La falsa conciencia del “buen revolucionario”, por Víctor Maldonado C. - Runrun
La falsa conciencia del “buen revolucionario”, por Víctor Maldonado C.

Cilia Flores y Nicolás Maduro

Sus cartas de presentación son la confusión y la impostura. A leguas se le aprecia esa inmanente levedad por la cual pareciera que todas sus contradicciones se pueden resolver a punta de eslóganes florales y culpables recurrentes. Lo de él es endosar culpas y remitir a otros todas las razones de su existencia miserable. Mario Vargas Llosa describió sus énfasis de manera brillante: “cree que somos pobres porque ellos son ricos y viceversa, que la historia es una exitosa conspiración de malos contra buenos en la que aquellos siempre ganan y nosotros siempre perdemos (él está en todos los casos entre las pobres víctimas y los buenos perdedores), no tiene empacho en navegar en el ciberespacio, sentirse on-line y (sin advertir la contradicción) abominar del consumismo. Cuando habla de cultura, tremola así: “lo que sé lo aprendí en la vida, no en los libros, y por eso mi cultura no es libresca sino vital”. ¿Quién es él? Es el idiota latinoamericano”.

Aquí se llegó a decir que “ser rico es malo”. Una frase culminante de muchos episodios en los que se catequizaba el error, el dogmatismo y el anacronismo. Todas las ideas fundantes del socialismo del siglo XXI eran antiguas y habían sido superadas por los avances y la experiencia global de los últimos tiempos. Pero así son “los buenos revolucionarios”, obcecados en sus equivocaciones, autoinstruidos en utopías irrealizables, confusos irredentos. El personaje vivía más allá del siglo XIX, como si nunca hubiese superado la estética de Venezuela Heroica y la locura pertinaz de un Quijote mal leído, que le hacía creer que podía tener algún sentido luchar contra molinos de viento. Pero sus herederos son incluso peor. Menos formados aun, practican un intelectualismo de folletín que los hace emblemas de un fundamentalismo capaz de intentar cualquier locura. Son siervos de falsas verdades y guardianes del absurdo sistematizado. Rinden un culto al anacronismo por el cual niegan y se resisten al sentido de realidad con el que tiene que encararse la política, la economía y la sociedad. No entienden nada, pero asumen que ellos son los albaceas de un conocimiento al que solamente ellos pueden acceder.  No entienden de progreso, y aunque ellos se resistan a reconocerlo son ultraconservadores. Viven las creencias y los supuestos de los albores de la primera revolución industrial. Para ellos nada ha cambiado desde aquellos tiempos. No comprenden que normas y valores son cosas histórica y sociológicamente determinadas. Dependen de la época, que tiene sus afanes y sus objetivos por los cuales luchar.  Y así como nadie apuesta a que el mundo no sea redondo sin ser absolutamente loco, ellos deberían entender que la lucha de clases, el proletariado y la necesidad de su dictadura, la redención de los pobres a través de un estado benefactor, todas esas apuestas no solo han fracasado una y otra vez, sino que lucen atrasadas, obsoletas y peligrosas. Por eso mismo cada época deberá hacer el esfuerzo de distinguir lo cierto de lo que no lo es, lo auténtico de lo espúreo, en las normas, los modos de pensamiento y las formas de comportamiento que coexisten en determinado período histórico. El peligro de la “falsa conciencia es que impide la comprehensión de una realidad que es el resultado de una constante reorganización de los procesos mentales que constituyen nuestros mundos. Ellos  viven la falsa conciencia de la ideología del siglo XXI.

El Nobel peruano continúa caracterizando la farsa: “La falsa conciencia del buen revolucionario -otra forma de llamar al idiota latinoamericano- es postiza, deliberada y elegida, se adopta conscientemente, por pereza intelectual, modorra ética y oportunismo civil. Ella es ideológica y política, pero por encima de todo frívola, pues revela una abdicación de la facultad de pensar por cuenta propia, de cotejar las palabras con los hechos que ellas pretenden describir, de cuestionar la retórica que hace las veces de pensamiento. Ella es la beatería de la moda reinante, el dejarse llevar siempre por la corriente, la religión del estereotipo, del lugar común”. Por eso todos ellos son cultores del folletín. Por eso todos ellos rinden culto a las frases fuera de contexto. Todos ellos buscan afanosamente la idea que cuadre, la página del libro que los ratifique, el intelectual que les haga el favor de la pleitesía. Ellos no piensan, así como el loro no piensa, aunque produzca sonidos. Ellos repiten sin importarles los estragos que produzcan en la realidad, y mucho menos que los demás lo sufran ominosamente.

Ellos se presentan como los mejores de la tierra. Pero no entienden que una actitud ética carece de validez si se orienta según normas a las que no puede sujetarse la acción en determinados ambientes históricos, aun con las mejores intenciones. Ellos proponen la reivindicación de los pueblos, pero usan medios terribles y contraproducentes para intentar lograrlo. Ellos piensan que la revolución justifica cualquier intentona. Ellos, los “buenos revolucionarios” se sienten eximidos de la ley, de la verdad, de las buenas prácticas, de los compromisos con la eficiencia, de los rigores de la productividad. Ellos tienen una ética de la fuerza y del fraude, primitiva y perniciosa que coloca a los demás en condiciones de una brutalidad incomprensible.

El “buen revolucionario” se regodea en un marxismo al que adjudican rigor científico. No alcanzan a advertir que una teoría será errónea, cuando en determinada situación práctica, aplica conceptos y categorías que, si se les tomara en serio, impedirían que el hombre se acomodara a aquella etapa histórica. Ellos, aplicando su marxismo mal leído y peor instrumentado no son otra cosa que el infamante intento de aplicar normas, modos de pensar y teorías anticuadas e inaplicables que solamente pueden degenerar en ideologías cuya función consistirá en ocultar el verdadero sentido de la conducta más bien que en revelarlo. Detrás de toda esa verborrea marxista se encubre una ignorancia irredenta y un militarismo corrupto e incapaz.

Porque en la política los deseos no empreñan. Y la realidad es mucho más que frases de ocasión. Puede sonar bien a oídos desprevenidos que la ganancia es mala o que el préstamo a interés es un pecado. O que se pueden vender por debajo de los costos, o que los costos no existen. Pero la realidad es otra. Sin ganancia no hay prosperidad posible. Sin prosperidad no hay forma de distribución social. El dinero tiene un precio como costos y precios tienen todas las mercancías. El trabajo tiene remuneración, y nadie trabaja de gratis ni los productos se pueden ofrecer a un precio por debajo de los costos. El voluntarismo es un error. El diletantismo solo asegura el atraso. Las empresas requieren capacidad y talento y nada es tan fácil como la ignorancia, la estupidez y los socialistas de folletín se imaginan.

La falsa conciencia de los “buenos revolucionarios” también se refleja en una interpretación incorrecta del propio yo y del papel que desempeña, tratando de ocultar las verdaderas relaciones consigo mismo y con el mundo, falsificando los hechos elementales de la existencia humana, deificándolos, romantizándolos e idealizándolos, en una palabra, recurriendo a un medio de evasión de ellos mismos y del mundo, provocando falsas interpretaciones de la experiencia. Todo “buen revolucionario” necesita una épica de la cual aferrarse. Todos ellos, aunque sean la suma de la mediocridad y el resentimiento, terminan presentándose como héroes y modelos a seguir. Pero detrás de toda esa “infraestructura de mentiras” se encubre un oportunista que disfruta de los privilegios del poder y no duda en corromperse. Ellos se creen imprescindibles. Los únicos que garantizan la felicidad, los que evitan la violencia, los que son la garantía de que no haya una guerra civil, los únicos que pueden gobernar a favor del pueblo, los que resisten los embates del imperio, los que confrontan la disolución de la patria. Pero estemos claros. Ellos son fracaso, fraude e impostura. Son la mediocridad ascendida por un golpe de suerte y por la permisividad de los pueblos. Ellos son los únicos usufructuarios del populismo y la ingenuidad de los pueblos. Ellos ofrecen libertad, pero construyen cadenas y épocas de esclavitud. Pero la falsa conciencia les hace creer que son los semidioses de la reivindicación histórica.

Contrario a lo que ellos se creen y profesan, lo cierto es que la falsa conciencia es anacronismo ideológico, o sea una forma de concebir la realidad, sesgada e interesada que ha dejado de ser adecuada para comprender el mundo real. Ortega y Gasset sostuvo que todo extremismo es un sustantivo fraude vital. Ese debería ser el epitafio del “buen revolucionario” que funge como un dios falso que tiene mil rostros. El rostro del hombre primitivo, violento y sin escrúpulos. El rostro del que manipula y miente. El rostro del desvarío al frente del gobierno. El rostro de la impunidad y la arbitrariedad. El rostro del que predica que “todo vale”. El rostro del que envidia lo ajeno y tiene el poder para apropiárselo. El rostro de la incapacidad que intenta compensarse con autoritarismo. El rostro de la muerte masiva, del mal estructural, de la destrucción masiva, de la excusa perfecta.