Inicio archivos - Runrun

Inicio

3 x 3  I   Sentencias por supuesto intento de magnicidio violan debido proceso 
Expertas en materia legal y de derechos humanos coinciden en que no hay pruebas suficientes para condenar a las 17 personas que se encuentran privadas de libertad 
Denunciaron que todo el juicio estuvo repleto de vicios y violaciones a los derechos fundamentales de los detenidos 
Expresaron que ningún tribunal se iba a atrever a dictar una decisión favorable a los acusados y distinta a la postura oficial

@franzambranor

17 personas recibieron sentencias recientemente por el supuesto intento de magnicidio contra Nicolás Maduro el pasado 4 de agosto de 2018, 12 de ellas a la pena máxima contemplada en Venezuela de 30 años de prisión. 

Maduro denunció hace cuatro años que fue víctima de un atentado, mientras lideraba un homenaje a la Guardia Nacional Bolivariana en la avenida de Bolívar de Caracas.

Después del aparente ataque perpetrado con drones, los cuerpos de seguridad del Estado desplegaron un operativo para capturar a los supuestos responsables, el cual desencadenó una serie de denuncias que van de desapariciones forzosas hasta torturas y tratos crueles e inhumanos.

Entre los aprehendidos hace cuatro años por el régimen chavista está el entonces diputado de la Asamblea Nacional electa en 2015, Juan Requesens, quien fue condenado a ocho años de prisión y le fue concedida una medida cautelar de casa por cárcel.  

En Runrunes consultamos con Laura Louza, directora y cofundadora de la ONG Acceso a la Justicia; Magaly Vásquez, abogada penalista y profesora universitaria y Martha Tineo, coordinadora general de ONG Justicia, Encuentro y Perdón sobre las sentencias impuestas por los tribunales venezolanos a 17 personas.

 

¿Se corresponden estas sentencias, algunas de 30 años, con los cargos por los cuales están siendo acusados?

 

Laura Louza, directora y cofundadora de la ONG Acceso a la Justicia: El magnicidio como tal tiene un castigo de entre 28 y 30 años de prisión, al ser frustrado tocaría una tercera parte de la pena como señala el Código Orgánico Procesal Penal, lo que pasa es que les imputan otros delitos como terrorismo, conspiración y traición a la patria. La persona contra la cual cometieron ese supuesto atentado no murió, entonces fue una tentativa más no un magnicidio. Al no contar con la sentencia es complicado tener claro los delitos que se le imputan a los acusados, lo cierto es que no hay pruebas suficientes para sentenciar a las personas. En la mayoría de los casos estas personas fueron detenidas arbitrariamente, incluso hubo situaciones de desapariciones forzosas como el caso de Requesens. 

 

Magaly Vásquez, abogada penalista y profesora universitaria: Sin entrar a analizar si hubo un intento de darle muerte a Maduro o no, los hechos no se corresponden con los delitos que se le atribuyen a estas personas. En Venezuela el magnicidio es un caso de homicidio calificado, si la acusación fue por homicidio calificado en grado de frustración jurídicamente la calificación cabe, lo que no tiene lugar son los otros delitos que se imputan como terrorismo, conspiración, traición a la patria y asociación para delinquir. Esto es algo que se haya visto en el pasado, ha sido frecuente que se termine imputando a personas contrarias al gobierno por delitos muy graves. No pareciera que la finalidad de ese evento era darle muerte a Maduro, es algo que no resiste un análisis jurídico.

 

Martha Tineo, coordinadora general de ONG Justicia, Encuentro y Perdón: Ciertamente las acusaciones se hicieron por delitos sumamente graves que contemplan penas elevadas. El tema acá es que todo el juicio estuvo viciado y fue violatorio al debido proceso, no pudiendo el Ministerio Público demostrar la participación de los acusados en la comisión de tales delitos. Para imponer las penas máximas contempladas en nuestro ordenamiento jurídico necesariamente debe haberse demostrado que la persona cometió tales delitos, todo basado en pruebas y demostraciones debidamente controladas por todas las partes durante el juicio. Al contrario en este caso no pudo demostrarse que los acusados sean responsables de los hechos por los que se les condenó y por lo tanto tales penas son injustas y en lo absoluto apegadas a derecho.

 

433 años suman condenas de supuestos responsables de intento de magnicidio

 

¿Estas sentencias son un mensaje a la disidencia política?

 

Laura Louza: Es el típico ejercicio ejemplarizante del chavismo de tratar de hacer mucho ruido con un caso para disuadir a otros, imponer una penas largas con el fin de que otras personas no se les ocurra hacer algo similar. Hasta 2013 se habían denunciado 50 tentativas de magnicidio, en la mayoría de los casos no hubo condena, pero en esta ocasión fue diferente. El sistema de justicia es parte de la represión política como bien dice el Informe de la Misión de Determinación de Hechos de la ONU, son cómplices de los crímenes de lesa humanidad al no hacer justicia, falsificar actas policiales, forjar documentos y no hacer nada ante acusaciones de torturas. Es una justicia represiva que fomenta la impunidad de los represores, una justicia ejemplarizante para que justamente la disidencia política, los defensores de derechos humanos y la sociedad en general sepa a qué atenerse en caso de oponerse al gobierno. 

 

Magaly Vásquez: Estaba claro desde un principio que la sentencia de estas personas sería la condena. Considero que los acusados no podían tener un juicio justo por cuanto el poder judicial venezolano no es independiente y tratándose de un supuesto intento de magnicidio, ningún tribunal se iba a atrever a dictar una decisión favorable a los acusados y distinta a la postura oficial.

 

Martha Tineo: Los presos políticos cumplen condenas anticipadas en Venezuela, pues la decisión de encarcelarlos no es jurídica sino política, muchos pasan meses y años en prisión, víctimas de torturas y tratos crueles y luego por decisión política son encarcelados o liberados cuales rehenes a partir de juicios violatorios de las garantías constitucionales y del debido proceso. La responsabilidad por la que se les encarcela o condena es pensar distinto, oponerse públicamente al gobierno o peor aún, estar en el lugar y el día equivocado y ser involucrados en hechos en lo que jamás participaron, pero que son parte de una narrativa que luego pretende soportarse y donde se necesitan responsables y culpables.

 

¿Ante quién pueden apelar los sentenciados, donde pueden acudir los familiares de los condenados y defensores de los derechos humanos?

 

Laura Louza: Este caso muestra que las cosas siguen igual en Venezuela, hay ausencia de Estado de Derecho y tanto la Fiscalía como la Defensa Pública están contra el ciudadano que quiera manifestarse contra el gobierno. Persiste una situación de castigo contra el disidente, se le percibe como un enemigo interno. El gobierno va a tratar de mantenerse en el poder y para ello hará lo que sea necesario para eso. 

Lo ideal siempre es denunciar, alzar la voz y decir que es lo que está pasando. Hay personas presas en condiciones inhumanas y a eso se añaden torturas físicas y psicológicas. Los familiares deben dirigirse a las organizaciones de derechos humanos y a través de allí a organismos internacionales para que se sepa lo que aquí pasa, porque en la medida en que el gobierno no tiene contención siempre va a ir más allá. 

 

Magaly Vásquez: A pesar del actual estado en el que se encuentra la justicia venezolana se deben seguir denunciando y documentando todas estas violaciones a los derechos humanos de forma que se registren en los diferentes informes de organismos internacionales y se mantenga su visibilidad. En algún momento el Estado y sus agentes tendrán que rendir cuentas por esas graves violaciones a los DDHH.

 

Martha Tineo: No solo la disidencia sino incluso los defensores de los derechos humanos se enfrentan a esta situación, tenemos el caso de Javier Tarazona de Fundaredes, quien tiene más de un año privado ilegítimamente de su libertad en grave deterioro de salud. Nadie repara el daño físico y emocional a los prisioneros políticos que luego de ser sometidos a sistemáticas violaciones a sus derechos humanos en el mejor de los casos son liberados cual rehenes. La condena a la jueza María Lourdes Afiuni fue la manera de enseñar a los jueces que de no cumplir con las instrucciones que les son dadas, ese podría ser su destino. Es por eso que vemos que jueces, fiscales y demás funcionarios del sistema de justicia son capaces de hacerse incluso cómplices o partícipes de tales violaciones a los derechos humanos.

Lo que viven los migrantes venezolanos reclutados por el crimen organizado en Colombia
La organización Crisis Group pide al nuevo gobierno proteger a los refugiados y migrantes venezolanos que llegan a Colombia, con el fin de evitar que habiten en zonas violentas y facilitar su ingreso al mercado laboral formal.

Foto: Daniel Reina / Semana

Un informe de la organización internacional Crisis Group denunció el peligro al que están expuestos los migrantes venezolanos en Colombia: de ser sometidos al reclutamiento forzado de los grupos grupos criminales, son considerados carne de cañón. 

Crisis Group llama al gobierno de Gustavo Petro a proteger a los refugiados y migrantes venezolanos que llegan a Colombia, con el fin de evitar que habiten en zonas violentas y facilitar su ingreso al mercado laboral formal.

A continuación, 33 claves del informe:

«Restablecer los lazos entre Colombia y Venezuela será esencial para ofrecerle a los migrantes una alternativa para regresar a casa de manera segura».

«Las condiciones siguen siendo difíciles para muchos migrantes y refugiados a su llegada a Colombia. Si bien los alimentos, medicamentos y el combustible no suelen escasear, encontrar trabajo en la economía formal de Colombia y los medios para adquirir estos productos puede ser un calvario (…) Se estima que el 90 por ciento de los venezolanos que trabajan en Colombia están empleados en la economía informal, donde los salarios tienden a ser más bajos e inestables».

«Los migrantes venezolanos se han asentado principalmente en las grandes ciudades colombianas. Unos 495 000 venezolanos están registrados en la capital Bogotá, mientras que otros 191 000 se encuentran en Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia. Le siguen la ciudad fronteriza de Cúcuta, Cali, la tercera ciudad más grande de Colombia, ubicada en el suroccidente del país, y el puerto caribeño de Barranquilla».

«Las ciudades representan desafíos específicos para muchos migrantes. Los que no han podido conseguir un permiso de permanencia legal o carecen de ingresos estables enfrentan dificultades para lograr que les alquilen un apartamento. Por esta razón, muchos de los venezolanos más pobres terminan en alojamientos informales o habitaciones de pago por día, conocidas como pagadiarios, un fenómeno predominantemente urbano. Las condiciones de estos lugares suelen ser descritas por sus habitantes como miserables e inhumanas . Familias enteras se amontonan en habitaciones diminutas y comparten colchones».  

«La mayoría de los venezolanos en Colombia anhelan un trabajo estable y remunerado . Pero sus posibilidades para conseguir trabajo son limitadas, y las oportunidades que se presentan a menudo están lejos de ser las deseadas».

«Al menos el 24 por ciento de los refugiados y migrantes venezolanos en Colombia están desempleados, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) . Para aquellos que tienen trabajo, las condiciones suelen ser duras. Alrededor del 41 por ciento de los venezolanos en Colombia trabajan más de 48 horas a la semana, excediendo el máximo legal permitido, y a menudo ganan mucho menos que sus pares colombianos. En la industria de la construcción, por ejemplo, un empleado colombiano puede ganar hasta 70 000 pesos colombianos ($17,5 dólares) al día, mientras que a un venezolano le pagan alrededor de 30 000 pesos ($7,5 dólares), incluso si cuenta con habilidades similares».

«Los salarios bajos afectan a las mujeres venezolanas aún más que a los hombres, con ingresos 26,5 por ciento por debajo de los de un hombre venezolano según una encuesta de 2019 . Las mujeres venezolanas suelen ser la principal fuente de ingresos de sus hogares; como resultado, están especialmente expuestas a ser explotadas para mantener a sus hijos. En la ciudad fronteriza de Cúcuta, algunos restaurantes les pagan a las mujeres venezolanas la mitad de lo que le pagan a una empleada colombiana».

«A diferencia de los colombianos que han vivido oleadas recurrentes de enfrentamientos, en ocasiones durante décadas, los venezolanos que se encuentran en áreas rurales desconocen las reglas de facto de las zonas en disputa por los grupos armados . En consecuencia, los migrantes se enfrentan a riesgos que van desde detonar minas antipersonales en caminos rurales y caer en el fuego cruzado en zonas fronterizas, hasta romper los toques de queda nocturnos impuestos por grupos armados» .

«Las mujeres, niños, migrantes indocumentados y refugiados pueden enfrentarse a graves peligros en estos entornos. En octubre de 2021 dos niños venezolanos fueron asesinados por disidentes de las FARC en el municipio fronterizo de Tibú tras ser acusados de robar en una tienda. Sus cuerpos fueron encontrados en una carretera veredal, con carteles que decían ‘por ladrón»» .

«En el departamento colombiano del Cauca, cientos de venezolanos se vieron obligados a abandonar una zona de cultivos de coca a finales de 2020 luego de que el ELN les diera la orden de salir mediante un panfleto».

«Sin un lugar donde refugiarse y con poco dinero para comida y alojamiento, los venezolanos en las carreteras son presa fácil mientras caminan de pueblo en pueblo. Según informes, el ELN, por ejemplo, cuenta con un albergue improvisado en el departamento fronterizo de Arauca, donde los migrantes pueden recibir ropa limpia, descansar y comer algo por unos días mientras se les persuade para que se unan al grupo».

«Los grupos armados ‘quieren demostrar que son diferentes al gobierno, que no les da una mano’, dijo un experto en reclutamiento infantil. Aunque el ELN no les pagan un salario a sus soldados, hacen ofertas falsas para reclutar migrantes venezolanos o reparten obsequios como celulares e incluso motos. En Arauca, uno de sus bastiones tradicionales, el grupo guerrillero supuestamente hace pagos de inscripción de entre 200 000 y 500 000 pesos colombianos (entre $50 y $125 dólares)».

«El reclutamiento de migrantes, a veces por la fuerza, se produce tanto a lo largo de la frontera como en zonas de todo el país. Los venezolanos que trabajan para grupos armados se encuentran en regiones alejadas de las tradicionales rutas migratorias, como, por ejemplo, en el departamento del Chocó en la costa pacífica de Colombia».

«Los migrantes son atraídos con regalos o reclutados bajo amenazas, particularmente en provincias azotadas por el conflicto como Nariño, Norte de Santander, Arauca, Cauca y Putumayo . También han salido a la luz casos de reclutamiento por internet. En Venezuela, jóvenes han sido engañados con ofertas de trabajo en redes sociales e invitados a las ciudades de Arauca y Cúcuta, desde donde posteriormente son llevados a zonas rurales por grupos armados no identificados».

«Una vez han ingresado a estos grupos, los venezolanos descubren lo peligroso que puede llegar a ser escapar. Los migrantes que logran desertar carecen de información sobre sus derechos, a dónde pueden acudir y los riesgos que enfrentan».

«Un venezolano de 24 años, entrevistado por Crisis Group en una celda de la policía, fue reclutado a mano armada en el Bajo Cauca por los Caparros, un grupo criminal que surgió de las antiguas fuerzas paramilitares. El grupo le prometió un salario mensual de 800 000 pesos colombianos ($200 dólares) y permiso para visitar a su familia después de ocho meses. Recibió un corte de pelo, una rasurada, un uniforme, un lanzagranadas M79 y fue enviado de inmediato a una zona de conflicto sin ningún tipo de entrenamiento. La incorporación a los Caparros resultó ser un infierno. Durante siete meses, soportó humillaciones y golpizas periódicas. Nunca recibió el pago prometido y participó en enfrentamientos en los que perdió a un amigo venezolano. ‘O seguía o moría’, dijo. ‘Decidí seguir, para encontrar una salida’. Después de desertar, ayudó al ejército a encontrar armas escondidas, pero posteriormente fue detenido por posesión de armas de fuego y desde entonces lleva 21 meses en la cárcel».

«La indiferencia de los funcionarios estatales y de seguridad hacia las necesidades particulares de los venezolanos involucrados en los conflictos armados de Colombia es una preocupación recurrente. Expertos en migración le dijeron a Crisis Group que es común que los organismos de seguridad judicialicen tanto a venezolanos como a colombianos sobre la base del derecho penal ordinario por pertenecer a grupos armados, incluso cuando han desertado después de haber sido reclutados por la fuerza».

«La deserción implica un doble riesgo para los migrantes, quienes también enfrentan repercusiones violentas si los grupos armados creen que están compartiendo información con las autoridades».

«El costo de denunciar delitos con frecuencia supera los beneficios. En 2019, una niña venezolana de 14 años que logró escapar luego de ser reclutada en Norte de Santander por el Ejército Popular de Liberación (EPL), grupo armado dedicado en gran parte al narcotráfico, fue entregada por las autoridades judiciales a un hogar de paso en el mismo departamento a cargo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Posteriormente, fue encontrada y asesinada por hombres armados».

«Algunos miembros de grupos armados se quejan del rápido crecimiento a través del reclutamiento de venezolanos, aunque dichas quejas no son la norma. Un militante del ELN se quejó de que migrantes habían sido empleados para cobrar extorsiones o intimidar a la población local sin haber recibido entrenamiento y una formación ideológica adecuada. En su opinión, la presencia de los migrantes explica por qué los pobladores de ciertas regiones bajo control del ELN mostraban una mayor aversión hacia el grupo que antes. ‘No están relacionándose bien con las comunidades y están utilizando enfoques muy verticales’, dijo . Pero, en general, los grupos armados ven valor en el reclutamiento de venezolanos. ‘Es mejor trabajar con cualquier migrante. Sale más barato, hacen lo que se les pide y no pasan tanto tiempo en la cárcel [como un colombiano]’, dijo el líder de una banda colombiana en Bogotá».

«Los venezolanos son fácilmente asimilados en las bandas colombianas debido a su posición vulnerable y necesidad inmediata de sobrevivir en entornos urbanos competitivos. La naturaleza y el alcance de la participación en actividades delictivas de los venezolanos reclutados varía. Ciertos grupos del crimen organizado, como los de Norte de Santander, generalmente les impiden adquirir estatus o ascender en sus filas».

«Algunos migrantes se dedican a tareas específicas, como el transporte de drogas durante sus viajes. Según informes, los venezolanos reciben descuentos en el transporte informal a través de la frontera hacia el departamento de Arauca si llevan paquetes de contenido desconocido . En Norte de Santander, algunos migrantes se ven obligados a llevar paquetes que contienen drogas mientras miembros de las bandas los acompañan para vigilar su carga».

23.- «El jefe de una oficina de sicariato en Colombia explicó que ahora trabaja principalmente con venezolanos ya que los costos son más bajos. ‘Un colombiano pide 10 millones de pesos ($2500 dólares) para matar a alguien; un venezolano lo hace por dos o tres millones ($500-750 dólares)'».

24.- «Según un venezolano miembro de un grupo criminal, los reclutas comienzan por ejecutar un asesinato, por el cual reciben entre 1 000 000 y 5 000 000 de pesos colombianos (entre $250 y $1250 dólares). Dependiendo del perfil de la víctima, el asesino puede o no regresar brevemente a Venezuela para evitar una investigación judicial. Después de entre cinco y diez golpes de este tipo, es posible que asesinen al sicario para evitar que adquiera poder o estatus dentro del grupo . Los problemas de confianza con los migrantes reclutados suelen resolverse con violencia. ‘Se matan de una vez’, explicó el líder de una oficina de sicariato. ‘Se sacan del medio. … Son desechables. [Los venezolanos] se pueden eliminar y reemplazar'».

25.- «Algunas bandas colombianas también contratan a migrantes venezolanos como traficantes y asaltantes . Las bandas colombianas más pequeñas emplean a los migrantes como centinelas o para vender drogas en Cúcuta».

26.- «En Bogotá, los venezolanos no han reemplazado a los traficantes callejeros colombianos, a menudo conocidos como jíbaros, sino que les han permitido ganar terreno y aumentar sus ganancias mediante el despliegue de una mayor fuerza de trabajo . Las bandas locales en Bogotá, especialmente en los alrededores de Corabastos, el mercado de productos frescos más grande de Colombia y un caldo de cultivo para el tráfico de drogas, la explotación sexual y el tráfico de armas, reclutan migrantes como soldados rasos en sus guerras de bandas urbanas».

27.- «Los venezolanos que venden drogas en las calles a menudo son asesinados por bandas rivales, terminan en tiroteos por el control del vecindario o mueren en luchas internas . La mayoría de los asesinatos de migrantes venezolanos en Bogotá han ocurrido en la zona de Corabastos».

28.- «Un trabajador social explicó que las bandas de Bogotá utilizan a los migrantes y refugiados como ‘carne de cañón’, una tendencia que se refleja en el creciente número de venezolanos asesinados en la capital . El número de migrantes asesinados cada año ha pasado de uno en 2016, a 72 en 2019 y 109 en 2021, lo que significa que el porcentaje de venezolanos asesinados es mayor al porcentaje que representan de la población de la ciudad».

29.- «Crisis Group pudo confirmar la presencia del Tren de Aragua en el municipio de Villa de Rosario, en la frontera con Venezuela, donde el grupo comenzó a trabajar en 2018. Durante la pandemia, el Tren de Aragua continuó operando en el departamento de Norte de Santander con la aprobación de los grupos armados colombianos más grandes, en particular el Clan del Golfo, con quienes colabora, pero ha enfrentado la resistencia armada del ELN».

30.- «El Tren de Aragua trafica drogas y personas y extorsiona a los migrantes que desean cruzar la frontera ilegalmente. Medios nacionales y funcionarios judiciales afirman que el Tren de Aragua se ha hecho cargo de la venta de drogas al menudeo en gran parte de Bogotá y los acusan de ser responsables de una serie de brutales asesinatos . Sin embargo, diversas fuentes del Estado y del crimen organizado coinciden en que la presencia del Tren de Aragua en la capital y otras ciudades principales no va más allá de pequeñas células que trabajan junto a grupos ilegales locales».

31.- «El reclutamiento se produce en Venezuela, en la frontera y en el interior de Colombia. Junto al puente Simón Bolívar, en una zona llamada La Parada, algunas mujeres venezolanas se ven obligadas a desempeñar trabajos sexuales al llegar a Colombia y a menudo terminan trabajando en burdeles clandestinos donde son explotadas y abusadas. Uno de los grupos criminales activos en La Parada, el Tren de Aragua, presuntamente recluta y vende mujeres a otros grupos ilegales. Un migrante mencionó una casa habitada por unas 25 mujeres, entre ellas cinco menores de edad, quienes habían sido marcadas detrás de las orejas para demostrar su ‘propiedad’. Para evitar que las mujeres escapen, los delincuentes las amenazan con violencia».

32.- «En algunos casos, se ha descubierto que funcionarios estatales de los cuerpos de seguridad son cómplices en la explotación sexual de las víctimas de la trata de personas. Un abogado explicó que agentes de policía han colaborado con traficantes de personas y señaló casos en los que devolvieron a mujeres y niñas venezolanas a sus captores, a menudo familiares de las víctimas. Cuatro policías que trabajaban en Cúcuta fueron detenidos en 2019 por participar en una red de trata de personas. Un trabajador social en Bogotá citó otro caso en el que policías presuntamente devolvieron a una mujer venezolana al proxeneta que la explotaba después de haber escapado de sus garras».

33.- «Al carecer de recursos y, a menudo, sin permiso de residencia o estatus de protección temporal en Colombia, los migrantes venezolanos también se han convertido en los principales objetivos para el reclutamiento de grupos armados, con frecuencia incluso más que los jóvenes colombianos pobres. El reclutamiento forzoso de colombianos y venezolanos ha estado aumentando desde 2017, con un incremento considerable después del inicio de la pandemia de COVID-19 . El afán de los grupos armados por expandir sus territorios y generar mayores ingresos los ha llevado a reclutar más personal».

Este es el informe de Crisis Group

#EspañaEnAméricaSinLeyendas | Los presagios de Moctezuma, por Elías Pino Iturrieta
Antes de que el hierro se impusiera, las nociones del mundo de las colectividades prehispánicas recibieron como decisión del más allá el advenimiento de unos coraceros inexplicables

 

@eliaspino

En la dominación de América fue determinante la fuerza del conquistador, sus posibilidades de ofensa armada que no podían superar las sociedades autóctonas, pero también influyó la sensibilidad del elemento que se encontró, de pronto, ante unas presencias que no podía comprender, o para cuya comprensión acudía a nociones metafísicas que podían condenarlo a la inacción o a la sumisión.

Antes de que el hierro se impusiera, las nociones del mundo y de la vida que dominaban la sensibilidad de las colectividades llamadas prehispánicas recibió como decisión del más allá el advenimiento de unos coraceros inexplicables, o que podían explicarse como enviados de los dioses.

El asunto se encuentra cabalmente explicado en culturas como la antigua mexicana, gracias a investigaciones realizadas por historiadores, antropólogos y filólogos del siglo XX. A ellas acudiremos ahora, para ver cómo una antigua concepción del universo jugó en favor de los conquistadores.

Los estudios hechos en nuestros días por profesionales como Ángel María Garibay y Miguel León Portilla, junto con la recopilación de testimonios indígenas que hacen autores fieles a sus fuentes como fray Bernardino de Sahagún, Muñoz Camargo y Fernando de Alba Ixtlixóchitl en las primeras décadas de la colonización, permiten reconstruir con propiedad los entendimientos anteriores al siglo XV que facilitaron los trabajos del conquistador. Como son numerosos, ahora se limitarán a un comentario de los presagios que determinaron la conducta del jefe mexica Moctezuma.

En efecto, según recoge León Portilla en un libro imprescindible, Visión de los vencidos (Caracas, Biblioteca Nacional, 2007), antes de la llegada de las fuerzas de Cortés se suceden en México unos fenómenos que provocan ansiedad generalizada, a través de los cuales se comienza a pensar en el advenimiento de trances y tiempos de grandes riesgos.

Se trata de fenómenos sin explicación para los hombres de entonces que impresionan notablemente al tlatoani Moctezuma, líder del imperio que pronto desaparecerá.

Un jefe muy religioso, formado en la fe de sus ascendientes que promueve, protege y representa, es presa de un temor que lo conduce a la inacción. Se trata de presagios advertidos por la totalidad de los habitantes de Tenochtitlan, que se vuelven un rompecabezas sin soldadura en el hombre que los dirige, mas también entre sus soldados y sus sacerdotes.

Diez años antes de la llegada de los españoles, una espiga de fuego apareció en el cielo. Se podía ver durante el amanecer y también en la medianoche, para provocar funestas sensaciones o “alboroto general”. Poco tiempo después se incendió el templo de Huitzilopochtli, deidad primordial. Era la combustión del Tlacateccan o “casa de mando” del genio de la guerra, sin que se descubrieran los motivos de la devastación. En breve cayó un rayo sobre otro templo de importancia, llamado Tzummulco, pese a que la lluvia no era fuerte.

No se habían repuesto los hombres de la impresión cuando un fuego salió del sol y se transformó en una lluvia de chispas rojas y negras que causó consternación. Pasado un año hirvió el agua del lago y amenazó con invadir las casas de la ciudad, para que la gente aterrada clamara por las oraciones de sus oficiantes. Por colmos, muchas veces se oyó después en la oscuridad de la penumbra la voz desgarrada de una mujer que anunciaba la muerte de sus hijos. Las noches de Tenochtitlan se pasaban entonces en vela.

Un par de novedades, o de hallazgos terribles y misteriosos, causó notable impresión en el ánimo de Moctezuma: la aparición de hombres con un solo cuerpo de dos cabezas, y de un ave con cabeza de diadema a través de la cual se veían gentes combatiendo y muriendo en medio de una feroz conmoción. Moctezuma hizo llamar a los nigromantes a la Casa Negra, y a otro lugar de adoración que frecuentaba, para que interpretaran los prodigios. Pese a la urgencia de la convocatoria, no obtuvo respuestas tranquilizadoras. Como los expertos consultados no satisficieron su curiosidad cada vez más acuciante, los amenazó con prisiones, con la muerte de sus familiares y la destrucción de sus propiedades.

Debe recordarse que había entonces tomado auge la historia del retorno de Quetzalcóatl, supremo hacedor, y las señales inhabituales podían ser el prefacio de un regreso capaz de enervar al tlatoani del imperio, a los nobles, a los responsables del culto y a los guerreros bajo su mando. ¿Cómo los trataría el todopoderoso Quetzalcóatl, la majestuosa Serpiente Emplumada, después de juzgar sus obras de simples mortales?

Pero no llegó Quetzalcóatl, sino Hernán Cortés acompañado por huestes a caballo descendiendo de grandes torres que no se hundían en el mar. De acuerdo con los informantes indígenas de Sahagún, cronista mencionado antes, esta fue la actitud del tlatoani ante el aplanador suceso: “No hizo más que esperarlos. No hizo más que resolverlo en su corazón, no hizo más que resignarse; dominó finalmente su corazón, se recomió en su interior, lo dejó en disposición de ver y de admirar lo que habría de suceder”.

#9Ago | Miranda lidera cifra de contagios por covid-19
De acuerdo con el balance oficial, en las últimas 24 horas, el total de contagios asciende a 538.877 y el de fallecidos sigue en 5.768

La vicepresidenta, Delcy Rodríguez, informó vía Twitter que el 9 de agosto se reportaron en el país 246 nuevos contagios por covid-19: 244 por transmisión comunitaria y 2 importados). Con estas cifras, el total de contagios asciende a 538.877 y el de fallecidos sigue en 5.768.

«El estado donde este martes se detecta la mayor cifra de nuevos casos comunitarios es Miranda (64), con contagios activos en 11 municipios; le siguen las entidades: La Guaira (49), Caracas (47) y Sucre (34)», tuiteó.

De igual modo, Rodríguez precisó que hay 528.668 pacientes recuperados (98%) y 4.441 casos activos.

Menos del 50% de la población venezolana tiene dos dosis

La Alianza Rebelde Investiga revisó lo que ha ocurrido en el primer año de vacunación en el país. Encontró, además de la discordancia entre reportes independientes y las cifras oficiales, que el país no llega al 50% de población vacunada con dos dosis, solo 16% tiene tercera dosis y los grupos de personas vulnerables con enfermedades crónicas han sido desatendidas desde que comenzó la pandemia.

Asimismo, se encontró que menos de la mitad de las personas mayores de 65 recibieron vacunas. Sin embargo, en lo que respecta a la vacunación de niños y maestros, de acuerdo a cifras de la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep) avanzó satisfactoriamente: hasta marzo de 2022, 60% de los estudiantes tenías las dos dosis y 100% del personal docente, obrero y administrativo adscritos a Andiep tenía las dos vacunas en marzo de 2022.

Te recomendamos leer este trabajo: 

Venezuela: el declive del crédito socava la rentabilidad de la banca
Leonardo Buniak advierte que mientras la ganancia siga deprimida el sistema financiero va a perder viabilidad y capacidad para ser un factor de relanzamiento de la economía

 

@vsalmeron

 

La banca venezolana demostró habilidad para flotar sobre la recesión que redujo a la cuarta parte el tamaño de la economía y la hiperinflación que destruyó la confianza en la moneda, pero la contracción del crédito comienza a minar la rentabilidad.

Para drenar liquidez y evitar que haya préstamos que alimenten la demanda de dólares desde 2019 el Banco Central obliga a los bancos a inmovilizar la mayoría del dinero que gestionan, actualmente, el 73% de los depósitos.

El resultado es una economía primitiva con escaso financiamiento donde las empresas reciben pocos préstamos para soportar la producción y millones de venezolanos tienen tarjetas de crédito inservibles, con las que no pueden comprar una hamburguesa.

El portafolio de préstamos equivale a tan solo 500 millones de dólares al cierre de junio, una cifra enana respecto a los 31 mil millones de dólares de 2012, cuando no había explotado la crisis y la banca usaba la mayoría de los depósitos para prestar.

Para el sistema financiero hay una cadena de impactos. El escaso volumen de los créditos se traduce en menos ganancias y poco dinero para reforzar el capital. Por tanto, la rentabilidad y la solvencia se debilitan.

Leonardo Buniak, analista de riesgo bancario y director de la firma Buniak & Company, explica que “el capital crece por el aporte del accionista o por la reinversión de utilidades. Si las utilidades se debilitan la solvencia del banco también comienza a debilitarse”.

Pendiente negativa

Un elemento esencial para evaluar el desempeño del sistema financiero es el activo, es decir, el dinero que el banco presta para obtener ingresos, mediante créditos e inversiones como la compra de bonos. Pero este dinero no es del banco, es de los depositantes y para captarlo paga intereses.

Leonardo Buniak recurre a un indicador clave para examinar la rentabilidad, el margen financiero bruto. Este indicador relaciona los ingresos obtenidos, mediante los préstamos e inversiones, con el pago de intereses que hace el banco para captar dinero.

Básicamente se calcula restándole al ingreso por créditos e inversiones el pago de intereses a los depositantes y el resultado se expresa como porcentaje del activo.

“El negocio de la banca es dar préstamos y realizar inversiones por eso el margen financiero bruto es el principal indicador de ganancia y en el caso de la banca privada se redujo desde 13,58% en marzo de 2021 hasta 0,31% en marzo de este año. En junio milagrosamente subió a 2,24%” dice Leonardo Buniak.

“La caída vertiginosa en la ganancia del negocio de intermediación es algo indescriptible y sin precedentes en la historia de Venezuela. Y eso nos habla de lo comprometida que está la banca respecto a la rentabilidad”, dice Leonardo Buniak.

En el caso de la banca pública el margen financiero se redujo desde 2,31% en marzo de 2021 hasta 0,55% en junio de este año.

La solvencia

Leonardo Buniak destaca que “la banca todavía está bien capitalizada” pero deja en claro que los indicadores de solvencia han comenzado a deteriorarse porque el descenso de las ganancias implica que hay menos recursos para reforzar el capital.

Los indicadores de solvencia reflejan en qué medida los recursos propios del banco, provenientes de los aportes de los accionistas y los beneficios reinvertidos, respaldan las operaciones. Es la capacidad para absorber pérdidas.

El indicador mínimo de patrimonio o solvencia que exige la Superintendencia de Bancos en Venezuela es de 9%, es decir, por cada cien bolívares en activos debe haber nueve de recursos propios.

“Si vemos la banca privada al cierre de marzo de 2021 la solvencia se ubicó en 37% y en junio de este año en 20,08%. Este es el promedio del sector pero hay bancos pegados del 9% que es el mínimo exigido, de allí las exigencias de aportes de capital”, dice Buniak.

Para contener el deterioro de la solvencia la Superintendencia de Bancos emitió una resolución que obliga a los accionistas a inyectar dinero en efectivo para incrementar el capital antes de septiembre de este año.

Sin músculo

Lo previsible es que los banqueros aumenten el capital lo mínimo necesario en un entorno donde la inmovilización de los depósitos restringe el crédito y la rentabilidad desciende.

La hiperinflación condujo a una dolarización de facto y hoy la mitad de los depósitos son dólares pero el gobierno, en un intento por detener la dolarización, prohíbe los préstamos en moneda extranjera.

La única concesión fue permitir en febrero de este año el uso de 10% de los depósitos en dólares para otorgar préstamos en bolívares relacionados al tipo de cambio oficial. La medida dio algo de oxígeno pero no acabó con la asfixia del crédito.

Leonardo Buniak advierte que “hay una macrotendencia muy grave. Mientras la rentabilidad siga deprimida la banca va a perder viabilidad, sostenibilidad y capacidad para ser un factor de relanzamiento de la economía. Esta rentabilidad no te permite crecer”.

 

*Puede leer también: ¿Cómo el gobierno está reduciendo el uso del dólar en Venezuela?

 

Un aspecto positivo es que el sistema financiero está sólido en cuanto a las reservas disponibles para atender un posible deterioro en la calidad de los créditos.

“Las provisiones al cierre de junio son de 390% eso quiere decir que por cada bolívar de cartera mala, con problemas de morosidad, la banca tiene cuatro bolívares en provisiones para contingencias” explica Leonardo Buniak.

“La banca todavía sigue estando bien capitalizada y provisionada pero está inmersa en una macrotendencia peligrosa que le resta sostenibilidad al sector hacia adelante”, agrega.

El reacomodo

Para adaptarse al entorno los bancos han iniciado la digitalización de procesos, el recorte de personal y el cierre de agencias a fin de disminuir los gastos y enfocarse en el cobro de comisiones por servicios como fuente de ingresos.

Si bien la digitalización es la tendencia en la banca regional en Venezuela cuenta con el aliciente de un entorno que obliga a recortar gastos a gran velocidad.

“Es una tendencia irreversible el cierre de agencias y el despido de personas por la caída de la rentabilidad. Para sobrevivir la banca se enfoca en las comisiones por servicios. Pasó de una banca de intermediación a una banca de servicios transaccionales y para eso no requieres una gran red de agencias”, explica Buniak.

Las cifras son elocuentes. Entre junio de 2018 y junio de este año la banca cerró 768 agencias y redujo el número de trabajadores en 25 mil 330. Esto implica que la red de oficinas se achicó 22% y la nómina 44%.

BOD el inicio

El pasado 17 de junio la Superintendencia de Bancos aprobó la operación en la que el Banco Nacional de Crédito (BNC) adquirió activos y pasivos del Banco Occidental de Descuento (BOD), una entidad que según las autoridades estaba inmersa en “riesgos significativos de solvencia y liquidez”.

El 6 de julio la Superintendencia emitió una resolución donde otorga un plazo de dos años para la liquidación del BOD y sus empresas vinculadas. Esta operación bien podría ser el primer paso de un proceso en el que se reduzca la lista de 23 bancos privados que operan en Venezuela.

“La banca avanza hacia procesos de fusión y es probable que terminemos con once o doce bancos. Ya vimos el primer ejemplo con BOD y BNC” afirma Leonardo Buniak.

Un aspecto clave es que las fusiones tienen un alto grado de intervención política porque necesitan la autorización previa del Directorio del Órgano Superior del Sistema Financiero Nacional integrado por cinco funcionarios nombrados por el presidente de la República: el ministro de finanzas, el presidente del Banco Central y tres directores.

Banqueros sostienen que este grado de intervención del gobierno es una traba para que se concreten fusiones que están en una fase preliminar.                                                               crédito

#EcoRunRún | Proyecto turístico en La Tortuga podría generar daños ecológicos si no se realiza con criterios ambientales
Nicolás Maduro aseguró que, a partir de la creación de las ZEE, la isla La Tortuga, ubicada en el Territorio Insular Miranda, se convertirá en “el gran centro turístico del Caribe”
El biólogo Alejandro Luy indicó que hay una zona de manglares y de lagunas que son muy importantes. También, explicó que podría afectar a especies de aves migratorias y residentes

Alejandro Luy, biólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), advirtió este martes, 9 de agosto, que el proyecto turístico en la isla La Tortuga podría generar daños ecológicos.

Durante una entrevista que ofreció al Circuito Éxitos de Unión Radio, Luy manifestó ver con «preocupación» el proyecto turístico que planteó el gobierno para La Tortuga, tras incluirla en una de las Zonas Económicas Especiales (ZEE).

«La preocupación parte de que la isla más grande de Venezuela, que en la actualidad cuenta con algunas rancherías y algunos desarrollos turísticos pero de bajo impacto, pequeños, de pronto se va a convertir en un turismo de muy alto impacto y masivo», dijo.

El especialista señaló que el proyecto contempla la construcción de un aeropuerto internacional, dos campos de golf y 10 hoteles. «Evidentemente vamos a dar un salto de lo que no hay ahora a todo este desarrollo», alertó.

A su juicio, esto traerá un impacto, sobre todo al ecosistema. Ante eso Luy preguntó: «¿Estamos suficientemente conscientes a la hora de hacer ese proyecto que las condiciones ambientales podrían ser una limitante fuerte y deberían reconsiderarse?».

Especies y manglares

De acuerdo con el biólogo Alejandro Luy, la isla de La Tortuga tiene un ecosistema donde hay especies amenazadas.

«Las cinco tortugas marinas que están presentes en Venezuela, usan La Tortuga para desovar, cuatro de ellas, y todas para alimentarse alrededor de la isla», señaló.

Además, indicó que hay una zona de manglares y de lagunas que son muy importantes. También, explicó que podría afectar a especies de aves migratorias y residentes.

«Las especies migratorias vienen desde Canadá, Estados Unidos y en el invierno boreal viajan al sur buscando el calor y pasan por la isla de La Tortuga, por todas las Dependencias Federales», acotó.

En el caso de los manglares, comentó que el proyecto incluye un puerto de aguas profundas.

«El único lugar, según dicen algunos estudios, que se puede utilizar para ese puerto es justo donde están los manglares», advirtió.

Por otra parte, señaló que, en general, el ecosistema se va a ver alterado notablemente por tantas construcciones y tantas personas coincidiendo «con estas especies críticas».

Desarrollo turístico sustentable

Alejandro Luy señaló que para plantear un desarrollo de carácter sustentable, donde lo ambiental, económico y social tengan cabida y tengan la misma valoración, se pueden plantear otro tipo de desarrollos turísticos.

«Uno puede plantearse desarrollos turísticos como existen en parques nacionales, algunos en Venezuela, pero también en todo el planeta», dijo.

Asimismo, se refirió a las reservas de biosfera, las cuales implican «áreas extensas donde hay una zona protegida y luego un área manejada donde hay una población importante que vive del turismo».

Según Luy, el problema no es el desarrollo turístico, sino el modelo del desarrollo.

«Mucho antes de que existiera esta propuesta, ha habido estudios, incluso contratados por el mismo gobierno, que mostraron que un desarrollo de estas características, como las que están planteando en este proyecto, no es sostenible ni ambiental, ni económicamente», expresó.

 

En ese sentido, dijo que La Tortuga podría declararse parque nacional o reserva de biosfera y, en función de eso, estimular un «turismo sustentable, de bajo impacto, con construcciones muy pequeñas, muy localizadas, protegiendo áreas claves como el manglar y las lagunas».

«Sí es posible desarrollar, desde el punto de vista una zona, pero basado en criterios ambientales», añadió.

Por otra parte, señaló que una de las mayores preguntas es que algunos se hacen es que si «plantear el proyecto ya no requería un estudio serio de impacto socioambiental».

«Un proyecto de esta dimensión requiere, según mi criterio, en base a lo que dice la Constitución, un análisis de impacto socioambiental», añadió.

El proyecto en La Tortuga

Héctor Silva, viceministro de Economía Productiva, presentó el proyecto turístico de La Tortuga. El oficialista indicó que esperan construir 10 hoteles resort «de alto nivel empleando energía renovable, energía eléctrica solar y eólica”.

El funcionario del gobierno señaló que este proyecto se desarrollará durante 10 meses bajo el aval de la Presidencia y la participación de la Vicepresidencia de Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, así como de los Ministerios del Turismo; Ecosocialismo y Transporte.

 

“Este proyecto se desarrolló teniendo en cuenta al medo ambiente, respetando las normas y reglamentos a través del marco del Ministerio de Ecosocialismo”, puntualizó Silva.

En días pasados, Nicolás Maduro aseguró que, a partir de la creación de las ZEE, la isla La Tortuga, ubicada en el Territorio Insular Miranda, se convertirá en “el gran centro turístico del Caribe”.

“No exagero cuando les digo que el proyecto de la isla de La Tortuga es el proyecto turístico más grande e importante hoy por hoy en el Caribe y en el mundo”, añadió Maduro.

Venezuela suma 196 contagios por covid-19 este #8Ago
De acuerdo con el balance oficial, en las últimas 24 horas el total de contagios asciende a 538.631 y el de muertes sigue en 5768

El ministro de Comunicación e Información, Freddy Ñáñez, informó vía Twitter la noche del 8 de agosto que en las últimas 24 horas el país registró 196 contagios por covid-19, 194 por transmisión comunitaria y 2 importados. Con estas cifras, el total de contagios asciende a 538.631 y el de muertes sigue en 5768.

Ñáñez señaló que los casos comunitarios están ubicados en los siguientes estados: Caracas 92, Miranda 57, Falcón 18, Aragua 8, Yaracuy 8, entre otros.

«Caracas presenta hoy el mayor número de contagios en 16 de sus 22 parroquias: Sucre 21, Altagracia 9, El Valle 9, 23 de Enero 8, San Juan 7, entre otros», precisó.

En este sentido, refirió que 4.650 casos activos y 528.213 personas recuperadas, lo que representa el 98% de los contagios.

«Hasta la fecha tenemos 2.912 pacientes que se encuentran asintomáticos. Hay 1.422 con Insuficiencia Respiratoria Aguda leve, 239 con Insuficiencia Respiratoria Aguda Moderada y 77 en la Unidad de Cuidados Intensivos», indicó.

Menos del 50% de la población venezolana tiene dos dosis contra el COVID-19

La Alianza Rebelde Investiga hizo una revisión de lo que ha ocurrido en el primer año de vacunación en el país, y pudo encontrar, además de la discordancia entre reportes independientes y las cifras oficiales, que el país no llega al 50% de población vacunada con dos dosis, solo 16% tiene tercera dosis y los grupos de personas vulnerables con enfermedades crónicas han sido desatendidas desde que comenzó la pandemia.

3×3 | La nueva diplomacia entre Colombia y Venezuela dependerá más de Petro que de Maduro
Las cancillerías de Venezuela y Colombia afirmaron designar embajadores para fortalecer sus relaciones bilaterales después del 7 de agosto
Consideran que el proceso de paz interna de Colombia y su negociación con el ELN afectará a la seguridad de la frontera
Giovanna De Michele: «Solo un flujo comercial próspero podría garantizar la verdadera reactivación (económica y legal) de la zona»

Poco después de ganar las elecciones presidenciales de Colombia, Gustavo Petro anunció su interés en abrir relaciones diplomáticas directas con el gabinete de Nicolás Maduro.

Desde 22 de junio de 2022, Petro mostró en sus redes sociales sus propuestas para «restablecer» la frontera: conversaciones directas con Maduro, promesas de industrializar a la ciudad de Cúcuta para mejorar la economía de la zona y la designación de Álvaro Leyva Durán como ministro de Relaciones Exteriores y Paz y a Iván Velásquez Gómez como ministro de defensa de Colombia. 

La diplomacia entre Venezuela y Colombia se quebró cuando el gobierno de Iván Duque apoyó la proclamación de Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. En 2019 Maduro anunció una ruptura con Colombia al expulsar a sus embajadores. 

Gustavo Petro asumió formalmente la presidencia de Colombia el 7 de agosto del 2022. Tanto la cancillería colombiana como la venezolana afirmaron designar embajadores para fortalecer sus relaciones bilaterales luego de la proclamación de Petro como mandatario. 

El plan para restablecer las relaciones diplomáticas con Maduro enfrenta la regularización migratoria y los grupos armados irregulares o guerrilleros. Según la ONU, los 2.219 kilómetros de frontera terrestre recibe un mínimo diario de 2.000 migrantes venezolanos desde el año2021 y más de 3.300 venezolanos desplazados durante el primer trimestre del 2022 por los enfrentamientos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). 

La internacionalista Giovanna De Michele explicó que «la dinámica de esta nueva relación diplomática y migratoria dependerá en su mayoría de las acciones de seguridad interna de Colombia, antes que las afinidades ideológicas». 

Para César Niño, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Salle y experto en seguridad y defensa, la reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela es una respuesta «pragmática, que pasa por la racionalidad de los Estados y va más allá de las ideologías de los gobernantes de turnos». 

Por su parte, Mirna Yonis, integrante del equipo directivo del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI), aseveró que «este movimiento de lógica se gesta en la necesidades de ambas sociedades y el deterioro diplomático prolongado entre ambos países tan cercanos».

Frente a este panorama, Runrun.es contactó a tres expertos para explicar esta nueva etapa que enfrentará la diplomacia sudamericana. 

¿Qué puede perder Colombia (y Venezuela) tanto a nivel diplomático como interno con esta nueva relación bilateral?

Giovanna De Michele: «Si vemos la situación como entes diplomáticos, como Estados, creo que ambos podrían tener una relación ganar-ganar. Venezuela podría recuperar unos espacios perdidos en el ámbito comercial».

«No descartaría la probabilidad de que Washington aproveche la cercanía ideológica entre Petro y Maduro para tratar de forzar un proceso de negociación. Esto es debido a la importancia que tiene Colombia desde el punto de vista estratégico para Estados Unidos». 

«Si alguien tiene algo que perder en este restablecimiento de relaciones diplomáticas sería la oposición venezolana representada por el liderazgo de Juan Guaidó, porque dejarían de tener la representación que tenían en territorio colombiano y en su política internacional». 

César Niño: «No habría una pérdida en términos concretos. Los movimientos pragmáticos suponen un cálculo racional de toma de decisiones que pasa la dimensión estratégica y que van por encima de la dimensión particular, ideológica o individual».  

«Seguramente la pérdida, si lo vemos en términos de costo-beneficio, sería un desgaste político interno en Colombia frente a los debates y la polarización. La oposición colombiana tendría la tesis de que la reapertura de la frontera y el diálogo signifique para ellos un apoyo al gabinete de Maduro. Podrían atravesar una turbulencia ideológica frente a los opositores de ambos gobiernos».

Mirna Yonis: «Más que decir qué se puede perder, se puede decir qué se espera cambiar. Todavía no hay una acción concreta o camino para restablecer las relaciones consulares y diplomáticas. Hay muchos anuncios, pero todo necesita unos protocolos, eso no sale de un día para otro. La reunión de los cancilleres es un paso para ello».   

«El gobierno de Petro debe sincerar sus intenciones para dinamizar las acciones humanitarias por el tema migratorio y por la embajada de Estados Unidos de Venezuela, que está en territorio colombiano. Algunos podrían decir que ello abonaría a la relación entre EEUU. Yo veo eso muy difícil. El gobierno interino de Juan Guaidó no tiene suficiente músculo político en estos momentos para ganar más cosas, solo logrará conversaciones y diálogos». 

Más allá de los beneficios económicos, ¿qué cambios puede traer el retorno del paso migratorio legal en la frontera colombovenezolana?

Giovanna De Michele: «Espero que una de los efectos inmediatos sea la disminución de las mafias que se encargan del tráfico de personas a través de las «trochas». También se espera que la reactivación comercial y legal en la frontera disminuya el contrabando de mercancías. Hay muchas necesidades económicas y sociales venezolanas que se satisfarán con la apertura de zona fronteriza. Solo un flujo comercial próspero podría garantizar la verdadera reactivación de la zona». 

César Niño: «Me atrevería a decir que, independientemente de la reapertura de la frontera, los movimientos y grupos armados irregulares que están en la zona seguirán existiendo. Pero, seguramente, el compromiso de los lazos diplomáticos hará mucho más efectivo el control estatal sobre estos territorios».

«Una gran característica que Colombia ha presentado en los últimos años es el abandono de sus fronteras y la ausencia estatal en los territorios. Colombia suele ser más territorio que Estado. Esto significaría que la excusa de volver a las relaciones bilaterales podría motivar, e incluso obligar, al Estado colombiano a tener una presencia efectiva que ha sido alejada por diferentes circunstancias. Habrá mayor legitimidad del Estado para hacer presencia en esos territorios». 

Mirna Yonis: «Las acciones apuntan hacia un paso migratorio legal, al menos. Pero insisto que el aparato decisional de Colombia no es el único que influye en eso, también está la red de cooperación internacional para atender el tema migratorio. Allí, entonces, el tema migratorio se utilizará como una arista que rebotará en la parte política y diplomática de ambos países, sobre todo en Colombia. No será fácil resolver o atender el tema migratorio venezolano». 

¿Qué se puede esperar a nivel de seguridad militar de esta relación entre Petro y el gabinete de Maduro? 

Giovanna De Michele: «Gustavo Petro dijo que iba a mantener los beneficios que se les han otorgado a los migrantes venezolanos en Colombia (que se ejecutaron con el gobierno de Duque). Pero, la agenda en materia de seguridad y migración dependerá de la seguridad interna en Colombia». 

«Ya las alas disidentes de las FARC y del ELN manifestaron su disposición de tener un proceso de diálogo con Petro. Ese intercambio, de lograrse, podría significar el despeje de grupos irregulares que están operando en territorio venezolano».

«También habrá que esperar cómo se va a manejar la administración de Maduro. Durante los últimos años ha sido muy cómodo para Maduro responsabilizar al gobierno colombiano por todo acto irregular e ilícito que pasaba en la frontera. Hay que ver cómo actuará la administración madurista de producirse alguna escaramuza, si van a seguir responsabilizando al gobierno colombiano o a quienes representarán la nueva oposición en Colombia». 

César Niño: «Posiblemente se abra un canal de diálogo entre los altos mandos militares de ambos países. Esto supone, más allá de toda lógica ideológica, una interacción más fluida para enfrentar algunas amenazas compartidas y comunes, sobre todo en el tema fronterizo». 

«La frontera entre Colombia y Venezuela es una de las más porosas del mundo, no se puede escalonar para cerrarse o abrirse». 

«Los beneficios en seguridad y defensa tendrán que ver con un entendimiento y un flujo de comunicación entre los tomadores de decisión de seguridad nacional. También la migración podría tomar una situación más «regular», un poco más condescendiente frente a los fenómenos que tienen que ver con las situaciones humanitarias. Seguramente habría una participación más activa de ambos Estados en el tratamiento del derecho a proteger y en materia de los Derechos Humanos». 

Mirna Yonis: «Hay que esperar al menos los primeros días de gobierno de Petro para ver si da una declaración externa más allá de lo que le exige la política interna colombiana. La designación de los cancilleres y ministros de seguridad y de defensa apuntan a la base política de Petro, pero no se traduce, todavía, a un conflicto interno en la estructura militar colombiana que algunos expertos prevén».

«Por lo tanto, esa relación de Petro y Maduro no pasará de primeras desde el punto de vista personal, sino del cuadro político interno colombiano. Creo que Petro, más allá de su plataforma amplia, sabe que también debe tener una relativa calma en sus primeros días para poder implementar algunas políticas. Pero el tema migratorio es una «papa caliente» que requiere de acciones rápidas. Aún así, Colombia debe atender sus asuntos internos relacionados con su estabilidad socioeconómica, de salud pública y su relación militar con Estados Unidos».

«Quizás este sea el punto más álgido en la relación entre Colombia y Venezuela».