La salida electoral, por Luis Oliveros - Runrun
Luis Oliveros Ene 18, 2022 | Actualizado hace 4 meses
La salida electoral, por Luis Oliveros
Un problema con los detractores más radicales del tema electoral, es que no aportan ninguna salida viable

 

@luisoliveros13

Los Marines no parece que vendrán, tampoco la épica militar interna ni el levantamiento popular propiciado por la presión de las sanciones. Mucho menos la “enorme” preocupación que le produce al gobierno tener a buena parte de la comunidad internacional en contra, lo va a llevar a renunciar y dejar las llaves de la casa de gobierno debajo del felpudo.

Hace 18 años en Venezuela se debatía, en las filas opositoras, si era importante seguir insistiendo en la vía electoral o dejar que la abstención tuviera unos mágicos resultados en producir un cambio político (cambio, que por cierto en esos años, no era apoyado por la mayoría del país, el cual estaba atravesando un boom petrolero).

Cada vez que se perdía una elección por aquellos años, rápidamente se generaba una matriz de opinión que apuntaba a que lo que había ocurrido era un fraude. Lo grave de todo eso, además de lo repetitivo y fastidioso de la estrategia, era que no se presentaban pruebas. Increíblemente, por aquellos años, buena parte de la sociedad (medios de comunicación, gremios, etc.) tampoco exigía esas pruebas, con lo cual se alimentaron toda clase de mitos/leyendas (por ejemplo, la existencia de un cable submarino que cambiaba votos), que todavía hoy nos siguen persiguiendo.  

La salida electoral es incómoda para algunos. Implica trabajar, ser coherente, consistente, planificarse, agrupar y no dividir. Debe abordarse como una oportunidad. Y en paralelo, entender la necesidad de tener Plan B, C, D, etc. Al enfrentar un marco institucional precario, esperar que las condiciones sean perfectas es absurdo, por lo cual habrá que luchar en condiciones desventajosas, muchas veces hasta peligrosas. Pero es que eso ocurre cuando el sistema democrático es débil. 

Pero también, desestimar la opción electoral para algunos dentro de la oposición es una herramienta muy valiosa porque, aunque implica mantener en el poder a quien “adversan”, se garantizan que siga el status quo, el cual les ha traído comodidades importantes y una vida privilegiada (muchas veces hasta un exilio dorado).

Hay que tener muy en cuenta que los objetivos (e incentivos) de quienes están en el país no siempre son los mismos que los que están en el exterior.

Lo que para alguien que está en el exterior puede ser una medida de presión, para el que está viviendo en el país puede ser un sacrificio muy duro.

Al igual que los tiempos, quien está en el exterior es inmune a una crisis económica-social en el país, por lo tanto, no le afectan y puede darse el lujo de no cambiar de opinión sobre determinadas estrategias (fallidas).

La salida electoral tiene defensores y detractores, como cualquier estrategia. Es importante tener estructurada una hoja de ruta, racional, alcanzable y al mismo tiempo sincera. Un problema con los detractores más radicales del tema electoral es que no aportan ninguna salida viable.

Las opciones son muy pocas para generar un cambio político. Y mientras más tiempo se tarde en comprenderlo, más difícil será alcanzarlo. Para eso, hace falta poner los pies sobre la tierra, dejar la fantasía y trabajar. Los partidos políticos son y serán claves en todo este proceso. Ojalá se hayan entendido los errores y se avance en corregirlos. 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es