#MonitordeVíctimasCaracas | Responsabilizan a PNB por asesinato de comerciante en San Agustín - Runrun
#MonitordeVíctimasCaracas | Responsabilizan a PNB por asesinato de comerciante en San Agustín
Familiares de la víctima, Luis David Páez Valerio, desmienten la versión policial según la cual hubo un enfrentamiento. Además, los acusan de ladrones. “Mi hijo salió de la casa con dinero, con su teléfono y con sus zapatos, y todo eso desapareció. En otras palabras, no solo lo mataron, sino que, además, lo robaron”, agregó el padre del asesinado

CARLOS D’HOY @carlos_dhoy

Luis David Páez Valerio, de 25 años de edad, fue asesinado de cuatro disparos el pasado martes 29 de noviembre de 2002,  cuando funcionarios de la Dirección de Investigaciones Penales (DIP) de la Policía Nacional Bolivariana realizaron un operativo en San Agustín del Sur.

Informaciones suministradas por familiares de la víctima señalan que, ese martes, Luis David salió de su casa, donde tenía una bodega, para comprar mercancía que le hacía falta en el comercio.

“Cuando iba a mitad de la cuadra, se encontró con un grupo de jóvenes y se detuvo a conversar con ellos. De pronto, llegaron funcionarios policiales. Las personas que estaban hablando con él salieron corriendo, pero como Luis David no tenía problemas de ningún tipo con la justicia, ni con policías, fue hacia donde estaban los oficiales. No se imaginaba lo que le iba a pasar”, dijo su papá Daniel Páez.

Agregó que los policías lo agarraron y casi de inmediato le dieron una golpiza, lo tiraron al piso y le cayeron a patadas. La gente que estaba en el lugar gritó que no lo mataran; pero no les importó, según el testimonio de testigos.  Aseguraron que le dispararon cuatro veces; también efectuaron varios disparos al aire, simulando un enfrentamiento.

“Mi hijo salió de la casa con dinero, con su teléfono y con sus zapatos, y todo eso desapareció. En otras palabras, no solo lo mataron, sino que, además, lo robaron”, agregó.

El padre de la víctima denunció que los policías allanaron varias viviendas, de las cuales, presuntamente, habrían cargado con teléfonos y equipos tecnológicos. “Hasta se llevaron los estrenos de Navidad de varios niños. ¿Cómo van a hacer esos padres para volver a comprar algo que les costó tanto trabajo? No puede ser que la policía haga ese tipo de cosas”, expresó.

Agregó que su hijo deja tres niños huérfanos, e informó que Luis David Páez era el segundo hijo menor de 14 hermanos.

Finalmente, indicó que el próximo lunes acudirá al Ministerio Público para formular la denuncia sobre el asesinato de su hijo. “Parece que en este país uno no las tiene consigo. Si a nuestros hijos no los mata el hampa, los mata la policía, pero al menos, cuando lo hacen los delincuentes, uno puede velar a sus hijos. Cuando los asesina la policía, nos niegan hasta el derecho de todo padre de despedirse de sus hijos”, concluyó.

Las cifras rojas de San Agustín

San Agustín, hasta el año pasado, era la sexta parroquia más violenta de Caracas, con una tasa de 202 homicidios por cada 100 mil habitantes. Esta cifra se obtuvo al dividir la cantidad de muertes ocurridas en la localidad, en el período comprendido entre 2017 y 2021, y la cantidad de habitantes, de acuerdo con las estimaciones publicadas por el Instituto Nacional de Estadística.

Según los datos recopilados por Monitor de Víctimas, en San Agustín fueron asesinadas 94 personas hasta octubre de este año, lo que representa 2% del total de homicidios registrados en Caracas, entre mayo de 2017 y octubre de 2022.

Casi la mitad de las muertes ocurridas en esa localidad ocurrieron, presuntamente, a manos de funcionarios policiales. 

En total, 45 personas fueron asesinados por policías; de estos, 26 por oficiales de la PNB y FAES, 16 a manos del Cicpc.

Además, en 43 casos, los victimarios fueron civiles, delincuentes que actuaron de manera individual o a través de bandas. 

Los principales móviles fueron resistencia a la autoridad, con 24 muertes; 15 casos de ejecuciones denunciadas por familiares; 14 asesinatos comparten el tercer lugar por robo y móviles a determinar. Le siguen tres móviles con 7 muertes: Atrapado en la línea de fuego, venganzas y riñas.  

La violencia por razones de género costó la vida de 3 mujeres, el secuestro tuvo 2 muertes y cierra el abuso infantil con 1 asesinato.