupto de nuestra historia, sino también a un Gobierno que degeneró en un sistema antidemocrático, en una dictadura. De manera que esta lucha se convirtió en una lucha por recuperar nuestras libertades y nuestra democracia y hasta alcanzar ese objetivo continuará. No puede ser de otra forma. O nos sometemos o luchamos por nuestra libertad. Y nosotros vamos a resistir, vamos a seguir luchando y vamos a triunfar. No tengo dudas de eso. Así es la historia de los pueblos frente a la opresión. Insisto, esta lucha no es una lucha dentro de un marco democrático, es una lucha frente a una dictadura y, por tanto, de resistencia democrática. Consciente de esto, me he preparado en cuerpo, alma y mente para afrontarla el tiempo que sea necesario.

–¿En este tiempo se ha arrepentido de haberse entregado a la Policía y haberse sometido a un juicio sin garantías? ¿Ha sentido la tentación del exilio?

–Yo estoy preso por decisión de la dictadura. De Nicolás Maduro y sus cómplices, quienes no menos de veinte veces desde el año 2013 me amenazó por cadena nacional con meterme preso. Ante la orden de captura tenía tres opciones: irme del país, que nunca consideré; irme a la clandestinidad, que hubiese limitado aún más la posibilidad de expresarme y me hubiese expuesto al asesinato ejecutado por el propio régimen o sus grupos armados; o presentarme voluntariamente ante una Justicia injusta. Opté por la tercera opción. Frente a los atropellos y las violaciones a los derechos se reacciona. Ahora bien, me pregunta si me arrepiento de haberme entregado y sometido a un juicio sin garantías: no. He conseguido ejemplos inspiradores en acciones de líderes como Martin Luther King y Ghandi, que se enfrentaron a una Justicia injusta de sus países desafiando el sistema, para precisamente desnudarlo más ante los ojos de sus compatriotas y del mundo. Presentarme a una Justicia injusta representó una nueva oportunidad de enfrentar la mentira, el abuso de poder y la necesidad de cambiar de raíz el sistema.

–Los venezolanos votaron por el cambio en las elecciones legislativas de 2015, pero la oposición en el Parlamento no ha logrado frenar el deterioro. ¿Tiene miedo a que los ciudadanos dejen de ver a la MUD y a VP como un vehículo para el cambio?

–Desde mi perspectiva, nuestro peor adversario no es Maduro ni la élite corrupta que lo acompaña, sino la desesperanza y el pesimismo. Por eso no podemos perder la moral, ni dejar de creer en nuestras convicciones. Una vez ganado en el terreno del espíritu, es necesario una estrategia. Nos guste o no, entramos en una fase distinta, una fase de resistencia. Nuestra actitud ante esta dictadura violadora de los derechos humanos tiene que ser de permanente irreverencia y desafío. La desesperanza vendrá si, dadas las circunstancias que vivimos, asumimos una timidez paralizante que impida que la oposición en su conjunto sea una opción creíble de cambio.

–¿Ha quedado debilitada la oposición tras la división exhibida con la operación de diálogo de Maduro?

–En el mismo momento de plantearse ese «diálogo» Voluntad Popular fijó una posición muy clara y firme, y fue la de no acudir. Lo hicimos en primer lugar por principios, y en segundo lugar, para ser consecuentes con una estrategia de lucha y con la coherencia para ejecutarla. Yo creo profundamente en la negociación y el diálogo y siempre lo he sostenido, pero ellos deben darse con base en principios.

–¿Faltó una respuesta-frente común?

–Ese diálogo estuvo planteado bajo condiciones inaceptables. En un ámbito de mayor represión (hoy hay más presos políticos) y después de arrebatarle al pueblo el derecho constitucional al voto mediante el secuestro del referéndum revocatorio. Pero además, es claro que ese «diálogo» fue totalmente ineficaz. ¿Qué se logro? Todos los venezolanos ven la forma desequilibrada e inconstitucional en la que sigue desempeñándose el sistema.

–¿Aprovecha el chavismo la heterogeneidad de la MUD para dividirlos?

–Es muy importante diferenciar a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y mucho más a la Unidad de la actuación individual de cualquier organización política. Cada organización política es responsable ante sus seguidores, ante la Unidad y ante la historia de explicar el por qué participan o no en tal o cual iniciativa. ¿Aciertos?, ¿errores? Todos los tenemos y cada organización es responsable de los suyos.

–¿El Gobierno está ahora más fortalecido tras el diálogo?

–Yo estoy convencido que es por la acumulación de esos errores y esos aciertos que la alternativa democrática se fortalece cada día más y cada día nos acompañarán más y más venezolanos que queremos un cambio.

–¿Puede la oposición derrotar al chavismo mientras éste siga controlando todos los resortes del Estado?

–Por supuesto que se puede. Pero para eso debe haber estrategia, coraje y determinación para ejecutarla. No hay ningún poder que pueda contener durante mucho tiempo la voluntad de cambio de un pueblo. En Venezuela somos millones los que clamamos por un cambio. Si se puede, pero nos necesitamos todos con la convicción de nuestro corazón, nuestra alma y nuestras acciones. La dictadura de unos pocos no podrá con la voluntad de millones de venezolanos. Sólo lo lograrán si no reaccionamos, si nos desmoralizan y nos desmovilizan. Sólo un pueblo organizado y movilizado puede hacerle frente a este tipo de regímenes.

–Los venezolanos han mostrado una enorme capacidad de asimilar las calamidades. ¿Cuánto tiempo puede resistir al desabastecimiento sin un estallido social?

–No lo sabemos y allí radica una de las mayores gravedades de esta situación. Debemos hacer hasta lo imposible por conquistar un cambio antes de que haya un estallido social que lamentaremos los venezolanos en especial los más humildes. Pero un colapso del país también tendría consecuencias en el exterior. No podemos dejar de liderar el cambio y esperar la posibilidad lamentable de que explote una situación que nadie quiere por las condiciones económicas y sociales en la que está el país creyendo que eso beneficia a algún sector político. El liderazgo debe ofrecer una salida y no la simple espera. Por supuesto que tiene un sentido de urgencia, pero ¿es que la situación del país, de destrucción de país y del sufrimiento de nuestro pueblo? Venezuela se cae a pedazos ante nuestros ojos. ¿Cómo le vamos a decir a las miles de madres que le han matado a un hijo producto de la violencia que reina en Venezuela, que debemos esperar hasta el año 2019 para salir de este Gobierno, cómo le vamos a decir a los venezolanos que hacen colas todos los días que hay que esperar a que la crisis económica empeore para que se den los cambios que merecemos como venezolanos? Como ya he dicho, ante las injusticias, los atropellos y las violaciones a los derechos se reacciona. A las injusticias se les combate. A las injusticias se les planta cara con decisión, sin miramientos, ni recelos, ni cálculos.

–¿Está vinculada la continuidad del chavismo al apuntalamiento del sistema militar?

–La continuidad no del chavismo, ya que hay un chavismo de base que es democrático, sino la continuidad de la dictadura está vinculada a la capacidad de movilización y organización de la sociedad. Cuando seamos millones resistiendo, en las calles y exigiendo la restauración de la democracia, no habrá ningún estamento, institución o sistema que pueda contener esa fuerza.

–Usted se ha convertido en la bestia negra del Gobierno venezolano. Ya fue acusado por corrupción en 2008 y luego consiguió probar su inocencia. ¿Esa experiencia le fortalece ahora?

–Sí. Ya me enfrenté a mi inhabilitación en 2008, pero finalmente logré demostrar mi inocencia y la violación a mis derechos en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la cual falló a mi favor en septiembre de 2011. Para mí, esa fue una victoria no sólo moral sino política ya que demostró la arbitrariedad y sobre todo el miedo del régimen venezolano que ha sido la verdadera razón de la persecución que se ha emprendido en mi contra durante más de una década. Mandela dijo una y otra vez que no hay mejor defensor de los derechos humanos que quienes han sido víctimas de sus propios derechos. Estar en Ramo Verde –la cárcel militar en la que está preso desde el 18 de febrero de 2014– me ha acercado en carne propia a la descomposición de la Justicia venezolana que padecen miles de venezolanos.

Lea la entrevista completa en La Razón

Exviceministro de Alí Rodríguez Araque, Víctor Poleo, denuncia que la crisis eléctrica “fue intencional”

VíctorPoleo

 

“En el pasado hubo desaciertos y corrupción, pero no hubo destrucción”, afirma Víctor Poleo, exviceministro de Energía, ingeniero electricista y profesor del posgrado de Economía Petrolera de la UCV

Edgardo Agüero S.

Víctor Poleo es ingeniero electricista, profesor del posgrado de Economía Petrolera de la UCV y exviceministro de Energía y Minas, entre 1999 y 2001, en los tiempos de Alí Rodríguez Araque frente al despacho. El experto cree que la actual crisis eléctrica que vive el país es planificada como un “mecanismo criminal” que pretende “domesticar” a los venezolanos. “Se trata de una crueldad guionizada”, dice.

 

¿Cómo fue que los venezolanos llegamos a esta situación de crisis generalizada?

Los venezolanos venimos arrastrando la cultura del país portátil de Adriano González León, que es también el campamento de Cabrujas, es decir, un lugar de paso y nos ocurrió ser un país con renta petrolera, de manera que se hizo mucho más atractivo para mercenarios, aventureros, cazafortunas y predadores de toda laya, nacionales e internacionales. No obstante, a pesar del fatalismo de Adriano y del mismo Cabrujas, el país siempre ha cultivado una esperanza de resurgencia permanente que habita en el corazón de los venezolanos. Ahora, nos ocupa focalizar el desempeño de las clases políticas que han usurpado esa promesa o las expectativas que esa esperanza encierra. En lo particular quisiera referirme a las corrientes políticas denominadas “de izquierda”, en la última parte del siglo XX, fundamentalmente a la lucha armada de los 60 y 70, y este comienzo del XXI, lo que explica la razón de ser de muchas cosas. Hugo Rafael (Chávez Frías), una maquinaria verbal formidable, cabalgó con todo su simbolismo, sobre esa izquierda histórica, valga decir, en el rechazo que finalmente se materializó con la insurgencia militar del 4 de febrero y cuyo mensaje era terminar con la corrupción, acabar con la dependencia y reivindicar la soberanía. ¿Qué ocurre?, ocurre que hoy con ese discurso de Hugo Rafael, que por cierto lo tengo en mi página de Soberanía.org, se podría llamar al mundo militar y decirles: miren, aquí hay razones suficientes para insurgir, porque es sorprendente la pertinencia y similitud que tiene hoy ese discurso del 4F con lo que está ocurriendo en el país en estos momentos.

 

 

¿Fue un fracaso -como muchos aseguran- la IV República?

El fracaso es el de toda una sociedad con su visión de país portátil, porque todos llevamos un poquito de ese país portátil por dentro, y las clases políticas tomaron ventaja de esta suerte de actitud genética para reconvertirla en una esperanza que no cristaliza definitivamente, pero, como sabemos, la renta petrolera siempre ha jugado un rol preponderante, y la renta petrolera en manos de los gobiernos de turno significó que, por ejemplo, Carlos Andrés Pérez nos hablara de “la gran Venezuela”, y vemos que el discurso no ha cambiado. Hugo Rafael, con abundante renta petrolera, también nos habló de que íbamos a ser “un país potencia”. Es decir, hemos cabalgado de la esperanza en la esperanza. En el año 74 con Pérez, luego cuando se produce la segunda oleada rentista, durante la guerra Irán-Irak, que los precios vuelven a subir y de nuevo el país entra en una suerte de borrachera rentística que exalta la esperanza, y así hemos ido, de altibajos en altibajos, de la exaltación, a la depresión, aunque nunca habíamos visto un bajón como este. Durante la segunda mitad del siglo XX, en lo que despectivamente se ha llamado la IV, Venezuela construyó el más robusto sistema eléctrico en Suramérica y tal vez en todo el hemisferio. El Guri, una de las primeras tres represas hidroeléctricas del mundo, hazaña de la ingeniería venezolana.

 

¿El quiebre de esa esperanza que Chávez logró insuflar en el sentir nacional, y que finalmente derivó en el desastre que hoy padecemos, en qué momento se produjo?

Por primera vez en la historia petrolera de Venezuela, la renta es utilizada para destruir la sociedad y la economía. En el pasado hubo desaciertos y corrupción, pero no hubo destrucción. Es decir, en las distintas oleadas rentistas, y desde Gómez en adelante, el país fue construido y depredado, la Marisela de Rómulo Gallegos en Doña Bárbara, pero nunca el país había sido corrompido, depredado y destruido como se ha hecho con estas experiencias pseudo socialistas, con un inmenso flujo de renta petrolera, a 100 y 120 dólares el costo por barril, unas cantidades que nunca habíamos visto y que fueron usadas por esta clase política, la pseudo izquierda revolucionaria, porque como dije, Chávez cabalga sobre esa izquierda, pero la izquierda cabalga sobre él. Aquí aparecen los nombres de dos personas los cuales quisiera mencionar, porque ellos en cierto modo, van a ser el hilo conductor del relato que, en este sentido, ha tenido lugar estos últimos años. Ellos son Douglas Bravo y Alí Rodríguez Araque. Douglas, como referencia histórica, reivindicando la razón de ser nacionalista, y Alí Rodríguez, que se une a la lucha armada de Douglas, que luego se va al PRV, cabalgando ahora él, sobre el Douglas referencia nacional. Ese Alí Rodríguez asaltante de bancos (el de Coro en el año 81 y más tarde la megabanda en Puerto Ordaz), un Alí Rodríguez que es enteramente la antítesis de Douglas, pero que ambos representan mucho de una izquierda escindida o, mejor, de dos izquierdas: una izquierda con respeto al conocimiento y la eticidad; y otra, divorciada de la ética y los principios revolucionarios. Porque si algo tiene esta izquierda que cabalgó con Hugo Rafael, es un abierto desprecio al conocimiento y la búsqueda de la barbarie. Nunca el país había estado tan cerca de la barbarie como ahora.

 

 

Florencio Porras: “Más temprano que tarde se sabrá fecha y causa de muerte de Chávez”

FlorencioPorras

Carlos Díaz

La Razón

 

“La actual situación del país es la más crítica que hemos vivido desde que Venezuela existe como República”, aseguró el capitán Florencio Porras, militar que participó en el movimiento del 4 de Febrero, exconstituyente y exgobernador de Mérida entre 2000 y 2008.

“Hay ineficiencia, irresponsabilidad y arbitrariedad del Estado, además de una situación fiscal sumamente crítica por las pocas divisas”, agregó. “El gobierno da poca información sobre los niveles de inflación, índice de precios y otras cifras que son fundamentales para el desarrollo del país”, dijo.

Destacó que el país vive un clima de anarquía y oclocracia (gobierno de la muchedumbre) en donde el ciudadano común no encuentra hacia dónde ir porque las autoridades no están atendiendo el reclamo de la gente. “Es una situación muy difícil, compleja y triste”, enfatizó.

¿Existe realmente guerra económica del “imperio” y de la “oligarquía” y por eso los venezolanos no encuentran los productos o esa es simplemente la forma de esconder el fracaso económico del actual gobierno?

— La única guerra económica que existe está en la mente los personeros y voceros del gobierno nacional. Ese es un discurso dirigido a sus seguidores y lo más triste es que muchos se lo creen y lo defienden a ultranza. Si la guerra económica fuese cierta, entonces, habría que preguntarles lo siguiente a esos voceros: ¿acaso no tienen dieciséis años ejerciendo el poder?, ellos mismos se autodenominan ineptos e incapaces. El tema del Imperio es solo un discurso para sus seguidores. Imperialismo siempre ha habido y lo habrá siempre, cuando no sea Estados Unidos, será otro país. Lo que haga o deje de hacer Venezuela en verdad no le hace mella al Imperio.

“El país vive un clima de anarquía, muy difícil, compleja y triste”

“La escasez está relacionada con la falta de productividad, caída en el ingreso de las divisas y que, por tanto, los precios de los productos estén directamente relacionados con el dólar. Todos esto estimula la carrera desenfrenada de la divisa paralela –que era negada por el gobierno hasta hace poco tiempo-. El problema es que no hay datos confiables y por información de organismos no oficiales solo se conoce que la inflación se ubicó por encima del 170 %. Todo esto indica que estamos avanzando hacia un escenario de hiperinflación como nunca se había vivido en Venezuela”, agregó.

 

CRIMINALIZAN LA DISIDENCIA

El gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, señaló que el teniente Rafael Isea, hombre de estricta confianza del fallecido presidente Hugo Chávez, es agente protegido de Estados Unidos ¿Qué opina usted de esta información?

— Rafael (Isea) ha sido acusado al igual que otros personeros que han ejercido altos cargos y sobre quienes el sistema de justicia ha accionado en su contra. El denominador común es que todas esas personas han asumido una posición crítica contra el gobierno o están claramente en la acera de enfrente. Yo no puedo salir a la defensa per se de Rafael Isea aunque es mi amigo al igual que mucha gente que estuvo y sigue todavía en el gobierno. Tampoco soy juez, no he investigado su caso, ni tengo elementos para acusarlo. Sin embargo, sí observo que hay una clara violación del debido proceso y mucho más cuando se arremete contra su madre, hermana y familia más cercana. Notamos que es una medida de presión quizás para que no siga hablando en Estados Unidos o se ponga a derecho. Si el gobierno tuviese una verdadera voluntad para combatir la corrupción, entonces, tendría que buscar más bien a su alrededor. Hay muchos personeros del gobierno que han sido señalados a través de la prensa de presuntos hechos delictivos, por ejemplo, narcotráfico y el Estado no ha tenido ninguna tipo de intención para investigar.

¿Usted ha sido acusado o investigado por su posición crítica contra el gobierno luego de haber pertenecido al chavismo?

— En mi caso particular, soy el único exgobernador que -después de haber formado parte de las filas del oficialismo y haberlo confrontado- se encuentra todavía en el país. ¿Qué no ha intentado hacerme esta gente durante estos siete años que dejé de ser gobernador? Yo sigo igualito haciendo mi trabajo en la universidad, normal como cualquier ciudadano. Tampoco han encontrado elementos en mi contra a pesar de que ellos fabrican pruebas y expedientes. Sin embargo, cuando quieren atropellar, lo hacen. Pienso que el caso de Isea es uno más en esta escalada de abuso de la justicia para criminalizar la disidencia.

¿Ocurre lo mismo con el general Raúl Baduel, hombre de confianza del fallecido presidente Chávez?

— Tampoco tengo elementos para afirmar que el general Baduel hizo o no hizo aquello que lo acusa el gobierno. Si es verdad que lo hizo, entonces, qué pasó con los demás ministros. ¿Se procesó solo a Baduel porque se atrevió a confrontar el gobierno de Hugo Chávez?: qué casualidad. Pareciera que se utiliza la justicia para criminalizar a la disidencia. Me parece, en verdad, un tremendo irrespeto y atropello que hayan detenido a la mamá y hermana de Rafael Isea. Esto forma parte de la guerra permanente de Maduro y su combo para que los aplaudan y hacer creer que están atacando la corrupción y los criminales.

¿Por qué no se investiga el extravío de los 25 mil millones de dólares en empresas de maletín y fantasmas que denunciaron el exministro de Planificación, Jorge Giordani, y la expresidenta del Banco Central de Venezuela, Edmée Betancourt?

— Nadie ha investigado eso así como tampoco los bienes que los llamados boliburgueses presumen a través de fotografías que suben a Internet. Sin embargo, sí investigan y sancionan a quien tenga la osadía de denunciar al gobierno de Maduro. Esto es retaliación y una de las primeras que cosas que debemos rescatar es la justicia. Ojalá se haga justicia en este y otros tantos casos.

EL GOBIERNO MENOS BOLIVARIANO

El teniente Alejandro Andrade y el capitán Carlos Aguilera, hombre de la estricta confianza del presidente Chávez, han sido acusados de poseer fortunas incalculables en el Banco de Andorra y en la banca europea, respectivamente, ¿por qué el presidente de la Asamblea Nacional, capitán Diosdado Cabello, no ha promovido una investigación para determinar el origen de estas fortunas?

— También soy amigo de Andrade y Aguilera. Si ellos tienen esos bienes yo creo que deberían justificar de dónde provienen. A ellos los conozco desde hace mucho tiempo y no me explico cómo pueden tener bienes de fortuna con esas características. Ambos son oficiales del 4 de Febrero y entonces, lamentablemente, se generaliza con el tema de la corrupción. Yo soy un hombre del 4F y no tengo absolutamente nada que ver con eso.

¿Las motivaciones de la rebelión del 4F están vigentes hoy, es decir la avasallante corrupción, pérdida de soberanía y descomposición ética de la clase gobernante?

— Lo he dicho y lo mantengo: por muchísimo menos de lo que estamos viviendo hoy en el país nosotros nos alzamos el 4 de Febrero de 1992. El que tenga oídos que oiga. Por cierto, hace algunos meses varias personas que formaron parte de mi equipo político dijeron que deberían juzgarme por rebelión. No estoy instigando ninguna rebelión.

“Por muchísimo menos nos alzamos el 4 de Febrero de 1992”

¿Ha fracasado la “revolución bolivariana”?

— Esto no es revolución ni mucho menos bolivariana; está muy alejado de ser bolivariano y socialista. Lo más cercano es la Constitución de la República. Que cualquiera escoja al azar cualquier artículo de la Constitución y se pregunte si el mismo está siendo cumplido. La Carta Magna de 1999 ha sido violada e incumplida por las altas instancias del poder. El gobierno menos bolivariano –desde Páez hasta Maduro- es precisamente este último.

 

Puede leer la entrevista completa de La Razón AQUÍ