Año escolar 2020-21 abre la brecha entre los que pueden conectarse a internet y los que no - Runrun
Año escolar 2020-21 abre la brecha entre los que pueden conectarse a internet y los que no
Según la Federación Venezolana de Maestros sólo 10 % de los alumnos reportó que tiene una conexión estable a internet, mientras que 67 % no dispone de recursos materiales para el trabajo en casa
Cecodap prevé que una alta cantidad de niños, niñas y adolescentes se van a quedar al margen de la educación porque su acceso a plataformas tecnológicas es limitado

 

Ana Virginia Ferrer* estudia en un colegio privado en Caracas y desde el pasado 16 de septiembre inició su nuevo año escolar 2020-2021. La niña, que estudia sexto grado, cuenta con celular y computadora propia, redes sociales, correo electrónico, buena conectividad a internet y todos los útiles necesarios para formarse a través de plataformas online. A diferencia de Ana Virgina, Karen Araque* deberá comenzar a cursar el séptimo grado en un colegio público en la zona colonial de Petare, pero ella aún no sabe cuándo van a iniciar sus clases ni cuál va a ser la nueva metodología que van a emplear, lo que tiene claro es que si este nuevo período va a ser como el anterior, solo cuenta con el teléfono inteligente de su papá. 

El inicio de este nuevo año escolar viene cargado con más interrogantes, desigualdades e improvisaciones que en años anteriores debido a la profunda crisis económica que desde  se viene arrastrando y que ahora con la pandemia se ha incrementado. 

Para Leonardo Carvajal, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) las perspectivas para el inicio de clases son sumamente confusas y desiguales. 

“Hay una enorme disparidad en lo que está ocurriendo en algunos planteles donde los muchachos tienen recursos tecnológicos y donde los docentes han tenido un entrenamiento y una preparación para iniciar las clases de manera virtual, porque ya tuvieron la experiencia previa que dejaron los meses de abril a julio y utilizaron ese conocimiento para mejorar y planificar este nuevo inicio del año escolar”, afirmó Carvajal. 

Para el profesor, la desigualdad está ocurriendo principalmente porque una parte de los niños o jóvenes venezolanos no recibirán ningún tipo de actividad académica, otros la recibirán pero sumamente débiles o con fallas, mientras que una minoría está teniendo unas actividades dentro del campo de la educación virtual suficientemente sólidas.

“Se está creando una desigualdad mucho mayor, una discriminación muy fuerte en contra de los sectores socioeconómicos más débiles que son al rededor del 87% de la población de todas las familias, según los datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi)”, aseguró Leonardo Carvajal. 

A punto de una catástrofe

La profesora y presidenta de la Sub Comisión de Educación de la Asamblea Nacional (AN) y diputada por el estado Lara, Bolivia Suárez afirmó que es lamentable la brecha que se está abriendo entre los que tienen las posibilidades de contar con herramientas para la educación a distancia y los que no. 

“80% de los estudiantes de bajos recursos están excluidos del sistema educativo porque no tienen herramientas necesarias y no tienen las condiciones porque están buscando la manera de sobrevivir la gran crisis económica porque el sueldo que ganan sus padres no les alcanza para educarse por lo que tienen que salir a la calle desde temprana edad a trabajar”, dijo Suárez. 

La diputada ratificó que en años anteriores los sectores más humildes lograban el ascenso social, mejorando su calidad de vida cuando estudiaban y lograban una profesión, pero que en este momento ese ascenso social está descartado porque no hay jóvenes -producto de la diáspora- preparándose en las universidades ni en los colegios.

“Estamos a punto de una catástrofe generacional. No vamos a tener profesionales de calidad para reconstruir el país porque no hay nadie preparándose. Aquí lo que tenemos es una educación muy mediocre. Se están graduando jóvenes que no tienen la formación ni la disciplina necesaria y esta catástrofe va a tomar muchos años para que se pueda recuperar la educación de calidad y democrática”, afirmó la diputada. 

Suárez aseguró que la administración de Maduro no ha hecho más nada que improvisar. “Nadie se está incorporando a las aulas porque no existen las mínimas condiciones para volver a clases”, enfatizó.

Regreso a clases sin garantías

Una investigación realizada por la Federación Venezolana de Maestros (FVM) con la Fundación Para el Desarrollo Integral del Docente, la UCV y la Hanns Seidel, sobre el “Impacto del Coronavirus en Venezuela”, señaló que sólo 10 % de los alumnos encuestados reportó que tiene una conexión estable a internet; 67 % no dispone de recursos materiales para el trabajo en casa y 94 % de los docentes opina que la mayoría no tienen buen servicio de electricidad, ni capacitación digital para cumplir con la instrucción del programa Cada familia una escuela y que 92 % de las familias, estudiantes y padres no tienen servicios de electricidad, internet, computadoras, ni capacitación digital.

Sobre el regreso a clases, los Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), a través de un comunicado afirmaron que la improvisación e incertidumbre marcan la pauta educativa del nuevo año escolar 2020 – 2021.

El documento expone que las contradicciones en el discurso oficial; la falta de diagnósticos y de políticas públicas específicas en contexto de pandemia; el inexistente fortalecimiento en la infraestructura escolar en términos de conectividad, bioseguridad y apoyo al docente constituyen algunos de los problemas que afectan la educación de los niños y obstaculizan una planificación escolar coherente y adaptadas a las realidades de los estudiantes.

Cecodap prevé que una alta cantidad de niños, niñas y adolescentes se quedará al margen del camino de la educación porque su acceso a plataformas tecnológicas es más limitado.

“No se puede tener educación presencial o a distancia sin maestros con óptimas condiciones laborales, profesionales y personales. No podemos alargar más la situación en la que se encuentran: sin salario que cubra necesidades básicas, sin seguridad alimentaria y sin un sistema de salud que los atienda”, afirmó el comunicado de Cecodap.

La diputada Bolivia Suárez rechazó que la administración de Maduro esté llamando a iniciar las clases sin las mínimas condiciones. “Están haciendo un llamado a los docentes, padres representantes, docentes, personal obrero y administrativo para que se integren a clases del 5 de octubre, pero  dónde están las medidas de bioseguridad, dónde está el agua, jabón, las mascarillas”, cuestionó.

“Lo primero que tenía que hacerse para iniciar este nuevo año escolar era ajustar el sueldo de los maestros -entre 2 y 6 dólares al mes- para que se dediquen a atender los estudiantes. Segundo, preparar a los docentes en cómo dar clases a distancia, con cursos y talleres, adaptar el currículum y hacer un diagnóstico de los contenidos aprendidos en cada asignatura para hacer una nivelación, y tercero, garantizar el internet, el servicio de agua y luz a todos los estudiantes, pero nada de eso se ha hecho”, dijo Suárez. 

Educación a distancia, sigue siendo inviable

El presidente de la Asamblea de Educación, sociólogo y profesor universitario, Tulio Ramírez, en declaraciones para Unión Radio afirmó que el magisterio se resiste a iniciar las actividades del nuevo año escolar sea a distancia o semipresencial debido a las carencias del sector y las deficiencias en el servicio eléctrico y de combustible.

“Ni a distancia, ni mucho menos presencial. Es imposible, las escuelas no tienen cómo cambiar un bombillo, menos cumplir con los protocolos de bioseguridad”, dijo. 

Un estudio realizado el pasado 4 de septiembre por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) en diez ciudades del país arrojó que solo 34 % de los encuestados tiene acceso al servicio de internet en el hogar. También que 32,6 % de los consultados indicó haber perdido el servicio de internet en el hogar; y 44,4 % de estas personas afirmaron que presentaron pérdida total de la conexión en los últimos 23 meses.

Según el OVSP las ciudades más afectadas por la pérdida del servicio son: Maracaibo con 47,4 %, Punto Fijo con 44 % y San Cristóbal con 36,7 %. 

La presidenta de la subcomisión de frontera de la Asamblea Nacional, la diputada Karim Vera, informó que el 75 por ciento de los estudiantes en Táchira no podrán ver clases por internet, debido a las fallas que el servicio presenta en la región y también por los constantes cortes de electricidad. 

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la pandemia del coronavirus afectó a 160 millones de estudiantes. Por su parte, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), calculó que cerca del 20% de la población latinoamericana no tiene acceso adecuado a internet móvil.

El estudio de la Unesco también señaló que que la pandemia de la COVID-19 ha exacerbado la exclusión de los alumnos con menos recursos en todo el mundo, especialmente en los países más pobres, destacando que un total de 258 millones de niños y jóvenes han quedado absolutamente excluidos de la educación durante el confinamiento.

Karelis Castro, docente en un colegio público en Petare afirma que no tiene las herramientas necesarias para enfrentar un nuevo año escolar en las mismas condiciones que el último trimestre del período académico. “Mi celular se dañó y no tengo computadora, puedo trabajar con guías de actividades, pero no es lo mismo porque necesito mantener la comunicación con los representantes. Es difícil enseñar con todo en contra”, dijo. 

Elizabeth González, madre de dos niños que estudian en un colegio público en Filas de Mariches, está de acuerdo con el inicio de clases a distancia. Sabe que son los más pequeños quienes pueden propagar con mayor rapidez el virus. “Temo a que se contagien. Le temo a pasar por un hospital en estos momentos con la situación que estamos viviendo. Prefiero tenerlos aquí y que estudien y aprendan lo que puedan a que se enfermen. Ya habrá tiempo de que se formen con calidad”, dijo. 

Logística para clases no, pero para elecciones sí

En Caracas, la mayoría de las escuelas públicas no han comenzado las clases ni de manera semipresencial ni a distancia, esto en parte por los cambiantes anuncios de la administración de Nicolás Maduro, quien el pasado 21 de agosto planteó el regreso a clases de forma presencial para el mes de octubre, haciéndolo por turnos y respetando el esquema de flexibilización 7+7. Días más tarde, específicamente el 9 de julio, informó que el 16 septiembre arrancaba el año escolar 2020-2021 bajo la modalidad tecnológica hasta nuevo aviso por el covid-19. Para finalmente decidir que será el 5 de octubre cuando abrirán las escuelas y liceos como “centros de asistencia pedagógica para padres, representantes y niños”, con la finalidad de que sean los docentes y maestros quienes asesoren a los padres y representantes en la educación a distancia. 

El profesor e investigador de la Ucab, Leonardo Carvajal aseguró que las clases presenciales tienen que estar descartadas por motivos de salud pública porque no hay condiciones higiénicas en los planteles, no hay agua, no hay jabón para lavarse varias veces la manos, ni servicios sanitarios. “No hay manera de asegurar que todos los niños lleven tapabocas ni manera de garantizar que los niños mantengan la distancia en los estrechos salones de un metro y medio y mucho menos que en los recreos se mantenga el distanciamiento”, dijo.

La pediatra y miembro de la Red de Madres, Padres y Representantes, Lila Vega afirmó que este nuevo año escolar debe comenzar con la posibilidad de que sea flexible, con la posibilidad de que sea desde la casa y algunas veces semipresencial. 

“Tiene que haber herramientas. Debe haber un plan para poder llegarle a todos los estudiantes y eso no es solamente con internet”, dijo. 

Vega cuestionó que el gobierno no esté dando información precisa sobre el número de casos y de los lugares exactos donde hay casos. “El Ministerio de Educación debe exigirle a las otras ramas del gobierno que se dé información precisa y clara sobre lo que está pasando epidemiológicamente en el país, debe exigir que que se realicen pruebas y que publiquen los resultados para que en cada sector donde haya una escuela los padres decidan si envía o no a sus hijos a clases”. 

Según Lila Vega, el Ministerio de Educación no está escuchando las recomendaciones que se han venido dando para el regreso a clases, pues este debe exigirle a los demás ministerios que proporcionen condiciones óptimas como el servicio de agua, luz e internet. 

“El gobierno parece no estar prestando atención a la situación con la educación, ¿será que es porque los niños no votan y por eso no tiene importancia? parece que los niños no contarán y es muy injusto porque será catastrófico para el futuro del país”, dijo Vega. 

Sobre el voto y las elecciones parlamentarias, Nicolás Maduro afirmó en una alocución, el pasado 15 de septiembre, que bajo ningún motivo se suspenderán las elecciones parlamentarias pautadas para el 6 de diciembre. “Votar es más seguro que ir a comprar a la farmacia o visitar un familiar”, dijo. 

Para Leonardo Carvajal, la solución tecnológica no es la solución para este nuevo año escolar 2020-2021. El profesor propone que se impartan clases desde primer grado hasta 5to año de bachillerato en los principales canales de televisión nacional, con excelentes profesionales y no “con piratas” y combinarlo con recursos audiovisuales que se encuentran en internet.