Monitor de Víctimas archivos - Runrun

Monitor de Víctimas

#MonitordeVíctimasSucre | En oriente, hubo más asesinatos por ajuste de cuentas y supuesta resistencia a la autoridad
En el estado Sucre ocurrieron 113 homicidios entre febrero y diciembre de 2022. La mayoría de las víctimas (106) fueron hombres y 7 mujeres

 

En el estado Sucre, fueron registradas 113 muertes violentas en el periodo comprendido entre los meses de febrero y diciembre de 2022, de acuerdo con la documentación hecha por el equipo de Monitor de Víctimas en las morgues de las ciudades de Cumaná y Carúpano, respectivamente. 

En este periodo, se registraron más asesinatos por ajuste de cuentas, con 36 víctimas, y por supuesta resistencia a la autoridad, con 24. Por robo, hubo 14 homicidios y las riñas o peleas en el sitio causaron 9 fallecidos.

Nueve fueron las muertes cuyas causas quedaron por determinar a través de las investigaciones de las autoridades.

Fueron documentados 5 casos de violencia de género, 4 homicidios por enfrentamientos entre bandas y 2 por linchamientos. Las ejecuciones causaron 7 asesinatos, mientras que mataron a un funcionario en servicio. 

Las balas perdidas dejaron un muerto en la línea de fuego y otro homicidio ocurrió por violencia política. 

Igualmente, se evidenció que la mayoría de las víctimas (106) fueron hombres y 7 mujeres. 

Un decapitado

Entre los casos que dejaron de manifiesto la magnitud de la violencia en la entidad oriental destacó el ocurrido el 17 junio de 2022, cuando el agricultor Santos del Carmen Hernández, de 53 años, fue hallado decapitado y enterrado en su hacienda de cacao, en el sector Santa Isabel del municipio Arismendi. El hombre fue decapitado, presuntamente, con un machete. 

En Sucre, los reportes de mutilaciones y decapitaciones de personas no se reportaban desde abril de 2021, cuando la cabeza de un hombre fue colgada en la plaza del sector Banco Obrero, en el municipio Valdez, como prueba de las disputas entre organizaciones delictivas.

Letalidad policial

Uno de los hechos violentos más sonados ocurrió en Carúpano – Paria, según las estadísticas que tiene el equipo de Monitor de Víctimas, y se trató del ajusticiamiento del joven Daniel Alejandro Lezama Rodríguez, de 22 años, quien fue asesinado el 7 de abril de 2022, por un funcionario del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc), delegación Nueva Esparta.

La información se conoció tras la divulgación de un video de seguridad del establecimiento comercial Tiago, en el sector Tío Pedro de Carúpano, donde ocurrió el homicidio. Familiares de la víctima denunciaron ante medios de comunicación, que el joven fue asesinado por un supuesto funcionario del Cicpc, que estaba en el local, y cuando la víctima se sentó en una mesa y se disponía a sacar su portachequera, fue baleado en el pecho por el policía.

Por este hecho, fueron imputados, el domingo 10 de abril de 2022, 5 funcionarios del Cicpc por los delitos de homicidio calificado con alevosía y motivos fútiles, así como uso indebido de arma orgánica y simulación de hecho punible.

Sin embargo, el Tribunal Quinto de Control les otorgó libertad provisional a 5 de los 6 funcionarios detenidos por el asesinato del joven Daniel Lezama Ramírez, de 22 años. La decisión fue tomada tras la audiencia preliminar del pasado jueves 11 de agosto de 2022, en el Circuito Judicial del municipio Bermúdez, estado Sucre.

En esa oportunidad, Anairys Ramírez, madre de la víctima, quien se encontraba fuera de las instalaciones, dijo estar en desacuerdo con los resultados de la audiencia preliminar. Antes de efectuarse, familiares y amigos habían protestado porque había sido postergada en cinco oportunidades.

“El juez desestimó el delito de simulación de hecho punible, cuando todos los que  observaron este video se dieron cuenta de que ellos manipularon todas las evidencias desde el momento en que le dispararon a Daniel, manipularon su cadáver y le colocaron un arma que no era de él “, explicó Anairys Ramirez, ese 11 de agosto de 2022.

Mataron a “el Curi”

Otro de los asesinatos que captó la atención de los medios de comunicación fue el del ciudadano Darwins José Vizcaíno, de 29 años, conocido como “el Curí“, quien era buscado por los organismos de seguridad, por su vinculación con un homicidio.  

Vizcaíno fue asesinado, el 22 de febrero de 2022, por una comisión de la Guardia Nacional.

Durante este tiempo, las bandas delictivas volvieron a infundir miedo en el sector Chacaracual, municipio Arismendi, con la masacre de cuatro hombres identificados como Carlos Manuel Rodríguez Urbaez; Cristóbal José Ruiz Urbaez (19);  Irvis Luis García Rojas (32) y  Olvi José López García (32), quienes fueron asesinados presuntamente por la banda “el Conoto”.

Un alto funcionario público en el municipio Valdez, también, fue asesinado por causas que aún se desconocen. Se trata del ciudadano Rogelio José Pérez Hernández, de 48 años, director de Puertos de Sucre, en Güiria, municipio Valdez, y Carúpano, municipio Bermúdez, quien fue encontrado muerto con múltiples puñaladas, en su casa, el 8 de agosto de 2022.

Violencia intrafamiliar

Dentro de los casos de violencia intrafamiliar destaca el ocurrido el 22 de septiembre de 2022, cuando Miguel Rafael Rivero Segura, de 53 años, fue quemado con agua caliente por ignorar la discusión de su pareja, tras llegar ebrio a su casa. 

La víctima falleció luego de permanecer siete días en la emergencia del hospital de Cumaná.

 

#MonitordeVíctimasCaracas | Madre de dos niños muere tras secuelas de golpiza que le dieron dos PNB en Antímano
Jairelys Betania González Colina (23) había sido atacada, presuntamente, tres meses antes, por una maestra y dos oficiales de la Policía Nacional Bolivariana

@jheilyn_cermeno

Lo que comenzó como un juego de azar, le costó la vida a Jairelys Betania González Colina (23). Luego de haber hecho un comentario tras haber perdido $15 en un «bingo de animalitos», la joven recibió una golpiza, el pasado 18 de octubre 2022, que le dejó secuelas, aparentemente, causantes de su muerte tres meses después, el pasado 21 de enero de 2023.

Familiares de la víctima relataron, desde la morgue de Bello Monte, que ella había tenido un cruce de palabras con uno de sus agresores.

Una mujer, a quién identificaron con el nombre de «Karen Ramírez » y como maestra del colegio Fe y Alegría de Antímano, se había molestado y reclamado a Jairelys por comentar entre vecinos que le habían hecho trampa en el «bingo de animalitos», un sorteo que suelen hacer los domingos en el barrio.

«Mi hija no lo dijo de mala forma ni con otra intención. Solo fue un comentario. Ella había apartado el animalito y no lo pagó. La maestra vio la oportunidad de comprarlo y pagarlo, y ganó cuando la figura salió en el bingo», explicó Yazmina Colina, mientras terminaba los trámites para retirar el cuerpo de su única descendiente.

 

Al parecer, Jairelys se quejó públicamente y Ramírez se molestó. Cuando la joven fue agredida estaba en la casa de un compadre, con la esposa de éste, en el barrio La Pedrera, parroquia Antímano de Caracas. Su acompañante no intervino en la pelea.

«Mi hija recibió patadas, puñetazos y golpes en la cabeza. Tres personas estaban en contra de ella sola y dos eran policías», detalló.

Tras el hecho, la joven de 23 años fue trasladada hasta el hospital Dr. Miguel Pérez Carreño y debido al colapso de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), la remitieron al Hospital Dr. Leopoldo Manrique Terrero, en Coche.

Los médicos le indujeron un coma a González Colina, porque no dejaba de convulsionar. No obstante, luego logró recuperarse y le dieron de alta el 11 de noviembre de 2022.

“Pero Jairelys seguía con malestares y dolores de cabeza que le quitaban la voluntad”, dijo su mamá.

Fisura y edema cerebral

Tras nuevos exámenes y evaluaciones, el resultado de una tomografía arrojó que tenía un edema cerebral, producto de la golpiza.

El pasado 16 de enero de 2023, se desmayó después de un fuerte dolor de cabeza.

Familiares la llevaron hasta el hospital de Coche, otra vez, donde fue intubada hasta el sábado 21 de enero, cuando falleció, aproximadamente, a las 5:00 de la tarde.

No sólo fue por causa del edema. En la golpiza, a Jairelys le provocaron una fisura en el cráneo.

De acuerdo con el informe forense del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), la causa de muerte fue un edema cerebral severo, debido a una hemorragia intracraneal por traumatismo craneoencefálico severo.

 

La fallecida se ganaba la vida como comerciante y dejó a dos niños huérfanos. La hembra de 8 años, que vive con su papá, y un varón de 6 años, quien presenció los hechos de violencia contra su madre.

Deudos de la fallecida debieron, además, abandonar el barrio, producto de las constantes amenazas que, presuntamente, recibieron de los victimarios.

Por este caso, la Fiscalía 125° de Caracas abrió un proceso de investigación a Osber Guerra Brito y a Osmare Guerra Brito, ambos funcionarios activos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

21 homicidios en Antímano

En la parroquia Antímano, se reportaron 21 homicidios durante el año 2022, de acuerdo con las cifras recopiladas por Monitor de Víctimas,. Todos los fallecidos fueron de sexo masculino. Mientras que en 2021, la cifra arrojó 19 muertes.

#MonitordeVíctimasCaracas | Cuatro fallecidos deja actuación policial en Fila de Mariches: Dos de las víctimas eran de Polimiranda
Ramón Alfredo Barrios Hernández, Allen Manuel Urrutia Carrasquel, William Jesús Olivo Pinto y Jhonatan Jesús González Bohorquez perdieron la vida en el sector Las Casitas de El Winche

 

@Jheilyn_Cermeno | Foto: Cortesía

 

Cuatro fallecidos; dos de ellos, funcionarios de la Policía del estado Miranda, es el saldo que dejó la actuación de los uniformados de ese cuerpo policial en supuestas labores de investigación, realizadas la mañana del viernes 13 de enero de 2023, en la parroquia Fila de Mariches del municipio Sucre.

Según el parte policial, se trató de una emboscada en contra de los agentes, quienes, aproximadamente, a las 5:00 de la mañana, estaban en el sector Las Casitas de El Winche, cuando se percataron de la presencia de varios hombres armados, que les dispararon. En el reporte se indica que al repeler el ataque, se originó un intercambio de disparos.

Tras el hecho, resultaron heridos el supervisor jefe, Ramón Alfredo Barrios Hernández (56); adscrito a la estación policial de Valle Fresco, el oficial Allen Manuel Urrutia Carrasquel (27), de la Dirección del Servicio de Investigación Penal (Dsip), y el ciudadano William Jesús Olivo Pinto (42).

Todos fueron llevados hasta la emergencia del hospital Dr. Domingo Luciani de El Llanito. Sin embargo, fallecieron.

Despliegue en Fila de Mariches

En paralelo, acudieron comisiones de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), PoliSucre y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Estos funcionarios ejecutaron un operativo de búsqueda de los otros supuestos pistoleros que, según los uniformados, habían escapado.

En esta actuación, perdió la vida Jhonatan Jesús González Bohorquez (32), a quien vincularon como integrante de una banda y le dispararon por la espalda, según el relato de los familiares. El sábado 14 de enero, sus parientes iniciaron los trámites en la morgue de Bello Monte, para retirar el cuerpo.

Carolina González, hermana del asesinado, relató que Jhonathan estaba de visita en la casa de sus padres. Dijo que lo asesinaron horas después de la muerte de los PoliMiranda y de Olivo Pinto.

Refirió que su hermano residía en el municipio Plaza, en Guarenas, con su pareja y tres de sus cuatro hijos menores de edad.

“No sabemos a ciencia cierta qué fue lo que pasó. Cuando nos avisaron, ya mi hermano estaba muerto. La policía no nos dejaba pasar”, dijo González.

Agregó que solo entró a la casa de sus padres para poder sacarlos del sitio.

El inmueble había sido invadido por los cuerpos policiales y, si bien no se llevaron objetos de valor, la vivienda quedó en desorden.

“No sabemos qué buscaban, porque mi hermano ni vivía allí”, añadió. También comentó que otras residencias fueron allanadas y que se llevaron detenidas, por lo menos, a tres personas conocidas.

Jhonatan Jesús González Bohorquez tenía oficios de chofer; durante algún tiempo laboró en la línea de los “rapiditos” que cubren la ruta Petare-Fila de Mariches.

Sus deudos aseguraron que el fallecido no tenía antecedentes policiales. “Mucho menos, formaba parte de alguna banda criminal”.

Aún así, los parientes se negaron a la posibilidad de actuar legalmente para denunciar la muerte de Jhonatan.

“No vale la pena, cuando nosotros toquemos la puerta, ellos ya han salido. Mi hermano no era delincuente y su muerte quedará en la impunidad”, expresó Carolina González.

16 homicidios en Fila de Mariches

Según datos recopilados por Monitor de Víctimas, durante el año 2022, se registraron 16 homicidios en la parroquia Fila de Mariches; 15 corresponden al género masculino y uno al femenino.

Además, el móvil con más incidencia correspondió a resistencia a la autoridad, de los cuales se reportan cuatro casos.

#MonitordeVíctimasZulia | Cicpc mata a hombre vinculado con asesinato de periodista en Ciudad Ojeda
Carlos Alfredo González Medina, acusado de matar, en 2017, al comunicador Nelson Barroso. fue asesinado en medio de un presunto enfrentamiento con funcionarios del Cicpc

@mayrethc

Carlos Alfredo González Medina, de 32 años, fue asesinado en medio de un presunto enfrentamiento con funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). González fue señalado como el homicida de un periodista en Ciudad Ojeda, estado Zulia, ocurrido en el año 2017.

El procedimiento policial ocurrió el 12 de enero de 2023, según precisa una minuta, en una vivienda de la urbanización Nueva Venezuela, parroquia Libertad de Lagunillas. Los oficiales buscaban a involucrados en un robo reportado en esa comunidad de Ciudad Ojeda.

González había sido solicitado por homicidio intencional desde el año 2017, además de presentar antecedentes en el Sistema de Investigación e Información Policial (Siipol) por los delitos de robo, asociación para delinquir y tráfico de drogas.

El hombre fue señalado por el Cicpc como uno de los homicidas del periodista Nelson Antonio Barroso, de 53 años, asesinado de tres puñaladas el 14 de junio del año 2017, dentro de su apartamento en la avenida Cristóbal Colón, entre las carreteras J y K de Ciudad Ojeda, en la Costa Oriental del Lago.

 

Barroso, en ese momento, era director de Radio América y encargado de relaciones públicas del diputado del Consejo Legislativo del estado Zulia (Clez), Leónidas González.

Los documentos personales de la víctima fueron encontrados en una vía pública y llevados a la emisora en la que trabajaba; después, dos de sus amigos, al ver que no respondía, se acercaron a su residencia. El cuerpo tenía golpes y estaba atado.

Los homicidas robaron objetos de valor de la vivienda y su vehículo, un Corolla azul, que fue localizado, luego, el 15 de junio de 2017, detrás del terminal de pasajeros de Ciudad Ojeda. Desde ese momento, el caso seguía abierto en el Eje de Homicidios del Cicpc.

La resistencia a la autoridad fue una de las causas de muertes en el Zulia durante el año 2022, según registró Monitor de Víctimas. De los 157 hechos que se reportaron, 48 de estos correspondieron a asesinatos por resistencia a la autoridad, al menos, de organismos de seguridad de la región zuliana.

#MonitordeVíctimasCaracas | Bandas de Petare asesinan a joven pelotero

Los parientes de Luis Manuel Romero Alemán dicen que él jugaba pelota desde los tres años de edad. Foto: Cortesía

Durante el último año, Luis Manuel Romero Alemán, de 22 años, había conformado los equipos de La Carlota SBC y Titanes del Softball SBC. Familiares reconocieron el cadáver por un tatuaje

@loremelendez

A Luis Manuel Romero Alemán, de 22 años, le destrozaron el rostro a balazos. Cuando sus familiares llegaron a la morgue de Bello Monte no estaban completamente seguros de si el cadáver de la persona que le mostraban en fotos correspondía al del joven.

Los vecinos les habían asegurado que lo habían matado en un barrio aledaño a donde vivía desde hace tres años, pero nunca pudieron buscar su cadáver, porque la zona estaba tomada por las bandas de delincuentes que llevan varios días enfrentadas en Petare.

Solo una señal les permitió confirmar que se trataba del muchacho. Se trataba de un tatuaje en uno de sus brazos que lo definía por completo: su apellido junto a una pelota de béisbol y una rosa.

Dicen los parientes de Romero Alemán que él jugaba pelota desde los tres años de edad. Su pasión lo llevó a convertirse en profesional y, en los últimos años, había conformado los line up de dos equipos de softball: La Carlota SBC y Titanes del Softball SBC. En este último figuró como centrocampista.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Titanes Del Softball SBC (@titanesdelsoftballsbc)

El joven era de Cumaná, estado Sucre, pero su padre vivía en Caracas y por eso solía venir con frecuencia. Hasta que en diciembre de 2019 decidió mudarse, definitivamente. Fijó su residencia en la casa de un familiar, en el barrio 24 de Julio, del sector Fechas Patrias de Petare, en el municipio Sucre del estado Miranda. En ese tiempo tuvo una hija que hoy tiene tres años y jugó con varios equipos de la capital.

Romero Alemán fue víctima de los enfrentamientos entre bandas como Wilexys y Los Chicorrios, que mantienen azotado a Petare desde hace días. Aunque no era miembro de ninguna de las organizaciones delictivas, fuentes policiales afirman que lo vincularon a una de estas y sus contrincantes lo asesinaron.

Al joven pelotero le balearon el rostro. Tiene golpes y laceraciones en el costado, por lo que se cree que fue atacado a puños y arrastrado.

Su familia se dividió para buscarlo cuando les llegó la noticia de la tragedia, pero los hombres armados que rodeaban los barrios les intimidaron y por eso desistieron de rescatar el cuerpo. La madre del muchacho, que vive en Cumaná, viajó a Caracas apenas se enteró del homicidio. El crimen ocurrió la noche del sábado entre las 10:00 pm y las 11:00 pm. Cuando la madre de la víctima arribó a Caracas, a las 11:00 am del domingo, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) todavía no había podido subir al barrio 5 de Julio, donde lo mataron, a buscar el cadáver.

 

Romero Alemán es la primera víctima que se conoce de este enfrentamiento entre bandas con el que arrancó 2023, pero fuentes extraoficiales aseguran que hay más muertos.

En septiembre de 2022, el operativo Trueno VII de la Policía Nacional, supuestamente dirigido a acabar con las bandas de Wilexys y Los Chicorrios en Petare y La Dolorita, dejó 15 muertos. La mayoría de estos fueron denunciados como ejecuciones extrajudiciales de personas que nada tenían que ver con los grupos de delincuentes.

#MonitordeVíctimasZulia | Sicariatos y resistencia a la autoridad: principales causas de muerte por homicidio

Uno de los casos más sonados de sicariato en 2022 fue el del concejal de UNT Ronald Soto

 

De los 48 asesinatos que se registraron en 2022, 33 ocurrieron en el Municipio Maracaibo, y 15 de los 28 homicidios por encargo fueron ejecutados en el municipio Miranda

 

Foto: Cortesía

 

Durante 2022, hubo 48 casos de asesinatos por resistencia a la autoridad y 28 muertes a manos de sicarios en el estado Zulia. Estas fueron las dos principales causas de los 157 hechos que registró el Monitor de Víctimas en el estado occidental.

En el total de los casos, el municipio con mayor número de muertes fue Maracaibo, con 33; le siguió San Francisco, con 26, y el municipio Miranda, con 25. La Cañada de Urdaneta, que anteriormente había sido considerado el municipio más violento de Zulia, tuvo 13 casos.

Hay que destacar que la mayoría de los sicariatos fueron ejecutados en el municipio Miranda. De los 28 que fueron en total, 15 fueron documentados en ese municipio de la Costa Oriental del Lago.

Las ejecuciones extrajudiciales también tuvieron una cifra elevada; en total, fueron 18. Es decir, que hubo ocasiones en las que se registraron un poco más de una por mes. 

Funcionarios de la Guardia Nacional y del Cuerpo de Policía del estado Zulia (Cpbez) fueron los que tuvieron la mayor responsabilidad, tanto en las muertes por resistencia a la autoridad, como en las ejecuciones.

9 femicidios en el año

Del total de las muertes por resistencia a la autoridad, 12 fueron a manos de la Guardia Nacional y 12 bajo la responsabilidad de la policía del estado Zulia. Y en las ejecuciones, 6 casos tuvieron como responsables a la Guardia Nacional y 4 a la Policía del estado Zulia.

Con respecto a los femicidios, en Zulia hubo 9 casos, de los cuales 5 ocurrieron en Maracaibo, 2 en el municipio Jesús Enrique Lossada, 1 en el municipio Mara y 1 en el municipio Cabimas.

#MonitorDeVíctimas | Operaciones Trueno: las OLP de 2022
A lo largo del año, 70 personas murieron en los ocho operativos “Trueno” que retumbaron en cinco estados: Aragua, Yaracuy, Guárico, Miranda y Anzoátegui. Se trata de procedimientos que contaron con cientos de funcionarios para, supuestamente, perseguir a las megabandas que operan en el país
Muertos y detenidos fueron señalados de ser integrantes de organizaciones como el “Tren de Aragua”, “Tren de Los Llanos”, “Wisleysi” o “Carlos Capa”, pero en la mayoría de los casos, los familiares desmintieron estas vinculaciones y reclamaron que las víctimas estaban desarmadas o fueron sacadas de sus casas para ser ejecutadas
Ninguna de las operaciones Trueno capturó a alguno de los líderes de las bandas que estaban en la mira de los uniformados

Lorena Meléndez G,  Karina Peraza y Liz Gascón

 

“Comandante Richard, indíquenle ahí al comandante Richard Contreras: era el “Koki”, el elemento el “Koki” (…) Le tenemos el móvil con foto y todo”. La cita es de un audio emitido por un funcionario de la Dirección Contra la Delincuencia Organizada (DCDO) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que el martes 8 de febrero de 2022 se volvió viral en Venezuela. Uniformados de distintos cuerpos de seguridad del Estado llevaban al menos un par de días en las montañas del estado Aragua tras la pista de uno de los delincuentes más buscados en Venezuela.

Poco después circuló la imagen del homicidio. El cadáver de “Koki” tenía la boca desfigurada, excoriaciones en la frente y en la barbilla y la mirada perdida. Un tatuaje con el nombre “Eladia” bajo la clavícula derecha confirmó que era el mismo hombre que meses antes apareció en una foto con una franelilla blanca y una cadena gruesa de oro con un dije dorado en el que se leía su apodo. Junto a la foto del cuerpo, otra prueba: la planilla con sus huella dactilares y su nombre completo: Carlos Luis Revete, el líder más mediático de la banda dirigida por él junto a Garbis Ochoa Ruiz, apodado “Garbis”, y Carlos Calderón, conocido como “Vampi”, y que desde hace casi una década controlaba las operaciones criminales y hasta la vida de los habitantes de los barrios de la Cota 905, al oeste de Caracas. 

Así inició la cuenta de los grandes operativos policiales de 2022 en el país, supuestamente dirigidos contra los jefes criminales de megabandas que nunca fueron capturados, pero con denuncias de violaciones a los derechos humanos y decenas de muertes señaladas como ejecuciones extrajudiciales. Un par de meses antes, en diciembre de 2021, esos operativos habían cerrado el año con la muerte de Esteban Eduardo Quintana Monzón, conocido como “Eduardo Delicias” y líder de la banda “Las Delicias” de la zona de Barlovento, en Miranda. 

Luego del operativo contra “Koki”, que se llamó “Gran Cacique Guaicaipuro II”, estos grandes despliegues policiales, al estilo de las Operaciones de Liberación del Pueblo, fueron bautizados como “Trueno”, término que la Real Academia Española define como “ruido o estampido que causa el tiro de cualquier arma o artificio de fuego”. En todos los casos, muertos y detenidos fueron señalados de ser integrantes de megabandas como “Tren de Aragua”, “Tren de Los Llanos”, “Wisleysi”, en Petare, o “Carlos Capa”, en Valles del Tuy. Estas dos últimas están en el estado Miranda.

A lo largo del año, 70 personas murieron en los ocho “Truenos” que retumbaron en cinco estados: Aragua, Yaracuy, Guárico, Miranda y Anzoátegui. La mayoría lo hizo en las operaciones ejecutadas en septiembre, donde mataron a 55 presuntos delincuentes.

Todos los muertos eran de sexo masculino y aunque no se conoce la edad de todas las víctimas, ninguno era mayor de 55 años. En cuanto a las identidades, solo se conoció el nombre y apellido de 47 de ellos, mientras que ocho solo fueron mencionados con un mote. Los otros 16 no fueron identificados al momento de los operativos. En ningún despliegue se registraron muertes de policías.

El cuerpo que dirigió la mayoría de los operativos “Trueno” fue la PNB con sus diversas direcciones, sobre todo la Dirección Contra la Delincuencia Organizada (DCDO), que se considera sucesora de las cuestionadas Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), acusadas de ejecutar a centenares de personas en el país y cuya disolución fue solicitada por la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU). A los funcionarios de la PNB los apoyaron las policías regionales, pero también uniformados del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y hasta  efectivos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM). 

 

 

Después de “Koki”

Tras la muerte de Carlos Revete, transcurrieron varias semanas antes de una nueva tormenta de balas. Desde el 20 de abril de 2022, habitantes de Altagracia de Orituco, municipio José Tadeo Monagas de Guárico, denunciaron las acciones de la operación “Trueno” – que desplegó casi 800 uniformados– de las que luego se hizo eco la organización no gubernamental Defiende Venezuela.

“Logramos identificar que siguen los allanamientos ilegales a las residencias y comercios, se ha atentado contra vidas, existe un sometimiento de los ciudadanos con detenciones arbitrarias, se han dado confiscaciones ilegales, robos de bienes, violencia de género y, por último, actos de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes”, dijo uno de los abogados de Defiende Venezuela en un comunicado. En mayo, en dos localidades del municipio José Félix Ribas, mataron a cuatro personas que identificaron como miembros del Tren del Llano.

Ese mes, Trueno II llegó a Yaracuy. El objetivo era desintegrar la banda de “Wilmer Bachiller”, liderada por Wilmer Gustavo Aponte, quien trabaja y ejecuta las órdenes de Josué Ángel Santana, apodado Santanita, uno de los integrantes de la megabanda Tren de Aragua. Aponte también está al frente de la banda Mimosin, a cargo de los secuestros y extorsiones en la región. 

El operativo se ejecutó en varios municipios, pero solo en cinco mataron a ocho personas en cuatro días. Todas las víctimas fueron señaladas como integrantes de las bandas mencionadas. En cinco de los ocho casos se denunciaron ejecuciones extrajudiciales. 

Westerlinth Samuel Heredia Clisánchez y Mervin Montero, en el municipio Veroes, fueron las primeras víctimas. Familiares dijeron que ninguno estaba armado y que no pertenecían a organización criminal alguna. A Heredia Clisánchez lo detuvieron en su casa y luego apareció muerto en la morgue, mientras que a Montero lo asesinaron en su vivienda. Sobre José Alberto Mendoza Bracho, asesinado en Bruzual, parientes aseguraron que se usaron los antecedentes de un familiar como excusa para su ejecución. También estaba desarmado. 

En Trueno II detuvieron a 32 personas y se denunciaron abusos policiales como allanamientos a viviendas sin orden alguna, robos y maltratos por parte de los funcionarios.

 

 

El mes más sangriento

Durante septiembre se ejecutaron cinco operativos en cuatro estados. En Trueno III, entre el 31 de agosto y el 5 de septiembre, se desplegaron 2.000 funcionarios en tres municipios de Guárico (Leonardo Infante, José Félix Ribas y Pedro Zaraza) para desarticular al Tren del Llano. La Secretaría de Seguridad Ciudadana reportó 14 asesinatos en una minuta, sin especificar las identidades de las víctimas ni detalles de los presuntos enfrentamientos.

El operativo estuvo marcado por la opacidad y la incertidumbre. En Tucupido, municipio José Félix Ribas, los habitantes relataron que se impuso un toque de queda en el pueblo y que sentían miedo de ser alcanzados por una bala perdida durante los tiroteos. En seis días, los cuerpos de seguridad detuvieron a 138 ciudadanos, cuatro de ellos fueron presentados como presuntos integrantes del Tren del Llano. La población denunció que aprehendieron a personas inocentes o que estaban caminando en las calles por la noche.

Trueno IV ocurrió en seis municipios de los Valles del Tuy. Allí mataron a 20 personas entre el jueves 8 y el domingo 11 de septiembre y en varios de los casos, tanto familiares de las víctimas como vecinos de las zonas afectadas, desmintieron los presuntos enfrentamientos. La incursión de 900 funcionarios no solo sorprendió a las bandas armadas que operan en esta subregión mirandina, sino también a los cuerpos de seguridad locales. De acuerdo con datos obtenidos por Monitor de Víctimas, la idea era evitar que se fugara información debido a la presunta vinculación de policías con líderes criminales. Por ello, los oficiales que comandaron los procedimientos eran foráneos.

En Ocumare del Tuy se registró el mayor número de muertos: seis hombres. Cuatro de ellos fueron señalados como miembros de la banda de Deiber Johan González, apodado “Carlos Capa”, responsable del asesinato del supervisor jefe Richard José Rondón Ortega, adscrito a la Policía de Municipal de Charallave, y de su esposa, el domingo 4 de septiembre, en San Francisco de Yare, Miranda. A la organización también se le atribuye el aumento de falsas ventas de vehículos por la plataforma Marketplace y las amenazas que han recibido algunos organismos de seguridad.

 

 

Entre el 15 y el 19 de septiembre de 2022 se ejecutó Trueno V en la Colonia Tovar –pueblo turístico de origen alemán del estado Aragua– con un operativo de 1.000 funcionarios que se desplegaron también en zonas montañosas de Carabobo y La Guaira para seguir los pasos de los miembros de la banda “Los Guaricheros”, quienes supuestamente operan en las laderas del área. El resultado fue dos hombres muertos en el sector Monte Oscuro, del municipio Tovar.

Habitantes de la zona montañosa de Cobalongo grabaron videos para denunciar detenciones arbitrarias de agricultores de las zonas. “Se lo llevaron en malas condiciones, descalzo, en shorts y sucio, porque el estaba trabajando, estábamos recogiendo mercancía”, dijo la esposa de uno de los detenidos.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de La Verdad de Vargas (@laverdadvargas)

 

Los reportes oficiales nunca hablaron de la operación Trueno VI, pero paralelamente a los hechos de la Colonia Tovar, el Cicpc mató a tres supuestos miembros del Tren del Llano. Uno de ellos fue identificado como Ramón Celestino Toledo, conocido como “Chicho Toledo”, en el sector La Alejandría de municipio McGregor en Anzoátegui, en la frontera con Guárico. Toledo, de 54 años de edad, era uno de los más buscados en la entidad guariqueña. A comienzos de 2022, salió en un video con amenazas dirigido a los productores de Guárico para exigir los pagos de extorsiones a cambio de permitirles trabajar sus tierras.

Trueno VII, por el contrario, sí contó con mayor propaganda. El operativo desplegó cientos de funcionarios entre el 27 y el 29 de septiembre en las parroquias Petare, La Dolorita y Filas de Mariche, del municipio Sucre de Miranda, y ejecutó a 14 hombres y un menor de edad. Los familiares de la mayoría de las víctimas señalaron que los suyos no estaban vinculados a las bandas de “Wilexis” y “Los Chicorrios”, que supuestamente eran el objetivo de la movilización de los funcionarios. 

Dos hechos marcaron las principales incongruencias en los reportes oficiales. Tres de las 15 víctimas fueron detenidas en otros municipios horas antes de que las autoridades las señalaran por haber participado en los presuntos enfrentamientos. Familiares contaron que otras tres personas fueron arrestadas en sus casas en Petare y Filas de Mariche y asesinadas en otras zonas de la populosa parroquia.

A mediados de octubre, el Cicpc atacó otra vez al Tren del Llano, en lo que podría considerarse la operación Trueno VIII. Nuevamente, fueron tres las víctimas y solo uno de ellos fue identificado: Henry José Milano Moreno, conocido “el Demonio”, señalado por medios locales como uno de los jefes de la megabanda mencionada.

 

 

Detenidos a Caracas 

De acuerdo con el monitoreo hecho por Monitor de Víctimas, en al menos siete de estos operativos detuvieron a 323 personas. La mayor cantidad de arrestos ocurrió en septiembre en Guárico, cuando se reportaron 188 personas detenidas por diversos delitos. Al menos cuatro de estas eran integrantes del Tren del Llano. 

El ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Remigio Ceballos, informó luego de los hechos de Yaracuy, en mayo pasado, que a la fecha se había arrestado a 150 personas durante los dos operativos “Trueno”. Pero las cifras no cuadraron. En Guárico, durante la primera incursión, detuvieron a 24 personas y en Yaracuy solo fueron 32 los capturados. 

Los detenidos en las operaciones “Trueno” en cinco estados del país fueron trasladados hasta Caracas. En algunos casos fueron imputados por delitos como “terrorismo” y enviados a cárceles como Rodeo II.

Familiares de estos detenidos denunciaron que nunca los dejaron hablar con los arrestados y aseguraron que les violaron el debido proceso porque fueron presentados después de las 48 de su detención, no los dejaron elegir una defensa privada y su proceso judicial, pese a ser detenidos en el interior del país, fue iniciado por el Distrito Capital. 

Los familiares de los presos explicaron que estos traslados les dificultan las visitas los fines de semana, por lo costoso que les resulta viajar a la capital. Hoy, muchos de estos detenidos están desasistidos y aislados de sus parientes. 

 

#MonitordeVíctimasCaracas | Asesinaron a publicista en su apartamento en Quinta Crespo
El cuerpo de Meiber Abraham Mendoza Gamez fue localizado en el baño de su casa por un amigo. Fue golpeado y estrangulado, y faltaban objetos de valor en su residencia. La policía investiga el entorno de su socio y el de su pareja

 

@jheilyn_cermeno

 

Eran casi las 10:00 de la mañana del viernes 16 de diciembre 2022, cuando familiares de Meiber Abraham Mendoza Gamez (28) recibieron la noticia de su asesinato.

Su mejor amigo y socio, con quien trabajaba de manera remota como community manager, lo había hallado muerto en el baño de su apartamento, ubicado en la esquina de Dolores, Quinta Crespo, parroquia Santa Teresa del municipio Libertador de Caracas.

Desde la morgue de Bello Monte, Bárbara Martínez, prima de la víctima, relató que el cadáver estaba maniatado y cubierto en el rostro con una especie de pasamontañas.

Martínez, además, comentó que la vivienda estaba desordenada y le faltaban pertenencias.

«Tenía puesta ropa de casa. Un short y una camisa. También había un colchón en la sala que sólo sacaba cuando había visitas en la casa», añadió. 

Entre las cosas de valor que a simple vista faltaban, estaba la computadora de su socio y amigo; también dos celulares, uno de estos sin uso que había comprado para obsequiarle a un sobrino.

Aunque la puerta no estaba forzada, la cerradura tenía la llave partida desde adentro de la vivienda. 

Aseguró que el fallecido no tenía problemas con nadie. 

De acuerdo con el protocolo de autopsia del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), la causa de muerte fue asfixia mecánica por estrangulamiento. También presentó traumatismo craneoencefálico.

La última vez que familiares de Meiber supieron de él fue a través de un mensaje de WhatsApp, aproximadamente, a las 2:00 pm del jueves. 

Para los familiares de Meiber su homicidio no es un crimen de odio. 

«No hubo un ensañamiento con él que nos dejara pensar que fue así». 

Martínez recordó que Meiber tenía dos años viviendo solo. 

Antes, compartía el apartamento con una tía que falleció. 

«Él era una persona alegre, divertida, honesta y trabajadora», acotó al tiempo que exigió justicia. 

«Queremos que el responsable o los responsables paguen por lo que hicieron y que la muerte de Meiber no quede en la impunidad», expresó. 

Bárbara mencionó que funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) adelantan las pesquisas del crimen, tanto en el entorno y relación con su socio y amigo, como en el de su pareja, un joven con quien tenía pocos meses de relación. 

«Nuestra familia respetaba su vida privada, porque él era muy reservado. Del muchacho solo sabemos que vivía por ahí mismo en el centro». 

La víctima era el mayor de cinco hermanos y estaba a la espera de su título como publicista del Instituto Universitario de Gerencia y Tecnología (IUGT), situado en la parroquia El Recreo. 

«Ya había entregado y aprobado su tesis. Solo faltaba el acto de graduación». 

3 homicidios en Santa Teresa 

De acuerdo con los datos recopilados por Monitor de Víctimas, 2 casos de homicidios fueron registrados durante 2021, en la parroquia Santa Teresa, ambos masculinos. Mientras que de enero a octubre de 2022, han ocurrido 3 asesinatos también de género masculino.