Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

Inicio

Las heridas de una sociedad rota quedan expuestas en la campaña

En los actos de campaña que ha presidido María Corina Machado en distintos estados del país ha salido a relucir la emotividad acumulada por al menos una década de intenso sufrimiento psicosocial.  Ante las emociones que desata la posibilidad de un cambio percibido como urgente, una nueva frustración sería " demoledora para la sociedad" y podría ser el detonante de una nueva oleada migratoria "muy intensa", advirtió la experta en campañas políticas, Carmen Beatriz Fernández

campaña Macado
Yakary Prado
Hace 1 mes

En la campaña de María Corina Machado para promover el voto en las presidenciales el tono emocional ha estado especialmente marcado. Lágrimas de por medio, hombres y mujeres se aferran a un apretón de manos, a un abrazo, a un efímero contacto con la dirigente opositora mientras cuentan sus historias personales de familias fragmentadas por la migración, lo que han soportado en años de emergencia humanitaria compleja y expresan la urgencia de lograr el cambio político que la oposición ha intentado, pero que ha sido esquivo en 24 años de chavismo. 

“Tengo siete hijos afuera, son profesionales, tuvieron que irse. Yo quiero que mis hijos regresen. Maduro que tome sus maletas y se vaya (…) también los hombres lloran“, fueron las palabras que dirigió el 6 de junio a Machado un señor identificado como Félix Hurtado, habitante de San Félix, estado Bolívar. El testimonio se viralizó y fue reseñado en medios internacionales.

La escena se ha repetido en varios estados, con distintos protagonistas, pero emociones similares. En Turén, Portuguesa, a finales de abril de 2024, tres hombres se emocionaron hasta el llanto en la ventana del vehículo de Machado mientras le ratificaban su apoyo y le pedían que siguiera adelante. Uno de los jóvenes expresaba que la apoyaba para que lograra un cambio porque no se quería ir del país. 

Desde la mirada de expertos, la intensa conexión emocional que se ha visto en la campaña de María Corina Machado encuentra explicación en las necesidades de una población desatendida. Y en el interior del país, tanto las necesidades como las heridas son aún más profundas, como lo evidenció el testimonio que compartió una madre adolescente en Portuguesa.

“Este gobierno no sirve para nada, hoy en día hay clases tres días a la semana y a veces no hay luz, ni agua (…) Yo me fui del país el año pasado porque no tenía comida y estaba embarazada, mi madre sigue en Colombia por culpa de este gobierno”, expresó la joven. 

“Esa necesidad de cambio político, que es un clamor y consenso nacional, es más fuerte en las regiones deprimidas donde ha ido María Corina. Hay una distinción entre Caracas y las regiones, y además entre las grandes ciudades y las intermedias o pequeñas, donde la situación es aún muy precaria. En esas ciudades pequeñas o intermedias existe esa necesidad de cambio, es casi como un sentimiento de vida o muerte, de urgencia, de emergencia, y eso aflora en estos encuentros con María Corina, que son cosas muy conmovedoras y que no se han visto en otras elecciones venezolanas”, explicó a Runrun.es Carmen Beatriz Fernández, especialista en campañas electorales y presidente de DatastrategIA. 

La Conversa de ARI: Oposición logró arrebatar al oficialismo la conexión emocional

En la campaña de María Corina Machado para promover el voto en las presidenciales el tono…

Un signo del sufrimiento psicosocial de 25 años

Al politólogo John Magdaleno no le extraña que la campaña esté movilizando “con mucha fuerza” una serie de “emociones, actitudes, creencias, valores y hasta conductas”, pues los últimos 25 años -para la mayoría de los venezolanos- han significado  “decepción, frustración, dolor o rabia”.
“Son 25 años en los que hemos tenido el peor desempeño económico y social del país de la contemporaneidad, y en los que las violaciones de libertades civiles y derechos políticos son las más grotescas que se hayan observado desde el advenimiento de la democracia venezolana; 25 años de un creciente y sistemático abuso de poder en los más diversos espacios de la vida pública del país”, remarcó. 

Los testimonios de quienes admiten ser desertores del chavismo porque la crisis separó a sus familias han salido a relucir.  En Portuguesa, Machado le cedió el el micrófono a un asistente a una de sus concentraciones, quien admitió que fue chavista hasta que su hija tuvo que emigrar.  

“Pero me cansé porque mi hija se fue, me indigna cada venezolano hijo de esta patria que se ha tenido que ir a EEUU, y mi hija es uno de ellos. Por eso estoy demasiado arrecho, y voy a estar con usted hasta el final, porque quiero que mi hija vuelva y si usted gana, ella se devuelve”.

 
Magdaleno agrega que la aspiración de cambio actualmente “es sentida, fuerte, contagiosa” y también cree que, por primera vez en 25 años, hay una genuina oportunidad: “La demanda de cambio penetró hace rato las bases sociales y políticas del chavismo, una parte importante de las cuales aspira una democratización de la que se percibe como potencial beneficiario. Y esa es una aspiración a la que hay que dar respuesta”. 

En Falcón, a principios de mayo de 2024, una señora con discapacidad lloró en los hombros de la dirigente política y le dijo que se mantenía luchando a pesar de su condición. En Trujillo, una niña también lloró en la ventana del vehículo de Machado mientras gritaba que anhelaba el retorno de su familia al país.

La victoria pertenece a los tenaces…

La victoria pertenece a los tenaces…

En la campaña de María Corina Machado para promover el voto en las presidenciales el tono…

 
El doctor José Eduardo Rondón, director del Instituto de Psicología de la Universidad Central de Venezuela, considera que estas  reacciones de emotividad en la campaña tienen que ver con que el venezolano ha experimentado una serie de emociones negativas como la tristeza y el miedo, llegando incluso a conductas depresivas y ansiosas producto del contexto político y económico reciente
“Son emociones que avivan la esperanza, el poder creer que sí podemos tener un futuro mejor. Tiene que ver con un fenómeno que en psicología se llama resistencia conductual, y es que la persona se resiste a extinguirse, a que su conducta se apague, a no hacer nada, porque sabe que en algún momento llegará esa recompensa final. Al ver que puede haber un cambio en la visión política y económica del país producto de un cambio de presidente, se resaltan estas emociones”, amplió. 
El psicólogo recuerda que Venezuela siempre ha tenido esa figura en su haber político del “gendarme necesario” y eso ha penetrado en la idiosincracia
de que es necesaria esa figura “que nos salvará de todos los males”: “Ese llanto fácil en las personas es nuevamente el hecho de poder identificar ese gendarme, la persona que velará por sus derechos y que, en en cierta forma, terminará con este sufrimiento psicosocial para tener una mejor calidad de vida en el país”. 
 
La política alcanzó a la gente

La política alcanzó a la gente

En la campaña de María Corina Machado para promover el voto en las presidenciales el tono…

Las condiciones del país marcan la diferencia

Para Carmen Beatriz Fernández, profesora asociada de Sistemas Políticos Comparados y Comunicación Política en la Universidad de Navarra, España, docente del IESA y de la Universidad de Pforzheim, Alemania, la diferencia con respecto al fervor que despertó el fallecido Hugo Chávez en 1998 y Henrique Capriles en las campañas de 2012 y 2013 son las circunstancias en las que se encuentra hoy en día Venezuela. 

Tenemos un país un país muchísimo más empobrecido, unas demandas mucho más urgentes y una situación mucho más precaria. Además, desde la perspectiva del mensaje, está esa conexión emocional tan profunda que está haciendo María Corina con el mensaje de reunificación, los de adentro y afuera, siendo ella misma madre de tres hijos exiliados, esa vocería de María Corina conecta mucho. La conexión emocional se ha hecho más intensamente hacia las mujeres, y este tema del reencuentro de las familias es muy importante y muy distinto a lo vivido en 1998, 2012 y 2013, pues ahora el país está inmerso en una catástrofe tras largos 10 años de madurismo”, opina. 

El politólogo y profesor universitario John Magdaleno destaca el creciente “espíritu de lucha” que se va apoderando del alma de la sociedad venezolana en este momento tan  peculiar de la historia:  “Un momento en el que se aprecia la posibilidad de un cambio epocal, es decir, la oportunidad de poner fin a un tiempo, unas ideas, unas prácticas, una manera de entender la política y un modo de gobernar. Ignoro, por lo pronto, si en efecto ello tendrá lugar en el corto plazo, pero deseo destacar que por primera vez se aprecia como una posibilidad real. Esa energía colectiva va más allá de una figura política en particular. Es un clima de opinión colectivo”. 

Magdaleno aplaudió tanto el trabajo de María Corina Machado para “entusiasmar y motivar” a los ciudadanos, como el de otros líderes políticos y mucho más aún el de diversos sectores de la población, incluso frente a los atropellos del poder. Y es que hasta el 10 de junio de 2024, Laboratorios de Paz registró, al menos, 25 detenciones, “la clausura de nueve establecimientos por ofrecer bienes y servicios a la campaña electoral, órdenes de cierre temporal de al menos 35 locales en Quíbor, estado Lara, y la confiscación de un número indeterminado de bienes vinculados al trabajo y sustento de trabajadores y trabajadoras».

Laboratorio de Paz: En al menos 12 estados visitados por Machado hubo represalias

Laboratorio de Paz: En al menos 12 estados visitados por Machado hubo represalias

En la campaña de María Corina Machado para promover el voto en las presidenciales el tono…

El 28-J no es el fin de la historia

Ante las emociones que desata la posibilidad de un cambio percibido como urgente, una nueva frustración sería ” demoledora para la sociedad” y podría ser el detonante de una nueva oleada migratoria “muy intensa“, advirtió la experta en campañas electorales,  Carmen Beatriz Fernández: “Encuestas como una reciente de ORC Consultores indican una intención de emigrar si no se produce el cambio político de uno de cada tres venezolanos, que aumenta en el sector joven”. 

A su juicio, este sería otro elemento que le imprime a esta elección un carácter importante desde la perspectiva geopolítica, porque si los países latinoamericanos han enfrentado “muy mal” las primeras oleadas migratorias, otra sería “terrible” para toda la región.

“De ahí que la urgencia venezolana por el cambio político sería una urgencia continental también. El problema de la inmigración ilegal en EEUU es uno de los más importantes de la contienda electoral de 2024  en ese país y la migración venezolana ha servido para instalar narrativas muy desinformadoras. Eso podría pasar si no se concreta el cambio político, o una nueva decepción política”, advierte la experta en campañas electorales. 

Por su parte, Magdaleno afirma que si somos “analíticamente responsables”,  hay que destacar que el cambio político  “no está resuelto ni garantizado, que no será fácil cristalizar el inicio de una transición a la democracia” y que todavía queda recorrido desde los días que corren hasta el 28 de julio. 

José Eduardo Rondón, director del Instituto de Psicología de la UCV, exhorta al ciudadano a entender que aun cuando las elecciones conduzcan a un cambio de la figura presidencial, y a mediano o largo plazo, en el modelo político económico del país, esto no significa que el 29 de julio se acabarán nuestros problemas.

“El llamado es a no sobreestimar el alcance de lo que significaría un cambio de la figura presidencial el 28 de julio, porque el país necesita una reconstrucción del tejido social, una activación de su aparato productivo, y eso lleva tiempo. Con un cambio de gobernante se puede iniciar, pero no se cambiará de forma instantánea, esto es un proceso prolongado y progresivo”, insiste. 

Para Fernández, la dosificación de las expectativas o esperanzas con respecto al 28 de julio viene resolviéndose, curiosamente, con el hecho de que María Corina no sea la candidata:  “En esta especie de 2×1 o campaña tan singular, la oferta fundamental de Edmundo González no es resolver los problemas del país, sino la transición, el cambio tranquilo y en paz. Es llamativo que esa oferta haya conectado tanto y tan rápido, cuando uno podría pensar que las necesidades de la población y del electorado son tan urgentes que podrían estar reclamando por la solución de problemas más concretos como el hambre, lo económico, los servicios. Y la oferta de Edmundo no es esa, sino el cambio político en paz”. 

Magdaleno suma que, desde la dirigencia política, se debe mantener la prudencia y ser realistas en sus ofertas: “Expectativas infladas podrían poner en peligro el nuevo régimen democrático de producirse la transición. Así que este es un momento oportuno para hacer pedagogía política, para explicarle a los venezolanos unas cuantas cosas”. 

El papel ciudadano de cara al 28-J y más allá

Aún en medio de la emotividad acumulada, el politólogo John Magdaleno recomienda  “pensar y obran con mucha racionalidad” y desarrollar lo que ha llamado como “inteligencia estratégica colectiva”. Sostiene que es hora de que los ciudadanos dejen de actuar con locus de control externo y se involucren.

“Eso implica hacerse cargo de alguna responsabilidad de aquí al 28-J y más allá”, explica. 

El analista indica que hay cinco aspectos que pueden estar bajo el control de la ciudadanía:  el primero es colaborar en la campaña para motivar a mucha más gente a ir a votar y lograr “que la participación sea elevada, que la diferencia de votos sea holgada (entre 7 y 10 puntos porcentuales) y así incrementar la probabilidad de un cambio”.

Como segundo punto, el analista resalta la importancia de una “impecable” operación de testigos y miembros de mesa” para que la dirección política opositora  posea el 100% de las actas “en un momento oportuno de la noche del 28-J”.

“Son varias las veces en que ello no ha ocurrido. Allí es donde se requiere la mayor cooperación entre la sociedad civil y los partidos opositores porque nadie podrá sólo”, señala. Esto se vincula con un tercer punto, pues asegurar el 100% de las actas  implica el despliegue “de un contingente significativo de venezolanos que le brinde apoyo, soporte y hasta protección a los testigos y miembros de mesa”. 

El cuarto elemento que destacó el analista es que, si se produce la victoria opositora, solo se podrá cobrar si millones de venezolanos “se quedan alrededor de sus respectivos centros de votación, en actitud de vigilancia de la voluntad popular”.

“Naturalmente, es imprescindible que esas concentraciones sean no-violentas y que se impida que eventuales exaltados le ofrezcan un pretexto a los cuerpos de seguridad del Estado para intervenir violentamente. No se pueden cometer errores ese día”, alertó. 

Como quinto punto, indicó que si se inicia efectivamente una transición a la democracia el 28 de julio, se requiere conformar un “meta-movimiento social”, en el que participen los más diversos sectores sociales y políticos, para presionar en favor de la redemocratización venezolana, con el propósito de evitar una “reversión autoritaria”. 

Vamos a ganar y necesitamos apoyo: Machado ante el Foro de la Libertad de Oslo

"Vamos a ganar y necesitamos apoyo": Machado ante el Foro de la Libertad de Oslo

En la campaña de María Corina Machado para promover el voto en las presidenciales el tono…

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES