"No tengo nada personal contra Guaidó, pero eso se acabó", y otras perlas de Capriles - Runrun
“No tengo nada personal contra Guaidó, pero eso se acabó”, y otras perlas de Capriles
A juicio de Capriles, hay gente que en Venezuela “se fanatizó con Trump hasta perder la racionalidad”

Henrique Capriles, exgobernador de Miranda y excandidato presidencial reclama que la oposición recupere la estrategia del voto y que pelee por unas elecciones justas, así como asegurar que el proceso de Juan Guaidó “se acabó”.

En una entrevista concedida a la BBC Mundo, Capriles espera que este proceso se realice con apoyo del nuevo gobierno de Joe Biden, en EEUU, y la Unión Europea.

A continuación las 22 perlas más destacadas de Capriles en esta entrevista:

“El 6 de diciembre es la expresión del hartazgo de los venezolanos con lo que está pasando, con la situación política, con el liderazgo político”.

“Pretender adueñarse de la abstención es lo mismo que Maduro celebrando el triunfo como si hubiera sido una elección”.

“Para mí el gran perdedor del proceso del 6 de diciembre es el país, porque la solución a la crisis política se distancia más y por lo tanto, la solución a los grandes problemas de los venezolanos”.

“El 6 de diciembre fue soledad, el silencio de los venezolanos fue contundente, pero fue un silencio huérfano”.

“El 5 de enero termina un periodo de la Asamblea Nacional, porque lo dice la Constitución. Y arranca una etapa muy compleja en el país porque no va a haber ninguna institución con legitimidad”.

“Yo no participé (en las parlamentarias) porque esa elección no le sirve al país. Hay una quiebra económica y no hay manera de recuperar a Venezuela sin ir a la comunidad internacional, que va a decir que ese Parlamento no fue elegido con condiciones mínimas”.

“El peor escenario para la oposición es mantener el status quo que tenemos ahora. Algunos lo quieren mantener”.

“No hay que inventar figuras, sino salir a lograr un concierto de la comunidad internacional con Estados Unidos, Europa, el Vaticano, los países de América Latina”.

“Hay gente en Venezuela que se fanatizó con Trump hasta perder la racionalidad, como si fuera un dios”.

“El error más grande que se ha podido cometer fue haber puesto la solución a la crisis venezolana en manos de Trump”.

“Ojalá que podamos alinear a Estados Unidos, Europa y la comunidad internacional para la búsqueda de una solución política, que pasa por un proceso de acuerdo, de negociación, que no ha tenido resultados hasta ahora”.

“En Venezuela hay que buscar un cambio de gobierno. ¿Cómo? Yo no planteo un nuevo camino, sino abrir caminos. No podemos ser narradores de la tragedia”.

“Hay un hartazgo y eso no es bueno. Hay que abrir caminos no prometiendo fantasías, sino hablándole a la gente con la verdad, con una ruta creíble. Recuperar el voto es mi camino”.

“Soy creyente de la unidad del país. Pero la oposición hoy no tiene un líder, no hay un liderazgo, nadie que sea un jefe. No existe”.

“La vez que más cerca hemos estado de conquistar el poder con votos ha sido en mi elección frente a Maduro (en 2013) y en la de la Asamblea Nacional (2015)”.

“Ninguna negociación va a tener éxito con los micrófonos, en la televisión. Los éxitos se logran en procesos confidenciales”.

“Mientras en Venezuela no se resuelva la crisis política, vendrán únicamente inversionistas aventureros”.

Al ser consultado sobre si la presión económica podría generar un diálogo, dijo: “Yo creo que Maduro da señales contrarias, pero ahí adentro hay gente consciente de que no hay recursos. La pensión es de un dólar. Cuba está mejor que Venezuela económicamente. No es viable”.

“Cada día se generan más condiciones para que alguien venga un día y meta un golpe”.

“Lo que sí estoy claro es que con discursos de lugares comunes no va a pasar. No tengo nada personal contra Guaidó, pero eso se acabó, está acabado, fundido, cerrado, listo”.

“Cuando Guaidó fue la figura, yo lo respaldé, pero no me pidas que a las chapuzadas, a los errores hay que echarle tierrita”.

“Yo no defiendo a los ricos, que ya tienen quien los defienda. Yo defiendo a los pobres. Llevo años metido en los barrios. Nadie me dice sifrino. ¿Sifrino yo?”.