#DiarioDeUcrania | Ucrania, daños colaterales, por Tony Bianchi - Runrun
#DiarioDeUcrania | Ucrania, daños colaterales, por Tony Bianchi
No todos en el mundo advierten la importancia agrícola de Ucrania y parte de Rusia. Su producción de cereales mantiene con vida a 400 millones de personas

 

Aparte de la pérdida de miles de seres humanos y de la destrucción de pueblos enteros y ciudades, la invasión a Ucrania y la guerra no declarada de Rusia ha dejado grandes pérdidas económicas a muchos países, entre las cuales figuran los mercados de hidrocarburos, del transporte y del comercio internacional en general.

No debemos olvidar un ingrediente básico de nuestra vida, que es la alimentación. No todos los habitantes del planeta se dan cuenta de la importancia agrícola que tiene Ucrania y parte de Rusia. Su producción combinada de cereales es suficiente para mantener con vida a 400 millones de personas en el mundo; desde África hasta Asia, pasando por Oriente Medio.

Durante la última década Ucrania, con su tierra increíblemente fértil, alta tecnología (drones en lugar de espantapájaros) y mano de obra barata (300 euros mensuales de salario en el campo) había triplicado la producción agrícola. Se convirtió en un país granero por excelencia.

Mykola Solskiy, el ministro de Agricultura ucraniano, afirma que, antes de la invasión, Kiev exportaba 5 millones de toneladas de trigo por mes; mientras que, en abril, a los dos meses del asedio ruso, “logramos enviar solamente un millón al exterior”.

Esta producción, acostumbrada a suplir el lote más importante del denominado “camino del grano”, ha prácticamente interrumpido la exportación del 98 % de los cereales ucranianos. Producción que en 2021 alcanzó el récord histórico de 106 millones de toneladas.

“No estamos solamente refiriéndonos al trigo sino a maíz, girasol, frijol de soya, calza y cebada. Granos de los que Ucrania era el mayor suplidor para Turquía, Azerbaiyán, Tunicia, Sudáfrica, Arabia Saudita varios países europeos y africanos».

David Beasley, quien dirige el Programa Mundial de Alimentos (PMA), está muy preocupado porque, además, previo a la guerra, hubo una secuencia de factores negativos tales como la pandemia de covid-19 y el aumento del costo de la energía. Además de varios desastres vinculados al cambio climático.

La previsión para este año es de cosechas reducidas en todas partes. La India, segundo productor mundial de trigo después de Rusia y Ucrania, sufre de un gran calor y sequía que ha llevado, hace pocos días, a que el gobierno de Nueva Delhi ordenara la detención de las exportaciones que, para millones y millones de personas, sigue siendo la base de la alimentación diaria: el pan.

Empeorando la situación para lo que concierne Kiev, Moscú culpa a la altura de las matas de girasol de ofrecer “un gran cobijo” a los integrantes de la resistencia ucraniana infiltrada en los campos. Y ha declarado que no tiene ninguna intención de resguardar dichas cosechas.

Otros factores que afectan la economía agrícola de Ucrania son el alto gasto que, en caso de grandes conquistas rusas, Moscú tendría que enfrentar. El año pasado Putin gastó 870 millones de euros en pesticidas y 410 millones en semillas para la agricultura de su país; y lo previsto para Ucrania para este año no es menor.

¿Está Rusia dispuesta a proteger tanto sus cosechas como las ucranianas?

Otro factor de consideración es el transporte de los cereales para su exportación. Mientras Ucrania ha adaptado su red ferrocarrilera a los viejos trenes rusos para ser manejados en los puertos ucranianos, los principales siendo Odesa y Mariúpol, ¿con cuál puede contar Rusia cuando destruyó completamente a Mariúpol y cuando Odesa aún está en manos de Kiev?

Las excusas bélicas de Putin están progresiva e inexorablemente desapareciendo.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es