Francisco Zambrano, autor en Runrun

Francisco Zambrano

Michael Reed: Es un error decir que hay un tipo de justicia llamado transicional
El analista colombiano, profesor de la Universidad de Georgetown, considera que el término justicia transicional está mal empleado y prefiere hablar de procesos sociales de justicia
A su juicio, la justicia transicional vive más de promesas y aspiraciones que de constataciones
Señala que la justicia posterior a una transición no debe concebirse como una licencia para flexibilizar las normas o acudir a formas que el Estado de derecho no permite
Para el experto, el periodismo es vital en los procesos de justicia y uno de sus principales aportes es el registro de las atrocidades cometidas 

 

 

@franzambranor

 

 

El término justicia transicional ha estado en boga últimamente cuando se habla del caso venezolano por la posibilidad de que esta sea aplicada, una vez se recupere el hilo democrático, institucional y cesen las sistemáticas violaciones a los derechos humanos. 

La posibilidad de hacer justicia, posterior a la injusticia, cobra fuerza especialmente luego que la Misión de Determinación de Hechos de la Organización de las Naciones Unidas revelara la responsabilidad de organismos de seguridad del Estado en supuestos crímenes de lesa humanidad.

La investigación independiente abre un compás para que la Corte Penal Internacional intervenga. “El Estado venezolano utiliza los servicios de inteligencia y sus agentes para reprimir a la disidencia en el país (…) estas prácticas deben cesar inmediatamente y los responsables deben ser investigados y procesados de acuerdo a la ley”, reza el informe de la Misión. 

Para Michael Reed, director de operaciones del Guernica Centre for International Justice y profesor de la Universidad de Georgetown, el término justicia transicional es erróneamente empleado, especialmente en el marco de la realidad venezolana.

Reed estudió periodismo y letras en la universidad de Texas y derecho en la universidad de Minnesota. Es socio e investigador de la Corporación Punto de Vista, columnista de El Colombiano y ha trabajado en diversas organizaciones vinculadas a los derechos fundamentales. 

“Es un término desafortunado, se usa sin definirlo, es ambiguo por naturaleza y es parte de una receta vaga que promete verdad, justicia y reparación o que ofrece salidas fáciles a conflictos políticos, pero cuyos ingredientes y formas de preparación no son conocidos”, dijo el analista colombiano, quien escribió en 2021 un artículo en la revista Almanaque sobre la justicia transicional y el caso venezolano.

Según Reed, la justicia transicional es un anglicismo que proviene del término en inglés “transitional justice” y lo que pretende es resumir un conglomerado de procesos sociales que promueven la justicia en momentos de cambio en las sociedades.

La expresión engloba muchas promesas y tiene un contenido indeterminado, estas nociones simplificadas son erradas y por lo general generan expectativas imposibles de cumplir, los hallazgos son hasta el momento mixtos y llenos de condiciones, además los resultados son bastante pobres en muchos casos. El campo de la justicia transicional vive más de promesas y aspiraciones, que de constataciones”, se desprende del artículo de Reed.

Para el profesor universitario colombiano no hay soluciones fáciles a los problemas que se derivan del abuso de poder y de la desviación de lo público, ni en Venezuela ni en ningún lugar del planeta.

 

LEA TAMBIÉN:   Claves | ¿Qué deben hacer los medios ante la justicia transicional?

 

Cuál es el término adecuado para la justicia 

¿Justicia transicional, justicia restaurativa, formas alternas de justicia, formas de justicia adicionales a la justicia penal? ¿Cuál es el término correcto?

De acuerdo con Redd, los intentos de distintas sociedades para promover justicia en momentos de cambio están condicionados por factores sociales.

“Creo que es un error referirse a que hay un tipo de justicia llamado transicional, prefiero hablar de procesos sociales de justicia”, consideró. 

La expresión justicia transicional se originó en la década de los 80 para hacer referencia a los mecanismos que fueron utilizados en América Latina, Europa del este y posteriormente África en pos de promover demandas de justicia en tiempos de transición hacia la democracia.

“Las medidas que adoptaron los gobiernos de transición se fundamentan en la necesidad de proporcionar justicia para las víctimas y allanar el camino para el surgimiento de la democracia”, dijo Reed. Para el analista, la llamada justicia transicional debe procurar la recuperación del marco legal, preservando la integridad de los estándares de justicia y garantizando la capacidad de asumir decisiones políticas en momentos de transición. 

De acuerdo con Reed, la justicia transicional no debe concebirse como una licencia para flexibilizar las normas o acudir a formas que el Estado de derecho no permite.

“El costo de burlarse del Estado de derecho, incluso en momentos de transición, es alto”. 

Para Reed cualquier proceso de justicia transicional debe contar con un profundo arraigo social, involucrar a todos los sectores, especialmente a las instituciones, que en Venezuela están controladas por el gobierno.

“En Venezuela, las formas oficiales que toma la justicia transicional están necesariamente entrelazadas con la operación de los sistemas ordinarios de administración pública y de justicia, tejiendo así una maraña inseparable de valores y de prácticas oficiales. La justicia transicional en Venezuela estará anclada y sellada por las particularidades de la cultura burocrática venezolana”, expone Reed en su artículo.

Reed sentencia que la justicia transicional debe responder a las dinámicas locales de poder y de violencia, es perentorio incorporar marcos institucionales especiales para promover el cambio.

El camino por recorrer en la búsqueda de la justicia es largo y no es lineal. Debe concebirse como un proceso de realización progresiva que demanda compromiso social y político, sostenido con la develación de la verdad y sus implicaciones”, expresó el analista.

Reed dijo que en Venezuela, desde hace muchas décadas, la gente ha estado tratando de luchar contra atropellos a los derechos humanos

Hay un problema de desinstitucionalización grave, esto no se resuelve solo con procesos disciplinarios, es preciso hacer reformas institucionales y hacer reglas de juego que estén a la par del Estado de derecho”.  

El periodismo como elemento de cambio

Para Reed, el periodismo es uno de los ejercicios sociales y de comunicación más efectivos para hacer frente a distintas formas de negación de la «atrocidad».

Según el experto colombiano, la misión del periodismo, entre otras, es dejar el registro diario de los hechos violentos de quienes están involucrados. “La documentación es la base esencial para afrontar la barbarie, es la primera contribución del periodismo para cualquier proceso social que demanda justicia”.

“El periodismo claramente es uno de esos pilares que sobre la base de la investigación promueve una noción de conciencia social y puede reflejar las demandas de justicia social”, enfatizó Reed.

Reed considera que se han hecho pocos esfuerzos para desescalar los conflictos locales y promover la justicia. 

La búsqueda de la justicia es un camino espinoso, pero fructuoso, particularmente para recuperar la confianza en la administración pública”, concluye.

#MonitorDeVíctimasCaracas | Adolescente fue asesinado en el Polideportivo de Petare

Leonidas Albornoz Martínez tenía previsto empezar a estudiar segundo año de bachillerato

 

Leonidas Albornoz (14) recibió un disparo al correr, cuando fue sorprendido al intentar entrar con unos amigos a la piscina pública. Allegados aseguran que el victimario fue un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana. Los familiares solicitarán abrir una investigación en el Ministerio Público

 

@franzambranor

 

Leonidas Albornoz Martínez, de 14 años, pretendía colarse con unos amigos a la piscina del Polideportivo Mesuca, en Petare, la noche del lunes 19 de septiembre de 2022, pero un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana le dio la voz de alto y el muchacho echó a correr. Un GNB le disparó en una pierna, impacto que horas después le costó la vida.

Una persona allegada a la familia de Martínez, que prefirió preservar su identidad, dijo en la morgue de Bello Monte que el joven, junto a otros cinco adolescentes, fueron sorprendidos por integrantes de la GNB y su primera reacción fue correr. 

“Le dieron el tiro y lo llevaron al Hospital Domingo Luciani, en El Llanito. Llegó con vida al hospital. Lo empezaron a operar, pero le dio un paro respiratorio. Parece que la bala le perforó la arteria femoral”, explicó el pariente. 

Martínez iba a empezar a cursar segundo año de bachillerato y lavaba automóviles en el sector La Cruz, para ayudar a su mamá, con quien vivía.  

La fuente indicó que entre familiares y vecinos del adolescente hay consternación por la manera en cómo fue asesinado. Asegura que se dirigirán al Ministerio Público para exigir una investigación y que haya castigo para los responsables.  

“Era un niño que estaba empezando a vivir y le desgraciaron la vida a su familia”. 

Hasta agosto de 2022, 15 menores de edad habían sido asesinados en el Área Metropolitana de Caracas, de acuerdo con la data recogida por el equipo de Monitor de Víctimas en la morgue de la capital. 

Venezuela es el país más frágil de la región 
De acuerdo al espacio EstadoLab, el país posee los índices de fragilidad social más altos de Sudamérica 
La fragilidad política hace que la posibilidad de una redemocratización sea cada vez más lejana

@franzambranor

Que Venezuela sea el país más frágil de Sudamérica no debe sorprender a nadie, pero qué implicaciones tiene esto y cuál es su significado fue de lo que se trató la presentación del Índice de Fragilidad del Sistema Social, revelado el pasado 20 de septiembre en la Universidad Central de Venezuela.

El estudio estuvo a cargo de EstadoLab, un espacio de análisis en la UCV para proponer soluciones a instituciones públicas, mercados, organizaciones internacionales y a la sociedad.

Sus principales objetivos son contribuir a superar la fragilidad estatal, reconstruir la gobernabilidad en Venezuela y transformar la crisis en una oportunidad de desarrollo por medio de intervenciones efectivas. 

La investigación, que abarcó un periodo de dos años y arrojó 7.800 datos, concluyó que Venezuela posee una fragilidad política, económica y social superior a las de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay y Uruguay.

Además, permitió desarrollar el Índice de Fragilidad del Sistema Social, una herramienta que ofrece un acercamiento cuantitativo sobre la crisis de gobernabilidad que abarca varias décadas en la región.

El estudio estuvo a cargo de los investigadores John Magdaleno, María Gabriela Ponce, Leonardo Vera, Mauricio Pelan, José Luis Fernández-Shaw, José Huerta y Juan Pablo Goncalves.

 

La fragilidad y la tormenta política 

El analista John Magdaleno expuso que la fragilidad política hace que la posibilidad de una redemocratización en Venezuela sea cada vez más cuesta arriba. 

“La fragilidad política tiene que ver con la desaparición de toda estructura básica de autoridad, hay perturbaciones en el sistema que amenazan el entorno de la sostenibilidad política”, dijo Magdaleno.

Para Magdaleno, la existencia de una alta fragilidad del sistema político impide el desarrollo. “Es decir, que una sociedad logre explotar al máximo sus potencialidades de manera sostenible y de forma que garantice oportunidades a sus miembros”.

De acuerdo con el estudio de Magdaleno, desde 1998, año de la llegada al poder del fallecido presidente Hugo Chávez, el índice de fragilidad política ha crecido.

“Entre 1998 y 2002 hay una aceleración, entre 2002 y 2004 hubo cierta estabilidad, pero de 2013 a 2020 ha habido un aumento del 14%”. 

Según Magdaleno, para 2030 se estima que un tercio de los pobres en el mundo vivan en países con fragilidad

El analista político expresó que a partir de 1998 hubo un ambiente de gran expectativa por los cambios que se le ofrecieron al país. “Después, vino una crisis económica profunda”.

Magdaleno expresó que para que se produzca una transición en el país es perentorio un cambio en las estructuras de poder. “El Estado tiene que permitir cumplir las reglas del juego por medio de las instituciones, deben haber un conjunto de libertades y derechos e igualmente una sociedad civil vibrante”.

 

LEA     Prepara Familia: El Estado no garantiza inmunosupresores a venezolanos con trasplantes

 

El descalabro económico y la fragilidad

Para el profesor universitario Leonardo Vera la fragilidad económica se produce cuando las personas, las comunidades y los países se exponen a un contexto incierto que amenaza el bienestar material. 

El economista aseguró que en las últimas dos décadas Venezuela se ha vuelto una economía más vulnerable e insegura.  

“El comportamiento del índice de vulnerabilidad e inseguridad económica para el período 1998-2020 ubica a Venezuela en un alto nivel de fragilidad con una curva ascendente”, dijo Vera. 

Vera indicó que en el marco de la fragilidad económica, las personas se exponen a un contexto inverso que amenaza su calidad de vida.

“Los emprendedores se enfrentan a condiciones adversas, como un entramado legal cambiante, hay altos costos transaccionales y pocos incentivos para innovar”.

 

Mortalidad infantil como sinónimo de debacle 

En la investigación de EstadoLab, la socióloga María Gabriela Ponce  evaluó la dimensión de desarrollo de capacidades y bienestar de los venezolanos.

Ponce manifestó que desde la llegada del chavismo al poder a finales del milenio pasado, la tendencia hacia abajo es irreversible

“De 1998 a 2001, hubo un ligero aumento de la fragilidad y tuvo que ver con las expectativas que generaba un cambio de gobierno. En 2003 comienzan las misiones como política social del gobierno generando inestabilidad y cambios, en 2004 se da la bonanza petrolera y se destinó mucho dinero al gasto público de manera volátil que provocó un descenso de la fragilidad. Pero de 2013 en adelante viene un crecimiento sistemático de la fragilidad, siendo 2017 el año más álgido con escasez y protestas”.  

Para Ponce, un indicador fundamental es la tasa de mortalidad infantil, que ha experimentado un ascenso en los últimos años. “De 15 en 2010, es decir 15 niños muertos por cada 1.000 nacidos vivos, pasamos a 21 en 2020”.

Entre las variables, Ponce también enumeró acceso a internet como símbolo de inclusión, aumento del empleo vulnerable sin protección laboral y descenso de la tasa de actividad. “Los servicios se deterioran vertiginosamente, comienzan a aparecer figuras de refugiados en otros países, la tendencia es a la caída”. 

 

Conflicto para llegar al bienestar

“Ha habido un aumento de conflictividad social, pero también debo decir que una sociedad sin conflicto está muerta y no se pueden llevar a cabo cambios importantes”, dijo el profesor universitario y también sociólogo, José Luis Fernández-Shaw, encargado de evaluar la dimensión social. 

Fernández-Shaw sostuvo que el aspecto social en Venezuela ha estado marcado por una fuerte influencia de lo militar tanto a nivel simbólico como operativo-organizacional, partidización de todo movimiento social y la herencia del Estado mágico y todopoderoso.

“El venezolano tiene la constante percepción de sentirse excluido, discriminado, sin contar con las mismas oportunidades de sus pares en Latinoamérica, esto es algo que termina influyendo en la inestabilidad y las crisis de las sociedades”. 

De acuerdo con el sociólogo, Venezuela no solo está  polarizada, sino también fragmentada. “Incluso, las interacciones personales suelen darse en un marco de desconfianza mutua, se han perdido referencias comunes sobre las cuales construir la convivencia”.

Según Fernández-Shaw para lograr una restitución del tejido social en Venezuela es necesario sensibilizar la conexión entre los venezolanos

“La fragilidad del sistema social en Venezuela no es una abstracción y tiene manifestaciones que son tangibles para la mayoría de la población”.

A juicio del sociólogo, reconectar con lo social implica cambios sustantivos en la salud pública, la educación, los servicios, las comunicaciones, la información y el respeto a los derechos fundamentales y humanos.

“Ya no es por lo político”: Briceño León advierte que microdesigualdades están fragmentando socialmente al país

Claves | ¿Qué deben hacer los medios ante la justicia transicional?
En su investigación “Justicia transicional en medios de comunicación”, el periodista y activista Luis Carlos Díaz expone el papel de la prensa en un eventual periodo posterior al ataque sistemático a los derechos humanos promovido desde el Estado 
Asegura que previo a una justicia transicional, los medios deben construir una memoria colectiva que respalde a las víctimas, difundir la complejidad de las violaciones a los DDHH y establecer manuales para periodistas  

 

@franzambranor

 

 

Para el periodista y activista, Luis Carlos Díaz, los medios de comunicación suelen estar rezagados en cuanto al término de justicia transicional.

La justicia transicional se refiere a cómo las sociedades responden al legado de violaciones graves y masivas de los derechos humanos. “Son los procesos de justicia y paz posteriores a las violaciones de DDHH masivos”, sostuvo Díaz. 

Aunque para el abogado del Centro Guernica para la Justicia Internacional, Michael Reed-Hurtado, la expresión adecuada es justicia restaurativa o formas alternas de justicia. “El término es utilizado por académicos provenientes de la ciencia política, la psicología, el derecho y el campo de la resolución de conflictos con fundamentos disímiles, produciendo ambigüedad”, dijo. 

Apenas cuando este martes 20 de septiembre una misión Internacional de investigación  de la Organización de Naciones Unidas determinó que el gobierno de Nicolas Maduro y jefes de cuerpos de inteligencia son responsables de haber cometido crímenes de lesa humanidad, la justicia transicional cobra vida de cara a una eventual recuperación del estado de derecho y la democracia en Venezuela. 

 

LEA:  Misión de la ONU recomienda a la CPI investigar a funcionarios venezolanos que han violado DDHH

 

A propósito de su investigación, “Justicia transicional en medios de comunicación”, avalada por la Fundación Hanns Seidel y la Asociación Civil Paz Activa, Díaz sostuvo que esta compila referencias bibliográficas y materiales que se refieren a los procesos de justicia transicional, pero desde la perspectiva de los medios de comunicación

“Por lo general, la justicia transicional es un tema estudiado por abogados, psicólogos, politólogos y otros expertos, pero el periodismo y los medios de comunicación suelen quedar rezagados esperando a ver qué es noticia o qué es relevante”.

Díaz aseveró que lo que propone el estudio es adelantarse a escenarios de verdadera justicia y democracia, aprender de experiencias en otros países e incorporarlas tanto en las agendas informativas como en el bagaje que necesitan los comunicadores para afrontar esos procesos, que suelen ser complejos. 

Es un rol de acompañamiento, exigencia y construcción de memoria. También el estudio atiende al contexto nacional y las dificultades para hacer periodismo en la actualidad, lo que nos dejaría un ecosistema de medios bastante dañado y menoscabado, incluso en un escenario en el que se recupere la democracia y la libertad”.

En el informe, Díaz alerta también sobre los estragos que causa la censura sostenida en Venezuela durante los últimos años, la cual ha borrado los archivos de muchos medios de comunicación y silenciado la cobertura de las violaciones de DDHH. “Igualmente, de los riesgos que entrevera la cobertura de víctimas y el señalamiento de los perpetradores cuando estos aún cuentan con redes de poder y financiamiento para acabar con la crítica”.

En la investigación, Díaz revela que Runrunes es el medio digital venezolano que más menciones ha hecho a las palabras “justicia transicional” con 345.

 

A continuación presentamos unas claves del estudio:

 

 – Verdad: Para Díaz, la verdad tiene que ver con el derecho a tener un relato fiable, comprobado y honesto de lo ocurrido. “La necesitan las víctimas, la ciudadanía, los tribunales y hasta los perpetradores. Tiene que ser libre de propaganda y mentiras y requiere de investigadores expertos. Revela los mecanismos del poder y establece quiénes son los actores involucrados, su grado de responsabilidad y sienta las bases para el proceso de justicia”, reza la investigación.

 

 – Justicia: La justicia demanda tribunales independientes y creíbles. Está en la obligación de respetar el estado de derecho y el debido proceso. “Trabaja contra la impunidad y puede ser restaurativa. Es el punto central del proceso y el más complejo en lógicas transicionales. Establece responsabilidades y decide el destino de los involucrados”, se desprende del estudio. 

 

 – Reparación:  La reparación responde a una obligación de los Estados y es un proceso de múltiples manifestaciones. En esta etapa a veces no es posible reparar por completo los daños, porque estos pueden ser inabarcables. De acuerdo con Díaz, la reparación comprende varios escalones como la restitución, que busca que se retomen y reconstruyan proyectos de vida de las víctimas; indemnización, la cual tiene que ver con la compensación monetaria; rehabilitación, que restablece condiciones físicas y psicológicas y satisfacción, la cual reconoce la dignidad y difunde la verdad que ha sido negada.

 

  Garantías de no repetición: Estas tienen que ver con la reducción de las posibilidades de que los atropellos a los derechos humanos vuelvan a ocurrir. Exigen una transformación de leyes, instituciones y programas. “Se corrigen injusticias y mantienen vivos los hitos y la memoria para evitar la reincidencia”. 

 

  Retos de los medios: Para los medios de comunicación la tarea consiste en influir en la opinión pública para la obtención de la paz. Es perentorio no limitarse a retratar la confrontación violenta y hacer hincapié en la denuncia. Igualmente es necesario no revictimizar a las personas que hayan sufrido daño y tampoco alimentar a grupos fanáticos

 

  Riesgos de la justicia transicional: En el camino hacia y durante la justicia transicional se pueden conseguir varios obstáculos, como un periodo sin justicia ni transición y peor aún, una «justicia de consolación». Puede también efectuarse un pacto entre élites para diluir la gravedad de lo ocurrido y lo empleado habitualmente por regímenes autocráticos: culpar a las víctimas y desprestigiar a defensores de derechos humanos y periodistas“Otra incorporación de la investigación exploratoria documental es que el proceso de justicia transicional en Venezuela no solo podrá tratarse de violaciones de derechos humanos como las juzga la justicia penal internacional, sino que también nos abre una agenda de reconstrucción bastante retadora que incluye la corrupción, el populismo y los crímenes asociados a la ideología de quienes han sido los perpetradores, porque todas esas dimensiones han ocasionado muertes y daños institucionales masivos”, aseveró Díaz.

 

  Retos y recomendaciones: Para que los medios de comunicación cumplan con su rol en el escenario de una hipotética justicia transicional es necesario trazar varias metas como: establecer manuales para periodistas, fortalecer la fuente y hacerla cotidiana,  difundir la complejidad del espectro de los DDHH para que sea mejor abordada y crear una memoria a través de bancos de experiencias. “Necesitamos muchas más personas pensando estos temas de forma colectiva para saber responder a los retos de la justicia en Venezuela. También hay que extender las investigaciones a temas asociados como justicia penal internacional, reconciliación, construcción de paz y superación del trauma. Siempre nos toca pensar cuál será el rol de los medios, los comunicadores y las redes en esos procesos. Algunos ni siquiera están escritos aún y para otros podemos contar con muchas experiencias que pueden inspirarnos o alertarnos sobre lo que no puede repetirse”.

#MonitorDeVíctimasCaracas | Matan a carretillero dentro del mercado de Coche
Tereso Jesús Reyes estaba desaparecido desde el pasado 3 de septiembre. Reyes vivía en la zona de descarga del mercado y vigilaba los puestos de varios comerciantes

 

 @franzambranor | Foto: Carlos Ramírez 

 

El cadáver de Tereso Jesús Reyes, de 60 años, fue reconocido por familiares la mañana de este martes, 13 de septiembre de 2022, en la morgue de Bello Monte de Caracas.

Reyes desapareció el 3 de septiembre y, desde entonces, miembros de la familia no daban con su paradero.

Un familiar que prefirió no identificarse dijo que Reyes, quien se desempeñaba como carretillero, fue asesinado dentro del mercado mayorista de Coche en la capital, presuntamente con un arma blanca.

Agregó que con frecuencia se producen riñas entre empleados del mercado por el control del territorio.

Reyes vivía en la zona de descarga del mercado y vigilaba los puestos de varios comerciantes.

Con el de Reyes, suman dos los asesinatos en el mercado de Coche en menos de un mes.

El pasado 23 de agosto de 2022, Leonardo José Terán Durán, de 40 años, fue asesinado a puñaladas por sujetos desconocidos, en un sector del recinto comercial conocido como La Bajada de Camacho. Terán tenía un puesto de venta de verduras.

Maiquetía y El Dorado cada vez más cerca 
Avianca, Wingo, Latam, Ultra, Avior, Láser y Conviasa están gestionando permisos para restablecer el puente aéreo entre Venezuela y Colombia 
Estiman que un boleto de ida y vuelta a Bogotá desde Caracas podría costar entre 300 y 400 dólares 
Con la reapertura de los vuelos comerciales a Colombia a partir del 26 de septiembre, viajeros desde Venezuela tienen una mejor opción de llegar a Estados Unidos 

@franzambranor

Aunque aún en Maiquetía no se ha vendido el primer boleto, las operaciones aéreas entre Colombia y Venezuela tienen previsto reactivarse a partir del venidero lunes, 26 de septiembre, según lo expuesto por el Ejecutivo Nacional y el ministerio de Comercio, Industria y Turismo del vecino país. 

Nicolás Maduro, en reunión con el ministro colombiano, Germán Umaña, anunció que el puente aéreo entre ambas naciones se reanudará luego de haberse suspendido en marzo de 2020 debido a la pandemia del covid-19 y la ruptura de relaciones con la pasada administración del presidente neogranadino, Iván Duque.   

Todavía no se conoce con exactitud cuántas aerolíneas operarán en esta ruta, pero ya las colombianas Avianca, Wingo, Latam y Ultra hicieron la solicitud correspondiente al órgano supervisor y por Venezuela se tiene previsto que Avior, Láser y Conviasa levanten vuelo hacia tierras neogranadinas.

Rodolfo Ruiz, abogado y experto en materia aeronáutica, sostuvo que al menos cinco aerolíneas se espera que operen en el tramo Venezuela-Colombia en el corto y mediano plazo.

 

LEA TAMBIÉN:  Venezuela y Colombia abrirán fronteras y reanudarán vuelos a partir del 26 de septiembre

 

Este 12 de septiembre, el ministro de Transporte, Ramón Velasquez Araguayan, declaró en el canal Venezolana de Televisión que Conviasa iniciará la conexión aérea con Colombia a partir del 26 de este mes. “Conviasa va a ser una de las líneas aéreas que va a surcar los cielos para unir esos destinos Caracas-Bogotá y Valencia-Bogotá”. 

Hasta marzo de 2020, solo Avior y Láser ofrecían conexión directa entre Venezuela y Colombia, luego de la salida de Avianca en 2017 y la quiebra de Santa Bárbara Airlines y Aserca, que cubrieron la ruta hasta 2018.  

Avior ofrecía un vuelo diario de Caracas a Bogotá y dos veces a la semana a Medellín, mientras que Láser brindaba una frecuencia de tres veces por semana de la capital venezolana a la colombiana.

Inac da luz verde para salir de Maiquetía

El pasado viernes 9 de septiembre, el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac) emitió un comunicado donde incluye a Colombia en la lista de países autorizados para tener operaciones comerciales.

Este martes 13, el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, anunció que los ministros de Transporte de ambas naciones sostuvieron una reunión vía zoom para acelerar el proceso de normalización de los vuelos.

VEA TAMBIÉN: Inac hace oficial reactivación de puente aéreo entre Venezuela y Colombia

En la actualidad, la gente que desde el aeropuerto Internacional de Maiquetía en La Guaira desee ir a Bogotá por vía aérea debe tomar un vuelo hacia Panamá y del aeropuerto de Ciudad de Panamá coger otro hacia la terminal de El Dorado, en Bogotá.

Es decir, un periplo que dura aproximadamente una hora y 15 minutos hoy en día toma 2 horas 20 minutos desde la capital venezolana a Panamá y 1 hora 35 minutos de la nación centroamericana a Bogotá, más el tiempo de espera de la escala.  

La aerolínea Wingo informó que iniciará operaciones a partir del 4 de octubre en la conexión Caracas-Bogotá, el 18 del mismo mes planea activar la ruta Caracas-Medellín y el 3 de noviembre el tramo Valencia-Bogotá. 

El presidente del INAC, Juan Teixeira, negó que el ente aeronáutico haya autorizado a Wingo para volar a Venezuela el próximo mes.

Teixeira sostuvo que todavía la autorización a esa empresa no se ha otorgado e instó a las restantes, tanto extranjeras como nacionales, a esperar la información oficial para hacer los anuncios respectivos y cumplir con todos los requisitos previstos por la ley.

“Estamos en este momento en una fase donde el INAC debe aceptar y autorizar a las líneas aéreas colombianas para que puedan volar a Venezuela”, dijo en una entrevista radial el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela (Alav), Humberto Figuera.

Entre $300 y $400 podría costar boleto

El vicepresidente de la agencia de viajes Turismo Maso, Alvaro Seijas, manifestó que a esta oferta de Caracas y Valencia como puntos de conexión con Colombia podría sumarse Maracaibo.

Agregó que la frecuencia de vuelos y el número de pasajeros que podrían moverse entre un país y otro aún no se puede estimar, porque eso dependerá de la autorización de los entes correspondientes y la demanda. 

“Hablar sobre un posible volumen en este momento no es factible porque dependerá de la oferta de asientos que las líneas aéreas estén dispuestas a inventariar”, indicó Seijas. 

El ejecutivo dijo que si cada aerolínea comienza con un vuelo diario con promedio de 130 asientos se moverían alrededor de 780 personas por cada vía.

Ruiz agregó que el beneficio no será solo para los pasajeros. “Se espera que también haya un aumento en el transporte de carga”.

Aunque no tiene certeza de cuánto costará un boleto de ida y vuelta a Bogotá, Seijas calculó que podría oscilar entre 300 y 400 dólares

Seijas consideró que Colombia es una opción más viable para servir de puente entre Venezuela y Estados Unidos, mientras se reanudan los vuelos directos con el país norteamericano. 

“Bogotá es un destino con mucho potencial, no solo como destino final sino como centro de conexión con otros países o destinos locales en Colombia”.

Actualmente los venezolanos deben volar a Panamá o República Dominicana para llegar a Estados Unidos.

“Panamá y República Dominicana son una buena escala para llegar a Estados Unidos, la única diferencia es que en Colombia no piden visa para entrar al país”, señaló Ruiz.

FOTOS Y VIDEOS I Así fue el día de la proclamación del rey Carlos III
La ceremonia inicial se realizó en el palacio de Saint James y luego hubo un acto en el Royal Exchange de Londres
Los príncipes de Gales y los duques de Sussex salieron a saludar a la gente fuera de palacio

 

Este sábado, Carlos III fue proclamado rey de Reino Unido por el Consejo de Accesión en el palacio de Saint James de Londres y oficialmente pasa a reemplazar a su madre, Isabel II, quien falleció el pasado jueves 8 de septiembre a los 96 años.

Los príncipes de Gales, William y Kate, y los duques de Sussex, Harry y Megan, salieron de manera espontánea del palacio de Windsor para saludar a quienes se acercaron a llevar flores y ofrecer condolencias luego de la partida de la reina.

 

El rey Carlos III se dirige a los presentes en el palacio de St. James

 

 

LEA  Funeral de Isabel II será el próximo 19 de septiembre en Londres

 

 

Fuera del Royal Exchange hubo otra proclamación

 

LEA   Carlos III fue proclamado monarca de Reino Unido

 

 

Harry y Meghan se unieron a las manifestaciones de luto

 

Ex primeros ministros participaron del acto 

 

 

INAC hace oficial reactivación de puente aéreo entre Venezuela y Colombia
Ya son 15 países con los que Venezuela tiene nexos aéreos

 

Colombia fue incluida por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) en la lista de países con los que se establece un puente aéreo.

Por medio de un comunicado en su cuenta de Twitter, el INAC recordó que «continúan las restricciones de las operaciones de la aviación comercial, general y privada, desde y hacia Venezuela, con las excepciones de los siguientes países autorizados para operaciones de traslado de pasajeros: Turquía, Rusia, México, Bolivia, Panamá, República Dominicana, Cuba, España, Portugal, San Vicente y las Granadinas, Irán, Brasil, Argelia, Catar y Colombia«.

De esta forma, Venezuela reactiva su conexión aérea con 15 los países.

A pesar que la mayoría de los países levantaron sus restricciones aéreas como medida de emergencia por el coronavirus, el gobierno de Nicolás Maduro mantiene algunas que impuso inicialmente.