RR.ES PLUS archivos - Runrun

RR.ES PLUS

Estado no cumple con obligaciones de protección animal en zoológicos y parques
Inadecuada alimentación y falta de personal afecta a los espacios con fauna en el país 

@franzambranor

En Venezuela hay alrededor de 20 zoológicos públicos y privados que no escapan a la crisis humanitaria compleja. 

Los animales en resguardo también deben lidiar con la situación económica por la que atraviesa el país desde que la administración de Nicolás Maduro se instaló en el poder.  

A finales de febrero, una cadena de WhatsApp se extendió a las redes sociales con una supuesta fuga masiva por hambre de monos del zoológico Las Delicias en Maracay.

La información fue desmentida a El Pitazo tanto por vecinos del barrio El Camoruco, al norte de la capital aragüeña, como por la directora del Ministerio de Ecosocialismo del estado, Carmen Cannata.    

Asimismo, Marlene Sifontes, secretaria de organización del sindicato unitario nacional de empleados del Instituto Nacional de Parques (Inparques) sostuvo que aparentemente solo se trataba de un espécimen que hizo desmanes en los alrededores del zoológico. 

Sifontes sostuvo que si bien la información correspondiente a los monos en Maracay no es cierta, la situación de los animales en cautiverio no es ajena a la del país en general.  

Ni siquiera hay personal

La dirigente sindical indicó que en el caso de Las Delicias, el espacio fue entregado en concesión por Inparques a la gobernación de Aragua durante el periodo del gobernador Tarek El Aissami (2012-2017) para una remodelación que aún no ha concluido.

Sifontes expresó que además de la inadecuada alimentación, los zoológicos y parques recreacionales en Venezuela se han visto afectados por la diáspora y la partida de personal calificado debido a los sueldos miserables. “Calculo que la nómina ha bajado en 50%”.  

Mientras múltiples factores afectan la fauna en cautiverio venezolana, el fiscal general de la República designado por la extinta asamblea nacional constituyente, Tarek William Saab, introdujo en la Asamblea Nacional chavista a finales de febrero de este año el proyecto de Ley para la defensa del ambiente y contra el maltrato animal.

En 2010, la Asamblea Nacional aprobó la Ley para la protección de la fauna doméstica libre y en cautiverio. En el artículo 127, dicha ley reza que “el Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, los recursos genéticos, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de especial importancia ecológica”. 

Por su parte, el artículo 478 del Código Penal dice que “el que sin necesidad haya matado un animal ajeno o haya causado algún mal que lo inutilice, será penado por acusación de la parte agraviada, con arresto de 8 a 45 días”.  

“La ley para la protección de fauna doméstica y en cautiverio es bastante amplia y está concebida bajo la aplicación de una buena técnica legislativa”, dijo el abogado constitucionalista, Juan Manuel Raffalli. 

El abogado indicó que es posible que William Saab esté dando un carácter penal a la normativa, en vista que la Ley para la protección de la fauna doméstica libre y en cautiverio básicamente abarca sanciones administrativas. “Creo que lo adecuado ha debido ser una reforma de la ley anterior, ampliar lo que es el maltrato animal y asignar las competencias de la Fiscalía en ese aspecto”.  

Hambre e inadecuados cuidados 

La sindicalista Marlene Sifontes expresó que los animales que han muerto en cautiverio en los zoológicos de Caracas los ha afectado el hambre y el descuido de quienes están a cargo. 

Sifontes dijo que luego del fallecimiento de la elefanta Ruperta en el zoológico de Caricuao en junio de 2018, la alimentación de los animales en ese recinto ha mejorado. “Lo de Ruperta encendió las alarmas y los hizo tomar conciencia”.

Ruperta murió de inanición a los 48 años. De acuerdo al periódico español El Mundo, el animal debía ingerir 135 kilogramos de comida al día y apenas recibía 10. Antes de su fallecimiento, un zoológico en Brasil había solicitado su traslado, pero las autoridades gubernamentales se negaron. 

El pasado 21 de abril de 2020, falleció “Kalíope”, una nutria que habitaba en el Parque del Este; aunque las autoridades del recinto nunca emitieron una declaración oficial al respecto se presume que el animal pereció por la falta de cuido y adecuada alimentación en medio de la cuarentena por la Covid-19.

“No cualquiera puede encargarse del cuidado de un animal en cautiverio, deben ser personas especializadas”, indicó Sifontes, quien aseguró que actualmente el Parque del Este carece de un veterinario.

Sifontes manifestó que aunque los obreros del Parque del Este trabajan con mística y dedicación no poseen la debida preparación para asumir estas tareas.  

Los olvidados de la pandemia

“Durante el inicio de esta contingencia por el coronavirus no iba todo el personal y eso dificultó las cosas, actualmente tanto al zoológico de Caricuao como al Parque del Este si asisten los trabajadores pese a los sueldos y los problemas de transporte y movilidad, la mayoría está ahí por amor a lo que hacen”, indico Sifontes.   

Sifontes aseguro que a raíz del escándalo de la muerte de Ruperta, en Caricuao han aprobado los recursos para la compra de alimentos. “Entiendo que incluso hay un convenio con el Hipódromo de La Rinconada para que los caballos que sacrifican sean dados como alimento a los felinos”. 

Sifontes sostuvo que cada día son menos los animales que habitan en los zoológicos y parques recreacionales por la falta de recursos e imposibilidad de reposición. “En el Parque del Este había una variedad de pájaros, pero ya quedan pocos, aunque parezca extraño lo más difícil de gestionar es el alpiste”.

Sifontes aseveró que actualmente no hay información oficial del número de animales que se encuentran bajo responsabilidad del Estado en zoológicos de Venezuela.  

Contra viento y marea

Desde 1963, la familia Pantin ha sido responsable del zoológico “Leslie Pantin” en la vía hacia Rosario de Paya, cerca de Turmero en el estado Aragua.

Federico Pantin, director del zoológico, indicó que hacen grandes esfuerzos por mantener abierto el legado de su padre.  

“Por supuesto que requiere un esfuerzo y una manutención especial, hoy en día todo está caro, especialmente las verduras y las frutas para los animales”. 

El zoológico cuenta con unos 400 animales de unas 40 especies de fauna venezolana, custodiados por tres veterinarios y dos guardaparques. “Hay veces que la Guardia Nacional nos trae animales salvajes decomisados y en otras personas nos llaman porque tienen a estos especímenes en sus casas”. 

Pantin aseguró que en una época se vieron en aprietos por la escasez de medicinas para los animales, pero que actualmente se están consiguiendo obviamente a precios elevados.

El espacio tiene como meta sustentarse con visitas guiadas, pero también están abierto a donaciones. “Trabajamos de lunes a domingo con grupos de 10 personas”, dijo Pantin.

Sostuvo que durante el inicio de la pandemia estuvieron cerrados y abrieron nuevamente en noviembre de 2020. Hoy en día solo trabajan en las semanas de flexibilización.    

Refinerías venezolanas solo procesan 170 mil barriles diarios
La refinería El Palito estuvo paralizada por más de dos años, desde 2018, por falta de mantenimiento y de las inversiones necesarias
El reformador de petróleo de la refinería Cardón, crucial para la producción de gasolina, se detuvo en agosto de 2020

@fefamaya

La refinación de petróleo en Venezuela es apenas un tercio de lo que fue. Apenas 170 mil barriles son procesados en el que en algún momento fue uno de los complejos refinadores más grandes del mundo.

Según la BBC, en 2007, Petróleos de Venezuela producía 1.300.000 barriles de crudo diarios. Diversas trasnacionales operaban en la industria petrolera. Chevron, Exxon Mobil y ConocoPhillips siendo algunas de ellas. 

Un informe de Cedice Libertad señaló que para 2012, se producían entre 2.7 y 2.9 millones de barriles de crudo diariamente. De ellos, 1.303.000 eran refinados, es decir, entre 44,93 y 48,25% del petróleo producido se refinaba. 

Nueve años después, Venezuela produce 580 mil barriles de petróleo diarios aproximadamente. Sin embargo, la producción petrolera no ha sido la única cifra que ha descendido notablemente. Actualmente solo se refina 29,31% del crudo que se produce.

De la nacionalización al desmantelamiento

“El petróleo mueve hoy la historia. Debemos movernos con ella”, dijo Carlos Andrés Pérez el 29 de agosto de 1975 cuando anunciaba la nacionalización de la industria petrolera. El petróleo movió la historia, pero hacia un camino que nadie esperaba que la potencia petrolera tomara. 

Un artículo científico de Yldefonzo Penso señaló que la Ley de Nacionalización dejaba un resquicio abierto para que volvieran las empresas privadas a administrar el recurso venezolano. El artículo 5 reiteraba que el Estado ejercería la propiedad del recurso y sus actividades, pero, si al Ejecutivo Nacional le convenía, podía establecer convenios o alianzas con empresas privadas.

El proceso conocido como internacionalización de la industria, fue planteado y ejecutado con el objetivo de buscar nuevos mercados y aumentar la capacidad de refinación. Esto tuvo su máximo auge en la “apertura petrolera” en 1992 cuando PDVSA celebró contratos de explotación petrolera con algunas empresas privadas para la reactivación de campos inactivos. Estos primeros contratos se denominaron convenios operativos.

Los convenios operativos se crearon para explotar campos marginales. En definitiva, se firmaron 32 convenios que abarcaban 22 operadoras nacionales e internacionales. Dentro de las empresas foráneas se encontraban: BP, Chevron-Texaco, Shell, Petrobras, Repsol. 

En estos convenios, las empresas privadas actuaban como contratistas de PDVSA, suministrando los recursos financieros, materiales y humanos necesarios para reactivar el campo y PDVSA les pagaba dinero por barril producido, incluyendo costos y una ganancia establecida contractualmente. 

En 2007,  las petroleras Exxon Mobil y ConocoPhillips abandonaron sus operaciones en el país. La BBC reseñó que esta decisión fue tomada luego de que Hugo Chávez, presidente en ese entonces, erradicara los convenios operativos y las asociaciones estratégicas obligando a las trasnacionales a asociarse con Pdvsa en empresas mixtas, en las que la estatal petrolera venezolana siempre tendría mayoría accionaria.

Iván Freites, integrante del sindicato de trabajadores de Pdvsa, consideró que ese momento fue el inicio del declive de la industria petrolera venezolana. No era evidente al comienzo, pero esa acción condenaría más adelante la operatividad de las refinerías. 

La salida de las trasnacionales contribuyó a lo que se considera una de las primeras fallas de Pdvsa, la fuga de talento. Durante el paro petrolero de 2002, 18.000 empleados fueron despedidos. La profesora de la Universidad Simón Bolívar, Ursula Ehrmann, aseguró que esos empleados eran los expertos en la materia. 

El abandono de petroleras extranjeras y la fuga de talentos son dos elementos que contribuyeron al declive de las refinerías, llevándolas a tener un nivel de precariedad alto por falta de trabajadores capacitados para realizar el mantenimiento adecuado.

La nación que una vez fue considerada una potencia petrolera, hoy se esconde detrás las manchas de petróleo derramado por las fallas en refinerías.

Ninguna refinería al 100%

Luego de procesar 1.300.000 barriles de petróleo diarios y trabajar a máxima capacidad, cuatro de seis refinerías venezolanas solo trabajan entre 20 y 50% de su capacidad. Iván Freites indicó que durante enero de 2021, la refinería Amuay ubicada en Falcón, que forma parte del Complejo Refinador de Paraguaná (CRP), estaba produciendo apenas 60 mil barriles (20%), cuando su capacidad permite procesar 300 mil. 

En el caso de la refinería Cardón en el estado Falcón, también parte del CRP, en lugar de producir 305 mil barriles, solo está refinando 100 mil, es decir, 32,7% de su capacidad. 

De 187 mil barriles que puede procesar la refinería de Puerto La Cruz ubicada en Anzoátegui, en enero de 2021 solo 60 mil fueron refinados. Apenas 32,08% de su capacidad de refinación.

En caso de que se repare, la refinería El Palito sería la que puede trabajar a una capacidad más alta, solo con 50% de lo que es capaz de refinar. Actualmente, la planta refina 70 mil barriles diarios, cuando podría producir 140 mil. 

Un informe de Cedice Libertad aseguró que las refinerías Bajo Grande, en Zulia, y San Roque, en Anzoátegui, tienen capacidad para procesar 16 mil y cinco mil barriles de petróleo respectivamente. Actualmente, no están operativas. 

El estudio reseñó que Venezuela producía 2,7 y 2,9 millones de barriles diarios en 2012. De esa cifra, las refinerías de Pdvsa ubicadas en el país tenían capacidad para refinar y procesar 1,3 millones de barriles diarios. Esto quiere decir que entre 44,93 y 48,25% del crudo producido era refinado. 

Para febrero de 2021, según Freites, el Complejo Refinador de Paraguaná es la única refinería que está operativa, refinando 170 mil barriles de petróleo diarios: 105 mil en Cardón y los 65 mil restantes en Amuay. Además, señaló que las refinerías El Palito y Puerto La Cruz no están refinando crudo en estos momentos debido a reparaciones que están realizando en las plantas. 

“De 580 mil barriles de petróleo que se producen diariamente, solo se están refinando 170 mil”, aseguró Freites. Es decir, solo 29,31% del petróleo producido diariamente está siendo refinado. 

Fallas que ha generado la falta de mantenimiento

Desde el segundo trimestre de 2020, cuando la escasez de gasolina alcanzó su pico más alto en Venezuela, en El Palito, Amuay y Cardón, las fallas han sido recurrentes cada vez que han intentado ponerlas en funcionamiento, pero los problemas ya venían de antes. 

El Carabobeño reseñó que la refinería El Palito estuvo paralizada por más de dos años, desde 2018, por falta de mantenimiento y de las inversiones necesarias. En abril de 2020 intentó ser reactivada pero ha sido con una marcada intermitencia de más días de problemas y máquinas apagadas que de producción.

“Las fallas se han derivado en el colapso de sus tuberías, falta de agua y de vibraciones en toda la planta de craqueo catalítico, que impiden el aumento de la producción a números que puedan satisfacer la demanda de los 10 estados del país que se abastecen de combustible desde Carabobo”, indicó El Carabobeño.

De acuerdo con trabajadores de la refinería Cardón, el reformador de petróleo, crucial para la producción de gasolina, se detuvo en agosto de 2020 por una falla y falta de nitrógeno. 

Según Tal Cual Digital, se trata de  una unidad de procesamiento de gasolina que produce componentes de alto octanaje utilizados en la preparación de mezclas. Tiene una capacidad diaria de 45.000 barriles y Pdvsa lo había puesto en funcionamiento con una producción de unos 25.000 barriles de gasolina para enviarlos directo al mercado interno.

En el caso de Amuay, el 27 de octubre de 2020 una explosión afectó la unidad de destilación de la refinería venezolana. Reuters indicó que no hubo información del alcance de los posibles daños a la planta y dos de las personas, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que el evento fue controlado rápidamente.

Invertir en la gente

Las refinerías de Petróleos de Venezuela han sufrido un gran deterioro desde el final del chavismo y el comienzo del mandato de Nicolás Maduro. La químico y profesora de la Universidad Simón Bolívar (USB), Ursula Ehrmann, aseguró que el declive de las refinerías venezolanas se debe a la falta de conocimiento técnico de los empleados y la carencia de mantenimiento preventivo. Ehrmann recordó que Pdvsa despidió a 18.000 empleados, que eran los expertos en la materia, durante el paro petrolero de 2002. Aseguró que fue una de las primeras fallas de la industria. 

“Los pocos especialistas que se quedaron, a pesar de los problemas de 2002, comenzaron a irse porque consiguieron mejores ofertas de trabajo en diferentes lugares del mundo”, dijo. Por ende, hay muy pocas personas con el conocimiento técnico adecuado de la industria petrolera para Pdvsa. 

La profesora de la USB reiteró que Pdvsa solía invertir en la formación del personal. “En la última década, Pdvsa dejó de invertir en la formación de sus empleados. Lo que causó la falta de capacidad técnica”.

La carencia de capacidad técnica impide tener el conocimiento adecuado para manejar una refinería. Hoy en día, por falta de dinero y conocimiento técnico, las refinerías no han recibido el mantenimiento técnico preventivo que debe hacerse continuamente para que la planta opere correctamente. “Se dañaron y sacaron cosas poco a poco. Hasta que se dañó todo”, indicó Ehrmann.

Esto causó que ciertas operaciones de las plantas petroleras no operaran de forma correcta o incluso no funcionaran. En el caso de la refinería El Palito el constante reinicio de operaciones durante 2020 ha causado un derrame petrolero constante en Golfo Triste afectando a las playas de Boca de Aroa y el Parque Nacional Morrocoy. 

La refinación, la petroquímica, el procesamiento del gas natural y el mejoramiento del crudo son los principales procedimientos que se llevan a cabo dentro de una refinería. Tras el declive de la petrolera estatal, estos procedimientos se han visto afectados, causando que la producción de sus corrientes no sea constante. 

La costosa lucha por respirar en Venezuela
Alquilar una bombona de oxígeno puede costar más de 300 dólares, dependiendo de la saturación de oxígeno del paciente
El Índice de Escasez de Medicamentos (IEM) para enfermedades respiratorias se ubicó en 63 %, según el Monitoreo de Salud

 

@yeannalyfermin

 

La noche del domingo 24 de enero, Ruby González sintió que su hija Yesenia de 16 años, se le iba a morir en los brazos asfixiada con una crisis de asma. La odisea comenzó cuando la misma Yesenia con voz entrecortada le pidió a su madre que la llevara al médico porque ya no podía respirar y se estaba sintiendo muy mal. 

A las 9:30 p.m., Ruby le pidió ayuda a un vecino para que le hiciera el favor de llevarlas a un hospital, pero este se negó porque no tenía la gasolina suficiente y en cualquier punto se iban a quedar accidentados. Un taxi le estaba cobrando 50 dólares (por ser domingo en la noche) desde el barrio La Vega hasta el Hospital Clínico Universitario (HCU). 

Mientras tanto, el pecho de Yesenia no dejaba de silbar, con cada bocanada de aire que intentaba inhalar, sus agitados pulmones se congestionaban cada vez más.

Cuando eran las 10:10 p.m. otro vecino notó la desesperación de Ruby y su esposo y les ofreció llevarlos en su carro, pero cuando se disponían a salir rumbo al hospital, una falla en el motor impidió que pudiera trasladarlos. A las 10:20 p.m. varios vecinos resolvieron sacarle la gasolina al carro que se accidentó y surtir al otro vehículo que solo le faltaba el combustible para poder andar. 

A las 10:40 p.m. la tonalidad en la piel de Yesenia estaba cambiando. Sus manos estaban frías, su cara se tornaba azulada y sus ojeras se hacían cada vez más oscuras y la voz no le salía.

A las 11:00 en punto de la noche llegaron a la emergencia del Hospital Clínico Universitario, el doctor de guardia la revisó y confirmó la crisis de asma. Sin embargo, le dijo a Ruby que no la podían atender porque debido a la crisis en los centros asistenciales el oxígeno solo es para pacientes que estén en áreas críticas. 

15 minutos después, Ruby tomó la decisión de llevársela para el Domingo Luciani, pensó que allá sí podían atenderla y colocarle oxígeno que era lo que principalmente necesitaba. 

La respiración de Yesenia cada vez era más corta y forzada, el silbido que emitía su pecho, producto de lo inflamadas que ya estaban sus vías respiratorias, era lo único que se escuchaba en todo el camino. 

A las 11:40 p.m. Ruby y Yesenia estaban ingresando a la emergencia del Hospital Domingo Luciani, en Petare, municipio Sucre. A ambas se les hizo raro no solo lo abandonado que lucía el lugar, sino también la falta de personal. Un médico cirujano fue quien las atendió. Las hicieron llenar una historia médica para luego decirle que no cuentan con los insumos básicos para atender la crisis de asma que tenía la adolescente. 

Las opciones de Ruby se habían agotado, su desesperación no podía ser mayor, la cianosis en Yesenia ya era muy evidente. No sabía qué hacer ni a dónde acudir y no contaba con el dinero para llevarla a una clínica. Una enfermera al ver que estaba llorando y que la joven estaba mal, le sugirió que la llevase al Materno Infantil de Petare, que allá poir la edad de la menor la podían atender. 

A las 12:50 llegaron al centro hospitalario ubicado en La Urbina, donde finalmente la atendieron, le colocaron oxígeno y un tratamiento para que se recuperara. Volvieron a casa a las cinco de la tarde.

Un lujo respirar

Con la severa crisis de asma que le dio a Yesenia, la familia González se tuvo que enfrentar no solo con las incontables deficiencias del sistema de salud público y la escasez de gasolina, sino también con los altos precios en medicinas e insumos médicos. 

“Le mandaron dos inhaladores, uno costaba 80 dólares y el otro 20. Adicional a esto le mandaron antialérgicos y unas gotas descongestionantes. En total, fueron como 120 dólares aproximadamente, sin contar que le mandaron una dieta estricta por un mes, para evitar posibles cuadros alérgicos”, dijo Ruby.

A la madre de Yesenia le sugirieron que tener una bombona portátil o un concentrador de oxígeno sería de gran ayuda para estos casos, pero para esta familia es difícil, ya que una bombona de 7 litros tiene un valor de 150 dólares, mientras que los concentradores superan los 600 dólares. 

En una reconocida cadena de farmacias, se debe cancelar 222 dólares de depósito, 64 dólares por el llenado y 35 dólares la mensualidad. Un total de 321 dólares. Esto sin contar el precio del regulador, el cual puede conseguirse entre 100 y 150 dólares. Si el paciente requiere más de una bombona por día, el precio va aumentando. 

En la misma farmacia ofrecen también bombonas pequeñas de emergencia, las cuales tienen un precio de 53 dólares el alquiler, 18 el llenado y 10 la mensualidad.

En un establecimiento comercial dedicado al suministro de gases y oxigeno medicinal ubicado en la Carretera Petare Santa Lucía, en el sector Filas de Mariches, en el estado Miranda, el servicio es más económico. El alquiler o depósito está valorado en 180 dólares, de los cuales se le entrega al cliente el 20% cuando haga la entrega del cilindro. La recarga del gas son 22 dólares. El precio del regulador de oxígeno tiene un costo de 90 dólares. El servicio no incluye flete. 

El vendedor del establecimiento explicó que la duración del oxígeno dependerá de la condición del paciente, específicamente de la saturación de oxígeno en sangre que tenga el paciente, lo normal es entre 95 y 100. 

“Hay pacientes que la saturación la tienen en 60, estos ameritan más litros por minuto de oxígeno y al día se pueden consumir hasta tres cilindros de 6 metros cúbicos”, dijo el vendedor. 

Las páginas de comercio electrónico también ofrecen el servicio por bombonas de 6 metros cúbicos. La recarga del gas oscila entre los 25 y los 30 dólares y el alquiler por dos semanas en 100 dólares. No incluye transporte. 

Un oxímetro, instrumento necesario para conocer el nivel de oxígeno en la sangre en pacientes que padecen enfermedades respiratorias graves y también coronavirus tiene un costo entre 10 y 30 dólares en páginas de comercio online. 

Según el último informe de la Encuesta Nacional de Hospitales, con datos de todo el año 2019 -antes de que llegara la pandemia-, el déficit de insumos médicos rondaba el 85 %. El estudio también señaló que 70,72 % de los hospitales evaluados en ese año tuvieron oxígeno todos los días, en 22,6 % fue intermitente y en 7,22 % ningún día.

Para Manaos si hay oxígeno

Mientras Venezuela atraviesa por una crisis humanitaria compleja, el pasado 19 de enero, el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, informó a través de su cuenta en Twitter la llegada de las primeras seis gandolas cargadas con 136.000 litros de oxígeno a la ciudad brasileña de Manaos. 

Días después, Maduro informó que un segundo cargamento de 86.000 litros de oxígeno sería enviado a los estado de Roraima y Amazonas en Brasil para atender la crisis sanitaria que el COVID-19 ha dejado en la región. Además prometió que semanalmente enviarían oxígeno al país que lo desconoce como jefe de Estado.

Sobre el envío de oxígeno al pueblo de Brasil, la presidenta del Colegio de Enfermeras del Distrito Capital, Ana Rosario Contreras, afirmó que la noticia generó molestias en el personal de salud y sobretodo en el personal de enfermería.

“Las enfermeras tenemos que correr cuando recibimos la orden médica que hay que suministrar oxigenoterapia a un paciente, por eso nos causó mucha molestia que se le resuelva el problema al vecino país de Brasil, mientras que aquí tenemos que dejar de ingresar pacientes porque no se dispone de oxígeno”, dijo Contreras.

La presidenta del Colegio de Enfermeras comentó que a una colega que se contagió con COVID-19 en un hospital y se complicó, tuvieron que buscarle asistencia respiratoria y en varios hospitales de Caracas, entre ellos el Hospital Clínico Universitario y el Pérez Carreño reportaron que no tenían cupo para atender casos de coronavirus porque no disponían de oxigenoterapia. 

En una entrevista para AFP, el miembro de la Organización No Gubernamental (ONG) Médicos Unidos Venezuela, Jaime Lorenzo, señaló que el oxígeno no ha escaseado en los hospitales venezolanos, pero que la infraestructura para atender problemas respiratorios es muy precaria. “Puedes tener el oxígeno, pero si no tienes los equipos ¿Cómo atiendes al paciente?”, dijo.

Sin embargo, un enfermero que lleva más de 10 años laborando en el Hospital Domingo Luciani, quien prefirió no ser identificado por temor a represalias, afirmó que la situación en el centro de salud con el oxígeno es crítica porque no hay bombonas en la emergencia y tampoco tienen cilindros para el traslado, es decir, solo cuenta con los depósitos que hay en el hospital.

“Ahorita el hospital es un desastre, eliminaron sala de asma para colocar una unidad de cuidados intensivos con dos camas que están en las peores condiciones. Está la emergencia donde ingresan los pacientes con dificultad respiratoria, pero no hay cómo nebulizarlos porque no está acondicionado para tratar a un paciente con este tipo de afecciones”, dijo el enfermero. 

En marzo de 2007, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el oxígeno está incluido en la lista de los medicamentos esenciales para tratar deficiencias respiratorias e hipoxia (falta el oxígeno en la sangre). Recientemente, el Ministerio de salud en Venezuela incluyó la oxigenoterapia temprana en el manual de tratamiento de la COVID-19.

Según el último balance oficial de personas hospitalizadas por COVID-19 en Venezuela, aproximadamente unas 6553 estarían requiriendo oxigenoterapia, solo en los centros de salud. Sin contar con las que están en  su casa y los que tienen otros padecimientos respiratorios no asociados al coronavirus.

Una investigación realizada por la Alianza Rebelde Investiga (ARI) determinó que 47 hospitales designados como centinelas para atender los casos de COVID-19  carecen de los insumos más básicos, como agua, camas hospitalarias, respiradores y rayos X, lo que desmiente lo anunciado por Nicolás Maduro de tener todo lo necesario para enfrentar la pandemia. 

La tragedia del gremio médico

La situación de los médicos y enfermeros en Venezuela es calificada por el gremio como una “tragedia humanitaria”. La escasez de gasolina, la falta de bolívares en efectivo, los altos precios del pasaje, las fallas eléctricas, la escasez de agua e insumos médicos y el bajo salario que perciben, forman parte de las limitaciones que le impiden al personal de salud cumplir con sus labores. 

Una enfermera del hospital Pérez de León, que prefirió no ser identificada, asegura que la situación económica del país y la pandemia del coronavirus es la peor que le ha tocado enfrentar tanto a nivel emocional como a nivel físico. “Los enfermeros estamos agotados, es una situación muy dura, pero nuestra vocación de servicio es inquebrantable”.

“Trabajamos con condiciones laborales indecentes, la práctica de enfermería está en peligro porque no contamos con las medidas de bioseguridad necesarias para evitar que nosotros, los que velamos por el bienestar y la salud de todos los venezolanos nos contagiemos. Una enfermera en una quincena gana 1.500.000 bolívares, mientras la canasta alimentaria, según el último monitoreo del Cendas se ubicó en 270 dólares, eso no puede ser”, sentenció Ana Rosario Contreras. 

Contreras aseguró que oficialmente y de acuerdo al número de habitantes en Venezuela deberían existir 120 mil enfermeros, hoy el déficit está en un 60 a 70 % a nivel nacional.

Según cifras del último Monitoreo de Salud realizado por la Asociación Civil Convite en diciembre de 2020, en Barquisimeto, Ciudad Bolívar, Maracaibo, Maturín, Mérida, Puerto Ordaz, San Carlos, San Juan de los Morros, San Felipe, San Fernando de Apure, Valencia y Área Metropolitana de Caracas, el Índice de Escasez de Medicamentos (IEM) para enfermedades respiratorias se ubicó en 63 %.

Otro flagelo del coronavirus que afecta directamente al personal de salud es que Venezuela es líder en las estadísticas mundiales con la tasa más alta del personal de salud fallecido a consecuencia del coronavirus.

Según el último reporte de la ONG Médicos Unidos por Venezuela del pasado 10 de febrero, la cifra de muertos con criterios de COVID-19 ascendió a 338. La cifra representa más de 30 % de las muertes reportadas por la gestión de Nicolás Maduro desde que inició la pandemia en el país, el pasado 13 de marzo. 

[ENTREVISTA] Leopoldo López: La lucha por condiciones electorales nos unifica
López indica que las sanciones se pueden utilizar para lograr acuerdos que permitan obtener mejores condiciones electorales
Una de sus nuevas tareas a nivel internacional es dar a “conocer” quién es Jorge Rodríguez y así que lo incluyan en la lista de sancionados de Europa y Estados Unidos

@saracosco

El comisionado  presidencial para el Centro de Gobierno, Leopoldo López, tiene la premisa de que nadie puede por sí solo enfrentar al gobierno de Nicolás Maduro y que es necesaria la cohesión tanto a nivel interno como internacional para lograr condiciones para unas elecciones libres, justas y verificables. 

Desde Madrid, López ofrece una entrevista a Runrunes donde hace un balance de la oposición y asegura que se encuentran en un proceso de unificación de todas las fuerzas incluyendo sectores de la sociedad civil. Sobre las declaraciones del presidente Juan Guaidó, Lopez dice que no hay discrepancia con su propuesta de la plataforma unitaria, porque al final del día tienen el mismo objetivo de “mejorar” la oposición.

El fundador de Voluntad Popular estuvo preso en la cárcel de Ramo Verde desde 2014 y en 2015 fue sentenciado a más de 13 años de cárcel por incendio de edificio público, daños a la propiedad pública, instigación para delinquir y delito de asociación para la delincuencia organizada.

Organizaciones como Amnistía Internacional pidieron su liberación inmediata y aseguraron que los motivos eran políticos. En 2017 fue ordenado el arresto domiciliario del político y en abril de 2019, con el intento de alzamiento militar que protagonizó junto a Juan Guaidó, se refugió en la residencia del embajador de España en Caracas. En 2020 escapó de Venezuela para reunirse con su familia en España y desde allí ha emprendido su trabajo político con distintos líderes internacionales. 

En la entrevista, López añade que es necesario contar con la cohesión de la comunidad internacional para lograr condiciones electorales y que ese es también un punto que sirve para unificar a las organizaciones políticas dentro de Venezuela. 

  -¿Cómo evalúa la situación actual de la oposición?

Tenemos un gran desafío, dentro como fuera de Venezuela, que es unificar toda la fuerza en función de un objetivo común, que sigue siendo lograr el cambio político y unas elecciones libres, justas y verificables. Para eso hay que hacer un gran esfuerzo de unificación de todas las fuerzas. En estos momentos estamos en un proceso interno, entre todas las organizaciones políticas, con la sociedad civil, buscando cómo articularnos de una manera donde estemos todos unidos, con un objetivo compartido, un esquema de toma decisiones y por supuesto una ruta de acción concreta.

Este esfuerzo unitario no se limita a lo que tenemos que hacer dentro de Venezuela, también tiene una contraparte que es unificar a la comunidad internacional. Durante el último año ha habido una distancia entre Estados Unidos y Europa por distintas razones, que no necesariamente tienen que ver con el caso venezolano, pero afectaba y ahora nos toca volver a unificar el esfuerzo unitario de los países que apoyan la causa por la libertad y la democracia en Venezuela.

El trabajo va en esas dos direcciones, pero con un objetivo común, a nivel interno cohesionar las fuerzas democráticas y también la coalición internacional que tenga y comparta esa misma ruta de acción. Porque lo que sí está claro es que para lograr unas elecciones libres, justas y verificables, necesitamos el apoyo de nuestros aliados internacionales.

-Después de dos años de gobierno interino, ¿qué balance hace? 

El esfuerzo que se ha venido haciendo es de resistir y poder avanzar. Lo primero que me viene a la mente para responder es cómo estaríamos nosotros si no se hubiese hecho el esfuerzo a  partir del año 2019. Estaríamos en una condiciones mucho peores de la que estamos hoy en día. Entiendo perfectamente la frustración, la incertidumbre que genera el hecho de no haber logrado el cambio político. Eso ha abierto espacios para los cuestionamientos, que es natural que ocurra, pero lo más importante es que nosotros entendamos que hay que construir a partir de lo que ya tenemos.

Tenemos el reconocimiento de la Asamblea Nacional legítimamente electa en el año 2015, el reconocimiento  de Juan Guaidó como presidente encargado, con un mandato que se lo da la Constitución, a través del artículo 233 y es muy claro ese artículo, el mandato es para convocar y lograr unas elecciones presidenciales. Evidentemente eso no se puede hacer solo por un decreto ni tampoco por la acción política que podamos hacer dentro de Venezuela. 

Por eso es importante articularlo con los países aliados. En esa ruta seguimos. Juan Guaidó tiene muy claro que su responsabilidad es ser un factor unificador de toda la fuerza democrática, orientar esa fuerza de muchos sectores, en torno a un mismo objetivo, que es lograr condiciones para tener unas elecciones presidenciales, parlamentarias, también regionales que sean libres, justas y verificables. 

-Usted comentaba sobre que está en un proceso de reunificación en la oposición, ¿Se ha podido reunir o ha conversado con otros dirigentes políticos, por ejemplo con Henrique Capriles o María Corina Machado?

Hemos hablado con distintos sectores, yo personalmente no he hablado con Henrique, pero sé que hay personas que han hablado con él. Con Antonio Ledezma sí he hablado personalmente, sé que se ha hablado con María Corina, con todos los partidos que están en la coalición de la Asamblea Nacional. También con los partidos minoritarios que están fuera de la coalición de la Asamblea, también con sectores de la sociedad civil, con gremios, con el sector empresarial, con la iglesia. 

Es decir, este es un esfuerzo que se está haciendo con todos los sectores y que lo más importante es que podamos lograr lo que es una aspiración de todos y es una necesidad, de fortalecer la unidad. Porque independientemente cuál sea la táctica que se escoja en un momento dado, la condición necesaria para tener éxito en cualquiera de los terrenos, es que nosotros podamos estar unidos, cohesionados y con un objetivo común.

-¿Con quiénes específicamente de la sociedad civil se ha reunido?

Ha habido reuniones con distintos sectores que hacen parte del Frente Amplio, pero más allá, ha habido reuniones, yo no he estado en todas, las ha tenido el presidente Guaidó, que ha estado muy activo reuniéndose con los sectores empresariales, con la iglesia, con los estudiantes, con el sector universitario, con los rectores, para poder compartir una ruta, para poder escuchar también, porque este un proceso que requiere escuchar a todos los sectores que requieren incorporar las distintas sugerencias que se puedan estar haciendo por parte de distintos sectores y que nos podamos unificar y articular en una misma estrategia y con un mismo objetivo.

-El presidente de Juan Guaido declaró la semana pasada que no era necesario crear una nueva unidad, aunque sí mejorarla, ¿No sería una discrepancia esto con lo que usted propuso de crear una nueva plataforma unitaria? 

Si se da una plataforma o se le pone un nombre ya eso es cuestión de cómo se den las conversaciones, pero lo que dice Juan Guaidó es exactamente lo que estoy diciendo, que hay que mejorar la unidad. Esas fueron sus declaraciones, después a lo mejor eso lo tomaron para tratar de crear un contraste que no hay desde ningún punto de vista. Lo que ha planteado el presidente Guaidó es que hay que mejorar, fortalecer la unidad y a eso es lo que se está dedicando todos los días. 

Hay una premisa fundamental y es que nadie puede solo. No hay un líder, un partido, un sector que pueda sólo contra una dictadura que no es sólo Maduro, porque no sólo representa la estructura que maneja y controla dentro de Venezuela, es una dictadura que cuenta con el apoyo de Turquía, Rusia, China, Cuba, que le dan dinero, apoyo militar, apoyo diplomático, apoyo para lavar y blanquear el dinero de la corrupción. Por eso tenemos que cohesionarnos a lo interno y cohesionar a los aliados que tenemos. Muchos países se han pronunciado para apoyar la ruta por la libertad y la democracia y elecciones libres en Venezuela.

-Un informe de la Oficina de Rendición de Cuentas del gobierno de Estados Unidos afirmó que las sanciones han empeorado la situación económica del país, ¿Cree que es momento de cambiar esta estrategia o que todavía se puede lograr algo imponiéndolas? 

Lo primero que hay que entender es que hay dos tipos de sanciones. Por un lado a los sectores particulares de la economía, en el caso venezolano el sector del oro y el sector energético han sido objeto de sanciones y allí hay un proceso de revisión y ajuste dentro de lo que son las posibilidades. No creo que vaya a haber un levantamiento si no hay una contraparte por parte de la dictadura, sí creo que pueden haber algunos temas que son muy sensibles, como es el acceso al diesel, que no ha sido sancionado explícitamente, sino que fue asumido como tal y que puede ser ajustado o revertido, espero que sea en el corto plazo.

La otra parte son las sanciones individuales y por lo que yo he hablado tanto con los países de la región, Estados Unidos, Europa, dejan muy claro que están dispuestos a continuar con un proceso de sanciones individuales. Esta es la herramienta más poderosa que se tiene a disposición y hemos venido haciendo una propuesta a los países europeos, a Estados Unidos, de que se haga una sanción conjunta en contra de los violadores de Derechos Humanos que están señalados en el informe de septiembre de 2020, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. 

Esto mandaría un mensaje muy poderoso a la dictadura de que hay una raya roja y que son los Derechos Humanos y que no están dispuestos a cubrir con el manto de la impunidad las atrocidades que hace la dictadura de Maduro con respecto a las violaciones de DDHH. En ese sentido este informe establece que hay 46 personas, entre ellos fiscales, jueces, militares, policías, políticos que están señalados como responsables de crímenes específicos, acciones concretas, detenciones arbitrarias, violaciones sexuales, tortura y hasta homicidio. 

Lo que estamos solicitando es que se impongan estas sanciones, que no solo tendrán un efecto retroactivo en el sentido de reivindicar a las víctimas, sino que va a tener un efecto disuasivo porque va a evitar que estos verdugos puedan seguir imponiendo estas torturas, estos maltratos y estas violaciones a los Derechos Humanos. 

-¿Cómo se podrían usar estas sanciones para lograr un cambio político? Porque se han impuesto tanto individuales como a algunos sectores del país, pero Maduro sigue en el poder

Sin duda hay herramientas que se tienen a la disposición, lo importante es que se puedan utilizar estratégicamente, por eso estamos hablando con Europa, Estados Unidos para que se puedan dirigir estratégicamente a los violadores de derechos humanos. 

Esto puede contribuir en el sentido de buscar abrir los mecanismos que permitan acuerdos, para unas elecciones libres, justas y verificables. Porque la realidad es que mientras exista el anonimato de las consecuencias de todo lo que está ocurriendo y que haya gente alrededor de Maduro que se sientan cómodas, tranquilas, para seguir violando los DDHH y que no haya consecuencias a esas acciones, pues esa situación se puede prolongar en el tiempo. 

En la medida en que todos los que están en ese entorno de corrupción, de violencia, de violación de DDHH sepan que no van a estar bajo el manto del anonimato, eso va a permitir que se puedan abrir mecanismos para lograr un acuerdo que permita elecciones libres en Venezuela. Por supuesto esto no es una línea recta, aquí nadie tiene la respuesta exactamente cómo vamos a lograr el cambio político, nadie puede decir cómo vamos a transitar este difícil camino. Lo que sí podemos hacer es fijarnos un objetivo, que sea común para todos los sectores democráticos dentro y fuera de Venezuela y que a partir de ese objetivo podemos ir identificando cuáles son los mecanismos de presión y los incentivos que puedan llevar a que en Venezuela se acuerde una elección presidencial, parlamentaria y también regional, que cuente con las condiciones que la haga una elección libre, justa y verificable.

-¿Dentro de Voluntad Popular han discutido sobre participar o no en las elecciones regionales que están previstas para este año? 

Se ha discutido por supuesto el tema político y ese es un tema que está presente en lo que es el año 2021, hemos tenido larguísimas reuniones con todos los líderes regionales de nuestro partido, estamos hablando con los líderes municipales y parroquiales, pero todo apunta en una misma dirección, que no se trata de caer en la trampa que está poniendo Maduro y Jorge Rodríguez de poner en posiciones conflictivas a aquellos que quieren participar y aquellos que planteamos la necesidad de unas presidenciales. Ese es el escenario perfecto para Maduro, en el que hay un conflicto interno, dentro de las fuerzas democráticas, que nos dividan.

El planteamiento que hemos venido discutiendo en Voluntad Popular y también en la unidad, es que en lugar de luchar o defender las elecciones regionales o las presidenciales, es unificar el criterio que se requiere para cualquier elección, es decir, las condiciones electorales. 

Es decir, para ir a una elección regional también necesitas condiciones. No creo que haya nadie que quiera ser candidato para que le corten la cabeza en la guillotina de la trampa. Todos los que tienen intención de participar, tienen una primera condición que es tener condiciones electorales que permitan que sea la gente la que decida. En las condiciones actuales evidentemente no se puede dar una elección regional que sea libre, justa y verificable, y va a suceder lo mismo que sucedió con la elección parlamentaria en donde una persona aborrecida por los venezolanos, rechazada por más del 85% de los venezolanos se ufane de decir que tiene más del 93% de los puestos dentro de la Asamblea Nacional.

Todos queremos mejores condiciones. Es por eso que el objetivo de unificar a todos los sectores está allí, en la lucha por condiciones electorales, eso nos unifica a todos, porque todos necesitamos elecciones, y estamos conscientes de que para esas elecciones se necesitan condiciones. 

-¿Si se lograran esas condiciones aceptaría participar en las regionales aunque no se hicieran primero las presidenciales? 

Parte de lo que tiene que estar sobre la mesa es dónde quedan las elecciones que están pendientes. Hay dos temas que unifican la posición de los países que apoyan la causa por la libertad y la democracia en Venezuela. La primera de ellas es el rechazo a lo que fue la elección del año 2018, que fue un fraude y fue desconocida la elección, en consecuencia, fue desconocido Maduro. 

Eso mismo ocurrió con la Asamblea Nacional en el año 2020. A partir de allí hay algunos matices. Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Brasil, Colombia, los países de la región reconocen a la Asamblea del 2015 y a Juan Guaidó como legítimo. Europa plantea a Guaidó como un interlocutor privilegiado, pero esos son matices. Pero en lo que todos están de acuerdo es que tanto la Asamblea como el Ejecutivo son ilegítimos en Venezuela y todos están de acuerdo en la necesidad de unas elecciones presidenciales y parlamentarias. 

Hay que comenzar a construir a partir de los puntos de entendimiento, así como lo planteó a nivel interno, esto también tiene una importancia a nivel internacional. Que es lo que he percibido también en conversaciones que hemos tenido con los países, con los parlamentos, con ONG que siguen el tema de Venezuela, que el foco tiene que estar puesto en lograr unas elecciones libres, justas y transparentes, y que las presidenciales no la pueden sacar de un cronograma electoral, porque están pendientes, porque no hay reconocimiento a esa instancia, no podemos simplemente hacer un planteamiento de unas elecciones regionales, sin tomar en consideración la necesidad de que se den unas elecciones legítimas en el ámbito parlamentario y en el ámbito presidencial.

-Esta misma semana, el presidente Iván Duque anunció la regularización de los venezolanos que viven allí en Colombia. ¿Está usted trabajando con algún otro país para lograr esta misma regularización?

Estuve en Colombia en diciembre y fue un tema que hablamos muy largo. Yo hablé con el presidente Duque varias veces durante mi visita a Colombia y le insistimos en este tema porque era un tema que estaba allí muy presente, en el exilio venezolano y sobretodo los refugiados en Venezuela. Estuve en Cúcuta en un lugar que se llama La Parada en donde hay miles de venezolanos, gente muy necesitada. Allí hay ONG, hay gente que trabaja el tema en el día a día, que tienen comedores, gente que ayuda a los migrantes, gente que los guía. Todos ellos insistían en que este reconocimiento de estatus a los venezolanos que están cruzando la frontera es un tema crítico central. 

También nuestro embajador allá en Colombia, Tomás Guanipa, ha venido insistiendo en este tema, pero lo más importante es la determinación del presidente Iván Duque de hacer lo correcto con el tema migratorio. Colombia con esta decisión se pone a la vanguardia mundial con respecto al tema del manejo migratorio porque le está dando un trato al tema migratorio desde la dignidad de las personas, desde el respeto a los derechos humanos y creo que es un paso muy significativo que merece todo nuestro apoyo, todo nuestro respaldo, porque debe ser el ejemplo a seguir en América Latina y en el mundo, porque los venezolanos que hemos salido del país no lo hemos hecho porque queremos, lo hemos hecho porque fuimos expulsados.

-¿Tiene conocimiento de qué razones tuvo Panamá para retirar las credenciales de la embajadora en Panamá nombrada por el presidente Juan Guaidó?

Es una lástima que se haya tomado esa decisión por parte de Panamá. Hubo una comunicación que se le envió por parte del gobierno interino, marca un gran contraste con lo que ha sido la posición reciente que ha tenido Panamá y el resto de la región con respecto a la situación que estamos viviendo en Venezuela. Es muy importante que los países mantengan su apoyo y que se pueda traducir en acciones muy concretas.

Por supuesto que nosotros creemos que esta es una acción que no abona al camino de construir la ruta hacia la salida de la dictadura en Venezuela. No tengo las razones, pero espero que no haya sido por presión de la dictadura, espero que no haya sido como contraparte de un tema comercial o por una amenaza de la dictadura. Pero no tengo información sobre el motivo de Panamá. 

-Jorge Rodríguez hizo una serie de acusaciones en torno a la llamada Operación Gedeon y señaló como cómplice al exembajador Jesús Silva. ¿Ha podido conversar con él sobre esto?

Todo lo que está diciendo Jorge Rodríguez, como siempre, es mentira. El embajador Jesús Silva, jamás ha estado en una conversación o informado de nada irregular, por una simple razón, porque esas conversaciones no existieron, y si esa conversación y esa planificación que alega Jorge Rodríguez, que se hizo de la Embajada de España, nunca ocurrieron, pues evidentemente no puede haber ninguna vinculación ni del embajador Silva ni de España. 

Ellos están buscando crear tensión con España, están buscando crear divisiones a lo interno, y siguen con los ataques. Estamos planteando en España y en Europa que se conozca quién es Jorge Rodríguez. 

Es importante que se sepa que él ha sido el arquitecto de todas estas ollas que se han montado en Venezuela, que han afectado la vida de cientos de personas y en particular hay casos muy tenebrosos que él ha buscado manipular. Fue él quien presentó el caso de la tortura que le hicieron a Juan Requesens, humillando y buscando presentar (pruebas) en una supuesta confesión, cuando sabemos que allí hubo toda una manipulación, tortura y presión para que emitiera unas palabras. También fue quien presentó de manera morbosa el caso de Fernando Albán, un concejal que lanzaron del décimo piso del Sebin y que lo asesinaron estando bajo custodia del Sebin. 

También ha sido el arquitecto de todo el fraude electoral, incluso con una compañía que le pertenece llamada Exclé, que tiene domicilio en Argentina, que fue sancionada por los Estados Unidos, de la cual Jorge Rodríguez es sabido uno de los socios y fue quien montó todo el sistema manipulado, tenebroso llevó al fraude electoral de diciembre del 2020. Por todas estas razones hemos venido planteando en los últimos días la necesidad de incorporar a Jorge Rodríguez en la lista de los sancionados por parte de Europa y los Estados Unidos

-Después de estar en prisión, en arresto domiciliario y en la residencia del embajador de España ¿qué se siente volver a estar con su familia en libertad?

Felicidad de poder estar con mis hijos, yo tenía 8 años sin poder pasar unas navidades con mi familia. Mi madre estuvo muy enferma y gracias a Dios salió bien de una operación que tenía un trasplante de riñón, pude con mi familia, pero te confieso que yo no quiero estar aquí. Yo no quiero estar en España, quiero estar en Venezuela. Estoy seguro de que esto es lo que sienten las millones de personas que se han ido. Todos queremos regresar a Venezuela. No me puedo sentir contento, ni feliz, ni tranquilo, mientras esté ocurriendo lo que está ocurriendo en Venezuela.

Por eso, si bien yo me despierto en Madrid, estoy físicamente acá, tengo en mi cabeza y todo el esfuerzo  dedicado a Venezuela y a contribuir con esta lucha de avanzar hacia la libertad y las elecciones libres para nuestro país.

12F: A siete años del inicio de La Salida, ¿dónde están los protagonistas?
La convocatoria fue hecha por los dirigentes opositores María Corina Machado, Leopoldo López y Antonio Ledezma, junto a algunos movimientos estudiantiles
Las protestas desencadenadas a partir de ese día dejaron 43 víctimas, cuyas familias vivieron el dolor de perderlos por apoyar una iniciativa que buscaba la salida de Maduro del poder
La extinta Unidad de Investigación de Últimas Noticias publicó un reportaje donde se evidenció que funcionarios de seguridad y civiles armados dispararon contra la manifestación, en el lugar donde murieron Bassil Da Costa y Juancho Montoya, hace siete años

Por @Andrea_GP21

 

Se cumplen siete años de aquel 12 de febrero de 2014 que enlutó a Venezuela y marcó un precedente en la escalada represiva de Nicolás Maduro hacia las manifestaciones en su contra.

Ese día fueron asesinados los jóvenes Bassil Da Costa y Robert Redman, además de Juan Montoya, quien era coordinador del Secretariado Revolucionario de Venezuela (que unifica colectivos populares de la Gran Caracas y Vargas).

En 2014 las manifestaciones habían comenzado el 5 de enero, en el estado Mérida, tras la muerte del bachiller Héctor Moreno de la Universidad de los Andes de Mérida. Luego se intensificaron el 4 de febrero​ en San Cristóbal, estado Táchira, tras el intento de violación de una estudiante de la ULA.

El 12 de febrero se iniciaron las protestas en Caracas y el resto del país, no solo por los hechos mencionados anteriormente, sino por la delincuencia, alta inflación y escasez de productos básicos, que comenzaba a acentuarse fuertemente en toda Venezuela.

 

La convocatoria fue realizada por los dirigentes políticos Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, junto a movimientos estudiantiles, por lo que denominaron como una suspensión de garantías por parte de Nicolás Maduro, quien todavía no había cumplido su primer año como presidente de la nación tras su elección en abril de 2013.

Las protestas se extendieron hasta junio de ese año, que es recordado como uno de los más violentos de los años recientes, además del 2017, pues se desató una cadena de hechos represivos por parte de cuerpos de seguridad del Estado y otros grupos armados.

¿Qué pasó?

Hace siete años, el 12 de febrero del 2014, se convocó una marcha desde Plaza Venezuela hasta la sede de la Fiscalía General de la República, ubicada en la avenida Universidad de Caracas, para exigir la liberación de varios estudiantes que fueron detenidos por exigir mejoras del país al gobierno.

Lo que inició siendo una manifestación pacífica, terminó en muerte y dolor para todo el país. Eran las 3:33 de la tarde cuando cayó el cuerpo de Bassil Da Costa (23) en una acera de La Candelaria. En ese momento, había en la calle y línea de tiro sujetos con uniformes, placas y vehículos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) acompañados de otros vestidos de civil.

De acuerdo con el trabajo audiovisual “Uniformados y civiles dispararon en La Candelaria el 12F”, realizado por el equipo de investigación de Últimas Noticias, las personas que estaban alrededor gritaban a la policía, los insultaban y les lanzaban piedras y varios jóvenes lo auxiliaron. Ingresó muerto al Hospital Vargas.

En el fuego cruzado también resultó asesinado Juancho Montoya (51), en esquina de Monroy a Trocadero, frente al edificio Doralay. Lo llevaron a la clínica La Arboleda de San Bernardino a las 3:10 de la tarde, donde falleció. En la marcha se encontraba con sus compañeros de colectivos y no con funcionarios policiales.

Solo unas horas más tarde, al otro lado de la ciudad, cayó muerto Robert Redman (31), por disparo en la cabeza cuando protestaba en la esquina Juan Grill de la avenida San Ignacio del Loyola, Chacao, donde había enfrentamiento entre manifestantes y la Guardia Nacional Bolivariana. Según testigos, la bala provino de un grupo de motorizados que pasaron por el lugar vestidos con pasamontañas y cascos integrales.

Los protagonistas políticos

Ese, hace siete años, día había una tarima en Plaza Venezuela en donde acudieron los líderes opositores Leopoldo López, por Voluntad Popular; María Corina Machado, por Vente Venezuela; y Antonio Ledezma, por Alianza Bravo Pueblo; quienes convocaron esta manifestación.

Los opositores emprendieron una campaña política llamada “La Salida”, con la que se esperaba alcanzar “una salida pacífica, democrática y constitucional” al gobierno de Nicolás Maduro. A esta iniciativa se unieron los partidos Proyecto Venezuela, en la vocería de Carlos Berrizbeitia; y La Causa R, dirigido por Andrés Velásquez, además de otros dirigentes y gremios.

“La Salida” terminó el 18 de febrero del 2014 con la detención del opositor Leopoldo López, quien fue trasladado a la cárcel militar de Ramo Verde.

 

Sobre los hechos de ese día también tuvieron participación otros integrantes del gobierno como Miguel Rodríguez Torres, quien estaba en el cargo de Interior y Justicia; Nicolás Maduro, la jueza Ralenis Tovar, la fiscal general destituida Luisa Ortega Díaz, Jonny Montoya, hermano de Juancho Montoya, el fiscal Franklin Nieves, entre otros.

Todos estos actores tuvieron parte importante ese día y en lo que desencadenó posteriormente. A continuación conocerá la actuación de cada uno en aquel momento y en dónde se encuentran en la actualidad

Involucrados en hechos violentos

De acuerdo con la investigación que hizo Últimas Noticias, basándose en diferentes materiales audiovisuales, se identificaron a algunos actores que estuvieron implicados en los asesinatos y heridos que hubo ese día.

El texto destaca a Hermenegildo Barrera Niño (49), conocido como “Hermes”, quien fue acusado por el Ministerio Público por los delitos de homicidio calificado con alevosía y porte ilícito de armas, previstos en el Código Penal y en la Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones, por la muerte de Juancho Montoya.

Jonnathan Rodríguez Duarte, de 40 años, sargento de tercera del Ejército y escolta del ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, figuró en los videos accionando un arma corta 9mm (Glock 19). Fue acusado por uso indebido de arma orgánica y quebrantamientos de pactos y convenios internacionales, al igual que otros funcionarios del Sebin y la PNB.

José “Miguelito” Domínguez. Se le vio llegar al sitio como parrillero en una moto de alta cilindrada y sin placas, coordinando a funcionarios uniformados y hombres de civil que arribaron en motos con placa oficial y dispararon con armas cortas a los manifestantes. En los registros gráficos y audiovisuales, no aparece accionando un arma. Era el jefe de seguridad de Freddy Bernal. Pese a la evidencia gráfica, no fue incluido en la lista de ocho acusados por la muerte de Bassil Dacosta ni Juancho Montoya.

Asimismo, figura Melvin Collazos Rangel, quien era comisario del Sebin y formó parte del grupo de este cuerpo que violó la orden acuartelamiento impuesto por el gobierno. Aparecía en los videos y fotografías disparando contra manifestantes entre las esquinas de Monroy y Tracabordo, donde fueron asesinados Bassil Da Costa y Juan Montoya. 

 

Collazos Rangel estuvo detenido en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim). Pese a las evidencias, su nombre no aparece en la lista de los acusados por los sucesos del 12F.

Por último, el informe de Últimas Noticias señaló en ese entonces a José Ramón Perdomo Camacho, comisario del Sebin, acusado de ser el autor material del homicidio de Da Costa. 

Es el único de los ocho funcionarios imputados por este caso que permanece preso en el Sebin. El Ministerio Público lo acusa por el delito de homicidio intencional calificado con alevosía, motivos innobles, uso indebido de arma orgánica y quebrantamiento de pactos y convenios internacionales suscritos por la República. En su declaración aseguró que nunca recibió una orden de acuartelamiento.

La justicia y la injusticia

El 1 de diciembre de 2016, el Tribunal 27 de Juicio de Caracas acordó condena de 29 años y seis meses de prisión contra el comisario del Sebin, José Ramón Perdomo Camacho, por el asesinato de Bassil Da Costa el 12F del 2014.

Sobre Robert Redman, su caso sigue impune. A siete años de su asesinato, no ha habido una condena o identificación de los motorizados que llegaron y le dispararon en Chacao, muy a pesar de que una cámara de seguridad de un edificio adyacente registró los disparon y a los sujetos que abordaron al joven.

Las protestas desencadenadas a partir de ese día, hace siete años, dejaron 43 víctimas, cuyas familias vivieron el dolor de perderlos por apoyar una iniciativa que buscaba la salida de Maduro del poder. 

Más censura, menos libertad

Al día siguiente de los hechos, el 13 de febrero, el diario Últimas Noticias publicó en su portada la noticia de los fallecidos, aunque a última hora de modificó el titular por unas declaraciones de Maduro donde decía que había un “golpe de Estado”. La dirección del medio decidió invisibilizar los muertos y detenidos.

La Unidad de Investigación del medio, coordinada por Tamoa Calzadilla, elaboró un reportaje audiovisual donde se mostró evidencia de que funcionarios del gobierno y grupos armados dispararon contra la manifestación.

 

Otros integrantes fueron las reporteras y redactoras Laura Weffer y Carjuan Cruz, y los periodistas Airam Fernández, Lisseth Boon y Albinson Linares, junto a videográfos, fotógrafos, infográfos y diseñadores.

El trabajo se publicó el 16 de febrero y se viralizó en la página y en redes. Funcionarios del Estado y los nuevos dueños del grupo editorial comenzaron a presionar para que se retirara el material de la web, reseña el sitio web La Vida de Nos.

 

La investigación recibió el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo, uno de los galardones periodísticos más prestigiosos de toda Latinoamérica, en la modalidad de cobertura.

Diez días después de su publicación, el político David De Lima fue nombrado nuevo presidente – editor y, el 6 de marzo tuvo una asamblea con todos los periodistas para explicar la nueva línea editorial.

Tras esta asamblea renunció Nathalie Alvaray, vicepresidenta de Medios. El 17 de marzo, Tamoa Calzadilla presentó su renuncia. Luego, el 29 de abril, renunció César Batiz, quien coordinó la Unidad de Investigación del medio.

*Carta de Tamoa Calzadilla sobre su renuncia a Últimas Noticias.

Maduro se aleja del socialismo: ¿quiénes ganan y quiénes siguen en el foso?
El gobierno afloja el control de la economía y genera una mejoría focalizada. Datanálisis indica que entre 35% y 40% de la población califica su situación en positivo. Fondos de inversión extranjeros evalúan opciones en el país. El petroestado agoniza y comienza un cambio estructural

 

@vsalmeron

 

Atrás quedan los tiempos en que un océano de petrodólares mantenía a flote a la economía controlada y subsidiada. Con las manos vacías, sin financiamiento y bajo el impacto de las sanciones de Estados Unidos, Nicolás Maduro recurre a la empresa privada para contener el deterioro y alienta una apertura que oxigena a sectores específicos, mientras otros permanecen en el foso de la crisis.

La mayoría de las leyes aprobadas para maniatar al mercado siguen vigentes, pero en la práctica, el mandatario venezolano está enterrando la ilusión en el socialismo del siglo XXI: no hay regulación de precios, el dólar circula libremente, hay incentivos para las exportaciones, diálogo con los empresarios y la agenda del gobierno contempla la privatización de empresas públicas.

Tras siete años consecutivos de recesión, la economía venezolana es un tercio de lo que era en 2013 y la mayoría de los analistas espera que en 2021 se estabilice en la miseria, con crecimiento o decrecimiento del PIB en torno a uno por ciento. Pero en determinadas áreas, la desregulación crea oportunidades de negocios e incremento del ingreso.

“Hay un cambio substancial, el gobierno ya no puede controlar la economía y permite una apertura de facto que genera ganadores y perdedores. Existen los que pueden desarrollar negocios y ganar dinero, los que siguen fuera del juego y los que están obligados a producir cambios fundamentales en sus empresas o de lo contrario saldrán del mercado”, explica Luis Vicente León, director de Datanálisis.

La bendición de exportar

En Portuguesa, la provincia con las tierras más fértiles de Venezuela, agricultores están exportando frijol chino a Vietnam, Turquía y China. “Las tierras nuestras son muy buenas para el frijol, el precio aumentó en el mercado internacional y los costos de producción son bajos”, dice Daniel Dorazio, quien administra una finca.

Como se trata de un negocio que genera ingresos en divisas y no necesita créditos en cantidades elevadas, el financiamiento bancario, bastante escaso para otras actividades, fluye adecuadamente. “Al principio había solo dos empresas, pero ahora hay alrededor de diez que compran el frijol chino, lo limpian y exportan”, dice Daniel Dorazio.

Aparte del frijol chino las exportaciones de otros productos como ron, cacao, camarones y colas de langosta están creciendo. Luis Vicente León explica que “quienes exportan productos con precios elevados respecto a sus costos de producción tienen una gran ventaja y están aumentando sus ventas, este año este tipo de exportaciones podría alcanzar los tres mil millones de dólares”.

 Los exportadores conservan 80% de los dólares que les ingresa y el resto las ofertan en el mercado de divisas que, a diferencia del pasado, tiene un tipo de cambio que no está controlado y fluctúa diariamente.

El contraste

Formalmente la moneda sigue siendo el bolívar, pero el gobierno permitió una dolarización de facto. El dólar se utiliza para calcular los precios y crecientemente como medio de pago. En el sistema financiero, los bancos reciben depósitos y otorgan créditos en dólares a través de sus agencias en el país o sucursales en el exterior.

Las empresas emplean sus dólares libremente para importar materia prima, pagar bonos a los trabajadores y cancelar a sus proveedores. Además, una capa de la población tiene ahorros en el exterior y otros reciben remesas.  El flujo de divisas también recibe aportes de la venta de oro, las menguadas exportaciones petroleras, las exportaciones de productos como el frijol chino y la economía negra: contrabando, narcotráfico y extorsión.

El resultado es un mercado dual, en dólares y en bolívares, donde quienes tienen ingresos en divisas consumen más que los que están fuera de este circuito y sobreviven con un ingreso precario. De acuerdo con un estudio de Datanálisis elaborado en noviembre de este año entre 35% y 40% de los venezolanos manifiesta que su situación personal es buena o muy buena. En febrero de 2019 solo 15% tenía una visión positiva.

“Estas personas sienten una mejora relativa en su situación personal por la apertura y dolarización de la economía. No se comparan con el pasado lejano, sino con el reciente; no consideran que la situación del país es buena. Mayoritariamente evalúan de manera negativa la gestión del gobierno”, explica Luis Vicente León.

Profesionales como médicos, odontólogos e ingenieros ahora calculan sus tarifas en dólares y compensan de mejor manera el impacto de la inflación, que continúa a un ritmo de dos dígitos al mes.

Alfredo Guzmán, gastroenterólogo, explica que “antes de la dolarización cobraba en bolívares y mi consulta equivalía a tan solo 20 dólares, hoy cobro 120 dólares por consulta. Atiendo a menos pacientes, pero mis ingresos han aumentado”.

El consumo

La dolarización, con su efecto en el consumo y la liberación de precios, que permite que las empresas ajusten sus costos, beneficia principalmente a los sectores de alimentos básicos, medicinas y artículos de cuidado personal.

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, explica que “hay una base de consumo que principalmente se dirige hacia esas áreas. Son sectores que en esta coyuntura pueden tener signos positivos”.

El coronavirus, en el caso de las empresas de alimentos, ha traído algunos beneficios. Empresarios explican que la pandemia ha hecho que disminuyan las importaciones de productos básicos como arroz, leche y harina, ayudando a que aumenten las ventas.

Pequeñas compañías que prestan servicios en el área de las telecomunicaciones también comienzan a capitalizar el efecto de la dolarización. “Ha aparecido algo de oferta en el sector de tecnología y telecomunicaciones. Nichos como el internet móvil, internet por fibra e inalámbrico. Les ha favorecido el relajamiento en los controles hacia el sector”, dice Asdrúbal Oliveros.

En los centros comerciales emblemáticos de Caracas como Tolón y San Ignacio se evidencia un aumento en el alquiler de los locales. Fuentes del sector explican que este año la ocupación promedio, que cayó por el impacto de la pandemia y la recesión, podría superar 85%.

En el radar de los fondos

El 10 de noviembre de 2020 Cargill, la multinacional estadounidense productora de alimentos, vendió sus plantas en Venezuela de harina, aceites, grasas y pastas al fondo Phoenix Global Investment y al grupo local Puig. La transacción podría ser el inicio de un proceso donde fondos de capital de riesgo inviertan en compañías venezolanas que buscan compradores o socios para fortalecerse.

Oscar Doval, presidente de Moore GSF, una firma que gestiona mandatos de fondos de inversión explica que “Venezuela se ha vuelto un país apetecible para fondos que invierten en países riesgosos en búsqueda de altos rendimientos; hay interés de fondos latinoamericanos, norteamericanos, asiáticos y del Medio Oriente”.

“En Venezuela el precio de los activos en compañías que están en sectores como alimentos o productos de cuidado personal es atractivo. La inversión se puede recuperar en tres o cuatro años, es un país que está prácticamente dolarizado y hay poca vocación de controles estatales por el momento”, añade Oscar Doval.

El interés por vender o asociarse no es solo de las empresas privadas. Desde el pasado 12 de octubre el gobierno cuenta con la Ley Antibloqueo que le otorga amplios poderes para privatizar o transferir la gestión de empresas públicas.

La agonía del petroestado

Durante los últimos cien años la economía venezolana giró en torno a la distribución que hacía el Estado de la riqueza petrolera empleando una cantidad excesiva de trabajadores, vendiendo dólares artificialmente baratos que impulsaban el consumo, subsidiando elementos clave como el costo de la energía y contratando a empresas privadas.

Este esquema es cosa del pasado y su fin es la causa principal de que la economía, más allá de áreas específicas, continué sumergida en sectores fundamentales como petróleo, industria y construcción que tienen un peso determinante en el PIB.

Tras años de mínima inversión, fallas de gerencia y corrupción rampante, la producción de petróleo comenzó a caer velozmente en 2017 y en 2019 las sanciones de Estados Unidos aceleraron la debacle. La consecuencia es que el país produce, de acuerdo con las cifras entregadas por el gobierno a la OPEP, 430 mil barriles diarios, el nivel más bajo desde 1935 y 87% menos desde que en 1999 Hugo Chávez inició la era de la Revolución Bolivariana.

El ingreso proveniente del petróleo se esfumó y las perspectivas de recuperarlo en términos relevantes lucen mínimas con Pdvsa, la empresa petrolera del Estado, en situación deplorable y una transición energética a escala global que implica un declive gradual en el consumo de combustibles fósiles.

Las empresas del plástico reflejan la nueva normalidad. La industria del plástico transforma insumos provenientes de la petroquímica y en 2006 el expresidente Hugo Chávez anunció faraónicas inversiones para ampliar la capacidad de la petroquímica en el país. Además, los empresarios del plástico recibieron créditos y divisas baratas con las que importaron máquinas para competir con Brasil, Alemania y Japón en el mercado global.

Pero el gobierno no concretó la ampliación de la petroquímica; Pequiven, la planta existente, opera precariamente y la demanda en el país de los productos elaborados con plástico se desplomó. Actualmente, las máquinas de la industria del plástico trabajan al 15% de su capacidad.

Sin las compras del Estado y sin el impacto en el consumo que tenía el ingreso petrolero el mercado se redujo a su cuarta parte y las plantas de la industria en sectores como metalmecánica, plástico, automotriz y pinturas tienen un tamaño desmesurado.

Luis Vicente León resume que “las empresas dirigidas al consumo de la Venezuela en esplendor del gasto petrolero tienen escalas de plantas que no van a poder utilizar de nuevo. Están en peligro, algunas podrán superar el reto cerrando plantas, produciendo cosas nuevas o exportando. Pero convertirse en exportador no es simple”.

“El sector de la construcción está muy afectado porque no está en el juego, el gobierno está más preocupado por comida y medicinas que de construir una carretera o arreglar un puente. En el futuro puede ser que por la apertura se privaticen todos los sectores de construcción pública”, agrega Luis Vicente León.

Asdrúbal Oliveros considera que “el colapso de servicios esenciales para la producción como el de la energía eléctrica, el déficit de combustible y un sistema financiero enano colocan un techo muy bajo al crecimiento de la economía”.

El dos de febrero Nicolás Maduro afirmó que “2021 debe ser el año del nuevo crecimiento económico, debe ser la consolidación del proyecto Bolivariano”. Por ahora, todo apunta a un sistema donde algunos respiran y la mayoría continúa hundida en la crisis. Mientras tanto, discretamente, el plan socialista se desvanece.

La odisea burocrática de solicitar un documento en Venezuela
La desinformación reina en las oficinas públicas a la hora de llevar a cabo un trámite 
El coronavirus dinamitó el ya frágil sistema de atención al usuario 

@franzambranor

Hacer cualquier trámite en una oficina gubernamental se ha convertido en un calvario. La falta de personal, desidia, desinterés, problemas de movilidad y la poca claridad de los horarios de trabajo en vista de la cuarentena por el coronavirus conspiran contra el venezolano.

Para aspirar a ser atendido, ya es costumbre llegar de madrugada a las instituciones cuando se debe hacer una diligencia en una entidad pública. Exponerse a ser víctima de un asalto es lo que queda a quien está desesperado por obtener un documento. 

No hay clemencia para ancianos, niños y enfermos que deben hacer inmensas colas muchas veces de pie y a la intemperie frente a organismos de Estado. 

Por si fuera poco, el desesperado usuario ahora corre el riesgo de infectarse de Covid-19 en concentraciones y espacios que no cumplen con el recomendado distanciamiento social. 

La tenue información de la reapertura de algunas oficinas públicas luego de que fueran cerradas a partir de marzo de 2020 también mantiene en el limbo a las personas, aunado a la escasez de funcionarios atendiendo en los despachos.  

La irregularidad en el suministro de gasolina, la falta de unidades de transporte colectivo y la frecuencia operativa incierta del Metro de Caracas igualmente perjudican a quien desee entrar en las fauces de un ente ministerial. 

Morir es cuestión de impuestos

Javier* ya perdió la cuenta de las veces que ha ido a la sede del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) en Plaza Venezuela en Caracas a hacer una declaración sucesoral. Luego de que su esposa muriera a finales de 2019, Javier tuvo que reponerse al luto y empezar a juntar la serie de documentos que exigen para que los bienes que tenía en común con su cónyuge, queden a nombre de él y de su pequeña hija.  

Javier se ha tenido que enfrentar a un maremagnum de planillas, fotocopias, documentos y trámites que le han hecho imposible llevar a cabo la declaración. “En un época cuando ya tenía todo junto me decían que no había sistema y perdía mi día, luego vino la cuarentena por la COVID-19 y todo estuvo paralizado”.

Y no es que Javier pueda ir en cualquier fecha a entregar los recaudos, por el final de su número de cédula le toca un día específico de la semana y regularmente consigue un grueso de personas haciendo cola. En las semanas calificadas como radicales por el gobierno de Nicolás Maduro, Javier ha conseguido apenas a un funcionario atendiendo a los contribuyentes. “Espero salir un día de esto, de verdad no se lo deseo a nadie”.

Javier todavía no sabe si deberá pagar una multa ante el Seniat, porque de acuerdo el artículo 27 de la Ley de Impuestos sobre sucesiones, donaciones y demás ramos conexos, el contribuyente tiene hasta 180 días hábiles después del fallecimiento del familiar para presentar la declaración. “Espero que tengan un poco de conciencia y recuerden todo el tiempo que perdimos por la cuarentena y el que pasaron sin sistema, pero si no se si es mucho pedir”. 

El viacrucis del pasaporte

La expedición o renovación del pasaporte es la reina de los trámites indeseables en Venezuela, desde marzo de 2020 la oficinas del Servicio Administrativo de Identificacion, Migracion y Extranjeria (Saime) cerraron sus puertas y no fue sino hasta noviembre que abrieron para efectuar operativos de cedulación en vista de las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre.   

Ingresar a la página del Saime y llevar a cabo el proceso ya es un suplicio. En febrero del año de 2020, Jorge comenzó a hacer la diligencia para renovarle el pasaporte a sus dos hijas, primero lo hacía en horario de oficina, pero al percatarse que la página web del organismo no respondía, sumado a la señal intermitente de internet en su casa, optó por hacerlo de madrugada. Tras varios intentos consiguió pagar el equivalente en bolívares a 200 dólares, a razón de $100 por cada documento y posterior a eso comenzó el karma de la espera sin respuesta. “Me cansé de llamar a los teléfonos que salen allí, escribir correos, preguntar a conocidos y no obtuve respuesta alguna, fue desesperante, pensé que había perdido mi dinero”, dijo Jorge.

Recientemente, el Saime anunció que el precio para emitir un pasaporte nuevo es de 3,35 petros, lo que significa un aproximado de $180 de acuerdo a la tasa oficial del Banco Central de Venezuela, mientras que la renovación cuesta 1,67 petros o algo similar a $90.

“El valor del pasaporte está anclado a la criptomoneda petro y cuando fluctúa se modifica el precio, algunas veces se puede pagar menos, todo depende”, dijo el presidente del Saime, Gustavo Vizcaíno en una entrevista por televisión. 

No fue sino hasta finales de 2020, cuando Vizcaíno dio unas declaraciones llamando a la calma a todos los que habían hecho solicitudes, que Jorge tuvo cierto alivio. Y fue cierto y no completo porque se dirigió a la oficina donde supuestamente le entregarían los documentos y estaba cerrada. 

Fue después de varios intentos que Jorge consiguió actividad en la sede durante la semana de flexibilización. Luego de esperar toda una mañana en una larga fila, a Jorge finalmente le colocaron las calcomanías con las respectivas prórrogas en los pasaportes de sus hijas. 

Vizcaíno sostuvo que pese a la crisis generada por la Covid-19, durante la pandemia el Saime entregó 35 mil pasaportes y 180 mil prórrogas. 

Cedulación sin distanciamiento

Desde el 25 de enero, el Saime comenzó jornadas para cedular a los niños, operativos que estaban suspendidos desde el 16 de marzo de 2020 por la cuarentena.  

De acuerdo a Vizcaíno, las jornadas son exclusivamente para menores de edad y se llevarán a cabo tanto en semanas flexibles como radicales en horas de la mañana.

El único requisito para emitir una cédula de identidad es la partida de nacimiento que a algunos les dijeron que debía estar vigente, tesis que desmintieron los propios voceros del Saime.

En las primeras de cambio, los operativos se efectuarán en 90 oficinas a nivel nacional hasta el 26 de marzo de 2021. 

A través de las redes sociales, varios usuarios se quejaron de largas colas en las sedes del Saime en el área metropolitana de Caracas, así como en la provincia.

El mismo día de inicio del operativo, padres que llevaron a sus hijos a cedularse denunciaron que a pesar de haber llegado de madrugada no habían sido atendidos, además advirtieron sobre aglomeración de personas e irrespeto a la normativa de distanciamiento social. Incluso manifestaron que algunas oficinas ni siquiera abrieron.

 

 

Licencia express, pero sistema lento

Según el Instituto Nacional de Tránsito Terrestre ya no es necesario acudir a las sedes físicas para obtener la licencia de conducir, el trámite puede hacerse por internet y una vez completado los pasos el documento será enviado por correo electrónico para su posterior impresión y plastificación. A raíz de la pandemia, desde el 4 de mayo de 2020 los usuarios cuentan con este nuevo servicio.

Ahora los conductores deben apelar a un papel impreso por ellos mismos a la hora de ser detenidos por una alcabala policial en la calle. Los tiempos del carnet quedaron atrás. 

Al igual que el pasaporte, el precio de la licencia de conducir está anclado al petro. Una licencia de segundo grado tiene un costo de 0,04 petros, la de tercer grado equivale a 0,08, la de cuarto 0,13 y la de quinto 0,16. 

Algunos usuarios han expresado por medio de las redes sociales que el trámite es relativamente rápido y nada traumático, otros se quejan de la lentitud del sistema en el país que ocupa el segundo lugar en cuanto a la velocidad de internet con 7,48 megabytes por segundo, detrás de Afganistán (6,67 mps), según el informe digital 2021 de la empresa Hootsuite. 

En septiembre de 2020, el INTT empezó a atender a personas de manera presencial en semanas de flexibilización y respetando las normas de bioseguridad. 

Por si acaso hay que salir

En febrero de 2020, un mes antes de que fuese decretada la cuarentena en Venezuela, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) pusieron a disposición de los venezolanos un servicio on line para apostillar y legalizar documentos, dirigido especialmente a aquellos que están fuera del país. 

No fue sino hasta finales de julio de 2020 que empezaron a recibir de manera presencial a algunas personas para apostillas o legalizaciones. “Los registros y notarías tuvieron mucho tiempo con las oficinas cerradas, ahora las están abriendo lentamente, pero es tanta la demanda que no se dan abasto”, dijo un usuario que no quiso ser identificado. 

Al igual que el pasaporte y la licencia de conducir, los trámites de legalización y apostillas están anclados al petro, lo que significa que para efectuar un trámite en una dependencia pública en Venezuela no solo hace falta paciencia, sino también dinero.   

 

*nombre cambiado a petición del entrevistado

Las medicinas milagrosas que ha promocionado Maduro para curar la COVID-19
En casi un año que lleva el país bajo los efectos de la pandemia, al menos 4 tratamientos alternativos (medicinas milagrosas) y no reconocidos por la Organización Mundial de la Salud, han sido promovidos desde Miraflores
En enero del 2021 Maduro inauguró el Cenaoz, y explicó que la terapia de ozono serviría como una terapia curativa complementaria y preventiva para la COVID-19
Maduro presentó al país unas gotas que calificó como “milagrosas” y que, según afirmó, neutralizan la COVID-19, aun cuando este medicamento no tiene fundamento científico

@Andrea_GP21 / Infografía: Mayerlin Perdomo

 

Mientras grandes industrias farmacéuticas han dedicado meses de trabajo a encontrar una vacuna contra la COVID-19, Nicolás Maduro se ha basado en la improvisación de “medicinas milagrosas” para curar este virus, que ha matado a más de 2 millones de personas en el mundo.

Hasta el 2 de febrero del 2021, Venezuela registra un total de 127.752 casos de COVID-19, de acuerdo con las cifras publicadas por el gobierno de Maduro. Además, se contabiliza un total de 1.202 fallecidos.

Desde que se supo que en Venezuela había casos de COVID-19, Maduro optó por promover el uso de algunas medicinas artesanales para curar esta enfermedad, acción que incluso le valió la censura en algunas plataformas digitales por difundir información errónea sobre este virus y los medicamentos que se utilizan para combatirlo.

Sin embargo, pese a los anuncios de espera de estos tratamientos, Maduro sigue fomentando el uso de “medicinas milagrosas” no convencionales para supuestamente curar la COVID-19, que no están aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), .

“La OMS no recomienda automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos, para prevenir o curar la COVID-19. Sin embargo, hay varios ensayos clínicos en marcha, tanto de medicamentos occidentales como tradicionales”, dice la web de la OMS sobre alguna cura de la COVID-19.

La “sabiduría ancestral”

En marzo del 2020, cuando apenas comenzaba la cuarentena como medida preventiva de la COVID-19 en Venezuela, Nicolás Maduro compartió una receta casera que, según dijo, fue creada por el doctor Sirio Quintero para curar el coronavirus.

“Me lanzo mi guamazo, malojillo que es bueno pa’ todo, con sauco, miel de abejas, limón, pimienta negra, etcétera. Bueno, ahí está la fórmula, yo creo en eso, vale, creo en la medicina ancestral, naturista”, dijo Maduro en ese momento.

 

Como algo inesperado, la red social Twitter eliminó la publicación en la que Maduro hablaba sobre esta, una de sus “medicinas milagrosas”, pues además de recetar este remedio casero, Maduro calificó a pandemia como un arma “bioterrorista”. Después de esto, el oficialista se quejó.

Terapia de ozono: ¿eso con qué se come?

El 13 de septiembre del año pasado, Maduro anunció la creación del Centro Nacional del Ozono (Cenaoz), que sería dirigido por el médico Luis Fernando Ojeda Arenas. En este lugar se aplicaría la terapia de ozono para contrarrestar y curar la COVID-19, según el chavista.

“Hemos avanzado sustancialmente con toda la tecnología médica y científica del ozono. Los resultados son muy entusiasmantes”, dijo Maduro en ese momento y nunca más mencionó la medicina ancestral.

Ahora, en enero de 2021, se inauguró el Cenaoz Maduro explicó que el tratamiento que allí se aplicará serviría como una terapia curativa complementaria y preventiva para la COVID-19. Además, el oficialista pidió masificar su aplicación, iniciando por los centros de diagnóstico integral comunitarios (CDI).

“Cuba tiene un desarrollo impresionante en la aplicación de estas terapias que a nivel científico se ha comprobado que son muy beneficiosas para la salud y en particular para el COVID-19”, expresó Maduro al momento de la inauguración del centro.

 

Sin embargo, hasta ahora solo existe un informe técnico del Comité Científico Internacional de Ozonoterapia, además de un reporte de casos (experiencia de dos casos), que recomienda el uso de este tratamiento para pacientes con COVID-19, con base en evidencia de muy baja calidad disponible para otros virus y patologías, reseñó el Portal Regional da BVS.

Asimismo, el médico infectólogo Julio Castro había aclarado unas semanas antes que no existe ninguna indicación científica de uso de ozono en infecciones, mucho menos virales, por lo cual, no recomendaba su uso.

La molécula DR-10

Fue en noviembre del 2020 cuando Maduro informó que, supuestamente, científicos venezolanos hallaron una molécula de nombre DR-10, que, según señaló, es capaz de “aniquilar” a la COVID-19, y que Venezuela apuntaba a promoverla. La ozonoterapia ya era parte del pasado como una de las “medicinas milagrosas”.

“Venezuela ha conseguido una medicina que anula 100% al coronavirus”, dijo Maduro en ese momento, al hablar sobre esta molécula, en un video difundido en redes sociales por el gobernador de Carabobo, Rafael Lacava.

En el video, Maduro mostró una caja pequeña que tenía la bandera de Venezuela de la que extraía una  ‘punta’ llena de líquido amarillo: “la molécula pura”, explicaba.

“Estamos avanzando por el pueblo de Venezuela y por la humanidad, por la salud contra el coronavirus a pasos científicos firmes, rigurosos y disciplinados”, señaló en el material audiovisual.

 

De acuerdo con la reseña del portal Semana, el médico clínico y expresidente de la Sociedad de Medicina Interna de Córdoba, Ignacio Gutiérrez, consideró que este medicamento puede ser alentador, pero se necesitan resultados concretos.

Las “gotitas milagrosas”

El pasado domingo, 24 de enero, Maduro presentó al país su nuevo tratamiento: unas gotas que calificó como “milagrosas” y que, según afirmó, neutralizan la COVID-19 en un 100% al usarlas cada cuatro horas.

“Habiendo recibido el permiso sanitario oficial del país, puedo presentar la medicina que neutraliza el 100% del coronavirus, el Carvativir, mejor conocido como las gotitas milagrosas de José Gregorio Hernández”, dijo Maduro durante una alocución.

 

“Diez gotitas debajo de la lengua, cada cuatro horas, y el milagro se hace, es un poderoso antiviral, muy poderoso que neutraliza el coronavirus”, insistió Maduro.

Tras hacer este anuncio, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendó a los investigadores seguir metodologías estrictas para evitar sesgos y publicar los hallazgos de sus estudios clínicos.

El Carvativir es una sustancia presente en aceites esenciales, como el orégano y tomillo, que posee un color amarillento o anaranjado, un sabor picante y un olor especiado similar al orégano. Se trata de un compuesto recurrente en la medicina homeopática, que no tiene ningún fundamento científico, reseñó ABC.es.

A la espera de la vacuna rusa

Más allá de tratamientos y paliativos de poco probada efectividad, en el mundo ya se están dando vacunaciones masivas, sobre todo en poblaciones de mayor riesgo. Venezuela muestra un atraso en este sentido, incluso comparándolo con otros países de América Latina, siendo México el primer país en comenzar la vacunación de sus más de 90 millones de habitantes. Le siguen Argentina, Chile, Brasil, Ecuador, Panamá, Costa Rica y Bolivia, reseñó el portal Telam.

Asimismo, está el caso de Israel, que es el país que más ha avanzado hacia la inmunización de su población, con cerca de 1,7 millones de personas vacunadas, casi 19% de la población de 9 millones, según el Ministerio de Salud de ese país. 

Otros países como Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Serbia y Estados Unidos, avanzan también en este proceso. Así lo muestra la siguiente gráfica de Our World In Data, que toma cifras de la Universidad de Oxford y se actualiza en tiempo real.

En octubre del 2020 Maduro proyectó que para el mes de diciembre empezaría la vacunación masiva entre diciembre y enero del 2021, momento en que se esperaba la llegada al país de vacunas de Rusia y China.

En efecto, la vacuna rusa Sputnik V llegó en un lote pequeño el 2 de octubre del 2020, de acuerdo con un anuncio hecho por la vicepresidenta chavista, Delcy Rodríguez. Para ese momento, según informó la funcionaria, esta vacuna busca una “inmunidad duradera”, enfatizando en que la misma podría durar hasta dos años.

Asimismo, el pasado 13 de enero, el gobierno chavista y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) acordaron el suministro y distribución de la vacuna Sputnik V en Venezuela, durante el primer trimestre de 2021.

Según explicó Maduro este domingo, 31 de enero, la vacuna Sputnik V tiene “un 100% de efectividad” y “no provocó ningún problema” durante los ensayos clínicos que se hicieron en Venezuela.

“Hemos aprobado la vacuna Sputnik V, la rusa, porque hicimos las pruebas en Venezuela y dio 100% de efectividad. Se hicieron las pruebas clínicas y todas las pruebas, es, además, inocua, no provocó ningún problema afortunadamente”, expresó Maduro el domingo, en una entrevista con el periodista brasileño, Breno Altman, de Opera Mundi.

También, Maduro dijo que reiteró el lote de la vacuna rusa, que se adquirió durante el mes de diciembre de 2020, “están por llegar” y recalcó que la inmunización “verdaderamente masiva” se prevé para el mes de abril de este año.

Otras vacunas que podrían venir a Venezuela

Asimismo, informó que siguen realizando pruebas con varias vacunas chinas y están esperando por la vacuna cubana, que, según dijo, avanza en la prueba de cuatro vacunas, destacando una llamada Soberana 2, a la que calificó de “muy efectiva”.

Por otra parte, la OPS informó el domingo, 31 de enero, que el mecanismo Covax (Fondo de Acceso Global para Vacunas) enviará a mediados de febrero y hasta finales de junio junio 35,3 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19 creada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford a Latinoamérica y el Caribe, incluida Venezuela.

Hasta ahora es difícil saber con exactitud qué tratamientos se aplicarán en Venezuela para frenar este virus. Mientras tanto las industrias de salud del mundo siguen trabajando en crear una cura viable y en Venezuela la población se encuentra a la expectativa.