El rescate del Metro de Caracas, por Roberto Patiño* - Runrun
El rescate del Metro de Caracas, por Roberto Patiño*
Un grupo de ciudadanos conscientes de las implicaciones que tiene en la calidad de vida un servicio como el Metro de Caracas, salimos a la calle con la propuesta #Metro8330

 

@RobertoPatino

Hace 40 años, Caracas fue el lugar elegido para un sueño que aspiraba a cruzar la ciudad de oeste a este; una idea que convocó a los mejores talentos y que se concretó en una obra de cabilla y cemento armado, paredes de cerámica y líneas amarillas, logos multicolores, pisos de goma, escaleras automáticas, voces programadas en autoparlantes, limpieza y orden. Un proyecto urbanístico que Caracas asumió como propio y que por muchos años fue el símbolo de una ciudad y de todo un país que quería ser moderno, cosmopolita, responsable con su entorno y sobre todo dueños de una ciudadanía consciente de su deber de cuidar un servicio público que pertenece a todos.

Hoy, aquel sueño se ha convertido en una pesadilla. Pese a las promesas de inversión y recuperación del servicio que regularmente hacen los voceros del régimen, hemos podido constatar que el 70 % de las escaleras mecánicas no funcionan; apenas disponemos de 28 trenes de los 108 que deben trabajar en todo el sistema; en el 87 % de los viajes que realizamos, los vagones no contaban con aire acondicionado; existe un promedio de 180 fallas diarias en las 4 líneas; el retraso y los desalojos del sistema son parte de la “normalidad” del trayecto; para acceder a algunas estaciones es necesario cuidar nuestras pertenencias, mientras que la iluminación y limpieza son aspiraciones imposibles para usuarios que usan el servicio como una condena impuesta por las circunstancias y la necesidad.

Aquella obra que tanto nos llenó de orgullo, hoy está desmantelada. Expresión de un país que ha sido testigo de años de desinversión en sus más elementales servicios públicos, haciendo de nuestro entorno un espacio hostil donde la convivencia es siempre un reto.

Es por eso que un grupo de ciudadanos conscientes de las amplias implicaciones que tiene en la calidad de vida un servicio como el Metro de Caracas, salimos a la calle con la propuesta Metro 8330, que pone en el centro la participación del ciudadano para lograr los cambios. Esto se refleja en unas exigencias urgentes complementada con una visión de largo plazo para las cuales estamos recogiendo apoyo y nos estamos organizando alrededor de ellas.

Nuestra visión incluye un planteamiento político que acerque al ciudadano a la toma de decisiones de la gerencia del servicio, a través del nombramiento de una autoridad única para la movilidad en Caracas; esta respondería a una junta directiva compuesta por las autoridades locales de Caracas, Miranda y La Guaira que, con criterios técnicos, profesionales y sobre todo abierta a la participación de la ciudadanía y sus autoridades, esté dispuesta a recuperar sus instalaciones y seguir avanzando en su expansión.

La descentralización del servicio, la transparencia en la administración de los recursos, la mejora en las condiciones laborales y del trato a los usuarios son las primeras estaciones de un largo recorrido que debemos hacer para recuperar un espacio vital para la calidad de vida de los ciudadanos. Estamos seguros de que, con la activa participación de los ciudadanos, con el compromiso de una sociedad que lucha por el cambio democrático y pacífico en el país, podremos lograrlo. 

Hace cuarenta años, en medio de una Venezuela cruzada de problemas políticos y económicos, como cualquier otro país democrático de su entorno, los venezolanos tuvimos razones para saber que podemos hacer frente a nuestros problemas: a unos metros bajo tierra había un ejemplo de que podíamos dejar de ser simples transeúntes de nuestra ciudad, un lugar donde los caraqueños y sus visitantes se manifiestan como verdaderos ciudadanos conscientes de la importancia de cuidar un servicio público, un ejemplo de que tenemos derecho a una vida de calidad, una evidencia de que podemos ser buenos gerentes y mejores personas.

Hace cuarenta años, el Metro de Caracas fue el espacio donde los ciudadanos coincidimos en un proyecto común, en el que pudimos mostrar nuestras mejores virtudes como venezolanos; donde nos reafirmamos en lo que mejor que teníamos como personas, unas potencialidades que siempre estuvieron allí, esperando manifestarse.

Ayúdanos a recuperar el Metro de Caracas. Los venezolanos nos merecemos una buena noticia y, con el esfuerzo de todos, podemos lograrlo.

Puedes apoyar la iniciativa en línea y también te esperamos a las puertas de las estaciones para que nos apoyes, con tu firma, en el proyecto Metro 8330.  

*Cofundador de Alimenta la Solidaridad y Caracas Mi Convive | rpatino.com

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es