#EnPocasPalabras | La turbulencia en Europa, por Tony Bianchi - Runrun
#EnPocasPalabras | La turbulencia en Europa, por Tony Bianchi
La visita de los mandatarios de Francia, Italia y Alemania a Kiev consolida la opinión de que, a pesar de sus incertidumbres, los países europeos no abandonarán la causa de Ucrania

 

La invasión y guerra de Ucrania sigue alimentando muchas dudas. No solamente en cuanto al desenvolvimiento bélico, sino también por las decisiones de varios países europeos relacionadas a la ayuda que se está proporcionando a Kiev.

La visita de los mandatarios Emmanuel Macron, de Francia; Mario Draghi, de Italia; y Olaf Scholz, de Alemania a la capital ucraniana de hace cuatro días ha ayudado a consolidar la opinión de que, a pesar de sus muchas incertidumbres, los países europeos no van a abandonar la causa de Ucrania.

Recientemente la duda mayor la ha proporcionado Scholz. Tal como lo ha denunciado el periodista Jack Tapper de CNN, el canciller alemán es un “maestro del doble discurso” o double talk en inglés.

Tapper señala que Scholz no ha cumplido las promesas de reducir drásticamente la compra de gas a Rusia, de boicotear las importaciones de Moscú y de enviar armas a Ucrania. Pero el presidente Volodímir Zelenski, de Ucrania, pone una nota positiva al celebrar la visita de los mandatarios europeos como un “gran paso adelante” en el enfrentamiento y la postura europea en contra de Rusia.

Aparentemente Scholz calladamente ha solicitado más tiempo para calmar las aguas políticas alemanas. Y recuerda a sus colegas que el gran problema de su país es que el 65 por ciento del gas y petróleo que importa procede de Rusia y que no es fácil sustituirlo rápidamente.

Mientras que el partido de Scholz, el (SPD) SozialdemoKratische Partei Deutschlands, aparentemente no quiere irritar a Putin más de la cuenta, otras fuerzas políticas alemanas solicitan que el canciller preste atención a la economía antes de todo (“die Wirtschaft vor allem”).

El comentarista alemán Christoph von Marschall dice que, como resultado de la cumbre de Kiev, Macron y Draghi lograron que Scholz se comprometa ante Zelenski a emprender una línea más solidaria con Ucrania, a tono con el resto de la Unión Europea (UE).

“En principio Scholz sigue titubante. Pero en el fondo está claro que tanto Alemania como Europa tienen que (y van a), abandonar el buque ruso,” dice von Marschall.

Al mismo tiempo de la reunión de Kiev, Putin se dirigió a los economistas rusos en una reunión económica de alto nivel en San Petersburgo. Allí, luego de declarar que la hegemonía económica mundial de los Estados Unidos estaba llegando a su fin, anunció con bombas y platillos que había llegado a importantes acuerdos de venta de hidrocarburos a la India y a China para sustituir el mercado europeo.

Pero a las pocas horas de emitir esta nota positiva, salió el anuncio de la prohibición de las mayores empresas de seguros del mundo de seguir asegurando el transporte de hidrocarburos rusos. Según Matt Smith, el analista de petróleo de la empresa Kepler, bloquear los seguros que cubren estos envíos constituye la forma más eficaz de paralizar el negocio de hidrocarburos de Moscú; ello hace prácticamente imposible la venta de cientos de miles de barriles diarios a la India y China.

Al mismo tiempo salió la noticia de que las exportaciones rusas al noroeste de Europa cayeron de 1,08 millones de barriles por día en enero a poco menos de 325.000 barriles por día en mayo. Y la presión europea ha obligado a Rusia a reducir su producción a tal punto que el Ministerio de Economía de Moscú vaticina que esta podría caer hasta un 17 % este año.

Observadores diplomáticos de Washington consideran que esto señala que se está erigiendo siempre más alto el cerco que los países de Occidente construyen alrededor de Rusia. Y que es muy posible que esto resulte fatal para la economía de Moscú.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es