Lorena Meléndez, autor en Runrun

Lorena Meléndez

#MonitorDeVíctimas | Al menos cuatro homicidios ocurrieron en La Vega durante el pasado fin de semana
En dos hechos distintos, un adolescente y un hombre fueron sacados de sus casas y asesinados por grupos armados. Otro joven cayó en la línea de fuego de un enfrentamiento y uno más murió mientras disparaba a cuerpos policiales

@loremelendez

A Alexander José Morales, de 18 años de edad, lo hallaron muerto en el callejón Zulia de La Vega, muy cerca de su casa, el pasado domingo 30 de mayo. Su familia asegura que quedó en la línea de fuego de un presunto enfrentamiento entre policías y delincuentes.

Los balazos se escucharon luego del mediodía. En horas de la mañana, seis hombres armados llegaron a la calle El Carmen e ingresaron a la casa de Oswaldo Cartaya, un funcionario jubilado de la extinta Policía Metropolitana. Para esconderse de sus captores, el hombre subió a la azotea de su casa. En respuesta, los hombres se llevaron a su madre.

El hecho devino en un tiroteo que duró horas y que enfrentó a los presuntos delincuentes con cuerpos de seguridad como las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y la Dirección de Investigaciones Penales (DIP) de la Policía Nacional Bolivariana, y Policaracas. Al final, la mujer fue liberada sana y salva. En el hecho, los uniformados mataron a Dayán Mendoza Farías, apodado “Dayán”, señalado como miembro de la banda de La Vega que participó en el hecho.

Había ido a casa de su abuela

Familiares presumen que Morales murió en medio de la balacera generada por el secuestro. El joven había ido a la casa de su abuela en la mañana de ese domingo. Sus familiares no saben a qué hora salió de allá, ni tampoco a qué hora lo mataron. Lo único que supieron ese día es que su cuerpo yacía sin vida en la calle. Tenía un disparo en el costado izquierdo.

Morales estaba actualmente desempleado. Solía trabajar como obrero y esperaba empezar pronto en otra construcción junto con un familiar. Era el mayor de seis hermanos.

Por no querer unirse a una banda

El sábado hubo otros dos asesinatos en La Vega. Un adolescente de 16 años, llamado Weini Loyo, fue sacado de su casa por un grupo de hombres que desde hace semanas le insistía que se enlistara en un grupo armado que opera en la zona.

El muchacho se negó a esa propuesta. Presumen que esa respuesta fue el detonante del secuestro, así como el hecho de que sus captores provenían de la Cota 905. Horas después de que se llevaran a Loyo, apareció muerto en vía pública.

Estaba durmiendo cuando llegaron a sacarlo

Otro reporte de prensa señala el asesinato de José Carlo Castillo. Hombres con armas largas entraron a su casa, en Los Cangilones de La Vega, mientras dormía y lo sacaron semidesnudo, según el relato de su madre. A pocos metros de allí, lo mataron a tiros. Eran las 9:00 de la noche del sábado 29 de mayo.

Desde hace al menos tres meses los tiroteos en La Vega se han vuelto una constante. Una semana antes de estos hechos, Blanca Violeta Orellana Pérez, de 64 años, y Diego Alejandro Rivas Infante, de 16 años, murieron por balas perdidas en otro enfrentamiento entre bandas y uniformados en esa parroquia.

Entre enero y abril de este año 27 personas fueron víctimas de homicidio en La Vega, de acuerdo con datos recabados por Monitor de Víctimas.

Monitor de Víctimas – Cintillo
#MonitorDeVíctimas | Hallan muerta en su cama a abogada un día después de tiroteo en La Vega
Fue impactada por una “bala perdida” que entró por el marco de cartón que cubría un aire acondicionado en la habitación de la víctima

 

@loremelendez

 

A Blanca Violeta Orellana Pérez, de 64 años de edad, la hallaron muerta en su cama un día después de que una bala perdida la hiriera en el lado izquierdo de su abdomen. Quien la consiguió la mañana del martes, 25 de mayo, fue su hija, que fue a su casa a buscarla porque no le respondía las llamadas. En la habitación la consiguió ensangrentada y sin vida. Vio que tenía el teléfono al lado y por eso supone que estaba chateando con una amiga cuando fue alcanzada por el disparo. 

El proyectil fue uno de los que se disparó durante los tiroteos entre cuerpos policiales y bandas armadas en La Vega, municipio Libertador del Distrito Capital, el pasado lunes 24 de mayo. De acuerdo con reportes de vecinos en redes sociales, desde horas de la mañana se enfrentaban las bandas de la zona con la de “El Coqui”, “El Garbis” y “El Vampi”, quienes controlan la Cota 905 y pretenden también expandir su territorio hacia esa parroquia caraqueña.

Cerca del mediodía, funcionarios de Policaracas, la Dirección Contra la Delincuencia Organizada (DCDO) y las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), ingresaron a la barriada. Los habitantes contaron que tuvieron que refugiarse debajo de camas, mesas y muebles porque la balacera había sido la más fuerte y larga de las últimas semanas.

Alrededor de las 3:30 pm, el balazo que mató a la víctima entró por un marco de cartón que rodeaba un aire acondicionado de ventana que estaba en la habitación, en la planta baja de la vivienda multifamiliar de tres pisos, en la calle Real con calle Rosario de La Vega, diagonal al Parque Juan Cuchara. La única que estaba en vivienda esa tarde era Orellana Pérez. 

La mujer, madre de cuatro hijos, era abogada y profesora de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada (Unefa), además de presidenta de la Asociación Civil Caja de Previsión Social del Vigilante de Tránsito (Capresovit). Era jubilada de la PNB, institución en donde alcanzó el grado de comisionada jefa. Treinta años atrás, a su esposo lo asesinaron también en La Vega, cuando hombres armados lo asaltaron en la calle.

En el contexto de los enfrentamientos ocurridos el lunes 24 de mayo en La Vega, también fue herido de bala en la cabeza un joven de 16 años mientras estaba dormido en su residencia, en un apartamento de Terrazas de La Vega. Otras tres personas han muerto en medio de otros tiroteos tanto en La Vega como en la Cota 905 este año.

El viernes 19 de marzo, Deisy Rivas, de 55 años, recibió una bala perdida en su estómago mientras cocinaba en su apartamento, en el piso dos de las residencias City Park, en la avenida Páez de El Paraíso. Ese día se desarrollaba un tiroteo en la Cota 905. Murió al día siguiente.

En enero, Néstor Duarte y Nelson Villalta, murieron durante la Masacre de La Vega cuando quedaron atrapados en la línea de fuego de los enfrentamientos.

Durante los primeros cuatro meses de 2021, ocho personas murieron por balas perdidas o por quedar en la línea de fuego de tiroteos, de acuerdo con datos recabados por Monitor de Víctimas.

Los rehenes, que aparecen de civil y con las manos hacia atrás, aseguran que no han sido maltratados por sus captores 

La organización no gubernamental Fundaredes difundió este sábado, 15 de mayo, un video de cinco de los ocho soldados venezolanos que fueron secuestrados en Apure por grupos de la disidencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el que los uniformados abogan por el diálogo para ser liberados.

En el material, presuntamente enviado como fe de vida a la administración de Nicolás Maduro, los militares aparecen vestidos de civil, de pie y con las manos atrás, en lo que parece ser una tienda de campaña con tela de camuflaje militar.

El primero que habla es el coronel Jean Carlos Beamont, quien se presenta y afirma que todos estaban en combate en la población de La Victoria, estado Apure, cuando fueron capturados por los guerrilleros colombianos. Es él quien indica que el audiovisual fue grabado el 4 de mayo pasado.

“Hemos recibido buen trato, alimentos, medicinas, nos han curado las heridas. Nos encontramos bien. Creo esta situación en la que nos encontramos puede parar con diálogo, puede haber una línea de acción de palabra para que esto se detenga de inmediato”, dice el soldado en cautiverio. El contenido del mensaje lo repite el resto de los militares que aparecen.

En el video también hablan el lugarteniente Yoini Yaguare, el teniente de fragata Álvaro Flores Berroterán, sargento mayor de tercera José Antonio Ramos Dávila y el sargento segundo Estiben José Aular Lara.

En cautiverio también están el sargento primero Luis Cova,sargento mayor tercero Paúl Hernández y el sargento primero José Torres.

De acuerdo con Fundaredes, los soldados fueron emboscados el pasado 23 de abril cuando patrullaban el sector La Capilla. Aseguran que los helicópteros de la FANB que los trasladaban los dejaron abandonados y por eso terminaron en manos de la guerrilla.

#ReporteCoronavirus | Las noticias más importantes de la tarde #15May
Mientras Polonia y Holanda reabren bares y levantan restricciones de viaje, en Perú escasean las fosas para los entierros y Latinoamérica recibe un aumento en sus remesas en medio de la emergencia

 

Gran Bretaña va por gran reapertura tras vacunación eficaz (AP)

Cuando el Museo de Ciencias de Londres reabra la semana entrante tendrá algunas piezas nuevas: viales vacíos de vacunas, kits para pruebas y otros objetos compilados durante la pandemia, los cuales formarán parte de una exhibición sobre el COVID-19.

Pero Gran Bretaña aún no está lista para enviar al coronavirus a un museo: la epidemia está lejos de haber terminado. Sin embargo, es evidente la sensación de que se ha dado vuelta a la esquina y el país tiene un ánimo optimista.

Gracias a un programa eficaz de vacunación, Gran Bretaña por fin está dejando atrás meses de severas restricciones.

A partir del lunes, todos los restaurantes y bares en Inglaterra podrán reabrir con ciertas precauciones, al igual que hoteles, teatros y museos. Y los británicos podrán abrazar de nuevo a amigos y parientes debido a una flexibilización de las normas de distanciamiento social que han estado en vigor desde el inicio de la pandemia.

 

BM: Aumentan las remesas hacia Latinoamérica pese a pandemia (AP)

A pesar de los estragos económicos provocados por la pandemia, las remesas que recibieron los países de América Latina y el Caribe aumentaron en 2020 más que en el resto del mundo, mientras que a nivel global cayeron levemente, dijo el miércoles el Banco Mundial.

“Mientras el COVID-19 sigue devastando a familias en todo el mundo, las remesas continúan ofreciendo un salvavidas esencial para los pobres y vulnerables”, expresó Michal Rutkowski, director mundial de Prácticas Globales de Protección Social y Empleos en el Banco Mundial (BM).

Latinoamérica y el Caribe recibieron 103.000 millones de dólares en remesas provenientes de diferentes países, un incremento de 6,5% con respecto a 2019, de acuerdo con el informe Migration and Development Brief (Resumen de migración y desarrollo) del BM, que señala que las remesas son ahora más importantes como fuente de financiamiento externo.

 

Holanda relaja restricciones de viajes a varios destinos (AP)

A medida que las infecciones por coronavirus declinan en varias partes del mundo y que la temporada veraniega de vacaciones comienza tentativamente, el gobierno de Holanda relajó las restricciones de viajes de sus ciudadanos para varios destinos populares.

Entre los países con riesgos bajos de infección que pueden visitar ahora están Portugal, Malta, Irlanda, Tailandia, Ruanda, las excolonias holandesas de Aruba, Curaçao y San Martín, además de varias islas griegas.

Previamente esos sitios fueron etiquetados con el código naranja, lo que significaba que el gobierno solamente recomendaba viajar allí si era urgente. EL territorio continental de Grecia y la isla de Creta siguen bajo código naranja.

 

Por el azote del COVID-19 se complican los entierros en Perú (AP)

Después de ser rechazada en cuatro cementerios de Perú por falta de espacio, Yeni Bautista cavó un hoyo en su jardín para enterrar a su hermano Joel, un ciego de 45 años que murió una tarde reciente de un infarto.

Perú jamás había registrado una cifra tan alta de fallecidos. Entre marzo y abril murieron 15.104 personas que habían dado positivo en la prueba de coronavirus, pero los expertos creen que la cifra es mucho mayor. En el mismo bimestre el Sistema Nacional de Defunciones (SINADEF) registró 60.852 decesos, cifra que incluye a sospechosos de estar contagiados pero a los que no se les pudo realizar el examen.

Este subregistro crece geométricamente si se analiza la cifra de víctimas fatales desde el inicio de la pandemia. Perú ha informado oficialmente hasta ahora más de 64.100 muertos confirmados por un análisis, pero de acuerdo con el SINADEF la cifra es de 171.596, casi el triple que la oficial.

La brecha ha provocado que el gobierno convoque a un grupo de expertos para que ayude a definir el número real de muertos por el virus y presente sus resultados a fines de mayo.

 

China cancela subida a Everest para evitar casos de COVID-19 (AP)

China canceló los permisos para escalar el Everest desde su vertiente de la montaña más mundo por el temor a importar casos de COVID-19 desde el vecino Nepal, según reportaron medios estatales.

El cierre se confirmó en un aviso de la Administración General del Deporte china el viernes, señaló la agencia noticiosa oficial Xinhua.

La medida refleja las abundantes precauciones de China en la gestión de la pandemia. Aunque el país ha frenado casi por completo la transmisión interna del coronavirus, Nepal sufre un repunte con un récord de infecciones y muertes.

Beijing había emitido permisos para que 38 personas, todas ellas chinas, escalasen la cumbre de 8.849 metros (29.032 pies) esta primavera. Nepal autorizó 408 ascensos. Ambos países cerraron sus rutas el año pasado por la pandemia.

 

Bajan los casos de COVID-19 en Nueva Delhi y Mumbai (AP)

Los contagios de coronavirus bajaron en las dos ciudades más grandes de India, pero el gobierno advirtió que el devastador brote que asola el país se esta extendiendo a las zonas rurales donde viven casi dos tercios de sus 1.400 millones de habitantes.

India confirmó el sábado 326.098 nuevas infecciones y 3.890 decesos en las últimas 24 horas. El Ministerio de Salud había reportado 343.144 contagios el viernes y 362.727 el jueves. Los expertos sostienen que las cifras oficiales están muy por debajo de las reales.

El primer ministro, Narendra Modi, pidió el viernes a la población que tome precauciones extra ante la rápida propagación del COVID-19 por zonas rurales. El gobierno ha movilizado todos sus recursos, incluyendo el Ejército, agregó.

 

Polonia reabre parcialmente bares y restaurantes (AP)

Los polacos se quitaron las mascarillas, abrazaron a amigos y brindaron por el levantamiento de las restricciones para frenar la pandemia de COVID-19: bares, restaurantes y tabernas reabrieron sus puertas por primera vez en siete meses y el gobierno anuló el requerimiento de usar cubrebocas al aire libre.

La reapertura, limitada por ahora al consumo de comida y bebida al aire libre, entró en vigor oficialmente el sábado, pero muchos no esperaron al primer minuto y estuvieron en las calles de Varsovia y otras ciudades el viernes por la noche para celebrar, congregados en las afueras de bares populares. Algunos llevaron su propia cerveza para disfrutar una vez que abrieran a la medianoche, aunque algunos sitios estaban sirviendo bebidas temprano.

Los DJ finalmente estaban trabajando de nuevo y los camareros y camareras se apresuraban a atender pedidos. En tanto, el fin del requerimiento de llevar mascarilla al aire libre aumentó la sensación de liberación. Las mascarillas siguen siendo obligatorias en interiores, especialmente en el transporte público y las tiendas.

Un niño entre los muertos por nuevo naufragio en oriente
David Smolansky informó que los cadáveres de dos adultos también fueron hallados tras el hundimiento de una embarcación que iba de Venezuela y Trinidad y Tobago

Al menos tres muertos y una decena de desaparecidos dejó un nuevo naufragio reportado este sábado en el oriente venezolano.

De acuerdo con David Smolansky, Comisionado de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, la embarcación que se hundió zarpó el jueves, 22 de abril, en la noche desde La Horqueta, en Delta Amacuro, y zozobró en Boca de Serpiente, también en la costa Venezolana. Se dirigía hacia Trinidad.

Más temprano, la radio de Fe y Alegría informó el rescate de cinco personas (cuatro hombres y una mujer) que iban en la misma embarcación, que llevaba a bordo al menos a 25 refugiados que huían a la isla caribeña.

“En menos de 72 horas se han ahogado 6 venezolanos intentando huir de la dictadura en las distintas fronteras. Tres en el Río Táchira (un abuelo con sus dos nietos) y otros tres en aguas del Delta. Nada diferente a ese niño sirio que se ahogó en 2015 huyendo de otro régimen”, recalcó Smolansky en Twitter.

De acuerdo con los supervivientes, en la embarcación hundida iban alrededor de 25 personas

 

Cuatro hombres y una mujer fueron rescatados en el sector de Boca de Serpiente, en Delta Amacuro, luego de haber naufragado en una travesía hacia Trinidad y Tobago, de acuerdo con la web de la Radio Fe y Alegría.

De acuerdo con los supervivientes, la embarcación en la que viajaban se hundió la noche del jueves, 22 de abril, y llevaba al menos a 25 personas a bordo. El rescate ocurrió a las 6 am del viernes 23.

La información fue difundida por la empresa naviera Tecnave, C.A, propietaria de la embarcación “M/N Río Suapure”, que se encargó de la operación de salvamento.

Autoridades marítimas fueron alertadas del hecho. Fe y Alegría asegura que la Armada venezolana inició labores de búsqueda junto a otras embarcaciones de la zona para hallar al resto de los náufragos.

Este tipo de naufragios ocurren cada vez con más frecuencia a raíz de la diáspora venezolana que huye hacia Trinidad y Tobago además de otras islas del Caribe. En diciembre pasado, una embarcación se hundió con al menos una veintena de personas. El hecho se conoció como la Tragedia de Güiria.

Maduro usa sus redes sociales para atacar y silenciar al periodismo independiente
Un audiovisual en el que se simula el funcionamiento de una sala de redacción de un medio independiente, compartido por Nicolás Maduro en Twitter,  es la nueva arremetida contra la libertad de expresión. Expertos opinan que la intención es, además de desacreditar a los periodistas, abrir un nuevo capítulo a la censura

@loremelendez

 

Habían pasado 11 días de la liberación de los reporteros del canal NTN24, Rafael Hernández y Luis Gonzalo Pérez, quienes habían sido detenidos por la Guardia Nacional venezolana mientras cubrían el conflicto de Apure, cuando Nicolás Maduro publicó en su cuenta de Twitter un video que fustigaba, a través de una dramatización, la actuación de los medios de comunicación sobre el caso. En su mensaje escrito apeló al término “canalla mediática”, que popularizó Hugo Chávez durante sus 13 años de gobierno, y aseguró que esta había construido “un entramado de mentiras y falsos positivos en contra de Venezuela”, que atentaba contra la soberanía. En el video vino la otra parte del ataque.

 

 

El audiovisual escenifica la rutina de una supuesta sala de redacción, en donde los periodistas confabulaban para fabricar noticias falsas que favorecían a Colombia, que se ponía como presunto financista, y arremetían contra la administración de Maduro. “Ahora la orden es culpar al régimen de lo que sucedió en Apure, ¿cómo lo logramos?”, preguntaba el actor que interpretaba al jefe del grupo, justo después de dar la bienvenida a una joven que ayudaría a crear los contenidos y que terminaba cuestionando el comportamiento antiético de sus compañeros. Mientras los diálogos transcurrían, en pantalla aparecían titulares de web informativas nacionales e internacionales como: “Estados Unidos promete luchar contra violaciones de DDHH” (DW), “Dictaduras asedian la prensa libre” (La Prensa de Panamá), “Borges: complicidad de Maduro con guerrilleros causa muerte de soldados venezolanos” (El Carabobeño), “Duque: conflicto en Apure en entre el Cartel de los Soles y disidencias de las FARC”, “Foro: la guerra en Apure es por el control de un corredor de droga” (Runrun.es), “Claves: lo que vivieron los periodistas detenidos por militares en Apure” (El Pitazo). Aunque reales, cada uno de estos se presentaba como un elemento que distorsionaba la realidad. En el fondo, a lo que realmente se malponía era al periodismo venezolano. Medios como El Pitazo y Runrun.es están bloqueados por distintas operadoras de internet dentro de Venezuela.

El material significa un riesgo tanto para los medios aludidos como para los reporteros que allí trabajan. “Un video de esa naturaleza está pensado para descalificar o desacreditar a los periodistas y se hace desde el Estado. Cualquier empresa que se enfrente al Estado está en minusvalía”, advirtió Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público, enfocada en la defensa de la libertad de expresión.

Se trata de una práctica vieja, indicó Correa, quien insistió en que Maduro suele usar las críticas a la actuación de sus acólitos para victimizarlos. “En el caso de Apure se usan esas cosas porque ha habido numerosas denuncias sobre la violación de los derechos humanos, que es lo que está ocurriendo en la zona (pobladores aseguraron que los militares asesinaron a miembros de una misma familia y los vistieron como guerrilleros, amén de los miles de desplazados por el conflicto). Eso está conectado a una estrategia de comunicación, a señalar que esas personas eran delincuentes. Uno ha visto esto como un patrón”, recalcó.

El experto subrayó que la situación se agrava porque la pieza se emite desde la figura de la Presidencia de la República y contribuye a que el hostigamiento, la autocensura y la censura previa estén presentes en el entorno de los medios de comunicación. Un mensaje de esa magnitud indica que “expresarse tiene costos y puede causar un efecto inhibitorio en los periodistas y medios, que son los receptores. Ahí es cuando dicen ‘vamos a cuidarnos’ y eso tiene un efecto de silenciamiento frente a una lógica de descalificación. Se busca que se silencien, que bajen su intensidad, que no sigan haciendo su trabajo”, acotó el defensor de derechos humanos. 

Así se crea, añadió, un discurso que permite que se agreda a los reporteros en la calle y que disminuyan las garantías para ejercer el periodismo. “Si ataca el gobierno, hay que encender las alarmas. Ya sea (Jair) Bolsonaro, (Donald) Trump, (Daniel) Ortega, todas esas expresiones tienen más peso cuando desde el poder se hacen las descalificaciones”, completó.

 

Desde el más alto nivel

“Que lo haya divulgado Maduro deja claro que esto forma parte de una producción que se ha hecho desde el más alto nivel, o sea esto forma parte de una producción hecha por gente del alto gobierno”, dijo Andrés Cañizález, director de Medianálisis, organización dedicada al estudio sistemático de los medios de comunicación y el periodismo. “Cada vez estoy más convencido de que estos productos propagandísticos del gobierno se crean para darle un marco, un contexto, una narrativa a la minoría que sigue al gobierno. Darle a quienes siguen la gobierno la capacidad de tener respuesta ante lo que está ocurriendo”, agregó. 

Esa necesidad de crear un relato oficial paralelo a la realidad tampoco es novedosa, recordó Cañizález. “Cada cierto tiempo, el gobierno toma alguna arista o problemática y la trastoca y reempaqueta. Aquí se ha representado lo que en teoría ocurrió en Apure para dejar claro que esto no fue de la manera en la que supimos que fue sino que se trató de una suerte de conspiración mediática. Esto es parte de ese discurso que cada cierto tiempo se instala para contar ese tipo de cosas. No es algo nuevo, lo llamativo es el nivel de producción que tiene el video (…) es una forma de borrar esas fronteras entre lo que realmente ocurrió y lo que el gobierno intenta hacerle entender a la gente que ocurrió”, apuntó. 

 

Bol de temas

Para Cañizález, el video es una suerte de ensalada que mezcló varios temas. Por un lado, insistir en que Colombia es un “país generador de desestabilización en Venezuela”. “Eso no es nuevo (…) Nunca dicen que hay grupos armados colombianos actuando libremente en Venezuela, sino que hay todo el señalamiento contra el gobierno de Iván Duque” como financista de los medios venezolanos, explicó Cañizález. 

Correa acotó que ese señalamiento es parte de una dinámica que se ha visto desde que comenzó este año, cuando se criminalizó a medios como Efecto Cocuyo, la radio de Fe y Alegría y hasta al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) por haber recibido fondos provenientes del gobierno británico. “Lo que uno observa es un despliegue de una estrategia de ataque contra medios independientes, emergentes, plataformas digitales”, indicó.

“Este video refuerza esa idea de que los medios no son independientes porque tienen financiamiento internacional. Eso, a la vez, se conecta con una gran discusión sobre lo que va a ser la Ley de Cooperación Internacional que ya está empezando a activarse en la Asamblea Nacional, pero en el caso de los medios básicamente lo que quieren reforzar es la tesis de que si los medios reciben financiamiento internacional, la pauta la pone el donante”, dice Cañizález.

Otro tema que se introduce, aunque de soslayo, es el de la ‘narcopolítica’, palabra que usa el periodista y activista colombiano asesinado en los años 90, Jaime Garzón, en un clip citado en el video. Allí declaraba que esa ‘nueva clase social’ se había apoderado de los medios de comunicación de su país y reclamaba que se necesitaba ‘gente con criterio en esas tribunas. “Siembran la duda sobre si hay una vinculación entre el narcotráfico y los medios, cosa que en los medios venezolanos no existe”, alertó Cañizález al referirse al extracto.

La militarización del lenguaje también se palpa dentro del audiovisual. No es casual que a la supuesta sala de redacción se le llame, “teatro de operaciones”, tal como se denomina a las áreas geográficas donde se desarrollan conflictos armados.

“El chavismo ha logrado militarizar la discusión pública, así como lo hizo con el tema electoral en donde se habla de batallones, unidades(…) El hecho de que se use ‘teatro de operaciones’ para mostrar una sala de redacción pues forma parte de esa lógica de militarizar la discusión pública”, afirmó.

El video cierra con la joven que cuestiona, y que está a favor del gobierno de Maduro, poniéndose una gorra con una estrella roja de cinco puntas estampada, símbolo del comunismo y el socialismo. “La chica es el punto disonante en todo el diálogo, la que pone los peros, la que está marcando el hecho de ser una periodista imparcial, en teoría, la que está siempre preguntando. Finalmente, la idea que tiene el gobierno es que esos partidarios suyos son los que pueden hacer buen periodismo, un trabajo profesional. Lo que nos dejan ver los medios del Estado en la práctica, es que supuestamente gozan de la absoluta libertad que les da el chavismo. Eso es otro foco de propaganda, de eso no cabe la menor duda”, concluyó Cañizález.

Los desafíos ambientales de Venezuela en el 2021
La reactivación de la Academia en las investigaciones oceanográficas y la búsqueda de alternativas a la minería están en la lista de retos pendientes a afrontar en este año que recién comienza
¿Qué hacer con los derrames de petróleo en el mar? ¿Qué pasará con la política ambiental cuando hay dos parlamentos que se declaran como legítimos?

*Este artículo es una colaboración periodística entre Mongabay Latam y Runrun.es de Venezuela. 

Durante 2020, los problemas ambientales crónicos de Venezuela no hicieron más que empeorar. Las malas noticias llegaron en forma de olas de aceite oscuro a las costas venezolanas, producto de los derrames petroleros registrados, sobre todo, en el segundo semestre del año cuando arribaron tanto al Parque Nacional Morrocoy como al Refugio de Fauna Silvestre de Cuare, un importante humedal latinoamericano que ya estaba en jaque por construcciones turísticas autorizadas que podrían secarlo. En 2021, biólogos y ambientalistas no piensan quedarse de brazos cruzados ante la amenaza y apuntan a medir los daños y apelar a acuerdos internacionales para lograr que el gobierno responda de manera efectiva.

Al sur del país, la fiebre del oro también hizo estragos. En el Parque Nacional Canaima —el mismo que inspiró los escenarios de la película animada ‘Up’ y que alberga al Salto Ángel, la caída de agua más alta del planeta—la cantidad de puntos de extracción del mineral creció 78 % en solo dos años y científicos confirmaron que la minería ilegal triplicó su área de deforestación, al pasar de 400 a 1200 kilómetros cuadrados. Por eso, la defensa de estos territorios combina tanto acciones urgentes de índole internacional así como la planeación de actividades económicas alternativas que eviten que cada día lleguen más mineros a la zona.

Los cambios políticos en el país afectan todos los ámbitos y el ambiente no es la excepción. Ante la instalación de dos poderes legislativos con agendas y decisiones paralelas, queda la incógnita de cómo esto afectará a los ya golpeados parques nacionales y áreas protegidas. Por otro lado, la academia venezolana necesita recibir el apoyo del Estado para no quedarse por fuera del Decenio de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible (2021-2030) propuesto por la ONU, el programa arranca este año y promete formar una generación de oceanógrafos y expertos para un país sumido en una grave “fuga de cerebros”.

Acción internacional contra los derrames de petróleo

Golfo Triste, primer lugar impacto por el derrame de petróleo en agosto 2020 . Foto: Morrocoy Online.

Aunque el nombre del Parque Nacional Morrocoy fue el que más se difundió en los medios de comunicación cuando ocurrieron los derrames petroleros de julio y agosto de 2020, hubo otro sitio protegido que resultó gravemente afectado: el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare, clasificado en Venezuela como un Área Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) y hogar de cerca de300 especies de aves que comparten su hábitat con reptiles y mamíferos en peligro de extinción.

Cuare, en el estado Falcón y vecino de Morrocoy, fue el primer lugar del país en entrar en la lista de espacios protegidos por la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, conocida también como la Convención de Ramsar, por la ciudad iraní en donde se firmó en 1971. Entró a la clasificación el 23 de noviembre de 1988 y desde entonces solo lo han hecho cuatro lugares más en Venezuela. Es precisamente a esta Convención a la que apelarán en 2021 los científicos, activistas y ciudadanos que desean exigir una acción por las fugas de petróleo de la empresa estatal venezolana (PDVSA).

Por ser un Estado miembro del acuerdo, Venezuela está comprometida a realizar un uso racional de este espacio, pero en su lugar ha permitido que cerca de allí se levanten construcciones que han provocado que la zona comience a secarse y que, durante 2020, se haya convertido en víctima de un gran derrame de crudo.

La bióloga y presidenta de la Sociedad Venezolana de Ecología, Vilisa Morón, asegura que, actualmente, activistas y vecinos de la zona están buscando contactos para apelar al Ramsar, pero aún no han conseguido el apoyo necesario.

Personal de PDVSA solo estuvo presente en los primeros días de limpieza y sin maquinarias. Foto: Ministerio de Ecosocialismo de Venezuela.

Todavía hay mucho por hacer. El estudio de lo ocurrido con las fugas de hidrocarburos es primordial para que este año puedan ejercerse las actividades de saneamientos más certeras y adecuadas. “Desde las ONG, universidades y la ciudadanía, nuestro trabajo es hacer seguimiento y presión. Una de las acciones en que todos podemos apoyar es el mapeo [de los derrames y zonas afectadas]”, dice Morón.

Eduardo Klein, biólogo, profesor universitario y coordinador del Centro de Biodiversidad Marina de la Universidad Simón Bolívar, apoya la idea porque es precisamente la falta de monitoreo la que ha provocado los derrames. Sostiene que la ausencia de una evaluación de daños, por falta de personal capacitado en la empresa estatal, ha impedido que se eviten accidentes y que sus efectos se prolonguen en el tiempo.

Klein asegura que todos estos eventos han demostrado una y otra vez la total incapacidad de PDVSA para detener las fugas que, anteriormente, eran atendidas con unidades especiales y planes de contingencia. “Hoy, en cambio, la limpieza de los daños ambientales hecha por la industria dependió en gran medida de la preocupación e insistencia de las comunidades aledañas al parque”, afirma el académico.

Según Klein, meses después los manglares continúan afectados y los pescadores deben ir más lejos para poder pescar porque los residuos afectaron la flora y fauna marina. Para el biólogo, una tarea pendiente para este 2021 es que los llamados de la sociedad civil “resuenen aún más fuerte en un Estado que incumple con responsabilidades básicas para mantener el equilibrio ambiental”.

El futuro ambiental con dos parlamentos

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro muestra una barra de oro supuestamente excavada y procesada en el Arco Minero de Venezuela. Foto: Prensa Presidencial.

Con el 2021 llegó, constitucionalmente, el turno de una nueva Asamblea Nacional, poder que durante los últimos cinco años se había mantenido bajo el mando de la oposición, a pesar de que el Tribunal Supremo de Justicia la declaró en desacato desde 2017 e invalidó todas sus decisiones y declaraciones a partir de ese momento. Sin embargo, la renovación de esa instancia dejó un sinsabor.

Los líderes opositores rechazaron acudir a las urnas electorales para ser reelegidos como diputados debido a que las condiciones de los comicios impuestas desde el Ejecutivo los ponían en clara desventaja y, según ellos, no garantizaban la transparencia del proceso. Por esa razón, el chavismo protagonizó en diciembre pasado unas elecciones señaladas, tanto por sus contrincantes como por varios países de la comunidad internacional, como fraudulentas. Gracias a esas elecciones el partido oficialista ocupa hoy más del 90 % de las curules, lo que allana el camino para que cualquier orden emanada desde el palacio de Miraflores tenga luz verde en el órgano legislativo.

Ante tal panorama, la mayoría de los parlamentarios opositores de la Asamblea Nacional elegida en 2015 decidieron continuar en sus posiciones y constituyeron una comisión delegada bajo el argumento de que los comicios de diciembre de 2020 fueron ilegítimos y “no pueden permitir el vacío de poder”. Mientras tanto, los chavistas asumieron también sus nuevas responsabilidades.

Con dos poderes legislativos, queda por ver cómo se verán afectadas las decisiones que impacten directamente a los parques nacionales y a las áreas protegidas. Juan Manuel Raffalli, abogado constitucionalista, asegura que la convivencia de dos parlamentos no tiene cabida porque no existe una «república bicéfala». «Eso va contra la razón y contra la misma capacidad operativa del Estado», apunta el experto en Derecho. A pesar del inconformismo de la oposición, Rafalli asegura que será la Asamblea de Nicolás Maduro la que rija en todas las materias, incluyendo la ambiental. “Si resuelve dictar leyes de contenido ambiental, nadie dentro del país va a decir no, porque tiene poder coercitivo”, añade.

Los bomberos usan rastrillos y batidores para eliminar los focos de fuego en las montañas pues no tienen agua. Foto: Inparques.

Pero todo cambia en el ámbito internacional. El abogado explica que es en ese plano donde existen tratados y convenios firmados con otros países y que estos podrán decidir a cuál de los dos parlamentos respalda.

«Desde el punto de vista político, el apoyo a la oposición de estos países tiene relevancia desde dos ópticas: la primera tiene que ver con los acuerdos y convenios bilaterales en materia ambiental, porque esos Estados reconocen a Guaidó como su interlocutor. Pero hay un segundo punto y es que estos convenios suponen compromisos entre Estados con miras a la protección del Ambiente, pero no los pueden hacer cumplir porque, en la práctica, la oposición no tiene competencias legislativas», añade Raffalli.

Hay quienes piensan que lo peor está por venir. “La profundización del desastre de la tragedia a corto plazo es lo que vislumbro”, le dice a Mongabay Latam el parlamentario opositor Américo De Grazia, quien está convencido de que el medio ambiente será uno de los más afectados ante el nuevo panorama político. “Van a estimular y exponenciar todos los males ambientales a cálculos inimaginables”, asegura y agrega que se ampliarán losdesastres ecológicos promovidos con el Arco Minero del Orinoco y será imposible proteger a los parques nacionales.

De Grazia comenta que “todo aquel que no tenga contrapeso de poder siempre va a pecar más” y por eso la oposición optó por declarar la continuidad constitucional, decisión que ya recibió el visto bueno de países como Estados Unidos, Japón, Canadá, Colombia, Chile y Brasil.

Proteger al parque Canaima

La mina de Campo Carrao, en el Sector Occidental del Parque Nacional Canaima. Crédito: SOS Orinoco.

Desde hace más de cinco años, organizaciones, turistas, ambientalistas, periodistas y activistas han denunciado la presencia de minería dentro del Parque Nacional Canaima, en el sureño estado Bolívar. En 1994 esta área natural protegida fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco y, con el tiempo, el problema de la minería ilegal se ha agravado, tanto que de los 33 sectores mineros que habían sido identificados por la organización no gubernamental SOS Orinoco en 2018, se pasó a 59 en 2020. En solo un par de años, la cantidad de puntos de extracción de oro dentro del parque creció un 78%.

La inacción del gobierno de Nicolás Maduro para contrarrestar la actividad extractivista y el apoyo del Estado hacia proyectos como el Arco Minero del Orinoco —que ha facilitado el tráfico de herramientas y maquinarias para la minería hacia los espacios protegidos colindantes— constituyeron una alarma para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que evalúa el patrimonio natural en peligro. En 2017, Canaima entró en la lista de sitios que representan una “preocupación significativa” y fue clasificada con una alerta naranja, solo un peldaño abajo de la alerta roja, que es la valoración más preocupante.

“Esta fiebre del oro ha  empeorado por la crisis humanitaria compleja en la que está sumida Venezuela. Los escenarios futuros para Canaima son poco alentadores pues no existe en el terreno una autoridad ambiental capaz, o interesada, en responder efectivamente a esta problemática. No hay voluntad política, ni una gobernabilidad que permita hacer frente a las operaciones mineras, por lo que se espera que se incremente la devastación en su interior, generando graves daños a la cultura indígena pemón, gran parte de cuyo territorio ancestral se encuentra resguardado por el parque nacional”, escribió SOS Orinoco el año pasado en un comunicado en el que insta a la UNESCO a reconocer que el problema de la actividad extractivista dentro del parque es mucho más grave de lo que se contempla.

Por esta razón, de acuerdo con SOS Orinoco, en el entorno ambientalista es “urgente y necesario” que Canaima sea recategorizado como “en Peligro Crítico” según los criterios de la UICN, que es el órgano técnico asesor de UNESCO. Así se activaría una alerta roja que podría impulsar una acción urgente desde el gobierno central venezolano en favor de la conservación.

En el municipio de Gran Sabana se encuentra el Parque Nacional Canaima. Foto: Lorena Meléndez.

“Teniendo en cuenta la crisis humanitaria compleja que atraviesa Venezuela, y la política de Estado abiertamente minera y desconsiderada con las leyes ambientales, se hace necesario que UNESCO incluya a Canaima en la Lista de Sitios de Patrimonio Mundial en Peligro, como una acción política que empuje a las autoridades a actuar de forma decisiva y asertiva para lograr el  cese de las operaciones mineras, ofreciendo alternativas económica y ecológicamente sostenibles a la población residente del parque nacional”, apuntó SOS Orinoco en una misiva publicada en junio pasado, cuando se cumplieron 58 años desde que Canaima fue catalogada como área natural protegida.

Para la consultora ambiental y presidenta encargada de la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle, Isabel Novo, con la incorporación de Canaima a la Lista Roja “habría posibilidad, entre otras cosas, de recibir apoyo internacional para ayudar a buscar soluciones que permitan atender su situación actual”. Novo cree que ese es un paso esencial para estimular medidas deconservación en el ámbito de la Convención del Patrimonio Mundial, antes de que la situación se torne más grave y se pierda su condición de Sitio de Patrimonio Mundial.

“Idealmente, este reto debería contar con el respaldo de las instituciones encargadas de la administración y manejo del Parque Nacional Canaima, entre ellas el Instituto Nacional de Parques (INPARQUES)”, acota la experta.

Novo explica que el ingreso a la alerta máxima sería reversible en un futuro porque el Comité del Patrimonio Mundial puede eliminar a Canaima de la Lista Roja “una vez que haya cumplido los criterios establecidos en el ‘Estado de Conservación Deseado para la Eliminación de la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro’ y se hayan restaurado sus valores naturales”.

Para Novo, es inconcebible que dentro del Parque Nacional Canaima se desarrolle la actividad minera y menos aún si esta área está protegida. “Muchos de los efectos de esta actividad son irreversibles y afectan tanto a la biodiversidad del parque como a sus habitantes. El gran potencial turístico de esta zona es una alternativa que ha sido evaluada como una fuente de ingresos importante en la región si se realiza de manera controlada, pero se está perdiendo con la minería”, insiste.

Alternativas para la minería

Minas Gran Sabana en el Parque Nacional Canaima. Pemon Estado de Bolivar, Venezuela. Foto: Charles Brewer.

En 2020, la minería continuó ganando espacio en Venezuela. No solo en el parque Canaima se multiplicaron los puntos de extracción sino que, de acuerdo con el estudio ‘Minando Derechos: tierras indígenas y minería en la Amazonía’ del World Resources Institute (WRI) y la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG), en apenas un año, el área de cobertura vegetal afectada por la minería ilegal en la Amazonía venezolana pasó de 400 kilómetros cuadrados a 1200. A este espacio se suman, además, los casi 112 000 kilómetros cuadrados que ocupa el Arco Minero del Orinoco —zona de explotación minera legal—, que desde el año pasado incluyó la explotación de oro en seis de los ríos más caudalosos de la zona y ha afectado a poblaciones indígenas.

María Teresa Quispe, directora estratégica del Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonía Wataniba, organización que participó en la investigación, sabe cuánto ha incidido esta actividad dentro de los territorios indígenas. El mismo documento determinó que la minería afecta el31 % de las tierras de las comunidades nativas de la región amazónica. Por eso, al momento de referir una solución al problema, alude de inmediato a la necesidad de crear alternativas económicas al extractivismo.

En una Venezuela que atraviesa por una emergencia humanitaria que ha expulsado al menos a cinco millones de personas, irse a trabajar en los yacimientos auríferos del sur de la nación —a merced de los grupos irregulares armados y las bandas criminales que controlan el acceso a las distintas minas— se ha convertido en una medida desesperada para ganar dinero. Miles de indígenas, en medio de la situación, se han visto obligados a convertirse en mineros para poder subsistir. Muchos de ellos, que vivían del turismo y trabajaban como guías o en restaurantes y posadas, se quedaron sin ningún sustento con la caída abrupta del número de viajeros que antes los visitaban.

Desde marzo se conoció que el gobierno pondría en funcionamiento una balsa minera en el río Caura, donde ya se practicaba minería ilegal. Foto: Fritz Sánchez.

“La minería de ninguna manera es ecológica, eso no hay forma de sostenerlo”, sentencia Quispe, oponiéndose al argumento con el que el gobierno de Nicolás Maduro ha querido justificar la creación del Arco Minero del Orinoco. De hecho, la cartera encargada del sector es el Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico, lo cual para Quispe es una contradicción.

“Yo creo que en Venezuela, que es un país petrolero, no se puede considerar que la minería es la única salida […] La generación de proyectos productivos endógenos que partan incluso de los conocimientos, producciones y riquezas tradicionales de los territorios indígenas es algo que se debe apoyar, explorar e impulsar. Este gobierno, o el que venga, debería contemplar esa posibilidad”, indica la directora de Wataniba. Para Quispe, la búsqueda de alternativas a la minería debe comenzar ya, a pesar de que Latinoamérica, en general, le apuesta al extractivismo.

Mongabay Latam buscó al Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico pero hasta el momento no se ha obtenido una declaración.

Se necesitan venezolanos que estudien el océano

A la bióloga Yurasi Briceño le preocupa cómo la crisis social y económica venezolana está influyendo en la pesca incidental y cacería directa del delfín costero. Foto: Yurasi Briceño.

El 2021 comienza con una celebración a la cual Venezuela no está invitada. Pese a tener 2700 kilómetros de costa, el país no tendrá ningún representante en las primeras actividades previstas para la conmemoración del Decenio de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible (2021-2030), un periodo proclamado por las Naciones Unidas para reunir a la comunidad científica, políticos, empresas y sociedad civil organizada de todo el mundo en torno a un marco común que garantice que las ciencias de los océanos puedan apoyar plenamente a los países en el logro del Objetivo del Desarrollo Sostenible 14: Vida marina.

El biólogo Eduardo Klein ve en el evento una oportunidad para estudiar los océanos y comprender qué sucede actualmente en ellos; reconocer y enfrentar sus cambios y, crear y aplicar una metodología global que ayude a preservarlos. Según dice, Venezuela se va a perder de esto y la ausencia del país se debe a la continua disminución de inversión que, año tras año, empeora en materia ambiental. Esta es una deuda que el gobierno tiene desde hace más de una década con investigadores, profesionales y expertos en monitoreo.

“Venezuela se tiene que subir a ese autobús que es la movida global. Se debe pensar en mantener la integración en proyectos globales y en que el país se incorpore a través de organizaciones vinculadas al ámbito marino”, alerta Klein, quien recuerda que el país siempre estaba a la vanguardia en la región en este tipo de eventos. Insiste en que, desde el Estado, se deben abrir las puertas para que los grupos ambientalistas no gubernamentales establezcan relaciones con sus pares en otras naciones. En otras palabras, se necesita que el Estado fomente esta integración, “pero cualquier propuesta se convierte en quimera si no hay dinero que la soporte”, destaca Klein.

Captura de tiburones y rayas (chucho pintado) en Los Roques. Foto: Rafael Tavares.

Entre los objetivos del Decenio está el de establecer una nueva generación de oceanógrafos y técnicos quienes, por medio de nuevas redes de investigación y sistemas de observación mejorados, instalaciones e infraestructura, ayudarán a los países a alcanzar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

“Con los sueldos miserables de investigadores y profesores, ¿cómo hacer para acercarte a uno de ellos y decirle que con este evento tiene la oportunidad de crecer y de tener prestigio con sus investigaciones si apenas les alcanza el dinero para comer y tienen que buscar otras alternativas para mantenerse?”, cuestiona Klein. Para él, es vital la reactivación de la Academia para evitar que, año tras año, los científicos deserten y se vayan del país o se dediquen a oficios más lucrativos. Klein está convencido que esta es una necesidad urgente que el Estado debe atender en el 2021.

Mongabay Latam pidió información sobre los apoyos estatales en este tema, pero hasta el momento de publicación de este reportaje no se obtuvo respuesta por parte del Ministerio de Ecosocialismo.