#EnPocasPalabras | Las incertidumbres europeas, por Tony Bianchi - Runrun
#EnPocasPalabras | Las incertidumbres europeas, por Tony Bianchi
En lugar de decir que Ucrania “no debe perder”, el canciller alemán tendría que insistir en que “‘Ucrania debe ganar”

 

La Unión Europea (EU) está enfrentando una serie de incertidumbres causada por el titubeo del canciller alemán Olaf Scholz. Este no se ha acoplado claramente al resto de la unión en plantear una posición europea firme en contra de Vladimir Putin y su invasión de Ucrania.

Las dudas salieron a la luz a raíz del debate sobre el reciente paquete de sanciones (el sexto) en contra de Rusia. En el mismo Europa acordó bloquear las importaciones de petróleo ruso, derrotando la corriente opositora del presidente de Hungría, Vicktor Orban, cuya intransigencia y flirteo con Rusia le ganado el apodo de “Míster No”.

Fue necesaria la intervención decidida del premier italiano Mario Draghi para convencer a Scholz de seguir la directiva de Bruselas que aprobó las sanciones por amplia mayoría.

Era evidente que el canciller alemán quería ganar tiempo. Esperaba ver si, al igual que a Hungría y a Republica Checa, Putin otorgaría a Alemania un trato preferencial en la venta de petróleo y gas ruso, siendo Alemania su mayor cliente de Europa.

Es obvio que las señales que recibía Scholz del Kremlin eran parte de la estrategia de Putin de dividir a la UE. Y Scholz no entendió este juego “apareciendo tímido, tartamudo e inseguro,” ha comentado un conocido diplomático de Bruselas.

Los seguidores del canciller excusan a Scholz alegando su falta de experiencia. Recuerdan que también su antecesora, Angela Merkel, al principio de su mandato tardó bastante tiempo antes de entender y dominar el escenario europeo.

Pero el conocido comentarista alemán Christoph von Marschall dice que la precaución de Scholz es bien conocida. Sin embargo, una vez comprendida la situación, «el canciller debería ser mucho más explícito». Y que, por ejemplo, en lugar de decir que Ucrania “no debe perder”, tendría que insistir en que ”Ucrania debe ganar”, dejando de esta forma en claro que Alemania está en contra de las intenciones de conquista de Moscú.

Otros comentaristas alemanes recuerdan que el (SPD) Sozialdemokratische Partei Deutschlands, el partido social demócrata de Scholz sigue siendo en su mayoría compuesto por pacifistas que apoyan la Ostpolitik, doctrina que ha venido promoviendo buenas relaciones con Moscú.

Añaden que la agresión de Putin ha hecho que países que inicialmente habían creído en el diálogo con Moscú, como Italia, Francia y España, hayan abandonado la esperanza de que la Rusia de Putin deje de ser una autocracia con fines expansionistas.

Polonia y los países bálticos son los países más indignados por la actitud de Scholz. Asombrados por la ambigüedad alemana, se han apaciguado solamente por la aceptación de parte del líder alemán de enviar armas a Kiev.

La otra Alemania que no está muy de acuerdo con Sholz está dando un gran suspiro de alivio ante la reaparición, esta semana, de la misma Angela Merkel en un acto político. En el evento, sin ningún titubeo, aconsejó tanto a Scholz como sus compatriotas oponerse firmemente a la invasión rusa de Ucrania de una vez por todas. Su argumento más convincente: “razones de seguridad nacional.”

“No cabe duda”, concluye von Marschall, “que Scholz se está viendo obligado a seguir el consejo de la Merkel y acate la solicitud de la UE para que finalmente, y en forma clara, se enfrente a Putin.

Bruselas sigue convencida de que, como resultado de todo este teje y maneje, la EU saldrá más fortalecida. Y que descartará a Rusia tanto como necesario suplidor de insumos energéticos, como también interlocutor político europeo.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es