Farmacias Móviles Comunitarias violan ley del registro sanitario - Runrun
Farmacias Móviles Comunitarias violan ley del registro sanitario

Foto: Raylí Luján 

 

El programa ofrece medicamentos con presentaciones en otro idioma y sin registro sanitario, algo que en otros tiempos era considerado como un ilícito farmacéutico
Desde hace un año Fefarven viene denunciando la eliminación del registro sanitario para la comercialización de medicamentos en Venezuela

 

@Yeannalyfermin

 

Francisco Lugo venía comprando religiosamente Losartán de 50mg, medicamento utilizado para tratar la presión arterial alta, en las principales cadenas de farmacias del país. Como vive en Los Teques, las restricciones que ha impuesto la cuarentena le impiden movilizarse, hacia Caracas. Un día vio por las redes sociales un anuncio de las Farmacias Móviles Comunitarias y decidió acercarse. 

Las Farmacias Móviles Comunitarias son una iniciativa del gobierno de Maduro en donde unos camiones acondicionados como una farmacia expenden medicamentos a bajos precios en 22 parroquias de la capital para que las personas no tengan que trasladarse lejos de sus casas, y así evitar la propagación del COVID-19. 

“Fui a eso de las nueve de la mañana y ya había bastante cola, me atendieron casi a las once y media. Por suerte, llevé el récipe porque aunque en otras farmacias no es necesario, en la Farmacia Móvil si me lo pidieron. En esa semana, una caja de 14 pastillas en otras droguerías la más económica que me ofrecieron era Bs. 850.000, aquí me costó 320.000 bolívares”, dijo.

Francisco Lugo afirmó que cuando vio que la medicina provenía de Turquía no quiso arriesgarse y sólo compró una caja, tanta era su duda que consultó con un compañero de trabajo que tiene descendencia árabe y este le tradujo y le confirmó que efectivamente los componentes activos del medicamento que había comprado, eran los mismos del hipertensivo que desde hace algún tiempo toma su madre. 

“Mi mamá se las tomó y no vimos ningún efecto negativo, no se sintió mal, ni diferente, ni tuvo subidas de tensión en esos días”, aseguró.

Fernando Martínez, comentó a Runrun.es que compró Omeprazol y Captopril para su madre en las Farmacias Móviles. Aseguró que ambos medicamentos son en un 50 % más económicos que en otras farmacias. 

Detalló que también ha comprado acetaminofén e ibuprofeno a precios muy económicos y que en su urbanización, ubicada en Campo Claro, Caracas, el camión pasa al menos una vez al mes. 

“Los empaques vienen en idioma persa o farsí (una lengua oficialmente hablada en Irán, Afganistán, Tayikistán y partes de Uzbekistán), no tienen registro sanitario. Yo por fuera les pongo una etiqueta o les escribo por encima el nombre con un marcador”, dijo. 

 

De origen desconocido

Sobre las Farmacias Móviles Comunitarias, el presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), Freddy Ceballos afirmó que la federación no está en contra de que la población venezolana tenga acceso a medicamentos a bajos precios, pero cuestionó que dichos medicamentos no tengan el registro sanitario que garantiza la calidad de los medicamentos que se están distribuyendo en dichos camiones. 

“No hay garantía de calidad en los productos farmacéuticos porque entraron a la cadena de comercialización sin el registro sanitario y esas equivocaciones se pagan con la vida”, afirmó Ceballos. 

El presidente de Fefarven indicó que las Farmacias Móviles también violan la ley al ofrecer medicamentos en otro idioma. “Llegan medicamentos en otro idioma a la red de hospitales y muchos no saben porque vienen en ruso o en iraní y la ley establece que deben venir en castellano”.

Una denuncia que nadie escucha 

Desde hace más de un año, el presidente de Fefarven viene denunciando la eliminación del registro sanitario para la importación y comercialización de medicamentos en Venezuela. 

“El mayor fraude farmacéutico cometido a los venezolanos fue la eliminación del registro sanitario, pues impide comprobar que los medicamentos sean seguros, eficaces y de calidad. Se ha pisoteado la ley de medicamentos, el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (INHRR) que es el ente encargado, no realiza las pruebas pertinentes, dependemos de un registro sanitario que es de afuera”, dijo Ceballos en entrevista para RunRun.es.

Ceballos aseguró que el gobierno de Nicolás Maduro, basándose en la declaración del estado de Excepción de emergencia económica en todo el territorio nacional, entregó la soberanía sanitaria del país. 

El pasado 4 de abril de 2019, en Gaceta Oficial No. 41.610, el Ministerio del Poder Popular para la Salud estableció “régimen especial, de carácter transitorio, a través de la implementación de medidas dirigidas a las empresas farmacéuticas no domiciliadas en la República Bolivariana de Venezuela, para la importación y comercialización de productos farmacéuticos no registrados en el país, ni aprobados como medicamentos de servicio en el territorio nacional”.

Freddy Ceballos explicó que para dar cumplimiento a dicho procedimiento se otorgó un Permiso Sanitario Especial para Importación y Comercialización a través del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria (SACS) para que los productos ingresaran legalmente a la cadena de comercialización en un tiempo máximo de cinco días hábiles, para un proceso meramente administrativo, pero saltándose todos los protocolos y garantías técnicas y científicas establecidas en la ley.

“Con esto se han obviado los estándares regulatorios que se han alcanzado en Venezuela. Todo medicamento que llegue al país, las muestras deben ser remitidas al Instituto Nacional de Higiene para la correspondiente revisión de lote y eso no se está haciendo”, dijo el presidente de Fefarven. 

Un salto al abismo

Freddy Ceballos afirmó que el grave problema del registro sanitario sumado a la crisis económica que atraviesa Venezuela hacen el caldo de cultivo perfecto para la penetración de los ilícitos farmacéuticos. 

“Si el gobierno en su equivocación en las políticas sanitarias no busca subsanar el problema, los medicamentos sin registros inundarán las cadenas de comercialización”, dijo. 

Ceballos aseguró que la consecuencia principal de la eliminación del registro sanitario es la muerte. “No hay garantía en la calidad de los medicamentos y eso se paga con la vida”, dijo.

El farmacéutico explicó que no es nada fácil distinguir entre un ilícito y un medicamento legal. “Cuando son falsificaciones o adulteraciones es muy difícil, casi imposible poder distinguir. Para ello, lo más recomendable es comprar los productos en cadenas de farmacias reconocidas y evitar comprarlas en establecimientos no autorizados o por internet”. 

La ley no entra por casa

Freddy Ceballos reiteró que 10% del mercado farmacéutico mundial son ilícitos, a pesar de la gran lucha que llevan a cabo todos los países. Sin embargo, cuestionó que sea el Gobierno quien facilite y prácticamente legalice la comercialización de medicinas sin el debido registro. “Es impresionante como venden medicamentos sin ningún control por internet, en el Mercado Las Pulgas, en el estado Zulia, en la Redoma de Petare y hasta en lugares más sofisticados como los bodegones”, dijo. 

El Ministerio de Salud es el ente que por ley debe garantizar que los medicamentos sean dispensados cumpliendo todas las normas sanitarias y esto solo se logra a través del Registro Sanitario que sólo otorga el INHRR, explicó Freddy Ceballos, y al mismo tiempo exhortó al ente a revertir la situación y a que haga cumplir las normas establecidas en la ley del medicamento.

Ceballos rechazó que con la entrega de la autonomía farmacéutica a otros países se esté ahogando a la industria nacional que sí cumple con los protocolos y las normas establecidas. “Más del 95 % de los insumos de la industria farmacéutica que circulan en Venezuela, son importados”, aseguró.

El presidente de Fefarven exigió al ministro de Salud, Carlos Alvarado, que pida a los importadores de medicamentos la entrega del registro sanitario porque, subrayó, es la garantía verdadera.

“Si quieres surtir al país de medicamentos, tienes que buscar un punto de equilibrio. Obliga a esa persona que le diste el permiso a que haga el registro sanitario para garantizar la calidad y seguridad del producto”, dijo.

El presidente de Fefarven insistió en que “ la garantía verdadera de un medicamento es el registro sanitario”. Recomendó a todos los venezolanos que eviten comprar medicinas en lugares que no sean farmacias y mucho menos por redes sociales.