Reyes Theis, autor en Runrun

Reyes Theis

Alcaldes opositores deberán reconectar con la gente
Al menos 117 alcaldías quedaron en manos de sectores adversos al chavismo. Expertos debaten cómo desde estos cargos se puede avanzar hacia el cambio político

Reyes Theis / @Reyestheis

Quien pudo ver el domingo 21 de noviembre de 2021 el mapa de Venezuela pintado de rojo que representaba las 20 gobernaciones de 23 atribuidas al chavismo –aún Barinas está en disputa- podría hacerse una idea que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvo una mayoría contundente, pero no fue exactamente así.

Los factores adversos al chavismo contabilizaron en el ámbito nacional más votos (4,4 millones) que el PSUV (3,7 millones) y obtuvieron al menos 117 alcaldías de las 335 en disputa.

Con este dato en la mesa, el dirigente de Primero Justicia, Henrique Capriles Radonski, hizo una propuesta en el sentido de usar esas alcaldías para que constituyan la base para la reconstrucción de la alternativa democrática. “Tienen una legitimidad reciente” y “es un punto de arranque con una gran fortaleza”, argumentó el excandidato presidencial en rueda de prensa.

Radiografía municipal

De las 117 alcaldías obtenidas, muy pocas corresponden a ciudades de un importante peso poblacional. Solo algunas como la de Maracaibo (Zulia) y las del área metropolitana de Caracas pertenecientes al estado Miranda (Baruta, El Hatillo y Chacao), la de Cabimas (Zulia), San Carlos (Cojedes), San Juan de los Morros (Juan Germán Roscio, Guárico), Carora (Torres, Lara) y Porlamar (Mariño, Nueva Esparta), se destacan en el grupo.

Mientras, las de Valencia (Carabobo), Barquisimeto (Iribarren, Lara), Maracay (Girardot, Aragua), Ciudad Guayana (Caroní, Bolívar), Barcelona (Simón Bolívar, Anzoátegui), San Cristóbal (Táchira), Maturín (Monagas), Barinas (Barinas), Ciudad Bolívar (Angostura del Orinoco, Bolívar) y Cumaná (Sucre), quedaron en manos de la tolda roja.

A pesar de ello, algunos analistas estiman –como Capriles- que lo obtenido es un buen punto de arranque.

“Ese esfuerzo por reconectar con la población a partir de las alcaldías tiene que venir y de allí se irán perfilando los liderazgos”, opina la profesora venezolana de Comunicación Política de la Universidad de Navarra (España), Carmen Beatriz Fernández.

Agrega que la “hiperfragmentación» de la oposición «es una realidad” y que hay que trabajar rápido para superarla. Sobre la propuesta de Capriles de la constitución de una asociación de alcaldes democráticos, dice : “Algo de eso tiene que venir. El tener un adversario poderoso facilita las posibilidades de integración. Tienes que tener un espacio que genere confianza y nada tan democrático como eso”.

Sobre la importancia de dichos feudos, ahora en manos opositoras, la experta en comunicación política y profesora de la Universidad Monteávila, Mariana Bacalao, expresa: “Esos espacios obtenidos en las elecciones por candidatos y fuerzas no chavistas demuestran, en primer lugar, que si los ciudadanos participan, existen posibilidades de impulsar cambios. Son también espacios en los que la gente podrá experimentar otra manera de gestionar los gobiernos (distinta a la experiencia chavista)”.

Explica que las alcaldías tienen una incidencia directa en la manera de organizar la cotidianidad en cada uno de esos municipios. “En la medida en que esos gobiernos y esos funcionarios se sintonicen con las aspiraciones y necesidades de sus gobernados, se abrirán esos espacios de reconexión con la gente”.

Considera Bacalao que la sociedad venezolana ha estado expuesta a unos enormes niveles de destrucción del tejido social e institucional. “Entonces que, después de estas elecciones, haya 117 alcaldías obtenidas por sectores no chavistas me parece una oportunidad para desde abajo, desde las bases de la ciudadanía y de la sociedad organizada, ensayar un camino de reconstrucción de la democracia y de la participación”.

La nueva oposición

Miguel Ángel Martínez Meucci es venezolano y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Austral de Chile. Su opinión sobre la posibilidad de que estas alcaldías constituyan un aporte para la reestructuración de la oposición y la configuración de un nuevo liderazgo  no es tan optimista.

“Lo que estamos presenciando es, más bien, la construcción de una oposición a su medida por parte del chavismo. Nada conviene más a una autocracia que un disfraz que le permita pasar por democracia, así sea incompleta”, sostiene.

Destaca además que los políticos que durante años han contado con apoyo popular en sus posiciones frente al chavismo han visto cerrarse ante sí toda posibilidad de competir electoralmente con mínimas garantías, mientras que sólo aquellos grupos dispuestos a aceptar los vicios del sistema electoral siguen asistiendo a los comicios”.

De igual modo, señala que es evidente “la cooptación de cuadros opositores por parte del chavismo, así como el surgimiento de grupos nuevos con total anuencia y soporte por parte del régimen autocrático”.

Pero a los señalados de estar al servicio del régimen, no les fue tan mal en los comicios regionales. El 21 de noviembre pasado destacó la figuración de la llamada Alianza Democrática, integrada por diversos factores políticos, entre ellos, partidos que fueron confiscados por decisión judicial a su liderazgo legítimo. Esa alianza obtuvo 37 alcaldías de las 117 ganadas por factores distintos al chavismo.

Carmen Beatriz Fernández sostiene al respecto que “ni todos los candidatos que aceptaron nominaciones de la Alianza Democrática son alacranes –como se ha denominado a los políticos cooptados por régimen- ni los votantes son alacranes”.

Argumenta que la llamada “unidad” –la alianza política del denominado G4- cometió varios pecados mortales y “el más mortal fue ir a un proceso sin reglas claras para un aspecto tan importante como el de las candidaturas y se convirtió en un espacio de privilegios”. Señala que ante esa realidad, “algunos se sienten excluidos sin razón y se abren a otras posibilidades”.

Sostiene que si la plataforma de la “unidad” deja de generar sinergia y “se convierte solamente en una agencia de colocación de los candidatos que son más amigos, pierde su razón ser. Eso creó unos vacíos”, asevera.

Tras el ciudadano abandonado

Mariana Bacalao advierte que cuando en los estudios de opinión pública se le pregunta a la gente si se siente chavista o de oposición, la mayoría responde que se sienten abandonados, traicionados por el chavismo y/o por la oposición. “Una sensación de orfandad tremenda”, acota.

Por ello, alega que contribuir al cambio significa atender y darle respuestas a la gente. “Esas respuestas que la gente está esperando son urgentes y tienen que ver con entender que la sociedad, la ciudadanía se ha organizado y tiene una serie de expectativas y exigencias que esperan ver atendidas. La misión perentoria de quienes acaban de resultar electos es organizarse para multiplicar fuerzas y lograr a través de sus gestiones una reconexión con las bases sociales del país”.

Dice que la sociedad quiere ver sus necesidades, sufrimientos y aspiraciones visibilizadas. «Por ejemplo, después de estas elecciones, la gente espera que los partidos políticos se revisen, transiten el camino de la autocrítica, para mejorar y para abrirse a la renovación. Reconocer sus carencias, sus errores y mostrar que tienen intenciones de enmendarlos, superarlos”.

Martínez Meucci, por su parte, no considera que los comicios hayan significado un avance en el tránsito al cambio político que el país reclama: “Como mucho, se ha avanzado en el entendimiento entre chavismo y el sector menos exigente de la oposición, intercambiándose estabilidad del sistema a cambio de supervivencia”, sostiene.

Añade que el sistema está disolviendo la representación política de las fuerzas que realmente se le oponen (aunque no el sentimiento popular que anima dichas posiciones) y está incorporando dentro de sí a quienes aceptan sus reglas, “logrando de este modo configurarse un disfraz de democracia para trasladar al mundo la imagen de que algo está mejorando”.

En realidad, sólo se avanza de cara al cambio cuando se accede, de forma concertada o no, a mayores cuotas de poder real, y no cuando nos dejamos engañar por el disfraz de democracia que la autocracia pretende vestir”, advierte el académico.

En ese sentido, opina que las elecciones volverán a ser efectivamente un medio de cambio político «cuando realmente impliquen una transferencia real (aunque sea parcial) de poder, pero no es eso lo que hemos visto esta semana”.

No obstante, las cifras demuestran que en el voto popular el chavismo sigue en barrena, a pesar del mapa rojo que mostraron los medios.

Mariana Bacalao dice que más allá de que hayan obtenido una mayoría de cargos políticos “en base a ventajismo y otros vicios”, el desgaste es palpable.

“No es una impresión o una sensación. Son cifras. Data dura y oficial. Las proporciones han variado en positivo para la oposición, si lo comparamos, por ejemplo, con la de las elecciones en 2017. En estos comicios el PSUV solo logró el 64% de los municipios”. Entonces concluye que “De estas elecciones surge un nuevo mapa político y una nueva correlación de fuerzas”.

Entretanto, Carmen Beatriz Fernández dice que, en la medida que salen publicados más datos oficiales, vemos que “ese mapa no es de victorias para el oficialismo”. Indica que el chavismo perdió plazas muy importantes que eran sus feudos, como en la zona llanera, pero que lo más importantes es que “El país salió de su estancamiento perverso”.

 

Confusión de la oposición despeja el camino a Rangel Ávalos
La confusión reina entre los simpatizantes de la oposición que no tienen claro cómo votar, luego de la renuncia de Ocariz a la tarjeta de la MUD para la gobernación de Miranda. Rangel Ávalos aspira a sacar provecho para ser reelecto

Reyes Theis / @Reyestheis

El municipio Sucre del estado Miranda es el escenario principal de la confrontación entre tres partidos: Fuerza Vecinal, la MUD y el PSUV. Aún con la declinación de la aspiración de Carlos Ocariz para la gobernación, las diferencias se evidencian con fuerza en el seno opositor en esta jurisdicción. El resultado es dos candidaturas: Rosiris Toro por Fuerza Vecinal y Andrés Schloeter por la Mesa de la Unidad Democrática. En la acera de en frente, José Vicente Rangel Ávalos aspira a ser reelecto por el oficialismo y disfruta de la confrontación de los opositores.

Los más perjudicados son los vecinos que esperan soluciones a graves problemas de servicios públicos y seguridad que limitan su calidad de vida.

El próximo domingo se decidirá quién será el encargado del ayuntamiento y, por tanto, responsable de darle respuesta a los sucrenses de Miranda.

Sucre en cifras

Según las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) para 2016 vivían en el municipio Sucre poco más de 1.100.000 personas en sus 164 kilómetros cuadrados. Electoralmente, su peso es clave para el estado Miranda, pues representa más del 20% de la población con derecho al voto en esa entidad.

El municipio está compuesto por 5 parroquias: Petare, Caucagüita, Filas de Mariche, La Dolorita y Leoncio Martínez. Es un municipio con una distribución social de diferencias: Las quintas de Macaracuay, El Marqués, La California o Los Chorros contrastan con las humildes viviendas de Filas de Mariche o del barrio José Félix Ribas.

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, Encovi, correspondiente a 2021, 59% de los habitantes del municipio Sucre viven por debajo de la línea de pobreza extrema, 86% de los hogares padece inseguridad alimentaria, 46% de ellos de tipo moderada o severa.

Entre sus problemas más urgentes destacan el tema de la escasez del agua, con comunidades que tienen años sin que llegue una gota por las tuberías. El transporte público también se ha convertido en una pesadilla, sobre todo para los habitantes de los sectores más lejanos.

El tema de la seguridad merece mención aparte: A pesar de que el Observatorio Venezolano Para la Violencia en su último informa da cuenta de una disminución de la violencia en todo el estado, originado fundamentalmente por la emigración, Petare y específicamente el barrio José Félix Ribas se han convertido en el imperio de un criminal de nombre Wilexis Alexander Acevedo Monasterios, alias «Wilexis».

Según el portal especializado en temas de seguridad, Insight Crime, la banda de Wilexis está conformada por entre 150 y 200 hombres armados. A ese territorio no se permite el ingreso de los cuerpos policiales. El grupo hamponil se dedica a la extorsión a los comerciantes de la zona, a los secuestros y al microtráfico de drogas.

Sucre electoral

Tras una guerra de micrófonos entre los aspirantes a la gobernación mirandina: David Uzcátegui (Fuerza Vecinal) y Carlos Ocariz, (Primero Justicia y respaldado por la alianza de la Mesa de la Unidad Democrática), finalmente Ocariz decidió dar un paso al costado para garantizar el triunfo opositor en esa entidad.

Pero el paso dado por Ocariz dejó una estela de confusión en el municipio Sucre. Este lunes 15 de noviembre, el candidato de la MUD por el municipio Sucre, Andrés Schloeter, que se hace llamar “Chola”, aseguraba que Rosiris Toro, la aspirante de Fuerza Vecinal, había presentado su renuncia a su aspiración a la Alcaldía de esa jurisdicción para consolidar la unidad en el municipio.

Pero la aseveración fue desmentida a Runrun.es por Toro. Explicó que, luego de la declinación de Ocariz, “no hubo más cambios ni renuncias, ni en las diputaciones, concejalías, ni en alcaldías, ni ningún espacio. No hubo sustituciones. Se planteó hacer algunas sustituciones en concejos legislativos y municipales, pero eso no pasó”, señaló.

Luego, se contactó a Andrés “Chola” y se le consultó sobre la negativa de Toro a declinar su aspiración y comentó: “Lamento que no se haya retirado y ahora busquen dividir los votos”.

Lo ocurrido en el municipio Sucre no brinda claridad al electorado del municipio. Fuentes políticas comentaron que cuando Ocariz anunció su renuncia, lo hizo sin estar concretado el pacto que significaría la cesión de algunos espacios por parte de Fuerza Vecinal.

Como parte de ese acuerdo, se puso en la mesa la renuncia de la candidatura de Rosiris Toro. Además, el equipo de la MUD solicitó algunos cambios en los aspirantes a la Asamblea Legislativa y concejos municipales para ir con planchas unitarias.

El viernes pasado, fecha tope para las renuncias, a altas horas de la noche todavía los equipos de Uzcátegui y Ocariz debatían y finalmente no se pudo llegar a un acuerdo. Fuerza Vecinal, entonces, no cedió nada a cambio de la declinación de Ocariz, que ya había hecho el anuncio público y debía cumplir su palabra. Esta realidad hace que Toro y “Chola” siguen adelante con sus aspiraciones.

Pero hay una complicación adicional. Por la forma como se diseñó el proceso de votación, el voto cruzado es complicado. Es decir, si se quiere votar por un aspirante a la Gobernación de un partido y un candidato a alcalde de otro partido, hay que dar varios pasos adicionales frente a la pantalla de votación.

En el caso de Andrés “Chola”, su llamado es a votar por la MUD, donde aparece como candidato. Aunque hace la salvedad que si el CNE no corrige la decisión de no aceptar el respaldo de la tarjeta de la manito para Uzcátegui, la gente debe votar cruzado: es decir, solo votar por Fuerza Vecinal para el cargo de gobernador y el resto de la selección hacerla por la MUD.

Quien vote “entubado” por la Mesa de la Unidad, al menos, en el escenario actual, hará que su voto para el cargo de gobernador sea declarado nulo.

Como se observa, en el municipio Sucre no hay unidad de los factores de oposición, aunque concuerdan en respaldar a Uzcátegui.

Por la reelección

José Vicente Rangel Ávalos es el candidato a la reelección por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El portal Wikipedia destaca que este dirigente, hijo del fallecido periodista y figura del chavismo José Vicente Rangel, fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 por el estado Miranda. En las elecciones del 2000 fue elegido alcalde del municipio Sucre, por el Movimiento V República –predecesor del PSUV- y en el año 2004 fue reelegido en el cargo.

También, fue viceministro de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz y desde allí impulsó las polémicas zonas de paz, que según expertos, fortalecieron a las bandas criminales. Fue miembro de la llamada Asamblea Constituyente de 2017 y ese año electo como alcalde de Sucre, tras el llamado a la abstención de la MUD, que no presentó candidatos.

Como parte de su oferta para la reelección, el actual burgomaestre dice que seguirán trabajando con el “Gobierno Revolucionario” en el Plan Caracas «patriota, bella y segura».

En ese sentido, aseguró que serán colocados 14.0000 toneladas de asfalto en las vías del municipio “ya hay 4.000 colocados”, indicó. También planean colocar 13.500 faroles para alumbrado público y dice que ya se han colocado cerca de 2.000 en varios sectores.

Mostró como un logro que se hayan colocado 10 nuevas paradas de autobuses en el municipio y que se esté avanzando en la reparación de 40 canchas deportivas.

Como parte de los planes de asistencia a la comunidad, Rangel Ávalos asegura que en las jornadas de asistencia social de la Alcaldía se atienden a más de 1.800 vecinos semanalmente.

“Este es uno de los programas de mayor éxito y demanda entre los vecinos del municipio Sucre, pues llevamos hasta las comunidades todos los servicios que prestamos en la alcaldía, entre los que se cuentan el servicio médico, para lo cual trasladamos hasta los distintos sectores nuestras unidades de clínicas móviles, con un contingente de médicos que realizan el chequeo de los vecinos, los refieren a los centros hospitalarios de observar alguna complicación, y les entregan medicamentos, completamente gratis”, dijo el alcalde.

Se intentó contactar a Rangel a través de sus redes sociales para que explicara con detalle su plan de gobierno, pero no se obtuvo respuesta. Las declaraciones aquí reseñadas provienen de las notas de prensa de la Alcaldía y su cuenta personal de Instagram @alcaldejosevicente

Menú opositor

El aspirante de la MUD Andrés “Chola” tiene 36 años es graduado de Economía en la Universidad Católica Andrés Bello. Desde muy joven le interesó la política. Fue presidente del Centro de Estudiantes de Economía en la UCAB y miembro del Consejo Universitario.

Trabajó en la Alcaldía de Sucre en la gestión de Ocariz en la oficina de Asuntos Comunitarios, donde tuvo que recorrer el municipio y entrar en contactos con sus líderes sociales. Fue concejal y presidente de la Cámara por dos años y es parte de Primero Justicia.

Rosiris Toro, quien cuenta con el apoyo de Fuerza Vecinal, es una educadora, música y artista plástica. Es patrimonio viviente del municipio y del estado Miranda. Fue diputada por el circuito de Petare en 2008, secretaria general del partido Un Nuevo Tiempo en Miranda, concejal y vicepresidenta de la cámara en 2017.

Toro muestra su inconformidad por la falta de equilibrio de género entre los aspirantes. Dice que forma parte de las únicas tres mujeres que son candidatas a una alcaldía en el estado.

Ambos aspirantes tienen coincidencias en el diagnóstico y planes de resultar triunfadores. Señalan la importancia del tema del agua en el municipio.

“La mayoría de los problemas son estructurales y tienen vínculos con el gobierno central, pero si hacemos una gestión cercana a los vecinos, que sea articuladora de alianza entre el sector privado, público y vecinos organizados, a muchos de esos problemas se les puede conseguir soluciones “, señala “Chola”.

Dice que, en el caso del agua, los municipios vecinos han construido pozos de agua profunda, lo que se podría replicar. Se pregunta: «¿Cómo es posible que uno vea cómo se bota el agua en cualquier esquina y no llega a las casas? ¿Qué pasaría si tenemos una gestión que pueda ayudar a reparar?»

Al respecto, Toro comenta que la falta de agua es denominador común es urbanizaciones y sectores populares. “Una de las propuestas es potenciar los pozos profundos de agua. La idea es que esas experiencias exitosas como en Chacao pueda replicarse en Sucre”, indicó.

Consultada sobre las declaraciones del gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, quien se muestra orgulloso de la reducción de los índices criminales en la entidad, la aspirante de Fuerza Vecinal señala: “Una cosa es el discurso y otra la realidad. Por ejemplo, la vía que va de Mariche a Santa Lucía eso es un terror. No hay gente que quiera llevar algo para allá”. Destacó que lo mismo pasa en Petare Norte, que está tomada por bandas criminales.

Considera en este tema necesario articular con el gobierno regional y que se aumente la cantidad de funcionarios policiales. Dice además que hay que dignificar el paquete laboral del policía.

“Chola” reconoce que en los últimos años hubo una disminución de los índices delictivos, pero asevera que en estos últimos meses ha habido un repunte: “Otra vez se empiezan a ver robos en el trasporte público, la gente caminando en la calle y en los sectores populares”, indica.

Añade que “la zona más dramática es José Félix Ribas, sitio al que José Vicente Rangel convirtió en una ´zona de paz´ y cuando eso ocurrió se le dio orden a la policía de no entrar al barrio y eso originó una megabanda que se apodero de la zona y genera zozobra y miedo”.

Señaló que la policía municipal de Sucre que tuvo mucho prestigio, “hoy está en el suelo” y que hay “solo 3 patrullas para un municipio de casi un millón de habitantes”.
Ambos aspirantes se proponen también potenciar el desarrollo económico en el municipio a través del impulso a los emprendimientos.

La clave de la elección

Aunque el municipio Sucre ha sido tradicionalmente de tendencia opositora, solo circunstancias sobrevenidas, como el llamado a la abstención, han permitido que la Alcaldía termine siendo controlada por el chavismo.

Esta vez surge otro elemento que podría decidir la elección, como la dispersión del voto opositor entre Toro, respaldada por Uzcátegui y “Chola”, apoyado por Ocariz, quien es referencia en esa jurisdicción.

Con la complicación del voto cruzado, el ciudadano se puede ver tentado a votar “entubado” por Fuerza Vecinal y eso potenciaría la opción de Toro en Sucre, o por la MUD y eso impulsaría a “Chola”, pero perjudicaría la aspiración de Uzcátegui a la gobernación.

Si a este complicado escenario se le suma la tradicional buena movilización inducida del chavismo el día de la elección, Rangel Ávalos podría ser reelecto, a pesar que los simpatizantes del PSUV son minoría en el municipio.

Entre tres minorías se disputan la gobernación de Miranda
La inseguridad y la deficiencia en los servicios públicos son algunos de los temas pendientes de resolver para los mirandinos, en una elección en la que el poder de movilización puede ser clave

@reyestheis

De las 23 gobernaciones que se disputarán este 21 noviembre en las elecciones regionales en Venezuela, una de las que genera mayor interés es la del estado Miranda, actualmente en manos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en la figura de Héctor Rodríguez.

Cuando Hugo Chávez estaba en el poder y la oposición estaba disminuida en el año 2008, las fuerzas opositoras parecían concentrarse fundamentalmente en dos estados: en Zulia, con Manuel Rosales a la cabeza y en el estado Miranda, donde el entonces alcalde de Baruta, Henrique Capriles Radonski, desbancó al gobernador Diosdado Cabello. Ambas entidades son las que tienen mayor cantidad de votantes en el país, con la excepción de Distrito Capital. 

Capriles gobernó Miranda desde 2008 a 2017, se convirtió en el líder nacional de la oposición y candidato presidencial durante los comicios de 2012 y 2013. Tras su salida de la gobernación, las llaves del Palacio de Gobierno de Los Teques han estado pintadas de rojo.

Estos nuevos comicios se realizarán en un marco de fuertes disputas internas en el seno de la oposición, con grandes dudas sobre la participación electoral y con el gobierno de Nicolás Maduro cada vez más consolidado en el poder, aunque con cifras importantes de rechazo popular, que también afectan la opción de Héctor Rodríguez, actual gobernador y candidato oficialista .

Entretanto, los mirandinos esperan por soluciones a sus angustiantes problemas.

Insegura y sin servicios

Inseguridad y falla en los servicios públicos conforman parte de los problemas que enfrentan a diario los habitantes del estado Miranda. Las cifras del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) correspondiente al año pasado dan cuenta del impacto. Según la organización, Miranda es la entidad con mayor tasa de violencia (70,7 homicidios por cada 100.000 habitantes), seguido del estado Bolívar (62), Sucre (61,3) y Aragua (60,5)

Apunta el informe que en el estado Miranda hay cinco municipios con un nivel de violencia importante: “Acevedo, Andrés Bello, Bolívar, Paz Castillo y Lander, todos están ubicados fuera del área urbana de Caracas o de Los Teques, y son controlados por bandas delincuenciales que actúan en las áreas periurbanas”.

No obstante, al compararse con años anteriores , el Observatorio ha registrado un decrecimiento tanto en el número de las muertes violentas, como en las tasas, en ese estado y en el resto del país

En 2018 el estado Miranda ocupaba el segundo lugar en el ranking de las entidades con mayor impacto de la violencia, solo superado por el estado Aragua.  Ese año la entidad aragüeña registró una tasa de 168 muertes violentas por cada 100.000 habitantes y Miranda 124.

En 2019, Miranda escaló al primer puesto del ranking, pero con una nueva disminución de la tasa: 87. Y en 2020 repitió el poco deseable primer puesto, pero con una tasa aún menor de 70,7.

El Observatorio Venezolano de Violencia, al hacer el examen de las causas del decrecimiento de las tasas indicativas de violencia en el ámbito nacional, explica: “La masiva emigración de venezolanos ha provocado un cambio demográfico en la sociedad que ha alterado su base poblacional. Con una emigración reciente de dos millones de personas, y una acumulada de seis millones y medio de habitantes, la sociedad se achicó de una forma notable en su conjunto, pero de mayor manera en la parte media de la pirámide poblacional”. 

Agregan además que  la reducción de la población se dio en el grupo entre los 20 y 40 años de edad, la etapa más activa y productiva de la vida, que es donde se ubican la mayoría de los emigrantes.

«Esto alteró la proporción entre las personas en edad productiva y las personas dependientes, de menos de quince años y más de 65. Una reducción tan grande y tan rápida de ese número de personas altera las rutinas de la sociedad y reduce las actividades y circunstancias donde pueden ocurrir los delitos y la violencia”.

Otro tema de interés relacionado con la violencia en el estado tiene que ver con la cantidad de muertes atribuidas a enfrentamientos con la policía. Por ejemplo, en el municipio Simón Bolívar de Miranda, San Francisco de Yare, se registraron cuatro veces más muertes producto de la acción policial que de la criminal.

No obstante, el actual gobernador del estado intenta sacar rédito de la disminución de los índices de violencia. “Nosotros éramos el estado más violento de Venezuela y en estos 4 años hemos hecho un gran esfuerzo. Solo en policía de Miranda pasamos de 900 policías a 3.000”, destaca el aspirante a la reelección.

Con hambre y sin luz

Ante la falta de data oficial, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2021, Encovi, realizada por la Universidad Católica Andrés Bello, nos permite aproximarnos a la realidad de cada entidad.

En el estado Miranda, la pobreza y la crisis alimentaria encabezan las preocupaciones. Según el estudio, 58% de la población mirandina vive por debajo de la línea de pobreza extrema, 83% hogares con inseguridad alimentaria y 48% padece inseguridad alimentaria moderada o severa.

Además el 44% de los jóvenes no estudia ni trabaja, solo 31% de los jóvenes entre 18 y 24 años asiste a un centro de enseñanza, una realidad que se acentúa con fuerza en los municipios Acevedo, Pedro Gual, Simón Bolívar e Independencia. 

La población económicamente activa muestra una gran desigualdad en cuanto al género: Está compuesta por 71% hombres y 49% mujeres.

Esta realidad muestra una sociedad con unas necesidades urgentes de políticas públicas dirigidas a atenuar la inseguridad alimentaria y la creación de oportunidades laborales y educativas para jóvenes y mujeres.

En cuanto a los servicios públicos, los municipios Acevedo, El Hatillo, Paz Castillo, Pedro Gual, Buroz, Simón Bolívar, Páez, Guaicaipuro y  Brión, tienen más del 73% de las viviendas con déficits de servicios públicos.

Destacan los cortes del suministro de electricidad. Según las cifras de Encovi, más del 50% de los mirandinos sufren interrupciones eléctricas.

El suministro de agua también tiene deficiencias. En los municipios Pedro Gual, Acevedo, Paz Castillo y El Hatillo, más del 20% reporta que no cuentan con suministro de agua potable gestionado de manera segura.

Otros problemas vienen asociados a otros servicios, como la deficiencia del transporte público, las graves fallas en el sistema de salud o el mal estado de las escuelas y liceos en la entidad.

La oferta electoral

Mientras miles de jóvenes de las universidades estaban en las calles en 2007 para protestar por el cierre del canal RCTV, Héctor Rodríguez en su rol de dirigente estudiantil hacía lo mismo, pero en la acera de enfrente, respaldando la medida que sacó de pantalla al popular medio de comunicación.

Rodríguez, nacido en Río Chico, estado Miranda, rápidamente fue acogido por el presidente Hugo Chávez, quien lo designó ministro del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia, el 3 de agosto del 2008. Actualmente, a sus 39 años, ha sido titular de las carteras de Deporte (2010-2013) Juventud (2013-2014), Educación (2014-2015), diputado a la Asamblea Nacional (2015-2016) y actual gobernador de Miranda.

 

Sobre su propuesta de gobierno, el dirigente psuvista dice en un video colgado en su cuenta de Instagram: “Hace 4 años cuando era candidato te prometí que si ganaba iba a dedicárselo a la seguridad, hoy me alegra poder decir que te cumplí. Estos 4 años me voy dedicar al agua y así como cumplí con la seguridad, ten la certeza de que vamos a mejorar el agua en Miranda”.

Sobre cómo se logrará llevar el líquido a las tuberías secas y empolvadas de Miranda, Rodríguez plantea la activación de pozos profundos, reparación masiva de fugas y averías y la rehabilitación de los sistemas de bombeo. 

Dijo que se han detectado 5.000 fugas de agua en el estado y que más de la mitad se pierde por esa vía, también se han identificado 140 estaciones de bombeo que necesitan mantenimiento o recuperación y 40 km de tubería que ya están vencidas que hay que sustituir.

“Sabemos que es una meta compleja ante la sanciones y el bloqueo, porque muchos de los insumos que necesita el agua son víctima de esas sanciones. Pero estamos seguros que si trabajamos juntos, las Mesas Técnicas de Agua, todos los niveles de gobierno, tanto el municipal estadal y nacional, con la universidad, con la ciencia venezolana, vamos a solucionar todos los problemas”, aseguró. 

Sobre la seguridad, dijo en la presentación de su plan de gobierno en el Gimnasio Papá Carrillo del municipio Sucre: “Todos nos sentimos orgullosos de lo que hemos hecho: Haber reducido de 70 homicidios semanales a menos de 7, de 15 secuestros semanales a menos de uno, haber mantenido la paz, ya no hay guarimba y no hay violencia. Pero no nos podemos conformar, tenemos que seguir trabajando para formar una nueva policía, debemos tener una policía honesta, que no matraquee a la gente en la calle”.

También, se comprometió con llevar adelante un plan de apoyo a los emprendedores, con financiamiento y ferias para mostrar los productos.

Las dos caras de la oposición

Rodríguez tiene a dos contendientes que surgen de la misma raíz: Ambos exjusticieros y hoy en día enfrentados: El exalcalde del municipio Sucre del estado Miranda, Carlos Ocariz, y David Uzcátegui, quien hizo las bases de su carrera política en el municipio Baruta.

Uzcátegui no ha sido alcalde de esa jurisdicción. Ha estado afectado por inhabilitaciones políticas, pero hoy juega un rol de poder tras bastidores en la alcaldía baruteña, con su amigo Darwin González al frente.

En materia de seguridad, Ocariz presentó su plan. Dice que trabajará por el rescate de la Policía de Miranda: mejorando los salarios, la formación y la dotación. En cuanto a la acción policial, indicó que se detectarán “puntos calientes”, que son los sectores con mayor actividad criminal, se activarán las rutas seguras, que es el patrullaje de las principales carreteras del estado, anunció la implementación de “padrinos policiales”: un policía que tendrá esa función en cada comunidad. Añadió que se trabajará en conjunto con las empresas de vigilancia privada para la prevención del delito.

Sobre el agua, planteó la creación de una organización autónoma para el manejo de ese recurso, la recuperación de todos los acueductos en las zonas rurales a través de microempresas y la creación de pozos de agua para las zonas urbanas. Además propuso la transferencia de todas las competencias sobre el agua a la gobernación. “Nosotros sí sabemos cómo poner a funcionar estos sistemas de agua”, señaló.

El representante de la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática dice tener un plan para los jóvenes. Ofrece el Plan de becas “Miranda tiene futuro”, que tiene como meta que 40.000 mirandinos puedan obtener financiamiento, con una alianza con la empresa privada, para estudiar en los mejores institutos o universidades del país.

Por su parte, el aspirante David Uzcátegui, resumió su plan de gobierno en 8 puntos durante una entrevista a Hispanopost: El plan hambre cero, “que nadie se quede sin comer las tres veces al día y, mientras tanto, les enseñamos un oficio para que salgan de la pobreza y dejen de estar en este plan”,  el programa de asistencia médica para Miranda, “con los mismos beneficios que tienen los vecinos de Baruta”; promete trabajar en los pozos de agua profunda para que a la gente le llegue agua por tubería, “como ya está ocurriendo en Baruta y Chacao”; un plan de reconstrucción de viviendas, “con certificados de materiales de construcción, el apoyo a emprendedores para que tengan créditos y puedan impulsar sus emprendimientos”; un sistema de transporte público que funcione, apoyo a la juventud prolongada, a las madres vulnerables, a las madres solteras y a las personas con discapacidad, el rescate de toda la infraestructura del estado, “que hoy se encuentra destruida” y en la seguridad, “que tengamos una policía modelo, donde la gente se empodere con su funcionario de zona”. 

 

Oposición diluida

Los últimos resultados electorales en el estado Miranda, como en casi todo el país, han sido decepcionantes para la oposición. Uno de los principales inconvenientes que ha tenido este sector político es la alta abstención de sus seguidores.

En las elecciones parlamentarias de 2020, el llamado G-4, integrado por los partidos Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, decidieron no participar, por consiguiente, casi 70% de los mirandinos se abstuvo de participar.

Tampoco participaron en las últimas elecciones municipales que se realizaron el 10 de diciembre de 2017. La Mesa de la Unidad Democrática, venía de denunciar fraude en las elecciones regionales que se habían realizado dos meses antes. No obstante, un grupo de dirigentes, con el eslogan de “defender la casa”, sí participó, contraviniendo la línea de la MUD. En el estado Miranda triunfaron: Gustavo Duque en Chacao, Elías Sayegh en El Hatillo, Josy Fernández en Los Salias y Darwin González en Baruta.

El resto de los municipios del estado se tiñó de rojo ante el forfait opositor.

En los comicios de gobernadores de ese año, hubo consenso en torno a Carlos Ocariz para ser el aspirante de la oposición. La elección se dio en un clima enrarecido por la conformación de la Asamblea Nacional Constituyente, donde según la empresa Smartmatic, proveedora del software de las elecciones, se inflaron las cifras de participación para su elección.

Fue la Asamblea Constituyente, no reconocida por la oposición, la que determinó la fecha de los comicios. Toda esa situación generó malestar y desasosiego en los electores opositores, y por consiguiente, muchos no atendieron el llamado al voto. La abstención fue de casi 40%, 14% por encima de lo registrado en las parlamentarias de 2015 cuando la oposición tuvo su participación récord.

Las cifras del CNE en el estado Miranda arrojaron que Héctor Rodríguez (PSUV) obtuvo 641.735 votos (52,78%) y Ocariz 555.347 votos (45,76%). No obstante, el aspirante opositor no reconoció lo resultados y alegó fraude.

Sostuvo que “faltando 48 horas para que se instalarán las mesas, de manera inescrupulosa e ilegal, el CNE hace una movida y cambia de su centro de votación a 225 mil mirandinos” y que “las personas que se movilizaron en autobuses a los centros reubicados, los asaltaron y golpearon (…) utilizaron la violencia como herramienta para evitar el voto”.

 

Las claves de la elección

A pesar que quienes están descontentos con el gobierno nacional triplican a los que están satisfechos, una victoria opositora en el estado Miranda está en duda por varios factores: Las interrogantes que hay sobre la participación electoral; la dispersión del voto opositor en dos bloques y la capacidad de movilización del PSUV.

Las encuestas que debían usarse para decidir quién era el aspirante de la MUD en Miranda y a las cuales finalmente no se les prestó atención, dejó abierta la posibilidad de triunfo opositor, si la unidad se consolidara, lo que hoy luce cuesta arriba. Además, mostraban cifras de intención de voto similares entre los 3 aspirantes.

Por ejemplo, la encuesta de Datincorp, que estimó un error muestral de 3.1 consultó lo siguiente a los electores de Miranda:

¿Si hoy fuesen las elecciones para escoger el gobernador del estado Miranda, por quién votaría entre las opciones que le mencionaré a continuación?

  • Héctor Rodríguez 27.66%
  • Carlos Ocariz 24.35%
  • David Uzcátegui 24.95%
  • Ninguno/No votará 19.24%
  • No opina 3.81%

 

Rodríguez saca rédito de la división del voto opositor. Según este estudio, cuyo campo se realizó en agosto pasado, se puede estimar una abstención en el estado en torno al 25%, no obstante, la disputa intensa entre Uzcátegui y Ocariz puede desestimular el votante de la oposición.

Por otra parte, el estudio de Varianzas fue realizado antes de la oficialización de Ocariz como representante de la tarjeta de la MUD. En la encuesta se preguntó: «Imaginemos ahora que decide ir a votar el 21 de noviembre en las elecciones para escoger al gobernador del estado Miranda, ¿por quién votaría usted: Héctor Rodríguez, David Uzcátegui, Carlos Ocariz?

  • Carlos Ocariz 28.2%
  • David Uzcátegui 27.5%
  • Héctor Rodríguez 24.3%
  • Ninguno 9.3%
  • No votaría 5.5%
  • No sabe 5.3%

 

En este caso la diferencia entre Ocariz y Rodríguez es de 4%, pero con una distancia tan corta que quien tenga formas de movilizar eficientemente al electorado llevará ventaja y en ese aspecto, el PSUV tiene mucha experiencia.

En cuanto a las fortalezas de los candidatos, tenemos que el municipio Sucre es la circunscripción más grande del estado. Allí vota el 23% de los electores de la entidad, y es una zona donde Ocariz tiene un liderazgo natural, por haber sido su alcalde.

Uzcátegui, por su parte, tiene un fuerte liderazgo en Baruta, y el apoyo del alcalde Chacao y El Hatillo. Estas tres jurisdicciones representan el 18,5% de los electores en esa entidad.

En el caso de Los Salias, es un municipio opositor y su alcalde, Josy Fernández, en un principio estaba aliado con Uzcátegui, pero al recibir el apoyo de la MUD, ha jugado un rol más imparcial entre los 2 opositores.

Mientras el PSUV de Héctor Rodríguez ha ganado con contundencia en los otros municipios.

La clave para Ocariz estará en sacar un resultado electoral contundente en Sucre y que la manito de la Unidad sirva para concentrar el voto opositor en torno a él. Uzcátegui está obligado a ganar con contundencia en Baruta, Chacao, El Hatillo, Los Salias y quitarle un buen pedazo de la torta a Ocariz en Sucre.

Rodríguez tiene que afinar su maquinaria para una movilización electoral eficiente, para ello, el chavismo generalmente apela a sus herramientas de control social. Además, tiene que sacar una votación importante en zonas tradicionalmente chavistas como Los Teques, el eje Guarenas-Guatire, Barlovento y el Tuy, mientras observa como Ocariz y Uzcátegui se enfrentan entre ellos.

 

 

Disidencias chavistas son perseguidas por sus antiguos camaradas
Denuncian que hasta los organismos de seguridad del Estado han sido usados para presionar retiros de aspiraciones, y se ha empleado a la Contraloría General para evitar candidaturas incómodas.

@Reyestheis

 

Los sectores de la izquierda no alineada con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), denuncian la violación a sus derechos políticos y humanos, por los que consideran actos de persecución por parte de sus antiguos aliados.

Ya el presidente de la Asamblea Nacional electa en 2020, Jorge Rodríguez, había dictado su veredicto el 4 de febrero de 2021, cuando se debatía un acuerdo con motivo de la insurrección militar de 1992.

Tras la intervención del diputado Oscar Figuera del Partido Comunista de Venezuela (PCV), quien mostró su desacuerdo con una parte del texto, porque según él “se ha retrocedido el camino al socialismo” y “habría que rectificar”, Rodríguez, desde lo más alto de la tarima le lanzó la sentencia al catalogarlo como “Quinta Columna”.

“Hay toda una campaña orquestada para generar división en el seno de la revolución venezolana. Hasta estas alturas del partido se está con la patria o se está contra la patria”, aseveró el psiquiatra, dejando claro que para ser considerado camarada hay que estar con Nicolás Maduro.

Pero en las disidencias de izquierda dicen que el asunto es aún peor. Que el trato para quienes antes eran integrantes de las fuerzas que respaldaban a Hugo Chávez y hoy muestran su desencanto con “su hijo político” ha sido más cruel que el que se le da a algunos sectores de la oposición venezolana y ahora se hace más evidente en las vísperas de las elecciones regionales.

El garrote estatal

Patria para Todos (PPT) es un partido que se creó tras una división de la Causa R y que tuvo entre sus figuras estelares a Aristóbulo Istúriz, Alí Rodríguez, Pablo Medina y José Albornoz, entre otros.

En la medida en que sus líderes principales se iban deslindando de esta tolda para incorporarse de lleno al PSUV, la dirigencia que se quedaba en la tolda azul se tornó cada vez más crítica, primero marcando distancia de Hugo Chávez y luego de Nicolás Maduro.

En agosto del año pasado, su secretario general, Rafael Uzcátegui, anunció su separación definitiva del Polo Patriótico –la alianza oficialista-. Entonces, un grupo de dirigentes introdujo un recurso ante el Tribunal Supremo de Justicia, que fue decidido en solo 24 horas, arrebatándoles las siglas a Uzcátegui y cediéndolas a Ileana Medina, figura incondicional con Maduro.

Hoy en día, Rafael Uzcátegui es una ficha clave de la Alternativa Popular Revolucionaria (APR), una plataforma de acción política que aglutina a dirigentes y partidos disidentes del chavismo. “Hay diferencias en las posiciones de lucha y éticas. Esas diferencias los lleva (a la cúpula del PSUV) a ser mucho más duros, exagerados, arbitrarios, autoritarios y desconocedores de los derechos democráticos para con nosotros”, expresa el dirigente.

Como un ejemplo de las arbitrariedades, el líder expepetista narra el caso de la dirigente Mariana Lerín, quien aspiraba ser la alcaldesa de Guanare, capital del estado Portuguesa, en las elecciones de noviembre próximo.

Esta joven dirigente participó en los comicios internos del PSUV, pero según ella, a pesar de contar con respaldo mayoritario, fue descartada su aspiración.

“Les digo responsablemente, tengo el 100 por ciento de las actas que se entregaron al partido y que se enviaron a la sala de totalización nacional. El día lunes fueron llegando las actas en físico de los centros de votación de difícil acceso, aunque ya teníamos las fotos de las actas. Guanare tiene 132 UBCH, 3 no tuvieron su estructura lista, por lo que quedaron 129 UBCH activas, y Mariana Lerín logró obtener el apoyo de 123. Se computaron 3 mil 4 votos, triplicando a la segunda contendora. Es imposible derrotar al que gana, y menos a quien lo acompaña, el pueblo. Esta es una batalla donde se logró ganar, pero no nos dejaron pasar”, declaró la dirigente el 6 de julio y anunció que vendrían “nuevos escenarios”.

De inmediato, Lerín se convirtió en la aspirante del chavismo disidente, pero la cúpula psuvista tenía otros planes.

“Es una muestra de lo que significa ser y tener una posición diferente. Ella fue secuestrada por cuerpos policiales, y conminada en Caracas a que renunciara. Su solo rostro demuestra las cosas a las que fue sometida cuando fue obligada a renunciar”, aseveró Uzcátegui.

Se refiere a un video que publicó Lerín en Instagram, el 29 de septiembre, donde con lágrimas en los ojos dijo: “Muchachos, les grabo este video para decir que estoy bien, que el comunicado lo escribí yo (donde renunciaba a su aspiración), y que por los momentos no vamos a cumplir los compromisos políticos (….)  Ya prontito estoy de regreso en mi estado, en mi casa, con mi hijo, con ustedes (…) A veces Dios escribe con renglones torcidos”, indicó con voz entrecortada.

Otro ejemplo del supuesto enseñamiento contra las disidencias le ocurrió al alcalde Macanao (Estado Nueva Esparta), Miguel Vásquez, quien -según Uzcátegui-  fue inhabilitado en forma ilegal por la Contraloría, al igual que el general Nerio Galbán, quien aspiraba a ser gobernador de La Guaira.

Según el PCV, el Consejo Nacional Electoral exigió a esa organización política retirar las candidaturas de Galbán y Vásquez por órdenes de la Contraloría General de la República. Pero el partido del gallo rojo denunció en un comunicado que “tales objeciones no aparecían reflejadas en el Sistema Automatizado de Postulaciones (SAP). De hecho, en lo que respecta a la postulación de Vásquez, su candidatura ha sido tipificada por el sistema como “Eliminada”; estatus inexistente en el Manual de Postulación del SAP”.

Pero además, el ente comicial tampoco permitió la sustitución de la candidatura de Galbán. En una carta consignada ante el ente electoral, el PCV relató que el viernes 24 de septiembre, el SAP impidió modificar la postulación. “El SAP reportaba a las 5:20 que la organización se encontraba fuera del lapso para hacer nuevas solicitudes aun cuando el plazo para este proceso permanecía abierto hasta medianoche”, indicó.

 

Por eso, el PCV está exigiendo al CNE la auditoría del sistema SAP.

El profesor Eduardo Samán, quien contaba con el respaldo de la APR para ser candidato a alcalde del municipio Libertador, también resultó inhabilitado y tuvo que ser sustituido por Rafael Uzcátegui.

Samán presentó su caso ante la embajada de México en Caracas, ya que este país sirve de anfitrión en los diálogos entre el régimen y un sector de la oposición venezolana.

Señaló en su carta a la legación diplomática que desde la conformación de Alternativa Popular Revolucionaria el Gobierno de Nicolás Maduro “ha aplicado una política para invisibilizarnos mediante un cerco mediático y comunicacional”.

Agrega la misiva: “Agreden a nuestra militancia a través de despidos, detenciones arbitrarias y demás acciones contrarias al ordenamiento democrático, específicamente con la intervención judicial por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), imponiéndole Juntas AD-HOT (Sic) a distintos partidos políticos de izquierda (PPT) y (TUPAMARO), iniciando un proceso de judicialización, como también la negación por parte del CNE de habilitar electoralmente la tarjeta del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y la exclusión del Partido Izquierda Unida (IU) rechazando su legalización electoral”.

Fuerza policial

El caso de Lerín no sería el único en el que las fuerzas policiales estatales son usadas para presionar a militantes del PSUV.

Al alcalde de San Antonio del Táchira, William Gómez, no le permitieron participar en el proceso de primarias de esa organización, y mantenía diferencias con el llamado protector del estado, Freddy Bernal.

La cúpula del PSUV supuestamente lo instó a que renunciara a su cargo, y como este se negó, fue detenido el 8 de octubre por unas horas en un comando de la Guardia Nacional y luego trasladado a San Cristóbal. La detención produjo protestas en San Antonio.

Al rato, Gómez anunció por whatsapp: “Por motivos políticos, debo entregar el cargo de alcalde hoy mismo”.

https://twitter.com/MurilloAnggy1/status/1446459557010608135

Sobre la situación a la que está expuesta la propia militancia del PSUV,  Uzcátegui señala: “La dirección (de la tolda roja) cada día más se aleja de los postulados para los cuales se crearon como partido. Hoy están alejados de sus bases, de su militancia, las agreden y persiguen si asumen una posición distinta a quienes gobiernan”.

El propio Uzcátegui mantiene un proceso judicial abierto y fue señalado por la exalcaldesa del municipio Libertador Érika Farías, de pertenecer a una red de prostitución.

Al interrogarlo sobre la razón del ensañamiento con las disidencias, el viejo roble de izquierda comenta: “Somos un referente ético, una prueba que se puede adversar, tener una posición política siendo honesto, transparente y honrado. Nos separa la frontera ética, de la honradez y la transparencia de estos señores que hoy pretenden erigirse en burgueses revolucionarios”.

“Divide y mantente unido”

Sergio Sánchez es el secretario de organización del Movimiento por la Democracia (MPD), el partido que tiene como líder al encarcelado general Miguel Rodríguez Torres y asevera que a la disidencia «no nos permiten registrarnos como partido”.

Añade que en las elecciones para las gobernaciones “tratamos de inscribir candidatos y nos los sacaron, tratamos de utilizar otras tarjetas y las eliminaron”.

Destaca que este año se ha permitido el registro de una gran cantidad de partidos opositores, pero ninguno de la disidencia de izquierda.

Para argumentar por qué el régimen trata a sus antiguos aliados de peor forma que a sus opositores naturales, Sánchez apela a “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu. Comenta que ese libro señala como estratégico lograr que el adversario se fracture, para que negocie una salida. 

“Mientras te fortaleces a lo interno, divides al adversario. En ese sentido, ellos saben (el régimen) que la oposición no les genera ningún tipo de dificultad, porque hay una pared narrativa”, expone.

Indica además que “el Gobierno conoce muy bien a la oposición, pero la oposición no conoce al chavismo, sus contradicciones, sus anhelos y miedos. Nosotros sí los conocemos. A nosotros no nos van a acusar de antirrevolucionarios, nosotros conocemos las mentiras que hay allí adentro, sabemos cómo se ha desviado eso y podemos señalarlo”.

Otro de los elementos que expone como prueba de la arremetida contra el chavismo disidente es la detención de Rodríguez Torres. Asegura que el general «tiene un liderazgo importante en la Fuerza Armada”.

Dice Sánchez que en el mundo militar se pregona con el ejemplo y el ejemplo a seguir es ser el número 1 de la promoción o director de la Academia Militar (cargo que ocupó Rodríguez Torres). Fue muy cercano a Chávez, llevó la inteligencia por muchos años (director del Sebin entre 2010 y 2104), puso a jefes de guarniciones y ayudó a muchos oficiales”.

Según el dirigente del MPD, el único delito por el que está detenido el alto oficial retirado es por instigación a la rebelión y la única prueba que hay en el expediente es un tuit que emitió en el que señalaba que Maduro era derrotable si había organización. Ese tuit lo habría enviado un oficial de la FAN a otro, pero –paradójicamente- quien lo envió no fue detenido.

Origen de las diferencias

A pesar de los inconvenientes denunciados por las disidencias, el PCV en alianza con la APR anuncia que han postulado aspirantes a las 23 gobernaciones –en La Guaira esperan que se resuelva el impasse con el CNE- 335 candidatos a alcaldes, 152 aspirantes a legisladores regionales por lista y 93 nominales y 1.420 candidatos a concejales por lista y 982 nominales.

“Es decir el PCV, en alianza con la Alternativa Popular Revolucionaria, lleva aspirantes a los cargos de elección popular en todos los espacios en disputa electoral”, declaró Janohi Rosas, secretaria general de la Juventud Comunista de Venezuela y representante del PCV ante el CNE.

La joven dirigente recuerda que su partido tiene 90 años de fundado y que en 1998 se decidió respaldar a Hugo Chávez porque había puntos en común, tales como la necesidad de la recuperación de la industria petrolera, la nacionalización de los sectores económicos estratégicos, el rescate de la tierra en manos de latifundistas y el rescate del salario. Pero sostiene que en esos ámbitos “durante la gestión del presidente Nicolás Maduro se ha tenido un duro revés”.

Considera que en estos momentos hay “un pacto de élites del Gobierno a través del PSUV en una amplia conjunción con la oposición de derecha” y que estarían tratando de abrirle las puertas al Fondo Monetario Internacional y “revertir todos los logros y conquistas establecidos en el proyecto histórico bolivariano”.

Rosas sostiene que El PCV y la APR son «la única referencia popular revolucionaria que participa en las elecciones del 21 de noviembre”.

Janohi Rosas
Foto cortesía de Janohi Rosas

Riesgo potencial

Para el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, en estos momentos, las disidencias del chavismo no significan un riesgo importante para Maduro ni para el PSUV, pero podrían serlo.

“El Gobierno y el PSUV tiene el problema central que la popularidad de Maduro es restringida, que se ha debilitado en el ejercicio del poder de manera significativa y la figura de Chávez sigue siendo popular”, comenta.

Detalla que el recuerdo de la gestión de Chávez es positivo para más del 50% de la población, mientras la evaluación positiva de Maduro está por el orden del 14%.  

“El riesgo que corre siempre la Revolución y Maduro es que eso se convierta en una fuerza alternativa. Que surja una fuerza que eventualmente los desplace, que conecte mejor con el legado de Chávez y que desconecte con Maduro”, indica León.

Sostiene que, en este momento, no existe ningún líder disidente que tenga un nivel de aceptación popular significativo.

“Entonces, hoy no son un peligro, tanto que el gobierno no le teme a excluirlos. No se plantea negociar con ellos, como lo hizo en el pasado, para tratar que se pulvericen”.

Además, acota que el proceso electoral del 21 de noviembre está diseñado para que sea prácticamente imposible que esas fuerzas tengan una representación política importante, ya que es muy complicado el ejercicio del voto cruzado.

Este 21 de noviembre es la fecha pautada para las elecciones y mientras a la manito de la Unidad se le ha dado facilidades para sus postulaciones, como la concesión de varias prórrogas para inscribir sus candidatos, el gallo rojo canta recio en son de protesta.

Para este trabajo se intentó contactar a Manuela Lerín, Eduardo Samán y al diputado del PSUV Saúl Ortega, pero no fue posible obtener sus puntos de vista.

Las encuestas no logran destrabar la candidatura opositora de Miranda
Carlos Ocariz y David Uzcátegui no terminan de solventar sus diferencias. El método de encuestas escogido, lejos de aclarar el panorama terminó dificultándolo. Los encuestadores aseguran que dieron facilidades para la auditoría de los estudios.

@ReyesTheis

David Uzcátegui y Carlos Ocariz aspiraban que la selección de cuatros reconocidas encuestadoras les permitieran dilucidar quién debía ser el candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para el estado Miranda.  Lo que no calculaban es que la diferencia iba a ser tan pequeña.

Las encuestadoras seleccionadas fueron: More Consulting, que aplicó un muestreo telefónico que ganó Ocariz, las otras tres encuestadoras aplicaron métodos de campo presenciales: Delphos, en cuyo estudio Uzcátegui le saca una leve ventaja a Ocariz, pero por encima del error muestral y Datincorp y Varianzas, en las que las diferencias entre ambos aspirantes son menor al error muestral: lo que los especialistas llaman un empate técnico.

¿Qué es un empate técnico?

Los estudios de investigación cuantitativos intentan aproximarse a través de la selección de una muestra a lo que ocurre en toda la población.

En su trabajo Errores en las Investigaciones por Muestreo el estadístico Guillermo Ramos Danieles explica que el error muestral es la diferencia entre los valores estadísticos (obtenidos para la muestra) y los parámetros (valores o medidas de la población) y ello varía en función del tamaño de esa muestra.

Cuando se miden preferencias electorales, si la diferencia entre un aspirante y otro es menor a ese error muestral, se considera que hay un empate técnico. Supongamos que el error es de +-3%, esto significa que se estima que cualquiera de los aspirantes puede tener 3% más o menos de los que obtuvo en el estudio de investigación.

En el caso de Miranda Datincorp, estimó un error muestral de 3.1%. La empresa consultó: 

«¿Si hoy fuesen las elecciones para escoger el gobernador del estado Miranda, por quién votaría entre las opciones que le mencionaré a continuación?»

  • Héctor Rodríguez 27.66%
  • Carlos Ocariz 24.35%
  • David Uzcátegui 24.95%
  • Ninguno/No votará 19.24%
  • No opina 3.81%
  •  

La diferencia entre Uzcátegui y Ocariz es apenas de 0.6% en esta pregunta, dentro del margen de error muestral.

Cuando se interrogó:

«De las siguientes opciones, ¿A quién preferiría como candidato de la MUD para la gobernación de Miranda?»

  • Carlos Ocariz 31.56%
  • David Uzcátegui 34.97%
  • Ninguno 27.96%
  • No sabe/No opina   5.51%

La diferencia es apenas 3.41%, levemente superior al error muestral

Al hacer la misma pregunta solo a opositores y no alineados, los resultados fueron los siguientes:

  • David Uzcátegui 37.91%
  • Carlos Ocariz 35.37%
  • Ninguno  de los dos 21.5%
  • No sabe/No opina 5.22%

Una diferencia de 2.54% a favor de Uzcátegui, pero dentro del error muestral.

Algo similar ocurrió en la encuesta de Varianzas, que tuvo un error muestral estimado de 3.4%

Al preguntar:» ¿A quién preferiría usted cómo candidato de la MUD para la gobernación del estado Miranda: David Uzcátegui o Carlos Ocariz?»

  • David Uzcátegui 33.8%
  • Carlos Ocariz 32.1%
  • Ninguno de los dos 17.5%
  • No votaría 10.3%
  • No sabe   6.4%

Una diferencia de apenas 1.7%, que está dentro del margen de error.

Al interrogar: «¿A quién preferiría usted cómo candidato de la MUD para la gobernación del estado Miranda: David Uzcátegui o Carlos Ocariz? Por posición política»

Oposición Independiente

  • David Uzcátegui 42.4% 36.3%
  • Carlos Ocariz 48.9% 29.9%
  • Ninguno de los dos   3.9% 14.9%
  • No votaría   2.6% 10.8%
  • No sabe   2.2%   8.0%

En esta pregunta ambos aspirantes obtienen mayorías sólidas dependiendo del sector al que se interroga. Ocariz domina con 6.5% de diferencia entre los opositores y Uzcátegui con 6.4 % a los independientes.

Y al preguntar:

Imaginemos ahora que decide ir a votar el 21 de noviembre en las elecciones para escoger al gobernador del estado Miranda: «¿Por quién votaría usted: Héctor Rodríguez, David Uzcátegui, Carlos Ocariz?»

  • Carlos Ocariz 28.2%
  • David Uzcátegui 27.5%
  • Héctor Rodríguez 24.3%
  • Ninguno 9.3%
  • No votaría 5.5%
  • No sabe 5.3%

La diferencia es de 0.7% a favor de Ocariz, también dentro del error muestral.

¿Y el resto de las encuestas?

No ha sido posible tener acceso a la encuesta telefónica de More Consulting, pero David Uzcátegui reconoció que Ocariz había ganado ese estudio. 

En el caso de la de Delphos, tuvo un error muestral de 2.2% Esta encuestadora preguntó:

«¿Si hoy fuesen las elecciones para escoger el gobernador del estado Miranda, por quién votaría entre las opciones que le mencionaré a continuación?»

  • Héctor Rodríguez 20.3%
  • Carlos Ocariz 28.4%
  • David Uzcátegui 32.7%
  • Ninguno 11.7%
  • No sabe   6.9%
  •  

Una diferencia de 4.3% a favor de Uzcátegui.

En cuanto a la pregunta: «De las siguientes opciones, ¿A quién preferiría como candidato de la MUD para la Gobernación de Miranda?»

  • Carlos Ocariz 30.7%
  • David Uzcátegui 34.1%
  • Ninguno 24.1%
  • No sabe 11.1%

En este caso, Uzcátegui obtuvo una diferencia a su favor de 3.4%

¿Qué pasó con las auditorías?

El principal argumento de Carlos Ocariz para solicitar la repetición de encuestas es que las partes habían acordado unas auditorías a los trabajos de investigación, lo cual no fue cumplido.

“De las 4 encuestas, en 2 se hizo auditoría con participación de ambos bandos y en 2 no pasó. En aquellos donde hubo auditoría resulté ganador y en las otras 2 donde no hubo, el margen fue muy pequeño”; dijo el dirigente de Primero Justicia en una entrevista a Shirley Varnagy.

Pero Runrun.es cotejó la información con algunos de los encuestadores. “Nos contactaron para contratar el estudio. Nos dijeron que uno de los requerimientos era aceptar que hubiese acompañamiento en campo con todos los equipos. Así se acordó. Ninguno de los comandos se presentó”, explicó Félix Seijas Rodríguez de Delphos.

Se conoció que en el caso de Datincorp, también se entregó a los comandos las coordenadas para que auditaran campo. 

El presidente de Varianzas, Rafael Delgado Osuna, confirmó que en su estudio de investigación sí se realizó la auditoría.

 “Fuimos auditados en campo por los dos grupos, cada grupo envió auditores en tiempo real cuando se hacían las entrevistas, respetando los puntos muestrales seleccionados por Varianzas”, afirmó.

En el caso de More Consulting, y según informó Ocariz, los comandos tienen los discos duros con las llamadas telefónicas de la encuesta. En los otros casos no hubo grabaciones, porque la metodología fue presencial.

Lo acordado

Según Uzcátegui, lo establecido en el acuerdo era ordenar 12 preguntas (3 a cada encuestadora) y quien ganara más preguntas obtendría la nominación. El líder de Fuerza Vecinal asegura que ganó 8 de las 12 preguntas. 

Aunque ya se ha dicho que desde el punto de vista estadístico es necesario que el porcentaje de diferencia supere al error muestral, al parecer este requisito técnico no fue tomado en cuenta al momento del acuerdo. En el improvisado papel de block donde se firmó el acuerdo, el punto 6 señala que “el ganador de la consulta será el que tenga 7 o más puntos”, sin dar detalles adicionales.

Uzcátegui ahora insiste en que “se respete lo acordado” y que Ocariz reconozca su “triunfo”, mientras que el justiciero insiste en repetir los estudios por no haberse llevado a cabo las auditorías y para las cuales los encuestadores aseguran que dieron todas las facilidades.

Entretanto, José Luis Cartaya, representante de la Mesa de la Unidad Democrática ante el Consejo Nacional Electoral, inscribió su candidatura, esperando por el humo blanco y sustituir su postulación cuando haya un acuerdo.

Se intentó contactar por Whatsapp a Uzcátegui y Ocariz para este trabajo y no respondieron.

La oposición intentará negociar con las apuestas en contra
Tres expertos analizan la negociación entre el régimen de Maduro y la oposición. Miguel Martínez Meucci advierte sobre la posibilidad de que este proceso lleve a occidente a brindar al régimen de Venezuela el mismo trato que al cubano, al que consideran autoritario, pero reconocen.

Por: Reyes Theis/ @Reyestheis

 

Una oposición dispersa y desconectada del sustrato popular intenta recomponerse.  

Por diversas causas, después de su fulgurante triunfo en las elecciones parlamentarias de 2015, este sector comenzó a entrar en barrena

Su última apuesta,: el “gobierno interino” de Juan Guaidó, no pudo concretar su primer objetivo: “el cese de la usurpación”, por lo que ahora la coalición de los partidos del llamado G-4 intenta sacar un resultado honroso frente al régimen de Maduro, que no ve amenaza cierta a su hegemonía en el corto plazo.

El 17 de agosto se publicó en Gaceta Oficial un memorando entre “el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y la Plataforma Unitaria de Venezuela”, documento inicial producto de la fase llamada de prenegociación, donde se acuerda la agenda, la metodología y el cronograma de ese nuevo intento de acercamiento.

Esta primera fase se realizó de forma pendular, esto quiere decir que el representante del Reino de Noruega -facilitador del proceso- sirvió de puente para recibir y tramitar las solicitudes y exigencias de cada parte.

Por la oposición integran la delegación Gerardo Blyde (coordinador), Luis Aquiles Moreno, Luis Emilio Rondón, Tomás Guanipa, Carlos Vecchio, Mariela Magallanes, Stalin González, Roberto Enríquez y Claudia Nikken. Los delegados del régimen son: Jorge Rodríguez (coordinador) Delcy Rodríguez, Héctor Rodríguezy Nicolás Maduro Guerra. 

Esta primera fase no estuvo exenta de polémica, pues el hecho que los actores opositores hayan firmado el papel en el que la delegación de Maduro es llamada “gobierno”, ya enciende la controversia. 

“Lo que se ve allí refleja el balance de poder entre los actores”, sostiene el profesor de Ciencias Políticas Miguel Ángel Martínez Meucci, venezolano y catedrático de la Universidad Austral de Chile.

Añade que “es evidente que el grupo de Maduro ha intentado que el reconocimiento del gobierno sea algo que esté implícito en el documento, lo que significa que la tesis del gobierno interino está sacrificada”.

Subraya que el memorando evidencia claramente que “la posición de poder relativo del grupo de Maduro es mayor”.

Aunque el profesor Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), no comparte la opinión acerca de que el documento signifique el reconocimiento opositor al gobierno de Maduro o el fin del gobierno Interino, sí concuerda en que la situación actual favorece al sector madurista.

“Si no se llega a un acuerdo, el estatus quo es un mal resultado para la oposición, porque no hay democratización y no se logra un cambio político”, indica Alarcón.

Pero para el sector de Maduro no sería un mal negocio la falta de resultados: “El gobierno va a la mesa negociación para que las cosas sigan como están o incluso estén mejor: tiene el poder, el control de las instituciones, control del territorio. Por eso el proceso para la oposición es tremendamente asimétrico y obviamente está en desventaja. Es más fácil para el gobierno pararse de la mesa que para la oposición”, sostiene.

Martínez Meucci ve reducidas las posibilidades de grandes avances en este escenario por dos razones fundamentales: La complejidad de la conflictividad venezolana y la falta de interés del régimen.

Sobre la primera, argumenta: “Los actores formales son los dos grupos: pero en la práctica uno de los verdaderos actores de la negociación no figura. Está muy claro que el objetivo fundamental de parte del chavismo es recuperar el reconocimiento internacional del ejercicio soberano del poder, que ha sido cuestionado con la tesis del gobierno Interino. Y lo segundo es el desmontaje de las sanciones, pero quienes pueden desmontar eso son los gobiernos extranjeros y más concretamente el de los Estados Unidos”.

Para Martínez Meucci, la situación ha llegado a un grado de complejidad que desborda el marco de trabajo de la mesa: “Ya no es solo un caso de gobierno y oposición. La conflictividad política en Venezuela se ha ido haciendo más compleja con el involucramiento de nuevos actores, incluso armados, con la posición de poder de actores foráneos en territorio venezolano. Esos actores son parte importante de la conflictividad”.

Martínez Meucci indica que el alcance de las negociaciones es limitado y esto favorece al chavismo y que este sector quiere un intercambio de algunas concesiones electorales, a cambio del desmontaje de sanciones y reconocimiento diplomático, así como acabar con la tesis del interinato.

“Tengo mis dudas sobre las posibilidades de eventuales acuerdos que puedan lograr cambios importantes en el estatus de la situación actual”, sostiene.

Suma cero

Al analizar la declaración conjunta inicial, el profesor Alarcón cree que hay brechas importantes entre lo que interesa a cada una de las partes.

“Al gobierno le interesa el reconocimiento a la legitimidad del gobierno de Maduro y la no intervención en el sentido más amplio, que incluye no sanciones, no presiones, etc. Pero la autodeterminación de los pueblos no significa sometimiento, y justamente lo que busca la negociación –en la óptica opositora- es que el pueblo determine qué es lo que quiere a través de una elección y es lo que el gobierno no está interesado en hacer”.

Añade que la oposición lo que reclama son los derechos políticos para tratar de producir un cambio por una vía pacífica. “El punto es que cualquier concesión que venga en esa dirección, aumenta el riesgo para el gobierno de perder el poder”.  

Coloca como ejemplo la conformación del Consejo Nacional Electoral. Dice que un cambio en la constitución del árbitro electoral por miembros independientes, sería un riesgo enorme para el régimen, que perdería el control sobre esa institución.

“Cada acuerdo de esa naturaleza implica una pérdida de poder para el gobierno y allí es donde se ven una brechas que van a ser muy complicadas. Es un juego suma cero”, dice Benigno Alarcón.

 

La ventana

Colette Capriles es sicóloga social y fue miembro de la delegación opositora en la negociación con el régimen en Santo Domingo (2017).

Ella sí cree que hay una ventana de oportunidad para un acuerdo.

“De la negociación no puede venir un cambio de régimen por sí sola, pero pudiera servir para que ocurra un proceso electoral y un proceso político competitivo. Que se logren condiciones de competitividad”, comenta.

Según su criterio, el gobierno piensa que lo que le impide competir de esa forma (transparente y sin trampas) es su mala gestión por las sanciones y para la oposición es que no puede competir, porque no tiene condiciones políticas e institucionales. 

De tal forma que “si se plantea como objetivo común que haya condiciones políticas, institucionales, económicas, y en el orden social, que permitan que podamos llegar a un proceso electoral sano, de alguna manera coinciden”.

Considera que para el madurismo lo mejor sería ganar elecciones sin recurrir a la trampa y si piensa que la oposición nunca se va a poner de acuerdo, que es absolutamente débil en su relación con la base y que ellos pueden mejorar su gestión de aquí a 3 años para las presidenciales, no sería un riesgo demasiado grande.

Sostiene que la negociación debe dirigirse hacia la construcción de un sistema de reglas, y reformas institucionales necesarias para construir una vía hacia la alternabilidad y el cambio de gobierno. 

Destaca que este proceso se fija en las condiciones previas necesarias para la recuperación democrática y no al revés (que ocurra el cambio de gobierno y luego la reconstrucción institucional). Esto crearía “una zona de posible acuerdo”, donde podría haber avances en la recuperación del estado de derecho y del sistema judicial, entre otros.

El riesgo 

A Martínez Meucci, por su parte, no solo le parece poco probable la posibilidad de grandes avances en la mesa de negociación, sino que ve un riesgo importante.

“Como está cambiando la configuración política de la región de occidente, con nuevos mandatarios y como consecuencia que el gobierno Interino no ha dado los resultados esperados, el principal riesgo es que el resultado de la mesa sea que la comunidad internacional y sobre todo regional, acepte que tiene un gobierno en la región que no es democrático, pero que está allí”. 

 

Dice el académico que el tratamiento en el plano internacional podría ser similar al aplicado a Cuba, que “no es una democracia, pero nadie está exigiendo que lo sea y nadie pide una mesa de negociación con una oposición. Ese era el único caso en la región”.

Agrega que “el riesgo que se corre, es que se termine aceptando un régimen que no es democrático y con la mesa se dé una mayor legitimidad, pues lo que sucede en la mesa influye en el comportamiento de los actores que legitiman o no a un gobierno”.

¿Y las elecciones?

Por lo pronto, el 21 de noviembre hay una cita electoral: Las regionales.

Para Benigno Alarcón, está claro que ya estos comicios no están atados a las discusiones de la mesa de negociación. 

“No hay tiempo para llegar a acuerdos de cara a estas elecciones. Lo que pueden hacer es llegar a acuerdos sobre portarse un poco mejor durante la campaña u otras cosas pero el 29 de agosto las postulaciones cierran No hay mucho que se pueda hacer, más de la mitad del proceso ya se consumió”, señala.

Indica que, de la misma manera, “no hay oportunidad de hacer mejoras significativas y oportunas en el proceso electoral, tampoco hay tiempo para tener observación electoral y lo que va a haber, en el mejor de los casos, es un acompañamiento técnico sin la capacidad de despliegue que generalmente tiene que tener esa observación electoral”.

Reconexión con la política

Tras su experiencia en la negociación de Santo Domingo, Colette Capriles destaca, por su parte, que sería muy importante que los resultados de la mesa no sean solo de orden político, sino también social.

“Para que la negociación no sea un mero pacto de soluciones electorales, hay que incluir una agenda desarrollo, de avances en el tema de las reinstitucionalización de los servicios públicos, una agenda humanitaria, de cooperación internacional en términos humanitarios, del fortalecimiento de las iniciativas que ya han venido empezando en temas de atención cooperativa entre el gobierno y algunas ONG. Hay una serie de campos de acción de la sociedad civil que deben ser fortalecidos desde la negociación”, indica.

Según Capriles, los ciudadanos le darían la bienvenida a un acuerdo que signifique mejoras en la calidad de vida, “porque además le permitiría a la gente reconectarse con la política”.

La próxima cita

Entre el 3 y el 6 de septiembre, las delegaciones del “Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y la Plataforma Unitaria de Venezuela” se verán nuevamente las caras, según confirmaron en un comunicado conjunto el pasado 15 de agosto.

El objetivo, según las partes del proceso es “llegar a un acuerdo, a través de una negociación intensa, integral, incremental y pacífica, para establecer reglas claras de convivencia política y social, con respeto absoluto a la Constitución Nacional”.

Para ello se ha acordado el principio de que “nada está acordado hasta que todo lo esté”. Sin embargo, las partes podrán celebrar acuerdos parciales “si consideran que el o los temas sobre los que versen han sido suficientemente discutidos y si su implementación es urgente, necesaria o, al menos, verificable antes del término de la negociación”.

Las negociaciones se realizan en México, con el acompañamiento de Rusia y los Países Bajos.


En la siguiente línea del tiempo, se exploran los intentos de diálogo que se han llevado a cabo en el marco de la crisis política en Venezuela y cuáles han sido sus resultados.


 

Las primarias del PSUV medirán el balance de poder interno
Aparte de los 23 candidatos a gobernaciones y a las 335 alcaldías, los comicios del Partido Socialista Unido de Venezuela servirán para verificar el estado de las fuerzas políticas rojas de cara a las presidenciales

@reyestheis

 

El 8 de agosto las bases del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) dirimirán no solo sus candidaturas, sino el equilibrio de fuerzas interno que va más allá de la pugna entre Diosdado Cabello y Nicolás Maduro.

Se evidenciarán los reacomodos en el poder interno donde los chavistas de la élite tienen sus propios “socios” en las regiones, quienes aspiran a posiciones en alcaldías y gobernaciones.

Ya se han censurado algunos elementos a los que el cogollo se negó a darle posiciones protagónicas, como Francisco Arias Cárdenas y Elías Jaua, quienes pretendían ser los abanderados psuvistas por los estados Zulia y Miranda, posibilidad negada por la Dirección Nacional.

Y aunque el reglamento del Partido hizo que los aspirantes juraran lealtad para Nicolás Maduro, hay que recordar que en 2024 está pautada las elecciones presidenciales, por lo que las primarias pueden desnudar además las tendencias actuales internas.

El balance previsible se inclina hacia quienes detentan el poder actualmente en esos estados. En las regiones la maquinaria de las gobernaciones es fundamental en períodos electorales, no solo desde el aspecto logístico para acarrear votantes, sino en el manejo de los recursos públicos con intenciones partidistas-clientelares.

Por eso los gobernadores en funciones y los protectores tienen la primera opción para ser los abanderados en sus entidades. Además, la Dirección Nacional les impuso como condición para seguir adelante con sus aspiraciones a los gobernadores en ejercicio, obtener al menos el 35% de apoyo durante el proceso de postulaciones, así que de partida, estos mandatarios cuentan con un importante respaldo dentro del PSUV.

Estados con protectores

Anzoátegui, Nueva Esparta, Táchira y Mérida, son los estados en los cuales Nicolás Maduro designó protectores, para opacar la gestión de los gobernadores de oposición, para ello se les dio la posibilidad de administrar recursos públicos y gestionar servicios sociales que deberían depender de los mandatarios electos.

Anzoátegui

En el estado Anzoátegui destaca la figura de Luis José Marcano, un joven periodista, que gracias a su afinidad con Nicolás Maduro pasó de ser reportero de ANTV y de VTV a presidente de este canal y luego ministro de Comunicación. No hizo carrera política en el estado Anzoátegui hasta que en 2016 le propusieron que se postulara a la Asamblea Nacional Constituyente por ese estado. 

En 2017 fue electo alcalde Barcelona, pero 3 años después se postula como candidato a diputado de la AN y sale electo. A finales de 2020 Maduro lo designa protector del estado en sustitución de Aristóbulo Istúriz, para convertirse en contrafigura del gobernador opositor Antonio Barreto Sira. 

 

Daniel Haro es el alcalde del municipio Freites, y a pesar de postularse para la Gobernación del estado, se le ha visto en actos acompañando a Luis Marcano.

Marcano tendrá una contendiente de fuerza en la joven alcaldesa de Sotillo (Puerto La Cruz) Herminia García Ron, sobrina de la fallecida dirigente Lina Ron. 

García Ron ha hecho desde sus inicios actividad política en el estado Anzoátegui, fue miembro del Frente Francisco de Miranda desde 2004, viceministra de Organización y Participación de la Juventud. Encabezó la juventud del PSUV en el estado y a nivel nacional en 2015. Es cercana al primer vicepresidente de la tolda roja, Diosdado Cabello.

Mérida

El protector del estado Jehyson Guzmán es cercano a Tarek El Aissami y a Nicolás Maduro. Según el portal Poderopedia, es oriundo del estado Mérida y tiene trayectoria en la dirigencia estudiantil. En la Universidad de Los Andes formó parte del Movimiento Utopía 78, asociación estudiantil de corte izquierdista, y entre cuyos fundadores se cuentan el ministro de Petróleo de Venezuela Tarek El Aissami y el  exgobernador de Trujillo, Hugo Cabezas. En 2014 Guzmán fue designado ministro de Educación Universitaria. 

Por su parte, Ramón Lobo es un economista egresado de la ULA, fue alcalde del municipio Andrés Bello de Mérida durante dos períodos consecutivos (2000-2008), llegó a ser presidente del Banco Central de Venezuela. Fue diputado a Asamblea Nacional por Mérida entre 2010 y 2015. En 2018 fue designado ministro Consejero y Encargado de Negocios de la Embajada de la Venezuela en Arabia Saudita​.Tiene en su contra el tiempo que ha estado fuera del estado y que no maneja los recursos, ni cuenta con el apoyo de los alcaldes del estado.

También aspira, entre otros, la diputada Niloha Delgado, coordinadora de organización del PSUV en el estado y presidenta de la subcomisión de Igualdad de Género.

Nueva Esparta

En Nueva Esparta, la figura del protector es responsabilidad de Dante Rivas, quien ha pasado por varios cargos en el gabinete de Nicolás Maduro, una evidencia de la confianza que el jefe del régimen le tiene. Ha sido diputado, ministro de Pesca, director del Saime, ministro de Comercio, entre otros. También viene de las filas de Utopía 78 y por tanto, cercano a El Aissami. Había intentado infructuosamente ser candidato del municipio Mariño (Porlamar) en 2013. 

Le adversa Carlos Mata Figueroa ex ministro de la Defensa y ex gobernador de Nueva Esparta, a quien se vincula con Cabello. Mata Figueroa obtuvo la gobernación en 2012 ante Morel Rodríguez y en 2017 la pierde ante Alfredo Díaz (AD). 

También aspiran a la Gobernación la alcaldesa del municipio Díaz, Marisel Velásquez -quien cuenta con el respaldo del alcalde de Mariño, Francisco González- Olga Pérez, alcaldesa del municipio Antolín y el coordinador de los CLAP en el estado, Kendy Graterol.

Táchira

Una fuerte batalla interna ocurre en el estado Táchira, entre Freddy Bernal, exalcalde del municipio Libertador de Caracas y actual protector del estado y el dirigente regional Leonardo Salcedo.

En el año 2008 Salcedo fue aspirante a la Gobernación ganando unas internas contra Arias Cárdenas y José Vielma Mora, pero cayó derrotado en forma ajustada ante César Pérez Vivas de Copei. 

Bernal es relacionado en el estado con Diosdado Cabello, a quien le entregó en febrero de 2020 una réplica de la espada del Libertador en nombre de la Asamblea Nacional Constituyente.

El pase de Salcedo a la segunda vuelta –respaldado por figuras importantes del estado- con una campaña rápida y limitada, puede poner ahora en aprietos en las primarias ahora a Bernal, quien cuenta con dinero y el control de instituciones importantes en el estado Táchira.

Salcedo ha denunciado arbitrariedades de parte del comando de Bernal durante la campaña.

Los que sí repiten

En total son 15 estados donde los gobernadores en funciones recibieron el visto bueno de las bases y de la Dirección Nacional para aspirar a ser los abanderados del PSUV en las elecciones del 21 de noviembre próximo.

Amazonas

Miguel Rodríguez es el actual gobernador del estado Amazonas, electo en los comicios del 15 de octubre de 2017. Diputado a la Asamblea Nacional, electo en los comicios del 6 de diciembre de 2015 por voto lista en representación del estado Amazonas, para el periodo 2016-2021, pero fue cesado en sus funciones por decisión del TSJ que a través de esa vía, dejó sin efecto la elección de los parlamentarios de ese estado y confiscó así la mayoría calificada de la oposición en el Parlamento.  

Rodríguez es ingeniero y trabajó en Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en 2014 fue designado ministro del Ambiente, también fue constituyente por ese estado.

Lo adversan en el cargo, entre otros, la ministra de Pueblos Indígenas Yamilet Mirabal, la secretaria de Gobierno del estado, Analí Herrera, la diputada Doris Requena y el joven Jefferson Camejo, presidente de Fundacite en el estado.

Aragua

En este estado, el actual gobernador y hombre de confianza de Maduro, Rodolfo Marco Torres, parece tener la vía expresa para ser el postulado para repetir en su cargo. Aunque hay otra figura de peso como Ricardo Molina, quien trabajó de la mano de Diosdado Cabello cuando fue ministro de Vivienda, pero no parece tener el peso suficiente para arriesgar la victoria de Torres. 

Karina Carpio, esposa del general Luis Motta Domínguez, exministro de Energía Eléctrica, aspira también ser gobernadora por este estado.

Apure

El actual gobernador del estado Ramón Carrizalez aspira a ser el postulado para poder reelegirse después de 10 años en el cargo. El mandatario regional contaría con el respaldo de Diosdado Cabello.  

En el proceso de postulaciones se daba por descontado que el diputado Jesús Suárez Chourio, quien también viene del ala militar, obtendría el respaldo necesario para pasar a las primarias, pero no fue así.

El alcalde del municipio Pedro Camejo, Pedro Leal, quien ha estado frente a ese ayuntamiento desde 2004, aspira a la Gobernación, al igual que Omaira Eslava, presidenta del Consejo Legislativo del estado.

El debate público se ha tornado agresivo entre Carrizalez y el alcalde Leal, por lo que se asume que el mandatario regional debe verlo como su contrincante más fuerte.

Barinas

En el estado Barinas, la disputa entre los familiares del fallecido presidente Chávez, copan la escena. En ese sentido, al actual gobernador Argenis Chávez, hermano del exmadandatario, se le contrapone su sobrino de nombre Hugo Chávez, quien es hijo de su hermano Adelis y estaría respaldado por su otro hermano, el exgobernador Adán Chávez.

La disputa familiar por el estado está siendo dirimida literalmente a sangre y fuego, porque hasta disparos y heridos ha ocurrido entre los equipos de campaña.

Bolívar

Cuando la gobernación del estado Bolívar le fue arrebatada a Andrés Velásquez en 2017, Diosdado Cabello había advertido que “no se podía permitir que un estado tan importante quedara en manos de la contrarevolución” y así fue, y el CNE aceptó unas actas manuales que contradecían los resultados de las automatizadas para dejar como gobernador a Justo Noguera Pietri, quien aspira a ser postulado de nuevo por el PSUV.

Noguera –quien viene de las filas militares y estuvo al frente de SIDOR- es respaldado por el exalcalde de Caroní José Ramón López, una especie de llave para abrir las puertas de la dirigencia psuvista de a pie.

Tito Oviedo, un alcalde de un municipio importante como es Caroní, también pretende ser gobernador, Fue diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela para el Periodo 2011- 2015. En este período también fue secretario ejecutivo de la Vicepresidencia del PSUV en la Región Sur del país. En 2016 fue designado alcalde encargado y a finales del 2017 es electo Alcalde de Caroní, cuya capital es Ciudad Guayana.

Es un estado que en su zona sur se ha tornado ingobernable y donde las mafias mineras y del narcotráfico han tomado posesión de la zona y tienen incidencia en la vida pública.

Carabobo

Rafael Lacava aspira a repetir como gobernador del estado, con el apoyo de Nicolás Maduro, con quien ha tenido especial cercanía. Esta vez le toca dirimir su aspiración a ser candidato contra un peso pesado del PSUV, el exsuperintendente del Seniat y exgobernador de Carabobo, José Vielma Mora.

El debate entre estos dos aspirantes ha sido intenso, al extremo que Vielma le criticó abiertamente que haya sustituido el símbolo de la Revolución de los ojos de Chávez por un murciélago –Lacava ha hecho del personaje de Drácula una forma de identidad pública.

Vielma Mora es del grupo de militares que insurgieron el 4 de febrero de 1992, al igual que Cabello.

Cojedes

Margaud Godoy es la gobernadora de Cojedes desde 2016, cuando fue designada para ocupar en forma provisional la vacante dejada por Érika Farías (fue designada ministra). Luego quedó de titular al ganar las elecciones en 2017. 

En el proceso de postulación, Godoy fue la mujer con mayor cantidad de postulaciones a nivel nacional por las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCH) con un total de 52,40% de las postulaciones en el estado. Le adversan, entre otros, Luis Yoyotte, alcalde de Tinaquillo, Jorge Pérez, viceministro de Educación y Petra Nervo, quien ocupó la dirección regional de educación del estado.

Yoyotte viene de las filas castrenses.

Delta Amacuro

En Delta Amacuro la gobernadora Lizzetta Hernández aspira a ser la nominada del PSUV para repetir en el cargo que esta médico ocupa desde 2008. Además es respalda por la alcaldesa de Tucupita, Loa Tamaronis, cabeza de la principal circunscripción de estado.

Le adversa el parlamentario Carlos Gómez, licenciado en administración con especialización en gerencia social y Alexander Amares, secretario de Gobierno del estado,

La actual gobernadora parece tener gran opción de obtener la nominación.

Falcón

En el estado Falcón la disputa se ha centrado entre el actual gobernador Víctor Clark, con vínculo de amistad con Nicolás Maduro y el parlamentario Andrés Eloy Méndez, quien ocupara la dirección de Conatel y a quien atribuyen cercanía con Cabello. También entró en la contienda, pero sin mayor arraigo, el almirante en jefe Diego Molero Bellavia, quien era ministro de la Defensa durante la enfermedad del presidente Chávez y tras su muerte fue ratificado en el cargo por Maduro y luego enviado a Brasil como embajador.

Guárico

José Vásquez es el gobernador del estado desde 2017. Es contador y ex deportista. Dirigió la política deportiva guariqueña durante la gestión de Eduardo Manuitt y fue alcalde de Camaguán entre 2004 y 2017, se enfrentará en las primarias al rector de la Universidad Experimental Rómulos Gallegos, José Berroterán y al veterano empresario José Leopoldo Matos, productor del sector agroalimentario, ampliamente conocido en el estado y quien tiene nexos comerciales con el Gobierno de Nicolás Maduro.

Lara

Desde que Henri Falcón salió de las filas oficialistas, se le he hecho complicado al PSUV consolidar un liderazgo propio en el estado Lara. El actual gobernador es Adolfo Pereira, quien ocupó el cargo el año pasado por decisión del Consejo legislativo ante la renuncia de su titular Carmen Teresa Meléndez. Pereira es figura cercana a Meléndez de quien fue su secretario de Gobierno.

El actual gobernador contaría con el apoyo de Maduro, pero el general Pedro Alastre, quien es del grupo del 4 de febrero de 1992, miembro fundador del MBR200 y del MVR en Lara, tendría el apoyo de figuras importantes, como el exgobernador Luis Reyes Reyes y del propio Diosdado Cabello. Fue alcalde del municipio Morán y edecán del presidente Chávez.

Miranda

Héctor Rodríguez, actual gobernador y figura estelar del chavismo tendría la vía libre para obtener la nominación en el estado al no tener figuras de peso que le adversen, tras la decisión de la Dirección Nacional de no permitir la candidatura del exvicepresidente de la República Elías Jaua. 

Entre quienes están postulados para aspirar la nominación están la presidenta del Consejo Legislativo mirandino Aurora Morales y Rodolfo Sanz, quien ha ocupado varios cargos en el gobierno de Maduro y actualmente es diputado.

Monagas

Yelitze Santaella tiene 9 años frente a la Gobernación del estado Monagas, luego de ser mandataria regional de Delta Amacuro. Es ficha de Diosdado Cabello, quien es oriundo de la población de El Furrial de ese estado. 

El nexo con Cabello es tan grande que Santaella puso en marcha un plan de tarjeta electrónica para el pago del transporte público y lo llamó “El Furrialito”, “en honor a Diosdado Cabello” .

Le adversa, entro otros, la empresaria Leudys, González, internacionalista, presidenta de Fundación Nuestra Tierra, accionista de la Operadora Turística los Caripiteños, directora de la emisora 88.9 FM Radio de Nuestra Tierra y creadora de la Expoferia Internacional del Chocolate.

Yaracuy

En Yaracuy hay una disputa entre el actual gobernador Julio León Herdia, mandatario de esa entidad desde 2008 y tres antiguos adversario: Henrys Mogollón, el exparlamentario, exalcalde de Nirgua y ex cónsul de Venezuela en Barcelona Ricardo Capella y el dirigente Angel Gamarro. No obstante, el actual mandatario regional luce muy consolidado para optar a ser el abanderado psuvista.

Zulia

El estado Zulia ha sido centro de intrigas ante la protección que ha brindado Nicolás Maduro a las aspiraciones del actual gobernador Omar Prieto, para ello la Dirección Nacional dejó fuera de contienda a quien debía ser su mayor contrincante: El ex gobernador y actual embajador de Venezuela en México. Francisco Arias Cárdenas.

En la misma línea, dejaron sin posibilidad de aspirar la Alcaldía de Maracaibo al ex alcalde de ese ayuntamiento y cónsul de Venezuela en Milán, Giancarlo Di Martino. Tanto Arias como Di Martino, aunque aceptaron disciplinadamente la decisión, han dado su respaldo al alcalde del municipio Mara, Luis Caldera. 

Entre Prieto y Caldera debería estar el próximo abanderado del PSUV para la Gobernación del estado Zulia.

Arias fue figura estelar del 4 de febrero de 1992, en la que Cabello tuvo un papel secundario.

No repiten, sin protectores

Son tres los estados que no están en manos del PSUV, pero cuyos gobernadores no repetirán como abanderados del a tolda roja. En el estado La Guaira, por la repentina muerte del mandatario regional Luis García Carneiro y en Portuguesa, Sucre y Trujillo, por decisión de la Dirección Nacional, luego de analizar los resultados de las postulaciones en esos estados. Quedaron entonces fuera de contienda los gobernadores Rafal Calles, Edwin Rojas y Henry Rangel Silva, respectivamente.

La Guaira

En La Guaira luce la contienda abierta, tras la decisión de la Directiva de dejar de lado la aspiración de María del Valle García, esposa del fallecido gobernador y quien tenía amplio respaldo de la base psuvista en el estado. García fue designada recientemente presidenta de la Fundación Nacional el Niño Simón, de esta forma no hubo mayor reclamo por la decisión de apartarla de la competencia. Tampoco el gobernador interino, José Manuel Suárez, podrá participar en las primarias.

Aspiran a la Gobernación, entre otros, José Terán, alcalde del municipio Vargas –el más importante del estado- ,  Pedro Rodríguez, secretario de Gobierno del estado designado tras la muerte de García Carneiro, Andrea Solórzano, presidenta del Instituto Municipal de la Mujer y Ernesto García, director regional de Turismo.

Portuguesa

Tras la salida de contienda del gobernador Calles, destacan las aspiraciones del alcalde de Araure, Antonio Cedeño  y del exgobernador del estado, Reinaldo Castañeda, quien  fue designado para ese cargo en 2016 por un año, ya que era el secretario de  Gobierno de Wilmar Castro Soteldo y este fue designado ministro para la Agricultura Productiva y Tierras. Cuenta con el respaldo de este influyente ministro, cercano a Nicolás Maduro.

Un sobrino de Castro Soteldo: Luis Soteldo, expresidente del Instituto Nacional de Tierras, figuraba en la lista de aspirantes y fue excluido a último momento de la misma.

Sucre

Edwin Rojas, gobernador sucrense, está imposibilitado para aspirar y esperan a sucederlo los dos alcaldes de los municipios más importantes del estado; el sociólogo Luis Sifontes de Cumaná y la profesora Nircia Villegas del municipio Bermúdez, con capital en Carúpano. También aspira el excomandante de la Armada Gilberto Pinto, exministro para el Desarrollo Minero Ecológico, aunque con menos poder de convocatoria en la base psuvista.

Trujillo

En este estado fue excluido de la contienda el actual gobernador Henry Rangel Silva. Dos antiguos miembros del movimiento estudiantil Utopía 78 de la Universidad de Los Andes están en contienda: el exgobernador del estado Hugo Cabezas (2008-2012) y  Hugbel Roa, quien fue ministro de Educación Universitaria (2017-2019), actualmente es parlamentario por ese estado. Ambos responden a la línea de Tarek El Aissami y Nicolás Maduro.

Luz Castillo, exalcaldesa de Trujillo (2008-2017), también aspira a ser la candidata del PSUV para las elecciones del 21 de noviembre próximo.

Rangel Silva, actual gobernador, había anunciado que revelaría a quien apoyaría y esto escribió en Twitter el 4 de agosto:  “Pido a los trujillanos revolucionarios que el próximo #8Ago emitan un voto consciente, alejado de intenciones mercantilistas. ¿Cuáles son mis candidat@s? Los que estén del lado del pueblo, cumpliendo con el legado del comandante Hugo Chávez”.

La mesa está servida para unos interesantes comicios, a partir de los cuales, en la cúpula del PSUV comenzarán a echar lápiz para ver con quién cuenta cada quién.

Opciones de la oposición dependen más del G4 que de las condiciones electorales
A casi 4 meses de las elecciones de alcaldes, gobernadores y sus respectivos entes legislativos, las posibilidades de quienes adversan el modelo chavista lucen limitadas. Tres expertos en investigación de opinión pública coinciden en que los principales elementos que tienen que sortear en la oposición dependen de ellos mismos, más no del régimen y van con demora

 

@reyestheis

 

Tirada en el cesto de basura la receta que indicaba “Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres” como fórmula magistral de tres ingredientes para la toma del poder y la redemocratización de Venezuela, el sector de la oposición agrupado en la Plataforma Unitaria -con Juan Guaidó a la cabeza-, echa mano ahora de un acuerdo de salvación nacional que no niega la vía electoral antes que Nicolás Maduro salga del Palacio de Miraflores.

La próxima cita electoral en el calendario son las elecciones regionales pautadas para el 21 de noviembre próximo y de acuerdo a expertos consultados, hay alguna posibilidad que el viento sople a favor del bando opositor, pero para ello tendría que izar las velas y el tiempo para hacerlo se está agotando.

El sociólogo Rafael Delgado Osuna es presidente de la empresa encuestadora Varianzas y al consultarle acerca de las posibilidades de triunfo de la oposición en los comicios regionales, responde con números en la mano. Explica que en sus estudios cuantitativos se evalúa esa pregunta en una escala de seguridad, es decir, preguntando a la gente sí está muy segura o no de ir a votar.

“Lo que observamos hasta este 13 de julio es que hay una intención segura de ir a votar a nivel nacional de un 30% aproximadamente”, indica. Añade que “eso es bastante bajo y no ayuda mucho a que la oposición pueda lograr un número importante de gobernaciones de 4 o 5, o superar el número de alcaldías que tiene ahorita”.

Para Delgado, la intención de acudir a las urnas electorales tiene que aumentar de aquí al 21 de noviembre por lo menos al 50% “porque el chavismo tiene un 20% seguro a nivel nacional que va a votar. Es lo que se llama el mercado cautivo”.

Pero aun así, si la mitad de los potenciales electorales atiende el llamado al voto, todavía hay un obstáculo que superar. “Está el tema de la fragmentación del mercado de candidatos. Tiene que haber una respuesta contundente de unidad. En casi todos los estados y municipios tiene que haber un solo candidato de la oposición, porque si estamos en un escenario de pocos electores y la oposición va dividida, se fragmentan los votos escasos”, estima el presidente de Varianzas.

 Proactividad

“En este momento las mayores dificultades que tiene la oposición venezolana no tienen que ver con el Consejo Nacional Electoral o con el Gobierno sino consigo misma. Los mayores obstáculos para que la oposición pueda lograr una buena respuesta depende de lo que haga o deje de hacer”, enfatiza Jesús Seguías, presidente de la firma encuestadora Datincorp.

Considera que los mayores problemas competen superarlos al sector de la oposición agrupado en el llamado G4 (AD, PJ, VP y UNT). Enumera cinco puntos que tienen que resolver:

“Primero: la mayor unidad interna posible. En estos momentos eso está lleno de obstáculos, porque hay quienes quieren dividir a los opositores entre los puros e impuros, entre honestos y alacranes. Están muy mal llevadas esas diferencias que impiden una unidad”, sostiene.

Como segundo aspecto, dice que la oposición tiene que ir a las elecciones con candidatos únicos: “A 30 días de las inscripciones no han decidido nada. En el G4 creen que los tiempos le favorecen y eso no es verdad. Están en una crisis existencial que genera una parálisis”, asevera.

En tercer lugar, Seguías considera importante que haya una tarjeta única, “que ya aprobó el Gobierno”. Como cuarto punto, considera necesario una campaña electoral paraguas “que abarque a todo el país, y que plantee un proyecto que los motive a votar” y en quinto término indica que es vital contar con un padrón electoral “que permita defender el voto el día de las elecciones”.

Destaca que hay un conjunto de elementos importantes que se han venido solventando o pueden ser resueltos relativo a las condiciones electorales: “A la oposición lo que más le interesa para obtener un buen resultado de parte del CNE es que haya una auditoría de todo el proceso de  votación, que se garantice al máximo un protocolo de votación parecido al de 2015, lo cual creo que es factible y en este  momento se está trabajando, que haya una depuración del registro electoral, lo cual entiendo que también se está trabajando, por otro lado, que habiliten a muchos partidos políticos, lo cual está avanzando y  que se acepte la observación internacional y hay expectativas interesantes en ese sentido”.

De oportunidades a realidades

Félix Seijas Rodríguez, director Delphos, concuerda con Delgado y Seguías que la pelota está en las manos de la oposición: “Las oportunidades están, pero no dejan de serlo sino lo haces realidad”, sostiene.

Indica que hay una serie de acciones que emprender “y mientras antes mejor”. Dice que en el país hay 360 realidades distintas (número de municipios) y que existen localidades donde la oposición es fuerte y ganaría, pero “siempre con un escenario fundamental: Tratar de mantener la unidad alrededor de la oposición que está en torno al Gobierno interino y al G4. Si se logra la unidad, un conjunto de alcaldías serán ganadas”, asegura

Añade que el otro requisito es que haya un llamado a participar, con un mensaje de las principales fuerzas políticas y acota que aún es temprano para medir las oportunidades de triunfo opositor porque hay muchas variables que aún no se despejan, comenzando con la participación en los comicios.

La relevancia del G4 es compartida por los investigadores. Para Jesús Seguías este sector político agrupa a los partidos más sólidos y de mayor capacidad de la oposición, como se demostró en las elecciones parlamentarias de 2015.

“En estos momentos están muy menguados (los integrantes del G4), pero sigue siendo el factor más importante de la oposición venezolana y el que no hayan tomado decisiones cuando están a 30 días para presentar los candidatos es sumamente grave, porque los tiempos conspiran contra ella”.

Pero eventos como los ocurrido el pasado 13 de julio, cuando fue apresado el diputado Freddy Guevara, intentaron detener al presidente interino Juan Guaidó y se han dictado órdenes de captura contra otros dirigentes opositores, hacen reflexionar al G4 sobre la viabilidad de las negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro y la posibilidad de participación en los comicios regionales.

Este sector, que integra la llamada Plataforma Unitaria, ha señalado que su objetivo es lograr un acuerdo que permita aprobar un cronograma electoral que termine en unas elecciones presidenciales. Mientras el Gobierno ha sido enfático en que no negociará “con quienes propicien la violencia”, mientras atribuye a dirigentes de Voluntad Popular la responsabilidad de los sucesos ocurridos recientemente en la Cota 905, donde una banda criminal aterrorizó a buena parte de la capital de la República.

Seijas sostiene que la arremetida del régimen lo que evidencia es que “el Gobierno está haciendo su trabajo”, porque “quiere llegar a la mesa de negociación con el viento a su favor, primero bajando la presión a lo interno”.

Considera que las recientes acciones judiciales también tienen que ver con las protestas en Cuba y la intención del régimen de Maduro de “poner sus bardas en remojo” y de esta forma hacer sentir al venezolano que “poco puede hacer frente a un gobierno fuerte”.  La idea entonces sería inocular la idea de que bajo estas condiciones es imposible la negociación o participar en las elecciones.

“La estrategia del Gobierno desde hace mucho tiempo se divide en dos grandes componentes –refiere el presidente de Delphos-: una es desactivar a la oposición de la calle, desactivarlas en lo electoral, que el ciudadano sienta que no vale la pena hacerlo, porque es muy peligroso, no se logra nada o porque quien me dirige no es capaz de aprovecharlo o porque el Gobierno ya tiene los resultados escritos”. Añade que el otro componente que aplica el chavismo es dividir a quienes les adversan y por eso habría favorecido la creación de una nueva oposición

A juicio de Rafael Delgado, lo que pasó con Guevara hace que el G4 “se frene más para dar la señal de participación”. Pero tiene que analizar la situación “con cabeza fría”. Señala que es importante rescatar espacios como las gobernaciones o alcaldías porque “eso te da una fuerza a la hora de otras elecciones”.

Mientras Guevara era detenido en El Helicoide y otros dirigentes buscados por las fuerzas de seguridad del régimen, el presidente de la Asamblea Nacional de 2020 Jorge Rodríguez lanzó sal en la herida opositora, señalando que en un proceso de negociación era Henrique Capriles Radonski el interlocutor válido de la oposición, lo cual generó una sobrerreacción del líder de Voluntad Popular Leopoldo López.

”Espero que Henrique Capriles no esté en la agenda de Nicolás Maduro de aplaudir como foca y que no esté en la agenda de someterse y arrodillarse a Nicolás Maduro. Espero que haga honor a la confianza que le depositaron millones de personas para ser la alternativa al chavismo”, increpó López.

Para Carmen Beatriz Fernández, experta en comunicación política y profesora de la Universidad de Navarra, España, el mejor escenario para Nicolás Maduro es ganar sin tener que hacer trampa y “si la oposición va suficientemente dividida, puede ser un escenario realista”, advierte.

Dice que en este juego político, es importante que te mantengas unido y promuevas las fisuras en el adversario, refiere que eso es lo que aplica Maduro y su nomenclatura “y no es nada nuevo, es un modus operandi que aplican mucho en Cuba: Ese trato discrecional hacia unos que  estimula la desconfianza entre los demócratas. Eso explica la detención contra Freddy Guevara y las órdenes contra otros líderes, que estaban apostando a  la participación”.

Señala que los factores democráticos siempre han sabido superar las diferencias externas “frente al enemigo que es monstruoso e inescrupuloso” y en ese sentido le parece “muy desacertada la declaración de Leopoldo porque es muy agresiva contra Capriles”. 

Dice que las declaraciones del Gobierno precisamente apuntaban a una reacción como la que tuvo Leopoldo López y “parece mentira que a estas alturas -López- caiga en esas trampas de Jorge Rodríguez, que busca la dispersión de las fuerzas democráticas”.

Lo que está en juego

Los partidos políticos que integran la Plataforma Unitaria aún debaten intensamente el tema. La Causa R ya adelantó su decisión y tras una reunión de su Dirección Nacional anunció a través de un comunicado su decisión de “no convalidar las elecciones regionales convocadas fraudulentamente por el régimen tiránico”, por lo que no participará en las mismas ni postulará candidatos.

El resto de los factores siguen discutiendo con un reloj de arena sobre la mesa. Si la opinión de la Causa R  fuera mayoritaria en el seno del G4, lo lógico es que este partido hubiera esperado para que el anuncio se hubiera hecho en forma unitaria. Así que la declaración puede ser tomada como un presagio.

Por otra parte, los partidos no solo se están jugando su prestigio en el evento electoral, pues sus bases están resintiendo la demora en la decisión y está ocurriendo un trasegamiento en sus bases hacia otras plataformas políticas que les ofrecen oportunidades de postularse como candidatos. Esta realidad podría empujarlos hacia la participación.

Jesús Seguías, presidente de Datincorp, advierte al respecto: que “el opositor solo participará si sus dirigentes demuestran coherencia, unidad de criterio y disposición a ir una ruta que es la única que queda”. 

“Tienen que demostrar la importancia de ganar las elecciones de gobernaciones y alcaldías, sabiendo que eso no va resolver el problema económico de nadie, pero que va intentar a aproximarse a un cambio político en el país, al empoderar a los que se definen como opositores”, acota.

Ese mensaje parece ser extrañado por el público opositor. Al referirse a estos comicios Juan Guaidó expresó el mes pasado a través de un comunicadoEntendemos que las elecciones regionales no son una solución a nuestro conflicto, (lo que) necesitamos son elecciones presidenciales».

Con esa subestimación de los comicios regionales, más “el aceite regado en el piso” por el chavismo para que la oposición resbale -como lo describe Seijas-, el G4 se apresta a anunciar su determinación y si se inclina por participar, deberá ahora  rehacer sus discursos para convencer al electorado que “lo que no era importante ayer, hoy sí lo es”.