RR.ES PLUS archivos - Runrun

RR.ES PLUS

#GuachimánElectoral | 1 de cada 10 venezolanos del Registro Electoral son adultos mayores propensos a complicarse por COVID-19
Especialistas concuerdan que para cuidar a la población en riesgo y evitar una escalada en el número de casos se debe elaborar un protocolo que cumpla con la higiene de manos, mascarillas, desinfección de equipos electorales y centros de votación con mucha ventilación

Patzzy Salazar y Daniel Benítez

El Gobierno de Maduro, en medio de una pandemia como el COVID-19 que ha cobrado la vida de más de 930.000 personas a escala mundial y con un sistema sanitario colapsado, está empeñado en celebrar las elecciones legislativas en diciembre.

El gobernante venezolano aseguró, el domingo 6 de septiembre, que las elecciones parlamentarias, previstas para el #6D, se realizarán “llueve, truene o relampaguee”.

En esta pandemia, la tendencia a escala mundial indica que los ancianos son el grupo más vulnerable. A eso se le debe sumar que también se convierten en población de riesgo aquellos pacientes con enfermedades de base como cáncer, diabetes, hipertensión arterial, problemas cardíacos o pulmonares, enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades renales u obesidad.

De acuerdo con información divulgada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), en estas elecciones podrán participar 20.710.421 votantes. Organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Estados Americanos (OEA), indican que las personas más vulnerables son aquellas con más de 65 años. Sin embargo, el CNE no proporciona información sobre los rangos de edad en el que está dividido el Registro Electoral. Por lo tanto, no se conoce cuál es la cantidad de personas mayores de 65 años que están registradas para votar. 

No obstante, el CIA World Factbook, una publicación anual de la Agencia Central de Inteligencia que registra datos poblacionales de distintos países (CIA por sus siglas en inglés), estima que para 2020 en Venezuela había 28.644.297 de personas, de las cuales 2.341.908 (8,18 %) son personas mayores de 65 años.

Siguiendo los datos ofrecidos por el CNE y el CIA World Factbook, el #GuachimánElectoral realizó un cálculo para obtener un aproximado del porcentaje de adultos mayores que están incluidos en el Registro Electoral, lo que dio que el 11,3 % de los electores son población de riesgo ante el COVID-19. Sin embargo, se desconoce si la totalidad de los adultos mayores están incluidos en el Registro Electoral. En este cálculo no están incluidas las personas menores de 65 años que padecen enfermedades de base.

El 11 de septiembre, el #GuachimánElectoral envió un correo electrónico al CNE solicitando información sobre la población adulto mayor que está en el padrón electoral, pero no se obtuvo respuesta.

Daniel Santolo, politólogo y experto en sistemas electorales, asevera: “Hay que evaluar cómo se maneja el riesgo de contagio en las elecciones, porque ahorita la situación va en crecimiento y diciembre se proyecta como un mes donde habrá más casos. Esto es un riesgo para el personal electoral, miembros de mesa y los electores”.

De hecho, el 9 de septiembre, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales emitió un segundo informe sobre el avance del COVID-19 en Venezuela, donde hacen una estimación de que el país podría alcanzar 14.000 casos diarios en el último trimestre del año.

Especialistas consideran que, a diferencia de otros países, Venezuela no está preparada para celebrar elecciones en pandemia, ya que la realidad actual indica que no se cuenta con los equipos de bioseguridad para proteger a los electores, mucho menos a la población vulnerable.

Edad y enfermedades de base

El riesgo de complicaciones por COVID-19 puede aumentar en las personas mayores de 65 años y, según la OMS, también en las personas de cualquier edad que tengan afecciones médicas previas, como problemas cardíacos o pulmonares, hipertensión arterial, diabetes o cáncer. Entre las enfermedades asociadas al COVID-19 que pueden tender a complicarse están también las personas que sufren de obesidad y sobrepeso y las personas con VIH.

El médico infectólogo Manuel Figuera esgrimió que los adultos mayores tienen más probabilidades de presentar un cuadro más grave por la enfermedad. porque al ser mayores su sistema inmunológico es menos eficiente que el de los jóvenes para atacar al virus. 

\En Venezuela, según un estudio realizado por la Sociedad Venezolana de Medicina Interna (Svmi), desde el año 2014 hasta el 2017, que buscó determinar la prevalencia de enfermedades cardiometabólicas que sufre la población venezolana, estableció que 12,3 % de los venezolanos sufren de diabetes, 34,1 % padecen de hipertensión arterial, 24,6 % sufre de obesidad y 34,4 % de sobrepeso. El estudio se hizo a escala nacional con adultos mayores de 20 años. Sin embargo, el estudio no arroja datos discriminados por edades, por lo tanto no se puede calcular cuántas de estas personas son mayores de 65 años y si están inscritos en el Registro Electoral.

Virginia Salazar, presidenta de la Svmi, explicó que la relación entre tener una enfermedad de base y desarrollar una infección severa por coronavirus está ligada con la particularidad que tiene cada enfermedad de base que sufra la persona. “Por ejemplo, el paciente diabético tiene una inmunidad comprometida, la respuesta inmune del paciente diabético que tiene la glicemia alta no es adecuada y eso lo predispone a una serie de infecciones. Además, hay daños vasculares en las células de los vasos sanguíneos que con la infección viral producida por el COVID-19 se deterioran más y eso hace que se predisponga a una enfermedad más severa”.

La especialista continuó explicando que las personas que tienen alguna enfermedad pulmonar ya tienen sus pulmones comprometidos por la misma patología y cuando el virus ataca los pulmones no tienen la misma capacidad de respuesta que los de una persona que no sufre de alguna enfermedad pulmonar. 

Para el 14 de septiembre, en Venezuela se reportaron 61.569 casos de contagio y 494 fallecidos por COVID-19. Según el conteo diario del Centro de Estudios del Desarrollo (Cendes) de la Universidad Central de Venezuela (UCV), de ese total de muertes, 262, es decir, el 53 %, son mayores de 60 años.

Según el Anuario de Mortalidad 2014, el último publicado por el Ministerio de Salud, las principales causas de muerte en el país por enfermedades crónicas no transmisibles son enfermedades cardíacas (20,7 %), cáncer (15,4 %) y diabetes (7,6 %).

Figuera acotó que a pesar de que hay una asociación entre severidad y mortalidad con edad, eso no significa que todas las personas mayores de 60 años y con enfermedades de base van a fallecer o les va a dar el virus de forma más severa. 

¿Qué se recomienda para unas elecciones en pandemia?

Martín Anderson, médico especialista en salud pública, afirma que las medidas sanitarias que ha dispuesto el CNE para prevenir el contagio del virus han sido implementadas de manera inadecuada, aún más si se piensa en adultos mayores.

“En el proceso de actualización del Registro Electoral no se observó en su totalidad el distanciamiento físico. En el protocolo del CNE no se contempla la disposición de equipos y materiales para uso exclusivo de cada funcionario; tampoco el señalamiento para ordenar la fila de personas ni la habilitación de horarios de atención especial para las personas en riesgo”.

Por otra parte, el experto en salud pública agrega las medidas imprescindibles: uso de guantes, tapabocas y gel antibacterial, y la desinfección de equipos captahuellas, bolígrafos, asientos y mesas con regularidad.

Hace apenas unos días, el CNE detalló cuál será el protocolo de bioseguridad que implementará el #6D: uso obligatorio de mascarillas, demarcación de espacio de 1,5 metros entre votantes y uso de gel antibacterial antes de usar la máquina de votación. Además, el Poder Electoral estableció que serán los coordinadores de cada centro electoral y los funcionarios del Plan República los responsables de que se dé cumplimiento a las medidas antipandemia.

Figuera agregó, como recomendación, el uso de mascarillas por parte de los votantes y la instalación de puestos de higienización de manos antes y después de votar. “En cada mesa electoral debería haber alcohol en gel para limpiarse las manos antes de votar, porque hay que recordar que se debe poner la huella, el dedo en la tinta, firmar un libro, tocar una pantalla táctil y muchas personas van a tocar eso, y puede haber personas que, incluso, estando enfermas pueden ir a votar”.

Asimismo, el infectólogo señaló que los espacios donde se hagan las votaciones deben ser muy ventilados. “No debería haber muchas personas en el mismo sitio y en espacios cerrados, porque, probablemente, los que vayan a tener mayor riesgo no son los que van a ir a votar, porque ellos entran por unos minutos y se van, sino los testigos de mesa y las personas dentro de la mesa electoral que van a estar ahí, por horas, en un espacio cerrado”.

La experiencia en otros países

Elecciones legislativas, presidenciales y plebiscitos son parte del calendario democrático que la pandemia ha obligado a modificar. La mayoría de los países que tenían elecciones en marzo, abril y mayo tuvieron que posponer sus comicios justo cuando el virus se propagaba sin control.

Un estudio del Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (Idea) precisa que dos de cada tres países que debían celebrar elecciones este año decidieron posponerlas debido al coronavirus, y al menos 54 países optaron por celebrar comicios siguiendo protocolos de bioseguridad.

Anderson cree que el problema no está en realizar elecciones en plena pandemia, sino en tener y seguir un plan de bioseguridad. “Si tienes la capacidad para cuidar de tu población no hay problema en hacer unos comicios electorales. Ya vimos que los médicos en Venezuela ni siquiera tienen equipos de seguridad”.

Como ejemplos se tienen a Corea del Sur, donde se dispuso la opción de voto por correo y voto adelantado para quienes estuvieran contagiados. En Croacia se permitió el sufragio a domicilio con una persona de confianza. En Singapur, los ciudadanos con fiebre pudieron votar en la última hora de la jornada y ciertas comunidades en España no permitieron el voto de los infectados. En Rusia, la votación duró una semana entera y se permitió el voto desde las casas y lugares de trabajo. En los centros de votación se chequeó la temperatura y se dieron mascarillas, guantes y lápices individuales.

En contraste, uno de los casos donde hubo un repunte significativo luego de la elección fue en Burundi, el país africano permitió la reunión de miles de personas sin medidas de distanciamiento social y las campañas electorales se dieron con poco resguardo físico.

Estos casos demuestran cómo las instituciones electorales y los gobiernos tienen la responsabilidad de organizar procesos que preserven el sistema democrático y eviten que las elecciones incrementen la propagación del COVID-19.

Riesgo de sufrir mordeduras de serpientes aumenta con la temporada de lluvias
Otros factores como la presencia de bosques semideciduos y la deficiencia en la recolección de basura contribuyen a la presencia de serpientes en áreas urbanas. 

Rafael Betancourt, de 17 años de edad, fue mordido por una serpiente mientras buscaba maíz para alimentarse en el terreno de sus padres, en el sector Las Colinas, municipio Montes del estado Sucre. El joven falleció mientras era trasladado desde el Hospital Dr. Luis Daniel Beauperthuy, de Cumanacoa hasta el Antonio Patricio de Alcalá, de Cumaná. 

El hospital ubicado en Cumanacoa no contaba con el suero antiofídico para atender a Betancourt, por lo que sus familiares debieron movilizarlo en la parte trasera de un camión de gas -ante la carencia de ambulancias- hacia la capital del estado Sucre. En el trayecto, en el que les llovió e hizo más delicado el estado de salud del joven, falleció. 

La suerte que corrió Betancourt antes de su fallecimiento no es aislada, especialmente en esta temporada del año.  Hildebrando Arangú, MSc. en Ciencias Ambientales y profesor del área socioambiental en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) aseguró que hay tres factores que contribuyen al aumento de la incidencia de mordeduras de serpientes en el país: la temporada de lluvias, la presencia de bosques semideciduos y el deterioro en los servicios de recolección de basura. 

“Las serpientes son animales poiquilotermos, a diferencia de nosotros los humanos, no tienen mecanismos de regulación de la temperatura, por lo tanto el sol las mata rápido. Cuando viene la temporada de lluvias eso les favorece y se vuelven mucho más activas; salen a reproducirse y a buscar alimento”, aseguró. Esto, explica Arangú, favorece los encuentros de las serpientes con los humanos. 

Sobre las áreas con bosques semideciduos, Arangú explica que se trata de  bosques que pierden las hojas cuando viene el periodo de sequía. “Entonces cuando ocurre este tránsito entre la sequía y la lluvia, en el que la vegetación pierde sus hojas, las culebras se mueven a áreas habitadas por humanos para no estar expuestas al sol”, indicó. 

Asimismo, indicó que hay zonas del país que están tan solas que los animales están saliendo a explorar nuevos territorios, y se topan con humanos en los patios y porches de sus casas. 

Como tercer elemento Arangú detalló que el deterioro de los servicios de recolección de basura influye en la presencia de serpientes. “El aumento de basura atrae a las ratas y a las serpientes les gusta comer a los roedores”, dijo. 

Sin cifras oficiales 

Luis Contreras, miembro del cuerpo de Bomberos Marinos del INEA (Instituto Nacional de Espacios Acuáticos), quien se dedica a distribuir suero antiofídico -necesario para tratar las mordeduras- en algunas regiones del país, coincide con que entre junio y septiembre la incidencia de accidentes con serpientes incrementa. 

Contreras explica que históricamente los estados con el mayor registro suelen ser Barinas, Zulia, Miranda, Táchira, Monagas y Bolívar. Sin embargo, tanto Arangú como Contreras coincidieron en que no hay estadísticas oficiales recientes que permitan determinar cuántas mordeduras se registran al año, ni la mortalidad. 

Un estudio sobre epidemiología del ofidismo en Venezuela entre 1996 y 2004, detalla que en este periodo se registraron 53.792 mordeduras de serpientes (5.976 casos, en promedio, por año); con mayor incidencia en 2004 (7.486 incidentes). 

De todos los estados, Zulia reportó la mayor frecuencia (5.975 casos); mientras que la región Centro-Occidental, constituida por los estados Lara, Portuguesa, Falcón y Yaracuy, tuvo mayor morbilidad por mordeduras con 13.426. 

Asimismo, otro estudio indica que las  cifras exactas de los accidentes ofídicos para Venezuela, la morbilidad y mortalidad conocida se encuentra en el informe del Ministerio de Salud y Desarrollo Social (MSDS) en el período 1997 al año 2001, con 33.508 casos de mordedura de serpiente; de los cuales se presentaron 183 defunciones. 

Arangú y Contreras coincidieron en que en el marco de la pandemia generada por el coronavirus conseguir el suero antiofídico para tratar a los pacientes se ha vuelto una tarea cuesta arriba. A eso le suman el problema de movilidad que genera la escasez de gasolina en el país.

COVID-19 pone a prueba fortaleza emocional de los venezolanos
En los últimos seis meses los venezolanos han pasado por diversos sistemas de confinamiento: de la cuarentena estricta al modelo 5 x 10 y luego al 7 x 7, con sus tres bemoles de flexibilización según decida el gobierno. En el interín, han sorteado además la escasez de gasolina y gas doméstico, la escalada de los precios y el deterioro de los servicios públicos

 

Expertos en salud mental afirman que quienes mejor han sorteado la crudeza del confinamiento han sido aquellos que han encontrado dentro de sí, las herramientas emocionales para adaptarse a la nueva realidad y han transformado su casa en un espacio para el autocuidado y la reinvención

 

@GitiW

 

Se dice rápido, pero ya han pasado seis meses desde que se anunció la llegada del COVID-19 al país y comenzó un confinamiento forzado que alteró completamente la rutina laboral, académica, social y la dinámica familiar de gran parte de los venezolanos. 

Durante estos 180 días de cuarentena son varias las emociones que se han sucedido: el pánico inicial que llevó a muchos a abastecerse de alimentos, a hacer colas para llenar el tanque de gasolina, a buscar medicamentos en la farmacia, le dio paso a la duda e incredulidad pues en marzo el virus aún parecía una amenaza irreal y lejana que quizás ni siquiera se iba a materializar en Venezuela debido a la limitada oferta de vuelos hacia el país. 

“Esto ha sido como un terremoto emocional con réplicas grandes y pequeñas. En lo personal, siento que el apagón del año pasado nos preparó de alguna forma para esto y nos hizo anticipar todos los escenarios posibles y terribles de lo que podía pasar. Creo que eso nos hizo más fuertes para asumir el tema de la pandemia. En marzo, cuando se veía venir que nos iban a colocar en un estado de receso, tratamos de prepararnos lo mejor posible tanto emocional como materialmente. Esos primeros tres meses fueron de mucho resguardo y protección, como cuando te sientes frágil y todavía no te das cuenta de la magnitud de todo”, cuenta Karla Pérez Poleo, consultora comunicacional y profesora universitaria. 

“Al ver que no pasaba nada uno sentía que el coco estaba lejos y que estábamos presos porque a esta gente le convenía tenernos así. Ahí me sentí hasta molesta, como burlada. Cuando empezaron a conocerse los casos pensé que el coco estaba a mitad de camino y que en cualquier momento podría llegar. Ya a estas alturas es evidente por vecinos, conocidos y casos cercanos de personas que han muerto que vamos a empezar a ver el verdadero drama. Incluso pareciera que quieren abrir las puertas y yo siento pánico. Tuve pánico particularmente con el tema de las clases porque no quería mandar a mi hija pues los niños pequeños son foco de contagio. Ahora me siento frustrada. Creo que la gente va a necesitar activarse sí o sí asumiendo el riesgo de la enfermedad, aunque eso no implica que no tengan miedo sino que ya no pueden seguir esperando. Ya me ha tocado salir a trabajar más activamente en la calle y dejar a mi niña en la guardería. Tratas de tomar todas las medidas de protección pero es emocionalmente agotador”, continuó Pérez Poleo. 

Sube y baja emocional

 

La fluctuación de las emociones ha ido de la mano con los vaivenes de las decisiones gubernamentales para el control de la pandemia. Entre marzo y septiembre el gobierno ha impuesto tres modelos distintos de cuarentena -en mayo fue 10 x 5, en junio pasó a 7 x 7 y en julio introdujeron tres tipos de flexibilización- los cuales no parecen obedecer a ninguna lógica epidemiológica pues si bien los casos aumentan de manera sostenida, la cifra de  decesos que anuncian se mantiene invariable. 

La consultora comunicacional describió sus emociones tras estos seis meses: “Hoy siento que estamos en un punto extraño, como con tanta energía por las cosas que queremos hacer porque la cosa está difícil y la vida continúa, pero al salir a la calle ves los casos y sientes miedo. Creo que el venezolano es capaz de transformar ese miedo, vivirlo y volver a empezar, como una especie de reseteo continuo que hemos tenido que hacer para llevar una vida normal”.

“Hoy no somos los mismos de hace seis meses. Noto ahora más miedos porque sentimos que el COVID-19 está cerca. Pasamos del pánico colectivo a una fase de incredulidad porque no conocíamos a nadie al que le hubiera dado COVID-19. La etapa en la que estamos ahora es de miedo intenso porque nos estamos dando cuenta de que es cierto, ya todos tenemos una referencia de alguien que está contagiado o que murió. La realidad del COVID-19 entró en nuestras vidas y eso intensifica un miedo que puede volverse patológico”, dijo la psicóloga clínico y social Yorelis Acosta, jefa del área sociopolítica del Cendes de la Universidad Central de Venezuela.

Independientemente del país y del contexto puntual de cada nación, desde principios de año cada persona ha tenido que lidiar, a su manera, con el miedo al contagio, a la muerte, al colapso de los servicios de salud, a perder el trabajo y no poder hacer frente a los gastos diarios, con la incertidumbre de no saber hasta cuándo va a durar el confinamiento, y con la ansiedad por haber perdido la rutina y la conexión física con familiares y amigos. 

Ya la Organización Mundial de la Salud había advertido en mayo que la pandemia también iba a desencadenar trastornos emocionales debido a lo prolongado del aislamiento social, al miedo al contagio y al temor a perder el trabajo. Acosta agregó a esta lista la aparición de la hipocondría. “Es muy normal en estos días, sobre todo después de exponerse a una situación de riesgo como ir a un supermercado o estar cerca de alguien que tose. Hay quienes llegan a su casa a bañarse, a lavar toda la ropa y al rato sienten como que tienen fiebre o dolor de garganta. Eso es normal”, dijo la experta en salud mental. 

Acosta se esforzó por dejar claro que hay una afectación psicológica normal derivada del contexto de esta pandemia que todos vamos a experimentar. “En el plano psicológico, toda la población está afectada por COVID-19. El cambio de rutina laboral, de las dinámicas en el hogar, del encierro, de perder el contacto con la familia y los amigos. Todo eso hace que aparezcan unos miedos que en algunas personas pueden llegar a ser muy intensos”, dijo.   

El reto en este punto está en encontrar el equilibrio entre el miedo, que es una reacción básica normal cuando nos enfrentamos a una amenaza, y el pánico que es una emoción paralizante, explicó Acosta. 

“Por favor, necesito ayuda”

 

Después de 180 días de confinamiento las secuelas comienzan a hacerse evidentes. “El aislamiento nos va a pasar una factura psicológica pues no estamos hechos para hacer la vida desde casa. Estar encerrados en la casa puede llevar a episodios depresivos leves, crisis nerviosas, alteraciones del estado de ánimo y pensamientos irracionales que cuesta controlar”, explicó la psicóloga. 

“A mí el coronavirus me devolvió a la psicología clínica porque yo estaba dedicada a la investigación en el campo de la psicología social. Es tanta la gente que me empezó a consultar que me tocó atenderlos a mí”, confesó Acosta. 

¿Qué está viendo en su diván virtual? “Muchas fobias y preocupaciones excesivas: a la muerte, a la suciedad, a las multitudes, a la soledad, al contacto físico, e incluso miedo a quedarse soltero en este año pues las probabilidades de conseguir pareja en un contexto de aislamiento y distancia social son menores”, explicó la psicóloga. 

A través de su consulta, Acosta ha notado que tras seis meses de encierro, el hogar pasó a ser un sitio insoportable para muchas personas. “Es necesario establecer nuevas normas de convivencia familiar. Hay que distribuir los espacios en la casa, incluso si el sitio es pequeño y hay varias personas teletrabajando. Muevan los muebles y que cada uno tenga aunque sea un rincón. Busque una silla de trabajo, no trabaje en la silla de la cocina. Si hay niños, déjales un espacio para que jueguen sin que afecten a los que trabajan. Otra clave, empezar a negociar tiempos y silencio”, describió Acosta. 

Una oportunidad para la reinvención

 

El teléfono de María Fernanda De Castro, psicóloga clínico y psicoterapeuta con más de 50 años de experiencia, también comenzó a sonar más de lo habitual tan pronto como a los quince días de comenzar la cuarentena. Eran pacientes que ya habían cerrado su ciclo de terapia y también personas que la contactaron por primera vez. 

“Me llamaban porque la cuarentena nos quitó el baluarte más importante que tenemos los seres humanos: la libertad. Al estar confinados nos sentimos presos y esa sensación en Venezuela es aún más acuciante por todo el entorno. Ese es el primer punto que yo veo con mis pacientes”, dijo De Castro. 

El segundo motivo de consulta es la ansiedad por la pérdida de la rutina. “¿Y ahora qué hago? me preguntan. Claro que hay quien te dice que trabaja desde la casa sin problema pero hay muchos que no tienen la opción de teletrabajar y han perdido la capacidad de desarrollar su parte laboral, lo cual les genera muchísima ansiedad”, explicó De Castro.

Otro motivo de consulta que refirió la psicoterapeuta es la ansiedad derivada de la proximidad con los demás integrantes de la familia. “Vivir puertas adentro implica estar en contacto con nosotros mismos. Mira cómo yo lo veo: ¿Qué ha significado el confinamiento en la casa? Nuestra casa es el mundo interno, es la imagen de lo que llevamos dentro. Normalmente no estamos acostumbrados a estar en contacto con nosotros mismos sino a estar afuera: ir al trabajo, vernos con los amigos en un café, todo es hacia afuera pero esta situación nos ha obligado a venir adentro y es ahí cuando nos encontramos con nosotros mismos. Y cuando te encuentras contigo, ¿qué haces, cómo lo manejas? Salen las ansiedades de una manera más evidente”, dijo.  

De Castro usa esta imagen para explicarle a sus pacientes por qué el confinamiento en el hogar les genera tanta ansiedad: “Este mundo que nos rodea, esta estructura social funciona hacia afuera: es el poder, los logros, la imagen. ¿Qué pasa con eso? Que a veces esa estructura está hueca. Tenemos títulos universitarios, propiedades y vida social pero no hay un mundo interno desarrollado todavía porque nadie nos enseñó a conocernos, a preguntarnos cómo nos sentimos y por qué nos sentimos así. En la medida en que no me conozco no puedo responder a una pregunta básica: ¿Qué es lo que me pasa? Uno llega a tener 40, 50, 60 años y no saber qué te pasa genera una gran ansiedad”. 

Justamente por la obligatoriedad del encierro, De Castro opinó que la cuarentena también puede ser una oportunidad: “Yo veo esto como un regalo que la vida nos está haciendo porque es la oportunidad para entrar en contacto con uno mismo. Esta situación de confinamiento mundial también es la oportunidad que la vida nos da para encontrarnos con nosotros mismos. A unos les parecerá una locura pero así lo veo yo y tengo muchos pacientes que me han dicho lo mismo. Lo que estamos enfrentando es muy duro y en esas situaciones la gente se reinventa. Dentro de cada uno están todas las herramientas para salir adelante”, argumentó.  

Si ese contacto con nuestro mundo interno genera turbulencias, hay que tomar en cuenta que todos los integrantes de la familia están experimentando, a su manera, un proceso similar, de allí que los conflictos que antes eran nimios se han tornado más intensos durante estos seis meses de cuarentena. 

Si para muchos la ansiedad ha derivado de un hogar que se siente más como un ring de boxeo, para otros ha sido consecuencia de haber pasado los últimos 180 días en una isla desierta. De Castro dedicó especial atención a la doble amenaza del COVID-19 que enfrentan muchos adultos mayores: contagio con un pronóstico más delicado y los efectos de la soledad prolongada. 

“El que vive solo tiene un riesgo emocional más alto. En este momento hace falta el afecto, el apoyo y la compañía. Hay mucha gente sola, en especial adultos mayores. Ahí es sumamente importante que los hijos y nietos que están fuera del país o viven en otra ciudad se pongan en contacto con sus familiares. Los vecinos también pueden hacerse presentes. La gente sola es la que necesita más apoyo pues la base de nuestra vida es la emocionalidad y cuando esa vida se deprime, o entra en un estado de estrés profundo, bajan nuestros mecanismos de defensa. Todos necesitamos saber que tenemos a alguien con quien contar, porque seguimos siendo seres sociales aún en medio de esta pandemia”, dijo la psicoterapeuta. 

A la incertidumbre natural de una pandemia global, hay que sumar la ansiedad que deriva del manejo de la información que ha hecho el gobierno. Las cifras oficiales tanto del número de contagios como de los decesos contrastan con las estimaciones del segundo informe sobre el estado actual de la epidemia publicado el 9 de septiembre por la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. Dicha institución advirtió que los contagios de COVID-19 seguirán su trayectoria ascendente hasta finales de 2020. En franco contraste con la confianza que busca transmitir la gestión de Maduro, los científicos calcularon que para finales de agosto, unas 7.000 personas al día se habrían infectado con el nuevo coronavirus, cifra que difiere de los 1.281 casos reportados de manera oficial para la misma fecha.  

ONG aseguran que informe de la ONU es el primero en señalar a responsables de violaciones de DDHH
La Misión establece una investigación para determinar si hay o no hechos que pudiesen considerarse como tratos crueles, torturas o crímenes de lesa humanidad
El informe demuestra que las violaciones a los DDHH no solo están vinculadas a la oposición política sino también al ciudadano común como un elemento de control social

@fefamaya

Ante el informe publicado por la Misión Independiente de Determinación de los hechos sobre Venezuela, nueve organizaciones declararon la importancia y relevancia que tiene la publicación sobre las violaciones de los derechos humanos en el país. 

El informe se publicó el 16 de septiembre de 2020, un año después de que se creara la Misión que llevó a cabo la investigación rigurosa. Este grupo se integró únicamente para investigar y realizar el informe de los hechos desde el 2014 hasta el 2017. 

Ofrece amplia información que demuestra que las autoridades del Estado ejercían poder y supervisión sobre las fuerzas de seguridad civiles y militares, y las agencias identificadas como autoras de las violaciones y crímenes de lesa humanidad documentados.

El informe asegura que “los servicios de inteligencia del Estado han jugado un papel integral en los patrones de violaciones cometidas”. También señala que las agencias de inteligencia identificaron objetivos, llevaron a cabo arrestos, detenciones e interrogatorios y torturaron o trataron inhumanamente a los detenidos, principalmente en la sede de los servicios de inteligencia en Caracas, fuera del ámbito del sistema penitenciario.

Runrun.es contactó a nueve organizaciones defensoras de derechos humanos para conocer su opinión sobre la publicación del informe. Estas fueron las reacciones de diferentes ONGs ante el informe publicado:

Acceso a la Justicia

El director de la organización, Alí Daniels, aseguró que es un informe mucho más duro con respecto a la situación venezolana, porque califica como crímenes de lesa humanidad lo que ocurre en Venezuela. Adicionalmente, indica que Nicolás Maduro y Diosdado Cabello son los que dan las órdenes de acciones que terminan en la comisión de estos crímenes. También se involucra al ministro de la defensa y a los que hayan sido ministros de Relaciones Interiores del 2014 hasta hoy en día. 

“No solamente se indica que se cometen crímenes como desaparición forzada, torturas, respeto de disidentes políticos o personas que protestan, si no que también amplía el marco de las violaciones de derechos humanos a ciudadano común, es decir, involucra a las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) y ahí establece un marco de actuación a través del cual, las FAES sobre todo, son responsables de estos crímenes de lesa humanidad”, explicó.

Adicionalmente, agregó que el informe es muy importante porque demuestra que las violaciones a derechos humanos no solo están vinculadas a la oposición política sino también al ciudadano común como un elemento de control social y también esto es trascendente en la medida que se trata de una estructura del Estado no solo para controlar a la oposición sino también controlar a la sociedad a través de la violencia.

Observatorio Venezolano de Prisiones

La directora del Observatorio, Carolina Girón, indicó que lo más relevante del informe es la responsabilidad directa de altos jerarcas del régimen en la violación de derechos humanos de manera constante y sistemática sobre ciertos grupos de la población. Determinando un patrón que consiste en delitos de lesa humanidad.

Además, Girón señaló que es una misión que se integró nada más para investigar y hacer el informe de los hechos desde el 2014 hasta el 2017. Debido a tantas denuncias que se hicieron. Se ha hecho en Guatemala, en Myanmar, Ruanda, países donde estas misiones de las Naciones Unidas se han conformado para la averiguación a fondo de hechos de violaciones de derechos humanos.

“La publicación de este informe es la culminación de una parte de las investigaciones hechas hasta ahora. Quedaron muchos puntos en el tintero sobre todo del Arco Minero y los delitos ambientales, el tiempo no fue suficiente para seguir investigando”, dijo.

Observatorio de los Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes

Mayda Hocevar, directora del Observatorio, afirmó que la determinación de la responsabilidad individual de altos cargos del gobierno tiene el carácter intencional, planificado, sistemático y generalizado de estos crímenes que los convierte en crímenes de lesa humanidad.

Hocevar explicó que se trata de un informe emitido por un equipo especial independiente la misión de determinación de los hechos, dirigido específicamente a documentar 4 tipos de crimenes contra los derechos humanos: las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas, los tratos crueles y tortura y las detenciones arbitrarias cometidas en Venezuela desde el año 2014. Se trata precisamente de los crímenes más graves contra los derechos humanos contemplados en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional que establece la responsabilidad individual y no de los Estados.

“Es el primer informe de su tipo realizado por un equipo independiente elegido por el Consejo de derechos humanos ONU del cual Venezuela forma parte. Permite cercar cada vez más a los violadores de derechos humanos. Esperemos que sirva de apoyo e impulse el proceso en la Corte penal internacional. El informe supone también un reconocimiento a las víctimas y sus familiares”, aseguró la directora del Observatorio. 

Convite

El cofundador de Asociación Civil Convite, Luis Francisco Cabezas, dijo que lo más relevante del informe es el hecho de que se establezcan responsabilidades o indicios. Se debe tener en cuenta que la Misión no juzga, solo establece una investigación para determinar si hay o no hechos que pudiesen considerarse como tratos crueles, torturas, crímenes de lesa humanidad. Por tanto, este informe es relevante porque dice que sí hay indicios de que hay un patrón a través del cual se cometieron desde el Estado.

“Es importante que se publiquen estos hechos ya que deslegitima aún más a un gobierno que usurpa el poder. Esto puede generar que dentro del propio gobierno se abstengan muchos actores, militares o políticos, a querer incurrir en este tipo de prácticas. Esto siembra un precedente y deja claro que la justicia va a ir sobre todas esas personas que hayan dado órdenes, no se negaron a cumplir la orden de torturar y maltratar”, indicó Cabezas. 

Proiuris

El especialista en derechos humanos y asesor editorial de Proiuris, Édgar López, asegura que lo más importante es que la Misión haya dicho que en Venezuela se cometen crímenes de lesa humanidad, lo cual implica la violación de derechos humanos realizada de manera sistemática y generalizada. 

Adicionalmente, reiteró que ante la falta de contrapesos institucionales en Venezuela que implican un déficit de democracia, la posibilidad más real de visibilizar este tipo de atropellos extremos que contienen crímenes de lesa humanidad está planteada solo ante estas instancias internacionales. 

“Esta misión se creó en septiembre del año pasado y contra todas las dificultades, incluyendo la pandemia y la nula colaboración del Gobierno, la Misión presentó en el plazo previsto este informe contundente que está muy bien fundamentado y responde al trabajo que las organizaciones de derechos humanos han venido realizando”, afirmó López.

Justicia, Encuentro y Perdón

Martha Tineo, especialista en derechos humanos de Justicia, Encuentro y Perdón, explicó que el informe es una fotografía de la terrible crisis de derechos humanos que afronta Venezuela y avala las denuncias de crímenes de lesa humanidad abanderadas por diversas organizaciones no gubernamentales, entre ellas Justicia, Encuentro y Perdón (JEP) y al ser ésta una organización encabezada por una víctima resaltamos que el testimonio de ellas haya sido eje central en esta investigación imparcial e independiente.

 “Es altamente significativo que el llamado de la ONU a la justicia internacional, incluida la Corte Penal Internacional, ocurra en momentos cuando el régimen bajo el mando de Nicolás Maduro se mantiene cometiendo crímenes de derecho internacional y graves violaciones de derechos humanos, como ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y uso excesivo de la fuerza, ya no por reclamos de naturaleza política como ocurrió en el pasado reciente, sino por exigibilidad de derechos económicos y sociales en medio de la Emergencia Humanitaria Compleja”, reiteró Tineo. 

Fundación de Derechos Humanos de Anzoátegui

La coordinadora de la organización, Milagros Carmona, destacó que fue de gran importancia el contacto directo que tuvieron los investigadores de la ONU con los familiares de víctimas en la documentación de casos e investigación. A pesar de que a Venezuela se le hicieron las recomendaciones por las violaciones de derechos humanos, el Gobierno venezolano no hizo nada para detenerlas. Más bien todo lo contrario, contribuyó con la creación de las FAES. 

Por otra parte el director institucional de la fundación, Alcides Magallanes, reiteró que la importancia de esta publicación radica en enterar a la opinión pública nacional e internacional de la situación de violación de los derechos humanos más elementales en Venezuela. Considerando que es el escrutinio de dominio público como la fuerza más importante en la lucha contra la barbarie.

Una Ventana a la Libertad

El coordinador general de la ONG, Carlos Nieto Palma, reiteró que este informe determina quienes son los responsables de las violaciones a los derechos humanos cometidos. Es claro y minucioso en todo su contenido y refleja una exhaustiva explicación de cada uno de los hechos de los cuales ellos resaltaron en el informe. 

Además de tomar en cuenta a los presos políticos, Nieto señaló que también considera a ciudadanos comunes que han sido víctimas de violaciones a los derechos humanos. Por ejemplo, los que han sido víctimas de violaciones por parte de las OLP.

“El mundo tiene que enterarse de que estamos ante un régimen que viola los derechos humanos, que no respeta los derechos humanos. Se ha convertido en un violador constante y permanente de los DDHH, no solamente de los que aparecen en este informe, a lo mejor hay muchas cosas más que este informe no trae pero que tampoco estaban en la Misión que les tocó a ellos investigar. La Misión tenía una especificidad única para investigar pero aspiramos que ahora se va a discutir si se les prorroga el tiempo de estudio de la situación de Venezuela”, aseguró. 

Transparencia Venezuela

La directora ejecutiva de Transparencia Venezuela, Mercedes de Freitas, aseguró que este informe es importante para todo el país, es un documento histórico. “Hay algunas consideraciones que son importantes porque es ver que un organismo internacional serio e independiente le está diciendo al mundo cosas que los venezolanos ya sabíamos y ya vivíamos”, dijo.

Para Transparencia Venezuela en particular, los párrafos 116-117 son de gran importancia. Ya que señalan, cosa que no había hecho el informe de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, que la corrupción en Venezuela tiene un papel en la violación de derechos humanos y que, además, hace falta una investigación mucho más profunda porque lo que ocurre en Venezuela con el tema de la corrupción trae consecuencias y es un factor motivador de la violación de DDHH.

De Freitas agregó que la corrupción en Venezuela no es lo mismo que ocurre en otros países, asegurando que es una gran corrupción que se instaló a través un patrón de corrupción de forma sistemática y generalizada desde el 2003 con la creación de las primeras misiones, el control de cambio y de precio y los inicios de los procesos de control de los poderes públicos.

“El informe cita un estudio de Transparencia Venezuela en el que se indica que actualmente hay alrededor de 80 casos que se están judicializando en las Fiscalías y tribunales de 21 países. Esto da una idea clara del alcance y presencia de la gran corrupción en la vida de los venezolanos”, dijo. 

 

Periodismo fue determinante para conocer y documentar casos del informe de la ONU
El documento de la misión de la ONU cita 17 trabajos de RunRun.es que fueron publicados en el lapso que evalúa el informe y que recogen algunos casos, que constituyen un ejemplo de los delitos atribuidos a Maduro y a los funcionarios de su gobierno. 

Imágenes: Abrahan Moncada.

El registro y la documentación de casos, la verificación hechos y la difusión de las violaciones de derechos humanos realizadas por los medios de comunicación venezolanos en los últimos seis años ha sido una herramienta clave en la construcción del informe de la Misión de Determinación de Hechos sobre Venezuela de la ONU, que afirma que el presidente Nicolás Maduro y sus ministros de Relaciones Interiores y Defensa han cometido delitos de Lesa Humanidad.

“La misión lamenta profundamente no haber podido visitar Venezuela y realizar una investigación en el país”, se lee en en el punto seis de la introducción al informe de conclusiones detalladas. Por esa razón, para realizar el documento de 443 páginas que detalla los delitos de ejecuciones extrajudiciales; desapariciones forzadas; detenciones arbitrarias; torturas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes cometidos entre 2014 y 2020, la misión internacional independiente se valió de diversas fuentes de información. 

En este caso, destaca el rol del periodismo de rigor en la documentación de las historias de las víctimas de los crímenes cometidos por autoridades y funcionarios del Estado venezolano. 

Para Andrés Cañizález, periodista, académico y activista de la libertad de expresión en Medianálisis, el informe reivindica el trabajo de dos grandes actores en Venezuela: las organizaciones de derechos humanos y el periodismo independiente. “Las denuncias que venían haciendo las ONG encuentran hoy su legitimidad al ser incorporadas como fuentes en ese informe y la producción periodística sobre las violaciones a derechos humanos también”, aseguró. 

“Ha habido iniciativas en donde los propios medios solos, o en alianzas con ONG, han tratado de generar datos ante la opacidad y la ausencia de información del Estado. Esto demuestra que el periodismo en Venezuela ha hecho un abordaje no solo de las denuncias, que ya es importante en materia de derechos humanos, sino que también ha apostado por construir bases de datos y darle seguimiento a ciertos temas. Desde ese punto de vista el informe termina dándole un espaldarazo a ese trabajo de varios años”, agregó Cañizález. 

Asimismo, indicó que ahora los medios de comunicación tienen como reto generar un clima de opinión pública favorable en el mundo de la sociedad civil organizada, que están activas en redes sociales y tienen capacidad de multiplicar el mensaje. “Aunque sea algo limitado, es importante, es algo significativo”, sentenció. 

El documento de la misión de la ONU cita 17 trabajos de RunRun.es que fueron publicados en el lapso que evalúa el informe y que recogen algunos casos, que constituyen un ejemplo de los delitos atribuidos a Maduro y a los funcionarios de su gobierno, mientras que otros igualmente evidencian patrones que encajan dentro de los crímenes de lesa humanidad denunciados por los investigadores internacionales. 

Ejecuciones extrajudiciales: De la OLP a la FAES

Runrun.es viene reportando casos de ejecuciones extrajudiciales en Venezuela desde 2015, cuando comenzó la Operación de Liberación de Liberación y Protección del Pueblo (OLP). El seguimiento a los casos similares de ejecuciones extrajudiciales continuó con la creación de las Fuerzas de Acción Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (Faes).  

También, a través del proyecto Monitor de Víctimas, realizado en alianza con Mi Convive, se lleva un registro de las muertes violentas cometidas en el área metropolitana de Caracas, que incluye los casos de resistencia a la autoridad y ejecuciones cometidas por los cuerpos de seguridad del Estados. Los informes de 2018 y 2019 (con los nombres de las víctimas) fueron usados como fuentes en el documento. 

RunRun.es hizo un seguimiento exhaustivo a los procedimientos de la OLP y el impacto en las víctimas. Esta cobertura abarca desde la publicación de operativos diarios, como este 9 muertos y 50 detenidos tras despliegue de OLP en Los Jardines de El Valle, hasta la elaboración de la investigación OLP: la máscara del terror oficial en Venezuela, que está citada en el informe de la misión. Este reportaje además obtuvo el primer lugar en el premio Ipys de periodismo de investigación de Venezuela y diversos reconocimientos internacionales.

En 2019 RunRun.es publicó un trabajo en el que habla sobre el actual jefe de las Faes, a quien se le señala de haber sido miembro de un colectivo, el comisario Miguel Domínguez, quien fue sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estado Unidos. 

El informe también hace referencia a una investigación sobre la doble función del líder de un colectivo, que también formaba parte de la Faes, y murió en el mismo procedimiento donde fue ejecutado el exinspector del Cicpc, Oscar Pérez, el 15 de enero de 2018 en El Junquito.

Para documentar la realidad de las zonas de paz se citan algunos trabajos publicados sobre la Cota 905

La masacre de Barlovento, llevada a cabo en octubre de 2016, fue documentada en dos trabajos

Las masacres cometidas por funcionarios policiales incluyen pero no se limitan a: 

En el marco de las protestas de 2014 y 2017 también se reportaron excesos policiales que conllevaron a la muerte de cientos de venezolanos. Algunos trabajos publicados en RunRun.es son: 

Desapariciones forzadas: se los llevan y no se sabe nada de ellos

En la masacre de de Barlovento (octubre de 2016), los cuerpos de los fallecidos fueron hallados 10 días después de haber salido de sus casas y 40 días después de haber sido detenidos, respectivamente. En este trabajo se resumen las similitudes de ambos eventos. 

La Misión concluyó que la masacre de Barlovento estuvo precedida por la desaparición forzada de las víctimas.

Detenciones arbitrarias: no hay orden judicial

Las detenciones arbitrarias documentadas en el informe desde el año 2014 también han sido investigadas y reportadas en RunRun.es. Algunos artículos citados en el informe o que tratan el tema son los siguientes: 

Tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes 

El cuarto delito de lesa humanidad identificado en el informe de la misión de la ONU también ha sido investigado en RunRun.es. 

Tanto el Sebin como la Dgcim han recibido múltiples denuncias de ser órganos policiales que utilizan la tortura, los tratos cureles y degradantes como prácticas comunes en sus intalaciones. 

Tal señalamiento se evidenció en el siguiente trabajo, en el que se detallan las versiones oficiales y contradictorias sobre la muerte del concejal y defensor de derechos humanos, Fernando Albán, quien cayó del piso 10 de la sede del Sebin, ubicada en Plaza Venezuela. 

También hay por lo menos dos trabajos en los que se documenta la cohersión y tratos crueles a detenidos en Venezuela: 

El informe hace énfasis en las violaciones sistemáticas de derechos humanos que comenzaron a ocurrir luego de los hechos del 12 de febrero de 2014. Sobre el tema, RunRun.es realizó un especial a un año de los acontecimientos, en el que detalla quiénes son los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado involucrados en el uso excesivo de la fuerza, y el estatus de impunidad de esa investigación judicial. También un trabajo sobre la conspiración entre el Sebin y los colectivos en esa fecha. 

[ENTREVISTA] Freddy Guevara: Da igual un fraude ahora o en marzo
Tras salir de la embajada de Chile, el diputado Freddy Guevara asegura que la presión interna es lo que podrá lograr una salida de Maduro del poder
Insiste en que la participación en unas elecciones está sujeto es a las condiciones electorales y no al tiempo o la pandemia por la COVID-19

El diputado de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara (VP-Miranda) dice que todavía se está acostumbrando a la calle, a ubicarse mentalmente, después de tres años de estar refugiado en la Embajada de Chile. 

En entrevista con Runrunes, Guevara defendió la propuesta del presidente Juan Guaidó de hacer una consulta popular y que la falta de condiciones es lo que provoca la no participación en las próximas elecciones legislativas del 6 de diciembre y considera que el exgobernador, Henrique Capriles “se rindió”. 

Aseguró que si las elecciones fueran presidenciales y con condiciones todos participarían y no hubiera un debate sobre suspender el proceso. “Más bien todos pedirían que se acelere porque queremos salir de Maduro”, agregó.

Si se llegaran a suspender las elecciones, que es lo que está pidiendo la Unión Europea, ¿Se plantearían la opción de exigir mejores condiciones y participar? 

La participación no está condicionada al tiempo. Es decir, da igual un fraude ahora o en marzo. Está condicionado a las condiciones electorales. Si hubiesen condiciones electorales, cómo no vamos a participar, si somos nosotros los que siempre exigimos elecciones. 

Por supuesto que nuestra lucha implica tener condiciones electorales, porque creemos que siempre hay que buscar mecanismos para que la voluntad del pueblo se exprese.

¿Se está planteando de manera más seria extender el mandato de la actual Asamblea Nacional? 

Ese no es un tema de que se plantee o no. Es que constitucionalmente es lo que toca. Podrá haber gente que no esté de acuerdo. Yo vi una posición de Provea que no estaban de acuerdo, Capriles dijo que no estaba de acuerdo, pero hay posiciones jurídicas. La Cátedra de Derecho Constitucional, los magistrados en el exilio. Todos los juristas dicen eso y nuestra jurisprudencia deja muy claro que cuando a una autoridad electa se le vence el período y no hay elecciones, el mandato sigue hasta que se dé. 

Es decir, alguien podrá creer que es conveniente o no, como con el artículo 233, pero es lo que dice la Constitución. Y en este caso queda muy claro que de no haber elecciones, el país no se puede quedar sin autoridad electa. Esto pasó miles de veces, todos los concejales, todos los alcaldes y algunos gobernadores hicieron algo similar, no por decisión propia, sino porque no se convocó una elección.

Entonces el 5 de enero de 2021, Juan Guaidó se juramentará nuevamente como presidente, aunque el 6 de diciembre se hagan elecciones y no participen…

Si, muy probablemente sí.

¿Cuáles serían las diferencias entre las visiones de Henrique Capriles y la de María Corina a las de Guaidó?

Con Henrique creo que es la más obvia, porque no está de acuerdo con nada de lo planteado. Es decir,  si comparas a María Corina con Capriles, ella puede tener diferencias hacia adelante, pero al menos María Corina reconoce al gobierno interino, reconoce que estamos frente a una dictadura y asume que no hay que participar en el fraude. 

Henrique cuestiona y dice que no existe el gobierno interino, lo llama un Gobierno de Internet. Cree que hay que participar en el fraude y básicamente yo creo que ya se rindió. Capriles plantea que no hay que sacar a Maduro, sino más bien buscar sobrevivir y mejoremos las condiciones de vida aquí adentro y  seremos una oposición más cómoda, entonces no tendremos toda la Asamblea, pero tendremos 40 diputados y un camino que al final lo que busca es mejorar las condiciones de vida, y no salir de la dictadura para que todos podamos vivir de verdad.

¿No cree que se corre ese riesgo, en miras al año que viene, que el Gobierno interino y la Asamblea Nacional sean más virtuales que ahora?

Creo que hay que preguntarle a todos los médicos si esto es un gobierno virtual. Obviamente no está en ejercicio del control del territorio. Pero preguntarse si todos nuestros médicos están recibiendo hoy este bono, si eso es algo virtual. Si todos los venezolanos que han podido tener el reconocimiento de sus pasaporte aun vencidos, si eso eso es algo virtual. 

Si los juicios que hemos ganado del exterior, en los cuales les hemos quitado los activos a Maduro para protegerlo a la gente de la corrupción, si eso es virtual. El convenio con la DEA, el TIAR. La respuesta es que no, al final de cuentas toda la comunidad internacional reconoce lo que hacemos nosotros. No tenemos el control del territorio, sin lugar a dudas eso es un gran reto. No tenemos el control del Palacio Federal y de la burocracia del Estado, ese es el gran reto que falta.  

A veces creo que Maduro está más claro de las cosas que nosotros mismos, de la gente de nuestro lado. Para Maduro no es un gobierno virtual, porque dijo muy claramente que hay que recuperar el Parlamento, que es lo que quiere para recuperar Citgo, el oro fuera y los recursos que están en el exterior. Maduro sí tiene muy claro que esto no es un tema virtual, sino que es de realidad. Si no, no estaría tan interesado en tratar de destruir el gobierno interino.

Maduro sí tiene muy claro que esto no es un tema virtual, sino que es de realidad. Si no, no estaría tan interesado en tratar de destruir el gobierno interino.

¿Se corre ese riesgo de que si ellos retoman la mayoría en la Asamblea Nacional puedan recuperar algunos activos? ¿Han estado en contacto con los presidentes de los países que los reconocen sobre este tema?

Claro, porque a ver si la comunidad internacional nos ve divididos…lamentablemente el sector que cree que hay que participar, movilizar a parte de la población y la población participa, la deslegitimación de ese proceso ya no ocurriría y al no ocurrir la deslegitimación se pierde todo el control de los activos externos y los recupera Maduro, lo que quería. Sacan a todos los embajadores… todo eso se pierde, se pierde el voto en la OEA, se pierde el voto en el BID.

La consulta popular y la pandemia

El presidente Guaidó planteó dentro del pacto unitario hacer una consulta popular. ¿Hay alguna posibilidad real de implementación dentro del país? ¿Cuál sería la diferencia con la que se hizo en 2017?

La implementación está muy condicionada a todo lo que esté pasando en el país. Sin dudas, todo el tema de la gasolina, de la pandemia, afecta mucho, pero nosotros tenemos que buscar la mayor cantidad de mecanismos para que la expresión del pueblo se manifieste y para que esa mayoría que tenemos se pueda manifestar.

Como no se puede manifestar en las elecciones de Maduro, porque no va a contar y por el contrario, lo va a ayudar, la consulta popular tiene el objetivo fundamental de facilitar que la mayoría se pueda ejercer y se pueda evidenciar, como mecanismo de presión contra la dictadura, pero también como un mecanismo de legitimación popular de las acciones que hay que tomar para lograr elecciones presidenciales libres.

En este caso es lo mismo que el 16 de julio, en tanto que es un mecanismo de participación popular electoral, sin que medie la dictadura. Se diferencia en los temas que lleguen a ser planteados. Obviamente ya no se habla de la Constituyente, el tema del gobierno de emergencia ya se constituyó ahorita, entonces no tendría sentido consultar a esos mismos elementos y muy probablemente haya mucha más participación de la comunidad internacional de manera formal.

El Gobierno interino y la Asamblea Nacional han criticado la forma en la que Maduro ha gestionado la pandemia y bueno, hay algunos sectores que también critican que se haga elecciones cuando los casos siguen en aumento. ¿No le parece que hacer una consulta presencial, que es lo que propuso también Guaidó y movilizaciones, aumentaría el riesgo de contagio?

La gran pregunta aquí es si entonces estamos dispuestos a no hacer nada o al menos nada físico mientras haya pandemia. El debate de fondo es ese. En otros países ya han resuelto y han respondido que no. Otros países se han movilizado, ha habido elecciones, ha habido marchas. Yo quiero reiterar que nuestro planteamiento no es por la COVID-19, nuestro planteamiento es porque no hay condiciones electorales. 

Los que están utilizando el argumento de que se suspenda por la COVID-19, es porque no quieren entrar en la discusión de las condiciones electorales. Yo lo pongo al revés, si hubiesen elecciones presidenciales en diciembre y todas las condiciones, ¿estaríamos participando o no? Todo el mundo estaría participando y nadie diría que se suspenda, más bien todos pedirían que se acelere porque queremos salir de Maduro.  

si hubiesen elecciones presidenciales en diciembre y todas las condiciones, ¿estaríamos participando o no? Todo el mundo estaría participando y nadie diría que se suspenda, más bien todos pedirían que se acelere porque queremos salir de Maduro.  

La pandemia es un problema, pero un problema mucho mayor es la dictadura. Entonces el debate es si creemos conveniente no movilizar ni hacer nada mientras dure la COVID-19. Si la respuesta es sí, entonces la conclusión será que nos quedaremos tuiteando, haciendo Zoom, aprobando cosas y habrá que esperar hasta que algún día se solucione esto. Si la respuesta es no, tenemos que buscar mecanismos de participación con los cuidados necesarios, para que la movilización genere el menor peligro para la gente.

Cree que en las condiciones en las que está el país, con la pandemia y la crisis ¿Puede haber una respuesta positiva por parte de la gente para movilizarse a una marcha o a la consulta?

Sí, pero va a depender de todo. De nosotros mismos como dirigencia, que comuniquemos con claridad, que informemos,  el tema de la censura, el temor de la represión. Hay muchas variables en juego, pero tenemos que hacerlo.

Cualquier salida política a esta crisis, pasa por la removilización del pueblo, por la presión interna, nosotros tenemos el deber de hacer lo que tengamos que hacer para que esa mayoría se pueda manifestar.

¿No cree que la política del todo o nada ha dejado la oposición sin nada o con muy poco? 

Primero no estamos en una política de todo o nada, creo que es una premisa falsa. Tan es así que nosotros planteamos en Oslo, que Guaidó se separaba del cargo. No es cierto que estamos en todo o nada. Antes de eso fuimos a las parlamentarias, pasamos un proceso en el que buscamos un revocatorio. Después de eso se fue a las regionales. Se han intentado dos diálogos.

El todo o nada es un discurso maniqueísta y populista, que están tratando (de imponer) quienes quieren legitimar, al final de cuentas la supervivencia con la dictadura. Pero tenemos el reconocimiento internacional, el control de activos en el exterior, el informe de Bachelet, la condena mundial de esto como una dictadura.

Tenemos un régimen cada día más impopular, recuperamos la Asamblea Nacional, magistrados en el exilio, una Fiscal General que también denuncia. Tenemos una política fuerte de presión contra la dictadura. Por el contrario, hoy hemos conquistado muchas cosas. Sin dudas nos falta lograr lo más importante, pero yo no tengo ni un ápice de duda que estamos mucho más cerca de lograr un cambio que antes del 23 de enero del 2019.

Sin embargo, para la conformación del gobierno emergencia nacional, se propone que Guaidó se separe del cargo, pero que también lo haga Maduro. ¿Cómo lograr realmente que Maduro dé este paso?

A esta altura es forzándolo, es decir, ya ha demostrado que no está dispuesto bajo ninguna condición aceptarlo. Entonces la única estrategia que nos queda, es generar tal nivel de presión interna y externa que haga que su entorno le diga ´amigo, se acabó el tiempo hasta aquí te acompañamos´, y una vez que quienes lo sostienen le quiten el respaldo, ya no hay nada que hacer. Eso en el corto plazo.

En el mediano plazo pueden cambiar las cosas. Él puede estar dispuesto a negociar después, o la comunidad internacional estar dispuesta a tomar acciones más contundentes, pero en el corto plazo, la apuesta real, factible y que además acompañe la comunidad internacional es esa.

¿Y cree que en el corto plazo están cerca de lograr eso, que quienes lo sostienen puedan presionarlo para que abandone el cargo o se haga a un lado?

No te podría hablar de tiempo. Creo que es más un asunto de distancia que de tiempo. Yo sí creo que estamos más cerca, lo cual no quiero decir que vaya a ser ya, porque los tiempos son muy volátiles aquí y de repente un día puede ser que estés a una semana de lograrlo y después pueda estar a seis meses de nuevo. 

De repente puede tardar un año y pasa una acción te dice que estás a dos días de lograrlo. Entonces yo sí creo que hemos venido avanzando, creando condiciones para lograrlo, pero no creo que sea realista hablar de tiempo, ni para bien ni para mal.

¿Cuáles considera que han sido los errores de la oposición desde 2019?

Primero que no supimos explicar claramente, y creo que porque nosotros también lo pensamos, el tema del tiempo, no se asumió como era. Todos, incluyendo a la comunidad internacional,  apostamos a una resolución mucho más rápida al conflicto. También en el diseño estratégico se subestimó la penetración de grupos irregulares y de crimen organizado en las instituciones del Estado y en la Fuerza Armada, lo cual hace mucho más difícil un proceso de transición y de acuerdos políticos para buscar estabilidad.

También que tal vez cuando estuvimos en el proceso de Oslo se abandonó la presión dentro de Venezuela y todo se enfocó allá y no explicamos con claridad ese tema. La desunión, obviamente también es un asunto de cada quien, esto de Henrique, la posición de María Corina tampoco ayuda.

El tema de ampliar más la conducción, al principio era solamente la cúpula de la Asamblea, la directiva y nosotros los partidos del G4. Ese proceso ya se ha venido corrigiendo. Diría que por ahí, el manejo de expectativas y del inmediatismo tal vez en la narrativa.

Tres años después

Después de tres años de estar refugiado dentro de la Embajada de Chile, ¿cómo ha visto el país? ¿Qué ha visto de diferente?

Son como pequeñas señales, pero que son muy reveladoras, el tráfico, por ejemplo, no hay. Me impresiona eso en Caracas, no hay en ningún momento. Hoy es lo mismo que ayer y el domingo, fue lo mismo que el miércoles. Es increíble que pude llegar desde La Unión a Chacao en 15 minutos, una cosa absurda, al menos para mi, antes de que saliera. 

Obviamente las colas de la gasolina. Otra cosa que quizás es muy superficial, pero que tal vez la notan personas como yo que pasan mucho tiempo sin verla, el tema de la maleza, hay mucho monte, mucha mata en la calle, en las paredes, en las aceras, que te demuestra que no es trivial el tema del mantenimiento y cómo incluso los propios hogares, organizaciones particulares tienen serias dificultades para poder pagar ese tipo de servicio. 

Me impresionó también el tema del tapabocas, todo el mundo con mascarillas. También el tema de los dólares, es increíble que ahora todo es en dólares. No he visto un solo bolívar en la calle. 

¿Qué fue lo primero que hizo al salir y qué es lo que más le hacía falta?

Lo primero que hice fue ir a una reunión del partido (Voluntad Popular) y de ahí me fui para mi casa con mi papá. Toqué el piano que tenía tres años sin practicar. Todavía me falta el cine, yo soy muy cinéfilo, pero está vetado por ahora.

¿Teme ahora que está libre que venga una arremetida?

Sí, claro, yo lo dije cuando salí, aquí todos estamos en libertad condicional y estoy muy consciente de que así como me metieron en esa lista que me permitió salir a la calle, ellos lo pueden quitar en cualquier momento, porque aquí no hay Estado de derecho. 

Pero salgo a la calle consciente de eso, consciente de que tal vez no podré decir ni hacer todo lo que quiera. Pero también consciente de que si no damos testimonio en los liderazgos que evidencian que estamos dispuestos a asumir los riesgos, nadie los va asumir. Quiero dejar claro que nadie le está pidiendo a nadie que se inmole, pero sí que luchemos a pesar de que tenga riesgos, porque estamos hablando de todo un país. 

Pero salgo a la calle consciente de eso, consciente de que tal vez no podré decir ni hacer todo lo que quiera.

Cuando se enteró de esta medida, ¿alguien habló con usted sobre su garantía de libertad, quizás con Henrique Capriles y Stalin González? 

No, la verdad que no, nadie me planteó algo previo. Me enteré, al igual que se enteraron todos los venezolanos. Hablé con Stalin después, me preguntó si iba a salir, yo le dije que sí y le comenté que lamentaba mucho las circunstancias en las que se estaba dando esto. Obviamente una cosa es lo personal y otro lo político, pero no podía dejar de manifestarle que no entendía las razones por las cuales estaban en esa situación. 

Ahora que está nuevamente en la calle, ¿Cuál cree usted que debe ser su rol en este momento?

Todavía estoy trabajándolo, tengo pocos días en la calle y estoy en eso. Los primeros días, sobre todo, han sido mucho de ubicarme mentalmente donde estoy. También las cosas físicas, sobre dónde voy a dormir. 

Pero sin lugar a dudas mi rol como tal, estoy en ello, pero va a estar al lado del presidente de la Asamblea y de toda la ruta unitaria que se ha definido. Donde mejor se crea y yo crea que puedo contribuir, ahí estaré.

De no haberse refugiado en la Embajada de Chile, usted estaría en el rol de Guaidó, ¿Qué hubiese hecho diferente?

Primero no sé si hubiese estado en el rol de Guaidó, porque de no haberme refugiado en la Embajada probablemente estuviera preso. Pero no tengo claro si hubiera hecho algo diferente o no. 

Las circunstancias son en gran medida las que hacen que la gente actúe. Entonces no te podría decir. Lo que sí es que más allá de lo diferente, al menos hubiera querido tener la misma valentía y determinación que él ha logrado tener, así como la mano zurda para poder conciliar tantas visiones durante tanto tiempo. 

Vacaciones laborales no deben postergarse por la pandemia
Agotamiento, estrés, ansiedad, insomnio e irritabilidad son señales para hacer una pausa en el trabajo
Trabajar, comer, dormir y estudiar en el mismo lugar está afectando a las personas 

 

@Yeannalyfermin

 

Eduardo Martínez tiene nueve años trabajando para una importante empresa de alimentos en el país. El cargo que viene desempeñando desde hace dos años es de operador de producción, una función muy importante dentro de la organización. Desde que se anunciaron los primeros dos casos de coronavirus en Venezuela, el pasado 13 de marzo, Eduardo no ha dejado de trabajar, aún teniendo vencidas sus vacaciones laborales desde el mes de mayo. 

Para Martínez, padre de dos niños de siete y cinco años, dejar de trabajar nunca ha sido una opción. Su mayor preocupación siempre ha sido el tema económico, pero ahora afirma sentirse cansado, abrumado, desmotivado y con miedo de salir a la calle porque ya conoce varios casos cercanos que se han contagiado con COVID-19.

Eduardo afirma que quiere tomarse unos días de descanso porque siente que debe parar. Sin embargo, la empresa ha negociado con él para que las postergue porque él es personal esencial en la organización. 

En estos momentos de pandemia, donde muchos han perdido sus empleos por los estragos económicos que ha generado el coronavirus, hablar de vacaciones puede sonar descabellado y hasta absurdo, pero para una persona que mentalmente está agotada y estresada no lo es. 

A juicio de la psicóloga empresarial y profesora del IESA y la Unimet, Zoramar Oviedo, tomar vacaciones es importante para descansar la mente y desconectarse. 

“Si una persona ha bajado su productividad por estrés o ansiedad es necesario que tome un descanso -aún en estos momentos- para resetear la mente y volver a conectar”, afirmó Oviedo.

Según datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en los Estados Unidos, muchas personas están sufriendo por estrés, ansiedad, insomnio, irritabilidad y cambios anímicos asociados al trabajo.

“El tiempo de las vacaciones debe respetarse independientemente de la cuarentena impuesta para frenar la propagación del coronavirus y de si se está laborando en la oficina o desde casa”, afirmó el psicólogo experto en temas laborales, Ali Pellicer. 

Sobre el tiempo que debe tomarse para desconectar la mente del trabajo, el experto recomienda que el tiempo mínimo debe ser el establecido en la ley del trabajo.

Se aplica la ley aún en cuarentena

La licenciada en administración y especialista en Recursos Humanos, Jhoanna Laguna afirmó que pedir vacaciones es un derecho de todo trabajador. “Ya tenemos seis meses en pandemia y desde entonces muchas personas están trabajando ininterrumpidamente. Siempre y cuando el trabajador tenga su derecho vencido, puede hacer uso de sus vacaciones cuando lo desee”, dijo.

Laguna enfatizó que el ejercicio de las vacaciones es un acto saludable porque una persona que esté descansada, que se haya desintoxicado del trabajo, al momento de regresar, será una persona renovada que puede aportar mucho más al trabajo. 

Desde el pasado 9 de agosto, Nicolás Maduro anunció la extensión del estado de alarma, decretado en el mes de marzo, por la pandemia del coronavirus. Desde entonces, el pago y el disfrute de este beneficio se ha visto afectado, bien sea porque el patrón no se lo permite al personal, o porque la empresa no puede cumplir con los pagos por la situación económica. Sin embargo, la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT) es clara en su artículo 190: 

“Cuando el trabajador o trabajadora cumpla un año de trabajo para un patrono o una patrona, disfrutará de un período de vacaciones remuneradas de quince días hábiles…”.

Sobre el bono vacacional, la LOTT establece que “Los patronos y las patronas pagarán al trabajador o a la trabajadora en la oportunidad de sus vacaciones, además del salario correspondiente, una bonificación especial para su disfrute equivalente a un mínimo de quince días de salario normal más un día por cada año de servicio hasta un total de treinta días de salario normal.  Este bono vacacional tiene carácter salarial”.

La ley establece que el salario para el pago de las vacaciones y el bono vacacional, será el mismo salario devengado en el mes. En el caso de salario por unidad de obra, por pieza a destajo o a comisión, será el promedio del salario normal devengado durante los últimos tres meses inmediatamente anteriores a la oportunidad del disfrute. establecido en el artículo 121 de la LOTTT.

La experta en Recursos Humanos afirmó que el salario por vacaciones y el bono vacacional deben ser cancelados al inicio de las mismas. Laguna también explica que está permitido la acumulación de dos periodos vacacionales como máximo siempre y cuando sea conveniente para el trabajador.

¿Qué pasa con el teletrabajo?

En Venezuela la figura del teletrabajo no era tan común como en otros países, pero con la llegada de la pandemia fue un boom. Periodistas, médicos, empleados bancarios y oficinistas están trabajando desde sus casas, cosa que sería impensable en condiciones normales. 

Sin embargo, en el país todo se complica. Venezuela tiene la peor conexión a internet de toda América latina. Un estudio de Speedtest Global Index determinó que de 176 países, Venezuela ocupa el puesto 175 en el ranking de mala conexión. “Con solo 3,67 Mbps, sólo supera la conectividad de Turkmenistán, un país de Asia central que cuenta con 2,06 Mbps”.

A los problemas de conectividad se le suman también las deficiencias del servicio eléctrico, de agua, la inflación y la escasez de gasolina, problemas que afectan y dificultan la realización de cualquier labor desde casa. 

Patricia Gómez tiene 32 años, es diseñadora gráfica y desde hace cuatro años trabaja de manera freelance. Afirmó que trabajar desde la casa no le ha afectado porque ya está acostumbrada. Sin embargo, aseguró que se siente agotada y muy cansada. 

Patricia comienza su día a las ocho de la mañana revisando su correo electrónico para organizar los trabajos que debe entregar. Su madre, quien padece de artritis reumatoide y se le dificultan algunas tareas del hogar, le prepara el desayuno para que ella solo se dedique a trabajar. Lunes, miércoles y viernes, Patricia debe estar pendiente de abastecerse de agua porque es cuando el edificio bombea la que tiene en el tanque. La diseñadora se sienta a trabajar desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde tomando un breve descanso para preparar el almuerzo. A las cuatro retoma sus labores hasta las nueve y media de la noche y, a veces, dependiendo la cantidad de trabajo, se queda hasta pasada la media noche. 

Todos los sábados, Patricia se encarga de hacer las compras, ella prefiere encargarse de todo antes de que su madre salga a la calle por su enfermedad y por el temor a que se contagie. 

Atiende ocho clientes a los cuales les diseña cualquier tipo de arte. La joven afirma que antes del coronavirus ya no tenía vida social y que ahora es peor. “Desde que comenzó la pandemia el ritmo de trabajo no es el mismo, cada vez tengo más cosas que hacer aunque ello no se traduzca en mejores ingresos. 

A juicio de la psicóloga Zoramar Oviedo, trabajar, comer, dormir y estudiar en el mismo lugar está afectando a las personas generando ansiedad. 

Oviedo aseguró que el teletrabajo implica un ritmo de trabajo más alto, lo que tiende a disminuir la productividad de las personas. “Antes tenías el poder de decidir si ibas o no a una reunión, ahora no es así. Con el teletrabajo te lo imponen, mandan un email con fecha y hora sin saber si en ese momento tienes otras cosas que hacer”, dijo Oviedo.

Para Zoramar Oviedo establecer límites con el teletrabajo es muy importante: “Hay que tomar consciencia y ser responsable con los horarios de trabajo. Así como uno pone el despertador en las mañanas para levantarnos, así es necesario detener el trabajo”. 

El psicólogo Ali Pellicer afirmó que no todo del teletrabajo es malo, todo está en la disciplina y la organización.

Pellicer explicó que para sobrellevar el teletrabajo de una manera adecuada se deben realizar ciertas prácticas que facilitarán separar la vida personal de la profesional: 

– Establecer un área adecuada de trabajo, que sea iluminada, cómoda y que solo se use para trabajar.

– Respetar los horarios y evitar trabajar fuera del horario que estaba establecido cuando se estaba en la oficina. 

– Tomar descansos y respetar los horarios de alimentación tal y como se hacía antes de la pandemia. 

– Mantenerse en contacto con los compañeros de trabajo es importante para socializar y despejar la mente. 

– Alejarse de la tecnología.

– Hacer actividad física o cualquier otra que te haga sentir bien y te desconecte del mundo laboral.

Álex Saab no se salvará de la extradición a EE. UU.
A diferencia del narcotraficante Walid Makled y del exjefe de inteligencia, Hugo Carvajal, el empresario colombiano y supuesto testaferro del presidente Maduro, terminará en un calabozo de alguna prisión estadounidense

 

@ronnarisquez

 

Todo apunta a que el angustiante y novelesco proceso de extradición del empresario colombiano Álex Naim Saab Morán, arquitecto financiero del régimen de Nicolás Maduro, de Cabo Verde a Estados Unidos, tendrá un final feliz para la mayoría de los venezolanos. 

Saab fue detenido en Cabo Verde, África, el 12 de junio de 2020 por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) y enfrenta una acusación del Departamento de Justicia de EE. UU. por ocho cargos de lavado de dinero y conspiración para lavar dinero relacionado con un plan de sobornos en Venezuela. Además Saab es requerido por las autoridades de Colombia e investigado en México.

A la tercera va la vencida

La captura del empresario emocionó a los venezolanos, pero también generó preocupación y miedo ante la posibilidad de que el supuesto testaferro de Maduro fuera liberado y devuelto a Venezuela. Este temor no es gratuito. En el pasado los casos del exjefe de inteligencia militar Hugo “el Pollo” Carvajal, en Aruba; y del narcotraficante Walid Makled, en Colombia, probaron como el poder del Gobierno venezolano atraviesa fronteras para burlarse de la justicia.

Sin embargo, el trauma que dejaron los dos intentos fallidos de las autoridades estadounidenses se ha ido borrando con cada anuncio del Poder Ejecutivo y Judicial de Cabo Verde; como la autorización de ese gobierno de extraditar al empresario a Estados Unidos.

Aunque hay interesantes similitudes entre los tres casos, las diferencias entre los personajes y sus procesos son notorias. En Runrun.es las analizamos: 

Los personajes 

Alex Saab es un peso pesado de la corrupción, si se ubicara en ranking junto a otras figuras que Estados Unidos ha solicitado en extradición, como Nervis Villalobos, exviceministro de Energía; el mayor general retirado Cliver Alcalá Cordones, y el propio Hugo Carvajal

Mientras que “El Pollo” Carvajal era un hombre muy inteligente y se movía muy bien en Venezuela, sus contactos en el exterior eran reducidos y se limitaban a sus labores como jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM). “Había tenido tratos con la guerrilla colombiana de las FARC (Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia)”, explicó la exzar de la droga en Venezuela, Mildred Camero.

Por su parte, Makled era un “simple” narcotraficante radicado en Venezuela. Aunque puede ser considerado quizás el “capo” más importante en la historia criminal venezolana, sus conexiones se quedaban en el continente. Su trato era con narcos latinoamericanos (mexicanos principalmente) y traficaba con droga en un ámbito regional. Su campo de acción era fundamentalmente nacional. 

“No era como “El Chapo” Guzmán (Joaquín Guzmán Loera, líder del cartel de Sinaloa); ni mucho menos como Pablo Escobar Gaviria, jefe del cartel de Medellín. Su fama y poder eran más local”, dijo Camero, quien fue presidenta de la Comisión Nacional Contra el Uso Ilícito de las Drogas (Conacuid), entre 1999 y 2005.   

En cambio, la trascendencia de Álex Saab es mayor. El colombiano es quizás, el hombre más importante asociado a las supuestas actividades ilegales del gobierno de Venezuela, que será extraditado a Estados Unidos hasta la fecha. Desde 2011 ha trabajado en distintos negocios internacionales con el Gobierno. 

Su primer contacto con el chavismo fue gracias a un convenio para la construcción de viviendas de interés social entre los gobiernos de Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, de Colombia. En esa ocasión el empresario, radicado en Barranquilla, fue uno de los contratistas favorecidos junto a su socio Alvaro Pulido, también requerido por las autoridades estadounidenses. 

Curiosamente en una entrevista reciente con el periodista Nelson Bocaranda, el expresidente Santos dijo que no conocía a Saab. “A ese señor no lo conocía, no sabía quién era. Cuando reanudamos relaciones con Venezuela, Chávez organizó un evento para firmar todo tipo de acuerdos y mostrar que las relaciones se habían restablecido… Recuerdo que cuando se anunció la firma de ese contrato apareció un señor y le pregunté a la canciller “ese tipo quién es”, se acercó, nos dio la mano y después desapareció. Me dijeron, “se llama Alex Saab”.

Sin embargo, ese apretón de manos catapultó internacionalmente al barranquillero. Sus actividades no se quedan dentro del territorio venezolano, y mucho menos en  su país, Colombia. Sus relaciones y negocios van más allá del mar Caribe y atraviesan el océano Atlántico, con conexiones en México, Turquía, Irán y otros países. 

Camero no tiene certeza sobre posibles vínculos de Saab con el narcotráfico, pero sí tiene clara la función del barranquillero en la estructura criminal que sostiene al Gobierno de Venezuela. “Está metido en corrupción y lavado de dinero.

Esos son su fuerte. Es un hombre inteligente. Es abogado, ha manejado muy bien varios esquemas de lavado de dinero. Puede ser que uno de esos esquemas esté vinculado al narco, aunque él más que todo es un broker”, dijo la experta.

“Lo de él es negociar. Hacer los acuerdos y contactos. Él era el que hacía los negocios. Con un tren de personas detrás. Él era el broker. Aparte de que tenía relaciones interesantes en países islámicos”, aseguró. 

A pesar de que a Walid Makled se le relacionó con algunos gobernadores, como Luis Felipe Acosta Carlez; magistrados del Tribunal Supremo de Justica, como Eladio Aponte Aponte y supuestos miembros del Cartel de los Soles, como el mismo Carvajal, e incluso con el presidente Chávez. Utilizaba su poder e influencia para desarrollar con tranquilidad su negocio personal de narcotráfico, nunca alcanzó el nivel que ha conseguido Saab.

Al colombiano se le señala de ser testaferro y socio del presidente Maduro, además se le vincula con Nicolás Maduro Guerra, hijo del mandatario mejor conocido como “Nicolasito”, en el negocio de la comercialización ilegal de oro venezolano. “Todo su poder está muy relacionado con las conexiones que tiene con Irán (justamente el país al que se dirigía Saab cuando fue detenido en Cabo Verde), con las gestiones para conseguir gasolina para Venezuela y con negocios, como el oro y las cajas Clap (Comité Locales de Abastecimiento y Producción)”, apuntó Camero.

Estas conexiones le dan a Saab un valor aún mayor dentro de la administración de Maduro y lo convierten en una pieza muy atractiva para Washington, en su objetivo de acorralar al presidente venezolano. 

La experta, quien fue jueza y continúa desempeñándose como asesora internacional en materia de drogas, tiene claro el valor estratégico de Saab de cara a un proceso judicial. “Es un hombre muy importante porque es la persona que conoce los negocios por dentro. Sabe quiénes están vinculados a estos negocios, cómo se hacen. Es el que tiene toda la información. Él debe llevar un registro de las cuentas”, destacó Camero.

“Debemos recordar que el lavado es un delito subyacente. Para que haya lavado debe haber otros delitos. Eso significa que su función de lavador es global dentro de la estructura criminal. Él seguramente lavaba dinero de todo tipo de delitos y operaciones: corrupción, minería, trata, narcotráfico y terrorismo”, agregó la exjueza.

El proceso

Pero más allá de la importancia, que como personaje tiene Álex Saab, versus Carvajal y Makled, para los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos, hay otros factores judiciales que hacen que la balanza se incline hacia la extradición.

En primer lugar, los sistemas procesales son distintos en los tres casos. Lo que en esta ocasión favorece la petición de EE. UU. “Me tiene gratamente sorprendido el sistema procesal el de Cabo Verde. Es acusatorio y adversarial. Su código penal es incluso más moderno que el de Venezuela. Se vé la influencia portuguesa”, explica Zair Mundaray, exdirector general de Actuación Procesal del Ministerio Público de Venezuela. 

Mildred Camero también está convencida de que Saab no regresará a Venezuela. “Aquí las cosas han cambiado, aunque Estados Unidos no tiene convenio de extradición con Cabo Verde. Sí hay un acuerdo de colaboración en materia de drogas y delincuencia organizada”, afirma.

“En el caso de Cabo Verde la norma que rige la extradición es la de los Principios Generales de Cooperación Internacional en materia penal. Una vez recibida la solicitud, la fiscalía revisa si se dan algunos principios básicos contenidos en el artículo 37 de la constitución de Cabo Verde que dice que la extradición no opera por razones políticas, religiosas o delitos de opinión, o cuando se presume que la persona va a ser sometida a torturas o tratos crueles en el país donde la van a enviar”, detalla Mundaray, quien ahora vive exiliado en Colombia.

Luego el Ejecutivo emite una opinión, que es de carácter político, dice si está de acuerdo y ordena darle continuidad al proceso. La solicitud de extradición pasa a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que procede a hacer una sentencia. “Este modelo es bien interesante porque el control político es previo a la sentencia. Es decir el Ejecutivo hace su evaluación y decide si cooperar, pero la decisión final queda en manos del Poder Judicial”, prosiguió el exfiscal. 

Con Makled fue diferente. “En Colombia el presidente tiene la última palabra. El control político es posterior a la decisión judicial. Es sumamente importante para muchos gobiernos tener control absoluto de esos procesos y por eso lo colocan así en la ley. ¿Qué ocurre? La Corte Suprema toma una decisión y luego la pasa al Ejecutivo. El Ejecutivo tiene dos opciones: ejecuta la sentencia o dice que no, y debe exponer las razones en un acto administrativo. Esas decisiones de los poderes ejecutivos que no tienen forma de ser recurridas. El Ejecutivo tiene la última palabra”, afirmó Mundary.

Camero coincide con el exfiscal y lanza un señalamiento directo: “En el caso de Makled estaba (Juan Manuel) Santos de por medio. Santos fue una figura muy negativa con respecto a Venezuela y su apoyo a las FARC”.

Adicionalmente, en el caso Makled hubo dos solicitudes de extradición. Cuando uno o más países piden a una persona en extradición se entregará al país que presentó la solicitud primero. Aunque no hay certeza de qué país hizo el requerimiento inicial, Mundaray afirma que: “por una decisión política el presidente Santos prefirió entregarlo a Venezuela”. 

Con relación a “El Pollo” Carvajal en Aruba, las cosas fueron diferentes y se saltaron los procedimientos judiciales. “En el caso de Aruba hubo mucho miedo quizás por los negocios que tenía Maduro con el reino de Holanda. Además creo que a Estados Unidos le fallaron los procedimientos, porque la detención no cumplió los requisitos de la DEA (Administración de Control de Drogas”, dijo Carmero.

Otra diferencia sustancial que encuentra la exzar de la droga es que la detención de Saab fue montada desde la Fiscalía del Distrito Sur de Florida, cumpliendo los requisitos legales internacionales. “Ha sido más jurídico que policial, a diferencia de lo que ocurrió en Aruba, donde casi todo estaba en manos de la DEA”.

Tan lejos de Venezuela y tan cerca de EE. UU.

“Desde mi perspectiva yo creo que Álex Saab no tiene posibilidad de que se modifique la decisión en estricto derecho. Si ocurre es porque hubo alguna manipulación”, aseguró Mundaray. 

La defensa del empresario ha presentado al menos tres habeas corpus. Pero ni las alegaciones exageradas e irónicas de Saab y sus abogados sobre presuntas violaciones a los derechos humanos y tratos crueles en el país africano, salvarán al empresario de los interrogatorios de las autoridades estadounidenses y de los calabozos de alguna prisión en Estados Unidos. 

Así que este proceso de extradición sí tiene un inminente final feliz para los millones de venezolanos que tomaron leche de mala calidad de los Clap; para los niños que no pudieron jugar en los 50 gimnasios verticales que el Fondo Global de Construcción nunca concluyó; y para los centenares que deambulan por las calles comiendo de la basura, mientras el oro venezolano vuela hacia Turquía, Emiratos Árabes y otros destinos. Apenas algunos de los negocios irregulares en los que, investigaciones periodísticas han revelado que, Saab y sus socios tienen las manos metidas.